martes, 13 de octubre de 2020

A Ritmo de Fino y Manzanilla: De Ruta por las Tierras de Jerez, Cadiz

Sanlucar de Barrameda, Cadiz

Chipiona, Cadiz

Faro de Rota, Cadiz

El Puerto de Santa Maria, Cadiz

Los Puertos es la locución usada por la flamencología, dentro de la llamada "geografía del cante", para referirse al área flamenca compuesta principalmente por las poblaciones gaditanas , Chiclana de la Frontera, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda, localidades que, desde el punto de vista administrativo, forman parte de las comarcas  de la Costa Noroeste de Cádiz.

Las poblaciones de Rota y Chipiona quizá por tener menor población que las ciudades anteriores, no suelen ser nombradas como parte de los Puertos, sin embargo, pertenecen al mismo territorio, tanto desde el punto de vista geográfico como desde le punto de vista de la "geografía del cante". 


Asimismo, otras localidades costeras de La Janda y del Campo de Gibraltar, por ser puertos de mar e importantes centros flamencos, también suelen ser incluidas dentro del ámbito de "los Puertos" porque, aunque se hallen fuera del ámbito geográfico de la Bahía de Cádiz y del Estuario del Guadalquivir, comparten una idiosincrasia similar: un carácter abierto y cosmopolita fruto de una intensa actividad comercial prolongada a lo largo de la historia.

                                 

Indice:

  1. Sanlucar de Barrameda, Cadiz 
  2. Comer en Sanlucar de Barrameda
  3. Chipiona
  4. Comer en Chipiona
  5. Rota
  6. Comer en Rota
  7. El Puerto de Santa Maria
  8. Comer en El Puerto de Santa Maria
  9. Rutas y Escapadas en los Alrededores

Iniciamos nuestra ruta por la Tierras de Jerez en 

1. Sanlucar de Barrameda, Cadiz 

Sanlúcar es un pueblo de Cádiz ubicado frente al Parque Natural de Doñana

El Río Guadalquivir es uno de los ríos más grandes de España y es en Sanlúcar de Barrameda donde desemboca. Sanlúcar cuenta con gran cantidad de historia sobre sus espaldas. Fue una ciudad habitada desde la prehistoria.

Sanlúcar de Barrameda ha experimentado un incremento del turismo en los últimos años y no es para menos, esta ciudad tiene mucho que contar y que ofrecernos a los que queramos empaparnos de historia, cultura y por supuesto, buenos vinos.

La ciudad está rodeada por otras 5 ciudades gaditanas como son: Chipiona, Rota, Trebujena, Jerez de la Frontera y El Puerto de Santa María

Sanlúcar de Barrameda cuenta con más de 6 kms de playa. Su cultura del vino es mundialmente conocida. En Sanlúcar destaca la manzanilla, donde están las mejores bodegas del marco de jerez, productoras de dicho caldo. 

Sanlúcar se caracteriza por se un pueblo con muchísima historia. Por suerte, conserva gran parte de monumentos, palacios, castillos y conventos de antaño y que tendremos oportunidad de visitar en Sanlúcar durante nuestra estancia en el municipio gaditano.

 Casi toda su riqueza cultural la encontraremos en el barrio alto de Sanlúcar. Podremos encontrar muchas plazas que estarán rodeadas de preciosos palacios, iglesias con muchísima antigüedad y conventos. Este barrio fue declarado en 1974 como conjunto histórico-artístico.

Algo de Historia sobre Sanlucar de Barrameda


Se cree que el primer asentamiento en lo que es hoy la ciudad de Sanlúcar se debe a los tartesos, aunque se siguen encontrando restos de civilizaciones anteriores. Ejemplo de ello son los Dólmenes de Hidalgo, la cultura del bronce en Bonanza y la historia en los Caveros, que diríamos que construye la propia historia de Sanlúcar de Barrameda.

Como en el resto de la costa de Cádiz y la Costa de la Luz, los romanos, visigodos y árabes ocuparon Sanlúcar durante siglos. Las Atalayas fueron construidas durante la época romana. Después de los árabes, las costas de Cádiz y Huelva fueron reconquistadas por los Reyes Católicos, y esta zona fue testigo de todo ello. Después de su increíble defensa de Tarifa, esta tierra le fue dada a Guzmán el Bueno, quien recibió la tarea de repoblarla.

En el siglo XV Sanlúcar se convirtió en un lugar fundamental. Al encontrarse aquí la desembocadura del Guadalquivir, hizo que por sus orillas pasasen todos los barcos que iban con destino a Sevilla. Esto hizo que Sanlúcar creciera en importancia, gracias a la economía de la importación y la exportación. Todo tenía que pasar por Sanlúcar.

En ese siglo XV el Duque de Medina Sidonia ordenó que se construyera el Castillo de Santiago. Allí se alojaron los Reyes Católicos durante sus visitas a esta zona, siendo importante la fecha de 1477. Ese año, y desde el Castillo de Santiago, los Reyes Católicos fundaron en el norte de África la ciudad de Melilla, que más tarde entró a formar parte de los dominios de la Casa de Medina Sidonia. Tras el descubrimiento de América, Sanlúcar tuvo verdadera importancia gracias al comercio marítimo con las Indias y América.

En el siglo XIX, el puerto de Sanlúcar perdió protagonismo, pasando a ser Cádiz el principal lugar de referencia. De todas formas, siempre tuvo importancia gracias al transporte de mercancías y pasajeros hasta Sevilla. En 1833 la ciudad fue incluida definitivamente en la provincia de Cádiz. 

Muchos marineros que trabajaban en Cádiz, regresaron a la ciudad. Otro hecho significativo fue el nacimiento de las carreras de caballos en la playa de Sanlúcar en 1845.

A finales del siglo XIX y principios del XX, la ciudad comenzó a tener un importante desarrollo con la construcción de las vías del tren que unían a Jerez con Cádiz, Chipiona, Rota y el Puerto de Santa María. Estas vías han ido desapareciendo con el tiempo.

Desde comienzos del siglo XX, Sanlúcar se convirtió en un interesante destino turístico. Cientos de turistas acudían a sus playas, atraídos por su clima. Sanlúcar se convirtió en el punto de referencia turístico del sur de España. En este período hubo un gran auge en cuanto a la construcción de hoteles, casas, chalets y apartamentos para dar cabida al creciente turismo.

En 1973 Sanlúcar se convirtió en complejo histórico y artístico, lo que la hace un punto de referencia turístico y cultural en toda la provincia. Sus increíbles playas, sus parques naturales y la amablidad de sus gentes la siguen haciendo hoy indispensable de visitar por todo aquel que se acerca a la provincia de Cádiz.

Toda la población está salpicada de elementos que recuerdan el viaje de Magallanes y Elcano. Además, el Ayuntamiento ha apostado por rehabilitar aún más espacios que tengan que ver con la gesta transoceánica

   

Grabado en el que se ve a Elcano al frente de la nao Victoria llegando por la desembocadura del Guadalquivir hasta el muelle de Bonanza el 6 de septiembre de 1522

Sanlúcar está repleta de alusiones a la gesta de Magallanes y Elcano, una aventura contada por el italiano Francesco Antonio Pigafetta y que duró casi tres años. 

Sanlúcar de Barrameda fue importante tanto antes como después de la expedición. Tras su paso por Sevilla, Magallanes llegó a la localidad gaditana para terminar de aprovisionar las cinco naves que conformaron la escuadra: Trinidad, Victoria, Santiago, Concepción y San Antonio. 

Desde Paseo de Bajo de Guía, el barrio de pescadores junto a la desembocadura del Guadalquivir, zarparon las embarcaciones. Tres años después, solo Victoria con 18 hombres a bordo (sin Magallanes que había perecido durante la travesía) volvía al punto de partida tras haber culminado con éxito la primera vuelta al mundo.

Desde la iglesia de la Trinidad, pasando por el Castillo de Santiago hasta el Convento de Madre de Dios, 12 son los lugares que conforman la visita por el municipio sanluqueño y su vinculación con el descubrimiento de nuevas rutas comerciales.

Para quienes quieran realizar un recorrido por algunos de los lugares más emblemáticos, existe una una ruta con 16 puntos clave.

Reloj Ecuatorial Lengua Cero

Reloj Ecuatorial Lengua Cero

Monumento que marca el punto de salida, la Legua Cero de la expedición que con Fernando de Magallanes al frente inició la vuelta al mundo desde Sanlúcar el 20 de septiembre de 1519 y que regresó el 6 de septiembre de 1522. 

La banda equinoccial, hecha en hierro con las horas perforadas en caracteres romanos, se haya sujeta a una base de hormigón blanco. 

En él se inscribe una cita del texto de Antonio Pigafetta, el cronista de la expedición: “Desde que habíamos partido de la bahía de San Lucar hasta que regresamos a ella recorrimos, según nuestra cuenta, más de catorce mil cuatrocientas sesenta leguas, y dimos la vuelta al mundo”.

Azulejos Conmemorativos de la Primera Vuelta al Mundo

En la calle Isaac Peral, la fachada lateral de la Biblioteca Pública Municipal acoge varios azulejos con gestas del viaje, así como con los nombres de los 18 supervivientes.

Punto de salida

El reloj ecuatorial lengua cero marca el lugar de inicio de la expedición de Magallanes

Iglesia de la Trinidad 

Es el primer templo construido en el Barrio Bajo de la ciudad, en los arenales de la Ribera del Mar. 

Fundado por Alonso Fernández de Lugo, en 1441 como iglesia y hospital para acoger a los navegantes que iban y volvían de Canarias. 

