Mostrando entradas con la etiqueta ROMANICO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ROMANICO. Mostrar todas las entradas

viernes, 3 de febrero de 2023

Escapada de Fin de Semana a la Provenza Alcarreña: Brihuega, Guadalajara


Campos de Lavanda, Brihuega

Murallas de Brihuega

Cementerio de Brihuega, Guadalajara

Cuevas árabes de Brihuega, Guadalajara

Iglesia de Nuestra Señora de los Llanos, Yela, Brihuega

Cívica, Brihuega

La villa histórica de Brihuega se alza en lo alto de un risco, dominando la vega del río Tajuña. 

A pesar de su pequeño tamaño, su riqueza patrimonial es enorme. Cuenta con iglesias góticas, murallas medievales, un castillo y varias fuentes monumentales.

En los últimos años el turismo ha descubierto un nuevo atractivo: los campos de lavanda de los alrededores, que florecen en julio y que ofrecen uno de los paisajes más bellos del verano castellano.

Todo este patrimonio histórico y paisajístico, sumado a su apetecible gastronomía supone la excusa perfecta para acercarse a este bonito pueblo de la Alcarria de Guadalajara.

Indice:

1. Como llegar a Brihuega

¿Cómo llegar en Autobús?


La empresa Autocares Samar conecta Brihuega con Guadalajara y Madrid (Estación de Méndez Álvaro).

L – V Lunes a Viernes Laborables
D Domingos
L Laborables
S L Sábados Laborables
*SÓLO DOMINGOS, LOS DÍAS FESTIVOS NO HAY SERVICIO – DOMINGOS VÍSPERAS DE LUNES FESTIVOS, EL SERVICIO SE REALIZARÁ EL LUNES

MADRID - BRIHUEGA
L D L-V L-V SL L-V
Madrid 8:30 11:00 12:30 14:00 15:00
Guadalajara 9:30 12:00 13:30 15:00 16:00 19:00
Brihuega 10:05 12:35 14:05 15:35 16:35 19:35



BRIHUEGA - MADRID
L-V S L L-V L-V L-V S-L L - V D
Brihuega 7:30 8:45 12:30 14:00 15:00
Guadalajara 8:45 9:20 13:30 15:00 16:00 19:00
Madrid 9:30 10:05 19:35

Información: Tfno. 902 25 70 25, Autocares Samar.

Durante los meses de julio y agosto, los horarios de los autobuses quedan modificados. Para consultarlo, pinchar aquí.

*SÓLO DOMINGOS, LOS DÍAS FESTIVOS NO HAY SERVICIO – DOMINGOS VÍSPERAS DE LUNES FESTIVOS, EL SERVICIO SE REALIZARÁ EL LUNES

¿Cómo llegar en Coche?

Desde Madrid: 92,7 km – aprox. 1 h 15 min (Ver en Google Maps)

Tome la A-2 dirección N-II/Barcelona
Toma la salida 73 hacia Torija/Brihuega/Torre del Burgo 0,2 km
Continúa recto 39 m
Gira a la izquierda hacia CM-2011 (indicaciones para A-2/Zaragoza/E-90/Guadalajara/Madrid/Torre del Burgo) 18 m
Gira a la derecha en CM-2011
Pasa 3 rotondas 14,8 km

Desde Zaragoza: 234 km – aprox. 2h 38min (Ver en Google Maps)

Toma el ramal A-2/E-90
Continúa hacia E-90/A-2 0,8 km
En la bifurcación, mantente a la izquierda; sigue las indicaciones para A-2/E-90/N-232/N-125/Madrid/Z-40 e incorpórate a E-90/A-2 2,4 km
Toma la salida A-2/E-90 hacia N-232/Madrid/Logroño 0,4 km
Gira ligeramente a la izquierda en E-90/A-2 (indicaciones para A-2/E-90/A-23/Madrid/A-68/Teruel/Z-40) 6,1 km
Toma la salida por E-90/A-2 en dirección La Almunia de Doña Godina/Madrid 199 km
Toma la salida 103 hacia N-204/Cifuentes 0,2 km
Gira ligeramente a la derecha en GU-116 0,6 km
En la rotonda, toma la primera salida e incorpórate a CM-2005 en dirección Brihuega

2. Algo de historia

Su origen se encuentra en un poblado celtibérico llamado Brioca, de donde derivó a su actual nombre. El rey Al-Mamún de la taifa de Toledo apreciaba esta zona por sus ricos cazaderos, al punto que alojó en su palacete de Brihuega a su amigo Alfonso, rey de León, cuando en 1072 este fue derrotado en la batalla de Golpejera por su hermano Sancho II de Castilla y expulsado de su reino. 

