Mostrando entradas con la etiqueta SEMANA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta SEMANA. Mostrar todas las entradas

lunes, 21 de marzo de 2022

Ruta Arqueologica por el Sur de la Comunidad de Madrid: De Aranjuez a Getafe

Salinas de Espartinas, Ciempozuelos

Necrópolis de Caceras de las Ranas, Aranjuez

Necrópolis de Tinto Juan de la Cruz, Pinto

Destacamos en esta introducción el enorme interés arqueológico de los valles del Sur de Madrid reflejado en la importancia de algunos de los yacimientos que citamos. Los Cauces de estos ríos han sido el eje estructurador del poblamiento histórico en toda esta zona por varias razones, lo que ha motivado que la mayoría de los yacimientos situados en los términos municipales de nuestra zona de estudio estén ubicados próximos a estos cauces fluviales.

En primer lugar, durante el Cuaternario (período que comienza hace 1.600.000 años) se comenzó a desarrollar la red fluvial actual, caso de la cubeta del Jarama.

A lo largo del tiempo los depósitos sedimentarios acumulados, en forma de terrazas y rellenos cársticos, han propiciado que los hallazgos paleontológicos sean aquí más abundantes que en el páramo colindante.

Esto se refleja en la gran cantidad de restos óseos descubiertos en las interminables graveras que flanquean las orillas del Jarama y Manzanares.


Indice:

  1. Algo de historia
  2. Croquis de nuestra Ruta
  3. Aranjuez
  4. Ciempozuelos
  5. Comer en Ciempozuelos
  6. Titulcia
  7. Comer en Titulcia
  8. San Martín de la Vega
  9. Comer en San Martín de la Vega
  10. Valdemoro
  11. Comer en Valdemoro
  12. Parla
  13. Comer en Parla
  14. Pinto
  15. Comer en Pinto
  16. Getafe
  17. Comer en Getafe
  18. Otras Rutas Cercanas

1. Algo de historia

Primeras huellas del ser humano en el valle del Jarama 

Las terrazas del Jarama y del Manzanares han suministrado numerosas pruebas de la presencia de grupos humanos en esta zona unos cien mil años antes de nuestra era. 

Estos grupos frecuentaban el valle para obtener nódulos de sílex con los que tallar sus instrumentos, no por casualidad la misma piedra con la que milenios más tarde se construyeron tanto el castillo de la Alameda como las murallas de Madrid.

El Calcolítico en el Jarama 

El desarrollo de la agricultura y la ganadería permitió el asentamiento de grupos estables en las zonas más fértiles, en los valles y las cañadas de las rutas pecuarias. Apareció también una organización social más estructurada. 

Los poblados se protegieron con fosos y empalizadas. 

En el valle del Jarama, se han localizado y estudiado restos de varios de esos poblados, como el de Gózquez (San Martín de la Vega) o el de la Alameda.

Las cabañas calcolíticas 

Las cabañas eran de planta circular y tenían un zócalo de piedra. Sus paredes y su techo estaban hechos con ramas y barro. 

El suelo estaba parcialmente excavado en la tierra y cubierto con esteras y pieles para aislarlo de la humedad. Toda la familia convivía en el mismo espacio.

La Edad del Hierro en el Jarama 

La vida en el valle siguió y, aunque en esta época los grupos humanos prefirieron asentamientos en altura con defensas naturales, como el cerro de la Gavia, también se ocuparon lugares que, por su excelente posición en tierras fértiles y vías de comunicación, ofrecían ventajas estratégicas.

 Se distinguen ya territorios organizados en torno a una misma identidad cultural. Esta región pertenecía al territorio vacceo (pueblo celtíbero).

De la Antigüedad a la Edad Media 

La romanización de este territorio supuso el desarrollo de una organización administrativa nueva en torno a las grandes ciudades y las calzadas que las unían. En esta zona, el gran centro urbano fue Complutum (Alcalá de Henares), en la vía entre Caesaraugusta y Emerita Augusta. 

El vado del Jarama siguió jugando un papel importante en esa organización, bajo la que subsistían asentamientos anteriores. 

2. Croquis de nuestra Ruta


Iniciamos nuestra ruta en

3. Aranjuez

La zona arqueológica de Aranjuez consta de tres zonas:

La zona arqueológica de Aranjuez consiste en algo más de un centenar de yacimientos procedentes de épocas muy antiguas: Paleolítico inferior o Medio y Neolítico, con talleres y poblados; todas las fases del Calcolítico, tanto en precampaniformes como campaniformes. 

También comprende poblados y asentamientos aislados de Bronce Medio, y poblados, ciudades y necrópolis del Hierro I y Hierro II celtibérico. 

El conjunto se completaría con asentamientos visigodos, musulmanes y cristianos. Su estado de conservación a finales de la década de 1980 sería «bueno, en general», si bien un gran número de yacimientos estaban en peligro de destrucción por localizarse junto a ellos importantes polígonos industriales.​

Toda la margen izquierda del Tajo, a su paso por Aranjuez, incluido su casco urbano.

La margen izquierda del Jarama, a su paso por Aranjuez, desde Titulcia hasta su confluencia con el Tajo.

La margen derecha del Tajo, desde Colmenar de Oreja hasta su confluencia con el Jarama.​ 

De entre todos destacamos:

Soto de las Cuevas (UTM: 4440200 / 449150. 605-II). 

Pequeño yacimiento situado en la primera terraza del río Tajuña, en su orilla izquierda. Próximo a la vía pecuaria cordel de la Galiana. Se han detectado restos cerámicos de cronologías que abarcan desde la edad del Bronce hasta momentos romanos y medievales. 

Según Luis Caballero el material cerámico hallado en este yacimiento corresponde a los períodos paleocristiano y visigodo (LARREN H., 1984: p. 38). Al sur de este lugar son visibles trincheras de la guerra civil. 

Las canteras situadas al Sur amenazan la integridad del yacimiento.

Puente Largo (UTM: 4437700 / 448560. 605-II). 

Situado junto al denominado Puente Largo por el que la M-305 cruza el río Jarama. El yacimiento se ubica en las lomas que bordean el Jarama en su margen izquierda. Por el yacimiento transcurre la vía pecuaria cordel de la Galiana. 

Se trata de una gran extensión de terreno en donde son visibles materiales líticos y cerámicos que se adscriben al menos al Paleolítico (destacan varios bifaces), edad del Hierro, época romana (representada por cerámicas sigilattas) y momentos tardomedievales y modernos (cerámicas vidriadas en blanco con dibujos azulados). 

También existen trincheras de la guerra civil (FUIDIO, F. 1934: p. 14 y 67) (LARREN H., 1984: p. 38). 

Diversas piezas pertenecientes a este yacimiento se pueden observar en las vitrinas del museo municipal de San Isidro.


Visigodos en Aranjuez: Necrópolis de Cacera de las Ranas

En Aranjuez, tenemos suficientes pruebas para poder afirmar que en el siglo VI d.C. tuvimos pobladores germanos en nuestro territorio. 

Es cierto, que el lugar del asentamiento está aún por descubrir, pero los vestigios que nos han llegado confirman la presencia de los visigodos en Aranjuez, pues es una de las mayores necrópolis de la Comunidad, con más de 200 tumbas.

La necrópolis visigoda de Aranjuez fue descubierta en 1985.

El yacimiento se encuentra a sólo 8 kilómetros del centro monumental de Aranjuez, cerca del antiguo apeadero de las Infantas, es lo que conocemos los arancetanos como Cacera de las ranas, hoy totalmente despoblado, pero hay que tener en cuenta que durante los primeros seis siglos del primer milenio, era un importante lugar de comunicación, pues en sus inmediaciones se encontraba la vía romana construida por Vespasiano que conectaba Tarraconensis con la Lusitania, y que conducía de Caesaraugusta hasta Emerita Augusta, pasando por Bílbilis, Complutum, Toletum y Augustóbriga. 