En la zona del Presbiterio se encuentra la lápida funeraria del fundador y sobre él, una magnífica techumbre de madera. 

Iglesia de la Trinidad, El Puerto de Santa Maria

Un rico artesonado mudéjar que también sería otro de los elementos artísticos que exportarían desde Sanlúcar a Hispanoamérica. 

Como ejemplo del intercambio artístico entra ambas orillas del Atlántico podemos observar un cuadro de la Patrona de México, la Virgen de Guadalupe.

Convento de Regina Coeli

Fundado en 1519, el mismo año de la salida de la expedición de Magallanes-Elcano por un devoto, García Díaz de Gibraleón. 

Fachada con doble portada gemela, obra costeada por la Duquesa de Medina Sidonia, doña Ana de Silva y Mendoza, y realizada en 1609 por el arquitecto Alonso de Vandelvira. 

Esta arquitectura conventual fue modelo para los monasterios femeninos que se fundaron en Hispanoamérica.

Iglesia de San Jorge 

Año 1517, edificada en terrenos cedidos por los duques de Medina Sidonia a los católicos ingleses junto con las atarazanas. 

En ella se encuentra el Cristo de los Barqueros, de gran devoción entre los marineros. 

Una pintura representa a dicho Cristo y a la Virgen de la Caridad, Patrona de la ciudad; a ambos lados el VII duque de Medina Sidonia, don Alonso Pérez de Guzmán y el alférez Pedro de Rivera Sarmiento. 

Iglesia de Santo Domingo

En esta iglesia de los frailes dominicos podemos observar la imagen de Nuestra Señora del Rosario, talla del siglo XVI conocida como La Galeona, por ser llevada a ese tipo de barcos a través del Atlántico. 

Iglesia de Santo Domingo, Sanlucar de Barrameda

Patrona de los navegantes a partir de la victoria de Lepanto el 7 de octubre de 1571, en el muro de su capilla existen unas pinturas con escenas navales. 

Castillo de Santiago

Fortaleza construida en el siglo XV por el II Duque de Medina Sidonia. Se encontraba en uno de los ángulos de la ciudad amurallada. 

Su imponente presencia dominaba la desembocadura del río Guadalquivir.  

La defensa de las riveras del Guadalquivir fue crucial para el buen desarrollo del comercio en el puerto de Sanlúcar, y en el trayecto hacia Sevilla.

Quizás sea uno de los monumentos obligados qué ver en Sanlúcar. Es una fortaleza de origen medieval.

El Castillo de Santiago fue construido en el siglo XV. Tiene un estilo gótico. 

Planta cuadrangular y su patio de armas centro de las cuatro torres.
 
Castillo de Santiago, Sanlucar de Barrameda

El Castillo recibe el nombre de Santiago debido a que en su puerta principal, había una imagen del Apóstol Santiago.

Podemos destacar una de sus curiosidades y es que en el Castillo de Santiago se alojaron los Reyes Católicos en uno de sus viajes a Sevilla. Llegaron hasta Sanlúcar bajando por el Río Guadalquivir. Vinieron hasta Sanlúcar de Barrameda porque la Reina Isabel II deseaba ver el mar.

El Castillo estuvo en reparación en el año 1801 donde le hicieron la nueva entrada, que a día de hoy continúa siendo la misma. Se accede desde la plaza de Santiago. Además, este castillo sirvió de cuartel general para los franceses durante la guerra de la Independencia.

Dirección: Plaza del Castillo de Santiago, s/b.

Retablo Pétreo 

Situado en la calle Escuelas, representa a Juan Sebastián Elcano con los marineros que volvieron a Sanlúcar en 1522. 

En la parte superior se encuentra la figura de Magallanes. Obra del escultor sanluqueño Jesús Guerrero; fue inaugurado el 6 de septiembre de 2013.

Nuestra señora de la O 

Fue el templo a la que la tripulación se dirigió tras su desembarco para dar gracias por hacer llegado con vida a Sanlúcar tras dar la vuelta al Mundo. 

Iglesia de la O Sanlucar

En esta se encuentra la capilla de la Virgen de la Antigua, Patrona del Descubrimiento. A esta Virgen se encomendaban los marinos en sus viajes al Nuevo Mundo. Está en la plaza de la Paz.

En pleno centro del casco antiguo de Sanlúcar de Barrameda nos encontramos con esta Iglesia que data de la fecha de 1360, uno de los templos que visitar en Sanlúcar sí o sí. Fue construida por la nieta de Guzmán el Bueno, Doña Isabel de la Cerda y Guzmán.

Esta Iglesia fue construida colindando al Alcázar, pero, una vez que el Alcázar de Sanlúcar quedó en ruinas, la Iglesia quedó totalmente aislada, que así es como se conserva hasta el día de hoy. Esta Iglesia se hace destacar por su portada mudéjar occidental.

Tiene una decoración bastante impactante, ya que, tiene una espectacular ornamentación compuesta de entrelazos y motivos geométricos de tipo gótico mudéjar. Sus dos bajorrelieves con parejas de leones que están sujetando con las patas los 2 escudos de las familias (Casas de Guzmán y de la Cerda).

En el interior nos encontramos con un techo artesonado y podemos ver por su interior también al Cristo de la Vera Cruz, tallado en el siglo XVII o a San Lucas, patrón de la ciudad.

La Iglesa de Nuestra Señora de la O de Sanlúcar fue declarada en el año 1978 como Monumento Histórico Artístico Nacional, gracias a la riqueza artística que presenta esta Iglesia.

Horario de visita: 
Visitas guiadas: lunes, martes, miércoles, jueves y sábados en horario de 11:00 a 13:30
Para grupos se tiene que reservar, es imprescindible
Durante actos religiosos, las visitas quedarán suspendidas

Precio:
2€ en forma de donativo

Dirección:
Plaza Condes de Biebla, Nº1

Palacio de los Guzmanes 

Palacio de los Guzmanes, Sanlucar de Barrameda

Los Guzmanes, Señores de Sanlúcar y Duques de Medina Sidonia, dominaban el puerto de la ciudad desde este palacio construido sobre los restos de un antiguo ribat hispanomusulmán del siglo XI.

 Los Duques promovieron el comercio en el puerto de Sanlúcar desde donde partieron numerosas expediciones científicas y comerciales.

Las Covachas 

 Fue una lonja de mercaderes de estilo gótico situada en la Cuesta de Belén, adosado al palacio de Medina Sidonia. 

Las Covachas fueron construidas por Enrique Pérez de Guzmán y Meneses, II duque de Medina Sidonia, a finales del siglo XV junto a la alcaicería y a la calle de los bretones junto a la Puerta del Mar, en el Arrabal de la Ribera, que era la principal zonal comercial de Sanlúcar.

Este monumento histórico podemos encontrarlo en plena calle. 

Se trata de unos pequeños arcos labrados en piedra, a los cuales se les denominas «Las Covachas».

 Estas arcadas fueron construidas a finales del siglo XV por Don Enrique de Guzmán.

Las Covachas, Sanlucar

Estas obras arquitectónicas son diez arcos ojivales que se encuentran reposados sobre unas pilas góticas. Tiene una belleza superior en sus esculturas. 

Podemos observar animales mitológicos de origen marino, siendo este tipo de escultura muy común en la época en la que se construyeron Las Covachas.

Convento Madre de Dios 

El convento de Madre de Dios está ubicado casi en el centro histórico de la ciudad de Sanlúcar de Barrameda y ocupa una amplia manzana con fachadas a las cuatro calles que lo rodean. 

El origen de su fundación se establece en 1480 cuando el II duque de Medina Sidonia, Enrique de Guzmán y su esposa Leonor de Ribera y Mendoza, deseosos de tener en sus tierras a los seguidores de Santo Domingo de Guzmán, deciden establecer en la ciudad a estos predicadores, creando por lo tanto una comunidad de monjas dominicas que llegan a la villa de Sanlúcar en el citado año 1480.

Palacio Ducal de Medina Sidonia

Esto es una de las maravillas de Sanlúcar, porque solo por los metros cuadrados de jardines, ya merece la pena perderse por dentro de este palacio. 

Galería de fotografías del palacio de los Guzmanes. Sanlúcar de ...Son 14.850m2. Fue dentro de este palacio donde Guzmán el Bueno construyó el Alcázar Viejo allá por el año 1297.

Otro de los obligados que visitar en Sanlúcar de Barrameda, no te vayas sin conocer este pintoresco lugar.

Palacio Ducal de Medina Sidonia

Desde el día de su construcción, tanto Guzmán el Bueno como todos sus descendientes, los Duques de Medina Sidonia, lo han ido ampliando.

Este palacio tiene un estilo totalmente renacentista llena de patrimonio artístico, mobiliario de la época y esculturas únicas repartidas todas por diferentes salones.

Horario de visita:
De miércoles a viernes a las 12:00
Los domingos a las 11:30 y a las 12:00
Cafetería del palacio lunes y martes 9:00 a 13:00 y de 16:00 a 20:00. de miércoles a domingo de 9:00 a 21:00

Precios:
Entrada 5€
Si vas en grupo de más de 15 personas, tendrás que concretar una cita previa

Teléfono:
956 36 01 61 / 617 607 389

Web:

Dirección:
Plaza Condes de Niebla, s/n.

      

Carreras en la Playa de Sanlucar de Barrameda, Cadiz

Playas de Sanlúcar de Barrameda

Como dijimos anteriormente, Sanlúcar cuenta con unos 6 kms aproximádamente de playas. Son muy transitadas por las personas que están de vacaciones en Sanlúcar de Barrameda. La playa de Sanlúcar más famosa y la más grande es la playa de las Piletas.

