lunes, 5 de septiembre de 2022

En Ruta por las Torres y Castillos de Barcelona (y II ): Del Castillo de Gélida al Castillo de Cardona

   

Castillo de Cardona, Barcelona


Castillo de Gélida

Funicular de Gelida

Castilo de Talamanca, Barcelona

Castillo de Balsareny, Barcelona

Torre de la Princesa, Cardona

Castillo de Cardona, Barcelona


Continuando con la I Parte de nuestra ruta, que a modo de recordatorio enlazamos:

En Ruta por las Torres y Castillos de Barcelona ( I ): Del Castillo de La Gornal al de Palafolls




Indice:


1. Croquis de la II Parte de nuestra Ruta

Iniciamos esta II Parte en el 

2. Pueblo de Gélida

La calidad de las aguas y la riqueza natural de sus bosques han marcado el ritmo vital de este pueblo que conserva restos de las épocas megalítica, ibérica y romana, junto con curiosas tradiciones festivas como la fiesta de la Mare de Déu de la Salut, con el pa i l'empenta ('el pan y el empujón'), o la de Santa Llúcia, con el reparto de la escudella de pobres ('guiso de pobres'). 

Castillo de Gélida

El castillo y su centro de interpretación invitan al visitante a adentrarse en rutas pedagógicas y visitas guiadas por un entorno arquitectónico con notables influencias del Modernismo.

En la parte más elevada de la población se levanta el castillo, construido antes del siglo X.

 Fue el origen de la villa y todavía ahora es el símbolo más importante y el vestigio arquitectónico más destacado del municipio.

El centro de la ciudad se estructura alrededor de la iglesia parroquial de Sant Pere, que fue construida durante la segunda mitad del siglo XIX sobre la antigua capilla románica de Sant Miquel. 

Edificios modernistas en Gelida

Repartidos por el núcleo urbano destacan los numerosos edificios modernistas de la población, que se construyeron a partir del final del siglo XIX, coincidiendo con la máxima expansión del negocio vitivinícola y con la llegada de los veraneantes a raíz de la construcción del ferrocarril.

Funicular de Gélida, Barcelona

En el barrio de la estación hay otro elemento característico de Gelida: el tradicional funicular de madera, obra de Santiago Rubió i Tudurí, que se inauguró en 1924 y que ayuda a salvar el desnivel de 103 metros que hay entre este barrio y el centro del pueblo, con una pendiente máxima del 22%, en unos ocho minutos.

Una de las actividades que se pueden hacer en Gelida son las excursiones a varias fuentes del municipio, como las de Sant Miquel, Cantillepa, Freda, Barbuda y del Claro. También se pueden visitar las cavas Torelló, en las que se puede conocer el proceso de producción de este vino espumoso y revivir la tradición vitivinícola de Gelida.

Desde el siglo XVIII, cada 13 de diciembre se celebra la Festa de Santa Llúcia, patrona del pueblo. La tradición es compartir una copiosa escudella popular elaborada en la calle con los ingredientes aportados por todos los vecinos.

Castillo de Gélida

Castillo de Gélida

El castillo de Gelida es un castillo medio en ruinas con una iglesia adyacente, dedicada a San Pedro, que se encuentra al sureste del núcleo urbano de Gelida, en la provincia de Barcelona, España. La iglesia, documentada ya en el año 945, es el único edificio que permanece de pie. Actualmente forma parte de un espacio museístico gestionado por la Asociación de Amigos del Castillo de Gelida.​

Ubicación

El conjunto de edificios que forman parte del castillo se encuentra sobre una colina con diferentes alturas (250-290 metros), buscados por otras montañas del norte de la Sierra del Ordal. Este cerro queda delimitado por los torrentes de Cantillepa al norte y de San Miguel al sur. La forma del recinto amurallado es de sureste a noroeste, con la parte más alta al sur-oeste.

Historia del conjunto

Su propiedad pasó por las familias de los Cervelló, Montcada, Arborea y Bertrán. Se sabe que en el año 1465 moraba Pedro de Portugal.​ En 1780, el párroco de San Pedro, pidió permiso para coger piedra para poder construir el campanario.

