Mostrando entradas con la etiqueta TARRAGONA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta TARRAGONA. Mostrar todas las entradas

miércoles, 11 de enero de 2023

Una Ruta por el Priorato, Tarragona: Del Castillo Templario de Miravet a Siuriana

Castillo de Miravet, Tarragona

Kayak en el rio Ebro. Tarragona

Cartuja de Escaladei, Tarragona

 
  Minas en Balmunt, Tarragona

Calles de Siurana, Tarragona

Pantano e Iglesia de Santa Maria, Siurana, Tarragona

Es una comarca montañosa y de relieve muy accidentado. Este hecho y la diversidad de materiales hacen que se trate de una comarca muy heterogénea tanto desde el punto de vista natural como humano. La dependencia de la población con respecto al el medio natural es muy fuerte, dado que es una comarca esencialmente agraria.

Vista panorámica de la Sierra de Llabería, que marca los límites con otras comarcas por el sur.

La comarca del Priorato puede dividirse en diferentes sectores, cada uno con características naturales y humanas específicas. Los estudiosos han diferenciado cuatro zonas dentro de la comarca actual.

La memoria popular que históricamente había identificado la comarca con el monasterio o priorato cartujano de Escaladei. 

De esta manera la comarca tomaba del monasterio el nombre de Priorato. Hoy en día, además, todavía es habitual oír hablar del Alto Priorato, o Priorato histórico, y del Bajo Priorato.

Hay un Priorato definido por la pizarra. En la pared central de la comarca, constituida por rocas oscuras y muy antiguas. Son pizarras formadas durante la era Paleozoica. Es el Priorato histórico y el más conocido como tal en la actualidad. En él predomina el cultivo de la vid.

Una segunda zona comprende el sector meridional de la comarca o Bajo Priorato. Es el territorio que se abre y hace de transición hacia la Ribera del Ebro. El relieve es menos accidental que en el resto de la comarca, con un predominio de rocas calcáreas. En esta zona se cultiva sobre todo la viña y el avellano.

El extremo noroeste del Priorato comprende el territorio de la antigua baronía de Cabassers, en el valle del Montsant. El relieve es muy accidental y los cultivos más típicos son los del olivo y el almendro. La viña ocupa un lugar secundario.

La cuarta zona incluye el sector noreste de la comarca, entre la sierra de Montsant (parque natural de la Sierra de Montsant) y las montañas de Prades. El relieve es muy accidentado, con un predominio de rocas calcáreas. En el campo hay un mosaico de viñedos, almendros y olivos.

La comarca actual del Priorato es ligeramente diferente de la aprobada en 1936 y 1987. La ley de modificación de la división comarcal de Cataluña de enero de 1990 segregó el municipio de Arbolí, hasta entonces incluido en la comarca del Priorato, para agregarlo a la de Bajo Campo. Ahora el Priorato comprende una superficie de 498,60 km² y una población de 9869 habitantes.

Índice:


1. Como llegar a Miravet

Llegaremos a Miravet cruzando el río Ebro con el coche, recorreremos el pueblo hasta subir a lo más alto para conocer su castillo templario cargadito de historia, no solo del medievo sino que aquí se lidió la batalla más dura de la Guerra Civil.




2. Croquis de nuestra Ruta

 

3. Algo de Historia

Después de la caída de Lérida y Tortosa en manos de los cristianos, fue el último bastión de los musulmanes en Cataluña, pues el castillo de Ciurana protegía una frontera casi infranqueable, desde el Col de Balaguer a Tamarit de Gaià, debido a los acantilados verticales que lo protegían. 

Los musulmanes cayeron finalmente en 1153.
Leyendas

Según la leyenda, la conquista fue posible gracias a un traidor judío que le entregó las llaves del castillo a los cristianos a cambio de la promesa de mantener sus bienes y proteger a sus familiares. 

Los reyes de este pequeño condado se encontrarían celebrando su éxito defensivo cuando una flecha entró por la ventana. Sería el comienzo de una encarnizada lucha que, según la leyenda, y al ver el horror de la escena, habría dejado petrificado al traidor judío, por ello hoy se puede ver una piedra con su cara en la localidad. 

La reina, antes de preferir morir a manos de los cristianos, habría preferido tirarse por el vertiginoso desfiladero de Ciurana con su caballo. Por ello, hoy se puede ver una marca de la herradura del caballo en la piedra.

​El Priorato es actualmente una comarca muy despoblada. Las condiciones naturales, debido al relieve, no facilitan las comunicaciones, no existe en la comarca un proceso de industrialización. Todo ello hace que la población actual sea escasa, solo 10 051 habitantes (1986). Si se compara la población y se analiza su evolución según censos modernos, se detecta que hace más de cien años el Priorato era un territorio bastante poblado, ya que tenía más del doble de los habitantes que en la actualidad.

A finales del siglo xiv, el territorio actual de la comarca del Priorato tenía una población de unos 3000 habitantes. Era en aquel entonces una población notable. Después no creció mucho, más bien se despobló debido a las pestes y guerras. Comienza el siglo xviii rondando los 4000 habitantes. Como toda Cataluña, el siglo xviii fue un periodo de prosperidad para el campo. Se siembran muchas tierras y la población se triplicó a lo largo del siglo. Seguramente se terminó el siglo con más de 14 000 habitantes, mucho más que la población actual.

