domingo, 11 de julio de 2021

Ruta por los Castillos de Soria ( I ): De Medinaceli al Cañon del Rio Lobos

Fortaleza Califal de Gormaz,  Soria

Ciudad Amurallada de Almazán

Fortaleza Califal de Gormaz, Soria

Castillo de Berlanga de Duero, Soria

Castillo de Caracena, Soria

Castillo de Osma, Soria

Castillo de Ucero, Soria

Seguramente desconoces la gran cantidad de Castillos y Fortalezas en Soria. 

La provincia, por encontrarse en los comienzos del Río Duero, y ser este la línea fronteriza de las contínuas guerras a lo largo de la historia,se hace de vital importancia controlar los pasos con los que cuenta dicho río. Los puentes pasan a tener un protagonismo clave.

Muchas de las fortificaciones nacen por y para el control y la defensa de estos puentes, que otorgan el dominio sobre el propio Duero.

Es importante el legado de fortificaciones que hemos recibido en tierras sorianas de nuestros antepasados. Así, entre castillos, casas fuerte, villas muradas, torres y atalayas podemos encontrar hoy más de 200, además de aquellas de las que hoy sólo queda registro documental.

Muchas de estas villas y fortificaciones se levantaron sobre la base de antiguos poblamientos celtas y posteriormente romanos y en ocasiones próximos a calzadas romanas y caminos medievales.

Es por tanto habitual encontrar en las construcciones mezclas de épocas y estilos que se superponen, a veces en forma de pequeños indicios o restos arqueológicos que denotan poblamientos anteriores. En Medinaceli por ejemplo aún es posible notar el origen romano de algunos muros y en Vozmediano las sucesivas recrecidas de éstos han dejado su huella.

El común denominador es la necesidad de defensa ante el enemigo. Por eso es habitual que estas fortificaciones traten de cubrir y vigilar pasos naturales, puentes sobre ríos de Gormaz, San Esteban de Gormaz, Soria y Andaluz, o pasos montañosos como en Yanguas y la línea defensiva del Jalón. 

Otras veces lo que se pretende es reforzar con la sola presencia una zona fronteriza especialmente conflictiva. La Raya, Monteagudo de las Vicarías o Ágreda son buenos ejemplos.

El estado de conservación de los castillos de la provincia, como es habitual en este tipo de construcciones en la península, es bastante malo en general, especialmente por la notable antigüedad de muchos de ellos. 

La excepción es la restaurada torre de Noviercas, seguramente del siglo X, pero en su mayoría son sólo los castillos más modernos los que se encuentran en buen estado de conservación, en Almenar, Aldeaseñor, Monteagudo de las Vicarías, Somaén, las murallas y puertas de Almazán, la casa fuerte de San Gregorio y las atalayas de Uxama o Quintanilla. 

Algunos de ellos están incluso habitados. Con alguna restauración se encuentra la fortaleza califal de Gormaz y el castillo y murallas de Rello entre otros. 

En ruina más o menos avanzada se encuentran todos los demás, incluida la mayoría de la enorme cantidad de atalayas que jalonan la provincia, declaradas algunas de ellas monumento nacional, de las que en ocasiones no queda más que algunos restos poco identificables. No es extraño notar cambios en las estructuras de estas construcciones, fruto de los derrumbamientos y expolios a que son sometidos. 

Personalmente tengo constancia de que, por ejemplo, desde 1993, se ha desplomado una de las esquinas del castillo de La Raya o una de las torres del castillo de Serón de Nágima, sin que nada se pueda hacer dada la delicada situación de algunos de ellos, como Montuenga con grandes grietas, o los escasos restos totalmente irrecuperables que se mantienen en pie, por ejemplo en Jaray. 

En el caso de Gormaz el problema se multiplica al tratarse probablemente de la fortaleza califal más grande de Europa, donde las inversiones en restauración y excavaciones suponen un porcentaje muy pequeño en comparación con el más de un kilómetro de perímetro murado.


Indice:
  1. Como llegar a Medinaceli
  2. Croquis de Nuestra Ruta
  3. Medinaceli
  4. comer en Medinaceli
  5. El Castillo de Rello
  6. Ciudad Amurallada de Almazan
  7. Comer en Almazán
  8. Ermita Mozárabe de San Baudelio
  9. Castillo de Berlanga de Duero
  10. comer en Berlanga de Duero
  11. Fortaleza Califal de Gormaz
  12. Castillo de Caracena
  13. Castillo de Osma
  14. comer en El Burgo de Osma
  15. Castillo de Cañatalazor
  16. Castillo de Ucero
  17. Comer en Ucero
  18. Otras Rutas Cercanas

1. Como llegar a Medinaceli, Origen de nuestra Ruta:

La entrada a Medinaceli

Medinaceli está en lo alto de una colina. 

Lo primero que te llama la atención al llegar allí es el barrio de la Estación, que es el núcleo urbano situado en la parte baja de Medinaceli y donde se ubica la parada de tren y autobús. (

Si vas en tren o en bus recuerda que después tendrás que subir a pie hasta el casco histórico de Medinaceli) .

2. Croquis de Nuestra Ruta:



3. ¿Qué ver en Medinaceli?

Para llegar al casco antiguo de Medinaceli, ascendemos en coche por una serpenteante carretera desde donde se tienen unas hermosas vistas de la localidad.

Por el camino encontrarás una fuente monumental, conocida como Fuente del Canal.


Fuente del Canal de Medinaceli 

Unos metros más arriba nos topamos con una curiosa ermita a mitad de camino, la ermita del humilladero, que se sitúa en un cruce de caminos. Es en este lugar donde puedes girar a la derecha y subir hacia el casco histórico de Medinaceli, mientras que, por el camino de enfrente, desciendes hacia Barahona, y en última instancia en Soria.

Ermita del Humilladero de Medinaceli 

Nosotros, evidentemente, seguimos subiendo. También dejamos en medio de la colina una escultura del Cristo de Medinaceli. 

Además, desde la parte superior hay un sendero de unos 500 metros por el que se puede llegar caminando hasta esta gran escultura que domina el valle.

Cristo de Medinaceli en medio de la colina 

En la subida resulta impresionante encontrarse con el famoso arco romano de Medinaceli. Antes de hablarte de lo que no puedes perderte en este pueblo soriano, indicarte que la carretera termina en la Plaza Campo de San Nicolás donde podrás aparcar. 

Lo mejor es dejar el coche y pasear la villa a pie. 

Tampoco es tan grande. Aquí además, encontrarás varios restaurantes donde puedes tomar algo que te entone (si vas como nosotros en invierno)

Es, con justicia, una de las ciudades más bonitas de España. 

