martes, 9 de noviembre de 2021

Ruta por la Historia de Mallorca (I): Del Castillo de Bellver al Asentamiento de Closos de Can Gaià

Castillo de Bellver, Palma de Mallorca

Museo Arqueológico de Son Fornés, Mallorca

Castillo de Alaró, Mallorca

Capocorb vell, Llucmajor

Castillo de Santueri, Felanitx

Closos de Can Gaiá, Porto Colom

Por su posición estratégica en el mar más disputado de Europa, Mallorca fue pieza clave en los grandes sucesos de la historia mediterránea, unos acontecimientos que la transformaron radicalmente una y otra vez. 

No obstante, a pesar de su amplia experiencia en invasiones, guerras, prosperidad y hambrunas, rara vez ha estado en el centro de los grandes asuntos europeos.

La historia de Mallorca comienza con una serie de misterios sin resolver, con una cultura cuyos talayotes, unas torres vigía de piedra que siguen intrigando a los arqueólogos, son una de las pocas señales de su presencia.


Indice:

  1. Como llegar a Palma de Mallorca
  2. Algo de Historia sobre Mallorca
  3. Croquis de nuestra Ruta
  4. Castillo de Bellver
  5. Yacimiento arqueológico Puig de sa Morisca, Calvià
  6. Comer en Calviá
  7. Castillo Alaró
  8. Comer cerca del Castillo Alaró
  9. Talayot de Son Fred
  10. Son Fornés
  11. comer cerca de Son Fornés
  12. Talayot de Son Coll Nou
  13. Capocorb vell
  14. comer en Llucmajor
  15. Castillo de Santueri
  16. Asentamiento Closos de Can Gaià
  17. Porto Colom
  18. Comer en Porto Colom
  19. Otras Rutas Cercanas

1. Como llegar a Palma de Mallorca

Las dos formas de llegar Mallorca son por mar y por aire. 

Aunque la manera más común de acceder a la isla es el avión, el barco también es una opción a tener en cuenta dependiendo del lugar desde el que vayáis a viajar. 

Descubre las diferentes formas de llegar a Mallorca.

Al tratarse de una isla, las únicas formas de viajar a Mallorca son el avión o el barco. 

A continuación os indicamos las diferentes formas de llegar a Mallorca:

Llegar a Mallorca en avión

El Aeropuerto de Palma de Mallorca está perfectamente comunicado con algunas de las principales capitales europeas como Madrid, París, o Roma.

El Aeropuerto Internacional de Mallorca se encuentra situado entre la zona más turística de la isla y el centro de Palma, la capital de Mallorca, por lo que las distancias en los desplazamientos resultan muy sencillas y cómodas.

¿Cómo llegar a Mallorca desde el aeropuerto?

Aeropuerto de Mallorca

El Aeropuerto de Mallorca se encuentra situado a 8 kilómetros de la ciudad de Palma. Información, servicios y traslados desde el aeropuerto de Mallorca.


Llegar a Mallorca en barco

El puerto de Palma es uno de los más transitados del Mediterráneo y cada año recibe miles de viajeros.

Una buena opción, dependiendo de tu origen, es coger uno de los ferries que salen cada día desde  Valencia y que tardan un poco más de 7 horas en realizar el trayecto.

Existe un gran número de líneas marítimas que conectan diferentes puntos de España con Mallorca. Si queréis llegar a Mallorca en barco, algunas de las ciudades que operan como nexo de unión entre la isla y la península son Barcelona, Valencia o Alicante.

Las conexiones con el resto de las Islas Baleares también son bastante sencillas, con embarcaciones que viajan hasta Ibiza, Menorca y Formentera. Además de esto, el puerto de Palma es una escala muy habitual para algunos de los cruceros más importantes del Mediterráneo.

2. Algo de Historia sobre Mallorca

Los primeros pobladores

Entre el 2500 y el 850 a.C., pequeñas colectividades organizadas alrededor de la agricultura y la ganadería habitaron el archipiélago. Es la época de los sepulcros megalíticos y los rituales religiosos en túmulos mortuorios formados por piedras gigantescas. 

A finales de este período comienzan a surgir las navetas, unas edificaciones en forma de nave invertida destinadas a fines funerarios, aunque en Mallorca, las llamadas navetiformes servían de habitación. 

Los restos humanos más primitivos encontrados en la isla de Mallorca datan de c. 2350-2150 a. C., coincidiendo con el inicio de la Edad de Bronce en las costas continentales. No existe seguridad actual sobre su procedencia, aunque la cerámica y las formas constructivas de esa época inicial de colonización (fundamentalmente los dólmenes y navetas) coincide con las culturas coetáneas de la cerámica incisa del sur de la actual Francia. 

Durante los primeros siglos sus habitantes estuvieron prácticamente aislados del continente, no existiendo constancia de contactos de intercambio hasta mucho después, posiblemente por la ausencia de tecnología naval que permitiese el comercio marítimo. 

Esta fase de aislamiento de los iniciales pobladores pasó por diversas fases que incluyeron nuevas oleadas de colonización, difusión de colectividades en todas las islas y evolucionando progresivamente hacia una nueva cultura, solo presente en Mallorca y Menorca: la cultura talayótica,​ que persistió hasta la llegada de los romanos a la isla e incluso más allá de esta.

Talayot cuadrado en Mallorca.

En 1200 a. C. estaba ya habitada por una numerosa población, con escasos recursos, dedicada a la agricultura y a la ganadería.

 Este pueblo construía sus viviendas y murallas con grandes piedras sin cimentación, siendo su construcción más característica los talayots todavía existentes, de carácter megalítico.

La ubicación costera de algunos de sus poblados, incluso sobre pequeños islotes, y la presencia de objetos de bronce de imposible elaboración en la isla por la ausencia de estaño, demuestra que en el primer milenio a. C. existía un comercio activo con navegantes de otras zonas del Mediterráneo. 

Se denomina así a una cultura que se desarrolló en las Islas Baleares durante buena parte de la Edad del Bronce. Su nombre procede de las típicas viviendas utilizadas.

Por sus características, el naviforme es una construcción de piedras dispuestas en seco, usando la técnica constructiva ciclópea. Un zócalo de piedras planas semienterradas sirve de base a una primera hilada de piedras muy grandes, y sobre éstas continúa la acumulación hacia arriba de más piedras, ya bastante más pequeñas.

 Si hacemos un corte transversal a sus muros, veríamos que constan de tres partes: el muro exterior, que tiene las piedras más grandes, el muro interior (correspondiente al interior de la cabaña) y, entre ambos, un relleno de tierra y piedras más menudas. Los dos muros del aparejo están inclinados de modo que el grueso del muro sea menor cuanto más arriba, y se apoyan sobre el relleno intermedio.

Los naviformes tienen planta de herradura, aunque muy alargada, lo que les da su característica forma de nave, y su única entrada está en su extremo plano. Las dimensiones típicas serían de unos ocho metros de ancho, por entre quince y veinte de largo, aunque el gran grosor de sus muros (entre dos y tres metros) hace que el espacio útil de su cámara interior sea bastante menor. 

El único caso de techo conservado, el del navetiforme de Son Mercer d'abaix, está hecho con lajas de piedra pero no se cree que fuera la solución más utilizada.

Recientemente, se han interpretado estas viviendas como uno de los elementos centrales en la vida de los grupos sociales de estas comunidades. 

Estamos ante edificios monumentales, construidos de manera comunal, en técnica ciclópea de piedra en seco, que acogen, no sólo aquellos aspectos de la vida doméstica y reproductiva, sino que también ejercen de locus donde se desarrollan aquellos aspectos más políticos y de toma de decisiones. 

