martes, 11 de enero de 2022

En Ruta por las Torres y Castillos de Salamanca (I): Del Castillo de Montemayor del Rio al Castro de Yeltes

Castillo de Montemayor del Rio, Salamanca


Castillo de los Zúñiga, Miranda del Castañar

Muralla de Ciudad Rodrigo, Salamanca

Fuerte de la Concepción, Aldea del Obispo, Salamanca

Castro de las Merchanas, Salamanca

Castro de Yeltes, Salamanca

Esta ruta por la provincia de Salamanca nos permitirá descubrir los secretos de la arquitectura militar y su evolución en el tiempo, de modo especial, la arquitectura militar abaluartada.

Son testigos de la historia. 

Fortalezas de piedra sometidas a un sinfín de avatares. Tuvieron su momento de esplendor, resistieron a numerosos envites y entraron en declive. 

Algunos permanecen casi intactos como un maravilloso vestigio del pasado. Otros sufren las consecuencias del abandono más absoluto. Son los castillos de Salamanca. 

Un atractivo turístico más que, en ocasiones, no se le da la importancia que merece. De hecho muchos de ellos no son visitables y nos tenemos que conformar con disfrutarlos desde el exterior. 

Bien sea por su mal estado o porque pertenecen a personas particulares, sus puertas permanecen cerradas a cal y canto. Aun así, engrandecen la silueta de muchas localidades y recuerdan su grandeza pasada. 

Indice:

  1. Como Llegar a Montemayor del Rio
  2. Croquis de nuestra ruta
  3. Castillo de Montemayor del Río
  4. Comer en la zona de Montemayor del Rio
  5. Castillo de los Zúñiga (Miranda del Castañar)
  6. Castillo de San Martín del Castañar
  7. Comer en Las Batuecas
  8. Castillo de Monleón
  9. Castillo de Tejeda y Segoyuela
  10. Castillo de Enrique II de Trastámara (Ciudad Rodrigo)
  11. Fuerte de la Concepción en Aldea del Obispo
  12. Castillo de San Felices de los Gallegos
  13. Comer en San Felices de los Gallegos
  14. Castillo de Sobradillo
  15. Castro de Las Merchanas
  16. Castro de la Yecla de Yeltes
  17. Comer en Vitigudino
  18. Otras Rutas Cercanas

1. Como Llegar a Montemayor del Rio

Montemayor del Río es un municipio y localidad española de la provincia de Salamanca, en la comunidad autónoma de Castilla y León. Se integra dentro de la comarca de la Sierra de Béjar


La villa de Montemayor está en el sistema Central, en la sierra de Béjar.

Situada al sureste de la provincia de Salamanca, muy cerca de la provincia de Cáceres, su término municipal llega hasta la línea de separación de las dos provincias. 


Para llegar a la localidad, tanto por el norte como por el sur, hay que hacerlo a través de la N-630 o la autovía de la Plata, desviándose a la altura de Peñacaballera. Hay que recorrer siete km por una estrecha y difícil carretera local.

2. Croquis de nuestra ruta


3. Castillo de Montemayor del Río

Castillo de Montemayor del Río, Salamanca

El castillo de Montemayor del Río se encuentra en lo alto de un monte escondido en un valle junto a la frontera con Cáceres, en la localidad de Montemayor del Río, provincia de Salamanca.

Historia

Esta villa y su castillo tuvieron por dueños, allá por 1220, al rey Sancho I de Portugal y a su hijo Alfonso el gordo. Más tarde, hacia 1285, fue señor de la villa don Pedro, el hijo mayor de Alfonso X el Sabio. El conjunto actual parece haber sido construido en los siglos XIV y XV, probablemente por el infante don Pedro, o por su hijo don Sancho. Fue propiedad de la familia real hasta el año 1458, cuando fue donado por el príncipe Enrique (futuro Enrique IV) a Juan de Silva.

Descripción

El recinto principal está reforzado con torres redondas y cuadradas, entre las que destaca la del Homenaje. Su perímetro no es excesivo y está rodeado de una simple muralla que cuenta con puerta hacia el oeste, para la defensa de un puente, y por allí, desprendiéndose hacia abajo, se esparce el caserío de la villa. El interior, donde se encuentran la parroquia y casas anejas, lo llaman El Cortinar.

Por la parte de oriente destaca el verdadero castillo y a la vez palacio, con un foso, antemuro en el que se abre un pequeño arco semicircular, entre cubos pequeños, y detrás el recinto principal, reforzado por torres cuadradas y redondas entre las que sube, hacia el norte, la torre del homenaje. 

La puerta, en ángulo dentro de una torre, tiene dos arcos, uno agudo y otro escarzano, con una garita encima. las ventanas son adinteladas, habiendo perdido varias de ellas la decoración que tenían al exterior, y las almenas están provistas de troneras redondas y saeteras.
Ha sido restaurado recientemente.

Propiedad y uso

El castillo pertenece al ayuntamiento de Montemayor, el cual regula las visitas guiadas por el castillo.

Visitas

Después de su reconstrucción, fue abierto al público el 12 de junio de 2009, y en su interior alberga el Centro de Interpretación Medieval. El castillo no puede visitarse de manera libre, solo con las visitas guiadas. Estas visitas pueden realizarse de martes a domingo por la mañana a las 10:00, 11:30 y 13:00, y los viernes y sábados por la tarde a las 17:00 y 18;30. .

Aunque recientemente restaurado, el castillo de Montemayor del Río se levantó entre los siglos XIV y XV. 

Actualmente se explota como restaurante y es posible hacer una visita guiada por sus estancias.

4. Comer en la zona de Montemayor del rio

Restaurante Castillo de Montemayor
Calle Castillo, Número 10, 
37727 Montemayor del Río España
+34 923 16 18 18

Chiringuito La Calleja
Calleja de Puerto, 
37727 Peñacaballera España
+34 646 44 81 68

El Puente
Avenida Estacion 10 Carretera de la Garganta, 
10750 Baños de Montemayor España
+34 616 23 99 19

5. Castillo de los Zúñiga (Miranda del Castañar)

Castillo de los Zúñiga, Miranda del Castañar, Salamanca

Miranda del Castañar es una villa salmantina situada en la sierra de Francia en un enclave privilegiado, en lo alto de un cerro que está flanqueado por 2 ríos, el San Benito y el Francia.

No son pocas las referencias documentales sobre Miranda. En el año 747, el Rey Alfonso I el católico, entrega el sitio Villa de Miranda, como trofeo de guerra por la victoria a los musulmanes, al caballero francés Tibaldo.

Será en el año 1215, cuando Alfonso IX de León, le da al sitio el rango de Villa, a Miranda y levanta las murallas de más de 600 metros de longitud, con fuertes cubos provistos de troneras redondas y saeteras. La muralla presenta 4 puertas para acceder a la villa (todas ellas están orientadas a los distintos puntos cardinales) y que reciben los nombres de, del Postigo situada al Sur, la de San Ginés situada al Este, la de Nuestra Señora de la Cuesta situada al Oeste y la de la Villa situada al Norte.

La muralla sería reconstruida en el siglo XV, por don Diego López de Zúñiga, cuando le fue entregada la villa y el título de conde por el rey. 