La localidad fue una plaza estratégicamente relevante de cara a las campañas para la toma de Toledo por los cristianos, que cristalizaron en 1085.​

Alfonso VI no tardaría en hacerse, aquel mismo año, con el Reino de Castilla y conquistar después para sí, ya en 1085, todo el valle del río Tajuña. En 1086 cedió Brihuega al arzobispo Raimundo de Toledo, primer constructor de la fortaleza que preside el valle del Tajuña. 

Durante mucho tiempo la villa estuvo rodeada de murallas, que concluyó ya en el siglo xiii el también arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada, quien en el año 1242 concedió fuero a Brihuega.​

 La localidad vivió su mayor esplendor en el segundo tercio del siglo xiii.
Batalla de Villaviciosa (1710)

Durante los siglos xvi y xvii se habría producido una significativa migración de briocenses a la ciudad mexicana de Puebla.

​ En 1615 se fundó el monasterio de Santa Ana.

​ Por distintas circunstancias históricas ha sido escenario de importantes acontecimientos bélicos. 

En diciembre de 1710 fue asaltada por las tropas de Felipe V, comandadas por el duque Luis José de Vendôme en un acontecimiento militar trascendente en el desarrollo de la Guerra de Sucesión, en las batallas de Brihuega y Villaviciosa. 

Las tropas británicas del general James Stanhope hubieron de capitular.

A mitad del siglo xviii se fundó en la localidad la Real Fábrica de Paños. Aunque fue una de las instalaciones industriales más prestigiosas del país, en 1835 cerró sus puertas, si bien su uso continuó en manos privadas hasta la Guerra Civil Española.

Durante las reformas territoriales que se plantearon durante el trienio liberal, se llegó a considerar a Brihuega como una candidata, junto a Cifuentes, para la capitalidad provincial, por su mayor centralidad, en detrimento de Guadalajara, desestimándose sin embargo tal posibilidad. 
Plaza de Merino y ruinas del convento de las Bernardas tras la inundación de 1877

Las lluvias caídas los días 5 y 6 de septiembre de 1877 provocaron una gran inundación, que destruyó alrededor de cincuenta casas y el convento de las Bernardas.
Vista de Brihuega en un dibujo de José Pascó (1885)

A inicios del siglo xx llegó el cine a la localidad.

​ Desde el inicio de la guerra civil española, los cenetistas instauraron el comunismo libertario en Brihuega,​ cuyas calles y términos fueron escenario, en marzo de 1937, de la batalla de Guadalajara.

Durante la contienda, en 1938, desapareció el códice medieval del Fuero de Brihuega,​ que había sido estudiado a finales del siglo xix por Juan Catalina García.​

En los años 1964 y 1965, la Promotora Briocense de Jesús Ruiz Pastor construyó la plaza de toros.

​ En 1979, miembros del movimiento Hare Krisna adquirieron una finca en el municipio, a la que denominaron Nueva Vrajamandala y donde instalaron una comunidad.


3. Que ver en Brihuega


Cuenta con una población cercana a los 3.000 habitantes, repartidos en la cabecera de la comarca y sus 13 pedanías. La mayoría a visitar está en su casco antiguo y caminando llegas a todos los lugares que ver en Brihuega. 

Las más de mil hectáreas de campos de lavanda están bastante más alejados del centro, pero no os preocupéis, si los visitáis en julio cuando florecen hay visitas guiadas en las que entra el desplazamiento en autobús desde una de las plazas de la población.

A nosotros nos sorprendió gratamente, y si quieres visitar todo lo que ofrece deberás dedicar una jornada completa, sobretodo si realizas el vuelo en globo y vas a ver los campos de lavanda.

4. Murallas 

Murallas de Brihuega

Desde el parque de María Cristina accedemos al casco antiguo de Brihuega por la Puerta de la Cadena, parte de la muralla de la ciudad que junto con el castillo es una reminiscencia de la presencia árabe en la villa.