Medinaceli, Soria

También de las mejor emplazadas: sobre un cerro que domina el paisaje circundante en la confluencia de los valles del Ebro y del Jalón. Bajo las losas de Medinaceli reposa un fértil pasado celtíbero, romano, árabe y cristiano.

Si en tu visita quieres hacer un FreeTour, o necesitas comprar alguna entrada para algún Museo o para realizar alguna actividad, en este enlace te lo pueden solucionan, click aquí

La población soriana se cree que corresponde a la antigua ciudad celtíbera de Ocilis conquistada por el cónsul Marco Claudio Marcelo. 

Medinaceli pasó a convertirse en la capital de la Marca Media cuando el peligro en la zona del Duero se hizo eminente. Se reconstruyeron las murallas en el siglo X y pasó a convertirse en el centro de operaciones bélicas de la zona. 

En 1083 la tomó Alfonso VI, y en 1124 la conquistó Alfonso I de Aragón. Enrique II la erigió en condado y los Reyes Católicos en ducado.

Aunque se desconoce con concreción el lugar, se dice que en estas tierras está enterrado Almanzor, el poderoso y temido caudillo de la España musulmana, tras su derrota en la batalla de Calatañazor.

 Y durante la Guerra de la Independencia, el Empecinado se hizo fuerte en la plaza ante el ataque de las tropas napoleónicas.

El Arco Romano de Medinaceli

Es que es imposible no empezar por este arco. Es lo primero que se ve al llegar a Medinaceli. Parece ser que durante época medieval fue una de las puertas del recinto amurallado. Ya que, durante la edad media, en la que estuvo disputada por castellanos, aragoneses y árabes, esta población fue muy apreciada como paso hacia la meseta norte.

Este arco romano es muy especial, ya que es el único de España con triple arquería, lo que señala que fue un arco de triunfo. Parece ser que estaban muy dañados los cimientos del arco, aunque su estado de conservación es aceptable. Los ornamentos apenas se aprecian ya que están muy desgastados por el paso del tiempo.

Arco romano de Medinaceli

Sobre este arco hay muchas historias y leyendas, pero, sobre todo, lo que hay son incógnitas, puesto que se desconoce la función real que tuvo durante la época romana, ni las victorias a las que se debía referir. Lo que si se sabe es que fue edificado en el siglo I en honor al primer emperador Cesar Augusto.

El mosaico romano

Como ya hemos dicho, Medinaceli fue una ciudad romana. 

Fruto de este asentamiento se conservan en prácticamente todo el subsuelo de esta población restos de la ciudad romana, y posiblemente, la mayor parte de los cimientos de los actuales edificios sean de origen romano, o bien reutilizando sus materiales.

Mosaico romano en medio de una calle de Medinaceli 

Pues bien, sobre todo se han encontrado muchos mosaicos; pero éste en concreto se conserva en la calle aunque protegido por una cápsula de hormigón armado y un techo de metacrilato. 

Se puede observar mejor bajando unas escaleritas.

También cuenta la leyenda y así aparece en el Cantar del Mio Cid, que por estas tierras pasó Don Rodrigo Díaz de Vivar, “El Cid”, camino de su destierro. 

Arco árabe de la muralla 

Es por este hecho que Medinaceli forma parte también de la Ruta del Cid, que atraviesa varias comunidades autónomas.

Puerta árabe

Esta puerta árabe se abría hacia el oeste. Lo impresionante es salir por este arco y ver los restos de las murallas. Se pueden apreciar los restos de las diferentes murallas: romanas, árabes y cristianas.

Ermita del Beato Julián de San Agustín

Poco podemos decir de esta iglesia, que como otras muchas, estaba cerrada. 

La construcción está lejos de llamarse Ermita, puesto que es bastante más grande de lo que se suele asociar a una ermita. 

Su estilo es claramente renacentista del siglo XVI y XVII.

Plaza mayor de Medinaceli

Aquí sí que merece la pena detenerse. En esta plaza se encuentra el famoso Palacio Ducal de Medinaceli, así como el ayuntamiento y otras edificaciones interesantes, como por ejemplo el Aula de Historia y Arqueología.

Bajo nuestros pies, estuvo el foro romano original, y en la última restauración de esta zona, se levantó el pavimento y se encontraron mosaicos romanos de gran calidad, que ahora se han trasladado al Palacio Ducal, donde pueden ser observados.

Ayuntamiento de Medinaceli 

Aula Museo de Historia y Arqueología

En uno de los edificios de esta plaza se encuentra este pequeño museo que sirve para conocer e interpretar la historia de esta noble villa. El coste es gratuito y su mantenimiento se realiza con donativos entre los visitantes.

El aula está dividida en tres partes; en una primera parte te muestran cómo fue la vida en época romana. Otro mostraba cómo fue en época medieval, con la “convivencia de las tres culturas”; y por último un pequeño, pero interesante audiovisual.

Visita al Palacio Ducal

Este palacio antaño ostentó gran poder y solemnidad. 

Actualmente, aunque ha tenido unos trabajos de restauración, se notan los años y la mala vida y abandono sufrido durante tanto tiempo.

Patio interior del Palacio de Medinaceli

Su interior está actualmente rehabilitado como sala de arte, y su patio cubierto, es un lugar donde se ofrecen recitales.

El coste de la visita es de 2€ por persona. En este espacio se pueden ver diferentes muestras de arte contemporáneo.

Pero lo mejor, desde nuestro punto de vista, son las salas donde se conservan los restos de mosaicos originales extraídos de la plaza mayor y de otras partes de la villa, aunque muchos de estos originales están en el museo de arqueología de Madrid.

Esta es la parte mejor conservada. Pero nada que ver con otros palacios ducales que hemos visitado recientemente, como el de Lerma o el de Pastrana. No obstante, todo trabajo de mantenimiento, aunque sea mínimo, es siempre beneficioso para seguir disfrutando de edificios únicos. 

Por lo que hemos sabido, en el pasado lució mucho más hermoso con unas decoraciones en pizarra para sus tejados y las torres con cubiertas con formas más puntiagudas que recuerdan al Escorial de Madrid.


Recreación de cómo debía ser el Palacio Ducal de Medinaceli

El Ayuntamiento de Medinaceli

En la plaza mayor también se encuentra el edificio del Ayuntamiento de Medinaceli. Se trata de una construcción tradicional castellana del siglo XVI y XVII con soportales y balcones. 

En sus bajos se encuentra una oficina de turismo, aunque la vimos cerrada. 