Margalef de Montsant

El siglo xix, después de un periodo de conflictos, fue también una época de crecimiento económico y demográfico. 

El censo de 1857 refleja una población de 25 040 habitantes. Casi todos las vertientes estaban cultivados, hasta las más elevadas. 

Los bancales, aguantados con paredes de piedra sostenían hileras de tierra donde se cultivaba lo que se podía. El más pequeño pedazo de tierra era aprovechado para plantar una cepa, un olivo o un almendro.

La población aumentaría todavía un poco más. El censo de 1887 registra 27 461 habitantes. Pero la filoxera y el inicio de la industrialización y urbanización de los principales núcleos (Reus, Barcelona y Tarragona) empezaban a sacar la gente del campo, que vivía con mucha penuria. A partir de los censos siguientes, el descenso demográfico es mayor. 

El censo de 1897 da una población de 23 682 habitantes, y el de 1900, 22 635 habitantes. El despoblamiento ya no para hasta la actualidad. Los gráficos de evolución demográfica muestran claramente la tendencia.

El despoblamiento ha afectado a toda la comarca, hasta Falset, la capital comarcal. Falset es el único municipio que supera el millar de habitantes en la actualidad, con 2603 habitantes en 1986. En el censo de 1900, siete municipios pasaban del millar, mientras que en el de 1887 eran nueve. Ninguna comarca ha cambiado tanto.

4. Qué ver en Miravet 

Miravet es de esos pueblos que salen en las revistas de viaje y piensas , que preciosidad de sitio, quiero ir. ¿Estará en la Toscana? Pues no, está aquí al lado, en Tarragona, en un meandro de la Ribera del Ebro.


Miravet está rodeado un verdor increíble, hileras de cipreses, cientos de árboles frutales, masías, castillos, montañas bañadas por la luz del mediterráneo. ¡Ay que mal nos vendemos! Si tenemos en Tarragona rincones que ya quisiera robarnos la Toscana para incluirlos en sus recorridos.

Miravet es un pueblo pequeño pero matón, matón porque tiene unas cuestas que te vas a acordar de mí, ya que una de las cosas que hacer en Miravet es callejear para descubrir sus rincones. 

No me eches la culpa a mí sino a los musulmanes que fueron los culpables de diseñar este trazado zigzagueante por la peña dónde está ubicada Miravet.

Los musulmanes fueron los primeros en establecerse aquí con una alquería, es decir, montando una pequeña comunidad rural. Poco queda de ellos puesto que ya verás que las calles de Miravet derrochan encanto medieval en cada una de sus esquinas. 

Casas de piedra con preciosos balcones sujetos por enormes vigas de madera que se construyeron una sobre otra, encaramadas en la peña y mirando al Ebro. 

Muchas fueron destruidas durante la guerra civil pero todavía se conservan preciosos ejemplos que tienes que ver en Miravet.

Aparcamos el coche, más abajo te digo dónde aparcar el coche en Miravet, al primer lugar al que iremos es al embarcadero. 

Este es uno de los lugares que ver en Miravet, porque es un lugar con unas vistas de postal que te van a dejar hipnotizado. Este es el mejor lugar de Miravet donde puedes echarte unas fotos con las que presumir en Instagram.

Después de la sesión fotográfica coge fuerzas porque ahora toca recorrer todos los lugares que ver en Miravet. Cruzamos la plaza, es sábado, día de mercado. Los puestos rebosan de frutas y verduras salidas de los cientos de huertas que rodean Miravet y ya te vas haciendo una idea de lo rica que va a estar la comida. ¡ehh! deja de babear y comienza a andar que todavía no has visto nada.

La atarazana fluvial y la Drassana de Miravet

Tras cruzar la plaza unas escaleras nos llevan al antiguo astillero, era dónde estaba situada la atarazana fluvial de Miravet.

Atarazana fluvial y Drassana de Miravet

También en el río se encuentra la Drassana, se le conoce el molino de sal, es una construcción con forma de arco que no se sabe si se construyó por los árabes o los templarios. 

Aquí se descargaba la sal, por eso se la bautizó así y antes de que las lavadoras aparecieran en las casas, aquí estaba el lavadero del pueblo.

El Palacio del Comendador de Miravet

Comenzamos a subir. 

A mano derecha veréis un edificio blanco y azul con balcones rematados con vigas de madera, es el Palacio del Comendador, un edificio del S. XVI que tienes que ver en Miravet y si estás pensando pasar una noche romántica con tu churri, éste puede ser un lugar ideal dónde pasar la noche.

Aquí vivía el comendador de la Orden de los Hospitalarios, más tarde se restauró en honor del pintor local Joaquín Mir. 

En la primera planta hay una galería.

El molino de aceite de Miravet

En el lado izquierdo verás un edificio atravesado por la hiedra, era un antiguo molino de aceite. 

No se puede visitar, pero como comienzan las cuestas y el lugar es bonito para echar unas fotos, pues ¡ala! ya tienes excusa para hacer la primera parada.


