viernes, 20 de noviembre de 2020

Escapada al Delta del Ebro, Tarragona


Delta del Ebro



Tortosa, Tarragona

Amposta, Tarragona

Puerto de San Carlos de la Rápita, Tarragona



El Delta del Ebro es la mayor zona húmeda de Cataluña, con una superficie de 320 km2. Constituye uno de los hábitats acuáticos más importantes del Mediterráneo occidental.

El equilibrio entre su riqueza natural y la explotación por parte del hombre no ha sido fácil, por eso, en 1983 , se aprobó la creación del Parque Natural del Delta del Ebro, que ocupa las comarcas del Montsià (hemidelta derecho) y del Baix Ebre (hemidelta izquierdo).

De las poblaciones que forman parte del hemidelta derecho, destacamos Amposta, que junto con el Poblenou del Delta, tiene una mayor representación de habitantes. El centro de interpretación de las lagunas del Parque Natural del Delta del Ebro se encuentra en la Balsa de la Encanyissada.

Del hemidelta izquierdo, destacamos la población de Deltebre, donde encontramos la sede del Parque Natural del Delta del Ebro.

Indice:

  1. Delta del Ebro: ¿ cómo llegar a Tortosa ?
  2. El Tiempo en el Delta del Ebro
  3. Algo de Historia del Delta del Ebro
  4. Tortosa
  5. Comer en Tortosa
  6. Amposta
  7. Comer en Amposta
  8. San Carlos de la Rápita
  9. Comer en San Carlos de la Rápita
  10. Deltebre
  11. Comer en Deltebre
  12. Qué y ver y hacer en el Delta del Ebro

1. Delta del Ebro: ¿ cómo llegar a Tortosa ?

El Delta del Ebro está bien comunicado por carretera (carretera N-340 km 1080, AP-7), sus salidas en la autopista son desde L’Ametlla de Mar, L’Ampolla, L’Aldea-Tortosa hasta Amposta-San Carlos de la Rápita.


¿Cómo llegar en coche hasta el Delta del Ebro?

Por la AP-7 Dirección Bcn – Valencia, coger la salida 39 (Ampolla), 40 (Aldea -Tortosa) o 41 (Amposta – Sant Carles de la Ràpita).

Por la Nacional N-340 cualquier de las 4 salidas dirección Deltebre.

También está comunicado por tren, hay estación de Renfe en Tortosa y en L’Aldea, aquí paran los trenes que vienen del norte (Barcelona) y también del Sur (Valencia).

La compañía de bus de la zona se llama Hife y hace rutas regulares hacia múltiples destinos diarios, incluyendo las distintas poblaciones del Delta del Ebro entre sí. Para más info: www.hife.es

Se recomienda, no obstante, para moverse por el Delta durante vuestras vacaciones, venir o alquilar un coche, por un tema evidentemente práctico.

El aeropuerto más cercano es el de Reus, a tan solo 80 km de Amposta.

Y a 180 km hacia el sur, tenemos el aeropuerto de Valencia, Manises, N-220.

2. El Tiempo en el Delta del Ebro

El tiempo en el Delta del Ebro es totalmente típico de clima mediterráneo. Es caluroso en verano con temperaturas que pueden variar de los 25 a los 40 grados en veranos de mucho calor, y temperado en inverno, no soliendo bajar más allá de los 5 grados, hasta los 15. Los días de sol son abundantes, prácticamente durante todos los días de verano.

La época más lluviosa es el otoño. Son frecuentes también los días de viento, viento de Mistral o noroeste conocido en la zona como “vent de dalt” (viento de arriba, literalmente). Es un viento frío que viene de la montaña y que sopla principalmente en invierno aunque también no es extraño que sople en primavera y en otoño.

Lo bueno es que cuando termina el episodio de viento, queda una atmósfera limpia y un cielo azul precioso.

Da igual invierno o verano, las posibilidades del Delta son para todos los gustos. Además, las posibilidades se amplían más y se adaptan a tu estilo de vida por si viajas solo, en ir en pareja, con niños, mascotas… 

3. Algo de Historia del Delta del Ebro

En 350 kilómetros cuadrados, el Delta es el cuarto más grande en el Mediterráneo. Es un importante ecosistema de humedales y un área agrícola productiva. Dos grandes escudos flanquean el delta hacia el norte y el sur, dándole una forma distinta como un pájaro en vuelo.

El río Ebro drena una sexta parte de la península Ibérica (más de 8,5 millones de hectáreas) a medida que avanza desde los Pirineos y las montañas cántabras del norte de España.

jSerpentea a través de las regiones de Cantabria, Castilla y León, el País Vasco, La Rioja, Navarra, Aragón y Cataluña, formando porciones de esas fronteras regionales y dando su nombre a ciudades y pueblos en todas partes.

Recorrido y Cuenca del rio Ebro

Mientras el Ebro atraviesa estas regiones de España, toma pedazos de cada uno: sedimentos, suelo y arena. 

Cuando el río se encuentra con el mar, pierde velocidad y deposita su carga de sedimentos a lo largo de la orilla, alimentando el delta.

Los científicos han estimado que el río llegó por primera vez al mar Mediterráneo hace unos 13 a 15 millones de años. La forma peculiar del delta del Ebro revela que ha tenido una rica historia morfológica, y el delta ha experimentado un cambio de forma tremendo recientemente.

Motivados por la compleja costa, un grupo de investigadores liderados por Jaap Nienhuis de la Universidad Estatal de Florida utilizaron modelos simples de perfiles de ríos y evolución de la costa para comprender el desarrollo del delta.

Los autores establecieron que los rápidos cambios en el Delta del Ebro comenzaron hace unos 2100 años, y sus resultados se publicaron en Earth Surface Dynamics."Hay mucha información escondida en esa complejidad de forma que sabíamos que podría decirnos algo sobre cómo era el Delta en el pasado", dijo Nienhuis.


Una entrada sustancial de sedimentos construyó y formó el Delta del Ebro. Los registros climáticos muestran que las inundaciones fueron inicialmente responsables de transportar una gran cantidad de sedimentos fluviales a la costa. Pero los brotes de crecimiento del Delta más recientes pueden atribuirse a los cambios en el uso de la tierra por parte del hombre, como la tala de bosques y la conversión de tierras en campos agrícolas, que expusieron más sedimentos a la escorrentía en el río Ebro.