La cultura talayótica

La cultura talayótica fue una cultura que se desarrolló durante la Edad del bronce y la Edad del hierro en las Islas Baleares, entendiendo entonces por Baleares sólo las llamadas por los griegos Islas Gimnesias, es decir, Mallorca y Menorca. 

Hacia el año 900 a.C., las Islas Baleares vivieron la invasión de los pueblos talayóticos (de talayot, atalaya grande), cultura guerrera que perduraría hasta la conquista romana. Es la época de la civilización megalítica, en la que los talayots, las mesas menorquinas y las navetas proliferan en torno a una sociedad guerrera, la de los baleáricos, según la denominación empleada por diversos autores de la antigüedad. Los historiadores clásicos llamaron a Mallorca y Menorca "islas Gimnesias", o de los hombres desnudos.

Un talayot es una estructura prehistórica, de forma generalmente troncocónica, construida con piedras de grandes dimensiones colocadas en seco, de 3 a 10 metros de altura. Se trata de construcciones exclusivas de las islas de Mallorca y Menorca. 

Bajo el nombre de talayot se engloban construcciones que, a pesar de tener ciertos rasgos comunes, son tipológicamente diversas. En Mallorca hay talayots de planta circular (los más comunes) y de planta cuadrada. 

Tanto unos como otros presentan generalmente un espacio interior de planta circular, bastante amplio, con una columna central que sirve para sustentar la cubierta, construida a base de grandes losas de piedra dispuestas de forma radial.​ Un buen ejemplo de los talayots mallorquines lo encontramos en el poblado de Son Fornés.

Existen, a principios del siglo XXI, tres propuestas principales:

La primera de estas corrientes, Los orígenes de la cultura talayótica, según este modelo, habría que buscarlos en la aportación de ideas y modelos externos, ya sea por la llegada de nuevos contingentes humanos en la isla o bien por contactos de otro tipo de monumento. Este investigador propone influencias procedentes de Cerdeña donde hay unos edificios, los nuraghi, que presentan algunos rasgos en común con los talayots. Los primeros talayots se construirían hacia 1500. ​

El segundo esquema cronológico  considera que las primeras manifestaciones talayóticas se producen hacia el 1000/900 a.C., es decir, de forma contemporánea a los últimos navetiformes. ​

La última de estas propuestas  la cultura talayótica es, básicamente, una sociedad de la edad del hierro, de modo que el momento de su génesis no se puede situar más allá de 950 a.C. Así, la cultura talayótica sería el resultado de la evolución interna de las sociedades naviformes del bronce final, potenciada por la influencia del comercio púnico en el Mediterráneo occidental.

Otra construcción típica del talayótico son las llamadas navetas de enterramiento. Se trata de una especie de naves de piedra, de forma trapezoidal y casi rectangular, como una nave invertida. Disponían de una pequeña abertura, y estaban destinadas exclusivamente al enterramiento colectivo. Aparecen sólo en Menorca. 

En Mallorca se han encontrado navetas para enterramientos individuales, más tardías y bastante diferentes. Los cadáveres se colocaban en forma similar a la fetal. El entierro en estos monumentos no excluía el que continuaron practicándose enterramientos en cuevas, pero el sistema se hacía más complejo: las cuevas, excavadas artificialmente, son cada vez más grandes y por lo tanto ya convenía colocar allí vigas y puntales.

La llegada de las civilizaciones antiguas

Los griegos, fenicios, cartagineses y romanos serán las invasiones de las grandes civilizaciones mediterráneas, serán tempranas y notables y causantes del primer poblamiento estable en las islas. Esta diferencia radica en la diferente historia paleogeografíca que ha condicionado ecosistemas diferentes, muy pobres para los humanos en el caso de las islas y con más recursos aprovechables en el caso de gimnésica.

El nombre de las Islas Baleares proviene del griego Βαλλιαρεῖς, nombre con el que eran conocidas desde la Antigüedad clásica. Los autores griegos y romanos derivaban el nombre del pueblo de su habilidad como lanzadores (baleareis, βαλεαρεῖς, de bailo, βάλλω), aunque Estrabón consideraba que el origen del nombre era fenicio. 

De hecho, la raíz bal- tiene un origen fenicio, quizá las islas fueron consagradas al dios Baal, la similitud con la raíz griega ΒΑΛ (en βάλλω), y el empleo de las personas, podrían ser el fundamento de la asimilación de esta designación al griego. Que su origen no sea griego, se ha inferido de que el nombre griego más común para las islas no es βαλεαρεῖς.

El Hondero balear.

La espectacular pericia y valor en combate de estos guerreros isleños, los convirtió en famosos soldados a lo largo del Mediterráneo.​ 

Participaron en la primera guerra púnica como mercenarios a favor de los fenicios, con decisiva actuación en la guerra de Sicilia contra los griegos.​ 

Al finalizar el contencioso greco-púnico en Sicilia -las llamadas guerras sicilianas- comenzó la rivalidad entre Cartago y Roma. 

Las relaciones entre ambos imperios fueron cordiales hasta que Roma se convirtió en una potencia naval y comercial que extendió su influencia más allá de la península itálica, por lo que las disputas políticas y económicas entre ambos pueblos surgieron desembocando en la primera guerra púnica. 

Los honderos de Baleares combatieron como mercenarios en dos de las primeras de las tres diferentes guerras púnicas que tuvieron lugar (abarcando el período comprendido entre el 264 a. C. y el 146 a. C.), junto a Amílcar Barca, bajo las órdenes de su yerno Asdrúbal y posteriormente en la hazaña de su hijo Aníbal en la batalla de Cannas (en agosto del 216 a. C.).

Conquista romana de Mallorca

Quinto Cecilio Metelo (que recibiría más tarde el sobrenombre de Balearicus), conquistó a la isla para la república romana en el año 123 a. C.22​ Argumentando supuestas incursiones piratas con base en las islas, y con la verdadera finalidad de establecer una cuña al comercio fenicio, Roma decidió apoderarse del archipiélago.

Cuenta la leyenda que el general romano tuvo que proteger sus embarcaciones con pieles de animales, porque los habitantes, expertos en el manejo de las hondas, les impedían desembarcar.​ 

Las legiones romanas tardaron dos años en someter todas las islas. Tras la conquista, los honderos de Mallorca pasaron a formar parte de las tropas auxiliares romanas, combatiendo de manera destacada junto a Julio César en la conquista de la Galia (las corazas defensivas no resultaban muy efectivas contra los proyectiles de los honderos).

Casi doce años después de la conquista ya se habían integrado en la campaña africana de los ejércitos romanos. En el siglo IV, el emperador Teodosio unió las Pitiusas con Mallorca y Menorca para formar la provincia romana de Baleares.

Vándalos

En el año 425, con la caída de Roma, Mallorca sufrió la invasión y el saqueo de los vándalos,​ pueblo germánico comandado por Genserico,​ que se asentó en la isla hasta el año 534, cuando el general bizantino Flavio Belisario del emperador Justiniano ordenó conquistar el archipiélago balear.

Los judíos mallorquines

La comunidad judía de Mallorca se remonta a los tiempos romanos. La historiografía mallorquina tradicional ha dado por hecho, sin poder documentarlo, que la llegada de judíos en la isla se produjo con la diáspora posterior a la destrucción del segundo Templo de Jerusalén, en el siglo I, y si bien hay indicios de esa presencia,​ los primeros vestigios seguros se remontan al siglo V: la epístola del Obispo Severo de Menorca, en el año 418, en la que se habla de los vínculos de la comunidad judía menorquina con Mallorca, la existencia de un obispo mallorquín con el nombre hebreo de Elías en 484, y los hallazgos arqueológicos de los plomos funerarios de Ses Fontanelles de Son Torrella (Santa María), con inscripciones hebraicas, y de una lámpara con la representación de una menorá, en Palma, constituyen el inventario material que acredita su presencia en aquellos momentos. 