La construcción del castillo se atribuye sin embargo a su hijo don Pedro de Zúñiga para así simbolizar el poder que ostentaba el Condado de Miranda, como así lo atestigua una inconclusa inscripción en uno de los lados de la torre del homenaje, junto a un ángel que sujeta un escudo de los Zúñiga y que dice “Esta obra mando faser el conde don Pedro Estunyga en el año de MCCCCLI e acabóse en el año de MCCCCL…” (falta parte de la fecha fin).

La construcción del castillo probablemente se hizo sobre un castillo del siglo XII, pudiendo ser alguna fortaleza que sirvió para acoger a la legendaria orden de los Caballeros Templarios con fines hospitalarios.

En el año 1243, Fernando III, deja a los mirandeños “libres de montazgo (tributo)», por ser defensores y guardadores de los castaños de la tierra de Miranda.

En el año 1271, Alfonso X “El Sabio”, otorga un nuevo privilegio para el aprovechamiento de los castañares, por el que: “Aquel que sacase utilidad al castañar ilegalmente debía pagar 1.000 maravedíes al rey y el doble del daño cometido a Miranda”.

En el año 1282 el infante don Pedro, hijo del Alfonso X “El Sabio”, era el señor de Miranda del Castañar, entre otros muchos territorios. A su muerte, todas sus posesiones pasan a su hijo Sancho, que muere sin tener descendencia por lo que Fernando IV de Castilla recupera todos los territorios.

En el año 1446, el monarca Juan II concede la villa al entonces conde de Alba don Fernando Álvarez de Toledo (hasta años después este apellido no conseguiría el título de ducado), pero su rival, Diego López de Estúñiga, se casó con la hasta ese momento señora de Miranda del Castañar, Aldonza de Avellaneda, tomando las riendas de esta localidad serrana con jurisdicción civil y criminal. 

Por este motivo, el conde de Alba plantea un pleito para hacer valer lo que considera suyo, pero el siguiente monarca, Enrique IV, falla a favor de los Estúñiga con la concesión del condado de Miranda del Castañar en el año 1457, llegando a ser capital del Condado de Miranda, una jurisdicción en la que se agrupaban otros 18 pueblos de los alrededores.

No obstante, la recién nacida casa de Alba no se rinde y el primer duque, García Álvarez de Toledo, continúa pleiteando y obliga de nuevo a fallar a los monarcas a favor de los Estúñiga, en este caso los reyes católicos, en un extenso documento en el que figura como representante Rodrigo Maldonado, conocido en Salamanca como propietario de la casa de las Conchas.

Aunque hoy en día este condado ya no existe como división administrativa, el título de Conde de Miranda del Castañar sigue transmitiéndose de padres a hijos dentro de la Casa de Alba.

En el castillo se han dado otros incidentes, como el asesinato del alcaide de la villa a manos del tercer conde de Miranda por su oposición a los abusos y tropelías cometidos por los nobles o las batallas durante la invasión francesa y la guerra de Independencia.

Con el transcurso de los siglos y las continuas alianzas matrimoniales entre las familias nobiliarias hacen que el castillo caiga pacíficamente en manos de la casa de Alba, que tanto luchó siglos atrás con los Estúñiga por su posesión.

Tanto el recinto exterior como la torre están realizadas a base de mampostería y de sillarejo, con una estructura simple y una planta poligonal.

Estructuralmente, este castillo es relacionable con otros sureños como el de Monleón, con una planta de trapecio irregular y muros salpicados de torres semicilíndricas, pero la torre del homenaje de Miranda del Castañar es más sobria y rotunda.

El castillo en sí es una torre señorial rectangular de 30 metros de altura, con adarve sobre matacanes, que tuvo 4 plantas de madera (hoy perdidas y coronada por ménsulas y arquillos. La entrada se sitúa en alto (por el primer piso).

La torre está protegida por un circuito amurallado, con 6 fuertes cubos circulares provistos de troneras redondas y saeteras, además de algunos balcones con 2 arcos hacia el sur, por donde se extendía el palacio dominando una extraordinaria perspectiva. Se conserva el acceso al camino de ronda, respetado en su mayor parte, y presentando algunas pasarelas.

En algunos muros se abren ventanas con doble arco, mal conservadas en la actualidad.

Visitable

Es uno de los más bellos y mejor conservados de toda la provincia, pero no es posible visitar su interior al estar en manos privadas. 

Fue mandado construir entre los siglos XIV y XV por el conde Pedro de Estúñiga. Pasó a formar parte del Condado de Miranda, cuyo primer titular fue Diego de Zúñiga.

6. Castillo de San Martín del Castañar

Asomado al río Francia se levanta el castillo de San Martín del Castañar. 

Castillo de San Martín del Castañar, Salamanca

Las crónicas ya lo mencionan en el siglo XV como castillo palaciego, y también como hogar del matrimonio de la hija del Conde de Miranda del Castañar y de un noble de la villa de San Martín.

De su antiguo esplendor quedan parte de la torre del homenaje y los muros de su cerca principal, que cobija el cementerio de la localidad. En lo alto de la torre se ha instalado un mirador, que proporciona espléndidas vistas del entorno.

Fuera del recinto, el antiguo patio de armas se ha convertido en la tradicional plaza de toros de la localidad.

Castillo de San Martín del Castañar, Salamanca

Tras una cuidada restauración, el conjunto medieval acoge el Centro de Interpretación y Recepción de Visitantes de la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar y Francia, como elemento divulgador de tan privilegiado enclave medioambiental.

El recorrido resalta la convivencia de lo local con lo global, la relación del hombre y su territorio. En el interior de la fortaleza, ‘El pasadizo de los porqués’, ‘La gran sala del mundo’ y ‘La mesa del compromiso’ sirven de guía, mediante montajes audiovisuales, materiales naturales y juegos de luz y sonido, para conocer la esencia de esta Reserva de la Biosfera, sus valores naturales, culturales y etnográficos.

Era en realidad un palacio fortificado y está íntimamente relacionado con el castillo de Miranda del Castañar. De hecho lo mandó construir el conde de Miranda para que viviera en él su hija con su marido. Se puede visitar libremente gracias a la última restauración. 

Como curiosidad hay que apuntar que en su interior se encuentra el cementerio municipal.

7. Comer en Las Batuecas

Restaurante Las Petronilas
Avenida de la Constitucion, 5, 
37660 Miranda del Castañar España
+34 923 43 24 83

Restaurante Mesón El Molino
Carretera Coria 5,
 Miranda del Castañar España
+34 923 16 12 21

El Meson de San Martin
Plaza Mayor, 
37659 San Martín del Castañar España
+34 923 43 74 54

Mirasierra
Calle Miguel Angel Maillo 58,
 37610 Mogarraz España
+34 923 41 81 44

La Autóctona Taberna
Juan Antonio Melon 3, 
37610 Mogarraz España
+34 657 75 25 07

Ibéricos Calama
Carretera de Bejar S/N Carretera De Bejar S/n, 
37610 Mogarraz España
+34 923 41 81 01

8. Castillo de Monleón

Castillo de Monleón, Salamanca

La figura de su airosa Torre del Homenaje destaca sobre el caserío de la villa. Con 37 metros de altura, se levanta en uno de los extremos de la localidad, sirviendo de arranque a la muralla medieval.

Alfonso XI lo donó a doña Berenguela en 1199 y acogió alguna de las refriegas que se originaron a raíz de la proclamación como reina de Isabel La Católica. Se encuentra en manos privadas y no es posible visitarlo.