Afortunadamente, hay una segunda a escasos metros del arco romano. (aunque la información que proporcionan no es mucha y el trato a visitante no fue excesivamente reseñable).

Colegiata de Medinaceli 

Hemos creado este vídeo donde se muestran los lugares de interés de Medinaceli:

La Iglesia Colegiata de Medinaceli

Se trata de una sólida construcción renacentista y añadidos barrocos. 

Fue reedificada por orden de los Duques de Medinaceli, sobre lo que pudo haber sido una sinagoga o una mezquita medieval. 

Fue consagrada a Nuestra Señora de la Asunción. 

Los abades de esta comunidad eclesiástica lucharon por mantener su independencia de los obispos de Sigüenza, localidad que se encuentra relativamente  próxima.

Su interior no lo pudimos visitar, porque estaba cerrada. 

Interior de la Colegiata de Medinaceli

Como es lógico, en su interior se venera una imagen del Cristo de Medinaceli, el original.

Aunque la talla más famosa por su recorrido es la que actualmente se encuentra en Madrid.

Otros puntos indispensables de una visita a Medinaceli

Salimos del restaurante y seguimos dándonos nuestro paseo por esta población. 

Así, fuimos a dar con el Convento de Santa Isabel, prácticamente donde habíamos dejado el coche.

Convento de Santa Isabel

Este Convento se encuentra perfectamente conservado, con una vida conventual activa. 

Fachada del Convento de Santa Isabel, donde podéis comprar dulces las monjas

Este edificio del siglo XVI cuenta con una comunidad de monjas clarisas que siguen ofreciendo sus dulces artesanos al visitante para mantener vivo el convento.

Este convento tiene adosado una iglesia de la misma época, la Iglesia de San Martín.

El beaterio, o una antigua sinagoga

A las afueras de la ciudad se encuentra esta construcción, no en muy buenas condiciones. Tan solo la pudimos ver desde fuera. 

Beaterio de San Román, antigua sinagoga

Estas ruinas son el antiguo beaterio de San Román, pero según la creencia popular, fue una antigua sinagoga durante la edad media.

Los restos árabes

Del pasado árabe se conservan unas cuantas ruinas, además de la antigua puerta del oeste en la cerca musulmana.

Igualmente, a pocos metros fuera del recinto urbanizado, se encuentran unos restos de una fresquera o nevera árabe; aunque nosotros creemos que bien pudo tratarse de un aprovechamiento de restos previos romanos.

Evidentemente no se puede entrar a los restos, pero son unas bóvedas donde se introducía nieve que mantenía los alimentos frescos. 

Además, se han encontrado aljibes, que se suponen igualmente de origen árabe y que servían para almacenar agua y salmuera.

Nevera árabe de Medinaceli 

Y aquí termina el recorrido. 

Sin Duda, Medinaceli tiene ganado por mérito propio el reconocimiento de “Pueblos más bonitos de España”.

Es de agradecer que el ayuntamiento ha ido restaurando y mejorando el pueblo y no ha permitido hacer barbaridades dentro del Conjunto Histórico.

Pero antes de marcharnos,.. comprobamos en persona la fama de este pueblo de tener algunas de las callejuelas más estrechas de Castilla y León.

Callejuelas estrechas que van a la dar a la plaza mayor de Medinaceli 

Fortaleza de Medinaceli

Sobre esta fortaleza poco podemos deciros, ya que actualmente su interior está en ruinas y desde hace años es el cementerio del pueblo.


Alcazaba de Medinaceli 

En su momento fue un alcázar árabe; y posiblemente fue en esta construcción donde murió el caudillo Almanzor tras la batalla de Calatañazor. 

Pero tras su conquista, en el que pasó a ser propiedad de los Duques de Medinaceli, fue su residencia oficial, hasta que finalmente realizaron su palacio moderno en la plaza mayor. Este castillo durante la edad media se integraba con la muralla defensiva de Medinaceli.

El Castillo de Medinaceli se construyó sobre la antigua Alcazaba árabe, con fines más estéticos que defensivos. Fue la última población de la zona del Duero en caer en manos cristianas. Alfonso I de Aragón conquista definitivamente la población en 1123.

Si por algo es conocido Medinaceli, es por ser uno de los pueblos más bonitos de toda España. En el interior de las murallas que protegen esta villa, encontramos numerosos monumentos y lugares de interés. 

Pero es fuera de este recinto amurallado, donde se sitúa una impresionante fortaleza medieval. El Castillo de Medinaceli lo podéis encontrar elevado en un pequeño monte. Os proponemos primero conocer este precioso pueblo y después llegar hasta su impresionante castillo. 

De sus orígenes se sabe que en el interior del actual castillo, existía una alcazaba árabe. Por este castillo de Soria, han pasado numerosos personajes importantes; pero sin duda, el más destacable fue el Cid Campeador. De este castillo cabe destacar su Torre del Homenaje y su plata cuadrada con tres torreones en sus esquinas. 

Hoy en día, el Castillo de Medinaceli alberga en su interior el cementerio de la villa.

 


4. y para comer en Medinaceli:

Restaurante Duque
Avenida Madrid, 29, 
42240 Medinaceli España
+34 975 32 61 11

El Aljibe
Campo San Nicolas 11 42240, 
42240 Medinaceli España
+34 975 32 61 38

El Aljibe
Campo San Nicolas 11 42240, 
42240 Medinaceli España
+34 975 32 61 38

y algo mas economico:

Restaurante Carlos Mary
Avenida de Madrid, 15 BAJO,
42240 Medinaceli España
+34 975 32 60 14

y desde Medinaceli, siguiendo el croquis de nuestra ruta, emprendemos camino hacia 

5. El Castillo de Rello 

Murallas e Iglesia de Rello, Soria

Se alza impresionante sobre un cerro que domina todo el entorno. Tanto la torre original, como las murallas, son bastante difíciles de datar cronológicamente. 

El conjunto amurallado de Rello está considerado el mejor conservado de la provincia de Soria. El recinto amurallado que conserva la coronación almenada en buena parte de su perímetro, dos puertas de acceso al recinto, un castillo donde aún se adivina la mole de la torre del homenaje y otra torre más junto al río para recoger agua de forma segura en caso de sitio. 

La muralla del siglo XV con modificaciones en el siglo XVI se asienta sobre una muela a la manera de Medinaceli, Calatañazor y Peñalcázar.

Del castillo, en progresivo estado de ruina, se sabe que pudo construirse en el siglo XV aunque algunos historiadores señalan su existencia ya en el siglo XI. En el siglo XVI la torre del homenaje, hoy semiderruida por la acción de un rayo, se rodeó de un nuevo recinto con torreones de varios pisos en sus ángulos.