En 1391 una revuelta campesina, dirigida inicialmente contra el poder político y los excesos fiscales, pero seguramente influida por los asaltos generalizados en las juderías castellanas y aragonesas del mismo año, acabó con el asalto a las juderías de Ciudad de Mallorca y de Inca. 

Tras un breve periodo de decadencia en 1435, el resto de la comunidad judía mallorquina fue obligada a convertirse al cristianismo, finalizando en esta fecha la existencia oficial de los judíos en la isla. 

Pero, como en muchos otros lugares, buena parte de los judíos mallorquines practican el criptojudaísmo, es decir, continuaron practicando su religión bajo apariencia cristiana, y lo articularon bajo la organización de la Cofradía de San Miguel o los Conversos, posteriormente de Nuestra Señora de Gracia, como instrumento de cohesión interna, ayuda mutua y resolución de conflictos. 

Los chuetas mallorquines

Los chuetas, también llamados chuetones, son un grupo social de la isla de Mallorca, descendientes de una parte de los judíos mallorquines conversos al cristianismo y de los que a lo largo de la historia se ha conservado conciencia colectiva de su origen a causa de ser portadores de alguno de los apellidos, de linaje converso, afectados por las condenas inquisitoriales por criptojudaísmo en el último cuarto del siglo XVII, o por estar estrechamente emparentados. 

Los chuetas han sido históricamente estigmatizados y segregados, por lo que, y hasta la primera mitad del siglo XX, han practicado una estricta endogamia. A día de hoy, entre 18 000 y 20 000 personas en la isla son portadoras de alguno de estos apellidos.

Conquista bizantina

Belisario

La dominación bizantina de las Islas Baleares es un oscuro período histórico que se inicia en 534, con la conquista bizantina de esta parte del Reino Vándalo, y finaliza en una fecha incierta situada entre principios del siglo VIII y principios del X.

La documentación sobre esta época es muy escasa así como los restos arqueológicos conocidos, por lo que abundan las suposiciones historiográficas.

Derrocado el rey vándalo Hilderico, aliado bizantino, por el usurpador Gelimer, el emperador Justiniano I encargó a Belisario (533) la expedición de conquista del Reino Vándalo, que además de la región de Numidia, en África noroccidental, incluía las islas de Cerdeña, Córcega y las Baleares. 

Belisario encomendó un año más tarde a su lugarteniente Apolinario la conquista de las Baleares, donde ejerció el cargo de gobernador. Los bizantinos mantuvieron la estructura territorial vándala, y Baleares, extremo occidental del imperio, permanecieron en la provincia de Cerdeña, que a su vez dependía de la jefatura de África.

Pérdida bizantina de las posesiones de Hispania

En el siglo VII los bizantinos vivieron una etapa de decadencia, muy debilitados en las luchas contra el Imperio sasánida, en oriente, y con los longobardos, en sus posesiones itálicas. Así en el año 620 los bizantinos perdieron a manos de los Visigodos sus posesiones hispánicas, y Baleares volvieron a ocupar una posición excéntrica en el imperio. 

Poco tiempo después los árabes emergen como una nueva potencia mediterránea, y entre los años 633 y 645 los bizantinos perdieron definitivamente sus posesiones en Siria, Egipto y Cirenaica, e incluso sufrieron el asedio de Constantinopla en el 688. Se supone que, en este contexto, el poder bizantino se fue debilitando en Baleares.

Ataques musulmanes en las Islas Baleares (siglos VIII y IX)

A lo largo de los siglos VIII y IX hubo varios ataques musulmanes en las Islas Baleares, sin que llegaran a suponer la ocupación efectiva del territorio, si bien la documentación existente permite deducir que hubo relaciones de sumisión, seguramente concretada con tributos, y actas de resistencia a esta dependencia. 

Catedral-de-palma-la-seo

En 707 tuvo lugar el primer desembarco musulmán del que se tiene constancia, el cual consistió en un saqueo dirigido por Musa ibn Nusayr, gobernador y general del califato Damasquino Omeya en el norte de África.​ 

Este mismo realizó una expedición en los territorios imperiales insulares de Sicilia, Cerdeña y las Islas Baleares, firmando con sus gobernantes un tratado de sumisión o ahd, así mismo se llevó los malik de Mallorca y Menorca (seguramente gobernadores bizantinos) a Damasco, para ratificarlo con el Califa omeya al-Walid. 

Siguieron dos siglos de zozobra permanente hasta que a partir del año 903, Mallorca quedó en poder de la dinastía musulmana de los Omeyas. 

El castillo de Alaró resistió durante ocho años, según cuentan las crónicas, y fue el último refugio de la resistencia de los rumi (cristianos) durante la conquista musulmana. A continuación vino una etapa floreciente, durante la que Madina Mayurqa, la Palma actual, fue un gran centro cultural.

En todo caso la documentación franca de finales del siglo VIII informa de las frecuentes razias musulmanas sobre las Baleares: 

En el año 798 los baleares remitieron embajadas a la corte de Carlomagno, al que le ofrecieron su sumisión a cambio de ayuda, contra los musulmanes que los habían asaltado el año anterior, y la obtuvieron. 

En el año 848 el emir de Córdoba Abd al-Rahman II, somete a los isleños por haber dejado de pagar los tributos a que estaban obligados, tal vez derivados del primer tratado o de otro posterior firmado con los emires independientes de Córdoba. 

En el año siguiente los baleares le enviaron una embajada que obtiene el perdón y la restitución del antiguo status a cambio de una multa.

El Imperio Carolingio en las Islas Baleares

La influencia del imperio carolingio en las Islas Baleares se encuentra testimoniada en varios textos y crónicas francas. Las noticias que ofrecen estas fuentes son escasas y se prestan a la especulación sobre el grado de relación, o incluso de dominio, del imperio carolingio y las Islas Baleares.

Incursiones normandas en las Islas Baleares

Las incursiones normandas en las Islas Baleares se produjeron a lo largo del siglo IX por la movilización hacia el Mediterráneo en busca de fortuna. A la península ibérica llegaron primero por Galicia y después de atacar las costas orientales, llegaron al archipiélago balear.

En 1018 un numeroso destacamento de piratas normandos operaban por el mediterráneo comandados por Roger de Tosny y atacaban a los sarracenos del Emirato de Diriyah y las Baleares.

La arabización de las Islas Baleares

A finales del siglo VIII, en 799, frente a los continuos ataques musulmanes en las Islas Baleares enviaron embajadas a la corte de Carlomagno para ofrecerle el sometimiento de las Baleares a los carolingios a cambio de ayuda, la cual fue aceptada. 

No se documenta la continuidad de esta sumisión, pero no parece que esta dependencia se pudiera mantener una vez iniciadas las guerras civiles francas (830-840) y en todo caso después de la renovación del tratado de sumisión con el emir de Córdoba de Abderramán II, en 848. 

Todos estos episodios, junto con la expedición normanda de 859, ponen de manifiesto que los baleares debían afrontar estas dificultades por sí solos y que si aún existía una dependencia de Bizancio esta era puramente formal hasta la invasión de los árabes.

En 902 las islas se incorporaron de forma definitiva a la dinastía musulmana de los Omeyas.

 Siguió una etapa de gran crecimiento, que tuvo en Medina Mayurka, la Palma actual, un lugar de irradiación cultural. La caída y desmembramiento del califato de Córdoba deja las Baleares dentro de la taifa de Denia. 

En 1076, la Taifa de Zaragoza conquista la de Denia y las Islas Baleares se independizan y forman una taifa propia que viviría de una excelente explotación agrícola y de la piratería, con unas eficaces razzias que golpeaban las costas vecinas desde Italia a Cataluña pasando por la costa mediterránea francesa. 