Destaca por su imponente torre de 37 metros de altura y su construcción data del siglo XV sobre un castillo anterior. 

Testigo de la importancia del poder feudal del momento, alcanzó su máxima relevancia en el siglo XV, cuando fue protagonista de dramáticos hechos. En uno de ellos, Fernando el Católico amenazó con descuartizar ante los ojos de su esposa al señor del castillo, que estaba cautivo, con lo que ésta claudicó.

El recinto de la fortaleza es irregular, y se apoya en dos lienzos de la muralla; se accede a través una gran puerta con arco de medio punto, protegida por dos cubos con saeteras.

El edificio más relevante del conjunto es la Torre del Homenaje, adornada en su culminación con ocho garitas voladas. Construida en granito, está distribuida en cinco plantas, que presentan algunas modificaciones de épocas posteriores. En la actualidad es de propiedad privada.

Nota: solamente visita exterior.

9. Castillo de Tejeda y Segoyuela

Fernando de Tejeda, señor de Tejeda, se oponía a la jurisdicción de Salamanca, por lo que en 1453 mandó construir su castillo, para defender la villa de su decisión de tener una jurisdicción civil e criminal en ella, independiente a la salmantina. 

Castillo de Tejeda, Salamanca

La fortaleza no fue concebida para protegerse de invasiones, sino del pueblo que se revelaba contra él. Pero el poder de los Tejeda era tan grande que gozaba de la simpatía de la Iglesia, prueba de ello es el convento de la orden franciscana que se haya a escasos metros del castillo y que actualmente pertenece a la misma persona.

El castillo se compone de una torre del homenaje grande y rectangular que tuvo suelos de madera, con troneras para cañones y rematada por almenado. Todo esto dentro de un recinto cuadrado de 23 metros de lado con pequeños cubos en las esquinas y otro resguardado en la puerta. 

Las habitaciones estaban adheridas a él por dentro, y por fuera existía una barcana, actualmente destruida y foso. Su construcción es de pizarra con mortero y esquinas de granito.

Hasta el año 1965, contaba con una tercera pared que se desmoronó y que era a su vez la entrada al castillo, con un puente y un foso. Disponía también de caballerizas. Aún se conservan los restos de una gran torre y del recinto cuadrado fortificado.


10. Castillo de Enrique II de Trastámara (Ciudad Rodrigo)

Castillo de Enrique II de Trastámara, Ciudad Rodrigo, Salamanca

El Castillo de Enrique II de Trastámara se encuentra situado en lo más alto de la ciudad amurallada de Ciudad Rodrigo, dominando el fluir del río Águeda y defendiendo la entrada del puente sobre el río.

A pesar de que se le conoce con el nombre de otro monarca, fue Fernando II quien mandó construir el castillo original sobre una fortificación primitiva de la villa.

A lo largo de su historia el castillo ha sufrido múltiples enfrentamientos, pero tras el enfrentamiento entre Enrique II y su hermano Pedro I (la localidad de Ciudad Rodrigo tomó partido por Pedro I). Sufrió un gran asedio que duró más de 2 meses y aunque los muros resistieron, el daño que recibieron fue enorme.

Una vez tomada la plaza, el 1 de junio de 1372 y pacificar la ciudad, el rey don Enrique restauró la cerca y levantó su altura hasta 12 varas (unos 10 metros) y completó su fortificación decidió reconstruir el castillo junto al río Águeda por su importante valor estratégico al estar tan próximo a la frontera con Portugal. La construcción del Alcázar, correría a cargo del arquitecto zamorano Lope o Gonzalo Arias Jenízaro.

Su reconstrucción se hizo al modo de los típicos castillos leoneses: presidido por una fuerte torre cuadrada, rodeada por un recinto con cubos de cal y canto, cuadrados en las esquinas y semicirculares a mitad de muro.

A finales del siglo XV, durante el reinado de Fernando III, se llevó a cabo la construcción de unas murallas urbanas de mano del arquitecto gallego, Juan de Cabrera. También se añadió un segundo perímetro amurallado oval en torno a la ciudad, con una longitud total superior a los 2 kilómetros. A partir de entonces, y durante los siglos XVII y XVIII, se llevaron a cabo obras de reparación y refuerzo defensivo.

Durante las guerras de Sucesión y de la Independencia fue de nuevo escenario de luchas, hasta ser una vez más desmantelado por completo.

El 7 de junio de 1810, durante la guerra de Independencia, la ciudad fue cercada por el ejército francés. En ella se refugiaron 6.000 hombres que, después de resistir a las tropas francesas con heroísmo, tuvieron que capitular el 10 de julio de 1810 ante los 50.000 hombres del mariscal Massena.


Consta de un recinto con torres rectangulares y circulares con almenas apiramidadas. En la torrecilla que media el lienzo Sur Este se encuentra la entrada, en recodo, al estilo árabe, para proporcionar mejor defensa, con arcos apuntados de sillería, rastrillo, bóvedas de cañón agudo y escarzano, y otra, bien adornada, de ojivas.

Sobre el arco exterior, además de la indispensable garita, se pueden ver 2 recuadros, uno con las armas reales coronadas y el otro con la inscripción de la fecha de su reconstrucción (el día 1 de junio de 1372).

De esta construcción destaca la torre del homenaje situada en el centro del recinto. Esta torre es de planta cuadrada de 17 metros de lado. Está coronada por un parapeto de almenas aguzadas, y corta por mitad su altura un verdugo de piedra que viene a señalar los 2 pisos del interior. Arriba se abren 2 ventanas de arcos góticos gemelos con su pilar ochavado partiéndolas. 

Abajo y hacia el NorOeste se encuentra, algo elevada sobre el suelo exterior, una puerta en forma de arco agudo que muestra encima las armas reales dentro de un recuadro, y una garita sobre modillones en lo más alto. La escalera está cubierta con bóvedas rampantes de derretido de argamasa, otra baída en un descanso y arcos apuntados.

Sus 2 vastas cámaras desarrollan grandes cañones agudos sobre perpiaños, todo ello de sillería marcada. Por encima surge un tercer cuerpo, mucho más arredrado por descontarse la escalera, obra de mampuesto, con cintas y rafas de ladrillo, que contiene otra cámara cuadrada igual, pero más baja, con bóveda de ladrillo e impostas de nacela para sus 2 perpiaños. Una escalera de caracol sube hasta la plataforma.

En la plaza del Castillo, se puede ver uno de los verracos, una de las estatuas de piedra zoomorfas del periodo celtíbero.

Visitable:

Es un Parador Nacional de Turismo.

El actual Parador de Ciudad Rodrigo es una fortaleza reconstruida en numerosas ocasiones. La más ambiciosa la llevó a cabo Enrique II, monarca de Trastámara en el sigloXIV. Sufrió las consecuencias de las guerras de Sucesión y de la Independencia y se rehabilitó por completo para albergar el Parador.

La fortificaciónde Ciudad Rodrigo en otros tiempos indispensable para la supervivencia de la Ciudad, es hoy motivo de orgullo por su belleza y su historia. El Aula de Interpretación está situada en el antiguo cuerpo de guardia de la Puerta del Conde.

Recinto fortificado de Ciudad Rodrigo

El Centro de Interpretación de la Ruta de las Fortificaciones de Frontera se encuentra en la parte exterior de la muralla de la ciudad, junto a las puertas de San Pelayo y de El Conde.