Del castillo aún se adivina la mole de la torre del homenaje y otra torre más junto al río para recoger agua de forma segura en caso de sitio. En torno a la torre del homenaje se alza el recinto con torreones de varios pisos en sus ángulos. Se conserva, eso sí, el aljibe, hoy cubierto por una losa, recogido por Madoz, que apuntaba una profundidad de 16 varas. Se encuentra en progresivo estado de ruina.

Sobre el lienzo original se añadieron garitas decorativas, puertas acodadas, torres y cañoneras rectangulares. Hay dos puertas de ingreso, ambas consolidadas y una restaurada, en la que se aprecian matacanes y el escudo de armas con un águila y las divisas de la casa de Borbón y la de Lorenzo Suárez de Mendoza, conde de la Coruña del Conde (Burgos) y vizconde de Torija (Guadalajara).

Castillo de Rello, Soria

Hay ausencia de datos documentados, aunque algunas teorías señalan al siglo XII. La adaptación de la fortaleza al terreno abrupto es formidable. La muralla contaba con una sola puerta de acceso y se conserva el aljibe.

Se acometieron una serie de reformas a finales del siglo XV y principios del siglo XVI. 

Aunque no todo el recinto se conserva en el estado más óptimo, su impresionante apariencia le ha valido para ser declarado Bien de Interés Cultural.

6. Ciudad Amurallada de Almazan

Ciudad Amurallada de Almazan, Soria

La villa de Almazán tuvo uno de los recintos amurallados medievales mas importantes en Castilla y León y en España, debido a su ubicación de tierra de fronteras entre cristianos y musulmanes, primero, y entre reinos cristianos más tarde. Todavía conserva parte de los principales elementos y lienzos de esas murallas, y su románico es rico y excepcional.

La afirmación de que Almazán es el pueblo con más ‘paciencia’ de Castilla y León y de España no está desencaminada. Por eso hay que visitarla con calma, en este tiempo de inquietud y nerviosismo, y también porque es una localidad referencial, que hay que conocer, por la importancia de su recinto amurallado medieval, que no solo conserva en una parte significativa, sino que está recuperando, con la liberación de metros de lienzo que estaban ocultos por viviendas.

Su patrimonio cultural es sobresaliente (forma parte de la Red de Ciudades y Villas Medievales de España). 

Todavía evoca los ecos de las disputas entre los reinos de Castilla, Aragón y Navarra, y puede ser un buen arranque para recorrer la Ruta de la Frontera del Duero, la Tierra de Nadie que fue la línea soriana del Duero durante los siglos X y XI, en la que los continuos enfrentamientos y escarceos de moros y cristianos hacían pasar los numerosos castillos defensivos de la zona de unas manos a otras: ahora Castilla, ahora Al-Andalus.

Además, es la segunda localidad de la provincia de Soria (tras la capital) con 6.000 habitantes; y su ubicación y acceso es estratégico, a los pies de la Autovía A-15, que conecta con Soria (36 kilómetros) y con la A-2 (Madrid-Zaragoza-Barcelona) en Medinaceli (donde se abre el Valle del Jalón).

La visita al centro histórico de Almazán puede empezar junto a la pasarela peatonal del río Duero. 

Plaza Mayor de Almazán

Si vas en coche, puedes aparcar el coche en ese entorno, con la Cuesta de Jesús, calle Henchidero, o el arranque de la Ronda del Duero que sale a la carretera autonómica que va a El Burgo de Osma (CL-116). 

El recorrido lo inicias en dirección a la Puerta de la Villa, una de las huellas de la muralla medieval, para entrar en la plaza Mayor.

Si en tu visita quieres hacer un FreeTour, o necesitas comprar alguna entrada para algún Museo o para realizar alguna actividad, en este enlace te lo pueden solucionan, click aquí

Puerta de la Villa y plaza Mayor

Antes de llegar a la Puerta de la Villa, encontrarás unos establecimientos confiteros, centenarios ya, donde comprar las especialidades de la villa, como son las yemas y las paciencias. 

Unas galletitas muy duras pero sabrosísimas, que hay que degustar poco a poco, dejando que se vayan reblandeciendo en la boca. 

De ahí la ‘paciencia’ que traslada esta localidad, plena de serenidad en su callejero. Unas especialidades que puedes encontrar en otros establecimientos hosteleros. 

Hay que decir que la calidad gastronómica de Almazán es alta, con una oferta muy variada. 

Torre del Reloj en la Puertad e la Villa, Almazán

Cuando te encuentres ante la Puerta de la Villa, que a los restos de muralla se ha sumado un añadido con reloj y campana, debes saber que, según diversos autores, Almazán se llamaba ‘Al-mahsan’ en árabe, el fortificado, por lo que destaca por sus murallas. 

Y es que la primera muralla tuvo origen musulmán, aunque de esa etapa los restos son escasos, tan solo se observan en algunos lienzos.

Alfonso I 'El Batallador' hacia el año 1128, levantó un nuevo cerco. La muralla actual es de finales del siglo XII o principios del XIII, y está formada por dos muros realizados en sillar y rellenos de piedra y argamasa de mortero de cal, una construcción de una gran robustez. 

Almazán tenía una situación estratégica, entre los reinos de Castilla, Aragón y Navarra, muy cerca de sus fronteras, por lo que la defensa y la seguridad eran importantes.

En el siglo XIX, con la Guerra de Independencia, la muralla fue derribada. ¡Cuánta destrucción causó esa guerra al patrimonio de la provincial! De las cuatro puertas originales de la muralla de Almazán, se conservan -además de la Puerta de la Villa-, la Puerta del Mercado y la de Herreros. La Puerta de Berlanga se perdió para siempre.

También contaba con tres postigos, de los que se conservan el de San Miguel (reutilizado como mirador) y el de Santa María (junto a la iglesia de ese nombre). 

El Postigo de San Vicente también ha desaparecido. 

Rollo de las Monjas, Almazán

Al final del lienzo de la muralla que sigue la Ronda del Duero, hacia la salida de la villa, en busca de la carretera que va a El Burgo de Osma, se conserva una torre de defensa llamado ‘Rollo de las Monjas’, por estar al lado de un convento, y donde se supone que había un castillo del que ya no se conservan restos.

Ya en la plaza Mayor, está la iglesia románica de San Miguel del siglo XII, declarado monumento histórico artístico en 1931. 

Es el resultado de varios estilos e influencias (lombardas, cistercienses y mudéjares, entre otras. 