En 1116 los Almorávides desembarcan en Mallorca y Baleares entran en el dominio de su Imperio, junto con el resto de al-Ándalus. Posteriormente el dominio almorávide decae y se forma una segunda taifa mallorquina que consigue un gran esplendor con la dinastía de los Banu Ghaniya. Esta dinastía almorávide se enfrentó a los almohades, siendo el último reino de taifas conquistado por estos. 

Se siguió dedicando a la piratería pero también la dirigió hacia el norte de África, donde llegó a poner en problemas a los almohades, que seguían enfrentados a los almorávides. En 1203 los almohades conquistan la Taifa de Mallorca, que sigue bajo su dominio hasta su incorporación a la Corona de Aragón .

Conquista aragonesa y Reino de Mallorca dentro de la Corona de Aragón

El rey Jaime I de Aragón con el obispo de Barcelona Berenguer de Palou y los magnates Bernat de Centelles y Gilabert de Cruïlles durante la Conquista de Mallorca (1229).

La Corona de Aragón, durante los siglos XII y XIII experimenta un fuerte proceso de expansión hacia el Mediterráneo que la lleva a hacer suyas las tierras baleares. 

El joven rey aragonés Jaime I el Conquistador (tenía 21 años) comanda una flota que desembarca en Mallorca a finales de verano de 1229. Tras ardientes combates que se prolongaron durante meses, entra victorioso en la ciudad el 31 de diciembre de ese año.

​ El asalto fue seguido de una matanza indiscriminada que ocasionó un verdadero genocidio de la población mallorquina. Los miles de cuerpos muertos que no podían ser enterrados produjeron una epidemia entre los conquistadores que provocó numerosas muertes. 

Como consecuencia, los nobles quisieron apoderarse de todo el botín en lugar de sortearlo entre la tropa. Esto motivó la revuelta de peones y caballeros. Finalmente se hizo el reparto del botín, que duró hasta el 30 de abril de 1230.

Gracias a todo ello, los musulmanes supervivientes tuvieron tiempo de organizar diferentes focos de resistencia en las montañas, lo que prolongó durante un par de años más las luchas contra los musulmanes en Mallorca, que finalmente acabaron convertidos en esclavos o semi-esclavos. A raíz de toda esta destrucción, pero también debido a la debilidad en que había quedado el ejército de Jaime I, Menorca pidió el vasallaje de la Corona y así le fue concedido. 

El nuevo reino cristiano de Mallorca o Mallorcas queda instituido por la Carta de privilegios y franquicias de Mallorca (1230). 

No existen cortes ni instituciones comunes a todas las Islas, salvo la propia monarquía. Así, el lugarteniente (llamado también virrey en tiempos de la Monarquía Hispánica) y la Real Audiencia de Mallorca son las únicas instituciones para todas las islas. 

Juramento de los Privilegios de Jaime II de Mallorca ante Jaime I el Conquistador.

En 1276 muere Jaime I y la Corona de Aragón se parte, quedándose los reinos peninsulares (Aragón y Valencia) y el principado de Cataluña en manos del hijo mayor, Pedro el Grande y el reino de Mallorca en manos del hijo menor, Jaime II de Mallorca, si bien los reyes de Mallorca eran vasallos de los de Aragón

Nace así el llamado Reino Privativo de Mallorca

Durante este periodo la Corona de Aragón conquista Menorca, que definitivamente se incorpora al reino de Mallorca en 1295. 

El período del reino privativo duró de 1276 a 1349, cuando Pedro el Ceremonioso de Aragón conquista Mallorca a Jaime III. 

Así, el reino de Mallorca queda definitivamente integrado en la Corona de Aragón.

Económicamente las islas gozan de la pujanza económica del siglo XIII y buena parte del XIV, cuando empieza la crisis bajomedieval. 

En 1521 estalla en Mallorca la Germanía, en parte como consecuencia de la de Valencia. Los hermanados se hacen con el control de la Ciudad y el virrey se ve obligado a huir y refugiarse en Ibiza, que sufre el ataque de los hermanados. La revuelta terminó con el envío de una flota en Mallorca por parte de Carlos I.

El siglo XVII también es un siglo de persecución religiosa. En Mallorca los procesos y la discriminación pública contra los judíos, llamados despectivamente chuetas, son especialmente duros. 

Desde la baja edad media los chuetas habían sido discriminados y obligados a convertirse, viviendo como criptojudíos.

Esclavos en Mallorca

El mercado de esclavos, de Jean-Léon Gérôme (c. 1885).

Tras la conquista de la isla por el rey Jaime I, algunos judíos norteafricanos, gracias a que el rey protegía a este colectivo y les concedía ciertos privilegios jurídicos,​ se instalaron en ella estableciendo vínculos comerciales con los parientes que habían dejado en África, ya que gracias a su competencia financiera y económica facilitaban las operaciones de compra y venta actuando como embajadores.​ 

Reinado de Jaime II

Jaime II de Mallorca reinó sobre las islas durante más de dos décadas y se esforzó en garantizar la viabilidad del reino. 

Impulsó una vasta política de colonización agraria, con la creación de núcleos rurales; incrementó las rentas reales; favoreció la creación de consulados en el Norte de África y en el reino de Granada; creó un nuevo sistema monetario para el reino; fomentó la creación de industrias textiles; procedió a incrementar el poder real sobre la nobleza y la Iglesia; e impulsó la construcción de palacios y castillos como el Palacio Real de La Almudaina, la catedral de Santa María y el castillo de Bellver. 

De Reino a Provincia 

En 1715 los castellanos ocupan Mallorca y las Pitiusas y se hace efectiva la derrota. Se aprueba el decreto de Nueva Planta de las Islas Baleares, que  implanta el municipio castellano . 

El siglo XVIII es también un siglo de reformas ilustradas dentro de la política general de la monarquía. 

Se funda la Sociedad Económica de Amigos del País de Mallorca, que intenta poner en marcha reformas importantes con la introducción de cultivos más comerciales (algodón, lino, morera, vid, almendro, algarrobo...) y difundir la utilización de abonos. 

El reformismo borbónico permitirá la apertura al mercado americano y se participará en la fundación de la Compañía de Comercio, que pretendía fomentar los intercambios comerciales con América e impulsar las primeras fábricas.

Guerra de Sucesión Española en las Islas Baleares

Toma borbónica de Mallorca

La toma borbónica de Mallorca fue el último episodio de la Guerra de Sucesión Española. Tuvo lugar el 2 de julio de 1715 cuando la isla de Mallorca —el último reducto de la resistencia austracista que apoyaba a Carlos VI del Sacro Imperio Romano Germánico en sus pretensiones a ocupar el trono de la Monarquía Hispánica— capituló ante la llegada de una flota borbónica.

En cuanto al régimen local se impuso el sistema del corregidor y los regidores. Así en 1718 el ayuntamiento de Palma de Mallorca quedó formado por 20 regidores, 16 caballeros —nobleza— y 4 ciutadans honrats, sistema que se aplicó al resto de municipios de la isla. 

Guerra Civil Española

Durante la contienda Mallorca se convirtió en una base aeronaval italiana de primer orden, con una presencia militar que implicó numerosas bases terrestres, aéreas y hasta el uso del puerto de Palma como una base naval. 

A finales de octubre de 1936 los italianos ya tenían unos 1.200 efectivos en la isla.​ 

3. Croquis de nuestra ruta


Iniciamos nuestra ruta en Palma de Mallorca, y para saber todo sobre la ciudad:

Fin de Semana en la Joya del Mediterráneo: Palma de Mallorca



donde podemos visitar nuestro primer lugar, el

4. Castillo de Bellver
(Palma de Mallorca, mallorca)


El castillo de Bellver es una fortificación de estilo gótico situada a unos tres kilómetros de la ciudad española de Palma de Mallorca, en Baleares. Fue construido a principios del siglo XIV por orden del rey Jaime II de Mallorca. 