El Carrer de la Palla: recuerdo de la Guerra Civil en Miravet

Unos pasos más adelante nos encontraremos con un pasadizo medieval, el carrer de la Palla, una de las calles de Miravet que hay que ver porque fue duramente castigada durante la guerra civil.


El portal del Motxo: El Miravet más medieval

Después te toparás con el portal del Motxo otro de los lugares que tienes que ver en Miravet. 


Es un arco medieval del s. XVII cubierto por un techo de madera durante la Edad Media esta era la puerta de acceso a la ciudad. 

En la pared hay una placa que recuerda la mayor subida del Ebro en 1787.

El Mirador «el Salto»: Las mejores vistas de Miravet

Continuamos subiendo por la Calle del Horno y llegamos a «el Salto«, un mirador con vistas al Ebro desde dónde tendrás unas vistas estupendas.

La Aljama de Miravet

Venga que ya queda menos, unos pasos más y te toparás con una pequeña plaza y este es otro rincón que tienes que ver en Miravet. Un arco que nos da pistas de su origen musulmán y es que en esta zona se encontraba el barrio musulmán, su aljama.


La Iglesia Vieja de Miravet y el Mirador de la Sanaqueta

Te preguntarás ¿y dónde está la mezquita?

 Pues estaba en el lugar que ocupa la iglesia vieja. La orden hospitalaria entre los s. XVI-XVIl la construiría aprovechando que en aquel momento estaban echando de España a los moriscos. Ahora es un espacio cultural y de exposiciones. Cuando fuimos estaba cerrada.


Delante de la iglesia se encuentra otro de los lugares que tienes que ver en Miravet, el mirador de la Sanaqueta. 

Está ubicado en el lugar dónde se encontraba el antiguo patio de la mezquita. Desde el mirador de la Sanaqueta verás de nuevo el meandro de Serpenta Tamarigar verás como el Ebro “serpentea” haciendo un doble giro de 90 grados. 

La cantidad de árboles y arbustos forman un ecosistema excepcional y protegido donde habitan cientos de pájaros, hay muchos tamarindos por eso el nombre de Tamarigar.


5. Castillo Templario de Miravet

Castillo de Miravent, Tarragona

El castillo de Miravet, una fortaleza imponente rodeada por una muralla de 25 metros de altura que parece surgir de las rocas y situada sobre un cerro, domina el curso del Ebro y las tierras de alrededor.

Su posición estratégica ha hecho que allí se sucedieran los asentamientos desde la prehistoria y le ha otorgado un papel importante en diferentes conflictos.

Todavía hoy se pueden apreciar parte de las estructuras de la fortaleza andalusí sobre la que se levantó el castillo templario, inmediatamente después de la conquista de estas tierras por parte de Ramón Berenguer IV. 

Castillo de Miravet, Tarragona

El castillo se donó a la orden del Temple que lo convirtió en la sede de la provincia templaria de Cataluña y Aragón, durante lo que sería el periodo de mayor poder y esplendor de la historia de Miravet. El final de esta etapa significó también el episodio más dramático de su historia, con un asedio de más de un año, que precedió a la desaparición de la orden del Temple.

Tras la reconquista de Miravet, los templarios inician la construcción de la nueva fortaleza sobre su antecesora, la musulmana. El resultado fue uno de los mejores ejemplos de castillo monasterio románico cisterciense de toda la península. 

Se trataba, en definitiva, de reforzar las líneas defensivas que de forma natural ejercían los ríos en el Reino de Aragón. Las fortalezas de Tortosa en el Ebro, Monzón en el Cinca y Gardeny en el Segre conformaban una línea defensiva. Una verdadera punta de lanza para la reconquista de los territorios valencianos.

Los caballeros del Temple, conocedores de la importancia de dominar los pasos naturales de los ríos, aplicaron el mismo modelo en otras plazas fuertes de la península. Buen ejemplo es la de Gormaz sobre el Duero, pese a su origen califal. 

Durante el reinado de Jaume I, el bastión de Miravet se convirtió en la sede provincial del archivo y el tesoro de la Corona de Aragón y fue cuando se realizaron las grandes conquistas al sur del Ebro.

A pesar de que posteriormente, el castillo fue remodelado para adaptarlo a las exigencias defensivas que comporta la aparición de la artillería, el aspecto y las estructuras que nos han llegado son esencialmente obra de los templarios. Por ello, Miravet se ha convertido en uno de los mejores ejemplos de la arquitectura militar catalana de los siglos XII-XIII.

El patio de armas del castillo de Miravet se divide en dos grandes recintos: el jussà (construido entre los siglos ix y xi), recinto andalusí amurallado distribuido en tres niveles escalonados, de más de doce mil metros cuadrados; y el recinto soberano (del siglo xii), de unos 2500 m², formado por una estructura poligonal con cinco torres, contrafuertes y un patio de armas en medio, alrededor del cual se distribuyen las dependencias siguiendo el modelo de planta de un monasterio típico cisterciense, adaptado para las funciones básicas militares.

