martes, 10 de noviembre de 2020

Ruta por los Castillos de la Montaña de Alicante

Castillo de Perputxent, Lorcha

Castillo de Benifalim, Alicante

Castillo de la Torre Grossa, Alicante

Castillo de Tibi, Alicante

Pantano de Tibi

Esta ruta ofrece al visitante la posibilidad de acceder a una experiencia radicalmente distinta. El relieve accidentado de las cordilleras prelitorales y la apacible vida de los pueblos de montaña se ofrecen como alternativa al bullicio costero. 

Las fortaleza subicadas en los roquedos y crestas calizas sobrevuelan espectaculares valles surcados por riachuelos feraces.

 En medio de este paisaje, especialmente recomendable para los amantes del senderismo, los platos de cuchara y el callejeo por pequeños pueblos, se erigen las fortalezas que controlara el mítico caudillo Al Azraq y que, más tarde, tras la reconquista cristiana, pasaron a manos de órdenes militares, como las de Montesa, Hospital o El Temple.

La huella árabe sigue presente, en los recodos de las villas, antiguas alquerías, donde proliferan torres almohades, rehabilitadas como miradores para el disfrute contemplativo del viajero sin prisas.

También permanece este eco oriental en los despoblados moriscos y en los recintos amurallados de las morerías de Alcoy o Cocentaina

Una huella indeleble, que constatan las líneas de bancales construidos con piedra seca y que riegan los caudales que discurren, desde azudes, por azarbes y acequias.​

Donde está situada Jijona?

Situada 25 km al norte de Alicante, la villa está enclavada en las faldas de la Peña Roja. En su término municipal se encuentran el puerto de la Carrasqueta, paso natural (1020 metros al paso de la carretera N-340 para comunicar Alicante con Alcoy). 



En cambio, el pico de la Carrasqueta se encuentra en Ibi con una altura de 1205 msnm.

Por la parte sudoeste del término pasa el río Montnegre, que proveniente del pantano de Tibi se dirige hacia la Huerta de Alicante. A su paso por el municipio jijonenco se encuentra la pequeña pedanía de Montnegre.

El término municipal está poblado de inmensos bosques de pinos y carrascas en altas montañas de más de 1000 msnm, siendo su punto más alto en la sierra del cuartel 1243 msnm.

 Lo que da lugar a espectaculares vistas de valles y barrancos en vertical, así como del mar Mediterráneo, debido a su cercanía; sin embargo, otras partes de su término municipal, las más próximas a la costa, sufren de una desertización preocupante.


          

Comenzamos nuestra Ruta en 

Jijona: Castillo de la Torre Grossa

Jijona, Alicante

A las faldas del Forat de la Penya, alrededor de su castillo, del que se mantiene orgullosa la Torre Grossa, creció la población de Jijona.

Los orígenes de la población de Jijona son inciertos y existe la posibilidad de que se remontasen a tiempos muy antiguos. 

No obstante, la primera confirmación de la existencia del asentamiento humano se debe al establecimiento de los límites del obispado de Denia, atribuido al rey Wamba, que cita la población y castillo de Xexona, topónimo que se identifica con la actual Jijona o Xixona.

 Como bien se sabe, Jijona es conocida por sus turrones artesanos, y cuando se acerca la navidad, darse un paseo por sus calles llenas de aromas dulces es una gozada. Te recomendamos venir a ver las fábricas de los mismos para que aprendas cómo se fabrica el turrón artesano.

Hablemos de calles. Tanto si vienes en coche como si caminas por el centro, ¿te has fijado que no se ve el campanario de la Iglesia? Pues no, no se ve. Lo tapa un edificio entero en lo que hoy sería, posiblemente, una aberración urbanística. 

O tal vez no si tenemos en cuenta que en ciudades ya ni se ve incluso la catedral. Lo cierto es que es un detalle que siempre comentamos los jijonencos, sobre todo cuando analizamos el perfil de otras poblaciones donde lo primero que se ve siempre es el campanario. 

Jijona cuenta con dos iglesias y varias ermitas dedicadas a Santa Bárbara, Sant Antoni y Sant Sebastià, patrón del pueblo junto a San Bartolomé (sin ermita el pobre), en honor a los cuales se realizan las fiestas de Moros y Cristianos. 

Iglesia Vieja de Santa Maria, Jijona

De la Iglesia “Vieja” de Santa María apenas se conserva su puerta de entrada. Es destacable que la mandó construir el Rey Jaime I en 1253. Posiblemente se construyera encima de una mezquita. 

Justo al lado está la Iglesia Arciprestal de la Virgen de la Asunción, sí, la del campanario escondido, construida en los siglos XVI y XVII, y que sufrió un incendio en 1971 al tener los retablos de madera. 

También creo que es un dato a destacar, a nivel religioso, que la madre de San Vicente Ferrer era jijonenca. De hecho, al lado de nuestra tienda de turrones está la casa donde vivió, con una placa conmemorativa que lo señala. San Vicente Ferrer, canonizado en 1455, es el patrón de Valencia. 

No sabemos por qué, pero la leyenda (y algunos de nuestros abuelos) dice que cuando Vicente salió de Jijona por la Carrasqueta, camino a Valencia, se quitó las sandalias, las sacudió y dijo que de “Xixona no vull ni la pols”. (Que no quería ni el polvo de Jijona). ¿Curioso, verdad?

Muy cerquita está La Plaza. Se distingue sobre todo porque no hay ninguna plaza (aunque sí la hubo), a pesar de ser la calle principal de Jijona. 

Realmente es la Avenida de la Constitución (antes del Generalísimo), donde está el Ayuntamiento, donde se hace el mercadillo todos los martes, donde discurren todos los desfiles y actos festivos. Así que si algún lugareño te guía por la Plaza y no la encuentras, ¡ estás avisado/a de cómo se llama realmente ! 

En la Plaza podrás ver alguna casa modernista del siglo XIX construida para los industriales turroneros, te podrás tomar algún helado en cualquiera de las dos heladerías y como no, tomar alguna cervecita en alguno de sus bares. 

Casa Monerris Planelles, Jijona

Jijona tiene el título de Ciudad, otorgado por Felipe V por apoyarle en la guerra de Sucesión contra Carlos de Austria a principios del siglo XVIII. 

Por este motivo, los jijonencos tenían privilegios tales como que podían portar armas en otras ciudades como Alicante. 

En su día fue una plaza importante porque llegó a ser el límite más al sur de la Corona de Aragón y también Cap de Governació, centro administrativo que abarcaba incluso los juzgados de la región. 

El término municipal de Jijona es uno de los más grandes de la provincia de Alicante a pesar de su poca población, concretamente el 5º, aunque en su momento fue de los primeros al incluir en su gobernación Torremanzanas, Ibi, etc. 