La Necrópolis visigoda fechada entre el siglo V al VII, fue descubierta en 1985 mientras se realizaban trabajos de extracción de áridos en la zona y tuvo que ser excavada con urgencia por el peligro que suponía la presencia de la maquinaria que ya habían destruido una parte del yacimiento, y la presencia de furtivos con sus detectores de metales, que ya habían conseguido saquear cerca de cincuenta tumbas.

150 tumbas de inhumación en una superficie de 1000 m² en Aranjuez

Hay unas 150 tumbas de inhumación en una superficie de 1000 m², con la orientación de los cuerpos de Este a Oeste, algo muy habitual en los enterramientos visigodos, y habrían sido enterrados dentro de ataúdes o parihuelas, como constató la presencia de clavos y restos de madera en la excavación.

La tipología de las tumbas es de lo más variado, siendo la más frecuente el construido por lajas de yeso, la fosa simple con parihuelas o incluso algunas fosas comunes construidas totalmente mediante tegulas. 

Pero el aspecto más interesante y que hace nuestra Necrópolis única, es la presencia de tres cráneos separados del tronco con un dedo en la boca, una particularidad que constata la pervivencia de tradiciones paganas, así como el ritual del banquete funerario, propio en los primeros años del cristianismo.

Ajuares: Pendientes, hilos de oro pertenecientes a cintas, alfileres, anillos de oro, hebillas de cinturón, fíbulas, broches…

Se encontraron bastantes ajuares funerarios, demostrando con el adorno personal el estatus social, por ello se han encontrado: pendientes, hilos de oro pertenecientes a cintas, alfileres, anillos de oro, hebillas de cinturón, fíbulas, broches,… una cantidad importante de objetos suntuarios que hoy se pueden ver en el Museo Arqueológico Nacional (MAN).

¿Cómo aparecen restos visigodos en Aranjuez?  

Pero, ¿Cómo llega una necrópolis visigoda a tal paraje? 

Para conseguir la explicación hay que trasladarse a los primeros años de los visigodos en la Península Ibérica, bajo un periodo de formación e integración del Regnum Visigothorum Hispánico, se asientan en ciudades ya formadas como Toletum, fundan otras como Recópolis o Tolmo Minateda, pero la mayor parte de la población viviría en el medio rural, en un hábitat disperso cerca de las vías fluviales y de los cruces de caminos, con fines puramente estratégicos, pues su deber era cuidar y vigilar dichas vías de comunicación y tener un férreo control sobre estas. 

Estas aldeas, son conocidas como vici o fundi señorial, emplazados normalmente en alto, cuyas infraestructuras eran rudimentarias y básicas, lo justo para que los habitantes desarrollasen un ritmo vital.

Los restos visigodos en Aranjuez suponen una de las necrópoplis mas importantes de la Península.

Actualmente, el yacimiento funerario está explotado, estudiado y abandonado, caído en el olvido nuevamente por los ribereños, pero no por los arqueólogos, en cuyos escritos relacionados con las necrópolis visigodas citan la Cacera de las Ranas como una de las más importantes de la Comunidad y de la Península. 

Hoy es difícil divisar la localización exacta por el crecimiento de la vegetación, pero no cabe duda, de que el poblado estaría en sus inmediaciones, quién sabe si algún día se descubrirán sus vestigios, y es que muchas veces deberíamos reflexionar y pensar en lo que tenemos bajo los pies.

y para saberlo todo sobre Aranjuez:





nos encaminamos ahora a la cercana ciudad de

4. Ciempozuelos

Altos de Gallegos (UTM: 4441800 / 446200. 605-II). 

En altura sobre el arroyo Valdelachica. El yacimiento podría estar relacionado con las cercanas salinas Espartinas. 

Salinas Espartinas, Ciempozuelos

Desde el alto existe una excelente visibilidad de la vega del Jarama. En superficie son visibles abundantísimos fragmentos cerámicos de la edad del Bronce y otros que a falta de un estudio detallado podrían corresponder a momentos medievales (CABALLERO, L. Y A. MATEO, 1990: p. 68). 

Las fuentes documentales nos señalan los importantes beneficios en época medieval generados por las salinas Espartinas. 

Estas salinas eran propiedad de la corona castellana y en ocasiones se concedían rentas o participaciones, especialmente a las ordenes militares. 

Foto Antigua Salinas Espartinas, Ciempozuelos

Su sal era esportada a numerosas poblaciones de Toledo y Madrid (GONZALEZ, 1976: II, 367-368). 

Las salinas han funcionado hasta el presente siglo y aún son visibles restos de las albercas en donde se desecaba el agua.

Cerro Castillejo (UTM: 4446100 / 448600. 605-II). 

 Cerro situado muy próximo al casco urbano de Ciempozuelos. A pies del cerro discurre el arroyo de la Cañada. En la falda Sur del cerro, muy próximo al límite de Ciempozuelos y Valdemoro, sin que pueda afirmarse con certeza el lugar exacto, se descubrió en el mes de mayo del año 1894 una necrópolis campaniforme en el transcurso de los trabajos de construcción de la carretera de la Cuesta de la Reina a San Martín de la Vega. El yacimiento quedó destruido con la ejecución de las obras.

 Los trabajos de excavación se encargaron al señor Vives con el patrocinio de la Real Academia de la Historia. Se detectaron los famosos vasos campaniformes “de Ciempozuelos”. A partir de entonces el yacimiento ha sido utilizado como epónimo y por tanto es cita obligada en todos los estudios adscritos al Horizonte Campaniforme peninsular. 

La mayor parte de los materiales se encuentran en el Gabinete de Antigüedades de la Real Academia de la Historia: abundancia de cerámica, un punzón y un puñalito de cobre, varias lascas de sílex, restos óseos de animales y varios cráneos humanos. Un segundo lote de restos se conserva en el Museo Arqueológico Nacional y otro más reducido en el Museum für Völkerkunde de Berlín (BLASCO, C. et alié, 1998: pp. 5-74). Actualmente en la falda sur del cerro son visibles pequeños restos cerámicos adscritos en su mayor parte a la edad del Bronce.

Arroyo de las Espartinas (UTM: 4450600 / 448700. 582-IV). Situado junto al arroyo de las Espartinas, en su orilla derecha. Junto al límite con el término municipal de San Martín de la Vega y muy próximo a su núcleo urbano. Al Sur del yacimiento transcurre el camino viejo de Valdemoro a San Martín. En una extensa superficie son visibles restos de tejas y materiales cerámicos romanos y medievales. El arroyo de las Espartinas ha erosionado el borde septentrional del yacimiento dejando visibles restos de muros.

Puente sobre el arroyo de Valdelachica (UTM: 4441250 / 447100. 605-II). 

Puente de época moderna situado junto al km. 38.5 de la línea de FF.CC Madrid -Aranjuez. Solamente se conservan sus dos arranques, aunque se encuentran prácticamente colmatados por vertidos de basura. Posiblemente estuviese vinculado a las salinas Espartinas situadas al Norte.

El Canto de las Monjas (UTM: 4443100 / 449000. 605-II). 

Situado en las proximidades del río Jarama, en terraza de su margen derecha. Junto a la cañada de los Puchereros. 

El yacimiento se sitúa a ambos lados del camino de las Cárceles, el cual converge en el Jarama. 

Se detecta gran cantidad de material cerámico, destacando las sigillatas romanas. Existen restos de sillares situados en las márgenes del citado camino.