"El Ebro, y muchos otros deltas en el Mediterráneo, fueron algunos de los primeros en experimentar impactos humanos significativos", explica Nienhuis. "Algunos de los modelos que hemos realizado sugieren que los cambios tempranos en el uso de la tierra, como la deforestación durante el Imperio Romano, podrían haber llevado a su crecimiento. En ese sentido, podemos usar el Ebro para aprender sobre la respuesta costera a los cambios en el uso de la tierra y la longevidad de algunos de estos impactos”.

Los deltas se clasifican en tres grupos principales: dominado por el río, dominado por la marea y dominado por las olas.

Los deltas dominados por olas a menudo tienen una forma de "cúspide", que se crean cuando el mar empuja los depósitos del río hacia la costa a cada lado del canal principal. Esto lleva a playas lisas y curvas que se extienden hacia el continente por ambos lados.

Los deltas dominados por el río son puntiagudos porque el río se mete en el mar, depositando suficiente sedimento para sostener su cauce y superando la capacidad de las olas para empujar esos sedimentos a la orilla. Esto crea "lóbulos" de tierra que se extienden hacia el mar.

Hace más de 1.000 años, un Delta del Ebro dominado por los ríos formaba un lóbulo puntiagudo conocido como Riet Vell. Luego, hace unos seis siglos, el canal del río cambió de rumbo (un proceso llamado avulsión) y el lóbulo de Riet Vell fue abandonado.

Formación del Delta del Ebro

Un nuevo lóbulo llamado Sol de Riu comenzó a formarse en la desembocadura del nuevo canal del río. Mientras tanto, el lóbulo abandonado de Riet Vell fue empujado lentamente hacia la tierra por las olas para formar una división en el extremo sur del delta.

Al igual que un alfarero que trabaja una pieza de arcilla, la acción de las olas constantes transportó lentamente los sedimentos hacia el sudoeste, formando la larga curva de La Banya.

Una avulsión que ocurrió hace unos 300 años movió el canal del río una vez más, esta vez abandonando el lóbulo de Sol de Riu, que a su vez fue conformado por las olas en la parte de El Fangar al norte del delta.

También formó el lóbulo Mitjorn-Buda que el canal todavía atraviesa hoy. Nienhuis y sus colegas especulan que, en algún momento durante este período de rápido crecimiento del Delta, antiguos espigones sin nombre cerraron sus bahías protegidas y crearon las modernas lagunas Encanyissada, Clot y Tancada.

Los seres humanos, que indirectamente impulsaron el crecimiento del Delta en los últimos 2100 años, hoy lo hacen morir de hambre. Las aguas del río Ebro se han desviado para el riego, por lo que la dinámica de los sedimentos ha cambiado drásticamente. Ahora hay 187 presas en el río, y la mayoría de los sedimentos ahora se quedan frente a las presas en lugar de llegar al mar.

La pérdida de depósitos de sedimentos del río Ebro significa que el Delta del Ebro moderno ya está dominado por las olas. Se predice que la represa de los ríos, combinada con el aumento del nivel del mar y el hundimiento de la tierra, cobrarán su precio: el 40% del Delta podría quedar sumergido para el 2100.

Iniciamos nuestra ruta en 

        


4. Tortosa

Tortosa es la capital de la comarca del Bajo Ebro, situada en la provincia de Tarragona, Cataluña (España).

Es sede episcopal y constituye un importante centro agrícola, comercial e industrial. El municipio lo constituyen Jesús, Bítem, els Reguers, Campredó y Vinallop. Tortosa es cabeza de partido judicial (hasta 1923 fue distrito electoral, junto a Roquetas y Gandesa, escogiendo 1 diputado a Cortes desde 1846).


Tortosa fue posiblemente la ciudad de Hibera, capital del territorio ibérico de la Ilercavonia. Es muy probable que el asentamiento principal estuviera en la colina que actualmente ocupa el Castillo de la Zuda. Fue Dertosa bajo el imperio romano, ocupada en el 714 por los musulmanes. 

Durante el periodo omeya tuvo un papel muy destacado, tanto por ser el principal asentamiento musulmán del bajo Ebro como por contar con un importante puerto y estar bien comunicada tanto con las localidades del Ebro como con las del Levante, merced a la Vía Augusta.​ 

En 1035 Turtusha se convirtió en reino de taifa (en 2005 se redescubrieron los antiguos baños árabes en el barrio de San Jaime). Otra etapa de esplendor fue durante la edad media cristiana (después de la conquista por el conde Ramón Berenguer IV en el año 1148)​ y más tarde con el Renacimiento.

En Tortosa tomó lugar en 1413-1414 de la Disputa de Tortosa, el más importante debate entre cristianos y judíos en la edad media española.

Durante la Guerra de Sucesión las tropas de Felipe V tomaron la ciudad en julio de 1708. Los franceses la ocuparon de enero de 1811 hasta mayo de 1814. Durante el siglo XIX Tortosa se configuró como un importante núcleo carlista, aunque bajo dominio de las tropas liberales. 

Tortosa, ciudad bimilenaria, es fruto de la progresión de las culturas que la han habitado, ya que todas han dejado su huella. Presidida por el castillo de la Zuda, Tortosa tiene un precioso casco viejo por donde debes dejarte perder. Desconocida y sorprendente, la mejor forma de conocerla es a pie.

Catedral y el Barrio Antiguo

Una buena manera de empezar a descubrir Tortosa es pasear por su casco viejo: por la colorida y encantadora calle de la Rosa, para llegar así a la plaza de la Cinta, que limita con el entrañable portal del Romeu. 

Catedral de Tortosa

Seguidamente podemos hacer una visita a la catedral de Santa María (el acceso se encuentra en la Porta de Palau), que también cuenta con una exposición permanente, un museo para comprender la importancia histórica que ha tenido Tortosa.