La visita comienza en el Cuerpo de Guardia de la Puerta del Conde, sigue por el Paseo de las Guarniciones y finaliza en el Cuerpo de Guardia de la Puerta de San Pelayo. 

A través del recorrido se pueden ver maquetas, planos, uniformes, representaciones de las batallas y un audiovisual.

y ya que estamos en Ciudad Rodrigo, para saberlo todo sobre esta Ciudad:


Continuamos nuestra ruta hacia el 

11. Fuerte de la Concepción en Aldea del Obispo

Fuerte de la Concepción, Aldea del Obispo

En Aldea del Obispo se encuentra el Real Fuerte de la Concepción, una fortaleza abaluartada que se construyó en el siglo XVIII.

No es exagerado afirmar que se trata de una de las fortificaciones militares más espectaculares de toda España. Se ubica en el municipio de Aldea del Obispo y limítrofe con tierras portuguesas, de las que fue eterno vigía.

Es una réplica de la cercana fortaleza de Almeida, ya en tierras de Portugal, y fue construido sobre los restos de la antigua fortaleza de Osuna bajo la dirección de Manuel de Lara Churriguera. 

Fuerte de la Concepción, Aldea del Obispo

En forma de estrella, el Fuerte se disponía en tres cuerpos, uno principal y dos secundarios, comunicados entre sí mediante un sistema de pasadizos. 

En el fuerte se podían alojar hasta 1500 infantes y 200 jinetes.

Los trabajos de construcción se iniciaron el 8 de diciembre de 1663. Su promotor fue el duque de Osuna, quien lo mandó levantar como contrapeso a las fortificaciones lusas de Castelo Rodrigo y Almeida.

La derrota del duque dio lugar a su destrucción, adquiriendo su peculiar diseño en forma de custodia en el siglo XVIII, de la mano del arquitecto militar Moreau. Finalmente, durante la Guerra de la Independencia fue inutilizado y volado parcialmente por orden de Wellington.

El complejo defensivo abaluartado se diseñó con cuatro baluartes y revellines, camino cubierto, fosos, puente levadizo, parapetos, casamatas, capilla, cisternas, hospital, casa del gobernador… Todo ello gira en torno a una gran plaza de armas, que aporta grandiosidad al conjunto. El fuerte se complementa a escasa distancia con el cuartel de caballería de San José.

El edificio ha permanecido en ruinas durante dos siglos, en los cuales el terreno ha pertenecido a varios vecinos del pueblo. También se convirtió en cantera ilegal durante varias décadas. Finalmente, en los años 50 del siglo pasado se empezó a generar un mayor interés por su mantenimiento.

Aunque durante muchos años estuvo en estado ruinoso, a principios de los años 2000 el terreno fue comprado por un particular y tras una importante labor de recuperación y consolidación, el conjunto aloja un establecimiento hotelero, recientemente ha sido restaurada y convertida en un hotel de cuatro estrellas.

12. Castillo de San Felices de los Gallegos

Castillo de San Felices de los Gallegos, Salamanca

Data del siglo XIII y tiene el sello del rey Dionisio de Portugal. A finales del siglo XV los Reyes Católicos lo cedieron al primer duque de Alba. La torre se encuentra bien conservada en su exterior, pero no tanto en su interior. Se puede visitar de forma libre, excepto la torre del homenaje.

astillo y Cerca Vieja Conjunto que actualmente cuenta con tres partes diferenciadas: La Cerca Vieja, el Castillo y la Fortificación del siglo XVIII. La primera conserva su recinto y gran parte de la muralla, que se puede recorrer en algún tramo por arriba; hoy está ocupado este recinto por numerosas edificaciones de usos mezclados, creando la Plaza del Castillo.

La muralla que define se compone de cubos cuadrangulares de los siglos XII y XIII y unas Torres Albarranas que se añadieron en el siglo XIV El Castillo propiamente dicho, conserva las dos barreras artilleras, intramuros y extramuros, además de una bien conservada Torre de Homenaje, como resultado de la reforma hecha a la antigua Torre de Don Dionis en el año 1476.

Don Dionis fue el sexto rey portugués, que se apoderó de la villa de San Felices en 1296 y construyó el castillo entre finales del siglo XIII y la primera década del siglo XIV. La villa volvería a manos castellanas en el año 1326.

Destacar los escudos y las ventanas que se conservan en algunas de las torres y baluartes, así como los tramos de muralla de la cerca Vieja, además del conjunto completo como organización y valores de recuperación. En el interior del Castillo actualmente alberga el Aula Histórica de San Felices.

13. Comer en San Felices de los Gallegos

Mesa Del Conde
Calle Lavaderos 18, 
37270 San Felices de los Gallegos España
+34 923 52 17 57

Restaurante El Rincón Charro
Plaza San Sebastián, 6 BAJO, 
37240 Lumbrales España
+34 923 51 27 38

14. Castillo de Sobradillo

Castillo de Sobradillo, Salamanca

La historia de Sobradillo ha estado marcada de forma principal por los continuos lances entre España y Portugal. El actual castillo se levanta en el siglo XV, sobre una torre anterior, levantada entre los siglos XII y XIII, para vigilancia de la frontera leonesa con Portugal, integrando esta fortaleza en la red de fortificaciones y castillos que se construyeron para asegurar la frontera frente a las incursiones portuguesas (otro castillo de esta red, es el cercano castillo de San Felices de los Gallegos).

Tras varios cambios de posesión de la villa entre el duque de Alburquerque y sus herederos, doña Beatriz de Portugal, don Sancho y doña Leonor de Castilla, el castillo llega a principios del siglo XV a manos de la familia Rodríguez de Ledesma, emparentada con los Ocampo.

La villa aparece documentada con la confirmación de la cesión de la villa en favor de Alonso de Ocampo, en el año 1475, en documento otorgado por los Reyes Católicos. Perteneció durante siglos, a pesar de las desavenencias y luchas familiares, a la dinastía Ocampo, cuyo escudo puede admirarse junto a la base de una ventana geminada abierta al pie de una de las ladroneras.

Vuelve a aparecer una cita en 1643, durante la guerra contra Portugal, en la que se señala que es un castillo «muy flaco», propiedad de Alonso de Ocampo. Aún en el siglo XVIII pertenecía a esta familia, cuyo mayorazgo era el señor de la villa».

El Torreón acoge la casa del parque de Arribes del Duero que permite conocer el peculiar mundo de este Espacio Natural.

Existen varias teorías acerca del origen del topónimo “Sobradillo”.

.Una de ellas es la que defiende que es diminutivo de “sofrero”, vocablo del leonés que se traduce como alcornoque en castellano.

.Otra de las teorías sugiere que “Sobradillo” tomaría su nombre de la denominación de otras localidades existentes en Galicia y en otras comarcas leonesas en las que existen pueblos con el nombre “Sobrado”.

Los restos de la edificación que se levanta junto a la torre corresponden al modesto recinto abovedado que se incorporó al conjunto en fecha posterior a la terminación del torreón principal. La actual plaza, situada en torno al Torreón, era el antiguo patio de armas.

La torre se levantó a base de mampostería y sillería de granito en sus esquinazos, con una estructura simple y planta rectangular, con una superficie de 80 m2 (10 m de longitud por 8 m de ancho) y una altura de 18 metros y con un grosor en sus lienzos de 1,5 metros. Se remata en lo alto con garitas redondas en los ángulos y rectas sobre los matacanes en los frentes, en los cuales los vanos y las saeteras se disponen de forma desigual y a diversas alturas.