Las Arriadas (UTM: desconocido. 605-II). 

En este paraje situado en la vega del río Jarama, enfrente de la localidad de Titulcia, se produjo el espectacular hallazgo de un gran epígrafe funerario labrado en arenisca. 

Se trata de parte de un gran monumento funerario, en forma de torre, rematado con un friso en donde una inscripción informa que la construcción fue dedicada a Sexto Prisco por su padre y abuelo. 

El hallazgo ha sido datado entre los siglos I y II d. de C. 

En la actualidad se conserva en una de las salas del Museo Arqueológico Nacional (MARINER C. S., 1983) (INSTITUTO, 1995: p. 13).

 

5. Comer en Cienpozuelos

Restaurante La Almazara
Avda. de las Palmeras, 18 Polígono Industrial La Sendilla, 
28350 Ciempozuelos España
+34 918 09 37 83

Tanit Gastrobar
Avenida Belen Num 31, 
28350 Ciempozuelos España
+34 910 22 62 82

La tortuga
Paseo Estacion 3, 
28350 Ciempozuelos España
+34 918 93 26 08


6. Titulcia

Cueva de la Luna

Una cueva esotérica que pudo ser de iniciación templaria (Madrid)

Cueva de la Luna, Titulcia

En Titulcia, 40 kilómetros al sur de Madrid, un antiguo pueblecito, etapa intermedia en el camino entre Alcalá de Henares y Toledo, junto al río Jarama, se descubrió en 1952 la llamada cueva de la Luna, una extraña cavidad artificial, más bien un conjunto de galerías, que durante mucho tiempo habían permanecido ocultas. Las galerías forman una cruz de brazos iguales cuyos extremos se inscriben en otra galería que forma un cuadrado. En el centro se abre una bóveda.

Un documento toledano de 1775 menciona una ermita de la Virgen de la Soledad donde el cardenal Cisneros construyó un humilladero para sacralizar el lugar porque allí se le había aparecido una cruz en el aire cuando preparaba la conquista de Orán (Argelia), lo que interpretó como una señal de aprobación divina.

Según algunos estudiosos, la cueva de Titulcia es una construcción esotérica de la época del cardenal y encierra un secreto matemático relacionado con las empresas guerreras de la Cruz, desde su separación a Constantino durante la batalla del puente Milvio. Según otros, el extraño subterráneo cruciforme es ampliación de otro mucho más antiguo relacionado con los templarios, que, a su vez, aprovecharían estructuras remotas de santuarios prehistóricos.

Estas suposiciones de basan en el hallazgo de cruces paté inscritas en las paredes de la cueva, así como vestigios arqueológicos celtibéricos, romanos y medievales entre los que destaca un botón de hueso octogonal adornado con la cruz templaria.

Cueva de la Luna, Titulcia

Para el estudioso Armando Rico, que ha dedicado gran parte de su vida al desciframiento de la cueva de la Luna, este singular monumento encierra secretos relacionados con la transmisión del sabiduría arcana que heredaron y administraron los templarios, en especial las leyes biorrítmicas del Universo. 

Señala Armando Rico que los visitantes de la cueva, es especial las mujeres, reciben la energía del cosmos si permanecen un minuto bajo la cúpula central.

La Cueva de la Luna es uno de los 18 enigmas de la historia de la arqueología española que vienen reflejados en mi libro, Lugares mágicos de España, de la editorial Guante Blanco. A día de hoy los interrogantes sobre su origen y significado no están del todo aclarados.

Titulcia es un pueblecito con mucha historia a sus espaldas. El nombre actual de la localidad es moderno; se remonta a un decreto de Fernando VII en 1814 que dio crédito a la creencia general de que aquí se situaba la Titulcia citada en los itinerarios romanos. Su nombre tradicional, desde los tiempos de la repoblación cristiana, en el siglo XII, hasta comienzos del siglo XIX, fue Bayona de Tajuña.

La cueva de la Luna.

Su enclave arqueológico, donde Carpetania, Roma y el Islam dejaron profundas huellas de su pasado, está declarado Bien de Interés Cultural. La protección afecta a una superficie de 343 hectáreas, con zonas arqueológicas carpetanas, romanas y árabo-musulmanas. 

Cueva de la Luna, Titulcia

De entre los restos arqueológicos que han deparado las excavaciones, sobresale el hallazgo de la denominada Medusa de Titulcia, una joya ornamental carpetana, presumiblemente de uso ritual, única en España, consistente en una fuente de 18 centímetros de diámetro labrada en plata con sobredorado, que muestra un felino y varias serpientes. Hoy se encuentra en el Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares.

Los carpetanos se marcharon del lugar antes de la conquista por los romanos, a partir del siglo II de nuestra era, y también con antelación al cruce por la zona de las legiones de Aníbal, el caudillo cartaginés; ambos transitaban por la cercana vía romana descrita ya en el XXIV Itinerario de Antonino, que conducía desde la imperial Mérida a Complutum (hoy Alcalá de Henares) y Cesaraugusta (Zaragoza).


Soto del Hinojal (UTM: 444250 / 450800. 605-II). 

Yacimiento compartido por los términos de Aranjuez y Titulcia. Situado junto a la orilla izquierda del río Tajuña, aunque fuera del área inundable, en la confluencia con el Jarama. 

Por el yacimiento transcurre la vía pecuaria cordel de la Galiana. Se han detectado materiales líticos y cerámicos correspondientes a momentos de la edad del Bronce, edad del Hierro y época romana. 

En las inmediaciones son visibles trincheras de la guerra civil (LARREN, H., 1984: p. 38). Posible destrucción del yacimiento a causa de las canteras próximas.

7. Comer en Titulcia:

La Cueva de la Luna
Calle de la Luna, 10 Restaurante puerta con puerta con un bar meson, 
28359 Titulcia España
+34 918 01 03 30

El Rincon De Luis
Calle Grande 31, 
28359 Titulcia España
+34 918 01 01 75

Mesón Restaurante La Plaza
Calle GRANDE, 18,
 28359 Titulcia España
+34 918 01 09 36


8. San Martín de la Vega


Existen abundantes restos arqueológicos que nos hablan de una ocupación temprana de la zona, Paleolítico, Calcolítico, Edad del Bronce, Edad de Hierro, por lo que hoy en día se atestiguan tres zonas arqueológicas que abarcan una secuencia continuada desde el Paleolítico Inferior hasta la Edad del Hierro, así como testimonios de períodos posteriores pertenecientes a época romana, visigoda y medieval. 

Las excavaciones llevadas a cabo a propósito del Parque temático Warner han puesto de manifiesto numerosos yacimientos que se remontan al Calcolítico y Edad del bronce entre el 2500 y 1500 a.c. caracterizados por fondos de cabaña y dos yacimientos visigodos del siglo VI d.c., una necrópolis de más de 250 enterramientos y un poblado. 

Necrópolis de Gózquez, San Martín de la Vega

En la Reconquista el municipio paso a jurisdicción de la ciudad de Segovia, y en 1480 los Reyes Católicos le conceden el rango de villa con jurisdicción propia

La Marañosa (UTM: 4460300 / 453000. 582-II). 

Amplia extensión de terreno arqueológico situado en uno de los cerros de fuerte pendiente que flanquean el río Jarama en su orilla derecha. Desde este emplazamiento se divisa un amplio tramo de vega de los ríos Manzanares y Jarama. 

En superficie se han detectado fragmentos cerámicos al menos de época islámica. También existen restos de estructuras constructivas a ras de tierra, probablemente pertenecientes a viviendas. Podría tratarse de la aldea de Aluende, citada en el año 1239 como perteneciente a la ciudad de Segovia. 