Abarca desde zonas muy verdes al norte, por la Carrasqueta (te recomendamos que visites su mirador, abierto en 2019, donde podrás ver desde Benidorm a Santa Pola), siendo uno de los pulmones de Alicante, y zonas muy áridas, más al sur, por el barranc de les Salines, comparables en su día a las zonas desérticas de Almería. 

De hecho, se han rodado películas como Triage (Colin Farrell) emulando paisajes del Kurdistán. 

La Carrasqueta, Alicante

La Carrasqueta también es célebre por ser una de las carreteras más queridas por los moteros, siendo un lugar de encuentro sobre todo durante los fines de semana, sobre todo en la conocida Venta Teresa que regentan desde hace muchos años la misma família que te acogerá con mucho cariño. Existen también muchas rutas para hacer senderismo y bicicleta, tanto por carretera nacional como por montaña. 

Muy cerca del mirador también podrás encontrar cavas de nieve, concretamente el conocido Pou de la Neu, convertido en hotel rural, o Pou del Surdo. Son edificaciones que permitían mantener la nieve, ayudándose de sal. 

De este modo se podía mantener el hielo durante tiempo, y quizás sea uno de los motivos por los cuales existe tanta tradición heladera en Jijona. 

De camino a Alcoy por la Carrasqueta, encontramos La Sarga, un municipio muy pequeño que pertenece a Jijona y donde se encuentran las Pinturas Rupestres de la Sarga, de la época del Neolítico. 

Bien, el municipio pertenece a Xixona, pero las pinturas rupestres están en término de Alcoy. Se descubrieron en 1951 y son patrimonio de la humanidad. Tienen más de 7000 años. Su acceso no es fácil, así que la visita es mejor planificarla con tiempo o llamando a las correspondientes oficinas de turismo. 

Existen más de 100 fuentes naturales en todo el término de Jijona. Muchas de ellas servían, además de para beber y el riego, de abrevaderos para animales, para lavar las ropas, etc. Sin duda han sido uno de los elementos más importantes a la hora de establecer zonas habitadas. 

Algunas de las más conocidas son la font de Bugaya (en la Carrasqueta, justo debajo del mirador), Nutxes, Alequa, Moratell, Mascuna, Viola, Vivens (lugar muy querido por senderistas, cerca de Ibi), font de ferro (por su fuerte olor y sabor a hierro), la font de les salines (en zona muy árida y que además, está rodeada de sal), els bassons, Roset, Cotelles, Monnegre, etc. 

Especial mención tiene el Salt, un salto natural de agua muy querido en Xixona y donde te puedes bañar. Es una poza que ha sido recientemente arreglada para poder visitarla. 

A pesar de ser un pequeño tesoro escondido bien guardado por los jijonencos, cada vez tiene más visitantes y turistas, sobre todo de Alicante. En nuestra tienda tenemos una fotografía grande profesional enmarcada porque nos encanta. 

No muy lejos de Jijona, a menos de 10 Km tenemos el Pantano de Tibi, el más antiguo de Europa, y que servía para abastecer de agua a toda la huerta alicantina.

El Castillo de Jijona, es conocido por el nombre de su vestigio más sobresaliente que ha llegado hasta el presente, la Torre Grossa, que no siendo su torre principal, le da nombre en la actualidad a la fortaleza.

Castillo de la Torre Grossa, Jijona

 El origen del castillo, tal vez anterior a la ocupación árabe, se reconoce como almohade del siglo XII, por su semejanza con los de Tibi o Bañeres de Mariola.

Jaime I el Conquistador recuperó el castillo y la ciudad en el año 1.258, participando sus habitantes posteriormente en la toma del castillo de Alicante.

En 1.337 Jijona ya era una villa y tenía representación en las cortes valencianas de Pedro II. Sería esta rey quien realizaría importantes reformas y restauraciones en el castillo sobre el año 1.338.

Pedro el Cruel lo conquistó en el año 1.364, siendo recuperado más tarde para la corona de Aragón mediante una cuantiosa tropa que en gran parte provenía de las poblaciones vecinas a esta comarca.

Durante la Guerra de Sucesión, la villa se declaró partidaria del rey Felipe V. En octubre de 1.706 las fuerzas del archiduque Carlos sitiaron el castillo, obligando a sus moradores a la rendición. No obstante, con parte de las fuerzas fieles a Felipe V que habían huido de la fortaleza y algunos refuerzos procedentes de Villena, el castillo fue recuperado nuevamente para la causa borbónica.

Al finalizar la guerra, y motivado por la fidelidad demostrada por la villa, el rey Felipe V le otorgó diversos privilegios y le dio el título de ciudad. Entre los privilegios se contó con la donación del castillo y sus propiedades al ayuntamiento de la localidad, efectuado en 1.706.

A partir de aquí, el castillo fue cayendo en sucesivo deshuso, y los habitantes de Jijona aprovecharon sus materiales para la construcción de nuevas viviendas en el auge de la ciudad, quedando en el transcurso de los años en plena ruina.

Esta torre está situada el norte de la fortificación, que se encuentra en la zona más elevada de la ciudad alicantina de Jijona, famosa por la fabricación de turrones y helados, en la comarca de L´Alacantí.

Para llegar hasta el castillo hay dos formas: si venimos desde la localidad de Tibi, nos encontramos la entrada a la fortaleza nada más llegar a la población. Si llegamos a Jijona desde Alicante, hay que seguir las indicaciones que hay en la población para llegar al castillo,o bien buscar la mencionada carretera comarcal hacia Tibi.

 En ambos casos nos dejará a la entrada. Hay una zona recientemente restaurada ante la fortaleza que merece la pena visitar.

Su privilegiada situación, en orientación y altura, le permitía vigilar toda la llanura que se extiende hacia Alicante capital, y hasta incluso, el cabo de Santa Pola.

Es un castillo roquero de grandes dimensiones y planta alargada, ocupando la casi totalidad del cerro que se sitúa entre las sierras de Almadens y Peñarroya.

Ha sido restaurado en muy diversas zonas y a lo largo de muy distintas épocas, acciones de las cuales se encuentran restos muy evidentes en la fábrica de la fortaleza.

En la actualidad se distingue un doble recinto amurallado de mampostería en aparejo opus incertum, destacando, sobre todo la torre situada al norte de la fortaleza, la Torre Grossa, que aunque no lo parezca, no se trata de la torre del homenaje del castillo, sino de una torre de defensa más con la que contaba la construcción. En la foto superior podéis observar la disposición general de la fortificación en época medieval.

De todas formas, lo que más destaca del estado actual es, como decimos, la Torre Grossa, de planta cuadrada y de imponente aspecto sólido, con unos dieciséis metros de altura, aunque con aspecto de semirruina.