Su interior se dividía en 3 pisos separados por techumbres de madera, destacando en el 2º piso los restos de una gran chimenea.

El acceso al interior se abre actualmente en la cara Sur, mediante un arco rebajado superpuesto a un dintel, probablemente obra posterior a la construcción de la torre, que tenía su acceso en origen, en una puerta abierta a la altura de la 2ª planta. Se accedía hasta ella a través de una estructura desmontable que encontraba apoyo en los modillones que sobresalen en la base del vano. Adosado a esta torre podemos ver el aljibe.

Visitable

La torre actual se encuentra perfectamente rehabilitada y en buen estado. Acoge la casa del parque de Sobradillo donde se puede conocer un poco más sobre la flora y fauna de las Arribes del Duero. Por lo tanto es posible visitarlo.

15. Castro de Las Merchanas

Wikiloc - Foto de Castro de las Merchanas (5/6)
Castro de Las Merchanas, Salamanca

Lumbrales es la puerta de entrada al Territorio Vetón.

Este primer circuito arranca en la villa de Lumbrales, en la Casa del Conde. Allí se ubica el Centro de recepción de visitantes del Territorio Vetón.

Se trata de un edificio modernista, de estilo colonial portugués, que fue construido entre 1875 y 1877 para agasajar a la infanta Isabel, hija de Alfonso XIII, con ocasión de la inauguración del ferrocarril del Duero.

Penetrar en esta Casa significa además adentrarse en el universo particular de su constructor, presente en sus salones, forjas y escayolas, y donde todavía se pueden escuchar los ecos y los afanes de este empresario soñador.

Castro de las Merchanas
Castro de Las Merchanas, Salamanca

En la Casa del Conde y en el Museo Arqueológico existen atractivos recursos didácticos y de interpretación para disfrutar de la visita.

La puerta de la Casa del Conde está protegida por un magnífico verraco conocido en la localidad como el burro de la Barrera, aperitivo para la ineludible visita al castro de Las Merchanas.

Un camino musealizado ameniza el recorrido hasta el Castro con miradores y estaciones interpretativas en las que descubrir las claves de este poblado y de la cultura castreña.

El paisaje natural refleja la mano del hombre. Junto a los chozos tradicionales, hermanados con las encinas, se encuentran bellos cercados, algunos de gran altura y extensión, como los que enmarcan la calleja Malpica.

El Mirador del Castro cuenta con una estación interpretativa sobre los vetones y sobre el paisaje en el que se asentaron. Desde aquí se tiene ya una primera panorámica del castro.

A orillas del río, primera defensa del castro, se puede disfrutar de un bello paisaje que invita tanto al juego como a la reflexión. 

Un viejo molino, hoy restaurado y muestra el ingenio de nuestros antepasados más próximos, y el puente transportan definitivamente al turista hasta el antiguo poblado vetón.

El Castro de Las Merchanas conserva prácticamente íntegro todo su recinto amurallado abarcando más de 5 hectáreas de superficie. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931.

La muralla y las puertas romana y vetona (donde se han descubierto varios grabados esquemáticos) son algunos de los atractivos de este yacimiento donde destaca también el campo de piedras hincadas, en la parte más accesible del perímetro amurallado. A pesar de la altura y fortaleza de las paredes, los vetones se protegían con miles de piedras dispuestas en vertical a modo de cuchillas, que hacían imposible el ataque de la caballería.

Recomendación: visita muy aconsejable como iniciación a la cultura vetona y como preparación para recorrer los castros de Las Merchanas –a escasa distancia- y de Yecla de Yeltes.

Desde aquí es obligatorio visitar 

16. Castro de la Yecla de Yeltes

Muralla del Castro de Yecla la Vieja (Salamanca) (con imágenes ...
Castro de la Yecla de Yeltes, Salamanca

A lo largo de la historia esta tierra ha sido objeto de ocupación de diferentes pueblos, y muchos de ellos nos han dejado para la historia algunas de sus huellas de su paso.

Y una de estas huellas maravillosas se encuentra en el municipio de Yecla de Yeltes, muy cerca de Vitigudino.

Castro de Yecla la Vieja - Wikipedia, la enciclopedia libre
El castro fue fundado por los vettones durante el siglo V a. C y sufrió varias ocupaciones a lo largo de su historia.

Pero es a partir del siglo III a. C. cuando empieza a tomar forma a través de la construcción de la mayora de los edificios y elementos de defensa que se pueden visitar por parte de los celtiberos.

Castro de la Yecla de Yeltes, Salamanca

Durante la etapa romana seguirá habitado, abandonándose definitivamente en el siglo XII, cuando se funda el pueblo actual en una zona más llana.

El castro se halla en la confluencia del río Huebra con el arroyo Varlaña sobre grandes peñascales.

Ocupa prácticamente 5 has. de superficie y está rodeado por una gruesa muralla de mampostería de granito en seco.

Otro de los elementos defensivos del castro más llamativos es la existencia en determinadas zonas un gran número de piedras hincadas en el suelo, principalmente en las puertas de entrada.

Vista aérea del castro de Yecla La Vieja (Yecla de Yeltes ...
Tanto en el exterior como en el interior del recinto nos podemos encontrar con la presencia de un centenar de grabados rupestres. 

Se trata de insculturas hechas en la roca que representan principalmente caballos, aunque también hay algunas figuras humanas, una escena de caza, jabalíes, asnos, toros, etc.

Castro de la Yecla de Yeltes, Salamanca

Durante la etapa romana el castro estuvo habitado; y de esta época (siglo III) data la reconstrucción de parte de su muralla. 

A esta época se corresponden las necrópolis halladas y diferentes estelas funerarias que todavía hoy se pueden encontrar reutilizadas como elementos decorativos en muros y fachadas de Yecla de Yeltes. 

A pesar de que fue abandonado en el siglo XII, en época de los Reyes Católicos se construyó en su interior la ermita de la Virgen del Castillo.

y si en la cercana zona de las Arribes del Duero quieres realizar un tour en un 4x4, pincha aquí

17. Comer en Vitigudino 

Cafe Casino - Gin Club & Bistro
Calle Santa Ana, 1 | al lado Caja Duero, 
37210 Vitigudino, España
+34 923 50 04 55

martes, 4 de enero de 2022

Escapada de Fin de Semana a Betanzos, La Coruña

Betanzos, La Coruña


Plaza de Fernán Pérez de Andrade,Betanzos, La Coruña


Parque del Pasatiempo, Betanzos, La Coruña

Pueblo de Redes, La Coruña

Jardines del Pazo de Mariñan, La Guardia 

Pontedeume, La Coruña

Betanzos, una de las siete capitales que formaban el antiguo Reino de Galicia, es una ciudad perfecta para pasar un día descubriendo su precioso centro histórico además de por supuesto, probar una de las mejores tortillas de patatas del país.

También conocida como "Betanzos de los Caballeros", la ciudad fue capital de la provincia de Betanzos, una de las siete que formaban el antiguo Reino de Galicia. Su casco antiguo, en el que destacan importantes monumentos góticos, está declarado Conjunto Histórico-Artístico.

Betanzos, capital del gótico gallego, es una ciudad de la provincia de La Coruña, de alrededor de 13.000 habitantes, y capital de la comarca de mismo nombre. La localidad, situada en la zona de las Rías Altas, se encuentra emplazada entre los ríos Mandeo y Mendo, forma la llamada Ría de Betanzos. 