Algunos autores definen el yacimiento como un antiguo poblado fortificado (RETUERCE, M.,1994: p. 50 ) (BARRIL, M. 1982) (TURINA, A. y M. RETUERCE, 1987: p. 174).

La Boyeriza (UTM: 4457100 / 452450. 582-II). 

Emplazamiento similar al anterior yacimiento descrito, sobre un cerro junto a la vega del Jarama. Excelente visibilidad del curso del río. 

Al igual que en el yacimiento de la Marañosa en superficie se detectan fragmentos cerámicos medievales.

Casa de Venezuela (UTM: 4458200 / 454400. 582-II). 

Situado próximo al río Jarama, en una zona en donde abundan las graveras por lo que el yacimiento corre un grave peligro. 

Existen restos de muros, de molinos de mano, sillares, tejas,… La cerámica de superficie parece corresponder a momentos protohistóricos y romanos.

Isla del Herrero (UTM: 4456200 / 454700. 582-II). 

Yacimiento próximo al anterior, a escasos 1500 metros aguas abajo del río Jarama. Al igual que la casa de Venezuela se encuentra amenazado seriamente por las graveras. 

Se han practicado excavaciones arqueológicas recientes, dejando visibles restos constructivos y silos. La cerámica en superficie parece corresponder a momentos de la edad del Hierro, quizás a época romana y época bajomedieval.

Górquez de Arriba (UTM: 4454700 / 449200. 582-IV). 

Yacimiento situado próximo al caserío de Górquez de Arriba, junto al arroyo del mismo nombre. 

El material arqueológico se encuentra esparcido a ambos lados del arroyo. En su vertiente sur se ha efectuado una excavación sistemática. 

Son visibles piedras, ladrillos, tejas, sillares, restos de muros y abundante cerámica. A falta de un estudio en profundidad sobre la cerámica localizada es posible que los materiales se adscriban a momentos romanos, medievales y modernos.

 

9. Para comer en San Martín de la Vega

Restaurante Cervecería Zatara
C/ SAN JOSÉ DE CALASANZ 27, 
28330 San Martín de la Vega España
+34 918 94 58 55

Bar Restaurante El Lindero
Avenida Doce de Octubre 13, 
28330 San Martín de la Vega España
+34 910 28 24 51

Pizzeria El Colisseo
Calle Severo Ochoa 1, 
28330 San Martín de la Vega España
918 28 47 47

10. Valdemoro

Yacimiento del Cerro de los Batallones

Se trata de un cerro testigo formado sobre carbonatos silicificados, localizado entre el valle del río Jarama y la Depresión Prados-Guatén. Se encuentra en el término municipal de Torrejón de Velasco, al sur de la capital. Es considerado uno de los yacimientos más importantes del Mioceno a nivel mundial. Su excepcionalidad viene dada por la cantidad, calidad y variedad de los restos fósiles que se han descubierto.

Las investigaciones realizadas en este yacimiento han permitido reconstruir el ecosistema que existía en esta región hace unos 10 millones de años aproximadamente. Durante el Mioceno superior el paisaje presentaba diferencias muy notables respecto al actual. 

La más llamativa era, sin duda, la presencia de un gran lago de agua dulce que ocupaba la parte central de la cuenca de Madrid, cuyas orillas debieron ser muy favorables para el desarrollo de diversas especies de vertebrados.



Los yacimientos de vertebrados fósiles del Cerro de los Batallones constituyen uno de los descubrimientos más sobresalientes de la Paleontología española. 

Destacan en ellos numerosas singularidades: abundancia de restos fósiles, excelente estado de conservación, gran concentración de huesos con un desplazamiento escaso o nulo, lo que hace que se registren numerosos elementos articulados con conexión anatómica, presencia de todas las piezas esqueléticas de los individuos, incluyendo el cráneo y, sobre todo, la inusual abundancia de carnívoros.

 Concretamente, entre los restos fósiles encontrados en el yacimiento de Batallones-1 hay que señalar que el 98% son de carnívoros, mientras que los ungulados son muy escasos. Este hecho es muy extraño, ya que en la naturaleza ocurre habitualmente lo contrario.

El estudio geológico de los yacimientos ha demostrado que el origen de este conjunto paleontológico puede atribuirse, en principio, a la existencia de un sistema de oquedades que actuaron como trampas naturales. En ellas quedaron atrapados numerosos vertebrados que habitaban la zona hace 9-10 millones de años. 

Estas cavidades se habrían formado por un proceso denominado "piping", también conocido como "karst en arcillas" o "erosión en túnel", fenómeno por el cual se producen fisuras que van agrandándose hasta formar oquedades que actúan como trampas naturales para los animales que frecuentan la zona.



Un avance fundamental en la investigación fue el estudio tafonómico integral del yacimiento de Batallones-1. Los resultados obtenidos dibujan un escenario en el que los carnívoros entrarían de forma individual en las cavidades, buscando agua o comida, o ambas cosas, siendo luego incapaces de salir. Las cavidades se convirtieron así en trampas mortales para ellos. 

La escasez de herbívoros implica que las cavidades eran además bien visibles, tanto como para ser evitadas por estos animales. Los huesos fósiles exhiben por otra parte un excelente estado de conservación, consecuencia de su depósito en condiciones ambientales muy especiales.

Apenas se conocen yacimientos fosilíferos en este tipo de contexto geológico y, por ello, los yacimientos del Cerro de los Batallones son excepcionales desde el punto de vista paleontológico y geológico.

La fauna fósil del Cerro de los Batallones

La diversidad de especies representadas en los yacimientos del Cerro de los Batallones sólo es explicable en un contexto climático y ambiental muy diferente del actual. Hace 9 millones de años estaba finalizando una de las épocas de mayor bonanza climática de las registradas en la última parte de la historia geológica (últimos 25 millones de años) de la península ibérica. 


Con un clima más cálido y húmedo que el actual, surgieron en la zona sur de la región madrileña extensas praderas, capaces de soportar la presencia de grandes herbívoros, junto a los que convivían las grandes tortugas terrestres típicas del Mioceno.

Los yacimientos paleontológicos del Cerro de los Batallones se han hecho famosos a nivel mundial por sus restos de carnívoros, entre los que destacan los llamados "dientes de sable" (el Machairodus, del tamaño de un tigre y el Paramachairodus, de la talla de un leopardo). 

Hay restos también de otras dos especies de félidos, una hiena primitiva parecida a una civeta (Protictitherium), un anficiónido (habitualmente conocidos como perro-osos, por su mosaico de características intermedias entre esos dos grupos), un oso (Indarctos), un familiar del panda rojo (Simocyon) y varios mustélidos (Martes, Sabadellictis y Proputorius).

 Entre los grandes herbívoros destacan los rinocerontes (con dos especies), el équido Hipparion (que se diferenciaría de los actuales caballos y cebras por la presencia de dedos laterales en sus patas mientras que los actuales sólo presentan un único dedo en cada pata) y el mastodonte Tetralophodon.

Junto a ellos, se han encontrado varios rumiantes, como los mósquidos ("ciervos" almizcleros) Micromeryx e Hispanomeryx, un sivaterino (jirafa de cuello corto y con grandes apéndices craneales -osiconos-) y varias especies indeterminadas de antílopes, así como un ciervo.

También se han encontrado numerosos restos de pequeños y medianos mamíferos. Entre los roedores destacan por su abundancia los hámsters, con dos especies (Hispanomys y Rotundomys). Se han encontrado así mismo ratones (Progonomys), ardillas terrestres, lirones (Eliomys) y castores (Chalicomys). Los lagomorfos están representados por Prolagus, una pika. Dentro del grupo de los insectívoros se han encontrado erizos (Parasorex y Postpalerinaceus) y musarañas (Miosorex). Son numerosos los restos de aves, principalmente rapaces del grupo de los buitres y una herpetofauna variada. Restos de peces se han encontrado en algunos yacimientos (Batallones - 1 y Batallones - 2).