Con el tiempo se añadieron nuevas construcciones al interior, especialmente por adaptar el recinto a las nueva armas. Las dependencias más destacadas son las caballerizas, la cisterna, el refectorio, la bodega y silos, la sala capitular y el templo románico. Una sala parece haber sido destinada

Croquis del Castillo de Miravent, Tarragona

La Torre del tesoro contenía el archivo de la orden y su tesoro; la Torre de la Sangre se llama así porque la leyenda dice que allí fueran ajusticiados los seis caballeros templarios que no se quisieron rendir en el 1308 (en realidad se rindieron, aun cuando un par de días más tarde que sus compañeros, y nada más fueran hechos prisioneros).

La restauración que se ha hecho a las paredes del patio de armas ha malogrado gravemente el castillo, con revocados finos y restauraciones con elementos modernos sin envejecer, por lo que el castillo ha perdido encanto aunque las restauraciones permiten hacerse idea de su estructura anterior.


El castillo hoy en día

En la visita al castillo se respira la austeridad del románico cisterciense que sigue patrones similares a los de Poblet, Santes Creus y Vallbona de les Monges. Una imagen de la casa y castillo de Dios en la tierra, con una gran sencillez ornamental. El visitante se puede hacer a la idea de hasta qué punto se trataba de un lugar totalmente preparado para resistir largos períodos de asedio y sangrientas batallas. 

Con un muro de 25 metros, que se erige directamente desde las rocas del cerro donde fue construida la fortaleza primigenia, se encuentran una serie de elementos que los templarios utilizaron para convertir el lugar en una plaza fuerte. 

El acceso se efectúa por la barbacana. Se trata de una rampa de acceso que por su ángulo prevenía los ataques directos a la entrada, y que da entrada a una gran terraza amurallada distribuida en tres niveles.

6. Para Comer en Miravet

Moli de Xim
Verge de Gracia, 29 Acceso por c/ Major, 
43747 Miravet España
+34 635 11 10 25

Bar Sole
Reus, 24, 43747 Benissanet España
+34 977 40 70 09

7. Poblado Íbero El Castellet de Bañoles

Poblado Íbero El Castellet de Bañoles, Tarragona

El Poblado Ibérico del Castellet de Banyoles, localizado en la población de Tivisa, Ribera de Ebro (Tarragona), es el poblado íbero más extenso de la Cataluña meridional. Su nombre probable sería Kum.​

Dentro del poblado también se encuentran las ruinas de una antiguo castillo medieval (Castellet de Banyoles). Del yacimiento destacan fuertemente sus dos torres de defensa pentagonales de la entrada, su estratégica situación a unos 115 metros sobre el curso del río Ebro, los tesoros que se recuperaron y sus dimensiones (superficie máxima potencial cercana a los 42 000 m²). 

De los estudios realizados hasta ahora, parece desprenderse la idea de una ocupación periférica y de un gran espacio central público.

Muchas de las piezas arqueológicas más espectaculares, localizadas en el asentamiento, se encuentran actualmente en el Museo de Arqueología de Cataluña en Barcelona. 

Poblado Íbero El Castellet de Bañoles, Tarragona

El llamado tesoro de Tivisa fue descubierto en 1927 y está formado por cuatro páteras de plata dorada, varios vasos de plata y dos collares. Anteriormente, en 1912, aparecieron un conjunto de pendientes, pulseras, anillos y monedas y en 1925 un par de bueyes de bronce.

De momento, las excavaciones han puesto de manifiesto un único nivel de destrucción correspondiente a finales del siglo III a. C., aunque parece existir una cierta reocupación a finales del siglo II a. C. y durante el siglo I antes de Cristo. Las últimas excavaciones también demuestran la presencia de un campamento militar romano cerca del asentamiento ibérico ilercavón.

Parece suficientemente documentada su destrucción repentina y violenta, probablemente durante los últimos años de la segunda guerra púnica y en relación con las revueltas de los poblados indígenas mencionadas por las fuentes históricas.

El conjunto del yacimiento ibérico del Castellet de Banyoles fue declarado monumento histórico-artístico y arqueológico nacional en 1978 (Real Decreto 2947 de 27 de octubre y BOE del 15 de diciembre).​

8. Piragüismo en el Rio Ebro


9. Museo de las Minas de Bellmunt del Priorat

Las primeras explotaciones se pueden situar en el largo periodo comprendido entre la segunda parte del Neolítico, el 3000 aC, y la civilización Eneolítica, el 2000 aC, en la extracción de cobre y plomo. 

Minas en el Priorato, Tarragona

Se cree que estos antiguos mineros se limitaban a extraer la cresta del filón sin tocar la durísima roca porfírica de la zona que, para ellos, debía ser imposible de triturar.

El proceso metalúrgico para la obtención del plomo y la plata a partir del mineral de galena se inicia en los siglos VII-VI aC por los pueblos establecidos en la zona, que iniciaron un intercambio comercial de estos metales.

Pero la civilización que más contribuyó a la explotación de los yacimientos de Bellmunt fue la romana. Hay indicios arqueológicos de que fueron explotados en época romana a través de galerías excavadas como se hacía en otros lugares. 