Se encuentra sobre un monte de 112 metros sobre el nivel del mar, en una zona rodeada de bosque, desde donde se puede contemplar la ciudad, el puerto, la sierra de Tramuntana y el Llano de Mallorca; de hecho, su nombre viene del catalán antiguo bell veer, que significa «bella vista». 

Una de sus peculiaridades es que se trata de uno de los pocos castillos de toda Europa de planta circular, siendo el más antiguo de estos. Actualmente pertenece al Ayuntamiento de Palma, y en él se encuentra el Museo de Historia de la ciudad de Palma, por lo que está abierto al público.

El diseño de planta circular con torres también circulares adosadas parece provenir del conjunto superior del Herodión (en Cisjordania), también circular y con una gran torre maestra y tres torres menores. 

Las torres menores están adosadas y la del homenaje está atravesada por un muro por lo que está adosada. Este edificio tampoco tiene un pórtico en el patio. A su vez, el castillo de Bellver inspiró el de Michelstetten que, aunque no tiene torres, sí cuenta con una galería superpuesta en el patio con arcos muy rebajados y columnas de planta circular

La parte principal de la fortificación la construyó el arquitecto Pere Salvà, que también trabajó en el palacio de la Almudaina, con otros maestros de obras entre los años 1300 y 1311 para Jaime II. 

Para su construcción, buena parte de la piedra se extrajo de una cueva-cantera del mismo monte, debajo de la fortificación, cosa que ha provocado grietas en el edificio. Cuando se necesitaba piedra más dura, se traía de Portals Vells (Calviá) y de Santañí.

El castillo desempeñó al principio las funciones residenciales para las cuales fue construido, en tiempo de los reyes Jaime II, Sancho y Jaime III de Mallorca. También lo habitó el rey Juan I de Aragón, huyendo de la peste que atacaba al continente (1394). En el siglo XVII fue residencia esporádica de algunos virreyes. Como fortificación sufrió también diferentes asedios. 

El primero en el año 1343, durante la campaña de reincorporación del reino de Mallorca a la Corona de Aragón, por Pedro el Ceremonioso; el siguiente, en el año 1391, durante la revuelta contra el Call; y el último, el año 1521, en el cual sufrió el único asalto de su historia, durante la rebelión de las Germanías.

El castillo estaba gobernado por un castellano. En el año 1408, el rey Martín el humano concedió la señoría de Bellver a la cartuja de Valldemosa. En el año 1459, llegó a Mallorca el príncipe de Viana para tomar posesión de los castillos de la isla, de acuerdo con el pacto con su padre, Juan II que lo hacía señor de Mallorca.

Como recinto, desde el siglo XIV se utilizó como prisión, primero de la reina Violante y de los príncipes Jaime e Isabel y de otros partidarios del rey Jaime III, después de su muerte en la batalla de Lluchmayor (1349). Durante la guerra de Sucesión, de felipistas, y, después de la victoria borbónica, de austracistas.

En el siglo XIX, durante la guerra de la Independencia Española, de prisioneros franceses de la batalla de Bailén, y, después, de presos políticos, el primero y el más famoso de los cuales fue el ministro Gaspar Melchor de Jovellanos (1802-1808), que hizo la primera descripción del castillo y encargó los primeros planos y dibujos, así como una descripción botánica y geológica del pinar circundante, fundando con ellas el movimiento conservacionista del patrimonio. 

El físico francés François Aragó, que participaba en la medición del meridiano de París, se refugió allí, acusado de espionaje por la población. 

Lo siguieron el general liberal Luis Lacy, fusilado aquí en 1817; los liberales Esteve Bonet i Perelló, Joan Coll Crespí y otros, el restaurador de la monarquía borbónica en España con Alfonso XII, Arsenio Martínez Campos (1874) y diferentes carlistas.

Características

Al ser construido para albergar la corte real de Jaime II de Mallorca, su estructura combina las necesidades palaciegas con elementos defensivos. Lo más destacado de su estructura es precisamente su forma circular, única en España. 

Es circular tanto su muralla como su patio interior. Las tres torres adosadas a la muralla son también circulares, así como la torre del homenaje. La torre del homenaje, con estructura circular, está separada del resto del edificio (ver imagen superior). Rodeando el castillo y la torre del homenaje hay dos fosos.


Cabe destacar el patio circular. En el centro del mismo hay un brocal de cisterna que indica que en el subsuelo hay un gran aljibe para almacenar agua. El palacio está estructurado en dos plantas alrededor del patio central. Todas las dependencias dan al patio central mediante una galería de arcos góticos.

Merece la pena entrar en su interior para ver el espectacular patio central circular y visitar el Museo de Historia de la Ciudad, que cuenta con una terraza desde donde tendrás las mejores panorámicas de la ciudad, el puerto y su bahía.

Patio Central Castillo de Bellver

La forma más cómoda de llegar al castillo es reservar el autobús turístico que te dejará a las puertas del castillo, si no tendrás que coger un bus municipal y subir 20 minutos andando.

Horario de visita: 

de martes a sábado de 10h a 19h y domingos de 10h a 15h de abril a septiembre; el resto de meses cierra una hora antes.

Actualmente el castillo es visitable y en él se alberga el museo de la ciudad, con una exposición de la historia de Palma de Mallorca desde los primeros pobladores hasta la Edad Media. En el interior del castillo se encuentra un pequeño servicio de bar-cafetería, el cual comparte el horario del castillo.

5. Yacimiento arqueológico Puig de sa Morisca, Calvià

Yacimiento arqueológico Puig de sa Morisca, Calvià

Un poblado prehistórico en un emplazamiento estratégico

El poblado prehistórico más importante de Calvià, con una intensa relación e intercambios en el mundo púnico que lo hacen un referente en las Baleares para entender las últimas fases de la preshistora de la región.

En la cima o "puig" de sa Morisca, a cuyos pies se extiende la población de Santa Ponça, se localizan los restos del poblado prehistórico más importante de Calvià. 

Creado en la Edad del Bronce Final (1300-800 a.n.e.), las vistas privilegiadas que le otorga la topografía hicieron que la zona fuera utilizada para funciones de vigilancia hasta la época contemporánea. 

Yacimiento arqueológico Puig de sa Morisca, Calvià

Las estructuras más importantes que se conservan son un las de defensa así como una zona de hábitat.

En el momento de su creación el poblado formaba parte de una red de asentamientos que cubrían las costas de las Baleares para facilitar la navegación. En la Edad del Hierro (900-800 a.n.e.) se inició su fortificación con la construcción de un turriforme circular y pasó a ser ocupado de forma permanente. 

La zona propiamente de hábitat aprovechó una vaguada, amurallándose los dos flancos en los que no quedaba cerraba por las propias montañas. Durante el postalayótico continuaron las obras de fortificación con la construcción de nuevas torres. 

Ya en el siglo III a.n.e. empieza a perder importancia la necesidad de defensa y el poblado fue ampliado con viviendas fuera del perímetro de las murallas. 

Yacimiento arqueológico Puig de sa Morisca, Calvià

Fue abandonado entre el cambio de era y el período almohade. 

El poblado jugó un papel fundamental como lugar de intercambio en época prehistórica, funcionando como redistribuidor de materiales hacia otros asentamientos vecinos. 

Las excavaciones han permitido documentar una de las concentraciones de materiales cerámicos importados más destacadas de Mallorca, con contactos con el mundo púnico. 

Además, también se han localizado restos de cerámica de época romana republicana y almohade.

El poblado prehistórico más importante de Calvià, con una intensa relación e intercambios en el mundo púnico que lo hacen un referente en las Baleares para entender las últimas fases de la preshistora de la región.