En todo el perímetro actual del castillo se observan diversos restos de lienzos de murallas así como de las antiguas torres de defensa, diseminados por todo el recinto amurallado.

Sin duda, y dentro de su estado general de ruina, el Castillo de la Torre Grossa debió ser en sus tiempos una fortaleza de primer orden en la provincia de Alicante. A continuación os ofrecemos un extenso reportaje gráfico del mismo.

Comer en Jijona:

Venta Teresa
+34 965 61 26 63

L'entrepà
Carretera Alcoy 25, 


Torremanzanas: Torre de les Maçanes

Torre de les Maçanes, Alicante

La Torre de les Maçanes se encuentra entre Alicante y Alcoi, rodeada por bancales abalconados y coronada por una torre almohade del siglo XII que dio origen al municipio y se ha convertido en todo un símbolo.

La Torre de les Maçanes debe su nombre a una antigua fortificación almohade situada en la parte alta de la población, y evoca un pasado de tradición hospitalaria ya que Maçanes significa posadas. 

Lo primero que llama la atención es el entorno natural que rodea la zona, poco a poco la vegetación se hace más espesa, el pinar y la carrasca flanquean el camino que nos acerca a la población. 

Este pueblo eminentemente agrícola guarda tesoros urbanos notables como la Casa Alta, torre Almhohade del S. XIII, que fue torre-vigía en tiempos. La Iglesia de Santa Ana y la curiosa masía fortificada conocida como Foia de Cortes son otros de los atractivos de esta verde localidad de l´Alacantí.

Castillo de Benifallim

Benifallim, Alicante

Benifallim está situado a solo 10 km del industrioso Alcoy. Para acceder a él, tomamos el desvío de la carretera N-340 a la altura de la Venta Sant Jordi, justo tras pasar el Barranco de la Batalla.

En sus alrededores se levantan Benilloba y Pénaguila como más cercanas, aunque a menos de 12 km se encuentra también Torremanzanas.

En el centro de este pequeño pueblo podemos contemplar su Iglesia de origen mozárabe, llamada de San Miguel Arcángel, y el antiguo palacio de los Montortal, hoy convertido en Ayuntamiento. 

Si antaño los moradores de Benifallim se reunian en torno a la Iglesia, es cierto que en la actualidad el edificio del Ayuntamiento es lugar de reunión, local social de todo el pueblo además de ser un precioso albergue, donde se puede pasar uno o varios días con un trato exquisito.

Del pueblo sale una pista asfaltada que nos lleva directamente al Castillo. 

Ya no hace falta largas caminatas o rutas para disfrutar de él, aunque nosotros recomendamos dejar el vehículo en la plaza del pueblo y disfrutar pausadamente de un paraje único en nuestras tierras. Nuestra salud (y ojos) nos lo agradecerán

De la cultura morisca nos queda el castillo, impresionante, del que todavía podemos ver y visitar su Torre defensiva del homenaje.

Castillo de Benifallim, Alicante

De planta cuadrada, se alza sobre un promontorio rocoso situado a las afueras de la localidad, y ha pesar del paso del tiempo intenta mantenerse alzada y orgullosa, aún a costa de su avanzado deterioro que, si las autoridades pertinentes no lo impiden, se agravara día tras día.

Benifallim era una población de origen musulmán que fue conquistada a mediados del siglo XIII por Jaime I.

En 1316, Bernat de Cruïlles se erigió como señor de todasestas tierras, perteneciendo posteriormente a los Castelló y al conde de Rótova. En 1535 se segregó de Benilloba, y tras la expulsión de los moriscos del siglo XVII, quedó completamente despoblada

Castillo de la Costurera o de Seta

Castillo de la Costurera, Alicante

El municipio de Balones está situado entre el flanco sur de la sierra de Almudaina y el valle del río Seta, nombre por el que, como hemos dicho, se conoce a la fortaleza.

Existen pocos datos acerca de este lugar, y aunque se conocen sus orígenes como alquería musulmana, la existencia del castillo no tiene referencias hasta la época del Llibre del Repartiment (Libro del Reparto), por el cual se hace mención expresa a esta fortaleza, después de su reconquista por el rey Jaime I el Conquistador. 

Se le cita como Castillo de Seta, que era la toponimia usada para él, por su ubicación en el valle del río del mismo nombre.

El Castillo de Costurera, también llamado Castillo de Seta, se encuentra situado en el término municipal de la población de Balones, en la comarca alicantina de El Comtat.

Su ubicación exacta está en lo alto de un espolón rocoso en una loma situada al sur de la sierra de la Almudaina y a unos cuatro kilómetros al este de la población. Existe un camino de tierra, en bastante mal estado, que nos permite llegar hasta su cercanía, para seguir unos 400 m. hasta él andando. Hay una ruta senderista que sale del pueblo y nos lleva hasta él.

El castillo y la alquería paso primeramente a manos de su hijo, el infante Don Pedro. Posteriormente estaría incorporado al marquesado de Guadalest, y junto con los castillos de Millena y de La Serrella tenía la misión de la vigilancia del valle.

Con la expulsión de los moriscos, acaecida en el año 1.609, la población y el castillo quedaron abandonados, y aunque la población fue más tarde repoblada, no sucedió así con la fortaleza, que quedó completamente deshabitada y entrando en un sucesivo estado de demolición, hasta llegar a ser la ruina a que en la actualidad ha llegado.

Lo que hoy tenemos ante nuestros ojos son las ruinas de lo que otrora sería una bonita fortaleza islámica, aunque de reducidas dimensiones. No obstante, se pueden apreciar los restos de su construcción en mampostería y tapial árabe.

La primera que encontraremos es bastante singular, con muchos recovecos para hacer bonitas fotos. Para acceder a la segunda, hay que continuar un poquito por el sendero y primero encontraremos el nacimiento de agua (que actualmente está cerrado con una puerta metálica) y al lado tendremos una segunda cueva más pequeña.

Si quisiéramos hacer la excursión más larga, una vez en el nacimiento si continuáramos hacia la derecha llegaríamos al poblado íbero del Pixocol. 

Cerca de Balones podemos subir al castillo de la Costurera, de origen musulmán, de planta irregular donde destacan dos torres, una cúbica de origen árabe y una semicircular adosada a la muralla de origen cristiano.

Cuevas de Balones y la Creueta

Para ver este hermoso rincón, nos dirigimos por la CV-720 hasta el pueblo de Balones, en La Vall de Seta.

Cuevas de Balones y la Creueta, Alicante

Viniendo dirección desde Alcoy, entraremos a Balones por la segunda entrada al pueblo, llegamos a la plaza, y por la derecha, por una calle estrecha subiremos hasta llegar a “La Almazora”, donde dejaremos el coche.