Es una de las 3 puertas que quedan en la actualidad y anteriormente se la conocía como Puerta de Valdeatienza, donde partía el camino a esa población que aparece en el Poema de Mío Cid nombrando al curioso castillo de Atienza, sobre una roca y que nos recuerda mucho al castillo de Zafra. 

Las otras 2 son la de la Guía y la Puerta o Arco de Cozagón. 

La muralla fue terminada en el siglo XII y, además de las susodichas puertas, quedan importantes vestigios en todo el perímetro del pueblo.

Entramos al interior y nos topamos con edificios de estructura típica de los núcleos urbanos de la Alcarria: calles estrechas y sinuosas, con aleros, balcones arquillos que comunican muchas calles entre sí y también restos de soportales.

En julio, sus calles estan repletas de paradas con productos derivados de la lavanda. Y es que el florecimiento de sus flores atraen miles de turistas todos los años. 

Pero el final de mes da paso a un agosto en que se siegan las flores y las destilerías producen entonces el aceite y se fabrican jabones, velas, cremas, velas, miel, bolsitas perfumadas y otros muchos productos.

5. Fuente de los Doce Caños

Fuente de los Doce Caños, Brihuega

la principal que ver en Brihuega

Bajando por la calle de la Cadena nos encontramos con la Fuente de los Doce Caños o Fuente Blanquina.

Bajo las calles de la población hay muchos manantiales subterráneos que abastecen varias fuentes de las que hay una ruta para conocerlas (12 por el casco urbano y 5 a las afueras). El agua es una de las riquezas de Brihuega.

Esta Fuente de los 12 caños es quizá la más representativa y una de las más antiguas de todas ellas, reseñándola en documentos que se remontan al siglo XVI.

Detrás de la fuente encontramos el lavadero municipal, con 3 grandes pilones de piedra rectangulares con diferentes funciones, enjabonado de ropa, aclarado y fregado de utensilios. Fue construido en 1905 sobre uno anterior, conocido como "La Boquera", y este nuevo permitía a las mujeres lavar de pie, en vez de rodillas como hasta entonces.

Según la tradición, la moza que beba de todos los 12 caños encontrará novio. Si en vez de agua hubiera salido cerveza, seguro que hubieran sido los mozos los que encontraban novia.

. Plaza del Coso y la Real Cárcel de Carlos III 

Plaza del Coso de Brihuega

Llegamos a la plaza del Coso del siglo XVI, dicen que uno de los espacios urbanísticos más interesantes de la Alcarria. El nombre puede derivar de Zoco, donde se celebraba el mercado, aunque también de Coso taurino, pues aquí se toreaba antes de construirse Plaza de toros. 

El caso es que esta plaza alberga varios de los principales edificios como el Ayuntamiento, la cárcel de Carlos III y las Cuevas árabes, pero también la carnicería y la pescadería, así como las principales pensiones u hospederías.

La Real Cárcel se construyó en 1781 durante el reinado de Carlos Ill para sustituir la anterior de Felipe II. Una vez dejó de tener la función de prisión pasó a utilizarse como escuela, academia de música o biblioteca.

A partir de 2011 es la sede de la Oficina Municipal de Turismo de Brihuega. Te aconsejo una paradita aquí para tomar buena información actualizada de lo que nos queda por recorrer en la población. La 2ª planta alberga el Centro de Documentación Histórica del Archivo de Brihuega.

Junto a la Real Cárcel de Carlos III se encuentran las monumentales "Fuentes del Coso", mandadas construir también por dicho monarca.

7. Cuevas árabes

Cuevas árabes, Brihuega

En la misma plaza del Coso podemos visitar las Cuevas Árabes. Nosotros lo hicimos mientras esperábamos que saliera la visita guiada por el pueblo en la misma plaza frente a la oficina de turismo municipal.

A las cuevas se entra por la carnicería

Plano en mano nos ponemos en marcha. Primera parada: las cuevas árabes. Para acceder hay que pasarse por la carnicería 'Hermanos Gutiérrez', en el otro extremo de la plaza. 