Uno de los poblados talayóticos más completos de Mallorca

Yacimiento arqueológico de época talayótica que conserva dos imponentes talayots, numerosas habitaciones y restos del lienzo de una muralla. 

Es un poblado habitado desde el siglo X a.C. hasta la época medieval.

6. Comer en Calviá

Italian Fushion
Calle Ramon de Montcada, 34 Bajos, 
07183 Santa Ponsa, Calvià, Mallorca España
+34 632 09 52 76

Origin Palmanova Roof Terrace
Calle Blanc 1 Marina Arcades 3.7,
07181 Palmanova, Calvià, Mallorca España
+34 711 01 14 31

Il Nove
Calle Eucaliptus, 9 Local 8,
 07160 Peguera, Calvià, Mallorca España
+34 669 95 19 75

y algo mas económicos:

Tom brown
Carrer Contralmirall Pou, no2 loc2, 
07181 Magaluf, Calvià, Mallorca España
+34 971 13 05 00

Muell3
Av son caliu 9 Platja de Son Caliu, 
07181 Palmanova, Calvià, Mallorca España
+34 871 23 87 66

y desde aqui  nos encaminamos haciaotro Castillo emblemático: 

7. Castillo Alaró 
(Alaró, Mallorca)

Castillo Alaró, Mallorca

Catalogado en España como Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1931 y es uno de los tres castillos de Mallorca denominados roquers. Además de los restos del castillo, también se encuentra una hospedería y una ermita.

El acceso al castillo es parcialmente asfaltado, empredado y sólo se puede completar a pie y se encuentra a una altura de 822 metros.

La propiedad tiene varios dueños y está compartida, la hospedería y la capilla es propiedad del diócesis de Mallorca, el camino de acceso es propiedad del gobierno local de Alaró, las murallas son propiedad del gobierno de España y el resto es de un propietario privado.


Castillo Alaró, Mallorca

En el monte donde se encuentra situado el castillo, hay yacimientos arqueológicos de la cultura talayótica y se cree que durante la dominación del Imperio romano se construyó ya algún tipo de fortificación y hay constancia por restos arqueológicos de presencia del Imperio bizantino.​

Hay constancia de construcciones con finalidades defensivas o fortificadas desde el año 902 durante la conquista islámica de Mallorca, cuando los sarracenos llegan a la isla.

Se recoge en la crónica árabe «Kitab tarih Mayurqa», donde se cita al castillo como «Hisn Alarun». Según la crónica, no se pudo conquistar el castillo hasta que los habitantes, llamados Rum posiblemente por su origen bizantino o cristiano, agotaron sus víveres y se rindieron.
En esta isla [Mayurqa] se encuentra una gran fortaleza construida en un lugar con el nombre de Hisn Alarum alto y páramo, sin par en el mundo habitado; es conocida con el nombre de Hisn Alarum.

Cuentan los mallorquines que cuánto la isla fue conquistada en la época de Muhámmad, hijo del quinto amir omeya de al-Ándalus, los Rum se hicieron fuertes en esta fortaleza durante ocho años y cinco meses después de la conquista, sin que nadie pudiera hacer nada contra ellos; sólo la falta de víveres los obligó a salir. Esta fortaleza se levanta sobre la cumbre de un monte de piedra dura donde hay una fuente abundante.​

Castillo

El castillo está formado por la muralla con cinco torres. Hay un primer portal de acceso a la entrada principal, antes de la zona amurallada, es un portón de arco de medio punto que sustentaba una puerta de doble hoja. Delante del portón se encuentra una marca redonda que se asocia a la pisada del caballo de Jaime I según la leyenda.

Tras algunos escalones se encuentra una segunda puerta protegida por un muro de piedra que consta de tres aspilleras o ballesteras orientadas para proteger la entrada.

Después, tras algunos escalones más, se encuentra la primera torre almenada, la torre del homenaje y popularmente conocida como «constipador». Es la estructura central del castillo que servía como residencia del señor.

Alrededor se encuentran las murallas, ruinas de arquitectura gótica del siglo XIV. A la derecha se encuentra una esplanada con restos de contener un aljibe y a su alrededor un paramento de muralla con almenas. A continuación del aljibe, se encuentra una segunda torre defensiva conocida como «Torre de Migjorn» (torre de poniente) que consta de un gran paramento con la propia torre con aspilleras.

La conocida como «prisión de los moros» es una edificación de planta cuadrada coronada por una torre protegida por aspilleras, situada al sur y que servía de vigilancia de esta parte del castillo, con el paramento principal orientado a la Meca. Se denomina también «Torre de sa Cova» por su cercanía a una cueva próxima.

Entre otras construcciones, existen además de varios aljibes, carboneras y hornos de cal.10

Ermita

La ermita se construyó en 1622 a la que se añadió la capilla y la sacristía posteriormente. La edificación es de reducidas dimensiones y arquitectura austera. El portal principal esta construido con la típica roca de marés tallado con una composición arquitrabada de estilo renacentista.

Tiene un pórtico de teja árabe de doble vertiente, sostenido por un arco de medio punto y pilastras octogonales en los laterales. Dos puntales de madera sostienen la cubierta en el interior del pórtico.

La subida al castillo es bastante dura y el desnive

Los coches se pueden aparcar a un lado de la ctra. Alaró-Orient y siguiendo las indicaciones se inicia la subida por la pista asfaltada, por dónde los coches pueden subir hasta las casas de Es Verger, reconvertidas en parte en un restaurante. Hay que prestar atención ya que durante la subida, el camino antiguo empedrado se cruza con la carretera y así se puede evitar pisar tanto asfalto.

El entorno es maravilloso, transitando entre paredes secas y campos de cultivo del almendro. Una vez de lleno en el camino empedrado antiguo, las encinas lo envuelven, dando un ambiente mucho más misterioso y encantador.

Castillo Alaró, Mallorca

Una vez que se aproxima el castillo, el camino pasa por paredes verticales, dando una idea de lo inexpugnable que era ante los ataques enemigos.

A unos 3 km. desde el inicio, muy cerca de la entrada al castillo, el camino de desdoble en dos, la ruta prosigue por la derecha hacia el castillo y la cima del Puig de Alaró.


8. y para comer en la zona:

Es Verger
Camino Castell, 143, 
Alaró, Mallorca España
+34 971 18 21 26

Es Rústic Petit Restaurant
Rector Nadal Munar nº 17, 
07330 Consell, Mallorca España
+34 971 14 20 20

Sa Tafona
Verge del Refugi, Nº 1, 
07340 Alaró, Mallorca España
+34 677 66 87 22

y algo mas económico 

El Trastero
Plaça Cabrit y Bassa, 
07340, Mallorca España
+34 871 53 12 08

retomamos nuestra ruta encaminandonos hacia el

9. Talayot de Son Fred 

Talayot de Son Fred, Sencelles, Mallorca

Se encuentra justo en la entrada del municipio de Sencelles

Talayot de Son Fred, destaca por sus grandes dimensiones y su buen estado de conservación.

El Talayot de Son Fred está ubicado en el término municipal de Sencelles, a unos 2 km del centro de la localidad.

Se trata una edificación prehistórica construida aproximadamente 1000 años antes de Cristo. El entorno donde se encuentra es rustico y se compone de pequeñas parcelas de campo antiguamente cultivadas por los habitantes de Sencelles.

"El Talayot de Son Fred es circular y dispone de anchos muros de piedra."

El Talayot de Son Fred es una construcción de grandes bloques de piedra de forma circular con una columna central. Tiene un diámetro de unos 13 metros y unos 5 metros de altura.

El acceso a su interior es a través de un corredor en forma de zigzag y sus muros son de gran anchura. Su función es incierta, puede que fuera defensiva o símbolo de poder de los líderes del poblado, otros usos que se le podrían asignar son los de almacén o edificación funeraria.