Por nuestra derecha seguiremos por una calle que se termina y empieza una pequeña senda que en poco tiempo toma bastante desnivel y nos ofrecerá dos opciones… si seguimos por la derecha iremos directamente al Barranc de les Coves, si vamos a la izquierda subiremos hasta la Creueta, que es el camino que vamos a escoger.

Una vez llegados a la Creueta, tendremos una vista extraordinaria de Balones de La Serrella.

Continuamos por la derecha, campo a través y llegamos hasta las ruinas de un corral, y por detrás del mismo comenzaremos a bajar, intentando ir haciéndolo escorándonos hacia la derecha un poco para evitar los cortados que en breve encontraremos a nuestro paso. Salimos a la senda (la misma que nos llevaba directamente al barranco) que nos conducirá en pocos minutos hasta las cuevas.

La primera que encontraremos es bastante singular, con muchos recovecos para hacer bonitas fotos. Para acceder a la segunda, hay que continuar un poquito por el sendero y primero encontraremos el nacimiento de agua (que actualmente está cerrado con una puerta metálica) y al lado tendremos una segunda cueva más pequeña.

Si quisiéramos hacer la excursión más larga, una vez en el nacimiento si continuáramos hacia la derecha llegaríamos al poblado íbero del Pixocol. Cerca de Balones podemos subir al castillo de la Costurera, de origen musulmán, de planta irregular donde destacan dos torres, una cúbica de origen árabe y una semicircular adosada a la muralla de origen cristiano.

Almudaina: Torre de Almudaina

Torre de Almudaina, Alicante

Almudaina se encuentra en el interior de la provincia de Alicante, en la montañosa comarca del Comtat, a 587 metros sobre el nivel del mar. 

El visitante que se acerque a esta tranquila y amable localidad podrá descubrir su singular torre, señal de identidad de la población, cuadrada y ruda, como la describe Gabriel Miró en su novela Las cerezas del cementerio (1910).

Construida en época islámica medieval, la torre formaba parte del recinto fortificado (cortig) de la pequeña alquería existente. 

La población era entonces conocida como ‘al-Mudayyina’: la ciudadela, nombre del que procede la actual Almudaina.

La restauración llevada a cabo en la torre y su entorno permite comprender a través de las huellas halladas en sus muros la curiosa técnica empleada en su construcción y las secuelas de los cambios sufridos en sus ochocientos años de historia.

Traspasado el umbral de su pequeña puerta, el visitante descubre los espacios interiores en los que se desarrolla un sutil discurso museográfico donde sumergirse en la historia de la torre y de Almudaina.

Castillo de Planes

Castillo de Planes, Alicante

El Castillo de Planes se encuentra situado en lo alto de un pequeño cerrito dominando la misma población de Planes, situada en la comarca de El Comtat.

No tenemos problema alguno para ubicarnos en él, ya que por su situación privilegiada en la población sólo debemos acercarnos a la parte alta de la población donde se encuentra la calle de acceso a la fortaleza.

La historia de Planes y su castillo viene íntimamente ligada también con la Torre de la Almudaina, en la vecina población de este nombre, pues ambos forman una perfecta unidad histórica y arquitectónica.

El origen de las poblaciones de Planes y Almudaina se enmarca en el periodo de dominación musulmana. Fueron conquistadas por las tropas de Jaime I el Conquistador alrededor de 1.244. Sus primeros propietarios, a los que se les entregó las villas, el castillo y la torre por parte del propio monarca aragonés, fue la familia Garcés.

En el año 1.260, y ante la importancia estratégica del castillo de Planes, el rey decidió cambiar la propiedad a los Garcés por Perputxent, su castillo y alquería, en lo que hoy es la población de Lorcha, situada también en la comarca de El Comtat. A continuación, Jaime I lo cedería a Doña Teresa Gil de Vidaura.

Esta zona se encontraba en la que más se vio afectada por las revueltas moriscas acaudilladas por Al-Azraq. 

Castillo de Planes, Alicante

Cuando consiguió dominar la sublevación, doña teresa Gil, D. Jaime de Xérica y su esposa, otorgaron carta puebla en el año 1.278, sustituyendo parte de la población morisca por cristianos, dándole la gobernación de las plazas a Arnaldo de Sernolis y a Ramón de Purjasons, quienes con otros ciento treinta habitantes, constituyeron la definitiva población, dependiente del condado de Cocentaina.

En el año de 1.425 alcanzó la categoría de baronía, segregándose entonces de la ciudad de Cocentaina, de la que dependía hasta ese momento.

En el año 1.609 obtendría el título de villa por la ayuda prestada al monarca tras las luchas ocurridas para la expulsión de los moriscos.a vecina población de este nombre, pues ambos forman una perfecta unidad histórica y arquitectónica.

Vall de la Gallinera

Vall de la Gallinera, Alicante

Casi virgen, sin ninguna gran construcción que lo estropee, el valle, formado por ocho pueblecitos, está, contra todo pronóstico, a unos pocos kilómetros de la costa, del bullicio, de esa primera línea de playa tan codiciada.

 Y ese es parte de su encanto: está en la playa sin estarlo.Podríamos decir que es un valle secreto.

A medio camino entre Valencia y Alicante ha conseguido mantenerse libre de delirios urbanísticos y de aglomeraciones turísticas. 

Un lugar que en primavera estalla, primero de blanco con los cerezos en flor, y después de rojo, cuando sale la fruta. 

Vall de la Gallinera, Alicante

Un entorno para pasear una y otra vez oyendo solo el ruido que uno mismo hace, o el murmullo de la brisa que llega del mar.

Todo lo demás es silencio en esos pueblos que, a lo largo de quince kilómetros, se van situando a un costado y otro de la carretera que serpentea junto al río Gallinera. 

Empezando desde el mar y subiendo valle arriba –como hacen los centenares de ciclistas que habitualmente circulan por esa vía– se atraviesan Benirrama, Benialí, Benissiva, Benitaia, La Carrotxa, Alpatró, Llombai i Benissili.

Castillo de Alcalá o de Benissili 

Castillo de Alcalá, Alicante

Por las características morfológicas que se observan puede tratarse de un recinto cuyo origen se sitúa en época musulmana, con reformas y transformaciones posteriores realizadas en época cristiana. 

Los estudios existentes hacen referencia a la existencia de restos que comprenden desde el siglo XI al XVI. 

Se encuentra situado en la parte superior sobre un cerro cuya altura topográfica alcanza 910 metros. 

El montículo es promontorio que sobresale de forma escarpada de la laderas de fuerte pendiente que lo rodea, si bien a poniente se suaviza el terreno y se aproxima hacia el lugar que hace posible el paso hacia el otro lado del valle. Queda el monte junto a la carretera que comunica el valle con Planes por un lado y Pego por el extremo opuesto, desde donde arranca el sendero que lleva al castillo. 