Sí sí, habéis leído bien: además de la posibilidad de pedir cuarto y mitad de los excelentes chorizos que tiene colgados en su establecimiento, si le preguntáis a Miguel Ángel, el carnicero, por la llave de las cuevas, os la abrirá con desparpajo, 2 euros mediante. Es posible que os acompañe su padre, don Ángel Gutiérrez, quien puede contar al visitante anécdotas sobre las cuevas: "Aquí guardábamos los tocinos y los jamones de la carnicería", asegura, y añade "cuando éramos niños correteábamos y jugábamos dentro. 

Luego durante la guerra estas cavidades se usaron como búnker: sonaba una sirena y todo el pueblo para dentro. Muchas veces tumbábamos las vasijas vacías y allí dormíamos. Y las que están llenas tienen en su interior vinos de Toledo, que son los que se consumen por aquí".


El carnicero del pueblo se encarga de abrir las Cuevas Árabes.

Alrededor de 600 metros de grutas y caminos subterráneos abiertos al público que en realidad son de origen visigodo. Las recorréis a vuestro aire. Lo mejor es perderse por sus recovecos, dejarse fascinar por el tamaño de esas tinajas e imaginar todo lo que sucedió allí. Son solo una muestra del panorama subterráneo de Brihuega, horadado prácticamente en su totalidad.

 "Las cuevas a lo largo de todo el pueblo son propiedad de las casas que están encima. Muchos las han cegado, otros las tienen de trastero, o de bodega privada. Recorrer el pueblo bajo tierra es imposible hoy en día por eso mismo, pero antaño sí se hacía", nos cuenta Ana Bedoya, gerente de 'Niwa Hotel-Spa' (ubicado a las afueras) y encargada durante nuestra visita de enseñarnos los puntos históricos del pueblo.

Estas cuevas esconden alrededor de 600 metros de grutas y caminos subterráneos.

Para visitarlos tienes que ir a la Carnicería Hermanos Gutiérrez, y él mismo es el encargado de abrir la reja, cobrar 2€ y decirte que si no sales de las cuevas al final podrías acabar en el mostrador de la carnicería 

Las cuevas son un entramado de túneles subterráneos laberínticos de aproximadamente 8 kilómetros de longitud, aunque visitaremos una pequeñísima parte de ellos, unos 700 metros. 

Estaban comunicados con el exterior de la muralla y su función era tener una salida del pueblo en caso de ser asediados en la Edad Media, ya que fueron excavados en los siglos X y XI por los árabes. También pudieron servir para la conserva de aceite, vino, aguardiente y todo tipo de alimentos, a temperatura constante de 12º.

Destacamos los arcos visigodos que se pueden ver por el recorrido.

8. Castillo de la Piedra Bermeja 

Castillo de la Piedra Bermeja, Brihuega

El castillo de Brihuega fue construido en lo alto de una roca rojiza, por los árabes como alcázar. Por este motivo se le llamó Castillo de la Peña Bermeja. El recinto amurallado tenía unos 20.000 m cuadrados, era una verdadera alcazaba que siguiendo el modelo árabe, tenía torres, palacio, templo y arrabales donde vivían juntos cristianos, judíos y moros. Fue residencia de Al-Mamún y su hija la princesa Elima.

Tras la conquista de Alfonso VI, el rey se apodera también de Brihuega, a pesar de su antigua amistad con el rey de taifas moro. No me digas si lo de Al-Mamún le viene por eso

Este rey dona el castillo a los arzobispos de Toledo como lugar de residencia y protección. El arzobispo de Toledo Ximénez de Rada fue uno de los principales reformadores del castillo. Edificó una nueva ala con dos pisos y múltiples salas vacías que culminan en la capilla del castillo. Es una edificación gótica que muestra un estilo nórdico, reflejo de la cultura y gustos del obispo toledano.

Vale la pena visitarlo y subir a lo alto de la Torre para contemplar las vistas del pueblo y el río Tajuña, que actuaba como foso natural en uno de sus lados.

Carece de torre del homenaje y asienta sobre varios niveles escalonados. La parte más antigua es la central, con planta cuadrangular y un patio central rodeado de estancias de una única planta.

El castillo fue abandonado por los obispos desde el s. XVI, muy dañado por la Guerra de Sucesión en 1710. Entre los años 1832 y 1845 se destino a cementerio municipal. En el año 2017 se ha ejecutado una importante rehabilitación.