La Asociación de Amigos del Castillo de Gelida se fundó en 1965 para gestionar y recuperar el patrimonio de la zona del castillo, que en 1968 pasó a ser propiedad del Ayuntamiento de Gelida.

La última intervención realizada se basó en la construcción de un espacio para la gestión e interpretación del castillo y por otro lado, una actuación de asentamiento y consolidación de elementos arquitectónicos, así como la construcción de pasarelas y barandillas.

3. Comer en Gelida

Gínjol
Carrer Vicenç Perelló, 9-11, 
08790 Gelida España
+34 937 79 05 06

L' Encís Restaurant
Ctra de Martorell a Gelida, Km 8, 
08790 Gelida España
+34 633 04 72 65

Les Vinyes Restaurant
Calle Francesc Pujols Nº 4, 
08760 Martorell España
+34 937 75 58 45


y muy cerca de Gélida se encuentra el Centro Vitivinícola de San Sadurní

4. Castillo de Castellar del Vallés


Castillo de Castellar del Vallés, Barcelona

Localidad Castellar del Vallés

Construcción Siglo X -

El castillo de Castellar, conocido también con el nombre de castillo de Clasquerí o de los Clasquerí, está situado en la orilla derecha del río Ripoll en una colina en las inmediaciones de Castellar del Vallés,​ en la comarca del Vallés Occidental (Barcelona).

Historia

Parece ser que el primer documento que se conoce del castillo está fechado en el año 1010, aunque hay alguna referencia anterior (912), el castrum kastellare,​ denominación que parece estar relacionada con la denominación de la población de Castellar del Vallés. 

De todos modos, existe cierta controversia respecto a los primeros documentos del castillo ya que otras referencias documentales hablan de que este castillo data del año 939, donde en una escritura los cónyuges Ovasi y Osiana, donan al conde Sunyer el señorío de un alodio que se encuentra dentro del término del castillo y que el año 955, el conde Miró, hijo de Sunyer dio el mismo alodio al monasterio de Sant Cugat del Vallés.​

Entre el año 1020 y 1030, el castillo formó parte de un lote de bienes de enlace matrimonial entre Adaleda, hija de Bonuç de Claramunt y Senegunda, y el noble Guillem de Montcada.​ En el año 1048, la condesa Ermesenda, dejó muchas de sus posesiones al monasterio de Sentmenat, entre ellas el castillo. 

A mediados del siglo XI, Odgers, abad del cenobio de Sant Llorenç del Munt, adquirió la iglesia y el castillo de Castellar, época en la que se acabó de construir, concretamente en el año 1063. En 1136, el conde Ramón Berenguer IV firmó un convenio con el senescal Guillem Ramón, donde le confiaba catorce castillos, entre los que se encontraba el de Castellar.

En 1202, el rey Pedro I, dio a Guillem de Montcada las catorce fortalezas que tenía en feudo de la corona, lo que supuso que el castillo fuese pasando por diferentes manos de la nobleza catalana hasta que en 1310, Gastón de Moncada​ dona este castillo a Pedro de Clasquerí, empezando la saga de dueños del castillo que le da nombre. 

La familia Clasquerí administró el castillo hasta 1788, cuando murió Antonio de Meca sin descendencia y su patrimonio pasó a sus sobrinos, introduciendo de nuevo el apellido Sentmenat, y posteriormente a consecuencia del entroncamiento de la línea de descendencia masculina, el de Fontcuberta, que en son los actuales propietarios del mismo y que aún gozan de ciertos privilegios feudales en la villa.285
Descripción

El castillo tiene planta trapezoidal, dos torres y un patio central, con un pozo y las escaleras para acceder al primer piso. Dos alas añadidas y una torre en el ángulo lo cierran. El edificio tiene planta baja y dos pisos. El aspecto actual del castillo es el resultado de las reformas hechas por Guerau de Clasquerí el 1335. Otras reformas datan de finales del siglo XIX e inicios del XX. Quedan pocos restos de su origen altomedieval, entre las que se encuentran el arco de entrada de medio punto.​

Dentro del conjunto se encuentra la capilla de Santa Bárbara, de una sola nave y estilo gótico, con ábside de planta de medio decágono y elevado en el exterior con almenas pequeñas y escalonadas. Tiene pinturas del barcelonés Pere Serafí que datan de 1548.