El castillo tiene planta de forma irregular, cuyas murallas se adecuan a las diferentes cotas topográficas. 

Castillo de Alcalá, Alicante

Se distinguen tres recintos ajustados a las cotas del terreno; resultan de mayor superficie los dos inferiores y es más estrecho el superior, situado sobre rocas de acentuada pendiente. 

La superficie que ocupa es extensa, algo más de mil metros en una dirección y algo menos de la mitad en la parte superior. En la actualidad se reconocen tres zonas perfectamente diferenciadas. Se han producido unos derrumbes parciales de los muros, en especial en los tramos situados en las cotas inferiores y de esta manera las estructuras quedan aisladas entre sí.

 Los recintos inferiores se acomodan donde las curvas de nivel permiten bancales de mayor superficie horizontal. Los muros son de diversas fábricas. 

Predominan los tapiales y los muros realizados en mampostería de diversas técnicas. En el lado de poniente al pie del acantilado se aprecia un llano que debió servir como corral. Se accede a través de un desfiladero vaciado en la roca, elemento que sirve también de defensa del recinto fortificado. 

En las proximidades de este paso se aprecia un llano que debió servir de era para el secado del grano. Cerca también queda una fuente lugar desde donde se surtirían los habitantes del castillo. Quedan en pie muros de diferentes épocas, todas de factura medieval; algún aljibe y se aprecia el quicio de una puerta situada en el recinto superior. 

Castillo de Beniarrama

Castillo de Beniarrama, Alicante

El Castillo de Benirrama, conocido también como Castillo de Gallinera, se encuentra situado en la localidad de Benirrama, situada en el Vall de Gallinera, perteneciente a la comarca alicantina de la Marina Alta.

Su ubicación exacta se encuentra en una atalaya rocosa en la ladera de la sierra de La Aforadá, en una ligera meseta meseta defendida por dos barrancos, cerrando el valle de Gallinera por oriente, a la vez que controla el paso hacia Pego. 

Es necesario subir hasta él a pie por una senda que existe al efecto, siendo bastante penosa la subida, aunque está casi totalmente señalizada mediante un sendero de pequeño recorrido, el PRCV-058.

Para ello cogeremos este sendero en la localidad de Benirrama, justo al lado de la Casa del Médico de este pueblo. Este sendero lleva al Alto de Miserat, donde hay una antena de TV. Antes de llegar, el sendero se desvía hacia el Castillo, por lo que tomaremos éste para llegar hasta él.

La historia de la Vall de Gallinera viene dictada por la existencia de los castillos de Benisili y Benirrama, pues si el primero corta el paso hacia el Comtat, el de Benirrama lo hace hacia el valle de Pego, por la parte oriental.

La primera noticia documental data del año 1.245, con la firma del Tratado de Pouet. 

En él, Al-Azraq se compromete a ceder al rey cristiano los castillos de Pop y Tárbena, reteniendo para sí los de Al-Qalà (Benissili) y Pertputxent, con el compromiso de entregar en los tres años siguientes éste de Gallinera, junto con el castillo de Margarida y los de Cheroles y Castiel. 

Castillo de Beniarrama, Alicante

En el año 1.248, durante la primera sublevación, el pacto de entrega del castillo de Benirrama no se cumple, y tras varios años de escaramuzas y asedios, el rey Jaime I toma el castillo el 1 de junio de 1.258, entregándolo a su señor feudal Ato de Foces, quien dos años más tarde lo cede a su hijo Eximen de Foces, al que se le embarga por Jaime I en favor de su hijo Pedro Ferrando, hijo natural del rey aragonés.

En abril de 1.273 se entrega el castillo a Berenguer de Latera, por débitos al rey y, por idéntica causa, tres meses después a don Pedro Diego Muñoz. En el año 1.275 de nuevo se embarga a favor de Mateo de Montreal, quien inicia algunas mejoras en sus defensas, un aumento de guarnición y control de avituallamiento. 

Al año siguiente, se reparten armas en el castillo, y Armando de Armentera lo inspecciona en nombre del rey aragonés por ver si está dispuesto para la guerra, conocido ya el nuevo alzamiento del caudillo Al-Azraq contra las tropas y puestos cristianos.

Establecida la paz en el año 1.279, la fortaleza pasa al control de Bernardo de Peñaflor. En 1.282 es su alcaide Rodrigo Jiménez de Luna y en el 1.283 toma su control de nuevo Mateo de Montreal. 

En el año 1.322 el rey Jaime II de Aragón lo dona a su hijo, el infante Pedro, y es durante la Guerra de los Dos Pedros cuando el castillo es conquistado por los castellanos, y posteriormente, en el año 1.356, se recupera para el Reino de Valencia por Juan Mercer. 

Es en 1.417 cuando el rey Alfonso V lo dona a su hermano don Juan. El terremoto del año 1.644 arruina gran parte de la construcción, que por entonces llevaba ya muchos años deshabitada.

Ambas fortalezas fueron construidas para este fin: el control de gentes y tropas enemigas por el Vall de Gallinera.

Históricamente han participado en los mismos hechos de armas relacionados con los pueblos de este valle, especialmente con las sublevaciones musulmanas y el posterior hecho de ser los últimos reductos de los moriscos después del decreto de expulsión de 1.609.

Comer en Vall de la Gallinera:

Miro Cuina
Carrer Major 53,
+34 609 66 51 13

Sabors
C/La Font 21 Beniali, 
+34 966 40 66 46

Del Raval
Raval, 20, 
+34 686 01 09 10


Lorcha: Castillo de Perputxent

Castillo de Perputxent, Lorcha

Dominando todo el valle se encuentra esta fortaleza situada a un kilómetro antes de llegar a l’Orxa, es de origen musulmán y su fecha de construcción data de finales del siglo XII e inicios del XIII. 

El Castillo está ubicado sobre una enorme roca de forma singular junto a la Sierra de la Solana.

 La cima más alta de la fortaleza llega a los 380 metros y desde ella se puede ver el valle de Perputxent y una parte del río Serpis. 

En la actualidad, la fortificación ha mantenido un muro en la vertiente Este y Sur, construido con tapial de mampostería, y otro en forma poligonal que protege la parte alta del cerro. 

En el interior del Castillo se aprecian vestigios de planta rectangular y un aljibe, donde se ubicaba la zona habitable en época musulmana. 

La fortaleza tiene otras tres torres en esquema de “L”. La torre del oeste es la denominada del “Homenaje”. Entre ésta y la del sur hubo una gran residencia señorial, de las que se conservan las paredes.