Reales Colegios

El conjunto de los Reales Colegios de Tortosa se convierte en una parada obligatoria para todos aquellos que visiten la ciudad, ya que se convierten en una autentica joya monumental que permanece aliena al paso del tiempo. Su claustro renacentista es una pequeña maravilla única en Cataluña. 

Reales Colegios de Tortosa

En el conjunto de los Reales Colegios también se encuentra el Espacio Sant Domènec, exposición permanente de la ciudad y la Fiesta del Renacimiento, en la iglesia de Santo Domingo, con el imponente armario-archivo de la ciudad, también del siglo XVI.

La Juderia

En el siglo X la comunidad judía de Tortosa era ya significativa. 

Juderia de Tortosa

Tortosa, durante siglos, fue una de las más importantes comunidades judías catalanas, y, durante muchos años, de las más destacadas de toda la Corona. 

Se conserva todavía una parte de aquel ambiente de la aljama, con su trazado urbano y entramado de callejones estrechos y blancos, que no debería de pasar desapercibido por el visitante.

Castillo de la Zuda

Para obtener una magnífica vista de la ciudad, del macizo de Els Ports y de todo el territorio en conjunto, una buena propuesta es visitar el castillo de la Zuda, desde donde el espacio privilegiado regala una formidable panorámica del entorno. 

Castillo de la Zuda, Tortosa

El Castillo (en una parte del que hoy en día está el Parador de Turismo) fue declarado bien cultural de interés nacional y es un potente testimonio arquitectónico de la ciudad andalusina. Cuenta con el único cementerio árabe descubierto de toda Cataluña.

Parque Modernista

Pasar la tarde por el paseo fluvial del Ebro, o incluso navegándolo con el laúd Lo Sirgador, es una opción muy recomendable para el visitante que empieza a descubrir Tortosa por primera vez. 

Modernismo en Tortosa

El antiguo puente del ferrocarril, de color rojo, se convierte en una vía idónea para disfrutar de un paseo a pie o en bicicleta y observar las vistas de la ciudad con el río a su falda. También se puede dar un paseo por el parque municipal, por el lado del río, que es una muestra más del modernismo en la ciudad.

Centro de la Ciudad

Hacia el atardecer nos podemos dirigir al centro de la ciudad y contemplar los edificios modernistas o disfrutar de la zona comercial situada en la calle Sant Blai y la Avenida de la Generalitat. 

Centro de Tortosa

Después, para terminar nuestra jornada, podemos acercarnos a los pequeños y frecuentes bares que se encuentran por todo el centro y el casco viejo de la ciudad y disfrutar de unas tapas, de un buen vino o una refrescante cerveza antes de terminar nuestra visita.

Comer con Productos Locales

Visitar Tortosa puede resultar una buena oportunidad para disfrutar de la potente gastronomía ebrenca: del arroz y el marisco del delta del Ebro, de la huerta de interior o del vino de la DO Terra Alta. 

Algunos dulces típicos de Tortosa de bien seguro que harán las delicias de los más golosos: menjar blanc, pastissets de cabello ángel, naranja o chocolate, la sopa de la reina…

 

5. Comer en Tortosa:

Bar Restaurant Cristal
C/ Llotja, 1, 
43500 Tortosa España
+34 977 44 36 89

Sukomi
Av Generalitat 115, 
43500 Tortosa España
+34 977 85 69 30

Parador de Tortosa
Castillo de la Zuda, S/N, 
43500 Tortosa España
+34 977 44 44 50

Dmiquel Cuina de Temporada
Argentina 27, 
43500 Tortosa España
+34 687 03 56 70

y algo mas económicos:

Bar Restaurant Castells
Avinguda Dels Ports de Tortosa-Beseit, 8, 
43500 Tortosa España
+34 669 73 79 51

Bar Esther
Placa de Barcelona1 Mercat Central, Parada I 1, 
43500 Tortosa España
+34 977 44 21 71

y una ver comido y paseados, continuamos nuestra escapada hacia nuestra siguiente escala:

6. Amposta

Amposta, Tarragona

Es capital de la comarca del Montsiá. Situado a una altitud de 8 metros sobre el nivel del mar, a orillas del río Ebro, el término municipal cuenta con 20 738 habitantes (INE, 2019). De su actividad económica destaca la agricultura (cultivo del arroz) y los servicios

Amposta es una ciudad nacida fruto de la unión del mar y la montaña, del río y el carrascal. Ello genera una riqueza paisajística que repercute en una amplia variedad de ingredientes y productos que posibilitan la existencia de una cocina de calidad y de reconocido prestigio de la cual podéis disfrutar en Amposta.

Existen abundantes vestigios y restos arqueológicos, como un poblado íbero con siete silos de grano en la zona del castillo, otro en la zona del Pla d'Empuries y una necrópolis en la Oriola, que hacen que algunos historiadores como Esteve, Schulten y Bosch apoyen la teoría de que en el actual término municipal de Amposta se ubicaba la ciudad de Hibera o Ibera, capital del territorio de los ilercavones antes de la conquista romana, y el primer gran asentamiento ibérico de la península. La situación de la población de Hibera es disputada por las poblaciones de Amposta, San Carlos de la Rápita y Tortosa.

Durante la segunda guerra púnica se produjo en 215 a. C. la batalla de Dertosa, (algunos expertos la denominan también la batalla de Hibera o de Ibera), que enfrentó a cartagineses y romanos. La ciudad, aliada de los cartagineses fue destruida por las tropas romanas, con lo que los habitantes de la ciudad huyeron y se perdió el rastro de Amposta. La cultura ilercavona se perdió absorbida por la romana.

Los romanos establecieron un poblado cerca de la Torre de la Carrova y también establecieron una posada de vigilancia en una terraza sobre el río Ebro, en el núcleo antiguo de Amposta, de aquí proviene el origen del término Amposta, "Amni Imposita", posada sobre el río.

Durante la conquista árabe, éstos establecieron una fortaleza en el mismo lugar donde estaba la posada romana, hecho confirmado por los posteriores hallazgos arqueológicos.

El conde de Barcelona Ramón Berenguer III, fracasó en el intento de apoderarse de Amposta los años 1095 y 1097, pero pese a ello, infeudó la ciudad al monasterio de San Cugat en 1097. Sin embargo, en 1098, hizo enfeudación a favor de Artal de Pallars a cambio de que este se comprometiera a construir un castillo. 