9. Iglesia de Santa María de la Peña 

Clica en la foto si quieres ver la Iglesia de Santa María de la Peña en 360º

La Iglesia de Santa María de la Peña es el templo proto-gótico más interesante y mejor conservado de toda la provincia de Guadalajara. 

Iglesia de Santa María de la Peña, Brihuega

Su edificación es de inicios del siglo XIII y fue construida con estilo cisterciense por orden del arzobispo don Rodrigo Jiménez de Rada, que a estas alturas ya os debe ir sonando bastante 

Su exterior, destaca por su belleza la puerta principal, orientada al norte y resguardada por un atrio porticado.

Está consagrada a la patrona de Brihuega y en su interior se conserva una talla románica de la Virgen de la Peña.

 El Arzobispo Rodrigo Jiménez de Rada o El Toledano (Rada o Puente la Reina, Navarra, 1170 – Vienne, 10 de junio de 1247) personaje que ha tenido más importancia y peso en la historia que muchos de los reyes de España. Fue eclesiástico, pero también militar, historiador y hombre de estado en Navarra y Castilla. 

Arzobispo de Toledo durante casi 40 años, fundó su actual catedral y sirvió como consejero y diplomático del rey de Navarra Sancho VII y de los castellanos Alfonso VIII y Fernando III. Organizó la cruzada cristiana contra los almohades, planificando y dirigiendo varias campañas de la guerra de Reconquista, entre ellas la mítica de Las Navas de Tolosa. 

Erudito y políglota, fue también autor de una crónica titulada De rebus Hispaniae, también conocida como Historia gótica o Crónica del toledano, en la que se describe la historia de España desde sus orígenes hasta 1243.

10. Iglesia de San Felipe 

Iglesia de San Felipe, Brihuega

La iglesia de san Felipe es del siglo XIII y es una de las construcciones más bellas de la villa, en estilo románico de transición al gótico.

Por desgracia un incendio en 1904 destrozó todo el interior y el techo, aunque se ha reconstruido.

11. Iglesia de San Miguel 

Iglesia de San Miguel, Brihuega

De la Iglesia de San Miguel, del siglo XII, de estilo progótico con claras reminiscencias del más puro mudéjar toledano.

Destaca en el muro oriental la grandiosa portada, de estilo románico de transición al gótico, con sencillos capiteles y múltiples arquivoltas apuntadas. En la fachada meridional se encuentra otra puerta, del mismo estilo pero más sencilla.

En el interior de 3 naves no os perdáis el ábside poligonal y de traza mudéjar, construido en ladrillo descubierto, con contrafuertes, sin entradas de luz y con una magnífica bóveda nervada de ladrillo, en forma de estrella de 6 puntas.

Hoy en día está desacralizada y celebran actos culturales.

12. Convento de San José

Convento de San José, Brihuega

El Convento de San José se remonta a una fecha algo anterior a 1620, se desconoce la fecha exacta. Fue construido por orden de Juan de Molina. En él profesaban frailes de la reforma franciscana de San Pedro de Alcántara, "alcantarinos" o "franciscanos descalzos", una rama de franciscanos originada en Extremadura a finales del siglo XV, que permanecieron en Brihuega durante aproximadamente 2 siglos y medio en él siempre hubo "religiosos insignes en santidad y letras".

Estuvo habitado por estos frailes hasta la Ley de Desamortización de Mendizábal. Posteriormente, el convento fue destinado a diversos usos: Hospital, Cárcel, Escuela Taller y Juzgado. 

En la actualidad alberga la Sala de Exposiciones, el Museo de Historia de Brihuega y, el Primer Museo Mundial de Miniaturas, que expone una magnifica colección cedida por los herederos de Juan Elegido Millán (Profesor Max) y su hermana María Rosa.

13. Plaza de Toros la Muralla

Plaza de Toros la Muralla, Brihuega

Es la plaza de toros más grande de la provincia de Guadalajara, con cerca de 8.000 localidades. La llaman plaza de Toros la Muralla porque está construida al lado de esta, allá por 1965, o sea, bastante moderna. Se hizo con un material parecido al de la muralla para que encajara estéticamente.

14. Real Fábrica de Paños

Real Fábrica de Paños, Brihuega

Uno de los ejemplos más importantes de arquitectura industrial del siglo XVIII español. Centro productivo de primer nivel en su época, que atrajo, profesionales cualificados como técnicos, también artesanos e hilanderas.