Agres: Castillo de Agres

Castillo de Agres, Alicante

La población de Agres fue una antigua alquería musulmana, y en sus inmediaciones se construyó la fortaleza islámica a finales del siglo XII. En la parte occidental de la población, también fue construida una torre de vigilancia fortificada conocida como La Torreta de Agres, de la misma época . 

Además, en la misma población existía otra torre, sólo de vigilancia, que estaba situada en la misma alquería, entre el castillo y la torreta occidental, que se denominaba Torreta Alta, de la cual no queda ningún resto y sólo se conoce por documentos de la época. Estaba situada en una calle de la población que precisamente lleva su nombre: calle Torreta Alta. Se supone que su construcción fue coetánea a las otras dos fortificaciones.

En el año 1.248 las tropas de Jaime I el Conquistador tomaron la población y su castillo, siendo ambos cedidos a Don Ximén Pérez de Arenós en el año 1.255.

Un año más tarde, éste le otorgó a Agres la carta puebla a sus moradores. También consta en los documentos de la época que el término de Agres y su castillo fueron propiedad de la corona de Aragón, pues el propio rey nombraba a los alcaides del castillo.

Castillo y torreta fueron propiedad en 1.388 de Andreu Guillem Scribe, pasando a titularidad de Joan Roig de Corella en el siglo XV, y más tarde, durante el siglo XVI, formaría parte del patrimonio de la familia Calatayud, hasta que en 1.633 se anexionara al condado de Cirat.

La fortaleza y torreta fueron paulatinamente dejadas de uso y a finales del siglo XVII cayeron en ruinas. No ha habido reseña histórica de ambas fortificaciones posteriores, ya que la población se mantuvo alejada de los conflictos bélicos relevantes en los años venideros a su abandono.

Cocentaina

Cocentaina está enclavada en pleno Parque Natural de «Serra de Mariola», en la zona conocida como la Montaña de Alicante, encabezando la comarca de «El Comtat». 

Con más de 12.000 habitantes, es este municipio es la capital de la Comarca del Comtat. Su rico pasado, desde la prehistoria hasta nuestros días, y pasando por una marcada época medieval, ha dejado huellas visibles aún hoy en día y que forman un rico y destacado patrimonio histórico y cultural.

Concentaina

Cocentaina ya fue una ubicación importante y estratégica en el paleolítico, neolítico y en la época prerromana. En Cocentaina se sitúan tres abrigos con pinturas rupestres de arte esquemático: el abrigo de Alberri, el abrigo de la Paella y el abrigo de la Penya Banyà. Declarados en 1998 Patrimonio de la Humanidad, junto a otros abrigos que conforman el arte rupestre del arco mediterráneo de la península ibérica.

En Cocentaina están ubicados importantes yacimientos ibéricos, la "Serreta", el "Pic Negre", las "Jovades", la "Petxineta", el "Terratge", la "Tortea", la "Cova dels Coloms", etc. De entre estos yacimientos hay que destacar la "Serreta", yacimiento ubicado en los términos municipales de Cocentaina, Alcoy y Penáguila donde fueron encontrados los "Plomos de Alcoy" y la "Divinitat de la Serreta", entre otros.

En la época de dominación musulmana, Qustantaniya volvió a ser un importante enclave, tanto a nivel económico, agrícola, militar y administrativo. Así lo demuestran diferentes documentos históricos y elementos importantes de la arquitectura y urbanismo de la villa, como el arrabal, el castillo y numerosas alquerías en los alrededores de Cocentaina.

El mismo rey Jaime I de Aragón conquistó la villa en 1245. Esta etapa estuvo marcada por las importantes revueltas protagonizadas por el caudillo Al-Azraq (1247 y 1275). En 1304, la villa fue saqueada e incendiada por musulmanes procedentes de Granada, de aquí viene el actual mote de "Socarrats".

El primer señor feudal de Cocentaina con el título de barón fue el destacado almirante de la Corona de Aragón Roger de Lauria, en 1291, al que su sobrino Pedro IV de Aragón le concedió el privilegio real de la feria en 1346. Roger de Lauria construyó en Cocentaina su alcázar, en el lugar donde se encuentra ahora el palacio condal.

Más adelante, al 1488, Alfonso III vendió la villa por 80.000 florines al militar Jimeno Pérez de Corella, al que le concedió el título de conde y regresó a conceder otro derecho real de otra feria, diferente de la ya concedida por Pedro IV. La familia Corella, de origen navarro, reformó y amplió el Palacio hasta darle la forma actual. En el siglo XVII, Cocentaina pasó a manos de la familia Benavides.

Cocentaina fue presa de una gran depresión económica cuando en 1609 se produjo la expulsión de los moriscos. Entonces se estima que Cocentaina tenía una población de 2000 cristianos viejos y 1000 moriscos.

A comienzos del siglo XVIII su recuperación económica era ya notable y a lo largo de la centuria la villa no dejó de crecer, alcanzando cerca de 6.000 habitantes a principios del XIX, momento en el que la población pasó a depender de los duques de Medinaceli (1805), que aún conserva el título en la actualidad. 

Durante los siglos XVIII y XIX la superficie agraria dedicada al regadío fue considerablemente ampliada, consolidando un sistema de pequeñas y medias explotaciones que han sobrevivido hasta ahora.

Hacia a finales del s. XIX comienza a surgir en Cocentaina una tímida industrialización textil inducida por Alcoy, pionera de la industria existente en la actualidad en la zona y que comprende textiles, cemento, papel, calzado y cartonajes. La llegada del Tren Alcoy Gandía en 1893 supuso una importante mejora de sus comunicaciones

¿ Que podemos ver : ?

Ermita de Sant Cristòfol de Cocentaina

Datada en el siglo XVI. Se encuentra dentro del Paraje Natural de Sant Cristòfol. El conjunto arquitectónico y el paraje se han convertido en un lugar de ocio importante y es considerado como un punto relevante para los habitantes de Cocentaina, pueblos vecinos y visitantes.

Iglesia de Santa María de Cocentaina

Iglesia fundada en el S. XIII y reformada entre los S. XVII y XVIII. Alrededor del edificio, en sus flancos norte y este, se conservan restos del lienzo de la antigua muralla medieval, aprovechando una parte de ella como muro para la construcción de la capilla de la Comunión en…

Iglesia del Salvador

Lo que fue la mezquita, es hoy una iglesia parroquial de finales del S. XVI, que siguiendo un estilo renacentista en cuanto a planta, incluye elementos barrocos como los de la capilla del Santísimo.

Castillo de Cocentaina

Símbolo de Cocentaina, el castillo de estilo gótico-militar, fue construido a principios del siglo XIV por las necesidades defensivas de la época.