5. Castillo de Talamanca

Castillo de Talamanca

Localidad Talamanca

El castillo de Talamanca es un antiguo castillo románico situado en Talamanca (Bages). En el siglo XVIII fue desmantelado y convertido en una casona fortificada.

Es mencionado por primera vez el año 967, y actualmente queda un trozo de torre redonda con almenas, restaurada y modificada, y restos de muros de defensa que rodean el edificio principal, reconstruido tras ser destruido en el siglo XVIII .

Historia

En el testamento sacramental del año 1086 de Ramón Folc, vizconde de Cardona, aparece el castillo de Talamancha como propiedad familiar.

En el siglo XII ya consta en varios documentos la existencia de la familia Talamanca. Parece que un tal Guillermo de Talamanca se casó con Dulce de Santa Coloma, insertándose así este último apellido. En 1288, Berenguer de Talamanca era el señor. En los años que van de 1365 a 1370 aparece el Castillo de Talamancha, de Ramón de Talamanca, XXX fuegos. En esta época entró en su patrimonio el castillo y la baronía de Calders.

En 1406 Andrea de Talamanca se casó con Joan Aymerich. En el mismo siglo se introduce también por boda el apellido de Planella, familia que tenía los señoríos del Castellnou de Moyá y Granera. En 1668 María Francisca se casó con Juan de Amat y Despalau, señor de Castellbell. 

Del matrimonio nació el hijo que se convirtió en el primer marqués de Castellbell, señor, entre otras, de las baronías de Calders, Granera y Talamanca y del castillo fronterizo del Castellnou de la Plana, en Moyá.

En 1714 las tropas austracistas del ejército catalán del interior, capitaneadas por el Marqués de Poal, usaron en varias ocasiones el castillo como base de operaciones. 

Fue reconstruido en parte más tarde, aunque sus piedras sirvieron para edificar la casa conocida como El castillo o El castillo del Marqués (por alusión a la familia marquesal de los Castellbell), y sirvió de granja para el cultivo de las tierras del castillo.

6. Comer en Talamanca

Les Voltes de Talamanca
Calle Alfons Sala, 5, 
08278 Talamanca España
+34 938 27 69 32

Cal Ros Talamanca
C/ Raval 15, 
08278 Talamanca España
+34 683 63 42 99

7. Castillo de la Popa, Castellcir


Localidad Castellcir
Coordenadas 41°46′27″N 2°10′37″E

Construcción Siglo xi

Estado de conservación En ruinas
Propietario Enrique Torelló y Ceniza

El castillo de la Popa o castillo de Castellcir, documentado desde el año 1014, está en la población de Castellcir (Barcelona, España) y su principal función era la defensa del valle de la riera Castellcir-Tenes.

Historia

A principios del siglo xi apareció la dinastía de los Castellcir con Gerard de Castellcir, los que poseían los derechos del castillo, pero debían pagar unos tributos al monasterio de l'Estany. En 1107 perteneció a Guillem Ramon de Òdena, uno de los miembros de la familia Òdena. 

En 1294 Roger y Gelabert de Castellcir constan como propietarios del castillo. La familia casi desapareció en 1348 debido a la mortal peste negra, aunque sobrevivió Almanda, una de las hijas. En 1363 pasó a manos de Guilabert de Centellesi, veinte años después, Ramón de Planella adquirió el castillo. En 1942 se convirtió en propiedad de Federico Torelló i Cendra.

Actualidad

El conjunto del castillo está formado por las murallas, hoy fragmentadas, los restos del edificio principal y la capilla de Sant Martí de la Roca. Las edificaciones, aún imponentes, ocupan un área de 570 m², repartidos en una fortaleza de planta y dos pisos. 

Todo el castillo de la Popa está levantado sobre la piedra, sin cimientos y actualmente presenta un avanzado estado de degradación, amenazando ruina las pocas estructuras que quedan en pie. Está incluida en la Lista Roja del patrimonio en Peligro de Hispania Nostra.
Leyendas

Se han escrito varias leyendas sobre el castillo. Una de ellas es qué dicen que el edificio feudal tenía una salida subterránea que daba paso a otro lugar a unos kilómetros allá, donde había una gran torre. Esta era conocida con el nombre de la Torrassa y pertenecía a los condes de Hogar. 