En Bellmunt los primeros trabajos se fechan en el 210 aC.1​ Desgraciadamente, los únicos datos de carácter arqueológico que tenemos en relación con la explotación en aquella época son dos lámparas de aceite que se han conservado, aunque se trata de un hallazgo sujeto a muchos interrogantes.​

En la Edad Media, en el siglo XIV la minería en el Priorat estaba consolidada según los documentos de que se dispone. En las minas de plata de Falset (hasta 1842 Bellmunt pertenecía a este término) trabajaron algunos mineros originarios de la isla de Cerdeña, procedentes de Esglésies, donde ya existía una larga tradición de explotación de plata. 

Algunos de los sardos que llegaron a Falset fueron más allá del trabajo en las explotaciones y fueron incorporados en la estructura administrativa señorial. Es posible que las relaciones de las minas de Falset con Cerdeña comportasen la introducción de novedades técnicas.0

A mediados del siglo XIV se produjo, pues, una intensa actividad de prospección, apertura y extracción de minerales en Bellmunt y esta intensificación de la explotación continuó probablemente hasta el siglo XVI y comportó una transformación de las técnicas mineras, manifiesta entre 1460 y 1540, y consistente en la utilización de medios mecánicos como las norias -para la extracción de agua y del mineral-, grandes galerías de drenaje, tornos y ejes para el transporte del mineral, máquinas de trituración movidas por fuerza hidráulica o animal, mucho más grandes y potentes... 

Algunas de estas técnicas no eran nuevas, pero en este momento se ponían en funcionamiento de manera mucho más sistemática. Sí era innovador el uso del fuego en la extracción: si la roca era tan dura que resultaba imposible excavarla, se encendía fuego cerca y se apagaba en seguida con agua. El objetivo era producir oscilaciones de temperatura para que las contracciones y dilataciones acabasen agrietando la roca.​

Durante los siglos XVI y XVII, la galena extraída de los filones superficiales se usaba para la elaboración de la cerámica de reflejos metálicos y también para la fabricación de pesos para balanzas, así como otros objetos que necesitasen mucho peso y poco volumen. 

Estas explotaciones eran realizadas por particulares que pagaban tributos a la cartuja de Scala Dei, propietaria de los terrenos de 1313 a 1820. En 1750 antiguas minas situadas donde actualmente se encuentra la mina Regia fueron incorporadas a la corona y por ello se conocen como Minas del Rey. A partir de 1868, las propiedades mineras fueron cedidas a particulares bajo el sistema de concesiones.

La historia de la actual mina Eugenia comienza el 1873 cuando en las propiedades de un campesino se encontró una gran cantidad de galena. El propietario excavó un pozo con galería simple de unos 20 metros de profundidad.

Belmunt del Priorat, Tarragona. Foto Histórica

La crisis de la filoxera, a finales del siglo XIX, hizo que vendiera los terrenos a un ingeniero belga, que comenzó a sondear el terreno hasta una profundidad de 200 a 250 metros.

A principios del siglo XX estas propiedades pasan a manos de capital privado catalán, concretamente a la Societat Folch i albiñana. El 1905 se crea y construye la casa social de las minas sobre el antiguo pozo del siglo XIX. En el año 1916 la empresa cambia de nombre y se convierte en "Minas del Priorat S.A.", siendo los principales accionistas Folch (hijo), Albiñana y Navarro Reverter.

Un pueblo minero

Bellmunt del Priorat es el pueblo minero de la comarca del Priorat más importante respecto a la extracción de mineral, la galena, tanto por su calidad como por la cantidad. Cuenta con una larga tradición minera que, según algunos autores, se remonta a la prehistoria y que ha conocido diferentes periodos de actividad a lo largo del tiempo. 

Su periodo de esplendor se produce entre las décadas de 1920 y de 1960 y se refleja de una forma muy directa en el aumento de población del municipio, principalmente por la corriente inmigratoria, en el establecimiento de la colonia minera y, en definitiva, en una manera de ser i de vivir propia de un pueblo minero.

La actividad minera ha convivido siempre con la agrícola, principalmente con los cultivos típicos del Priorat, la viña y el olivo. A menudo los mismos trabajadores de la mina ejercían la agricultura, ya fuera en terrenos propios o trabajando como jornaleros.

El paisaje de la zona es el típico minero, un paisaje consolidado a lo largo del tiempo y que muestra sus características tanto en el exterior como en el interior, en el subsuelo. En el exterior se encuentran los restos de la industria asociada a la extracción y al procesado del mineral, así como a su fundición para la obtención de lingotes de plomo, com son las chimeneas o los característicos castellets instalados al pie de los pozos maestros, y las terreres de la escoria del mineral.

El paisaje del interior de las minas es como un gran hormiguero formado por un entramado de galerías que ocupan más de 50 km de extensión que, en algún caso, han llegado a 620 m de profundidad, como en la mina Eugenia.

La vida en la colonia minera

Durante los diferentes años de explotación minera por parte de "Minas del Priorat S.A." hubo periodos de intensa actividad que requirió ir a buscar mano de obra de fuera de la comarca, concretamente de pueblos mineros de Andalucía (Jaén). Este hecho propició que la misma empresa se dedicara a construir viviendas para los recién llegados, constituyéndose así la colonia minera a continuación del pueblo.