Hacer una visita al castillo supone ver una magnífica panorámica de Cocentaina, de su comarca y de las montañas que la rodean. 

Ayuntamiento (Cocentaina)

Construido durante la segunda mitad del S.XIII, fue fundado desde su origen para albergar los órganos de gobierno local, uso que aún perdura. Las reformas del S. XVIII son las que le dan su característico aspecto actual. En las últimas reformas, ejecutadas en 1997, se han vuelto a descubrir elementos…

Castillo de Penella (Cocentaina)

Castillo de Penella (Cocentaina)

Situado fuera del núcleo urbano en la Pedanía de Penella, se erige altivo sobre una elevación montañosa. Se construyó en el S. XIII.

El edificio conserva en pie la torre del homenaje, y un edificio rectangular, pensados para la defensa y vigilancia del territorio. Se observan restos arqueológicos de otras…

Convento de las Clarisas y Monasterio

Ocupando el ala norte del palacio, es aquí donde se da culto a la patrona de Cocentaina, la Virgen del Milagro. De estilo barroco se pueden contemplar interesantes lienzos con las escenas del Milagro de la Virgen, Santa Clara de Asís, y un impresionante camarín que guarda el icono de…

Convento de los Franciscanos de Cocentaina

Originalmente, hubo aquí una ermita del siglo XIV dedicada a San Sebastián Mártir. En 1561, posteriormente en el siglo XVI, se funda el Convento, regentado desde entonces por los Padres Franciscanos. De su interior destaca el claustro con escenas de la vida del Santo.

Ermita de Santa Bárbara de Cocentaina

En un bonito paraje boscoso cerca de la población, y del apeadero del tren, se encuentra este edificio religioso, el más antiguo de la población, construido en el siglo XIII. Su entorno, acondicionado para el esparcimiento y disfrute del aire libre es una propuesta a tener en cuenta.

Mueso Arqueológico y Etnológico del Comtat (Cocentaina)

En este histórico edificio construido en los años siguientes a la conquista cristiana, se conservan elementos arquitectónicos de épocas posteriores, además de los objetos y piezas que ilustran los contenidos sobre arqueología, y las antiguas producciones agrícolas locales. A través de elementos originales de la casa, objetos y herramientas, la…


Torres de la Muralla de Cocentaina

Las torres formaban parte de la muralla que envolvía la zona de la Vila, a lo largo de más de un kilómetro de perímetro limitado por los accidentes naturales. Las puertas principales de entrada a la villa se situaban al norte la puerta del Ángel, al este la puerta de…

Museo de Fiestas (Cocentaina)

La esencia de la fiesta en una casa construida entre los siglos XVII y XVIII y que es actualmente sede de la Junta de fiestas de Moros y cristianos, Museo y Archivo musical. Cuenta con exposiciones de indumentaria, documentos y una monográfica del músico contestano Gustavo Pascual, autor del pasodoble “Paquito…

Pla de la Font (Cocentaina)

Pintoresca y ajardinada plaza donde se reunían los antiguos servicios públicos relacionados con el agua, como son el lavadero, el matadero, la generosa fuente y abrevaderos. Actualmente urbanizada a modo de parque urbano, es un rincón idóneo para hacer un descaso en nuestra ruta. 

Palacio Condal Museo Municipal (Cocentaina)

Palacio Condal Museo Municipal (Cocentaina)

Con su imponente aspecto, el llamado Palacio de los Condes, construido a modo de fortificaciones entre los siglos XIII y XIV, es un monumento de referencia en cuanto a arquitectura y elementos decorativos. Su aspecto renacentista actual, se debe a la intervención de los Condes a partir del siglo XV,…

Comer en Cocentaina

Restaurante La Fustería
Avenida del Pais Valencia 40, 
03820 Cocentaina España
+34 692 60 19 28

Natxo Sellés Restaurante
Calle Juan María Carbonell, 3,
03820 Cocentaina España
+34 965 59 17 38

Restaurante Tiro de Pichón
Calle Alcoletja,
03820 Cocentaina España
+34 965 59 25 74

y en nuestro paso cerca de Alcoy, podemos visitar:

Continuamos nuestra ruta hacia 

Onil: Castillo-Palacio fortificado del Marqués de dos Aguas

Castillo-Palacio del Marqués de dos Aguas, Onil

El Castillo- Palacio del Marqués de Dos Aguas se encuentra en la localidad de Onil, perteneciente a la comarca alicantina de L´Alcoiá. Onil se encuentra a los pies de la Sierra del Reconco, que la separa de la ciudad de Biar, en las estribaciones del sur de la Sierra de Mariola.

Para llegar hasta el Castillo-Palacio nos dirigiremos hacia el centro de la ciudad, pues se encuentra en el casco antiguo de la misma, en la llamada Plaza del Carmen, siendo además la sede actual de la Oficina de Turismo de Onil. El acceso al palacio se hace por la calle trasera de la citada plaza.

Los orígenes del actual palacio son los del castillo de la localidad, pero contrariamente a lo que sucede en poblaciones vecinas (Castalla, Ibi, Biar, etc), este castillo no es árabe, ni Onil es ninguna alquería musulmana, al menos de lo que se extrae de la documentación existente y la ausencia de restos arqueológicos que así lo demuestren. 

Por ello se trata de una construcción medieval, y se le considera castillo porque en su fabricación se incluyeron elementos defensivos que hacen considerarlo como tal.

El castillo-palacio fue construido a principios del siglo XVI por la familia Vilanova, que ostentaban el título nobiliario del Marquesado de Dos Aguas, a partir de los restos de una antigua torre alminar de origen mudéjar que emplearon para campanario de la iglesia adosada al palacio. 

Esta familia tienía su residencia en la vecina Castalla, donde habitaban una casa señorial muy antigua que no reunía, según los criterios de la época, las condiciones de confort y seguridad deseados para una familia de alta alcurnia.

Ramón de Vilanova, marqués de Dos Aguas, se decidió por construir su nueva mansión señorial en los terrenos que hoy ocupa , frente a la ciudad de Castalla y muy cerca de ella, en lo que hoy se conoce como la población de Onil. 

A su alrededor fue formándose poco a poco el núcleo urbano, especialmente por la construcción de las casas de los sirvientes del señorío de Dos Aguas y otras familias que se fueron estableciendo en los años siguientes.

La construcción del edificio se prolongó hasta bien entrado el siglo XVII, ya que los herederos de la familia Vilanova fueron poco a poco ampliando la fortaleza y el palacio que contenía, llegando a ser una de las obras de arquitectura militar más bellas de la región. El edificio se considera de estilo gótico tardío.

Aunque la denominación común es Palacio del Marqués de Dos Aguas, históricamente se conocía como Palacio de los Vilanova, según reza en numerosos documentos de la época.