La Real Fábrica de Paños de Brihuega la fundó el rey Fernando VI en 1750, por su tradición textil, por la ayuda a su causa en la Guerra de Sucesión y por la abundancia de materias primas de la zona. No os perdáis la visita de sus jardines de 1840 y de aspecto versallesco.

15. Otros sitios que visitar en Brihuega

Aparte de estos lugares que visitar en Brihuega deberías ver también sus campos de lavanda. 

En cuanto a la villa, nos quedarían otros lugares que ver en Brihuega 

Puerta de la Cadena
Arco de Cozagón
Casona de los Gómez.
Iglesia del Convento de las Jerónimas
Ruinas de la iglesia de San Juan, restos del derrumbe producido en los años 60 tras su abandono y daños después de la Guerra Civil. 

La Desaparecida Iglesia de San Juan, Brihuega

La iglesia se remontaba al siglo XII, aunque la que se derrumbó era del siglo XVII

Fuente del Coso
Picota
Museo de Miniaturas del Profesor Max

16. Fiestas de Brihuega

  • Corrida de primavera celebrada tradicionalmente en abril.
  • Festival de la Lavanda, que se celebra a finales de julio.
Si vienes en julio es una visita obligatoria, junto al Festival de la lavanda.

Festival de la Lavanda, Brihuega

En esa época podrás disfrutar de un recorrido por las plantaciones de color lila, ya sea en coche, bici, moto o paseando. 

Si te lo puedes permitir no dudes en realizar un vuelo en globo por los campos de Lavanda de Brihuega.


  • La Procesión de la Cera, que se celebra el 14 de agosto.
  • Encierros de Brihuega, que se celebran el 16 de agosto.

17. Comer en Brihuega

Restaurante Princesa Elima
Paseo de la Fabrica, 15, 
19400 Brihuega España
+34 949 34 00 05

La Celestina Café & Boutique
Plaza de San Felipe N° 10, 
19400 Brihuega España
+34 949 28 11 92

La Peña Bermeja
Molinillo, S/N, 
19400 Brihuega España
+34 670 44 42 27

Capilla de Brihuega
Avenida de La Constitucion s/n, 
19400 Brihuega España
+34 682 36 03 51

18. y en los Alrededores de Brihuega


Iglesia de Nuestra Señóra de los Llanos

Iglesia de Nuestra Señóra de los Llanos, Yela

L A IGLESIA PARROQUIAL se encuentra situada en el centro del caserío, con su fachada y el pórtico orientados hacía una gran plaza. Antes de entrar en la descripción del templo, debemos saber que durante la guerra civil de 1936 fue totalmente destruido y que doce años después del final de la misma se reconstruyó. Solamente han sobrevivido de su primitiva fábrica la planta, la espadaña y los muros; el resto es una reconstrucción muy discutida entre los investigadores. 

Tiene planta única rectangular, rematada en presbiterio de tramo recto y ábside semicircular. A los pies se sitúa la espadaña y en el lado sur del presbiterio la sacristía, de planta rectangular.

Iglesia de Nuestra Señóra de los Llanos, Yela

 La espadaña consta de dos cuerpos de sillares toscamente labrados, el superior, más estrecho, se remata en triángulo y tiene dos huecos en arco de medio punto para las campanas. 

A lo largo de los muros de mediodía y poniente se sitúa la galería porticada, reconstruida tras la guerra civil. Contamos con descripciones anteriores a esta reconstrucción, como la del cronista Francisco Layna Serrano, que en su libro El Románico en la provincia de Guadalajara detalla cómo era en 1936, antes de la contienda. Se encontraba tapiada en todos sus arcos, y en la parte de poniente los vecinos habían construido la casa del párroco.

 Tenía doce arcos en el muro meridional sobre zócalo y volteados sobre columnas sencillas de decoración foliácea; en el muro de poniente disponía solamente de dos arcadas. Contaba con tres accesos, uno a poniente, otro entre grandes pilastras en el muro meridional y un tercero que servía también de paso a la sacristía. 

Sólo una fina moldura que recorría los arcos servía de elemento decorativo de la galería. Sin embargo, contaba con ornatos singulares como la hilera de canecillos sobre el alero del acceso central, que representaban animales (como conejos y cabezas de jabalí) o figuraciones de hombres y mujeres de difícil identificación.