Las primeras casas de la colonia fueron construidas entre 1915 y 1920 para acoger a los inmigrantes y a sus familias; posteriormente se fueron construyendo más según las necesidades, ya fuera para los recién llegados o para los que se casaban, ya que los jóvenes ya no querían vivir con sus padres y preferían alquilar un "piso de los mineros".

Museo de las Minas de Belmunt, Tarragona

Este museo situado en el antiguo complejo industrial de la Mina Eugènia es un centro de interpretación de la minería del plomo en la comarca del Priorat. Permite adentrarse a 35 metros de profundidad para conocer las antiguas instalaciones.

Horario de verano: Del 1 de julio al 31 de agosto: lunes cerrado, excepto durante el mes de agosto; martes a sábado de 11.00 13.00 y de 17.00 a 19.00 horas; domingos y festivos de 11.00 a 13.00 horas.

Horario de invierno: Del 1 de septiembre al 30 de junio: días laborables: concertar visita (consultar condiciones); sábados de 11.00 a 13.00 y de 16.00 a 18.00 horas (por la tarde la visita guiada a la mina es a las 16.30 horas); domingos y festivos de 11.00 a 13.00 horas.

10. Para Comer en la Zona

Celler de Gratallops Restaurant
Piro, 32, 
43737 Gratallops España
+34 977 83 90 36

Brots Restaurant
C/ Nou, 45, 
43376 Poboleda España
+34 977 82 73 28

Mas Trucafort
c/ Mas Trucafort Ctra. Bellmunt km 1,5, 
43730 Falset España
+34 977 83 01 60

11. Vilella Baja


Vilella Baja, Tarragona

 es un municipio perteneciente a la provincia de Tarragona, en la comarca de El Priorato.

Hasta los Decretos de Nueva Planta el municipio recibió el nombre de Vilella de Baix.

Formó parte de la baronía de Cabacés aunque algunos de los derechos sobre la población pertenecieron al condado de Prades.

En 1848, el pueblo fue ocupado por las tropas carlistas. Al verse rodeados por las tropas liberales, los carlistas se rindieron, y terminaron uniéndose a las filas isabelinas, conservando su graduación militar.

Puente sobre el río Montsant

La iglesia parroquial está dedicada a san Juan Bautista. Fue construida en el siglo xviii en estilo neoclásico. Es de tres naves y tiene el campanario adosado.

Un lugar típico del pueblo es la calle que no pasa (carrer que no passa) que perteneció al antiguo núcleo medieval. 

Se trata de una calle a la que se accede a través de un portalada y que termina en una plaza; de ahí el nombre de "no pasa" ya que no tiene salida. 

Se utilizó como lugar de defensa durante las guerras carlistas ya que permitía cerrar la puerta en caso de peligro.

Sobre las aguas del río Montsant puede verse también un antiguo puente de estilo románico. El puente en origen tenía dos arcos y en 1886 se le añadió un tercero, respetando el estilo arquitectónico original.

Vilella Baja celebra su fiesta mayor durante la segunda Pascua.

12. Ermita Troglodita de San Miguel de la Roca, Cabacés

Cabacés, Tarragona

La historia de Cabacés nos lleva a la ocupación sarracena, cuando recibió el nombre de Avincabasser. 

Tras la reconquista, quedó integrado en el municipio de Ciurana de Tarragona.

Entre otros atractivos, sobre el río Montsant puede verse un antiguo puente de época medieval conocido como Pont Vell. El pueblo conserva aún algunas casas con dovelas también de la Edad Media.

Puente Viejo, Cabacés

“Es una pequeña construcción bajo una balma, de planta rectangular, con un ábside cuadrado, separado de la nave por un pequeño arco triunfal sostenido por dos medias columnas”, describe.

“La bóveda es de crucería. A cada lado de la nave hay una capilla, una de las cuales está vacía y el otro con una imagen”, detalla.

Ermita Troglodita de San Miguel de la Roca, Cabacés

“A cada lado de las columnas se abre una puerta que conduce una en la sacristía (bajo la roca) y la otra a restos del ermitorio”, explica el lector.

“El suelo es de baldosas y las paredes, enyesadas y pintadas”, apunta el autor de las instantáneas.

“La fachada, reconstruida en parte, presenta una puerta principal en arco de medio punto y de ladrillo, dos ventanas y una puerta auxiliar que conduce a la sacristía”, relata.

“Un campanario de espadaña, separado de la ermita, se alza sobre un bloque de conglomerado cercano”, señala el lector, antes de indicar lo más importante, que la curiosa ermita troglodita “se encuentra a no mucha distancia de Cabacés, Priorat (Tarragona)”.

13. Ermita San Salvador de Margalef

Es una pequeña construcción de una sola nave , cubierta por bóveda de cañón que arranca de un pequeño friso continuo. 

La bóveda es enyesada en tanto que las paredes son recubiertas de piedra en losas. El exterior es enlucido. 

Toda la construcción ha sido renovada en 1982 y presenta un aspecto carente de todo tipo de decoración. 

Ermita San Salvador de Margalef

Adyacente a la ermita se encuentra la antigua casa del ermitaño, troglodítica, con varias habitaciones adyacentes y anárquicamente repartidas, así como restos de lo que parece ser la primitiva ermita, construida con pared seca. 