A principios del siglo XX fue comprado a los descendientes de los Vilanova por la familia Sempera Matarredona, originaria de la ciudad de Ibi, quien posteriormente procedieron a cederlo al pueblo de Onil y se convirtió en la sede actual del Museo de Moros y Cristianos; Museo de Eusebio Sempere y Oficina de Turismo local.

Información visitas: 606 023 307 / 965 565365

Tibi

Tibi, Alicante

Tibi, en la comarca de l´Alacantí, entre el Maigmó y la peña Mitjorn, con el embalse en funcionamiento más antiguo de Europa y paraíso del senderismo y las acampadas junto al Río Verde o Monnegre que cruza el municipio.


Ruta hasta el Pantano de Tibi



El Embalse de Tibi, una presa del siglo XVI que fue la más importante del mundo en su época

La ruta circular pasa por dos puentes antiguos de cuando reinaba Carlos IV de España, la antigua casa del pantanero -el guarda del pantano- el mismo embalse y el Mesón Maigmó, donde podéis comer gracias a sus buenas referencias. La mejor ruta circular es la que ofrece Isra CP en Wikiloc. También existe la opción de aparcar en el parking del pantano, para hacer menos recorrido, lugar donde dejaréis el coche antes de la valla para superar caminando.

La provincia de Alicante esconde una joya del siglo XVI muy importante. Hablamos del llamado pantano o embalse de Tibi, declarado Bien de Interés Cultural. Esta obra, todavía en funcionamiento, fue considerada en su época como la presa más importante de Europa y del mundo por su altura, de más de los cuarenta metros -una altura que no se superó hasta la construcción de las grandes presas del periodo ilustrado-.

El Embalse de Tibi se encuentra situado a unos 18 kilómetros al noreste de Alicante, construido sobre el río Monnegre, entre los cerros de La Cresta y el Mos del Bou y muy cerquita de los términos municipales de Tibi y XIxona.

Se trata de una de las obras hidráulicas de retención y distribución de aguas más antiguas de Europa. Es una presa del tipo de arco con el muro de contención trabajando a gravedad, destinada a almacenar las aguas del río para beneficio de la huerta de Alicante.

La primera propuesta fue supervisada por los ingenieros de los Austrias, la primera piedra fue colocada en 1580 terminándose las obras en 1594. A finales del siglo XVII (1697) el cuerpo de la presa sufrió una rotura, permaneciendo así durante cuarenta años hasta que en 1736 se acometieron las reparaciones, según un proyecto de Pedro Moreau concluyéndose en 1738. 

Durante estas reparaciones también se realizó la coronación inclinada hacia aguas abajo para facilitar el paso del agua en caso de una crecida. En 1941 se abrió un nuevo túnel de desagüe en la roca de la ladera derecha, al nivel del cauce.

Cabe mencionar que a pesar de lo que pueda pensar la gente sobre el embalse de Tibi -no es el más antiguo en uso de Europa-, el pantano de Almansa, situado en este municipio de la provincia de Albacete a unos 8 km del casco urbano, es la presa más antigua de Europa en funcionamiento. 

Las obras de la manchega se iniciaron dos años antes, en 1578, y dispone de forma de arco y un muro de contención en forma de gradas, a modo de escalones, con un total de 16. Su construcción se finalizó en 1584, diez años antes que el de Tibi, una fecha que está marcada en piedra en la zona donde se haya el desagüe del mismo pantano.

El muro de contención forma unos bancos calizos, con un fondo de apenas 10 metros de anchura. La presa de tipo arco-gravedad presenta la parte cóncava mirando aguas abajo. Sus dimensiones actuales son las mismas tras la reconstrucción del siglo XVIII. Una altura de unos 41 metros aproximadamente, y un espesor variable de 33,70 metros en la base hasta 20 metros en el borde superior.

El núcleo es de mampostería y mortero de cal, mientras que los paramentos se ejecutaron con sillares bien tallados tomados con mortero; el de aguas arriba el recto, y el de aguas abajo presenta seis escalones. El macizo de la presa está atravesado por pozos y galerías. 

El desagüe de fondo atraviesa transversalmente el cuerpo de la presa, y se ensancha en la salida a aguas abajo; su objetivo es el de limpiar los fangos acumulados, y por ello consta de puerta, contrapuerta y puntales. Posteriormente al siglo XVII se construyó un aliviadero de superficie de dos vanos que continua en un canal excavado en la roca. Desde este punto arranca una escalera tallada en la piedra con una baranda de hierro, esta se desarrolla con una serie de tramos quebrados.

En la parte alta de uno de los cerros se encuentra la vivienda del encargado de la presa, actualmente sin uso, que tiene una capilla en cuya puerta de acceso hay un escudo real con la fecha 1795 (durante el reinado de Carlos IV).

Esta infraestructura se completa con una red de acequias que se extiende por la comarca de l’Alacantí, así como diversos azudes, sistemas de protección y puentes sobre el cauce principal y los canales de distribución.

Pantano de Tibi

La población tiene origen musulmán, al igual que su castillo, declarado Bien de Interés Cultural. El recinto del castillo tuvo mucha importancia durante la Reconquista, pues según el tratado de Almizra (1244), quedó dentro de la Corona de Aragón​, siendo puesto fronterizo con Castilla. Jaime I de Aragón lo donó al caballero navarro Sancho de Lienda, que fue el primer señor feudal de Tibi. A partir del siglo xiv, fue incorporada a la baronía de Castalla.

Durante la guerra de Sucesión, al igual que el resto de la comarca, se mantuvo fiel a Felipe V de Borbón, lo que le valió el privilegio de ser denominada Villa en 1705 y el título de "Muy noble, fiel y leal", cuyas iniciales aparecen en el escudo.

   

Castillo de Tibi

El Castillo de Tibi, cuyo recinto es uno de los más grandes de nuestra provincia, está situado sobre una cumbre alargada, cuyos contornos son verdaderos precipicios y el acceso al mismo está excavado sobre la misma roca, en forma de canal, pasando justamente junto a la torre menor.

Se construyó en el siglo X durante la dominación islámica, y perteneció hasta el año 1240, al Rey almohade Zayt-Abu-Zayt. 

Tras la conquista de este territorio por Jaime I de Aragón, Tibi paso a formar parte de la Corona de Aragón y en el año 1244, se trazo la frontera entre la Corona de Aragón y la Corona de Castilla, que partía de Biar y pasaba por Tibi y Busot hasta el mar, y así este Castillo, junto con el de Biar y Busot formaron la línea que separaba ambos reinos.

Comer cerca de  Tibi:

La Perla
Calle Vespre Bonalba, 
+34 662 50 81 83

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Stop Covid-19

Stop Covid-19
Mascarillas Certificadas