El cerro de los Batallones suministra una información de gran importancia para el conocimiento de la evolución geológica de la cuenca de Madrid. Es una ventana excepcional al pasado, un escenario único para conocer una pequeña porción de tiempo geológico, de la vida y el ambiente de hace millones de años. Es un yacimiento que servirá de referencia y modelo tanto a nivel nacional como internacional para otras investigaciones.

 

Zona Arqueológica El Espartal 

La zona objeto de estudios comprende la margen izquierda del arroyo de La Cañada y la' margen izquierda del río Jarama. En ambos casos corresponde a los escarpes desarrollados sobre los materiales terciarios originados por el encajonamiento de los cruces fluviales. La superficie, en general, es subhorizontal y se encuentra surcada por numerosos y profundos barrancos.​

Los primeros indicios antrópicos en esta zona vienen reflejados por la existencia de útiles líticos en sílex y cuarcita en zona de hábitat temporal. Esta habitación se interrumpe en épocas posteriores, a tenor de los resultados obtenidos hasta la fecha, recuperándose durante el Calcolítico, la Edad del Bronce y la Edad del Hierro, con número muy elevado de yacimientos. 

De época calcolítica se conocen numerosos elementos materiales: puntas de flecha, cuchillos, lascas y láminas en sílex, cuarcita e incluso fibrolita, hallados bien en los denominados «fondos de cabaña», bien en estaciones con asentamientos de carácter temporal. 

Destaca la existencia de cerámica, realizada a mano, conocida bajo el nombre de «Ciempozuelos». También abundan los fondos de cabaña de la Edad del Bronce, junto con poblados que muestran una clara posición estratégica para el control del territorio circundante. Uno de estos fue excavado el siglo pasado, conociéndose por la bibliografía su existencia, así como la de algunas tumbas en fosa. 

La época romana se confirma con la existencia de una villa tardorromana o "Vicus", que se prolonga hasta épocas hispanovisigodas.

11. Comer en Valdemoro

Restaurante Chiron
Calle de Alarcon, 27, 
28341 Valdemoro España
+34 918 95 69 74

Restaurante Hindu Om
Paseo Estacion 10, 
28343 Valdemoro España
+34 910 11 29 48

Opera Vivaldi
Calle Aguado, 93 Local 3, 
28341 Valdemoro España
+34 918 09 44 40


12. Parla

La gran mayoría de los yacimientos arqueologicos se agrupan en la zona arqueológica 'Los Granados' en el sureste del término municipal, no obstante, se han encontrado restos en las cercanías del arroyo Culebro o en la urbanización Loranca-Ciudad Jardín.



Localización de los yacimientos arqueológicos en el término municipal,
elaborado por Memorias de Fuenlabrada

ZONA ARQUEOLÓGICA LOS GRANADOS

La zona arqueológica ‘Los Granados’, declarada como Bien de Interés Cultural por la Comunidad de Madrid en término de incoado el 28 de diciembre de 1990, cuenta con al menos seis yacimientos arqueológicos de consideración. Su área es de 6,32 kilómetros cuadrados, abarcando gran parte del sureste del término municipal de Fuenlabrada.

Esta zona abarca principalmente estos seis yacimientos:


1) La Cantueña (CM/0058/001):
De la época Hierro I / Prehistórico Indeterminado y excavado en 2006. Se encontraría en el Cerro de la Cantueña, en la zona sur del Polígono Industrial Cobo Calleja.

2) Acedinos (CM/0058/002):
De la época Altomedieval / Moderno / contemporáneo y excavado en 2011. Se encontraría en el margen derecho de la A-42, en el cruce con la M-506. El origen de este poblado medieval data de los siglos XII y XIII sobre asentamientos prehistóricos. Se cree que pudo despoblarse entre los años 1413 y 1427, ya que los vecinos optaron por desplazarse a Fuenlabrada y Getafe. 

En las Relaciones Topográficas de Felipe II de 1576 sobre Getafe, detalla que la aldea de Acedinos debió despoblarse por las malas condiciones de salubridad del lugar (a escasos metros transcurre el arroyo Culebro) o por la peste. En la actualidad no se conserva en la zona ningún resto de esta antigua población.

3) Fregacedos (CM/0058/003):
De la época Altomedieval y aún no excavado. Se encontraría en el margen izquierdo de la M-407 al sur del barrio de Loranca-Nuevo Versalles. El origen de este poblado medieval data del siglo XII. La aldea de Fregacedos aparece mencionada por primera vez en un documento del año 1144, en el que se relata cómo el rey Alfonso VII dona dicha aldea (que denomina Freguezedo) a la catedral de Santa María de Segovia, y por ende a su obispo Pedro de Agén. En 1427 aún tenía habitantes. 

Según las Relaciones Topográficas de Felipe II, que se llevaron a cabo en Fuenlabrada en 1576, dicho pueblo fue fundado hacia 1375 por vecinos provenientes de los despoblados de Loranca y Fregacedos. En concreto, el documento relata cómo, en opinión de los vecinos de Fuenlabrada, las antiguas aldeas de Fregacedos y su vecina Alba fueron deshabitadas porque otras aldeas cercanas los maltrataban y robaban el ganado. 

Además se cuenta que en Fregacedos se conservaba una ermita, dedicada a San Marcos, en la cual habitaba un ermitaño que había llevado varias reliquias. En los aledaños de esta ermita se encontraba una fuente a la que los fuenlabreños acudían para abastecerse de agua y regar sus huertas. 

La antigua ermita de Fregacedos, demolida en el siglo XIX, dio origen a una importante romería en la que los vecinos de Fuenlabrada acudían a los alrededores de la ermita y la fuente para celebrar la festividad de San Marcos cada 25 de abril. Esta tradición se mantuvo hasta bien entrado el siglo XX.

4) Los Granados - Loranca - El Bañuelo (CM/0058/004):
De la época Hierro I / Hierro II / Romano / Altomedieval y excavado en 1984 y 2006. Estos tres yacimientos se ubican entre el camino de Fuenlabrada a Parla y la M-419. De diferentes épocas, se cree que tienen relación histórica entre ellos y son los más importantes de Fuenlabrada.

El yacimiento de Loranca (poblado romano):
Tiene origen romano ya que sus primeros restos datan del siglo I, no obstante, en 1984, José Antonio Mateos realiza un estudio del yacimiento de Loranca y aseguró que existió un asentamiento neolítico por los materiales recogidos (naviformes, sílex, cerámicas,..) y por las muestras de tradición celta o ibérica, pudo ser habitada durante la Edad de Bronce, del Hierro y más tarde por los romanos, árabes,visigodos y en la Edad Media.

Loranca estuvo en una zona de influencia comercial determinada por la calzada romana que pasando por Fregacedos unía Segovia con Titulcia. Esta proximidad a las vías de comunicación romana hace de los campos del lugar como propicios para el hallazgo de restos romanos y posteriores. 

Así lo demostraron en Loranca con el hallazgo de cerámica romana como fragmentos de sigillatas con decoración de palmetas, guirnaldas,...; anillos, metopas circulares, tejas, botones, colgantes, trozos de vasijas de vidrio, tortas de plomo, pesas, e incluso una moneda de bronce con el anverso de la cabeza del emperador Augusto y en reverso laurea de finales del siglo I antes de Cristo.