En el interior destaca su bóveda de crucero con una llamativa cúpula de influencia musulmana.

Junto al impresionante templo se abre la muralla, con el pequeño postigo de San Miguel, que da paso a un espectacular mirador, que se cuelga para poder contemplar una vista del río Duero bellísima, con el parque de la Arboleda al fondo. 

Iglesia románica de San Miguel, Almazán

Bajo el mirador está el paseo de ronda de la muralla, que llega hasta la torre de El Rollo de las monjas. Si tienes tiempo, recórrelo. 

Junto al Rollo se ubica el antiguo convento de Santa Clara, del XVII. La congregación religiosa de las clarisas lo dejó en 2003. Hoy es de propiedad privada y de uso hostelero.

Pero antes, también en la plaza Mayor, y apoyado sobre la muralla hacia el Duero, está el Palacio de los Hurtado de Mendoza, en el que se hospedaron los Reyes Católicos en las visitas hechas a Almazán. 

La fachada que se asoma al Duero es de finales del siglo XV, con una bella galería de estilo gótico isabelino; y la que da a la plaza es renacentista del siglo XVI.

 En el propio palacio, a la derecha, está el Centro de Recepción de Visitantes, donde recibirás toda la información turística que necesites sobre la villa.

Palacio de los Hurtado de Mendoza, Almazán

El centro también acoge el llamado Tríptico de Almazán, unas tablas de pintura policromada del autor flamenco Memling, del siglo XV; y junto al palacio están las esculturas de Diego Laínez, seguramente, el hijo de Almazán más ilustre, y la del zarrón (un popular personaje de las fiestas locales de San Pascual Bailón)

El Ayuntamiento está en la plaza, que está porticada. Por cierto, a los vecinos de Almazán se les llama adnamantinos. Se dice que es porque Almazán, en la época romana se llamó Adnumantia, que significa algo así como ‘hacia Numancia’, el emblema celtíbero más conocido que está en Garray, a escasos kilómetros de la ciudad de Soria.

Puertas del Mercado y de Herreros. Recorrido por la villa histórica

Desde la calle Palacio, que comienza junto al palacio (como no puede ser de otra manera), en dirección a la salida del pueblo, es decir, al Rollo de las Monjas, se pasará por la antigua iglesia de San Vicente, con cabecera y portada románica, ahora reconvertida en centro cultural. 

Puerta del Mercado, Almazán

De aquí, por la calle Fraile se llega a la plaza de los Olmos, donde está el centro cultural Tirso de Molina, un palacio del siglo XVI y XVIII.

Desde esta plaza de los Olmos se sale -están contiguas- a la plaza de San Pedro, donde está la iglesia de San Pedro, de estilo herreriano; y aún se puede subir por la calle Campanario, hasta la iglesia de Nuestra Señora del Campanario, románica de principios del siglo XIII.

Desde este punto, por la calle Junto Campanario, se llega a otra de las puertas medievales, la puerta del Mercado, fuera ya del casco urbano, que da acceso al camino que lleva al cementerio. Por aquí coincide que está el trazado de la Cañada Real Soriana Oriental, que parte de Soria y llega a Sevilla, después de casi 800 kilómetros que realizaban los ganaderos de la trashumancia.

Y desde esta puerta también se puede ir al parque del Cinto, en lo más alto de la villa, y un buen mirador, donde sigue habiendo restos de murallas y están Las Tres Cruces. 

En este cerro estuvo, en el siglo X, un castillo musulmán con el que vigilaban el Duero, esa frontera que dividió durante los siglos X y XI las tierras musulmanas y las cristianas. Hay que ir bajando, callejeando, en busca de la puerta de Herreros, la tercera puerta medieval que se conserva.

Y desde esta puerta se llega a la iglesia de Santa María de Calatañazor, en la plaza que lleva su nombre.
Es un templo de finales del XVI, austero y robusto, con una bien dimensionada torre. 

Por una de las callejuelas de la plaza de Santa María está el último de los postigos que queda por conocer, el postigo de Santa María, que se hace paso en la muralla.

Parque de La Arboleda. Esculturas al aire libre

De nuevo ya junto a la pasarela del río Duero, paralela al puente medieval, la visita se completa por un relajado paseo por el largo parque de La Arboleda, que permite ver, en frente, todo el esplendor del lienzo de la muralla que acaricia el Duero. 

Parque de La Arboleda, Almazán

Se pueden contemplar, diseminadas entre los árboles y rincones del parque una serie de esculturas realizadas 'in situ por prestigiosos escultores nacionales y de diferentes paises, participantes en los sucesivos Simposiums Internacionales de Escultura organizados por el Ayuntamiento, conformando un original Museo de Escultura al aire libre.

 En la Arboleda, y en su entorno, están las dotaciones deportivas, como el frontón y la piscina cubierta.


7. y para comer en Almazán:

Meson Castilla
Calle Hurtado de Mendoza 17, 
42200 Almazán España
+34 975 30 16 11

Restaurante Villa de Almazán
Avnida Soria 29, 
42200 Almazán España
+34 975 30 06 11

en la proximidades, podemos visitar la

8. Ermita Mozárabe de San Baudelio

San Baudelio, Soria

La conocida ermita de San Baudelio ha sido objeto de atención y admiración desde la perspectiva de los historiadores del arte, clasificada como mozárabe, calificada como “Capilla Sixtina del románico” etc.

San Baudelio, Soria

Diversas campañas arqueológicas de excavación en el entorno inmediato de esta construcción han permitido reconocer y estudiar una necrópolis de tumbas antropomorfas del tipo conocido como de bañera, con orientación canónica cristiana, excavadas en la peña.

La sencillez externa de la construcción contrasta con su singular arquitectura interior y no permite imaginar la riqueza de las pinturas que un día la adornaron. Llama la atención la pilastra central de la que salen ocho arcos de herradura, simulando una palmera.

Historia de San Baudelio

La ermita fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1917, cuestión ignorada por los vecinos de Casillas que vendieron buena parte de las pinturas murales en la década de 1920.

En 1957 el director de colecciones medievales del Metropolitan Museum de Nueva York propuso al Estado Español realizar un canje por el que podrían regresar una parte de las pinturas de San Baudelio a cambio del ábside de la iglesia románica de Fuentidueña de Segovia. Estas pinturas se exhiben hoy en el Museo del Prado.

De las pinturas arrancadas, veintitrés fragmentos se pueden contemplar actualmente en varios museos de Estados Unidos y en el Prado de Madrid.