Es su hijo Ramón Berenguer IV quien lo consiguió en el año 1148. Como recompensa a su ayuda en sus conquistas, Ramón Berenguer IV dio en el año 1149 (1150 según el calendario actual) el castillo de Amposta y las tierras que lo rodean a la Orden de San Juan de Jerusalén, quienes convirtieron el castillo en el centro y capital de todas la posesiones de los Hospitalarios en la Corona de Aragón

Durante ese período, el castillo alcanzó gran prosperidad e importancia, el título de castellán de Amposta es sinónimo de gran poder dentro de la Corona de Aragón, ya que era el representante de la orden ante el monarca, como lo fue Juan II de Ribagorza

El año 1280, el castillo pasó a control de la corona tras ser cambiado a los Hospitalarios por las villas de Onda y Gallur, por lo que la villa pasó a regirse por los Usatges de Barcelona.

Posteriormente, el sitio dejó de tener tanta importancia, hasta 1461, cuando durante la Guerra civil catalana la ciudad tomó partido por el hijo de Juan II de Aragón, Carlos de Viana contra el otro pretendiente, el que luego seria el rey Fernando el Católico

Por este motivo el castillo sufrió un asedio que empezó el 2 de octubre de 1465, y no fue hasta ocho meses después, el 21 de junio de 1466, cuando el castillo fue tomado, siendo seriamente destruido y la ciudad perdió la categoría de plaza fuerte.

En la edad moderna, ya sin la protección del castillo, la ciudad entró en un período de decadencia, siendo destruida hasta tres veces por piratas turcos y berberiscos que saqueaban las costas a lo largo del siglo xvi. Posteriormente vino un período de lenta recuperación durante los siglos xvii, xviii y xix, cuando se empieza a explotar las tierras del delta y el puerto de los Alfacs.


Imprescindible es la Visita al

El Puente Colgante de Amposta se ha convertido en uno de los símbolos arquitectónicos más representativos de la ciudad. Construido en 1915, conllevó una notable mejora en las comunicaciones entre los pueblos del delta del Ebro, pues fue el primer paso permanente para atravesar el río en su tramo inferior.

El puente destaca por las dos grandes pilastras de piedra que, en forma de arco del triunfo, se erigen a ambos lados del río. La estructura del puente, sostenida por cables, fue una obra de ingeniería innovadora en la época en que se construyó.

Con 24 m de altura y 134 de longitud, el puente une las dos orillas del río Ebro. Fue el segundo puente colgante del mundo construido con hormigón armado, después del puente de Brooklyn de Nueva York, en el cual se inspira.

7. y  para comer en Amposta:

La Barraca Del Delta
Carretera Sant Jaume Km. 4, 43870 Amposta España
+34 629 30 75 94

La Tancada
Contrada Sant Carles de la Rapita Salines S/n, 
43870 Amposta España
+34 977 26 10 47

La Sifoneria
Tarragona, 4 Tarragona, 4,
 43870 Amposta España
+34 977 70 22 12

Desde aquí, nos dirigimos hacia 

8. San Carlos de la Rápita


San Carlos de la Rápita, Tarragona

Antes de la reconquista cristiana el lugar ya estaba poblado, tal y como consta en un documento de 1097 en el que Ramón Berenguer III cede el castillo de la Rápita al monasterio de Sant Cugat. El conde impuso la condición de que el lugar fuera repoblado por los monjes del cenobio. Se estableció un priorato en el castillo que sirvió para que se iniciara la recolonización de las tierras, especialmente activa durante el siglo XIII.

En 1260 los monjes de San Cugat vendieron el castillo y el resto del término a los hospitalarios con los que habían mantenido diversos pleitos. En el castillo se estableció una comunidad femenina que permaneció en el mismo hasta 1579, año en el que se trasladaron a Tortosa. En 1280 el señorío del lugar quedó en manos de la corona.

A mediados del siglo XVIII, el rey Carlos III ordenó la construcción de un puerto en la zona del Delta del Ebro, así como la de un importante núcleo urbano en la villa pesquera de la Rápita. En su honor, el lugar recibiría el nombre de San Carlos de la Rápita. 

El rey quería convertir el puerto de los Alfaques en uno de los principales del Mediterráneo, de manera que entre 1780-1794 se construyó un canal de navegación que unía Amposta con la Rápita, se fortificó el lugar y se iniciaron las obras de construcción de varios edificios, como la aduana, el palacio del gobernador o la iglesia. La muerte del rey y el caos económico de los últimos años de su reinado dejaron la mayoría de las obras incompletas.

En 1811, durante la Guerra de la Independencia, el general Louis Gabriel Suchet se fortificó durante un tiempo en el puerto de la Rápita, que fue ocupada de nuevo tras la toma de Tarragona

La villa se constituyó oficialmente como municipio en 1838 adoptando el nombre oficial de San Carlos de la Rápita.

Tiene un importante puerto marítimo. Comúnmente San Carlos de la Rápita se denomina en la zona simplemente como La Rápita.

El término municipal cubre una porción del suroeste del delta del Ebro, incluyendo la playa del Trabucador y la península de la Baña, cerca de un lago salado conocido como Puerto de los Alfaques. El municipio está situado en la costa, cerca de la boca del lago salado.

San Carlos de la Rápita es uno de los pueblos marineros más característicos de Tarragona. Colindando ya con la provincia de Castellón, se encuentra ubicado en pleno Delta del Ebro, en un entorno natural ideal para disfrutar tanto de unos días de relax y playa, como de diferentes excursiones por el Delta, siendo considerado además como un excelente destino de turismo familiar.

Vamos a descubrir algunas de las cosas que ver y que hacer en San Carlos de la Rápita, por si decides pasar por aquí .

Hacer una excursión a las mejilloneras

San Carlos de la Rápita es también zona de mejilloneras. Mar adentro, y a bordo de unas embarcaciones, podemos dar un paseo hasta las mejilloneras, pequeñas construcciones dedicadas al cultivo del mejillón. 