La playa de las Piletas de Sanlúcar es la más grande del municipio. Esta playa termina conectando con la playa de la Jara, la última de la ciudad. Esta playa es famosa porque es donde se celebran las Carreras de Caballos. 

Las carreras de caballos de Sanlúcar se celebran en el mes de agosto.


Las playas de Sanlúcar están bañadas por el océano Atlántico, y estas playas tienen mareas muy grandes, lo cual hace que la orilla en la pleamar desaparezca prácticamente entera.

La playa de las Piletas de Sanlúcar como es de las más céntricas de la ciudad, cuenta con numerosos servicios para los veraneantes. Chiringuitos, puestos de socorro, aparcamientos en el paseo.

Playa de la Jara

La playa de la Jara de Sanlúcar es la que más pegada se encuentra al pueblo vecino, Chipiona. Es la playa más virgen de Sanlúcar. Esta playa cuenta con aproximadamente un kilómetro y medio de extensión.

En la playa de la Jara podemos encontrarnos con dunas pequeñas y rocas en el agua. Con bonitas vistas al Coto de Doñana y a la desembocadura del río Guadalquivir.

Es una playa estupenda para los que quieran estar alejados de las aglomeraciones de verano. Ideal para ir en pareja o con niños. Al ser una playa semivirgen no cuenta con muchos servicios, aunque sí tiene puesto de socorro y servicios sanitarios.

Playa de Bonanza

La playa de Bonanza está situada justo en la desembocadura del río Guadalquivir. En la playa de Bonanza nos encontramos con las marismas y la salina de Sanlúcar, pertenecientes al espacio protegido de Doñana. La playa de Bonanza tiene una extensión de aproximadamente dos kilómetros.

Sus aguas tranquilas, prácticamente sin oleaje, permiten un baño seguro, relajado y donde se puede nadar perfectamente. A esta playa suelen asistir en su mayoría los habitantes del barrio de Bonanza y poco más, lo que hace de la playa de Bonanza un lugar bastante tranquilo en el que podemos relajarnos en pleno verano.

Cuenta con casi ningún servicio, solo retirada de residuos y limpieza. Lo bueno es que el aparcamiento es bastante amplio en las inmediaciones de la playa. Hay muchas embarcaciones de pescadores atracadas en la misma orilla, haciendo de esta playa un lugar pintoresco.

Playa de Bajo Guía

La playa de Bajo Guía de Sanlúcar es la más pequeña, pues no llega al kilómetro de extensión. Es muy conocida por los rocieros de la zona, es por esta playa por donde cruzan hacia las marismas camino al Rocío. Desde esta playa se puede cruzar al Coto de Doñana mediante una barcaza dedicada a ello.

En la playa de Bajo Guía se encuentra el Club Náutico, donde podremos atracar nuestra embarcación en Sanlúcar. Aunque sea la playa más pequeña, su paseo marítimo es muy conocido gracias a la gran cantidad de buenos restaurantes que podemos encontrar.

Es en la zona de Bajo Guía donde podremos degustar los famosos y ricos langostinos de Sanlúcar, comer un buen pescado fresco acompañado por unos buenos vinos de la tierra.

Fiestas de Sanlúcar de Barrameda

Sanlúcar tiene varias fiestas bastante famosas, desde su feria, la ruta del mosto, los carnavales… Ahora vamos a hablar un poco sobre todas las fiestas que podrás encontrar en sanlúcar, fechas y ubicación para que tu estancia en este bonito pueblo sea muy productiva.

Feria de Sanlúcar

La feria de Sanlúcar de Barrameda es también conocida como la Feria de la Manzanilla. El nombre de feria de la manzanilla se debe al vino de jerez que se elabora exclusivamente en esta ciudad.

La feria se celebra en la Calzada y sus calles colindantes, terminando justo en el paseo marítimo de Sanlúcar. Un lugar idílico y perfecto para la celebración de dicha fiesta.

Esta feria dura unos 5 días y dependiendo de la celebración de la romería del Rocío, será durante la segunda quincena de mayo o la primera de junio. No tiene una fecha fija. Dura de miércoles a domingo.

En sus casetas se puede degustar la famosa manzanilla de sanlúcar, buen pescaito frito, langostinos y mucha gastronomía gaditana, como las tortillas de camarones, por ejemplo.

Ruta del mosto de Sanlúcar

La ruta del mosto de Sanlúcar de Barrameda es sinónimo de tradición. 

Cuando llega la época de esta ruta, el olor a lagar, a viña y a vino, impregnan la ciudad. Si cierras los ojos y hueles, te transportarás a una Sanlúcar antigua.

Esta ruta trata de que los que la hagan vayan de bar en bar probando los diferentes mostos de las bodegas. 

Es muy visitada por gente de pueblos de Cádiz ya que echas un día muy agradable. 

Las tapas de los bares que pertenecen a la ruta del mosto, están muy baratas, además, por cada vasito de mosto, te dan una degustación.

Además, muchos bares en fin de semana, incluyen actuaciones en directo, en el mes de diciembre hay zambombas y en la plaza de los Ángeles suelen poner actuaciones y música en directo.

Si lo que quieres es echar un día redondo probando los mejores mostos de la zona y comiendo tapas de gran calidad, tienes que ir a Sanlúcar entre los meses de noviembre y enero que son los meses en que hay mosto.

Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda

Esta es la información de Contacto del ayuntamiento de Sanlúcar

Ayuntamiento de. Sanlúcar de Barrameda. 
956 38 80 00. 
956 38 80 03. 
info@sanlucardebarrameda.es. 
Cuesta de Belén, 1, 11540

Aquí podrás dirigirte a visitarlo ya que es el palacio municipal. 

Es un edificio estilo mudéjar bastante llamativo. Es uno de los ayuntamientos más bonitos de la provincia de Cádiz, no puedes dejar de visitarlo.

Sanlúcar es una ciudad situada en el marco del bajo Guadalquivir. 

En esta ciudad desemboca el río más grande de Andalucía y uno de los más grandes de España, el Río Guadalquivir.


2. y para comer en Sanlucar

Doña Calma Gastrobar
Calle Director Julian Cerdan 8 | Paseo Marítimo, Edificio Los Infantes, 
11540 Sanlúcar de Barrameda, España
+34 635 25 82 17

La Lobera
Avenida de Cerro Falon Nº32 | Sanlucar de Barrameda, 
11540 Sanlúcar de Barrameda, España
+34 956 38 91 47

Casa Balbino
Plaza del Cabildo, 14 | Cádiz, 
11540 Sanlúcar de Barrameda, España
+34 956 36 05 13

y algo mas economicos

El Tesorillo Abacería & Bar
Calle Carmen Viejo No 2 Local 1, 
11540 Sanlúcar de Barrameda, España
+34 654 54 33 60

Bar La Espuela 2
Calle Zorra 1,
 11540 Sanlúcar de Barrameda, España
+34 600 27 12 37

Taberna los Caracoles
Plaza Quinta de La Paz 5, 
11540 Sanlúcar de Barrameda, España
+34 656 83 81 22

3. Chipiona


Para muchos, Chipiona es uno de esos pueblos de costa encantadores a donde ir a pasar el verano, dejarse ver por los chiringuitos y disfrutar del “slow living” andaluz. 

Para otros tantos, Chipiona es el pueblo donde nació Rocío Jurado, figura indiscutible de la música española. Pero hay mucho más que ver en Chipiona (y que hacer). 

Algo de Historia sobre Chipiona 

Debido a su estratégica situación geográfica, han sido numerosas las civilizaciones que se han asentado en la zona de la desembocadura del Guadalquivir desde las primeras civilizaciones. Su emplazamiento en una zona de tráfico costero marítimo originaba gran actividad comercial facilitándo la llegada de fenicios, griegos, cartagineses y romanos.

Los hallazgos de restos arqueológicos romanos se encuentran diseminados por todo su término, destacando la zona de Las Canteras, y los pagos de El Olivar, El Paraqué, Montijo y La Loma Alta, lo que nos hacen pensar en la importancia de la zona en la época, favorecida por su situación en la costa y su cercanía a la desembocacura del rio Guadalquivir, facilitando el auge del comercio de productos agrícolas, (vid, olivo y cereales), los metales o las salazones.

A la época romana corresponde la torre-faro construida bajo las órdenes del cónsul Quinto Servilius Caepion (140 a. C), conocida por los autores clásicos como «Caepionis Turris», de donde procede y deriva el nombre de Chipiona.

   

En el siglo V la zona cae en poder de los Godos, pierde su importancia y se convierte en una ciudad de paso.

A partir del año 711, con la conquista musulmana, llega una etapa de la que han trascendido pocas noticias, por lo que no se puede afirmar que existiese Chipiona como pueblo. Sin embargo, se tiene noticia de que existió una mezquita, probablemente en el lugar en el que hoy está la Parroquia de Ntra. Sra. de la O, y una construcción defensiva donde se situa actualmente el Castillo.

En 1251 fue conquistada por Fernando III, “El Santo”, y en 1295 el Rey Sancho IV prometió la zona entre los ríos Guadalquivir y Guadalete a Alonso Pérez de Guzmán «El Bueno», en las que se incluían Sanlúcar, Chipiona, Rota y Trebujena. Sin embargo, sería su hijo, Fernando IV quien haría efectiva la cesión de estas tierras en 1297.

En 1303, Isabel Pérez de Guzmán, hija de Alonso, recibe en dote las localidades actuales de Rota y Chipiona, por su matrimonio con Hernán Ponce de León, convirtiéndose en los fundadores de la Casa de Arcos.