 Otro ejemplo de este tipo de fortificaciones es el 

9. El Castillo de Berlanga de Duero 

La villa de Berlanga de Duero es conocida por su excepcional conjunto monumental. La herencia de grandes monumentos que nos ofrece esta localidad, se debe a que fue un enclave muy importante durante la Reconquista. 

Junto con sus espectaculares murallas, nos encontramos con el Castillo de Berlanga. Un imponente recinto defensivo, que podemos ver nada más llegar a Berlanga de Duero. 

Castillo de Berlanga de Duero, Soria

Tiene la función de controlar la zona y actúa como puesto avanzado de las expediciones militares que el Califato envía contra el mundo cristiano. 

Cambia continuamente de manos en los siglos X-XI, hasta la conquista definitiva de Alfonso VI. Documentado a partir del siglo X, el castillo fue conquistado a los musulmanes por Fernando I en 1059. 

Fue modificada en el siglo XV y en el XVI se le rodeó con una fortaleza artillera de forma trapezoidal rematada por cubos circulares. 

Castillo de Berlanga de Duero, Soria

El castillo medieval tiene planta rectangular con torre del homenaje y está dividido en dos patios: el patio de armas de planta cuadrangular y el residencial con soportales de columnas góticas en torno a un aljibe central. 

Recientemente se han hecho investigaciones arqueológicas y ha sido restaurado.

A esta fortaleza se le añadieron los dos recintos fortificados que podemos ver hoy en día, de los cuales uno de ellos es de época medieval y otro renacentista. 

En la actualidad, el Castillo de Berlanga del Duero es propiedad del ayuntamiento de la localidad junto con el resto del recinto amurallado, el palacio y los jardines. Gracias a esto, se llevaron a cabo trabajos de restauración y se inició la consolidación de unos de los Castillos de Soria más impresionantes.

De la fortificación original quedan muy pocos vestigios. 

Las profundas reformas de los siglos XV-XVI, dejaron muy desvirtuada la fortaleza primigenia.El castillo señorial (siglo XV) presenta planta rectangular, en la que destaca el cubo de planta circular, en el ángulo sur, y la torre del homenaje en el lado opuesto. 

Croquis del Castillo de Berlanga de Duero, Soria

En el interior, dos patios articulan el espacio: uno, a la entrada, más sencillo, funcionó como patio de armas; y el otro, se planteó como patio palacial porticado, con columnas góticas, tiene en el centro un aljibe con una conducción que lleva al depósito de agua.

A partir del castillo señorial medieval, en el siglo XVI se construyó la fortaleza artillera. 

Tiene planta rectangular con pontentes cubos en cada ángulo, orientados a los puntos cardinales, los dos delanteros albergan sendas casamatas para instalar la artillería de la fortaleza. 

Los muros, levantados con piedra de sillería de calidad, tienen cinco metros de espesor y se rematan con un parapeto inclinado para desviar los impactos de artillería.

Necrópolis

Pues bien situada en el exterior de la fortaleza , pero en el interior de las murallas que protegen el acceso al castillo, encontramos una necrópolis de sepulturas excavadas en la roca.

Necrópolis de Berlanga de Duero

Esta formada por 21 ejemplares todos de idéntica factura rectangulares o trapezoidales en superficie pero en el interior se las doto de un rebaje para encajar el cráneo, en nueve ejemplares este encaje es redondeado y en el resto tienden a ser de líneas cuadradas, o sea que en su interior son antropomorfas.

Las tumbas fueron excavadas a bastante profundidad y la mayoría tienen encaje para apoyar las tapas de cubierta que a mi entender, también quedarían muy profundas, comparándolas con el nivel del suelo, luego tendrían que acabar de rellenar el espacio con otras piedras para dejarlas a nivel.


En lo que respecta a la orientación, podemos observar en el plano que la mayoría respetan el eje de tradición cristiana Este-Oeste, aunque en algún caso se va derivando hacia el Norte.

Aunque no esta muy clara su datación pero que por su tipología podría datarse entre los siglos X-XII. Lo que hace suponer que estamos ante el cementerio perteneciente a los primeros tiempos de la fortaleza cristiana.

10. y para comer en Berlanga de Duero:

Restaurante Casa Vallecas
Calle Real, 16 BAJO, 
42360 Berlanga de Duero España
+34 975 34 30 33

11. Fortaleza Califal de Gormaz

En el pequeño municipio de Gormaz, nos topamos con uno de los Castillos de Soria más importantes. 

Fortaleza de Gormaz, Soria 

Hablamos de uno de esos monumentos declarados Bien de Interés Cultural, debido principalmente a su grandeza. 

El Castillo de Gormaz escala un montículo dominando todo el municipio. Esta increíble fortaleza es uno de los castillos más largos de Europa. ¡Es impresionante!

El Castillo de Gormaz data del siglo X, durante la Reconquista, cuando se construyó aprovechando las ruinas de un antiguo castro romano. 

Debido a su localización y su amplio recinto fortificado, de aproximadamente 1.200 metros, este castillo resultaba inexpugnable. 

Fortaleza de Gormaz, Soria 

El castillo se distribuye en distintas zonas los recintos amurallados, sus torres con la Torre del Homenaje y el Alcázar. 

Recientemente, el Castillo de Gormaz fue restaurado y se puede visitar de forma gratuita.

La Fortaleza de Gormaz también cambio de manos de forma continua, siendo el hijo de Fernando I, Alfonso VI quién toma definitivamente la fortaleza y se la entrega al Cid en el año 1087. 

Fortaleza de Gormaz, Soria 

El castillo se encuentra en mal estado de conservación, pero conserva detalles muy interesantes como la puerta califal y gran parte de la muralla y las torres. 

Es una de las fortalezas más impresionantes de toda España.

12. Castillo de Caracena

En lo alto de un cerro, en el municipio de Caracena, se sitúa otro de los Castillos de Soria que debes visitar. En esta localidad, al borde de la desaparición, descubrimos una antigua villa medieval con un encanto especial y una gran importancia histórica.

Castillo de Caracena, Soria

Sus monumentos se mimetizan con el paisaje en el que se encuentra, siendo su Castillo el más destacable. El Castillo de Caracena data del siglo XII, aunque su momento de mayor esplendor fue durante el siglo XV durante el enfrentamiento de los Reyes Católicos.

En una sentencia de 1136 dictada por el cardenal Guido de Bolonia, recaída en el pleito entablado entre las diócesis de Osma y Sigüenza por la pertenencia de las tierras de Caracena (Soria), ya se hace mención de la existencia de un castillo en la localidad. 

Este primitivo castillo estuvo activo en el siglo XV durante los enfrentamientos mantenidos entre los Reyes Católicos y el señor de la villa, Juan de Tovar. 