Una excursión curiosa de hacer, perfecta para terminar un día de playa, que es además una de las cosas típicas que hacer en San Carlos de la Rápita. En la oficina de turismo se pueden comprar los tickets, o si preferís, en el mismo puerto, desde donde sale la embarcación hay casetas donde también pueden comprarse.


Subir hasta el Mirador de la Guardiola

A las afueras del pueblo, encontramos el mirador de la Guardiola, que, sin duda, es otra de las cosas típicas que hacer en San Carlos de la Rápita. 

Amanecer desde el Mirador de la Guardiola

Subir hasta el mirador de la Guardiola, supone un pequeño paseo en el que además de conocer el entorno cercano del pueblo, verás una antigua torre de vigilancia, y obtendrás unas bonitas vistas tanto del pueblo, como de parte del Delta del Ebro.

Comerse un buen arroz (D.O. Delta del Ebro) y también pescado.

No hay que olvidar que estamos en pleno Delta del Ebro, una de las tres denominaciones de arroz que hay en España, y que son cientos los campos de arroz los que encontramos por los alrededores de San Carlos de la Rápita, por lo que comerse un buen arroz del Delta es otro de las cosas imprescindibles que hacer en San Carlos de la Rápita.

Tampoco hay que olvidarse el pescado, y en general, cualquier producto que venga del mar (langostinos, ortigas de mar, mejillones, etc…) .


Subir a lo alto de la Foradada

En los alredededores de San Carlos de la Rápita encontramos la Sierra del Montsiá, un conjunto de pequeños montes por los que hacer diferentes rutas de senderismo. 

Una de las más conocidas, es la subida a la Foradada, una roca que se abre como una gran ventana con vistas a San Carlos de la Rápita y al Delta del Ebro. La subida, no es especialmente exigente, por lo que puede hacerse con relativa facilidad en menos de dos horas. Las vistas, desde luego, valen muchísimo la pena.

Alto de la Foradada

Conocer algunos pueblos de los alrededores

Es una gran idea para hacer en San Carlos de la Rápita si se está unos días por allí. 

A pocos kilómetros de San Carlos se pueden visitar pueblos con encanto como Ulldecona y su castillo, en el interior, o pueblos de la costa mediterránea tan conocidos como Benicasim, Peñíscola o Vinaroz, éstos últimos pertenecientes ya a la provincia de Castellón.

Castillo de Ulldecona

9. Comer en San Carlos de la Rápita:

Restaurant la Ribera
Plaza Carles III, 7, 
43540 Sant Carles de la Ràpita España
+34 650 36 05 46

Taberna Dalmau
Carrer Constància Boulevard Les Gavines nº 14- Frente al puerto deportivo., 
43540 Sant Carles de la Ràpita España
+34 654 37 62 92

Albert Guzmán Restaurant
Calle Sant Isidre, 255 LOCAL, 
43540 Sant Carles de la Ràpita España
+34 661 10 26 72

Cal Manú
Carrer Sant Josep, 37, 
43540 Sant Carles de la Ràpita España
+34 977 74 32 21

Varadero
Avinguda Constitució 1,
43540 Sant Carles de la Ràpita España
+34 977 74 10 01


10. Deltebre

Se conoce poco sobre la historia de Deltebre. Según la tradición, fueron los moriscos los primeros que se instalaron en la zona. A mediados del siglo XVIII existían algunos asentamientos temporales en la zona del Delta.

Deltebre, Tarragona

En 1818 se construyó la iglesia de San Miguel de la Cava y la población empezó a organizarse alrededor de la misma. El municipio se formó en 1977 por unión de las localidades de Jesús y María y La Cava.

Se formó en 1977 por la unión de dos partidas Partida de Jesús y María y Partida de La Cava que, a su vez, se habían segregado de Tortosa en ese mismo año. Es la población más cercana a la desembocadura del río Ebro.

El término municipal incluye tres espacios considerados de interés natural: la punta del Fangar, que incluye un puerto y una playa; la laguna del Canal Viejo y la zona conocida como el Garchal formada por pequeñas islas. - Arrozales

11. Comer en Deltebre:

Lo Mas de Nuri
Carretera Riumar, s/n, 
43580 Deltebre España
+34 660 95 42 48

Casa Nicanor
Calle Major, 22 Plaza mossen gabriel zapater, 
43580 Deltebre España
+34 977 48 00 62

Delta Hotel Restaurant
Av. del Canal, cami de la Illeta, s/n, 
43580 Deltebre España
+34 977 48 00 46

Casa Rius
Carrer dels Reis Catolics, 
43580 Deltebre España
+34 977 48 99 60

Vista Mar Restaurant
Paseo Maritimo s/n Urbanizacion Riomar, 
43580 Deltebre España
+34 626 04 24 25

12. Qué y ver y hacer en el Delta del Ebro



El Parque Natural del Delta del Ebro se encuentra en el límite sur de Tarragona, fue declarado parque Nacional en 1983 y actualemente cuenta con más de 7.000 hectareas que forman la Reserva de la Biosfera de las Tierras del Ebro.

Se trata sin duda de uno de los parajes más especiales, mágicos y espectaculares de la geografía española.

Explorar el Delta del Ebro

San Carlos de la Rápita forma parte de lo que se conoce como el Delta del Ebro, una zona de arrozales, parques naturales, pequeñas lagunas llenas de aves (especialmente flamencos y garzas), playas y pequeños pueblos con encanto donde desemboca el río Ebro, y que puede recorrerse perfectamente durante uno o dos días. Aquí os dejo una guía con las principales cosas que hacer en el Delta del Ebro.

Hay excursiones guiadas por toda la zona para conocer los encantos y rincones del Delta del Ebro. Para mi gusto vale la pena el dedicar uno de los días a conocer los encantos naturales del Delta del Ebro.

Lo es por sus playas salvajes y kilométricas, sus extensos arrozales que cambian de color con cada estación del año, sus pueblos con encanto, como PobleNou del Delta, ElsMuntells, Deltebre o Sant Jaume d’Enveja, entre otros. 

Y sobre todo por su gran biodiversidad y su amplia fauna terrestre y marina. 

El Delta del Ebro forma la zona húmeda más importante de España, después del Parque de Doñana.