 La portada también fue destruida, y la que ahora nos encontramos en el muro sur es de nueva fábrica. Se trata de una réplica de menor tamaño de la portada de Santa Clara, de Molina de Aragón. En origen sería más sencilla, con dos o tres arquivoltas que apoyarían en columnillas y pilastras de capiteles con decoración simple. 

La cabecera se constituye en testero recto y ábside semicircular. En el tramo curvo del ábside vemos un vano enrejado; en su interior guarda un arco de medio punto en derrame. 

Iglesia de Nuestra Señóra de los Llanos, Yela

 En el lado norte, de fábrica original románica, se conserva una portada compuesta por dos arquivoltas en degradación. 

La interior se apoya en pilastras y la más exterior en columnas. En la columna del lado más oriental se conserva aún el capitel con tres hileras de pequeñas hojas de acanto. 

Al interior la nave única longitudinal se cubre con armadura a par y nudillo y se separa del presbiterio mediante un arco triunfal doblado y apuntado. 

El arco descansa sobre columnas adosadas de capitel vegetal que se apoyan en alto podio. El presbiterio se cubre con bóveda de cañón apuntada y se une al ábside mediante un arco fajón, también apuntado, en sillar visto, como el arco triunfal. El ábside se cubre con bóveda de cuarto de horno. 

A los pies se sitúa el coro, de madera en la parte superior, y un pequeño habitáculo de cristal donde se localiza el baptisterio en la actualidad. En origen se construyó en el siglo XIII, aunque de esa época sólo nos haya llegado la planta, ábside, portada norte y espadaña. De mediados del siglo XX, por la devastación sufrida en la guerra civil, se conserva la galería y la portada meridional.

Necrópolis Visigodas de Gualda

Necrópolis y poblado visigodo El Tesoro-Carramantiel

En Gualda, el descubrimiento de una necrópolis y poblado visigodo datada ,con todas las precauciones, en el Siglo VII  ha despertado el interés de los expertos ya que, como asentamiento rural, es el más importante de la comarca.

En una pequeña aldea de la zona más alcarreña de Guadalajara, Gualda, existe en un paraje remoto de complejo acceso pero de gran belleza, un antiguo asentamiento rural de época visigoda. Se trata de un poblado amurallado que sigue el contorno de un pronunciado desfiladero, en el que se pueden contemplar los restos de algunas viviendas de estas gentes, algunas de las cuales ocuparí dos niveles de altura diferentes salvados por una escalera. 

Algún sumidero que evacuaría el agua hacia el barranco, el sorprendente grosor del paramento que integra la muralla o la proximidad de una necrópolis en su parte superior son algunas de las curiosidades más interesantes de este auténtico castro.

Necrópolis y poblado visigodo El Tesoro-Carramantiel

Parece ser que Gualda, a tenor de una de las muchas posibilidades topográficas existentes, podría venir del germánico Wald (bosque) lo que explicaría el nombre del pueblecito actual. La necrópolis consta de casi una veintena de tumbas en fenomenal estado, de distintos tamaños y de tipo antropomorfo, en las que se ha tallado un hueco para la colocación de la cabeza del difunto.

Iglesia románica de San Miguel, Beleña de Sorbe

Iglesia románica de San Miguel, Beleña de Sorbe

La iglesia de San Miguel de Beleña del Sorbe (Cogolludo) es un edificio de cruz latina, con una sola nave, crucero que sobresale en planta y ábside poligonal. Fue levantada en el siglo XVI sobre otra románica de la que se conserva la portada y los muros de la nave.

La galería porticada románica se halla orientada al sur, en el lado de la epístola; en este mismo lado se encuentra adosada la sacristía, entre la cabecera del templo y el brazo del crucero.

La torre se encuentra a los pies del templo y es de planta cuadrada.

La iglesia tiene dos accesos, el principal cobijado bajo la galería y otro actualmente cegado en el muro norte.

En conjunto el edificio forma un volumen compacto y peculiar, mezcla de añadidos y lienzos interrumpidos, del cual destacan como elementos singulares y de un gran valor arquitectónico, su portada y los restos del pórtico.

De estilo gótico es la reforma realizada en el siglo XVI a la que pertenece el resto del edificio. Posterior al siglo XVI se realiza la construcción de la espadaña.