No hay datos sobre la construcción pero, a juzgar por las antiguas edificaciones troglodíticas que le acompañan, su origen es realmente antiguo. 

Según la tradición, la fuente cercana fue construida por los monjes de Escala Dei . 

Nada tendría de extraño que la ermita tuviera un origen similar, aunque no hay ningún documento que lo acredite. 

Según otras fuentes, la construcción de la ermita puede datarse hacia el siglo XVI . 

14. Cartuja de Escaladei

La cartuja de Escaladei o Scala Dei fue un monasterio cartujo situado en el municipio español de La Morera de Montsant, en la comarca catalana de El Priorato. Fundada en el siglo xii, se considera que fue la primera cartuja de la península ibérica.

Su origen se remonta al año 1194 en el que el rey Alfonso II el Casto donó las tierras en las que más tarde se levantó la cartuja. Posteriormente se realizaron sucesivas remodelaciones hasta llegar al siglo xviii en el que había tres claustros y hasta 30 celdas.

Cartuja de Escaladei, Tarragona

Fue un centro de interés religioso y contaba con una importante escuela pictórica encabezada por Joaquín Juncosa.

El nombre actual de la comarca, El Priorato, procede de la existencia de esta cartuja, aunque el territorio actual es menos extenso que los dominios originales de la cartuja. En 1835 tras la desamortización se abandonó la comunidad lo que derivó en la destrucción del conjunto.

En la actualidad, es posible visitar las ruinas en las que se puede contemplar el portal barroco de la Madre de Dios, la iglesia y una celda reconstruida que cuenta con el mobiliario y los utensilios propios de la vida monástica, lo que nos permite imaginar el modo de vida de los monjes cartujos. Está ubicada al pie de la Sierra de Montsant, lugar de gran belleza paisajística.

La cartuja de Escaladei se encuentra situada en el pueblo de mismo nombre, término municipal de La Morera de Montsant. En 1990 sus propietarios, la familia de viticultores "Peyra", la donaron a la Generalidad de Cataluña y se puede visitar desde 1993.

El cenobio, declarado bien cultural de interés nacional, data del siglo xii y fue el primero de la orden de San Bruno en la península ibérica.

La cartuja de Escaladei participó activamente en la fundación de las cartujas de San Pol de Mar (1269) en Cataluña, Vall de Cristo (1385) en el Reino de Valencia, de Nuestra Señora de las Fuentes (1507) en Aragón, y de las cartujas de El Paular (1390) y Miraflores (1442) en Castilla.

También participó en la fundación de otra cartuja llamada Escaladei cerca de Évora, Portugal fundada en (1585) y que fue la primera cartuja portuguesa.

Escaladei fue un punto de referencia para los monasterios en el proceso que, en el siglo xviii condujo a la creación de la Congregación Nacional de Cartujas Españolas independiente de la Grande Chartreuse, casa central de la orden en Grenoble (Francia).

La cartuja fue fundamental en el origen del cultivo de la vid en la región que actualmente conforma la "Denominación de Origen Calificada Priorato". La cartuja cuenta todavía con una bodega.

Leyenda


Arcos entre las ruinas

Dice la leyenda que el rey Alfonso II de Aragón decidió hacer donación de unas tierras a la Orden de los Cartujos para que construyeran un monasterio.

Cartuja de Escaladei, Tarragona

La casa madre envió unos monjes a buscar el lugar más adecuado a sus necesidades.

Durante la investigación, encontraron un pastor que les explicó que en sueños veía unos ángeles que subían al cielo por unas escaleras apoyadas en la cepa de un pino que había en el lugar donde él pastaba sus rebaños.

Los monjes lo interpretaron como una señal de Dios y allí mismo construyeron un pequeño claustro que sería el origen de la Cartuja de Santa Maria de Escaladei, que significa "escalera hacia Dios".



15. Siurana

Siuriana, Tarragona

Sin lugar a duda, estamos ante uno de los pueblos más bonitos y visitados de Cataluña. Aquí podemos disfrutar durante unas horas de un enclave mágico donde se han forjado miles de historias de amor y leyendas que escuchamos sentados en los acantilados que dan al Pantano de Siurana.

Siurana, entre torrentes y barrancos en el Priorato, uno de los pueblos más bonitos de Tarragona

Asentada sobre un enorme peñón de roca caliza rodeada de torrentes y barrancos, esta población de apenas 50 habitantes se ha convertido en uno de los lugares más visitados de Tarragona.

Siuriana, Tarragona

Siurana es un pueblo que por si solo ya justifica una escapada de un fin de semana al Priorato. Con una tarde o una mañana es suficiente para visitar lo básico del pueblo y del pantano que nos espera a sus pies.

Qué ver en Siurana y sus alrededores 

Si tenéis pensado visitar Siurana os contamos sus imprescindibles, lugares de interés y algunos consejos para haceros más fácil esta visita turística.

Los miradores de Siurana, los mejores de Tarragona


Siurana es naturaleza. Sin duda su mayor atractivo es el entorno natural que la rodea y que podemos observar sin barreras desde los diversos miradores que rodean las casas de la población.