La gente, llena de curiosidad, más de una vez se había metido dentro, pero el fuerte viento apagaba las antorchas. Pasaron muchos años y los campesinos tapiaron el agujero: siempre se perdían corderos y cerdos. Nada se sabe a ciencia cierta, pero se dice que en la Torrassa hay un cordero de oro enterrado.

Torrota de los Moros

Localidad Castellcir

La Torrota de los Moros, o la Torrassa, es una torre románica del municipio de Castellcir, en la comarca del Moyanés. 

Torrota de los Moros, Castellcir

Está en la orilla derecha de la riera de Castellcir, unos 600 metros al norte de Ca l'Antoja y un kilómetro al suroeste del Castillo de Castellcir.

Se trata de una torre redonda hundida de la que solo queda aproximadamente un cuarto de círculo. 

El diámetro original del conjunto es de unos 8 o 9 metros, y el grueso de los muros de unos 2 metros, que se debían ir reduciendo a medida que se alzaba la torre. 

Al pie de la torre hay restos de un muro que puede pertenecer a un cierto cerrado en torno a la torre. El recinto tiene unos 22 metros de largo por unos 17 de ancho. La torre debía tener unos 14 metros de altura, de los cuales se conservan 4,5.

La Torrassa, desde el lado de mediodía.

Según algunas conjeturas,​ podría tratarse del Castillo del Tenes al que sustituyó el Castillo de Castellcir, pero también es plausible que este otro castillo sean las ruinas que se conocen con el nombre de Cerro de Vilacís o, simplemente, Vilacís, aunque estas parecen corresponder a la capilla de San Miguel de Argelaguer. Según las fichas de Patrimonio de la Generalidad de Cataluña,​ se trata de una torre de enlace entre los dos castillos, el del Tenes y el de Castellcir.

Leyendas

Se han recogido diversas leyendas sobre el Castillo de Castellcir. 

Una de ellas narra que el edificio feudal tenía una salida subterránea que daba paso a otro lugar unos kilómetros más allá, donde había una gran torre. Esta era conocida con el nombre de la Torrassa (la Torrota de los Moros), y pertenecía a los condes de Hogar. 

La gente, llena de curiosidad, más de una vez se había metido dentro, pero el fuerte viento apagaba las antorchas. Pasaron muchos años, y los campesinos taparon el agujero: siempre se perdían corderos y cerdos. 

La leyenda dice que en la Torrassa hay un cordero de oro enterrado, que, por supuesto, no ha sido nunca encontrado.

8. Castillo Palacio de Moncada, Vic

El castillo-palacio de Montcada se encuentra en la plaza de la Pietat, a escasos metros de los restos más significativos la muralla de la localidad de Vic, perteneciente a la comarca de Osona de la provincia de Barcelona.

Castillo Palacio de Moncada, Vic

Hacia el año 879 Guifré el Pilós construyó el castillo en torno a los restos de un templo romano. En el siglo XI pasó a ser residencia de los señores de Montcada. 

Fue demolido en el año 1882. En sus últimos tiempos fue cárcel y granero de la ciudad hasta su deterioro final.

Vive mas de su leyenda que de su historia en la guerra de secesión, fue construido por completo ex novo su restauración data de fechas muy recientes. 

Se eleva sobre un montículo junto al rio Ripoll. fue decorado en 1233 a Pedro de Moncada por Don Jaime I: la fortaleza tomó el apellido de una de las casas mas poderosas en España.

Se encuentra en estado de ruina.

9. para Comer en Vic

La Flama
Calle de la Riera 5, 
08500, Vic España
+34 938 13 45 79

Boira
Sant Miquel dels Sants, 3, 
08500, Vic España
+34 938 86 70 80

Vicfood
Calle Del Cloquer, Nº 1 In the middle of the Historic Center, between Vic's Cathedral & the Roman Temple, 08500, Vic España
+34 935 66 20 66

La Creperia
Pl.Sant Felip ,9 Detras del ayuntamiento, 
08500, Vic España
+34 607 95 82 94

Restaurante El Bohemi
Placa de la Pietat, 7, 
08500, Vic España
+34 938 89 12 22

10. Castillo de Balsareny

Castillo de Balsareny, Barcelona

La Condesa de Ernessendis fue la propietaria del castillo. Se trata de una mansión gótica reformada en los siglo XIX y XX con capilla del siglo XII también restaurada (estilo románico) hoy día es habitable y de propiedad particular, posee un museo.