Y, cómo no, también por el majestuoso río y la desembocadura del Ebro, un espectáculo para los sentidos, que recrea un paisaje distinto a del resto de parajes del país.

Es por ello que te recomendamos entusiastamente que hagas una visita al Delta con la familia. Es el lugar ideal para visitar con niños y viajar en familia. Como expertos que somos en la Costa Dorada y las Terres de l’Ebre, conocemos bien este idílico lugar, que además nos encanta.

Desembocadura del Ebro

La desembocadura del río es sin duda una excursión obligada si vienes a pasar unos días en el Delta del Ebro (Delta de l’Ebre, tal como lo dicen los lugareños). 

Esta es una bonita manera de empezar vuestra visita al parque, para ello tienes que ir a Deltebre y seguir las indicaciones dirección “desembocadura”. 

Allí encontrarás restaurantes, tiendas de souvenirs y toda una flota de embarcaciones que te llevarán desde el tramo final del río hasta la mar abierto a unos 5 km de distancia.

Es una bonita manera de empezar a introducirte en el paisaje y la forma de vida del Delta, ya que a bordo de uno de estos cruceros, el capitán va dando una charla explicando detalles de la historia del Delta y sus caracteristicas, realmente interesante.

Podrás escoger entre embarcaciones tradicionales, o modernas con visión subacuática que recorren el río hasta la desembocadura.

Y no solo eso, los niños lo pasarán en grande entre los patos, gallinas y otros animalitos de granja con los pueden interactuar en el patio del restaurante “Lo Mas de Nuri”, mientras los papás y mamás se deleitan con la riquísima gastronomía del Delta (luego hablaremos de ella más a fondo).

Illa de Buda

Esta especial isla en medio del río Ebro es uno de los lugares vírgenes más emblemáticos del Delta del Ebro y un gran secreto para muchos de sus visitantes.

Cuando se contrata la excursión en barco, se pasa justo por al lado de la isla de buda y justo en el tramo final de la desembocadura del Ebro que se encuentra la Isla de Buda (lla de Buda en catalán), y es que su entrada es restringida y se necesita una autorización para acceder, hecho que la ha preservado salvaje y la convierte en un lugar muy especial.

Está situada en el extremo oriental del Delta, tiene más de mil hectáreas de superficie y unos cinco kilómetros de longitud. Es la isla más grande de Cataluña. Hay un día al año en que su entrada está permitida, se trata del día de San Pedro, el 29 de junio.

Te sorprenderás al poder apreciar los preciosos caballos salvajes que allí se encuentran. ¡A los niños les encantará!

Así que toma nota para asegurarte que no te pierdes un paraje sin igual, donde entre toda la flora y la fauna característica del Delta.

Parque Natural del Delta del Ebro

Con una superficie de 320 km2, el parque natural del Delta del Ebro es la mayor zona húmeda de Cataluña, constituyendo uno de los hábitats acuáticos más importantes del Mediterráneo.

Se considera Parque Natural desde  1983, para proteger así su hábitat único y las miles de especies que aquí coexisten. 

El parque se divide en hemidelta derecho y hemidelta izquierdo.

En el hemidelta derecho,(por debajo del río Ebro) encontraréis la capital de la comarca del Montsià, Amposta, así como San Carlos de la Rápita, las Cases d’Alcanar y el Poblenou del Delta, dos pueblos con encanto y toda el alma del Delta del Ebro, entro otros municipios.

Asimismo, aquí también encontrarás el centro de interpretación de las lagunas del Parque Natural del Delta del Ebro, que se encuentra en la laguna de la Encanyissada, y también su hermana pequeña, La Tancada. Ambas son un escenario perfecto para la observación de aves, donde la reina de la corona es sin duda el flamenco.

En el hemidelta izquierdo (la parte que queda arriba del río Ebro) podéis hacer una visita la capital de la comarca del BaixEbre, Tortosa, repleta de historia, pero no dejéis tampoco de visitar Deltebre, en pleno corazón del Delta y donde desemboca el río, naturaleza en estado puro. Muchos dicen de Deltebre que es “la esencia del Delta” y así te lo sabrán defender sus habitantes.

Asimismo, las localidades marineras de L’Ampolla y l’Ametlla de Mar te robarán el corazón por el gran encanto que contienen.

L’Encanyissada y la Casa de Fusta

La casa de Fusta una de las construcciones más emblemática del Delta y una visita obligada. 

Casa de Fusta

Actualmente es una instalación del Parque Natural que acoge un centro de información y un museo ornitológico donde se muestra una colección muy completa de las especies más representativas de la fauna deltaica.

La visita cultural a las instaciones y el museo están bien, pero es que además aquí también encontramos uno de los restaurantes más emblemáticos del Delta del Ebro, llamado también por el mismo nombre ” La Casa de Fusta” . 

Aquí podréis degustar fantásticos platos típicos del Delta y un montón de arroces diferentes.

Además también cuentan con un fantástico centro de actividades turísticas para realizar con toda la familia. Aquí podréis disfrutar de animales, avistar pájaros, montaros en barcas de perxa tradicionales , alquilar bicicletas, subir con cars a pedales, paseos en carro o divertidísimos cuatriciclos…. las posibilidades son infinitas para divertirse y recorrer durante unas horas los fantásticos paisajes del Delta.

La laguna de l’Encanyissada es la más grande del Delta. 

Es una buena idea hacer una excursión en bicicleta desde el PobleNou del Delta hasta la Casa de Fusta, donde se encuentra el mirador de laguna de la Encanyissada.

Laguna de L’Encanyissada

Aquí encontraréis restaurantes con lo mejor de la gastronomía típica del Delta y una barraca (construcción típica del Delta) donde comprar productos y souvenirs de la tierra.

Si preferís continuar la excursión, tenéis que saber que existe la posibilidad de dar la vuelta a la laguna, con tramos de carretera asfaltada y otros sin asfaltar. El recorrido es de unos 15 kilómetros.