"Se desconoce la función que tenía el Talayot de Son Fred."

10. Son Fornés

Museo Arqueológico de Son Fornés, Mallorca

En la carretera que sale del municipio de Montuiri en dirección al de Pina. Es uno de los conjuntos más conocidos de la isla.

El Museo Arqueológico de Son Fornés se encuentra en las instalaciones de un antiguo molino harinero del siglo XVIII conocido como el Molí des Fraret, que fue restaurado en 1999 y abierto al público en 2001.

Se trata de un museo monográfico, de titularidad pública, donde se pueden ver expuestos los hallazgos y los resultados más significativos de las excavaciones llevadas a cabo en el yacimiento de Son Fornés, ubicado a 2,5 kilómetros del núcleo urbano de Montuïri.

Museo y yacimiento se combinan para ofrecer al visitante un recorrido por más de 1.500 de años de historia, desde la época talayótica (900 antes de nuestra era) hasta el abandono del poblado entre los siglos I-II de nuestra era. Las últimas frecuentaciones son de cerca del 700 de nuestra era.

VISITA

Horarios del museo:

Marzo-octubre: de lunes a viernes, de 10 a 17 h
Noviembre-febrero: de lunes a viernes, de 10 a 14 h

11. y para comer en la zona

Pizzeria Es Moli
Calle Molinar 51,
 07230 Montuiri, Mallorca España
+34 971 64 65 08

S'Hostal de Montuiri
Calle Constitución 59, 
07230 Montuiri, Mallorca España
+34 971 64 60 49

Puig de Sant Miquel
Calle Palma Km 31 Carretera de Manacor, Km 31, 
07230 Montuiri, Mallorca España
+34 971 16 15 02

12. Talayot de Son Coll Nou

Talayot de Son Coll Nou, Mallorca

Situado en la carretera de Manacor, cerca del municipio de Algaida. Está señalizado y se encuentra en muy buen estado de conservación.

Está construido con piedras “de montaña,” de tipo calcáreo, que son prácticamente imposibles de trabajar. Así, el talayot está construido encajando piedras de forma irregular y diversos tamaños.

Algunas de las piedras más grandes no están en la parte inferior, lo que indica que se trajeron al lugar cuando ya se había comenzado la construcción del talayot, y que éste se iba construyendo a medida que iban reuniendo piedras de los alrededores.

Conserva el portal original con dintel. Su altura llega a los 4,5 metros y el diámetro alcanza unos 13 metros. Al interior se accede a través de un corredor bastante alto, lo que permite acceder al interior sin apenas agacharse.

Como muchos otros talayots, fue reutilizado para guardar ganado en época reciente.

13. Capocorb vell 

Capocorb vell, Llucmajor

Conjunto talayótico situado en la carretera de Cabo Blanco (Llucmajor). 

Lugar impresionante con talayots circulares y de planta cuadrada. También se puede visitar una cueva sepulcral y una habitación absidal. 

Es uno de los poblados talayóticos de Mallorca mejor conservados

Uno de los poblados talayóticos más extensos de la isla, con un área de más de 6 mil metros cuadrados. Excavado por primera vez en 1918, está formado por varios talayots y grupos de habitaciones.

El conjunto prehistórico de Capocorb Vell representa un mito dentro de la investigación prehistórica gracias a su conservación y por haber sido uno de los primeros excavados y estudiados de la isla así como uno de los más extensos.

Capocorb vell, Llucmajor

Se halla sobre un terreno eminentemente llano sobre unos 100m.del nivel del mar.

Los pueblos Talayóticos procedían del mediterráneo oriental que se instalaron en la isla alrededor del siglo XIV antes de Cristo.

El Talayot es una gran construcción hecha de grandes bloques sin labrar y colocados sin ningún tipo de argamasa siguiendo una forma troncocónica o tronco piramidal con una columna en el centro que aguantaba el techo. Podían llegar a tener dos y hasta tres plantas.

Alrededor del Talayot se localizaban hábitats de menos envergadura, situados en lugares estratégicos.

El Talayot tenía un sentido claramente defensivo, dominando un territorio que permitía el desarrollo de las tareas agrícolas y ganaderas.

Capocorb vell, Llucmajor

El conjunto de Capocorb Vell está formado por un núcleo de tres talayots circulares y dos cuadrados, además de varias construcciones que los rodean y una serie de talayots y otros tipos de edificaciones en su periferia.

El pueblo Talayótico era ágrafo y solo la arqueología puede aportar datos sobre su vida.

Este complejo fue estudiado por los arqueólogos L. Ch.Watelin, francés y Albert Mayr, alemán, si bien las primeras excavaciones científicas se realizaron en la década de 1910-20 por Josep Colominas Roca bajo el mecenazgo del insigne prehistoriador hispano Luis Pericot.

Capocorb Vell es único en el mediterráneo occidental y por Decreto del Gobierno de fecha 3 de Junio de 1931 fue declarado Monumento Histórico Artístico.

Abierto de lunes a domingo de 10.00 a 17.00 h (jueves no festivos cerrado)
Entrada: 3,00 €


 

14. y para comer en Llucmajor

Restaurante Quina Brasa
Plaça Espanya 5, 
07620, Llucmajor, Mallorca España
+34 971 66 46 15

Restaurante Quina Brasa
Plaça Espanya 5, 
07620, Llucmajor, Mallorca España
+34 971 66 46 15

Bistro Mercat
Plaça Espanya, 21, 
07620, Llucmajor, Mallorca España
+34 971 64 70 08

y algo mas económicos:

Pata Negra
Sant Cristòfol, 65, 
07600, Llucmajor, Mallorca España
+34 871 02 12 93

Sa Foganaya SL.
Calle José María Cuadrado, 2, 
07600, Llucmajor, Mallorca España
+34 971 44 09 31


15. Castillo de Santueri

El castillo de Santueri es una fortificación situada en una de las cima de la Sierra de Levante de Mallorca, en el municipio español de Felanich, con una altitud de 408 metros.

Castillo de Santueri, Mallorca.

Aunque se cree que su primera construcción pudo ser romana, el actual recinto amurallado se edificó aprovechando las ruinas de la antigua fortificación árabe. Tiene una planta triangular –algo poco usual en la época- e incorpora diversas torres, una de ellas de forma circular. 

Durante la conquista de Jaime I, este castillo se convirtió en un importante reducto de resistencia de los musulmanes, que tenían una posición privilegiada desde la que controlar el territorio. De hecho, la ocupación por parte de los cristianos no se produjo hasta principios de 1231, dos años después de la caída de Madina Mayurqa, la actual ciudad de Palma.

El castillo se reconstruyó sobre las ruinas de una fortificación árabe del siglo XIV, las cuales estaban sobre restos bizantinos, probablemente sobre un asentamiento militar romano.

Castillo de Santueri, Mallorca.

Es un castillo roquero porque se sitúa en la cima de una montaña y aprovecha la orografía para hacerse inexpugnable. 

Las murallas cierran el perímetro de la cima allí por donde ésta es accesible. 

El castillo se forma por la combinación de rocas, acantilados y murallas delimitando un recinto sobre la montaña.

Su cometido era vigilar la costa Sureste de Mallorca. Desde él se divisa perfectamente el mar. 

Estos castillos roqueros quedaron obsoletos con la aparición y desarrollo de la artillería. Al estar sobre cimas, eran un blanco fácil y la artillería defensiva no era útil ya que disparar y acertar desde la altura era difícil. 

Esta es una de las razones por la que los castillos empezaron a desplazarse hacia las llanuras, para permitir un tiro raso de artillería que barriera los enemigos.

En plena sierra de Levante, sobre un montículo rocoso de algo más de 400 metros de altura, encontramos el castillo de Santueri, un testigo inexpugnable de la historia de la isla. 