Es de planta rectangular, ligeramente reformada en su lado occidental, coronado por almenas que tienen garfios. al mismo nivel sus 4 caras reconstruidas al estilo siglo XIV con grandes "finestres coronelles" tiene una barbacana corrida, poterna, escalera descubierta, patio, pozo, crujías y un portal de grandes dovelas.


11. Castillo de Cardona

Castillo de Cardona, Barcelona

Dentro de la comarca del Bages, se levanta sobre un cerro cerca del río Cardener. Realizada en piedra sillar con huella de todos los siglos desde 986. Hoy se presenta restaurado y fue nombrado monumento histórico nacional.

Fue construido en el año 886 por Wifredo el Velloso. De estilo románico y gótico, incluye la denominada Sala Dorada y la Sala de los Entresòls. Durante el siglo xv, los duques de Cardona fueron la familia más importante de la Corona de Aragón, solo por detrás de la Casa Real. 

Castillo de Cardona, Barcelona

Disponían de extensos dominios territoriales en Cataluña, Aragón y Valencia, y vínculos dinásticos con las casas reales de Castilla, Portugal, Sicilia y Nápoles. 

El 18 de septiembre de 1714, después de un asedio que destruyó en buena parte las murallas del castillo, fue uno de los últimos reductos en entregarse a las tropas de Felipe V durante la guerra de Sucesión Española. 

Su joya es la torre de la Doncella (del siglo xi), de 15 metros de alto y más de 10 metros de diámetro y la iglesia románica de San Vicente de Cardona. 

Uno de sus primeros abades fue del linaje Orís.

Si en tu visita quieres hacer un FreeTour, o necesitas comprar alguna entrada para algún Museo o para realizar alguna actividad, en este enlace te lo pueden solucionan, click aquí


Iglesia de San Vicente de Cardona

Esta iglesia construida en el siglo XI es otro de los símbolos que caracterizan el Castillo de Cardona. Está conservada perfectamente, y es un magnífico ejemplo de la arquitectura de estilo primer románico catalán.


Foto Antigua de Sant Vicent de Cardona

Existe información que afirma que ya había una iglesia en el mismo emplazamiento a finales del siglo X. Es el vizconde Bermón quién amplía y mejora a mediados del siglo XI la primitiva iglesia, convirtiéndola en una abadía canónica hasta el año 1592, cuando es transformada en colegiata secular.

Fue declarada monumento nacional en el siglo XX y posteriormente restaurada por el arquitecto Alexandre Ferrant.

El conjunto medieval se divide entre los pabellones señoriales y la canónica de Sant Vicenç. 

Torre de la Doncella

La torre de la Doncella (Minyona) es una de las principales características del Castillo de Cardona, un torre del siglo XI que originalmente medía unos veinte metros. 

Torre de la Doncella, Cardona

A principios del siglo XIX, durante la Guerra del Francés, se desmanteló el piso superior, dejándola con su aspecto actual.

El nombre de esta torre viene de una triste leyenda sobre Adalés, la hija del Duque de Cardona. Esta murió en la torre encerrada por su padre debido a su relación amorosa con el príncipe bereber Abdalà.

Cuenta la leyenda que a la media noche se puede ver en torno a la torre el espíritu del príncipe Abdalà sobre su caballo, que va a buscar a su amada.

Durante la primera mitad del siglo XI se construye dentro del recinto de la iglesia de Sant Vicenç, un imponente edificio, de las mejores muestras del primer románico catalán.

Gran ejemplo de fortificación militar medieval,el castillo es la residencia de los señores de Cardona, pero con el tiempo pierde su función residencial y gana importancia estratégica. A partir del siglo XVII, la fortaleza actualiza su sistema de defensa con una corona de baluartes.