En 1469, Don Rodrigo Ponce de León séptimo Señor de Marchena, tercer Conde de Arcos, Marqués y Duque de Cádiz, hereda la villa de Chipiona, ya independiente de Rota. 

El 7 de julio de 1477, otorga a sus habitantes la Carta Puebla, especie de contrato agrario colectivo que regulaba el uso de las tierras cultivables y el de los bienes del común. 

Con la Carta Puebla se pretendió repoblar la zona, otorgando exenciones fiscales y privilegios, además de tierras y solares para viviendas. El lugar recibió el nombre de Regla de Santa María.

En 1471 se inició un conflicto en Andalucía, que da lugar en 1474 a una guerra civil por el trono. Dos bandos: la Casa de Medina Sidonia y la Casa de Arcos y señores de Chipiona, que se disputaban el reino de Sevilla (provincias actuales de Huelva, Sevilla y Cádiz).

 En 1477 los Reyes Isabel y Fernando visitan esta zona y consiguen la sumisión de D. Rodrigo Ponce de León (Casa de Arcos). Destaca la escala que hacen los Reyes Católicos en el antiguo convento de Regla.

El Descubrimiento de América (1492) trajo consigo un espectacular crecimiento en el comercio. Chipiona se benefició de nuevo de su situación, ya que debido al monopolio de Sevilla con las nuevas tierras conquistadas, la Flota de Indias se veía obligada a remontar el Guadalquivir desde Sanlúcar, lo que provocó una prosperidad indirecta de toda la zona.

Entre el 23 de agosto y el 30 de noviembre de 1702, dentro del contexto de la Guerra de Sucesión, se produjo el desembarco de la flota Anglo-Holandesa entre Rota y El Puerto de Santa María, el lugar donde estuvieron anclados fue frente a las costas de Chipiona. Al terminar la guerra, los Borbones anulan los poderes de las casas nobles, y de este modo cesan en Chipiona los Ponce de León.

El 1 de noviembre de 1755 el maremoto provocado por el terremoto de Lisboa pone en grave peligro las costas del municipio, ocasionando numerosos destrozos en edificios y corrales de pesca. Según la tradicición el municipio se salva gracias a la intervención milagrosa del Cristo de las Misericordias.

Se puede considerar al siglo XIX como una de las épocas más prósperas de la localidad, en la que prestan sus servicios tres personajes de indiscutible importancia: D. Jaime Font, el Padre Lerchundi y el Doctor Tolosa Latotur:

– En 1863 se comienza a construir el faro, diseñado por el ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, D. Jaime Font, finalizándose cuatro años más tarde (1867). Se trata del faro más alto de España, toda una obra de ingeniería de primer nivel cuya finalidad era indicar la entrada del Río Guadalquivir.

– En 1882 desembarcaron en las costas chipioneras los franciscanos, de la mano del Padre Lerchundi, quien fundó en Chipiona una escuela de misioneros para el norte de África y Tierra Santa. Los franciscanos serían además los artífices de la construcción del Santuario tal y como lo conocemos actualmente (1904-1906).

– El 12 de octubre de 1892, con motivo de la celebración del IV Centenario del Descubrimiento de América se colocó la primera piedra del primer Hospital Marítimo de España, el Sanatorio de Santa Clara. El artífice del proyecto fue el Doctor Tolosa Latour, médico, catedrático en Pediatría y escritor, que dedicó su vida al fomento de la medicina infantil. 

Sus esfuerzos en pro de los derechos del niño consiguieron la promulgación de una Ley para la defensa del menor en 1904: «Ley Tolosa». 

En una época poco salubre, se preocupó por el estudio de la Talasoterapia y la Helioterapia y los beneficios que aportaban en el organismo humano. Conocía el éxito que instituciones que se dedicaban a la curación mediante los efectos beneficiosos del mar y del sol habían tenido en Francia e Italia, y alentado por ello se decidió a poner en funcionamiento en España un centro de características similares, para lo que elige las playas de Chipiona. 

Entre los motivos para elegir nuestras playas estaban el suave oleaje, la temperatura suave de sus aguas, ricas en minerales y yodo. Las playas de Chipiona son extensas, de arena blanca y fina y suaves pendientes, imperando el viento del oeste que viene directamente del océano. 

Para su proyecto el doctor cuenta con la ayuda del Padre Lerchundi, que llega a reunirse con la reina regente Mª Cristina, a quien propone patrocinar un hospital para niños basado en la talasoterapia. El ingreso de estos niños propicia que diversas familias aristocráticas se establezcan en Chipiona, edificando diversos chalets en la localidad, algunos diseñados por el prestigioso arquitecto Aníbal González.

Es entonces cuando se produce el germen del nacimiento del turismo en Chipiona, teniendo como referente a la playa de Regla, empezándose ésta a promocionar a finales del S. XIX y principios del XX. 

Subidos en una bicicleta, Hay que recorrer sus calles blancas y sus playas salpicadas por los corrales y las dunas, disfrutamos de sus interminables puestas de sol y de los chiringuitos, demostrando que Chipiona no sólo es un destino de Verano, sol y playa.

Así que, ahora que ya van a finalizar las fiestas patronales de la Virgen de Regla y los turistas empezarán a esfumarse para volver a la oficina, es el mejor momento para organizar un viaje y pasear tranquilamente por sus paisajes. 

Estos son mis imprescindibles de Chipiona para disfrutar en temporada baja (o al menos aprovechando que ya no estamos en temporada súper alta). Espero que tú también te enamores de esta tierra y de sus gentes.

Pasear por el Centro de Chipiona

Llegamos a Chipiona en autobús desde Jerez (te cuento más abajo cómo llegar a Chipiona en transporte público) y, con la ayuda del GPS de mi amigo Bo, fuimos andando hasta nuestro hotel.

 Casas bajas, paredes blancas, prácticamente sin tráfico (tuvimos la suerte de que todo el mundo había huido hacia el Rocío, así que teníamos Chipiona prácticamente para nosotros.)

Paseamos por Isaac Peral, con sus bares y tiendas, la Cruz de Mar y su paseo, la Parroquia de Nuestra Señora de la O y el Cristo de las Misericordias, el mercado… Daban ganas de parar en cada esquina a tomar un helado, probar los caracoles o sacar una foto a las macetas con geranios. Arrancaba nuestro fin de semana en Chipiona y nuestro paseo por el centro no nos quiso defraudar.


La verdad es que todo aquí queda cerca, así que recorreríamos estas calles a diario, con calma, como casi todo aquí en Chipiona. 

 Asomarse al santuario de Nuestra Señora de Regla

No hay Chipiona sin su faro o sin su Santuario de Regla. Literalmente. El que hoy en día es uno de los centros religiosos más importantes del Sur de España, fue en su día un castillo fortaleza propiedad de los Ponce de León, quienes lo donaron en 1399 a los agustinos. 

Santuario de Nuestra Señora de Regla

¿Que por qué os cuento esto? 

Porque merece la pena ver más allá de la imagen de la Virgen de Regla y visitar los entresijos del edificio.

Aquí se firmó la carta puebla del inicio de la localidad de Chipiona, antes parte de la cercanísima Rota. Las puertas se cree que eran ya las puertas del antiguo castillo y debajo del claustro existen bodegas que se cree que ya estaban en el siglo XIII. En el claustro todavía se puede ver el escudo de los Ponce de León…

Como os decía, los agustinos habitaron el lugar hasta 1835, en que les dio de lleno la desamortización y abandonaron el Santuario, que cayó en el abandono. En 1851 los Infantes de Orleáns visitaron Chipiona y les impactó la historia de la Virgen, por lo que se propusieron restaurar el templo y devolver la imagen desde la Parroquia de nuevo a este lugar. 

Una vez restaurado, el estado le cedió el Santuario al Padre Lerchundi (franciscano), quien se instaló aquí y fue reconstruyendo el edificio para ubicar en el un colegio de misioneros que enviaría desde aquí cientos de franciscanos a Marruecos y Tierra Santa.

Es por eso (o porque no había otra forma de hacerlo, rodeados de mar como están), que el convento tiene vistas al mar y que su museo, además de elementos religiosos, tiene también curiosísimos objetos de Marruecos y otras partes del mundo.

En 1904 se reconstruye el templo, con estilo neogótico. Es la misma comunidad franciscana, con sus 15 frailes, la que habita el monasterio, atiende el santuario y te muestra los secretos del Museo del Santuario de Regla. Uno de ellos Fray Juanjo es quien nos lo mostró a nosotros y también nos habló de otras curiosidades del Santuario y de la Virgen de Regla.

Como que es tan milagrosa que le tuvieron que poner una coraza de plata para que no le arrancasen trozos, o que, por una concesión papal, pueden celebrar la misa de la Inmaculada todos los sábados del año (a las 7:30 de la mañana, por si te interesa) y que los viernes santos hacen un besamanos con un fragmento de la Cruz. Ah! y que el olor de Chipiona es el olor de nardos e incienso de rosas, que es como decoran el Santuario de la Virgen de Regla.

Por cierto, en verano se puede visitar el museo todos los viernes por la tarde, pero también con cita previa llamando al 956 370 189. El Santuario se puede visitar libremente, siempre que esté abierto y teniendo en cuenta que es una iglesia.

Y ya que estáis por la zona, no os olvidéis de visitar el Humilladero (el templete construido encima del pozo en que se ocultó la talla de la Virgen de Regla durante la ocupación musulmana). 