La aldea medieval de Loranca se fundó sobre el siglo XII y se despobló entre 1413 y 1427. En este último año, en 1427 se menciona que la aldea ya estaba deshabitada, ya que sus vecinos se trasladaron a Fuenlabrada. En la actualidad no se conserva en la zona ningún resto de esta antigua población.

Las necrópolis visigodas de El Bañuelo:
En 2005-06, en la construcción del Polígono Industrial El Bañuelo, se localizó estos hallazgos y que tiene relación con el cercano yacimiento de Loranca. Entre los vestigios documentados destaca la excavación de dos necrópolis entre sí unos 200 metros, de características similares y cronología entre finales del siglo IV e inicios del VII después de Cristo.


La necrópolis A, sobre una suave ladera al norte del camino del Bañuelo, se localizaron 206 sepulturas con 217 individuos. La necrópolis B, unos 200 metros al suroeste del anterior, se localizaron 57 sepulturas con 58 individuos.

En las dos necrópolis los enterramientos aparecen en forma de hiladas orientadas de norte a sur (algo inusual para la época). Son de tres tipos: tumbas de fosa, enterramientos en cista y enterramientos con delimitación superficial. 

En todos los casos son inhumaciones en posición decúbito supino y normalmente son de enterramientos individuales aunque se han documentado cuatro enterramientos dobles, todos ellos acompañados de restos de madera y de clavos de hierro indicando la utilización de ataúdes.

En la mayoría de los enterramientos se encontraron adornos personales del difunto como hebillas y broches de cinturón de hierro y bronce de diferentes tipologías, fíbulas de charnela, de omega y de placa y arco, pendientes de bronce, anillos y cuentas de collares de pasta vítrea o ámbar, una espátula para ungüentos, una aguja para el pelo de bronce, un puñal de hierro, entre otros. En dos sepulturas se hallaron ajuares como dos cuencos cerámicos, uno de ellos con 31 monedas.

(Pincha en la imagen para ampliarla) | Restos del yacimiento de El Bañuelo (2005-06)

Los resultados de la excavación indican que ambas necrópolis se utilizaron en la misma época y que pertenecerían a poblaciones que compartían un mismo territorio, como fue la aldea de Loranca. Actualmente, una vez excavadas, se encuentran enterradas de arena para dar paso al nuevo Polígono Industrial El Bañuelo.

Centro de producción industrial en el yacimiento de Loranca:
Dentro de las excavaciones arqueológicas realizadas en el yacimiento de El Bañuelo-Loranca en 2005, se identificó un área dedicada a actividades industriales dónde se identificaron siete hornos de cronología romana.

De los siete hornos excavados, tres de ellos debieron ser caleras o bien hornos de cocción mixta de ladrillos y cal, pues ambos materiales se documentan en los niveles de colmatación (primera mitad del siglo V d.C.); otros dos hornos son de planta rectangular y dado su nivel de arrasamiento no se ha podido documentar claramente su dedicación a la cocción de materiales constructivos o cerámicos ya que no se ha encontrado ningún testar asociados a ellos (segunda mitad del siglo IV) y los dos hornos restantes presentan unas características similares y se encontraban bastante alejados de los otros cinco. En cuanto a su funcionalidad, parece ser que principalmente se dedicaron a la cocción de materiales de construcción (ladrillos). A ambos se les atribuye una cronología del primer y segundo cuarto de siglo V d.C.

 Los hornos romanos de Loranca (Fuenlabrada)

5) Valdehondillo - Las Panaderas (CM/0058/005):

De época indeterminada y sin excavar. Se ubica en el cruce del arroyo Valdehondillo con el camino de Fuenlabrada a Torrejón de Velasco.

6) La Albareja (CM/0058/012):
De la época Hierro I y excavado en 2001. Se encontraba entre La Pollina y la M-50. Su nombre es debido al topónimo del lugar. 

Fue descubierto gracias a las obras de Metrosur, consecuencia de las cuales se realizó la intervención, se dispone entre los pp.kk.5+000 y 5+220 del Tramo VIA, en una zona en la que inicialmente se proyectó la excavación mediante tuneladora y posteriormente a cielo abierto. 

Durante los trabajos arqueológicos se recuperaron un total de 3.255 fragmentos cerámicos. Destacan sin embargo dos fragmentos como una especie de torno por contar con unas claras líneas paralelas en su interior, huellas que sugieren el uso de algún tipo de elemento rotatorio durante su fabricación. 

Además se descubrió una estructura principal de planta circular y una superficie estratificada de 344’45 m2. Las pequeñas cabañas de materiales perecederos debieron servir para actividades domésticas o artesanales subsidiarias de la cabaña principal. La excavación en extensión en ‘La Albareja’ muestra como estas cabañas pueden ser pequeños espacios domésticos o de actividades subsidiarias de grandes estructuras de vivienda.

Zona Arqueológica de La Albareja durante las obras en 2001


13. Para comer en Parla

Cerveceria Trujillo marisqueria
Calle Rio Jordan 18, 
28981 Parla España
+34 916 05 09 24

Tipica
C/ Domingo Malagón 10 entrada plaza Adolfo Marsillach,
28982 Parla España
+34 916 05 28 02

Don Cirilo
Calle Jaime I El Conquistador 23, 
28982 Parla España
+34 916 05 30 47

14. Pinto


Es una de las localidades del sur de Madrid con más rico patrimonio histórico y arqueológico, tal y como demuestran casi 100 entradas en el catálogo de Bienes Patrimoniales de la Comunidad de Madrid.

El emplazamiento de Pinto ha sido atractivo a lo largo de la historia para la ubicación de asentamientos, pues se encuentra próximo a la unión del Manzanares con el Jarama y presenta arroyos como el Culebro y el de los Prados. 

Por ello, el actual término municipal de Pinto es una de las localidades del sur de Madrid con más rico patrimonio histórico y arqueológico. Prueba de ello es que Pinto cuenta con casi 100 entradas en el catálogo de Bienes Patrimoniales de la Comunidad de Madrid, compuesto por Bienes de Interés Cultural, BIC, declarados de valor excepcional, y Bienes de Interés Patrimonial, BIP, declarados de especial significación histórica o artística.

Además de los monumentos declarados BIC que los pinteños identifican con facilidad, como la Torre de Éboli, el convento de las Capuchinas o la iglesia de Santo Domingo de Silos, el catálogo de Bienes Inmuebles del Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid recoge diversas construcciones y yacimientos arqueológicos de Pinto.

Ejemplos de construcciones que nos narran la historia de Pinto como elementos reconocibles de los inicios de la industrialización local, los encontramos en la nave y la chimenea de la antigua fábrica de chocolate, las casas de la Colonia Fuster o la propia estación de tren.

Asimismo, además de las dos iglesias antes citadas, contamos con otros edificios religiosos como el convento y la iglesia de San José o las ermitas del Cristo y San Antón.

También están catalogadas otras estructuras, como las defensas de la Guerra Civil en Los Yesares y en el Cerro de Cabeza Fuerte, que serán puestas en valor en un futuro próximo.

Finalmente, destacan algunas viviendas, caserones y edificios del casco histórico, como la Casa de la Cadena.

Yacimientos 

Como se ha dicho, el patrimonio histórico de Pinto también está compuesto por yacimientos arqueológicos y los materiales que se encuentran en las excavaciones. La Comunidad de Madrid emprendió prospecciones a finales de los años 80 y principios de los 90 del siglo pasado en todos los municipios de la región para tratar de localizar yacimientos arqueológicos y paleontológicos. 

 Los hallazgos se recogieron en la ‘Carta Arqueológica’ que ha sido sustituida en los años 90 por catálogo de BIC y BIP de la Comunidad de Madrid, que ya no sólo incluye los yacimientos arqueológicos, sino también los bienes inmuebles de gran valor histórico, otorgándoles de esta manera un grado de protección.