Su casco antiguo destaca por sus notables monumentos góticos y ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1970. Los peregrinos que recorran el Camino Inglés llegarán a Betanzos tras salir de la localidad de Pontedeume y antes de llegar a la aldea de Bruma, ya a pocos kilómetros de Santiago de Compostela.


Indice:

  1. Como llegar a Betanzos
  2. Algo de Historia
  3. Porta do Ponte Vella
  4. Plaza de Fernán Pérez de Andrade
  5. Iglesia de Santa Maria del Azogue
  6. Iglesia de San Francisco
  7. Iglesia de Santiago
  8. Porta da Ponte Nova
  9. Plaza de la Constitución
  10. Plaza de los Hermanos García Naveira
  11. Iglesia y Convento de Santo Domingo
  12. Parque del Pasatiempo
  13. Imprescindible, probar la Tortilla de Betanzos
  14. Fiestas de Betanzos
  15. Comer en Betanzos
  16. Senderismo en Betanzos
  17. Qué ver en los alrededores de Betanzos
  18. Otras Rutas Cercanas

1. Como llegar a Betanzos

Se ubica en la costa noroeste de la península ibérica, en las Rías Altas. Su núcleo urbano se yergue sobre una colina, ubicada en una península formada por el curso bajo de los ríos Mandeo y Mendo, que se unen en la ciudad para formar la ría de Betanzos. 

Con una población de 12 966 habitantes ,​ es el municipio más poblado de su comarca, y un importante centro administrativo y logístico.

Podrás llegar a la ciudad de Betanzos a través de diferentes combinaciones de carreteras, mediante la N-VI que circunvala la villa de Betanzos y la conecta con la autopista AP-9 en Guísamo. Otra opción es desde Miño, a unos 15 kilómetros en coche, donde también hay acceso a la citada autopista. 

Y por último, la autovía A-6 discurre en las proximidades de la localidad, conectándola con las principales ciudades de la península.

En autobús, existen conexiones diarias con destinos nacionales, autonómicos y provinciales.
 

Desde Betanzos hay servicios a Madrid, Oviedo, Irún, Santiago y Tui. De lunes a viernes, hay autobuses entre Santiago y Betanzos, mientras que otros conectan la localidad con A Coruña, Ferrol, As Pontes, Coirós o Lugo. También hay autobuses que conectan la ciudad con las localidades vecinas.

En tren, Renfe dispone de servicio diario a Ferrol, Lugo y A Coruña, y de larga distancia a los destinos de Madrid y Barcelona. El aeropuerto más cercano es el de Alvedro (A Coruña), a unos 20 kilómetros de distancia.

 

 2. Algo de Historia

La leyenda atribuye la fundación al caudillo celta Breogán.​ 

Existen indicios de asentamientos primitivos en Betanzos, aunque se tendría que esperar hasta la época del Imperio romano para encontrar documentada la existencia de la ciudad en la Geografía de Ptolomeo, con el nombre de Flavium Brigantium, si bien hoy parte de la historiografía sitúa tal ciudad en La Coruña. 

Tras un largo período del que prácticamente se carece de información histórica, en 1219 la población se trasladó de su antigua ubicación (San Martiño de Tiobre, conocido como "Betanzos O Vello") a su localización actual, sobre el antiguo castro de Untia.

El rey Alfonso IX de León y Galicia le concedió en 1212 el título de villa, acogiéndola bajo su protección y, en 1219 estableció su asentamiento sobre el antiguo castro de Untia, que actualmente sigue ocupando.​ Alfonso XI otorgó a Betanzos la libertad de tributos en compensación por sus esfuerzos en la Batalla de Tarifa.​ 

En 1465 Enrique IV le concedió a la población el título de ciudad, y en 1467 le permitió la celebración de una feria franca anual. Años más tarde, en su reorganización territorial de España, los Reyes Católicos designan a Betanzos capital de provincia de una de las siete que formaba el Reino de Galicia, en lo que fue la época de mayor esplendor de la ciudad.

Sin embargo, una serie de incendios generales y malas cosechas suponen el inicio de una decadencia que se vería agravada, en 1834, con la nueva división administrativa de Javier de Burgos, que integra la antigua provincia de Betanzos en la de La Coruña.

Calle en Betanzos hacia comienzos del siglo xx

La historia de la localidad está ligada a la casa de Andrade, cuyo mayor exponente fue Fernán Pérez de Andrade, apodado O Bo (gallego, El Bueno). Enrique II de Trastámara le concederá los señoríos de Ferrol, Pontedeume y Villalba, por su apoyo en la guerra que sostuvo contra su hermanastro, Pedro I. 

Este se transformó en uno de los caballeros más poderosos de la Galicia del siglo xiv e impulsó la construcción de muchos edificios.

Revitalizada con la llegada del ferrocarril a principios del siglo xx, en la actualidad la ciudad continúa siendo un importante núcleo turístico, comercial, logístico y administrativo.

Si en tu visita quieres realizar alguna actividad, en este enlace te lo pueden solucionan, click aquí.

Que Ver y Hacer en Betanzos y alrededores 

Basándonos en el tiempo que pasamos en esta localidad durante nuestra ruta por Galicia en coche, hemos creado esta lista de los pensamos, son los 12 lugares que ver en Betanzos y alrededores imprescindibles. ¡Empezamos!

3. Porta do Ponte Vella

Porta do Ponte Vella, Betanzos, La Coruña

Después de dejar el coche en la entrada de la localidad, cerca de la orilla del Río Mandeo, puedes empezar la visita a Betanzos cruzando la Porta do Ponte Vella, que junto a la Porta da Ponte Nova y la Porta do Cristo, son las únicas que se conservan de la antigua muralla del siglo VX.

En este caso, esta puerta es la que controlaba el pesaje de las mercancías que venían a venderse en el mercado de la villa medieval.

A pocos metros de esta puerta se encuentra la de Puerta del Cristo que destaca por tener un tímpano con crucifijo y una pintura con una ciudad, un sol y una luna

4. Plaza de Fernán Pérez de Andrade

Plaza de Fernán Pérez de Andrade, Betanzos, La Coruña

Subiendo por la Calle del Cristo desde la puerta del mismo nombre llegarás a la bonita Plaza de Fernán Pérez de Andrade, de estilo medieval y otro de los lugares ver en Betanzos más bonitos.

Esta plaza tiene en los alrededores dos de los edificios religiosos más importantes de Betanzos: la Iglesia de Santa María del Azogue y la de San Francisco.

5. Iglesia de Santa Maria del Azogue

Iglesia de estilo gótico, fue edificada entre la segunda mitad del siglo XIV y la primera del XV, por obra de Fernán Pérez de Andrade "O Boo" y su sucesor Fernán Pérez " O Mozo", sobre otro templo más antiguo de época románica. 

Iglesia de Santa Maria del Azogue, Betanzos, La Coruña

Tiene una planta basilical de tres naves con cuatro tramos, sin abovedar y desembocando todas ellas en un triple ábside; la central más ancha que las laterales. 

La capilla mayor dibuja una traza poligonal, heptagonal, mientras que las capillas absidales tienen planta cuadrada. 

En la fachada principal, la puerta de entrada está cobijada por un arco de medio punto, decorado con arcos a modo de palmeras invertidas y en las arquivoltas varios órdenes de motivos vegetales y geométricos. 