O los edificios que el doctor Tolosa Latour construyó en estilo neomudéjar para cuidar a los niños a través las propiedades del fantástico clima de Chipiona y a “la playa más yodada de toda España” (lo que al parecer les confiere esa alegría de vivir a los chipioneros.)

Disfrutar de las Vias Verdes hasta el Pinar de Chipiona

Como os comentaba al principio, mi amiga Teresa no quería que solo descubriésemos la parte más turística de Chipiona, sino también los pequeños tesoros que a muchos escapan cuando vienen a visitar estas tierras. Y para ello nos subimos a las bicis y nos fuimos a recorrer los alrededores de Chipiona.


Hay una Vía Verde que une Chipiona con Sanlúcar de Barrameda, Rota y el Puerto de Santa María a través de una antigua vía ferroviaria. La ruta, que pasa entre pinares y campos de cultivo, nos llevó al Pinar de Chipiona, en la zona de PInar de la Villa.

Aquí, con más de 300 años de historia, los pinos piñoneros se distribuyen en pagos que antes se explotaban comercialmente por las familias de la zona. 

Hoy en día, la explotación ya no es tan rentable y, puesto que se ha prohibido en la caza en la zona, es un magnífico enclave para pasear a pie y avistar aves, como la colonia de torcaces que vive en el propio pinar, los buhos chicos, abubillas, tórtolas… O todas las aves de paso que aprovechan la cercanía del parque de Doñana y los lagos de Costa Ballena para cruzar por aquí, como los martines pescadores, los jilgueros o las carracas, entre muchos otros.

Por cierto, también tienen numerosos mamíferos, como el lirón careto, la musaraña, los erizos… Y el lagarto ocelado, aunque de estos no vimos ninguno (también por la hora a la que fuimos,)

Debe ser impresionante ver todo esto en Otoño, así que ya sabes, otro más a apuntar! Nosotros de aquí continuamos rodeando Chipiona por la vía verde hasta el SAAM – Club de Mar, para compensar el esfuerzo de la bici con un GinTonic y las vistas a Chipiona con la puesta de sol de fondo (os cuento más de puestas de sol abajo).

Conocer el Castillito de Chipiona y Re descubrir el Nuevo Mundo


Chipiona es toda una incógnita. El tamaño es raro para un Castillo (originalmente fue incluso más pequeño), su origen es incierto (aunque se le atribuía a Guzmán “El Bueno”, quien recibió estas tierras como pago por sus acciones en la Reconquista, algunos estudios lo sitúan más tarde, en el siglo XV) y se cree que fue originalmente una torre almohade, pero está tan transformado que ya no se vislumbra su origen. Pero que no os engañe, el “castillito” tiene un importante lugar en la historia.

Alfonso X ya lo fortificó durante la reconquista de Cádiz y ha sido un punto clave para defender la costa de un saqueo continuo de piratas moriscos, bereberes y turcos. Especialmente por su posición privilegiada en la Punta del Perro, que permite controlar la embocadura del Guadalquivir y la ruta hacia Sevilla. 

Los barcos tenían que esperar a que los vientos y las mareas fuesen favorables para entrar en el río y además aquí el desembarco por la playa de Regla es más fácil aquí. Además, era una buena forma de proteger los corrales de pesca.


Curiosamente, hasta 1473 no se consiguió repoblar esta zona, ya que el peligro de los ataques piratas hacía que la gente labrase los terrenos aquí pero dormían en Sanlúcar porque era más grande (y más segura.) Se cuenta que Barbazul estuvo por esta zona e incluso los viquingos, de camino a Sevilla.

El edificio ha sido casa del párroco, cuartel de la Guardia Civil, hotel (durante casi 100 años, la abuela del rey vino a aquí a tomar baños de Yodo)… pero hoy en día tiene dos usos mucho más interesantes (para mí al menos): aquí encontrarás la oficina de Turismo (donde puedes reservar visitas a los Corrales de pesca o al faro de Chipiona, por ejemplo, además de que tienen a un equipo muy majo que te darán información e ideas sobre qué hacer en la zona) y el Centro de Interpretación “Cádiz y el Nuevo Mundo”, un pequeño museo del Descubrimiento y los viajes.

Una visita totalmente recomendable para cualquiera con alma viajera que da un repaso a la historia de la región, el descubrimiento del nuevo mundo, el comercio con las indias, y las figuras ilustres de Cádiz, como Mutis y Cabeza de Vaca.

Aprender a utilizar las Mareas a tu favor en Los Corrales

Los corrales son otra de las grandes incógnitas de Chipiona. Nadie sabe de cuándo son: romanos, fenicios o incluso anteriores… Sabemos que ya estaban aquí incluso antes de estar el faro o el castillo y que existen pocas referencias tan antiguas de una pesca de este tipo, aunque en muchos sentidos recuerde a las almadrabas o a las camboas que se usaban en el Atlántico.

Si nunca has oído hablar de los corrales, te diré que es un cerco artificial que se hace con piedra ostionera (no, aquí los ostiones no se comen) y que tiene una serie de “caños” o entradas de agua que dejan pasar el agua de mar cuando sube la marea, pero que retienen a los peces más despistados cuando esta baja. Os dejo un vídeo para que entendáis cómo funciona y por qué merece la pena visitarlos.

El señor que veis en el vídeo es el “cataor” del corral, el primero en probar el corral cuando baja la marea y también el encargado de su mantenimiento (principalmente arreglar los muros tras los temporales y las mareas vivas). 

Sólo cuando éste ha salido, pueden entrar el resto de mariscadores, que capturan lo que el catador deja. Eso sí, todos ellos deben contar con la autorización pertinente, ya que la pesca está restringida (gran parte de los corrales pertenecen a la Reserva de Pesca de la Desembocadura del río Guadalquivir.) Así que nada de entrar “a por coquinas”.

Nosotros tuvimos la suerte del principiante y vimos cómo capturaba un choco, un cangrejo “pelúo” y un capitán. Eso sí, dejando numerosos peces y mariscos detrás, porque aquí la pesca es sostenible y responsable, y sólo se pesca aquello que se va a comer y que tiene un tamaño adecuado. 

De esta forma, los mariscadores saben que podrán seguir pescando aquí en el futuro (ya que esos pequeños peces se convertirán en peces más grandes y los cangrejitos minúsculos servirán de comida a otras especies).


Por cierto, los corrales se pueden visitar, pero con las visitas guiadas organizadas por la oficina de Turismo, en las que se acompaña a un mariscador mientras trabaja en el corral y nos cuenta cómo utiliza las distintas herramientas y lo que va viendo a su paso (como las huevas de choco de la foto anterior).

 Eso sí, llevad calzado adecuado y (unas fanequeras, escarpines o deportivas viejas que no os importe que se mojen) ya que el terreno es peligroso y es muy fácil cortarse con la roca ostionera).

Para visitar es obligatorio reservar, bien en la oficina de turismo (en el Castillo) o por teléfono 956 92 90 65.

Camaleones en Libertad

Hace años, los camaleones se vendían hasta en la plaza. Era un animal muy fácil de encontrar en Chipiona y, aunque no sobreviven en cautividad (el camaleón común es muy territorial y en los terrarios se muere), a los turistas les hacía gracia hacerse con uno. 

Hoy en día esto ya no es posible, no sólo porque quedan muchos menos camaleones debido a esa época de furtivismo, sino porque es una especie protegida que cuenta con un espacio propio en uno de las zonas de dunas más bonitas de la costa gaditana.

Aún así, el cordón dunar sigue siendo espectacular y un buen lugar para ver los camaleones y otras especies de aves, reptiles y plantas típicas de las costa gaditana. Aunque para ver a los camaleones toca madrugar y cargarse de paciencia, ya que, como animales en libertad, tienen sus propias costumbres y ritmos (además de que esto no es un zoo, sino un parque natural). 

Pero si los veis (llegan a medir unos 20 centímetros), no los toquéis ni mováis de sitio, salvo que corran algún peligro (y si esto sucediese, llamad al Centro de Interpretación al 662338500 o a la Delegación Territorial de Medio Ambiente al 956008700.)

Las Puestas de Sol

Ver la puesta de sol con una copa en la mano (y una vianda en la otra), o simplemente asombrarse de los tonos rosas sobre el mar, es uno de los grandes placeres de la costa gaditana y en Chipiona tampoco defrauda. Por supuesto, no hay una puesta de sol igual a otra, pero nosotros disfrutamos de unas magníficas puestas de sol desde:

desde el SAAM, copa en la mano y vianda en la otra. Desde aquí puedes ver en frente el Océano Atlántico y a la izquierda todo el “skyline” de Chipiona, con el faro alumbrando la costa.

desde la Playa de Regla, pasando las casas de Tolosa Latour, desde las pasarelas de madera, con una panorámica espectacular desde el otro lado de Chipiona

desde el Centro Venturi, en la otra punta, y con una piña colada en la mano. El centro Venturi está casi en la Playa de las Tres Piedra, así que no hay referencias de edificios visibles desde aquí, pero solo ves mar, lo que hace que sea también una puesta de sol espectacular.


Aunque mucha gente estaba viendo la puesta de Sol en la zona del faro (ojo a la cantidad de selfies, que no salen bien porque es casi imposible que un móvil medio saque bien enfocadas ambas cosas) o en el paseo de la Cruz de Mar, porque, para qué engañarnos, la puesta de sol es espectacular la mires desde donde la mires.

Moverse por Chipiona

En Chipiona todo está cerca y puedes ir andando de una playa a la otra. El coche es otra opción, aunque ¿por qué moverte en coche si puedes hacerlo en bici? 