Si lleváis con vosotros unos prismáticos, veréis toda clase de aves: garzas, martines pescadores, garcillas cangrejeras, avetorillos, cigüeñuelas, canasteras, ánades reales, charranes, bigotudos, carriceros…

La Punta del Fangar

La Punta del Fangar (así se conoce en su nombre catalán) es la península que se adentra en el mar en la parte norte de la desembocadura del Ebro (hemidelta izquierdo) frente a la bahía del Fangar, dentro del municipio de Deltebre, en la comarca del BaixEbre.

Punta del Fangar

Desde el aire, o si miras un mapa del Delta del Ebro, verás que tiene forma de flecha que entra en el mar y constituye el sistema de arenales y dunas móviles mejor construido del Delta.

Desde el punto de vista de la fauna, el aspecto más destacado es la importancia de la zona para la cría de las aves marinas. Tiene, además, una considerable importancia como área de refugio y alimentación de especies de aves acuáticas migratorias.

La península tiene unos 6 km de largo y 3 km de anchura máxima, hasta llegar a su extremo, que recibe el nombre de punta del Fangar. Aquí se encuentra el icónico faro del Fangar, que se puede visitar y no te va a decepcionar. Sin duda, una excursión muy recomendable si estáis haciendo turismo en el Delta del Ebro.

La Punta de la Banya

La Punta dela Banya (es conocida por su nombre catalán) es una península que configura el área natural más extensa del Delta del Ebro, situada en su extremo sur, en el hemidelta derecho, por debajo de la desembocadura del río Ebro.

Punta de la Banya

Se extiende frente a la costa de San Carlos de la Rápita y PobleNou del Delta, y está unida al Delta del Ebro a través de la del barra del Trabucador, formando el espacio marítimo conocido como labahía de los Alfacs.

Éste es, a la vez, el puerto natural más grande de Europa.En la Punta de la Banya se encuentran las famosas Salinas de la Trinidad, y es un verdadero espectáculo recorrerla en coche mientras ves mar a lado y lado de la Punta de la Banya: el mar Mediterráneo que da a la bahía de los Alfacs, con San Carlos de La Rápita al fondo, por un lado, y al mar Mediterráneo abierto, por el otro.
Al final de la Punta de la Banya hay un chiringuito al que solo se puede acceder con barca.

Salen embarcaciones desde San Carlos de La Rápitaque os llevarán y os vendrán a recoger a distintos puntos turísticos dentro de la bahía. Luego hablaremos de ellos.

Campos de arroz en el Delta del Ebro

Los campos de arroz en el Delta del Ebro son si duda el paisaje más típico y el emblema del delta, que le da color y aroma durante todo el año. Son la perfecta estampa para hacer unas fotos espectaculares y para la observación de aves. No te lo puedes perder!

En invierno están secos, sin agua, descansando y oxigenando la tierra para la época de la siembra, que llega en abril. Entonces se inundan de agua y forman un inmenso espejo –si estáis pensando en hacer turismo en el Delta del Ebro, la primavera es una época preciosa para hacerlo precisamente gracias al aspecto de los campos de arroz.

Los meses de junio y julio, estos campos antes inundados, ahora están verdes porque el arroz ha empezado a crecer y su imagen es igualmente espectacular: un enorme prado verde.

Los meses de agosto y septiembre los campos de arroz son amarillos porque el arroz ha madurado.

Es entre finales de septiembre y octubre que se siega el arroz y los campos empiezan a secarse de nuevo para pasar el invierno y empezar así un nuevo ciclo.

El Delta del Ebro es un destino ideal para pasar unas vacaciones con niños. Un entorno natural, libre de contaminación, rodeado de playas y zonas de recreo al aire libre donde los más pequeños pasarán una experiencia inolvidable.

Desde Litoral Costa Dorada queremos daros los mejores consejos para que no falte diversión adaptada a los más pequeños de la casa con actividades aptas para toda la familia.

Sin duda nuestro mejor consejo cuando viajas al Delta del Ebro con niños es que lo primero que debes hacer es subirte a un barco y realizar el recorrido por el rio y después dirigirte a la Casa de Fusta. Allí podéis visitar el museo y centro de información para tener un primer contacto con el Delta. Además es un lugar fantástico para realizar un sinfín de actividades toda la familia. Alquiler de bicicletas, cuatriciclos, barcas tradicionales

Recorre el Delta del Ebro en barco

Preciosa manera de iniciar una visita al Delta del Ebro con la excursión por el rio desde uno de los barcos turísticos que llegan hasta la Desembocadura. Cerca de Deltebre encontramos la salida de los barcos que recorren el rio desde la Illa de Buda hasta la desembocadura.

Excursión en bici por el Delta del Ebro


Una de las actividades más famosas que hacer en el Delta del Ebro son las excursiones en bicicleta. El Delta cuenta con numerosos carril bici repartidos en diferentes puntos por todo el parque natural, para poder disfrutar tranquilamente de un poco de deporte en familia con unas vistas de auténtico lujo.

Tanto en el PobleNou del Delta, como en Deltebre, la Casa de Fusta o Sant Carles de la Rápita es muy fácil encontrar un puesto de alquiler de bicicletas, donde además, os darán toda la información sobre las rutas de carril bici.

Avistamiento de Flamencos en el Delta del Ebro

Otra de las cosas que fascina a los niños es ver animales que no han visto nunca antes. Y seguro que no han visto los flamencos nunca antes.

El Delta del Ebro cuenta con una de las colonias fijas de flamencos más numerosa de Europa. Sin duda, un espectáculo fascinante

En la zona de la playa del Trabucador y de La Tancada se pueden avistar sin problemas desde los miradores durante cualquier época del año.

Paseo en barca por la Bahía dels Alfacs.


Hay diversos puntos en el puerto de San Carlos de la Rápita desde donde salen excursiones de grupos reducidos hacia diferentes lugares de la bahía.

El Musclarium: un vivero de mejillones y ostras convertido en bar. Sube encima de una mejillonera y degusta las auténticas joyas de la bahía como mejillones y unas ostras que acompañados con cava y vino de la tierra. Una bonita experiencia que podemos realizar con toda la familia . 