En el tímpano dos escenas de la Adoración de los Reyes y la Anunciación. Encima luce un amplio rosetón. Esta iglesia fue declarada Monumento Nacional en 1944. Hoy en día es considerada Bien de Interés Cultural (B.I.C.).

La Iglesia de Santa María del Azogue, fue declarada Monumento Nacional y destaca por la magnífica decoración de la portada culminada con un gran rosetón .

6. Iglesia de San Francisco 

Iglesia de San Francisco, Betanzos, La Coruña

De estilo gótico y también declarada Monumento Nacional, es famosa por los sepulcros de caballeros de la Edad Media como el de Fernán Pérez de Andrade, que alberga en su interior.

Ante nosotros una de las joyas del gótico gallego construida en uno de los cascos históricos más emblemáticos de Galicia situado en el medio de la desembocadura de dos ríos de gran importancia comarcal, el Mendo y el Mandeo. 

Iglesia de San Francisco, Betanzos, La Coruña

Se trata, como no de Betanzos, una de las siete provincias gallegas del siglo XVI, junto a Tui, Santiago, Mondoñedo, Ourense, A Coruña y Lugo, provincias que se mantendrían hasta la división provincial del año 1834.

Uno de los edificios más representativos de Betanzos es la iglesia de San Francico. Los orígenes del templo se remontan al 1219, fecha en que sabemos de su fundación. Ya en 1387 fue reedificado por Fernán Pérez de Andrade (O Boo) que pidió en su testamento que fuera enterrado aquí (1397). 

Así fue y por ello hoy se conserva el sarcófago de este sobre los símbolos de la familia (oso y jabalí) y de muchas otros personajes medievales nobiliarios como el sucesor de este, Joam Freire. 

Iglesia de San Francisco, Betanzos, La Coruña

La iglesia tiene planta de cruz latina de una sola nave, con cubierta de madera, la cual fue repuesta en 1936 después de un incendio que destruyó el anterior. 

La cabecera es triple, con un ábside heptagonal al que se accede a través de un gran arco triunfal apuntado.

El monasterio ubicado en este lugar ardió en el año 1569, cuando una ola de incendios provocó la destrucción de más de 600 edificios de esta noble ciudad.

Iglesia de San Francisco, Betanzos, La Coruña

La puerta principal de la iglesia es apuntada y está ornamentada con arquivoltas decoradas con motivos vegetales y geométricos. Fue declarada Monumento Nacional en 1919 y en la actualidad Bien de Interés Cultural (B.I.C.)

7. Iglesia de Santiago

Iglesia de Santiago, Betanzos, La Coruña

Iglesia de estilo gótico del siglo XV. Fue edificada por Fernán Pérez de Andrade "O Mozo", señor feudal de la comarca, sobre otra más antigua románica. 

Posee planta basilical. Consta de tres naves, más ancha la central que las laterales, con tres ábsides. Los pilares de la nave son de sección cuadrada con semicolumnas en los frentes. 

La capilla mayor se cubre con una bóveda de ábaco con nervios de perfil rectangular. 

La fachada principal se reconstruye entre los años 1899 y 1901, debido al mal estado en que se encontraba la anterior, de la cual sólo se conserva la portada gótica dedicada a Santiago. 

Iglesia de Santiago, Betanzos, La Coruña

Dicha portada posee una ornamentación de arquivoltas, columnas acodilladas en las jambas y tímpano decorado con una imagen de Santiago; sobre la puerta se sitúa un rosetón, que da paso a la cornisa decorada con arquitos ciegos. 

Esta iglesia constituye una bella muestra de la transición del románico al gótico, a la que se añade una discreta fachada neomedieval, con cierto aire lombardo.

8. Porta da Ponte Nova

Porta da Ponte Nova, Betanzos, La Coruña

uno de los lugares que ver en Betanzos

Bajando por la Rua Noas o Ferreiros llegarás a la Porta da Ponte Nova, la mejor conservada y en la se pueden apreciar los muros laterales de los antiguos torreones.

En esta puerta y en las calles adyacentes podrás ver la típica concha en el suelo que marca el paso de los peregrinos por el Camino Inglés, considerada una de las mejores rutas del Camino de Santiago, cuando este pasa por Betanzos.

Ten en cuenta que también merece la pena cruzar esta puerta y acercarse a la orilla de Río Menda, que ofrece una bonita estampa de esta parte de la ciudad.

9. Plaza de la Constitución

Plaza de la Constitución, Betanzos, La Coruña

La siguiente parada por los lugares que visitar en Betanzos en un día es la Plaza de la Constitución, situada en el centro del casco antiguo y rodeada de importantes edificios históricos como el Ayuntamiento, el Pazo de Bendaña y la Torre del Reloj, adosada a la Iglesia de Santiago.

Antes de llegar a la plaza puedes pasar por delante de la bonita fachada del Pazo de Lanzós, y una vez en ella, dedicar unos minutos a las fachadas del Pazo de Bendaña, que sorprende por sus bonitos balcones enrejados y por la estatua de un Atlas sosteniendo el globo del mundo, y a la del edificio del Centro Internacional de la Estampa Contemporánea (CIEC).

La iglesia de Santiago que muestra un estilo de transición, del románico al gótico, destaca por la portada gótica dedicada a Santiago y por sus dos altas torres.

Plaza de la Constitución

10. Plaza de los Hermanos García Naveira

Plaza de los Hermanos García Naveira, Betanzos, La Coruña

La Plaza de los hermanos García Naveira o Plaza del Campo, es el centro neurálgico de la ciudad y otro de los lugares que ver en Betanzos imprescindibles.

En el centro de la plaza se encuentra la estatua en honor a los García Naveira, dos hermanos nacidos en Betanzos que emigraron a Argentina e hicieron fortuna, invirtiendo gran parte en ayudar a los más desfavorecidos y al crecimiento de esta ciudad. 

Otra estatua que merece la pena ver es la Fuente de Diana Cazadora, una copia de la escultura «Diana de Versalles» que guarda el Museo del Louvre en París.

Además de hacerte la foto delante las grandes letras de Betanzos, te recomendamos observar las fachadas de las casas con galerías de madera y los edificios más históricos como el Archivo-Liceo, el Hospital de San Antonio, la Casa de Don Juan García Naveira, el Colegio de Huérfanas y la iglesia de Santo Domingo.

Plaza de los Hermanos García Naviera

11. Iglesia y Convento de Santo Domingo

Iglesia y Convento de Santo Domingo, Betanzos

Otra de la mejores cosas que hacer en Betanzos es entrar en la Iglesia de Santo Domingo y su convento, que alberga el interesante Museo Das Mariñas.

Esta iglesia, desde la que se sujeta el famoso globo de papel de Betanzos, cada 16 de agosto, y que da inicio a las fiestas mayores de San Roque, maravilla por su estilo renacentista-barroco.

En la zona del convento, anexo a la iglesia, se encuentra el Museo das Mariñas, uno de los más importantes de Galicia que alberga en su interior desde restos arqueológicos romanos hasta trajes tradicionales gallegos.

Horario de visita del museo: de lunes a viernes de 10h a 13h y de 16h a 20h; sábados de 10:30h a 13h

Iglesia y Convento de Santo Domingo

12. Parque del Pasatiempo

Parque del Pasatiempo, Betanzos, La Coruña

El Parque del Pasatiempo, situado a las afueras del casco antiguo e ideado por Juan, uno de los hermanos García Naveira, fue considerado el primer parque temático del mundo y es otro de los lugares que ver en Betanzos más interesantes.