En nombre de aquellos, su leal don Pedro de Acuña, conde de Buendía, rindió la fortaleza y la confiscó. 

Plano del Castillo de Caracena, Soria

Su propietario y señor de Caracena, Francisco de Tovar, se vio obligado a demolerla.

En 1491, Alfonso Carrillo de Acuña, sobrino del arzobispo de Toledo, obtiene el señorío de Caracena y procede a la reedificación del castillo siguiendo las pautas constructivas de una época en la que se había generalizado el uso de la artillería, por lo que habían sido concebidas tanto para la mejor defensa frente a las armas de fuego como para su más eficaz empleo desde el interior. 

A ello responden las troneras que salpican los muros castelares.

El Castillo de Caracena se compone de un doble recinto amurallado, que protege la Torre del Homenaje y el recinto interior de plante rectangular. 

La ordenación en planta deja ver un recinto interior en forma de cuadrilátero trapezoidal jalonado por cinco cubos, en uno de cuyos vértices se alza la robusta Torre del Homenaje de forma prismática rectangular, mientras que en el opuesto se abre la puerta que lo comunica con el segundo recinto dispuesto a modo de corredor perimetral. 

Castillo de Caracena, Soria

Queda encerrado este por una segunda muralla paralela a la primera dotada de diez cubos, dos de los cuales flanquean la entrada no enfrentada a la interior para dificultar el acceso en caso de asedio.

Construido en mampostería, se aprecian claramente los restos de la construcción original, una muralla que recorre el alto entre los barrancos y que sirve a su vez de base para la posterior torre del homenaje y el muro norte del recinto interior, ambos del siglo XV. Cuenta con un doble recinto con foso artificial y un acceso en zigzag muy protegido.

En su exterior, observamos hasta 10 cubos huecos y todavía se pueden apreciar los restos de sus antiguos aljibes, así como los de sus salas abovedadas. También destacan su foso artificial y su difícil acceso en zigzag. 

Caracena y su castillo, son de esos lugares imprescindibles para conocer Soria y su historia. 

En el mismo contexto que los castillos anteriores, surge la Fortaleza de Osma

13. Castillo de Osma

Se fortifica y repuebla sobre el 912. Aún a pesar de no estar situada en el mismo Duero, Osma adquiere una importancia estratégica muy relevante. Y como las anteriores fortalezas citadas, pasará de manos musulmanas a manos cristianas y viceversa con relativa frecuencia. 

Castillo de Osma, Soria

De los tres recintos amurallados con que cuenta el castillo, uno de ellos conserva bastante bien las estructuras, los otros dos tienen una conservación más pobre. 

Cuenta además con los restos de la Torre del Homenaje y la Torre del Agua.

En el año 934, las tierras de Soria marcaban la elástica frontera entre los dominios cristianos y Al-Ándalus. Mientras las tropas califales recuperaron la gran fortaleza de Gormaz, Ramiro II de León ordenó refortificar el castillo de Osma, erigido sobre la misma roca en lo alto de un cerro. 

Allí, su pequeño contingente resistiría las embestidas del poderoso ejército de Abderramán III, primer califa de Córdoba, formado por una temible multitud de arqueros.

A pesar de la superioridad numérica, los musulmanes se vieron incapaces de sortear las pronunciadas pendientes de 45 grados que rodeaban la pequeña alcazaba y se retiraron derrotados. Lo más curioso de todo es la interpretación que ambos bandos hicieron de la batalla. 

Según una crónica cristiana, la hueste de Abderramán III demostró una enorme cobardía por no subir las laderas para luchar; sin embargo, desde otro texto andalusí, los cobardes fueron los hombres de Ramiro II por no abandonar la fortaleza y combatir en campo abierto.

Si en tu visita quieres hacer un FreeTour, o necesitas comprar alguna entrada para algún Museo o para realizar alguna actividad, en este enlace te lo pueden solucionan, click aquí

Durante casi un siglo —en 989 el califa Almanzor conquistaría la fortaleza, recuperada nuevamente por los cristiano en 1011—, el castillo de Osma marcaría la principal línea del reino de León en la defensa de la frontera del Duero y sería el epicentro de algunos de los acontecimientos más trascendentales de la llamada Reconquista. 

Fue un enclave jalón, estratégico, hasta que pierde su importancia en 1104, cuando Alfonso VI conquista Medinaceli y esa barrera ficticia comienza a descender hacia el sur.

Alzados Castillo de Osma, Soria

Desde ese momento, las fuentes históricas se van olvidando de Osma de forma paulatina: en el siglo XIV, además de actuar como cuartel para las tropas de María de Molina en su lucha por el trono de Castilla contra los infantes de la Cerda, el obispado rellenó parte de la fortaleza con tierra para construir unas dependencias episcopales. 

Durante la Guerra de Sucesión se sabe que los partidarios de los Borbones barajaron dinamitar el castillo porque se han hallado perforaciones para las minas; y en el siglo XVIII, buena parte de los sillares de origen romano, procedentes del yacimiento cercano de Uxama y que se utilizaron para levantar las torres y la muralla, se sacaron para la construcción de la catedral del Burgo de Osma.

Fue esta una de las fortificaciones cristianas más antiguas e importantes de la Península, ahora estudiada e intervenida gracias un Plan Director impulsado en 2006 y liderado por el arquitecto Fernando Cobos y el arqueólogo Manuel Retuerce. Las últimas excavaciones, finalizadas este año, han arrojado los hallazgos de una necrópolis plenomedieval con unos 25 cuerpos y un acuartelamiento de barracones militares del siglo XIV, aledaños a la muralla sur y donde también han aparecido los vestigios de dos letrinas utilizadas por los soldados.

A pesar de ser "un castillo totalmente ignorado", en Osma se han encontrado "elementos extraordinarios", según los expertos. El más llamativo es un tipo de saetera —una ventanilla muy estrecha abierta en la muralla por la que se disparaban flechas— de la época de Ramiro II inédita en el resto de España, que solo aparece en Tierra Santa durante la Primera Cruzada. "Y uno de los primeros constructores de castillos cristianos en Tierra Santa es un soriano hijo de uno de los señores de Osma", cuenta Cobos.

En una de las paredes, asimismo, se han hallado unas marcas de cantería, la firma de los ingenieros de la época, algo muy extraño al tratarse de una construcción tan antigua y que solo encuentra parangón en la Mezquita de Córdoba. 