En este viaje a Chipiona escogimos las bicicletas como medio de transporte y fue, sin duda, una de las mejores ideas que pudimos haber tenido. 

Subir al Faro más alto de España


Si hay un elemento imprescindible que ver en Chipiona, además de los corrales, este debería ser el Faro. 

Y me refiero a no sólo por fuera. Aunque no mucha gente lo sabe, el faro de Chipiona (el más alto de España y uno de los más altos del mundo) se puede visitar, eso sí, con autorización de la Autoridad Portuaria (basta con ir a la Oficina de Turismo o llamarles antes para reservar la visita, en invierno los jueves y en verano a diario), ya que es un faro en funcionamiento y fundamental para controlar el paso de barcos y aviones!

Eso sí, hay que estar en forma, porque los 322 escalones hay que subirlos andando. Aunque al llegar arriba la recompensa también es grande: las mejores vistas, desde Doñana hasta casi casi Cádiz (dependiendo del día y de las brumas). Os dejo un micro vídeo para que os hagáis una idea.

Por cierto, a los pies del faro se encuentra una planta endémica de Chipiona (protegida, quedan muy pocas actualmente): la Taraxacun Gaditanum.

Y, como curiosidad, os diré que el primer faro fue romano y se ubicó aquí, en lo que llaman la Punta del Perro porque está en frente del arrecife natural Sal Medina, que indica la entrada al Guadalquivir y donde encallaban los barcos.

Descubrir la Bebida fundamental de Chipiona: El Moscatel

Tomarse un vino moscatel debería ser también un imprescindible de la lista, pero como para eso no creo que os tenga que decir nada, que seguro que ya os habéis animado a ello (o al menos a probar los pescados y carnes en salsa de vino moscatel que os recomendé arriba), pues ahora lo que os queda es descubrir por qué el moscatel es una bebida fundamental en Chipiona, por qué tiene ese sabor característico y cómo se produce.

Por eso, uno de los sitios imprescindibles que visitar en Chipiona es el Museo del Moscatel, en pleno centro. No, visitar la bodega para tomarse unos vinos nada más, no es suficiente. En el vídeo os cuento por qué 

Y esto es sólo una pequeña parte del museo, que recorre desde el inicio del mercado de producción vitivinícola a mediados del siglo XV (e incluso mucho antes, repasando la influencia romana, fenicia y musulmana en los cultivos de la zona) hasta las actuales 150 marcas y 60 viñedos que producen 270,000 kilos de uva y 79,000 litros de vino moscatel.

Puedes consultar los horarios de visita en su página web.

Y por supuesto, Pasear y bañarse en las Playas

Debrias marcarlo en tu lista de imprescindibles de Chipiona o Cádiz, pero como estas aguas son también consideradas Balneario Natural debido a la alta concentración de yodo y minerales y la gran cantidad de horas de sol que tienen al año, pues no está de más que te apuntes un par de sesiones de “talasoterapia” dando un paseíto por la arena.


Chipiona cuenta con 14.600 metros de litoral, por los que se reparten las playas de NIño de Oro, Micaela, Cruz de Mar – Las Canteras, Regla, Camarón – La Laguna y Tres Piedras – La Ballena. Todas ellas son accesibles y 5 de las 6 son además bandera azul (solo se queda fuera Montijo – Niño de Oro).

Las más masificadas en verano son las que están más cerca de Chipiona Centro (Micaela, Cruz del Mar- Las Canteras, Regla), pero como no hablamos de viajar en temporada súper alta, sino de disfrutar del clima envidiable que tienen en Chipiona todo el año, pues ya es cuestión de que te guste un ambiente más natural o los minutos que quieras hacer en bici hasta allí.

Por cierto, te quedan cerca para hacer los imprescindibles de la lista:

Regla para las puestas de Sol y el Santuario
Montijo – Niño de Oro para la Vía Verde y la puesta de Sol en el SAAM
Camarón para los Camaleones y el avistamiento de aves y reptiles
Cruz del Mar – Las Canteras para los Corrales, el Castillito y el Faro
Las Tres Piedras – La Ballena para hacer deportes como el Paddle Surf y comer en La Manuela

Nota: Me cuenta mi amiga Teresa que se puede ir en barco a algunas de las playas (espectaculares) de Doñana desde Chipiona en barco. Además puedes ver el famoso barco del arroz, el faro y el Santuario desde el mar, y la desembocadura del Guadalquivir con los espectaculares pájaros que anidan o pasan por aquí. Lo hace, por ejemplo Navega Mas.

Disfrutar de la Gastronomia

Comer en Chipiona es también una cuestión diferente. Ya sabéis que en mi apuesta por el turismo sostenible uno de los elementos fundamentales es comer local (que me atreva a probar casi de todo también ayuda, tampoco lo vamos a negar) y en Chipiona se come la mar de bien.

Desde sitios donde tapear, relajados con una caña y rodeados de amigos, a sentados a mesa y mantel para probar algunos de los platos más típicos de la costa gaditana.


También os dejo algunas opciones para desayunar, ir de copas o comer “algo rápido” antes de una excursión o de iros de excursión en barco a Doñana.

Ver pasar la Aves

Ya os he comentado unos cuantos puntos de avistamiento de aves en Chipiona: el Pinar de la Villa, las dunas de la Playa del Camarón y Centro de Interpretación del Camaleón, pero no son los únicos. La cercanía con Doñana y el paso del Estrecho hacen que recalen por aquí petirrojos, verderones, cernícalos… Incluso el Puerto de Chipiona cuenta con la única colonia estable de Vencejo Moro de la zona.

¿En las playas? Zarapitos, vuelvepiedras, correlimos, chorlitejos, charranes, fumareles y gaviotas. La pagaza piquirroja

y el gavión atlántico, en invierno, o el charrán bengalí, en migración, son de las más buscadas al parecer. Pero mejor lo veis en la guía de avistamiento de aves de la provincia de Cádiz, que está súper completa.

 

4. y para comer en Chipiona:

Gastro Monterrey Costa

El Faro

y algo mas económicos:

Bar Volapie

Bar La Ola

Gastrotasca Sin Bulli


6. Rota

Tanto si os gusta como a mí descubrir hasta el último rincón de donde vais o simplemente tiraros en la toalla y disfrutar del sol, Rota cumple con ambas expectativas.


Algo de Historia sobre Rota

Los primeros restos arquelógicos se remontan a la Prehistoria. Se ha encontrado una necrópolis de la Edad del Cobre. La Villa de Rota fue presumiblemente fundada por mercaderes fenicios, que también fundaron Cádiz. Estos exploradores y mercaderes le dieron el nombre de Astaroth, cuyo significado es "Puerto de Asta", siendo Asta Regia una de las poblaciones de Tartesos. 

Posteriormente, Rota pasó a manos romanas, bajo cuyo dominio le fue dado el nombre de Oraculum Menestei y más tarde Speculum Rotae. Tambien se habla de Oleastrum, ubicado geográficamente por Plinio y Mela.


Más adelante, llegados los árabes, fue bautizada como Rabita Rutta, para después quedar en Rutta. Los musulmanes hicieron de la localidad una fortaleza, a raíz de las incursiones normandas. Existen documentos que hablan de Rota como un lugar de peregrinaje, donde a la fortaleza se la denomina como ribat.

En 1197, Ibn Arabí de Murcia, filósofo y místico musulman, la visita. En 1248, con la toma de Sevilla por parte de Fernando III, Rota se somete, tras los pactos que permitían a toda la comarca una cierta autonomía. Tras la toma de Cádiz se produce una alzamiento mudéjar, asesinando a la guarnición castellana que había permanecido en Rota. 

Tras la toma de Jerez en 1264, la población mudéjar es expulsada. El reparto de tierras se efectuó entre los que había participado en la ocupación y siempre supeditada a la condición social. Sin embargo, la vida allí fue poco menos que dura, dado el estado de los edificios y los continuos ataques de los musulmanes.

En 1780, al morir Antonio Ponce de León, XI Duque de Arcos, sin dejar sucesión, pasó a Pedro de Alcántara Téllez-Girón y Pacheco, IX Duque de Osuna y con ésto al Ducado de Osuna.

En 1800 aparece la Fiebre Amarilla.

En 1810 los franceses llegan a la comarca de Cádiz para quedarse hasta 1812.

En 1823, con la abolición de los señoríos a nivel nacional, el Ducado de Osuna dejó de tener jurisdicción en toda la comarca.

El cólera llega en 1834, junto con una crísis económica presente desde hacía una década.

En 1836, el convento de Mercedarios es abandonado debido a la Desmortización de Mendizábal.

En 1873, Rota se declara cantón independiente desde el día 22 de julio hasta el 3 de agosto.

En 1955 se instala la Base Naval de Rota, lo que provocó el creciente número de negocios y el abandono paulatino de la agricultura y la pesca. Hoy en día, la riqueza de la ciudad está orientada principalmente al turismo.


De sustento fundamentalmente pesquero, aunque de gran tradición agrícola igualmente. Rota ocupa un lugar estratégico en la Bahía de Cádiz, lo que le ha dado siempre una cierta importancia bajo los diferentes pueblos que la han tomado para sí. Así, por ejemplo, han tenido relevancia en su historia las almadrabas, una de las cuales, de origen natural y presumiblemente de primer uso romano, se encuentra en fase de restauración y reutilización (Los Corrales).

Rota es, además, la cuna de un singular marinero llamado Bartolomé Pérez, que acompañó a Colón como tripulante de la carabela " La Niña " en el primer viaje. Y como piloto, en el segundo, de la carabela "San Juan".