Lo más antiguo que conserva son las murallas. Pertenecen al siglo XII y tuvieron 8 torres cuadradas, macizas, sin ningún tipo de abertura ni ventana. Estuvieron acabadas en una terraza para los vigías y los hombres saeteros.

Sus murallas fueron remodeladas muchas veces; en 1462-72 por ejemplo durante un período bélico el rey Juan II residió en el castillo hasta 1468 donde se reunió con su hijo Fernando: el rey de Sicilia. de igual manera sufrió asedio Filipiista en 1711, los ataques de artillería abrieron brechas en las murallas; pero el castillo resistió.

Fue de todos los castillo el mejor dotado en medios defensivos, tenía 3 y hasta 4 lienzos de protección con almenas, matacanes, saeteras con numerosos salientes y entrantes. una casamata construida por Ramón de Belenguer IV, dos patios, 2 crujías con adornos bizantinos y una iglesia homogénea al estilo románico.

La leyenda y los fantasmas

Todo empieza en 1976 cuando entran en funcionamiento los servicios del Parador de Turismo........ y llegan los primeros viajeros y turistas que utilizan una de sus habitaciones.

En concreto la n.º 712 (ahora cerrada), si es que no se solicitada especialmente por quien quiere tener una "experiencia especial".

Especial, porque no sabemos en que ámbito colocarla, como paranormal, la de percepciones, alucinaciones o tenebrosa. 

Los relatos de quienes han vivido la experiencia hasta ahora, es que han sentido todo tipo de ruidos, muebles desplazados de su lugar, cortinas que se mueven, grifos que manan, sensaciones de presencias, visión de personajes momentáneos, habitualmente todo por la noche, lo cual ha producido insomnio, temores y también algunas retiradas intempestivas de clientes del alojamiento o cambios de habitaciones. Todo aludido a la presencia del o de los fantasmas.

De aquí que la leyenda se haya extendido y la habitación solo se abra a clientes que lo piden expresamente, es decir que quieran experimentar esta presencia fantasmal o paranormal descrita.

La leyenda....

Inicia con una historia del siglo XI, época del conflicto entre moros y cristianos.

Adalés y Abdalá, Castillo de Cardona

El Vizconde de Cardona Ramon Folc, para proteger sus tierras de la invasión musulmana, invitó a una recepción en el Castillo de Cardona al príncipe Abdalá que encabezaba la conquista. 

En esta fiesta Abdalá conoció a la hija del vizconde de nombre Adalés.

Abdalá (bereber - musulmán) y Adalés (cristiana) se enamoraron, situación que en aquel tiempo y marco era imposible de ser aceptado para el padre y vizconde Ramon Folc, motivo por el cual la pareja se veían a escondidas, pues sabían que si los descubrían los dos pueblos entrarían en guerra.

Finalmente fueron descubiertos, y el padre de Adalés (el vizconde) castigó a su hija encerrándola para siempre en la actual Torre de la Doncella, y al príncipe Abdalá le prohibió volver al castillo y tierras, también le declaró la guerra.

Adalés quedó aislada y sin contacto con su enamorado, ni con otras personas. Estuvo encerrada muchos años, hasta que el vizconde decidió perdonarla. Pero.... había muerto de amor y pena.

Finaliza esta leyenda, con la muerte de los dos enamorados, Adalés y Abdalá, que son los dos personajes que rondan de noche por el Castillo de Cardona, hasta que consigan encontrarse de nuevo.

La fortificación de Cardona abre sus puertas al público los sábados y domingos con visitas guiadas y visitas teatralizadas de una hora y media a las 11:00 (castellano)

 

12. Comer en Cardona

La Volta del Rector
Carrer Del Les Flors, 
Cardona España
+34 938 69 16 37

Restaurante Parador de Cardona
Castell de Cardona s/n, 
08261 Cardona España
+34 938 69 12 75

Cal Borrasca
Calle Escasany, 15, 
08261 Cardona España
+34 938 68 42 11

Restaurante Japones Suika II
Carrer De La Mel, 
Manresa España
+34 935 10 95 19

y algo mas económico

Bar Restaurant La Bauma
Pl. de la Fira, 19, 
08261 Cardona España
+34 938 69 10 02

No hay comentarios:

Publicar un comentario