En Pinto, muchos de los yacimientos ya han sido excavados y documentados, como La Indiana o Tinto Juan de la Cruz -estos dos yacimientos con cronología visigoda- que trataremos en un próximo artículo. 

Existen también yacimientos dónde lo único que queda de la presencia humana son manchas negruzcas en la tierra asociadas a materiales; mientras que otros simplemente se limitan a hallazgos aislados de materiales como industria lítica fuera de su contexto -lo más importante en arqueología- y, por lo tanto, apenas pueden aportar información sobre el pasado.

Finalmente, se han descubierto algunos yacimientos con las obras de grandes infraestructuras como la R4 y el AVE, al realizar grandes movimientos de tierra.

Muchos de estos yacimientos ya sólo existen en la documentación de la Comunidad de Madrid al ser excavados para permitir construcciones, ya que los restos conservados no eran de gran relevancia. En otros casos, se suelen documentar y volver a tapar para en un futuro volver a trabajar sobre ellos. En cuanto a los edificios conservados, a veces su interior depara alguna sorpresa, y quien sabe si en el futuro este medio nos esté contando algún nuevo hallazgo sobre la historia de Pinto.

Cuniebles (UTM: 4459500 / 443700. 582-II). 

Gran extensión de terreno arqueológico situado al Norte del término municipal de Pinto. Junto al arroyo Culebro y la cañada Real Galiana. En el yacimiento existe una pequeña cavidad excavada en los escarpes de yeso conocida como Cueva Cuniebles. Junto a la cavidad se han detectado restos cerámicos sin una adscripción cultural concreta.

Yacimiento arqueológico de La Atalaya

Está situado al oeste del casco urbano de Pinto, entre la vía de ferrocarril y las carreteras M-506 y M-408. La zona presenta una topografía con suaves ondulaciones cuyo punto culminante es una pequeña y alargada elevación del terreno, cuya cima alcanza los 622 m de altitud, de donde le viene el nombre de Atalaya.



El yacimiento ocupa una superficie total de 11 hectáreas. Es del tipo “campo de hoyos”, en el que se han documentado un total de 859 estructuras, todas ellas fosas excavadas en el terreno geológico: silos de almacenamiento, cubetas generalmente de planta circular, paredes inclinadas o rectas y fondos planos e irregulares. 


En todo el yacimiento no se ha encontrado ningún tipo de suelo, ni huellas de poste, restos de zanjas de cimentación o estructuras que se puedan identificar claramente como viviendas.

Hay que destacar el descubrimiento de dos inhumaciones sin ajuar en un silo. 

Se trata de un hombre y de una mujer de edad adulta a los que les falta el cráneo. 

Hay además restos extremadamente escasos de otros individuos en algunas estructuras.

El material cerámico localizado dentro de las diferentes estructuras, que asciende a más de 42.000 fragmentos, pertenece en su mayoría a piezas de cerámica común. 

Dicha cerámica está decorada, mediante incisiones e impresiones, con motivos decorativos tales como espigados, dientes de lobo, zig-zags, líneas y pequeños círculos.

La industria lítica documentada está realizada en el 90% de los casos en sílex de color gris. Destaca la presencia de más de 350 núcleos, de los cuales casi un tercio son poliédricos. 


Se han recuperado diversos tipos de útiles: cuchillos, denticuladas, raspadores, puntas de flecha, algunos fragmentos de molino de granito y numerosos percutores utilizados como martillos para tallar el sílex.



La industria ósea también es abundante. Se han identificado punzones biselados realizados con huesos de oveja y cabra, espátulas, una aguja, un colmillo de perro perforado, tres cuentas de collar circulares y dos útiles de hueso de ciervo.

Entre los restos de fauna predominan los ovicápridos (ovejas y cabras). Se identifican también cánidos (familia en la que se puede incluir perros, lobos, zorros y coyotes) y suidos (cerdos y jabalís). La mayor parte de los restos óseos aparecen muy fragmentados y deteriorados. 

Es posible determinar que la fauna domestica constituye la mayor base cárnica, ya que los porcentajes de fauna silvestre son mínimos identificándose tan solo conejo, liebre y ciervo. La aparición de restos de caballo es más bien testimonial y se vincula, más a la caza que a la domesticación.

Yacimiento de la Capellana


El sitio de La Capellana se encuentra ubicado en el término municipal de Pinto, a la altura del km. 20 izquierda de la Carretera nacional VI, Madrid-Andalucía. 

Se asienta en terrenos neógenos, a poco más de dos kilómetros, al sur del arroyo Culebro en un lugar abierto de amplia visibilidad. En la actualidad la zona se dedica a tierras de labor de agricultura de secano, que alterna con algunas manchas de olivos. 

La identificación del yacimiento se produjo en el curso de la realización de la Carta arqueológica de Pinto llevada a cabo por los licenciados Juan Ayllon y Virginia Recuero quienes recogieron en un terreno en barbecho abundante material cerámico asociado a una extensa mancha oscura de tierras muy sueltas. 

las características de las cerámicas obtenidas en La Capellana nos permiten suponer la existencia de algunas diferencias temporales entre los yacimientos de este horizonte cultural al detectarse una evolución favorecida por la intensificación de las relaciones con las regiones más meridionales hasta desembocar, casi sin solución de continuidad, en la iberización.


La abundancia de material mueble en superficie era un síntoma evidente del importante grado de deterioro del yacimiento. Este hecho, unido a la reclasificación de los terrenos como urbanizables, nos impulsó a solicitar de la Comunidad de Madrid el correspondiente permiso para realizar una excavación de urgencia que nos permitiera evaluar el interés del yacimiento, su extensión y el grado de conservación en que se encontraba. 

Los trabajos se llevaron a cabo en los meses de enero-febrero de 1990, planteándose la ejecución de una serie de sondeos en diversos puntos seleccionados del yacimiento, con el fin de comprobar la existencia de posibles variaciones internas y facilitar la realización de una planimetría parcial. 

En superficie, además de los restos muebles, destacaba la existencia de una extensa mancha oscura de tierra muy suelta que presentaba planta irregular aunque de tendencia oval, con unos ejes de 52 por 30 metros. Hacia el sureste el perfil era sensiblemente más sinuoso que en el resto del perímetro, posiblemente producto de la remoción realizada por las máquinas empleadas en las labores agrícolas (Fig. 1).

 Por otra parte, en la zona suroeste de la parcela, fuera de la mancha oscura y en un corte natural del terreno producido por una pequeña vaguada que lo limita, eran visisbles una serie de piedras de gran tamaño. 

Teniendo en cuenta estas evidencias y los puntos de mayor intensidad de la mancha, se realizaron cinco cuadrículas de dos por dos metros; una de ellas se trazó en un punto de la periferia de la mancha, por su lado norte y las otras cuatro en el interior de la misma, dentro de la zona donde alcanzaba mayor intensidad. 

Además, se abrió una amplia cata de cinco por cinco metros, en el corte del terreno donde eran visibles las piedras, con el fin de comprobar si su disposición era intencionada y si se podía confirmar la coetaneidad de este aparente múrete con los hallazgos dispersos en la amplia mancha.

Necrópolis visigoda de Tinto Juan de la Cruz. Pinto. 

Necrópolis visigoda de Tinto Juan de la Cruz. Pinto

Una vez concluidas las excavaciones arqueológicas y a la vista del informe de las mismas, el órgano competente en materia de Patrimonio Arqueológico resolvió continuar con la construcción del Polígono industrial, al no haber podido acceder a la Resolución administrativa que auditaba esa obra civil no podemos tener la seguridad de que parte del yacimiento se conserve bajo las naves y viales o que el mismo haya sido desmantelado en su totalidad.