      

 Que ver en Rota 

Tanto si os gusta como a mí descubrir hasta el último rincón de donde vais o simplemente tiraros en la toalla y disfrutar del sol, Rota cumple con ambas expectativas.

Castillo de Luna 

Es uno de los símbolos de Rota, tanto que aparece en su escudo. Se encuentra en la plaza Bartolomé Pérez, en frente de la Iglesia de la O. Este castillo se restauró hace unos años y se convirtió en la sede del ayuntamiento que continúa a día de hoy. Se puede realizar una visita guiada tanto por su interior como por su terraza. 

Las vistas son increíbles

Claustro del Castillo de Luna

Iglesia de la O

Situada también en la plaza Bartolomé Pérez, es la iglesia más importante de Rota, cuenta con varias capillas, siendo la mas amplia la del Sagrario o de San Francisco. 


En la semana santa, de esta iglesia salen varias procesiones, siendo la mas esperada por todos los roteños la madrugá con su señor El Nazareno.

Hay una vista muy bonita de la iglesia de la O y es desde el callejón que da al paseo marítimo, justo al lado del rincón de «Bésame en esta esquina«. 

Torre de la Merced

Esta torre es lo único que queda del antiguo convento de la Merced. Este convento se levantó sobre una antigua ermita que había allí. 

Torre de la Merced, Rota

Deciros que no es la torre original, ya que en 1722 un huracán destruyó la torre. Actualmente no se puede subir a la parte superior de la torre, pero su planta baja se suele usar como sala de exposiciones.

En la Torre de la Merced se sitúa la Oficina de Turismo, en la cual podéis encontrar información sobre Rota y realizar reservas de actividades.

Mercado de Abastos

Mercado de Abastos, Rota

Adosado a la torre de la Merced encontramos el mercado de abastos de Rota. Este mercado combina tanto el mercado tradicional, (donde podemos comprar la carne, pescado, fruta y demás) con los mercados actuales, en los que podemos degustar los platos de algunos bares y y restaurantes que allí se encuentran.

Intervenciones Rota

Hace un par de años, el colectivo «Intervenciones Rota», usó el pueblo como lienzo para llenarlo de «minis» obras de arte. 

Uno de los más famosos fue el rincón «Bésame en esta esquina» que tuvo que ser cambiado de ubicación debido al ruido que generaba y las molestias que ocasionaban a los vecinos. 

Hoy lo podréis encontrar en el paseo marítimo de la costilla, cerca del espigón. 

Os invito a descubrir las demás intervenciones que realizaron, como la flecha del indio, los caracoles o una pareja separada por una plaza o la última que han hecho, han llenado de calabazas la villa de Rota.

Pasear por el centro de Rota

Os recomendamos un paseo por la villa de Rota, una de las arterias de Rota, es la calle Charco, calle principal peatonal donde se concentran la mayoría de tiendas de moda. 

Muchas tiendas tienen un horario mas amplio en verano para aprovechar los paseos de los visitantes al caer la tarde. 

El centro cultural Casino Roteño se encuentra en la esquina de la calle Charco con la calle Prim, es una asociación donde ser reúnen los vecinos y socios para realizar actividades de todo tipo, desde concurso de repostería hasta viajes. Si tenéis interés en realizar alguna actividad de senderismo podéis comunicar con ellos e informaros.

Calle Charco en Rota

Lo más pequeños disfrutan mucho de la plaza España o la plaza de la Cantera, donde suelen poner hinchables y atracciones, además de poner las casetas para la feria del libro. La fábrica de quesos el Bucarito realiza actividades y visitas a sus instalaciones, es un buen plan para pasar una mañana aprendiendo y degustando sus productos.

En la plaza de las canteras se encuentra el Paddy Irish Pub donde podréis degustar de una carta extensa de chocolates a la taza o de cervezas.

Visita al Pico Barro


Paseando por el paseo marítimo del Rompidillo podemos llegar hasta el Pico Barro, lugar que hace frontera con la base naval americana. 

Es posible que tengáis suerte y veáis algunos barcos. La zona de Pico Barro es de las vistas mas fotografiadas y pintadas de Rota, ya que tenemos una vista a la playa del rompidillo y el casco antiguo de Rota.

A escasos metros del Castillo de Luna, podemos adentrarnos en la que para mí, es la zona más bonita de Rota. Podréis ver las típicas casitas andaluzas blancas, con sus fachadas llenas de flores, que le da una vida y un colorido que me encanta.

 

6. y para comer en Rota:

Utopía Tapas y Copas

La Dolce Vita
Calle de Perez de Bedoya 13, 
11520 Rota España
+34 672 73 35 91

Casa Emilio de Rota

Chiringuito Azucar de Cuba

7. El Puerto de Santa Maria

El Puerto de Santa Maria, Cadiz

El Puerto es conocido universalmente por ser la cuna de Rafael Alberti, una de las figuras centrales de la Generación del 27 que hizo posible que en la literatura española se hablara de un nuevo Siglo de Oro.

Esta ciudad luminosa y abierta, realzada por la belleza de su centro declarado Conjunto Histórico, se sitúa en la desembocadura del Guadalete. Los valiosos restos arqueológicos encontrados en el poblado de Doña Blanca (ss. X-111 a. C.), demuestran su antigüedad.

Algo de Historia sobre el Puerto de Santa Maria

Los primeros vestigios de asentamiento en El Puerto de Santa María son del Paleolítico Inferior. El yacimiento de “El Aculadero” así lo atestigua. 

En “Las Arenas” existe otro yacimiento del Mesolítico, y junto a la torre medieval de Doña Blanca se excava actualmente un poblado fenicio cuya cronología se sitúa entre los siglos IX y III a.C.

La leyenda atribuye la fundación de la ciudad a un caudillo ateniense –Menesheo- que, después de la guerra de Troya, fundó una ciudad que llevaría su nombre, el Puerto de Menestheo. 

En el año 19 a.C. Lucio Cornelio Balbo ‘el Menor’ funda el ‘Portus Gaditanus’, puerto romano de Gades en el solar donde se levanta el casco histórico de El Puerto de Santa María, quien a la vez mandó abrir en las arenas, a pico y pala, la actual desembocadura del río Guadalete.

En el año 711 los musulmanes se enfrentaron al ejercito visigodo en la batalla del Guadalete. A partir de ese momento pasó a formar parte del territorio musulmán con el nuevo nombre de Amaría Alcanter, Alcanate o Alcanatif que algunos investigadores traducen como Puerto de las Salinas, Arco o Puente.

En 1260 Alfonso X conquista la ciudad a los musulmanes y la llama Santa María del Puerto, organiza el repartimiento de las tierras y le otorga la Carta-Puebla. 

Posteriormente, a partir del año 1368 y hasta el siglo XVIII, El Puerto pasa a formar parte de la casa ducal de Medinaceli y conocerá durante este periodo sus mayores días de gloria, Cristóbal Colón, entre 1483 y 1486 fué huésped de los señores de El Puerto y recibió aportación para emprender el viaje que le llevaría al descubrimiento del nuevo mundo. 

Aquí se pertrechó la Santa María, propiedad del marino Juan de la Cosa, que fue piloto de Colón en 1492, y que en 1500, en El Puerto de Santa María fecha el primer mapamundi que incluye América.

Durante los siglos XVI y XVII, El Puerto es invernadero y base de las Galeras Reales y sede de la Capitanía General del Mar Océano. Este hecho determinaría su protagonismo en la preparación de importantes expediciones navales de carácter militar. Proclamado rey Felipe V, la ciudad pide su incorporación a la Corona, lo que sucede el 31 de mayo de 1.729, en que la Corte se traslada a veranear aquí ese año y el siguiente.

Un siglo de las luces con una importante actividad mercantil y un gran número de ilustrados magnates asentados en la ciudad, daría paso en los primeros años del siglo XIX a una ciudad convertida en cuartel general del ejército francés durante la Guerra de la Independencia, bajo el reinado de José Bonaparte (1810-1812). 

Durante el reinado de Fernando VII (1814-1833), en el periodo del trienio liberal (1820-1823), El Puerto es nuevamente ocupado y tomado como cuartel general por tropas de la Santa Alainza, ejercito francés conocido por los Cien Mil Hijos de San Luis al mando del duque de Angulema, con el fín de acabar con la resistencia liberal refugiada en Cádiz y liberar al rey Fernando VII. 

Liberado el rey, éste desembarca en El Puerto y deroga la Constitución de 1812, imponiendo de esta forma el poder absoluto de la corona.

A partir de este momento, los avatares de la historia, las sucesivas desamortizaciones religiosas y civiles, los cambios sociopolíticos de cada momento, así como el desarrollo de la industria bodeguera, provocan la expansión de la economía local y el espacio urbano, marcando la vida y las gentes de esta ciudad.

Qué ver y hacer en El Puerto de Santa María

Ahora bien, si prefieres hacer la visita por tu cuenta, te será útil esta información tras nuestro reciente viaje a El Puerto de Santa María con motivo del evento Travel Bloggers Forum.

A continuación te vamos a detallar los principales atractivos de este enclave gaditano de cara a una adecuada para cualquier otra época del año, más allá de las vacaciones de verano.

Castillo de San Marcos en El Puerto de Santa María en Cádiz

Si tenemos que destacar un monumento histórico en El Puerto de Santa María ese es, sin duda, el castillo de San Marcos.

Se trata de una fortaleza medieval que se construyó en el siglo XIII y que, en la actualidad, es propiedad de la familia Caballero, bien conocida por la elaboración de bebidas espirituosas y vinos de Jerez, entre las que destaca el Ponche Caballero.