El mirador más espectacular de todos es el que nos ofrece la foto típica de Siurana. En esta enmarcamos el pueblo y la Iglesia de Santa María sobre las aguas azul poco profundo del pantano de Siurana.

Al pantano podremos llegar en coche o por alguna de las rutas senderistas que son otro de los reclamos de la región.

Iglesia Santa María de Siurana

Iglesia Santa María de Siurana, Tarragona

El edificio más destacable que queda en pie es la Iglesia de Santa María de Siurana. Pequeño templo de estilo románico fue construido entre los siglos XII y XII, tras la reconquista del que fuera el último reducto importante musulmán en la frontera oriental del país.

Se trata de una construcción sencilla, tirando a sobria, y donde destaca su bella portada muy bien conservada.

Cuando fuimos nosotros no se podía acceder a su interior, de una sola nave, y la única forma de verlo es a través de una cristalera y poniendo un euro para que se enciendan las luces.

Cómo hemos comentado Siurana no llega a 50 habitantes por lo que se trata de uno de los pueblos medievales más pequeños que hemos visitado.

Antiguo castillo árabe

Antiguo castillo árabe de Siurana, Tarragona

Siurana es un pueblo con mucha historia, sobre todo en época antigua donde fue uno de los últimos bastiones árabes de Catalunya.

De esta época nos quedan los restos de una fortaleza árabe del siglo IX, que también funciono cómo cárcel cristiana después de la reconquista.

Actualmente sus limites están vallados y cerrados, pero desde la distancia podemos intuir lo que en su día fue un símbolo de poderío militar.

Pantano de Siurana

Siurana, Tarragona

A la salida de Cornudella de Montsant, encarando la serpenteante carretera que nos lleva hasta Siurana encontramos el acceso al Pantano de Siurana, otro de los atractivos de la visita.

Si conseguimos dejar el coche en una de las 2 zonas habilitadas para ello podemos disfrutar de un entorno muy agradable para pasar el día en familia o incluso practicar algún deporte acuático.

Aparcar en Siurana

Cuando visitamos pueblos tan turísticos como Siurana una de las cosas que más nos preocupa es donde y cómo dejar el coche.

En el caso de Siurana, a la que no se puede acceder en coche al interior de su casco antiguo (solo si eres residente o te alojas allí) encontramos 2 grandes parkings a la entrada donde si tenemos suerte podemos aparcar.

El precio de estos parkings es de 4€ y siempre encontramos a personal que nos indicará donde podemos encontrar algun sitio libre.

Si vamos en época punta es posible que este aparcamiento este completo, si nos pasa esto la única opción es esperar o dar media vuelta y aventurarnos a dejar el coche el algún lateral de la carretera.

166. Dónde Comer en la zona de Siurana

Restaurant Siurana
C. Mayor s / n, 
43362 Siurana España
+34 977 82 10 27

Restaurante Fonda El Reco
Plaza de la Vila, 10, 
43360 Cornudella de Montsant España
+34 977 82 10 32

Brots Restaurant
C/ Nou, 45,
 43376 Poboleda España
+34 977 82 73 28

Quatre Molins
Comte de Rius 8, 
43360 Cornudella de Montsant España
+34 977 82 10 04

El Salto de la Reina Mora, la leyenda de Siurana

Salto de la Reina Mora, Siurana

Cuenta la leyenda que cuando Abdelazia, hija del vavalí de Siurana, vió llegar a las tropas de Ramon Berenguer IV prefirió suicidarse arrojándose con su caballo al vacío que ser capturada por los cristianos.

Si nos asomamos al acantilado conocido como El Salto de la Reina Mora podremos ver unas profundas marcas que dejaron las herraduras del caballo al intentar este frenar, sin éxito, viendo el fatal desenlace que le esperaba.

Para llegar hasta ella hemos de llegar hasta Cornudella de Montsant y luego subir una sinuosa carretera de uno 7 kilómetros (15 minutos) que nos dejará a la entrada del pueblo.

Y desde Siurana, si te gusta el románico,  merece la pena acercarse hasta Albarca para ver 

Iglesia de San Vicente de Albarca

Iglesia de San Vicente de Albarca, Tarragona

Iglesia románica del siglo XII que fue reformada en el siglo XVII en estilo renacentista. Del templo original se conserva el ábside y partes del muro. Desde ella se tienen muy buenas vistas sobre el Montsant y las montañas de Prades.

Pequeña iglesia románica construida en un lugar de culto utilizado desde tiempos prehistóricos y de la que se tiene constancia escrita desde mediados del siglo XII.

Del templo original se conserva el ábside semicircular y algunos tramos del muro. Las cuatro capillas laterales fueron añadidas en una profunda reforma llevada a cabo en el año 1612. La nave, de estilo renacentista, está cubierta por bóveda de cañón de medio punto y separada del presbiterio por un gran arco. Del exterior destacan el portal renacentista con moldura y frontón y la recia torre del campanario.

Las vistas sobre el Montsant y las montañas de Prades desde la iglesia, situada a algo más de ochocientos metros de altura, son magníficas.

17. Otras Rutas Cercanas