15. Comer en Pinto

Reverso Restaurante
Calle ANA DE AUSTRIA, 1 Local 11, 
28320 Pinto España
+34 910 37 66 98

Toledano Meson

Calle De Castilla 13, 
28320 Pinto España
+34 916 91 45 37

La Suite Del Lago
Calle Pablo Picasso, 6, 
28320 Pinto España
+34 910 00 25 82

16. Getafe

 Los yacimientos prehistóricos estudiados hasta el momento dentro del término municipal de Getafe se encuentran en las terrazas de la margen derecha del bajo valle del Manzanares, en la zona ocupada por la Catedral de Santa María Magdalena y en la calle Sur de Getafe, de ello iré dando cuenta en mis crónicas. 

En el siguiente mapa se puede observar, con cierto nivel de aproximación, la situación de los siete yacimientos prehistóricos, que se localizan en un área en la que se concentran una gran cantidad de yacimientos arqueológicos, próximos a Perales del Río, dentro del término municipal de Getafe, en las cercanías del Río Manzanares. Todos ellos se encuentran en las terrazas del margen derecho del bajo valle del Manzanares 


 Como ejemplo cito los restos romanos de La Torrecilla que corresponden a una villa romana del siglo II d. de C., excavada en junio de 1980 por el equipo de Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid. 


Yacimiento Arqueologico de la Torrecilla, Getafe


 Muy cerca de esta Villa Romana también se encuentra la Necrópolis Visigótica del Jardinillo, donde se encontraron varios enterramientos y algunos utensilios de bronce. 

Perales del Río (límites: al norte, la segunda terraza del río Manzanares; al sur, el arroyo Culebro, que a su vez hace de separación entre los términos de Getafe y el municipio de Pinto; el límite este es la separación con el término municipal de Rivas-Vaciamadrid; al oeste, el cerro de los Angeles).

​ 40°19′03″N 3°39′20″O ARI-55-0000269 

Arenero de Soto (UTM: 4464000 / 444500), 

Camino de la Yesera (UTM: 4462600 / 445400), 

Caserío de Perales (UTM: 4463300 / 446000), 

El Charcón (UTM: 4463200 / 446200),Perales (UTM: 4462700 / 446700), 

El Jardinillo (UTM: 4462300 / 447200) 

Las sepulturas de El Jardinillo tienen forma de paralelepípedo rectangular, con ensanchamiento en la cabecera. 

Están construidas con grandes lajas de piedra caliza y con otras piedras más pequeñas que actúan como contrafuertes de las paredes. Se hallan cubiertas por lajas, también de caliza, excepto la tumba 16, tapada con ladrillos. 

Necrópolis Visigótica del Jardinillo

Los restos humanos, que fueron enterrados en ataúdes de madera, pertenecen a individuos adultos, excepto los de la tumba 13, que corresponden a un niño. Se encuentran en posición decúbito supino. 

En casi todas las tumbas se observa la práctica del enterramiento múltiple (simultáneo o sucesivo), ya que en ellas se han encontrado restos perten

y la Torrecilla (UTM: 4462300 / 447500), (todos en 582-II). 

Se trata de diversos yacimientos situados en la orilla derecha del río Manzanares, muy cercanos entre sí y relacionados entre ellos. Se ubican todos ellos en las primeras terrazas del río, junto al camino de la Aldehuela. 

Han sido excavados con carácter de urgencia a partir del año 1978, con anterioridad a su deterioro por la extracción de áridos y según proliferaban las canteras, siendo más prolíficas las excavaciones de mediados de la década de los ochenta. 



En líneas generales se trataría de un amplio hábitat diseminado por la margen derecha del río Manzanares, correspondiente a momentos protohistóricos, romanos y visigodos. Se detectó abundante material perteneciente a la edad del Bronce y se recogieron 16 muestras de polen pertenecientes a dos fondos de cabaña de este período. 

El posterior análisis polínico demostró que la vegetación del Caserío de Perales se correspondería claramente con un paisaje vegetal fuertemente antropizado, carente de bosques, muy semejante al actual (RUIZ et alie, 1997: p. 157 -164). 

 Sin embargo, los hallazgos más significativos, dada su escasez en la Comunidad de Madrid , se adscriben a momentos tardorromanos y visigodos y han sido dados a conocer en diversas publicaciones. 

 Se trata de una serie de silos o vertederos de cerámica y cereales, similares a los aparecidos en la necrópolis visigoda del camino de los Afligidos de Alcalá de Henares. Estarían asociados con casi total seguridad a los hábitats rurales de las inmediaciones: villas agrícolas (TURINA, A. y M. RETUERCE, 1987: p. 168, 170). 

Entre los vestigios que perviven de estas villas destaca el yacimiento parcialmente conservado de la Torrecilla, en donde son visibles en superficie abundantísimos restos de materiales constructivos (ladrillos, tégulas, piedras, …), cerámica, piedras de molino … Durante las obras del arenero se localizó en el cercano lugar del Jardinillo una veintena de tumbas rectangulares de piedras de yeso sin devastar, y con cubierta de losas, pertenecientes a una población hispanorromana de los siglos VI y VII d. de C. 

En una de las tumbas se utilizaron grandes ladrillos para su cobertura, decorados con ondulaciones. Los ajuares fueron muy pobres, excepto una hebilla y un broche de cinturón. Es posible que la necrópolis del Jardinillo tenga sus inicios en el bajo Imperio, según el hallazgo de dos monedas romanas (siglos IV y V d. de C.) (TURINA, A. y M. RETUERCE, 1987: p.168, 169) (ARDANAZ, F. 1990: p.38). 

 Es destacable además, en el arenero de la Torrecilla, el hallazgo de un brazalete de oro perteneciente al Bronce final (aprox. 800 años a de C) y diversos ajuares en tumbas de incineración correspondientes a la segunda edad del Hierro (siglo IV a de C.) (GORBEA, A. 1987: p.114). Las piezas pueden contemplarse actualmente en el museo municipal de San Isidro. 

La Aldehuela (UTM: 4461850 / 448800. 582-II). 

Situado en la orilla izquierda del arroyo del Culebro, justo antes de su desembocadura con el Manzanares. El yacimiento posiblemente se encuentre destruido a consecuencia de las graveras que ocupan la zona. Se recogieron fragmentos cerámicos de época islámica almacenados actualmente en el Instituto Arqueológico Municipal de Madrid . 

(RETUERCE, M., 1994: p. 44). Asimismo, en el museo municipal de San Isidro se exponen piezas de la edad del Bronce y edad del Hierro y fósiles pertenecientes a diversos elefantes correspondientes al Pleistoceno medio (300 000 – 120 000 años) extraídos de la gravera de la Aldehuela.

Puente de la Aldehuela (UTM: 4461800 / 449300. 582-II). 

 Puente situado en el camino de la Aldehuela, en un antiguo paleocauce del arroyo Culebro. Ubicado a 800 m. del río Manzanares. El puente tiene una longitud aproximada de 70 metros; se encuentra casi totalmente colmatado por los sedimentos del antiguo cauce, aunque son visibles parte de sus cuatro ojos; presenta tajamares triangulares. Desconocemos su cronología.

17. Y para Comer en Getafe:

Manda Carallo
Carabanchel 14, 
28902 Getafe España
+34 916 95 84 64

Gastrotaberna cachito's
Av don Juan de borbon 1 Barrio de Getafe norte parada de metro sur el casar, 
28903 Getafe España
+34 638 20 79 71

Carl's Jr
Av. Gran Bretaña s/n C.C. Parquesur, 
28916 Leganés España
+34 910 35 39 55