El citado castillo ahora es la sede institucional de la compañía y su emblema.

El origen del actual castillo es una mezquita que se construyó en el siglo X, y a partir de entonces ha tenido diversas reconstrucciones por lo que el monumento es el reflejo de una mezcla de culturas.

Al mismo accederás por un arco árabe para llegar a la gran sala donde se conserva buena parte de la mezquita original.

Mezquita en castillo de San Marcos en El Puerto de Santa María

Sustentada sobre muchas columnas romanas del siglo I, en el recinto de la mezquita quedarás sorprendido por el muro de la quibla tras el que se ubica el mihrab.

Su conservación se debe a que cuando el rey cristiano Alfonso X llegó a este lugar a mediados del siglo XIII, decidió proteger dicho muro colocando otro delante de él, de forma que hasta el pasado siglo no fue descubierto el muro original durante las últimas reformas realizadas.

A partir de entonces el enclave se convirtió en una iglesia-fortaleza hasta que a partir del siglo XIV ya empezó a ser conocida como el castillo de San Marcos.

A destacar que en la base de la Torre del Homenaje, a donde puedes subir, se ubica una capilla del siglo XIII.

Y en la habitación que hay en la parte alta de la torre se alojó Cristobal Colón cuando vino a buscar la financiación de los Duques de Medinaceli para sus expediciones a América.

Basílica de Nuestra Señora de los Milagros

La iglesia principal de El Puerto de Santa María es la Basílica Menor de Nuestra Señora de los Milagros, la cual se terminó de construir en estilo gótico a finales del siglo XV.

Basílica Ntra Sra de los Milagros en El Puerto de Santa María

En tu paseo por este pueblo gaditano la encontrarás en la plaza de España, y en ella verás que la que iba a ser su fachada principal, ahora conocida como la Puerta del Perdón, no se llegó a terminar.

De cara a tu viaje, reserva ya tu coche de alquiler, web que te ofrece el mejor precio garantizado y te permite una posible cancelación gratis en la mayoría de los casos.

Un terremoto acontecido en 1636 hizo que la nave principal se desplomara de forma que el edificio quedó en muy mal estado.

Por ello se tubo que reconstruir, obra que se terminó en 1671 y durante la que se abrió su gran portada lateral, conocida como la Puerta del Sol, la cual da a la citada plaza de España.

Fundación Rafael Alberti en El Puerto de Santa María

En su interior verás una nave de tres plantas con decoraciones barrocas y el coro del siglo XVII.

El original retablo gótico fue sustituido en el siglo XVIII por el templete neoclásico que durante tu visita podrás ver.

De cara a tu viaje, reserva ya tu hotel en booking.com con descuentos desde el 15% en reservas hasta enero 2021, y posible cancelación gratis.

Fundación Rafael Alberti

¿Sabías que el famoso poeta Rafael Alberti, de la Generación del 27, nació en El Puerto de Santa María?

Efectivamente es así, y durante tu visita de la localidad gaditana puedes conocer la casa donde vivió con su familia durante su infancia, la cual en la actualidad es uno de los dos edificios en los que se asienta la Fundación Rafael Alberti.

En este enclave que va a convertirse en un museo municipal se conservan las donaciones realizadas a la ciudad por el famoso poeta, una cuando regreso del exilio en 1979, y otra cuando se creó su fundación en 1994.

Ahora en la sede de la fundación (precio de la entrada, 4 euros) puedes pinturas y diversos objetos en las que la poesía de Alberti tiene todo el protagonismo.

Patios de las Casas palacio del Puerto de Santa María

Pero aparte de los monumentos citados, desde mi punto de vista el gran atractivo de la visita de El Puerto de Santa María es poder ver alguno de los patios de las numerosas casas palacio que se extienden por su centro histórico.

Palacio de Aranibar en El Puerto de Santa María en Cádiz

Se trata de casas históricas de los antiguos comerciantes y cargadores que se establecieron en la ciudad durante la época de mayor pujanza del comercio con América.

De hecho, a El Puerto de Santa María se le conoce como la Ciudad de los 100 palacios, pues de hecho se conservan más de un centenar de casa palaciegas de estas características.

Si bien la gran mayoría son de propiedad privada o pertenecen a comunidades de vecinos, hay algunas que albergan establecimientos públicos, las cuales puedes visitar.

Así, la más destacada es el Palacio de Aranibar, edificio construido en 1660 por unos antiguos cargadores de Indias, y el cual presenta una decoración con elementos clásicos.

Patio de la Casa Palacio de los Leones en El Puerto de Santa María

Este palacio, en cuyo interior destaca el salón mudéjar, en la actualidad alberga la oficina de turismo, además de ser sede de eventos.

Otra también destacada es Casa Palacio de los Leones del siglo XVIII, construida en estilo barroco en 1790, y ahora alberga unos apartamentos turísticos.

Otras patios que también podrías ver son el de la Casa Palacio Blas de Lezo, donde ahora se ubican los Apartamentos Larga 70 , y el de la pensión Casa nº 6 en la calle de San Bartolomé.

Como he comentado, la mayoría de las casas palacio son patios de vecinos, como la casa de la familia Monje, donde ahora viven cuatro hermanos.

Hay unas 70 casas palacio de estas características, hasta el punto de que la denominada Asociación Cultural de los Patios Portuenses organiza cada año a principios de abril la Fiesta de los Patios, jornadas en los que está abiertos a la visita más de una veintena de patios.

Museo del Toro de Osborne en El Puerto de Santa María

Visitar la Bodega Osborne

Ya entrando en el terreno gastronómico, si hay una visita clásica entre quienes viajan a El Puerto de Santa María esa es la de las Bodegas Osborne.

Se trata de un gran complejo bodeguero que se creó en 1800 que cada año recibe a miles de visitantes, el cual hace cinco años fue acondicionado para la visita de los turistas.

De esta forma ahora en la visita standar puedes recorrer una antigua bodega habilitada con espacios formativos, en cuyas barricas se envejecen vinos por el sistema de criadero y solera durante más de 40 años.

Aquí puedes reservar tu visita guiada de Bodegas Osborne en Puerto de Santa María, con una duración de una hora.

También visitarás el Museo del Toro de Osborne, ubicado en otra antigua bodega donde se muestra todo lo relacionado con la historia del famoso toro que puedes ver en las carreteras de España.

La visita termina con el paseo por una bodega de brandy y la degustación de cuatro vinos de la prestigiosa marca de vinos de Jerez.

Restaurante Aponiente en El Puerto de Santa María en Cádiz

Visitar el restaurante Aponiente del chef Ángel León

También desde una vertiente gastronómica, una visita muy original e interesante que puedes hacer en El Puerto de Santa María es visitar las cocinas del restaurante Aponiente, un tres estrellas Michelín del chef Angel León.

El restaurante está ubicado en el edificio del molino de marea más grande de Europa, instalado en 1815, situado en tras la estación de tren, en el entorno de unas salinas, zona que en el pasado estuvo degradada.

Durante la visita del restaurante Aponiente, la cual se lleva a cabo a primera hora de la mañana, podrás ver cómo trabajan los hasta 70 empleados del establecimiento hostelero, y cómo los cocineros preparan las originales elaboraciones que luego van a ser degustadas.

También podrás ver el muy interesante laboratorio de desarrollo de nuevas elaboraciones, donde, por ejemplo, hay una plantación de plancton.

Para visitarlo debes contactar con el restaurante de forma directa.

Paseo en velero por Bahía de Cádiz

El enclave marítimo de la Bahía de Cádiz te va a invitar a dar un paseo en velero o hacer alguna otra actividad náutica durante tu visita de esta localidad de la provincia de Cádiz.

Puerto Sherry en El Puerto de Santa María en Cádiz

Por ejemplo, dar un paseo en velero al atardecer durante una hora y media para ver la puesta de sol, o dar un paseo para ver los principales enclaves y baluartes defensivos de la ciudad de Cádiz.

Todo esto partiendo desde el gran puerto de embarcaciones de ocio de El Puerto de Santa María, Puerto Sherry. cuyo hotel es una de las opciones más clásicas de alojamiento en esta localidad gaditana.

Casas de Viñas en Puerto de Santa María

Casa de Viña La Bendita Locura en El Puerto de Santa María

Otra de las peculiaridades de El Puerto de Santa María, es conocer las denominadas Casas de Viña, edificios rurales la mayoría de ellos construidos en el siglo XIX junto a los viñedos que rodean la localidad.

En la actualidad tienen distintas funciones, como la de alojamiento rural, como es el caso de La Bendita Locura, un establecimiento con mucho encanto donde te puedes alojar o comer rodeado de viñas.

Con el fin de conocer esta tradición, puedes incluso hacer una ruta para visitar las Casas de Viña.

Parque natural las Lagunas del Puerto

Si eres un apasionado de la naturaleza, en el Puerto de Santa María también tienes la oportunidad de disfrutar de ella paseando por el parque natural de las Lagunas del Puerto.

Parque natural Las Lagunas del Puerto en El Puerto de Santa María

Es una zona natural protegida con una gran riqueza de aves, donde en una de sus tres lagunas puedes ver incluso flamencos.

En la actualidad se está desarrollando un proyecto para habilitar accesos y facilitar la visita, el cual está encuadrado en la ruta enoturística que se extiende desde Jerez a Rota.


Marisco en Cocedero Romerijo en El Puerto de Santa María

 

8. Comer en el Puerto de Santa Maria

Aponiente Ángel León

La Pescadería

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Stop Covid-19

Stop Covid-19
Mascarillas Certificadas