Allí se puede hacer desde una degustación, un vermut o un refrigerio hasta comer todo tipo de mariscos.
Chiringuito de la Costa: desde Sant Carles de la Rápita salen los barcos hacia este original chiringuito situado a 15 min en medio del mar. Situado en una plataforma de madera podremos degustar deliciosos platos típicos, pescados y mariscadas. Podremos bañarnos en el mar con los niños y pasar un día muy agradable y diferente.

Chiringuito de la Punta de la Banya: ¿qué mejor que comer una paella en medio del mar?

Otra de las actividades que se pueden hacer en la bahía dels Alfacses ir a ver las Salinas de la Trinitat.

Paddle Surf


Este deporte divertido y fácil de aprender es una buena manera de ejercitarse a la vez que estar en contacto con el mar. 

Pero no solo paddle surf, en el Delta del Ebro podremos realizar toda clase de deportes como kayak, submarinismo, windsurf, kitesurf tienen en las aguas tranquilas de la bahía y las playas del Delta del Ebro un entorno perfecto para su desarrollo.

Aprende las técnicas de Pesca Tradicional en el Delta del Ebro

La pesca manual es otra de las actividades que se pueden hacer en la bahía dels Alfacs. ¿Te imaginas pescar en el Delta del Ebro según el sistema tradicional? O sea, andando con el agua a la altura de la cintura y recogiendo los peces que han quedado atrapados en las redes previamente tiradas.

Pide información a la Oficina de Turismo de Sant Carles de la Ràpita: https://www.turismelarapita.com/

También en la casa de Fusta podremos realizar esta excursión con los niños con barcas tradicionales de percha por las lagunas. La casa de Fusta: https://restaurantcasadefusta.com/es/

La Playa del Trabucador


Como hemos dicho antes, en la barra del Trabucador, hay mar a lado y lado. Pues bien, la parte de mar que da a la bahía de los Alfaques, a San Carlos de La Rápita, es más que perfecta para niños muy pequeños porque no cubre, hay un palmo o dos de agua durante muchos metros, el agua está, además, prácticamente caliente en verano.

Asimismo, la otra playa del Trabucador, la que da a mar abierto es genial para divertirse, tiene olas pero no muchas, el agua está clara y, lo mejor de todo, incluso en agosto, la persona que vas a tener más cerca al lado con su toalla y parasol no estará a menos de dos o tres metros.

¡Es una playa inmensa, perfecta para jugar a palas! Nada menos que 14 quilómetros de playa natural y salvaje con mar a ambos lados. Un paisaje absolutamente precioso donde los niños se van a cansar de hacer castillos de arena.

Gastronomía típica del Delta


Otro de los grandes atractivos del Delta del Ebro es sin duda su gastronomía, que es rica, variada y de calidad. Su producto estrella, como no podía ser de otro modo, es el arroz, que en el Delta se prepara de muchas maneras distintas, a cuál más sabrosa.

Luego haremos un repaso en detalle sobre los restaurantes donde comer el mejor arroz y cocina típica del Delta del Ebro.

De momento, vamos a presentarte sus productos y platos más autóctonos, algunos de ellos que difícilmente vas a encontrar en otros lugares

“Confit de Pato”: Si algo hay en el Delta además de arroz son aves. En general, todo tipo de ave de caza tiene lugar en la gastronomía típica del Delta, pero sobre todo el pato, que se prepara tanto confitado, a la brasa o con arroz en una paella.

“Ancas de rana”: Aunque cada vez hay menos ranas salvajes, sí se crían en cautividad para fines gastronómicos. Comer las ancas rebozadas es también un plato típico del Delta del Ebro.

“Anguiles en suc”: se trata de un plato servido en una cazuela de tierra, pero normalmente cocinado en una cazuela metálica donde el elemento estrella es la anguila autóctona del Delta de primera calidad, la salsa que la acompaña suele ser picante, en mayor o menor medida, a gusto del cocinero o cocinera. Es un plato muy típico que se sirve sobre todo en días señalados como fiestas locales, incluso para desayunar.

“Mariscos”: Y es que, rodeados de mar, no podía ser de otra manera. Los langostinos de La Rápita son famosos en todo el país, pero también los mejillones, ostras, navajas del Delta, todo el marisco es sabrosísimo, fresco y de primera calidad.

“Arroz”: no os va a resultar difícil encontrar restaurantes en el Delta del Ebro donde os sirvan un buen arroz. Veréis también que además de la típica paella, se oferta mucho el arroz negro, el “arrossejat”, el arroz caldoso de bogavante, la fideuà, pero también hay restaurantes especializados donde encontraréis todo tipo de combinaciones de paellas. Lo difícil va a ser tener que escoger cuál de ellos pedís en el restaurante. Veamos algunos de ellos:

¿Dónde comer un buen arroz en el Delta del Ebro?

En el Delta del Ebre se pueden encontrar tanto restaurantes de primerísimo nivel como restaurantes de buena calidad a precios muy asequibles. Vamos a intentar hacer una muestra representativa de ellos:

Tradiciones, fiestas locales y folklore del Delta del Ebro

No os perdáis las “Festes del Mercat” de Amposta en mayo, el anillamiento de flamencos, la fiesta de la plantada del arroz, los bailes de jotas tradicionales catalanas, o los múltiples actos y conciertos de fiestas locales, que principalmente tiene lugar por San Jaime (25 de Julio) o para el 15 de agosto.

Nadie os podrá negar que el Delta del Ebro es un lugar peculiar, auténtico y con personalidad. Esto se refleja en sus fiestas y tradiciones locales.

Oficinas de turismo en el Delta del Ebro

Para más información os dejamos con algunos links de interés sobre oficinas de turismo de la zona:

Oficina de turismo de Amposta: https://www.turismeamposta.cat/es
Oficina de turismo de San Carlos de la Rápita https://www.turismelarapita.com/
Oficina de turismo de Les Cases d’Alcanar https://www.alcanarturisme.com/
Oficina de turismo de Tortosa https://www.tortosaturisme.cat/
Oficina de turismo de l’Ampolla https://www.ampolla.org/
Patronat de TurismeTerres de l’Ebre https://terresdelebre.travel/



y otras rutas cercanas en las Proximidades:













No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Stop Covid-19

Stop Covid-19
Mascarillas Certificadas