Tras ascender hasta aquí, ya sea en coche, a pie o incluso a caballo, conseguimos una de las mejores panorámicas de la costa oriental de Mallorca.

Mientras observamos un paisaje de pueblos marineros y un sinfín de calas de película, tendremos bajo nuestros pies un pedazo de la historia de la isla y sus conquistadores. 

Este lugar es tan enigmático que se ciernen sobre él infinidad de leyendas e historias, e incluso una extensa lírica de aquellos escritores a cuyas plumas inspiró.

Hasta hace poco la excursión a este castillo acababa en su puerta pero ahora, un proyecto conjunto entre sus propietarios y la administración pública ha permitido que Santueri abra por fin sus puertas al público, tras un intenso trabajo de rehabilitación. 

Gracias a ello podemos conocer por dentro este pedazo de la historia de Mallorca, que ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

Se puede planificar la ascensión hasta la base del castillo tomando como punto de partida la vecina Felanitx. 

Durante nuestro ascenso, disfrutaremos de unas espectaculares vistas sobre el Migjorn (el Sur) mallorquín. Enfrente tenemos otra montaña aislada, en cuya cima se encuentra el Santuario de Sant Salvador.

16. Asentamiento Closos de Can Gaià en Porto Colom

Asentamiento Closos de Can Gaià, Porto Colom

Closos de Can Gaià es un yacimiento arqueológico de la Edad del Bronce (c. 1700-850 a. C.) formado por un poblado de un mínimo de nueve navetas de la cultura naviforme, típica de la época en las Islas Baleares y situado a las afueras de la población de Porto Colom perteneciente al municipio de Felanich, en la isla de Mallorca

La disposición de las estructuras construidas en el yacimiento es dispersa con una orientación similar (sur - este). 

Asentamiento Closos de Can Gaià, Porto Colom

El conjunto arqueológico está dividido en varios grupos:
Conjunto I

Conjunto formado únicamente por la naveta I, de planta alargada con forma de herradura de construcción ciclópea, con una longitud de 16 metros y 7 de anchura en la zona de la fachada. 

El grosor de los muros oscilan entre los 2 metros y los 3 de anchura, mientras que la altura conservada se mueve en torno al metro y medio y se estima que la real pudo ser en torno a los tres metros. Los muros exteriores conservan grandes sillares poligonales empotrados en seco. 

En la cara interna el muro del paramento es de técnica más refinada con piedras muy bien labradas con formas que tienden a la homogeneidad, oscilando entre el cuadrado y el rectángulo.4​ La cubierta, hoy desaparecida, probablemente era de arcilla y ramas.

Excavado completamente durante las campañas de 1996 a 1999 y restaurado en 2001, 2007 y 2010.

Conjunto II

Identificado por la naveta II, sus medidas son 16,30 metros de longitud por 3,20 de ancho, con una cámara de 13,20 de longitud. La primera de ellas, la estructura IIA -conocida como Cista- se construyó con unas técnicas poco utilizadas en el resto del poblado, por utilizar grandes losas en vertical. 

No se conocen estructuras semejantes a otros yacimientos naviformes de Baleares. Quizás tuvo un uso colectivo, para trabajos comunales o talleres. 
Conjunto III

Formado por una naveta de grandes dimensiones con más de una cámara interior. 

Asentamiento Closos de Can Gaià, Porto Colom

Sus medidas van de los 17,50 de longitud a 20,70 de ancho en la fachada. Muy probablemente, tal como señalaron Rosselló Bordoy y Otto Herman Frey en los años sesenta, se trata de una naveta de triple cámara, aunque la unidad oeste se encuentra con un avanzado estado de destrucción.
Conjunto IV

Es una naveta de planta sencilla y aislada de ábside apuntado. Sus medidas son 13,40 metros de largo por 7,50 de ancho en la zona de la fachada. La cámara tiene una longitud de 10,25 por 4 de ancho. Conserva más de un metro de altura.
Conjunto V

Una naveta doble de 22,50 de longitud total y 14 de ancho en la zona de la fachada. Las cámaras tienen una longitud de 12,70 y 6,70 de anchura. Esta edificación destaca por el excelente estado de conservación. La altura de los restos superan en algunos lugares los 2 metros de altura.
Conjunto VI

Aunque la estructura esta muy dañada, según G. Rosselló y O. Prey en 1959 pudieron identificar los restos de una naveta. Según sus observaciones era de 6,10 metros de longitud y 9,20 de ancho. En 1990 sufrió una destrucción parcial del costado este que impide comprobar las dimensiones observadas.

Conjunto VII

Está definido por unos restos que, posiblemente, informan de la existencia anterior de una o varias navetas.

Conjunto VIII

Este conjunto, formado por una naveta doble, desapareció en 1959 por la construcción de la carretera de s'Horta a Porto Colom.

Conjunto IX

Recoge los restos de una posible estructura actualmente no visible pero que sí puede intuirse. Al norte del poblado se observa.

Conjuntos X y XI

Recogen los restos de posibles navetas, actualmente no visible pero que sí puede intuirse.

17. Porto Colom

Porto colom, Mallorca

Porto colom, el pueblo de la costa este situado en el distrito de Felanitx, es uno de los más atractivos de la zona este y debe su nombre a Cristóbal Colon. Es un pueblo pesquero tradicional, con mucho encanto. El pueblo está enclavado en una gran bahía de forma irregular, en el que los cobertizos, el faro y los barcos anclados añaden belleza a la naturaleza pintoresca del lugar. 

Hay un largo muelle en el que se mezclan las embarcaciones de ocio con los barcos de pesca locales e incluso salen excusiones en barco.

Puerto de Porto colom, Mallorca

 Incluso en pleno verano, en Portocolom se respira un aire tranquilo y generalmente no hay problemas de aparcamiento. 

El muelle está lleno de restaurantes y cafeterías y ofrecen desde cocina mallorquina tradicional hasta cocina gourmet, con precios variados. 

Si caminas a lo largo del muelle, verás que el puerto pesquero sigue en funcionamiento y se ofrecen muy buenos platos de marisco. 

Reserva algo de tiempo para pasear hasta el centro de Portocolom, al otro lado del puerto: la iglesia está rodeada por viejas cabañas pintadas de colores pastel renovadas con mucho estilo. 

En Portocolom no hay demasiadas tiendas pero si que hay una o dos interesantes – principalmente al lado del muelle. Si vas una calle detrás del muelle, encontrarás una calle con tiendas donde los locales suelen hacer sus compras diarias. 

Para ir de compras en un lugar con más opciones dirígete a Felanitx (a unos 13km del puerto) o el atractivo Santanyí (a unos 18km al sur). Los domingos por la mañana, hay un mercado muy interesante en Felanitx. 

Porto colom, Mallorca

Los golfistas pueden disfrutar de vistas panorámicas de Porto colom y de este trozo de costa desde el impresionante Vall d’Or Golf, que está muy cerca, en la carretera de S’ Horta. 

Dentro del club está Máxime, un restaurante/café abierto al público en general.

18. Comer en Porto Colom

El Baúl Restaurant
Carrer Corb Mari 18 Bjs, 
07670 Portocolom, Mallorca España
+34 618 92 14 95

Restaurant Sa Llotja
Carrer PESCADORS BAJO(EDIF PORT), 
07670 Portocolom, Mallorca España
+34 971 82 51 65

Restaurante Colón
Calle Cristofor Colom 7, 
07670 Portocolom, Mallorca España
+34 971 82 47 83

La Costa
Calle Ses Sivines, 5 07670 Portocolom,
 07670 Portocolom, Mallorca España
+34 676 36 67 57

y algo mas económico:

La Pizza Restaurante Portocolom
Calle de La Cala Marcal 25, 
07670 Portocolom, Mallorca España
+34 971 82 61 27