"Osma es muy interesante porque no hay castillos tan antiguos y tan completos, tan bien conservados de la Corona de León, con esos elementos tan singulares", señala Manuel Retuerce; y destaca la torre pentagonal de la que apenas sobreviven los cimientos, los sillares romanos o el arco de entrada, cuyas jambas fueran robadas y por eso no se puede determinar si era de herradura (árabe) o de medio punto (cristiano).

La necrópolis

A lo largo de las prospecciones arqueológicas se han ido diferenciando distintas fases constructivas: si bien existen vestigios de la Edad del Bronce, la primera fortificación se realizó por mandato de los condes de León a principios del siglo X. 

Luego Ramiro II, Almanzor y Fernando I de Castilla en el siglo XI irían blindando el castillo con diferentes elementos y materiales que se aprecian a simple vista. "Toda la construcción interior era de madera porque como no hay ningún suelo horizontal tenía que hacerse con postes para sostener entablados y construir las estancias", explica Retuerce, especialista en fortificaciones medievales.

La parte central del castillo sería cubierta con tierra en el siglo XIV para levantar las dependencias episcopales, quedando también ocultas las peculiares saeteras. Su ocaso se registraría en el siglo XVIII, cuando el grueso de la piedra fue desmantelado para reciclarse en las obras de la catedral. 

Lo único del recinto que queda por excavar es la zona que se desciende hacia el río, donde se habría asentado la población, pero no hay ninguna intervención proyectada.

Los primeros estudios antropológicos de los esqueletos hallados en Osma, datados en torno al siglo XII, ofrecen también resultados curiosos: todas estas personas padecieron sarro desde la infancia y la mayoría trabajó transportando pesados materiales a sus espaldas. 

Las mujeres, sobre todo, desempeñaron labores que les obligaban a pasar mucho tiempo en cuclillas, aunque se desconoce el qué concretamente. Otro de los misterios sin resolver del castillo de Osma.

 

14. y para comer en El Burgo de Osma:

La Dehesa de Osma Hostal Restaurante.
C/ Real 92, 
42300 El Burgo de Osma España
+34 975 34 18 18

Tinto y Leña
42300 Restaurante-bar de las piscinas junto a plaza de toros, 
42300 El Burgo de Osma España
+34 975 36 08 66

Virrey Palafox
Calle Universidad 7, 
42300 El Burgo de Osma España
+34 975 34 13 11

y algo mas erconómicos:

Cerveceria Alquimia de Areveka
Plaza Santo Domingo 17, 
42300 El Burgo de Osma España
+34 653 93 73 11

Bar Mesón Círculo
Calle Mayor 46, 
42300 El Burgo de Osma España
+34 975 34 10 07

Un ejemplo totalmente distinto a los anteriores es la Fortificación de 

15. Castillo de Cañatalazor

Castillo de Cañatalazor, Soria

En plena comarca de Tierras del Burgo, a orillas del río Milanos, se sitúa el pueblito de Cañatalazor. 

Este es otro de esos municipios pequeño, con restos de lo que fue un imponente castillo medieval. 

El Castillo de Cañatalazor, conocido como Castillo de los Padilla, es una fortaleza construida en el siglo XII y reformada durante el siglo XIV. 

Lo interesante de este castillo es poder comprobar en sus restos las distintas épocas y estilos arquitectónicos. 

Castillo de Cañatalazor, Soria

A pesar de su mal estado de conservación, todavía se pueden observar algunos lienzos y gran parte de su torre del homenaje. 

También podréis ver restos de distintas épocas, como su ventanal gótico, además de un foso y los restos de su antigua muralla la cual rodeaba la villa. 

En la actualidad, el Castillo de Cañatalazor se encuentra reformado y en estado de ruina consolidada.

 Puedes acceder libremente y visitarlo, ya que es de propiedad pública.

Como veis es un listado largo, pero no podía faltar ninguno de estos 15 Castillos de Soria que visitar en esta provincia. 

Castillo de Cañatalazor, Soria

Sin duda, este es uno de esos destinos desconocidos que esconde verdaderas joyas arquitectónicas y que no debes pasar por alto. 

y, como punto final de nuestra ruta vamos al 

16. Castillo de Ucero

Castillo de Ucero, Soria

En plena comarca de Burgo de Osma se encuentra Ucero, una preciosa villa que hace de puerta natural de acceso al Parque Natural del Cañón del Río Lobos. 

Ucero debe su fama principalmente a uno de sus monumentos, su castillo medieval. 

El Castillo de Ucero se ubica en este excepcional entorno natural de la provincia de Soria, por lo que visitarlo es más que obligatorio para ser testigos de su historia y de su belleza.

Castillo de Ucero, Soria

El Castillo de Ucero data de los siglos XII y XIII, época en la que fue propiedad de su primer señor Juan González de Ucero. 

La historia de este castillo medieval, está ligada a los templarios quienes lo usaron como asentamiento y defensa. 

El Castillo de Ucero perteneció a la orden del temple, al igual que la cercana ermita de San Bartolomé, y está situado junto a uno de los paisajes más espectaculares de la provincia, el río Ucero y el Cañón del río Lobos, declarado parque natural con especial protección por la Ley.

El castillo fue reconstruido por el obispo don Pedro de Montoya que lo acondiciona y reconstruye en el XV. 

Fue en el siglo XVI, cuando este castillo sufrió su mayor reconstrucción para ser utilizado por el obispado de Osma.

En el siglo XVI, Honorato Juan hace colocar su escudo sobre la puerta de acceso, que aún hoy se conserva. En cierta etapa llegó a ser cárcel de clérigos.

Hoy en día podemos ver su Torre del Homenaje en buen estado, junto con un escudo de armas y los lienzos de su muralla defensiva.

Plano del Castillo de Ucero, Soria

El Castillo de Ucero se encuentra en estado de ruina progresiva, pero se conserva bastante entero y se están realizando actualmente (2015) labores de restauración.

 A la fortaleza, de triple cordón defensivo, se accedía por un conjunto de rampas ingeniosamente dispuestas para su mejor defensa, que finalizaba en un puente levadizo del que hoy no queda más que su ubicación.

 Pero lo más destacado son los detalles de la torre del homenaje, con su bóveda de crucería y las figuras de gárgolas. 

Una de ellas, llamada La Diablesa, muestra una figura sobre la que un águila sostiene entre sus garras a una serpiente. 

Gárgolas del Castilloo de Ucero, Soria

Un pasadizo subterráneo, del que aún queda un tramo de 30 metros, unía el río Ucero con el recinto de la fortaleza.

17. para comer en Ucero

La Parrilla De San Bartolo
ctra. de Burgo de San Leonardo, 
42317 Ucero, España
+34 975 36 35 63

18. Otras Rutas Cercanas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...