Aunque cuando se inauguró en 1914 este parque contaba con un área de terreno cuatro veces más grande y no está en el mejor estado de conservación, merece la pena acercarse para dar un paseo por sus zonas verdes, estanques y grutas subterráneas.

13. Imprescindible, probar la Tortilla de Betanzos

Tortilla de Betanzos

No te puedes ir de Betanzos sin probar la famosa tortilla de patatas en alguno de los restaurantes y tabernas más tradicionales situados en la Travesia do Progreso y la Calle Fuente de Unta, esta última maravilla por sus altos soportales y balconadas de madera coloreada.

Y aunque te pueda parecer que todas las tortillas son iguales, te aseguramos que probar la tortilla de Betanzos, que se caracteriza por su cremosidad al estar poco cuajada por dentro (aunque cocinada), de modo que al cortarla tiende a derramarse la yema de huevo por el plato, te llevará a mirar las tortillas de otra forma.

Entre los mejores restaurantes donde comer en Betanzos y probar la tortilla de patatas (sin cebolla) están Mesón O Pote, Taberna 1931 y Casa Miranda

Probar la tortilla, una de las cosas que hacer en Betanzos

14. Fiestas de Betanzos


Fiesta del Globo de Betanzos

Dentro de las fiestas populares resaltan las fiestas en honor a San Roque: 
son las de mayor trascendencia en Betanzos. Celebradas del 14 al 25 de agosto, están declaradas de interés cultural por el contenido tradicional y religioso de los festejos, que año tras año registran una afluencia masiva de visitantes. Especialmente los días del lanzamiento del globo y el de la gira de Os Caneiros.

Jira de Os Caneiros. 
Se celebra el 18 y el 25 de agosto. La romería popular discurre en botes y lanchas engalanadas hasta el exceso, abarrotadas de romeros que remontan el río Mandeo para llegar al campo de la fiesta, donde permanecen todo el día. Al regreso, aprovechan el descenso para cenar en las embarcaciones y observar desde ellas el espectáculo pirotécnico.

Fiestas monográficas del vino y la tortilla. 
Tierra de tradición cosechera de vinos y encuentros familiares para degustar la producción. La villa rememora esas costumbres en la Fiesta del Vino de Betanzos, una cita que se repite cada segundo fin de semana de mayo. Y desde el 2007, se celebra en octubre, el evento de exaltación gastronómica de la Fiesta de la Tortilla, en el que se elige la mejor tortilla de todos los locales de la ciudad.

Feira Franca Medieval. 
El segundo fin de semana de julio la villa realiza un evento que devuelve el casco antiguo betanceiro a sus orígenes. Repleto de puestos artesanales, espectáculos callejeros y actividades de la época. Por otra parte, todos los martes, jueves y sábados del año se celebra en la plaza de O Campo un mercado de productos típicos, así como los días 1 y 16 de cada mes.

El globo, 
es una tradición bien arraigada desde 1875. Tiene lugar en la medianoche del 16 de agosto. Consiste en el lanzamiento de un globo de papel elaborado artesanalmente por la familia Pita. Así ha sido desde la primera elevación, igual que el método de inflado, con la quema de pachuzos de paja. 

Una muchedumbre se agolpa alrededor del artilugio que, una vez inflado, se hace girar para que el público pueda ver los dibujos humorísticos estampados en la bolsa. En su construcción se emplean 120 kilos de papel que le dan una altura de 25 metros y 50 de diámetro.

Fiestas en honor a San Roque. 14 al 25 de agosto
Jira de Os Caneiros. Se celebran el 18 y el 25 de agosto.
Fiestas del vino. Cada segundo fin de semana de mayo.
Fiesta de la tortilla. Se celebra en octubre.
Feira Franca Medieval. Todos los martes, jueves y sábados del año y los días 1 y 16 de cada mes.
El globo. 16 de agosto.

 

15. Comer en Betanzos

A Artesa da Moza Crecha
Calle Alfolí, 7 Bajo Izquierda, 
15300 Betanzos España
+34 622 46 84 17

Meson O Pote
1ª Travesia do Progreso, 9, 
15300 Betanzos España
+34 981 77 48 22

Restaurante San Andrés
Rua Os Anxos, 4, 
15300 Betanzos España
+34 981 77 20 44

A Raxeria do Pote
Travesia Progreso 12, 
15300 Betanzos España
+34 981 77 48 22

y algo mas económicos:

Taberna 1931
Travesía Progreso, Nº 6, 
15300 Betanzos España
+34 722 35 08 86

Casa Carmen
Rúa Fonte de Unta 12, 
15300 Betanzos España
+34 667 53 46 42

O Candil
Rua da Cañota, 15, 
15300 Betanzos España
+34 981 77 40 76

16. Senderismo en Betanzos

Si dispones de tiempo extra puedes hacer algunas de las rutas de senderismo más populares de Betanzos como la de los molinos del Río Pelamios o de Caraña, que te llevará menos de una hora y parte del puente de Madera que cruza el Mandeo. 

Durante el recorrido pasarás por varios de molinos de cubo en diferentes estados de conservación y por un precioso entorno natural.

Otro recorrido más exigente, 10 kilómetros ida y vuelta, es el Camino Fluvial de los Caneiros que transcurre por la orilla del río Mandeo.




17. Qué ver en los alrededores de Betanzos

Una vez completada la lista de lugares que visitar en Betanzos puedes coger el coche y acercarte a otras maravillas que ver en Galicia como el Pazo de Mariñán o los pueblos de Redes y Pontedeume.

Redes

Pueblo de Redes, La Coruña

El pequeño pueblo de pescadores de Redes, situado a media hora en coche de Betanzos, en la ría de Ares, enamora a primera vista por sus preciosas casas indianas, un coqueto puerto y una playa para refrescarse en los días más calurosos.

Su belleza le han hecho merecedora de salir en la serie de la televisión gallega «Padre Casares» y en las películas «Julieta» y «Silencio», del gran Pedro Almodóvar

Pazo de Mariñan

Jardines del Pazo de Mariñan, La Coruña

Otro de los lugares que ver en los alrededores de Betanzos, a tan sólo 6 kilómetros, es el Pazo de Mariñan, declarado Conjunto Histórico-Artístico y una de las casas señoriales de campo más bonitas de Galicia.

Situado al margen izquierdo del río Mandeo, este pazo del siglo XVIII enamora por su arquitectura con elementos barrocos y sobre todo, por su jardín de estilo francés.

Pontedeume

Pontedeume, La Coruña

Cerca de redes y a orillas del Río Eume, se encuentra el histórico pueblo costero de Pontedeume, parada importante del Camino Inglés y nuestra última recomendación de esta lista de lugares que ver en Betanzos y alrededores.

Rodeado por los bosques del Parque Natural de Fragas do Eume, Pontedeume te da la bienvenida con un fantástico puente de piedra que te conducirá hasta su bien conservado casco histórico medieval, repleto de soportales, balcones de madera y galerías acristaladas, en el que sobresale el Torreón de los Andrade.

Si en tu visita quieres realizar alguna actividad, en este enlace te lo pueden solucionan, click aquí.


18. Otras Rutas Cercanas