Sin duda el elemento más destacado por su valor escultórico es la portada de acceso al templo. 

Se sitúa sobre un muro salidizo y queda configurada por un arco de medio punto de arista viva que descansa sobre pilastras del igual tipo. Está triplemente arquivoltado. 

Iglesia románica de San Miguel, Beleña de Sorbe

La arquivolta exterior es sencilla, de aristas vivas, sobre pilastras lisas. La que continúa es un sencillo baquetón que descansa sobre columnas adosadas rematadas con sus correspondientes capiteles labrados. 

La arquivolta interior es la más rica, en ella se van disponiendo de forma radial las tallas representando las escenas campesinas de los doce meses del año.

La cabecera y crucero de la iglesia se cubren interiormente con bóvedas de crucería estrellada, decoradas en las creces de sus nervios con claves y recogidos sus arranques con ménsulas molduradas. Igual tipo de cubrición y decoración encontramos en la sacristía. La cabecera y crucero exteriormente se encuentran reforzados con contrafuertes prismáticos en las esquinas.

La nave se debía cubrir con un sencillo artesonado de madera, hoy desaparecido. A los pies de ésta se sitúa el elevado coro, sencillo, de madera. Bajo él se ubica el baptisterio.

Posee como única decoración una imposta lisa recorriendo sus muros verticales.

Completa el edificio la espadaña, con dobles arcos de medio punto para las campanas en su orientación sur.

Toda la edificación es de mampostería excepto la parte románica, realizada en sillería.

Cívica

una curiosa construcción excavada en la roca y a 12 km del pueblo.

Cívica, Brihuega

Cívica, Ceivica o Cíbica: tres formas de llamar a un lugar que sorprende necesariamente al viajero. No se trata de un lugar común. Entre las localidades de Masegoso de Tajuña y Brihuega, en la provincia de Guadalajara, la aldea abandonada de Cívica parece un lugar sacado de una película fantástica o de un libro de Tolkien.

A la izquierda de la carretera hay una impresionante cascada por el colorido que concede al paisaje que la envuelve, cuya existencia depende del agua que resbala y forma cortinas que alimentan a diversas especies de plantas.

El lugar parece irreal. Alguien trató de aprovechar la pintoresca simbiosis entre piedra, selva y arroyos para hacer un jardín vivienda donde la naturaleza había esculpido la base y al que se quisieron hacer algunos añadidos.

Cívica, en medio de un paraje idílico

Cívica emerge como un pequeño conjunto urbano, emplazado en un paraje de gran belleza, visible a pie de carretera, cubierto de frondosa vegetación con arroyos y cascadas surgiendo por todas partes, con grutas, manantiales, cavidades, corredores y pasajes obra de la naturaleza.

A ellos se mezclan elementos arquitectónicos como escaleras, terrazas, arcos, paseos, rellanos, puertas y balaustradas de piedra, que son obra del hombre.

Debajo de unos cipreses se abre una puerta de aspecto gótico, aunque no es muy antigua, que da acceso a una caverna en la que se ven algunos restos que permiten adivinar que allí hubo una pequeña taberna o algo parecido.

Aunque no hay indicios que lo confirmen, es muy posible que todas las oquedades y galerías fueran utilizadas desde muy antiguo, quizá en la Edad Media (cuando pertenecía a la tierra de Atienza), como refugio de eremitas, habitualmente interesados en lugares como Cívica.

El viajero que visita el lugar tiene la sensación de hallarse ante un enclave sagrado en el que resultaría relativamente fácil entregarse a visiones místicas. Las galerías forman un pequeño laberinto, con sus rincones iluminados por pequeños huecos a través de los cuales entra una reveladora luz cenital.

La sensación se intensificará cuando se vea sorprendido por una extraordinaria pared kárstica llena de grutas cerradas con diversas balaustradas, sobre unos aterrazamientos. En la base de la roca se abren otras tres puertas parecidas a la anterior. A la derecha, una escalera conduce a la parte superior.


No se sabe quiénes pudieron habitar las cuevas de Cívica./ Carlos Sieiro del Nido

No se sabe mucho de la historia y pasado de Cívica. Solo hay algunas citas sueltas que aseguran que aquí hubo una casa grande y una granja que fueron compradas en 1441 por los monjes jerónimos de Villaviciosa de Tajuña a su dueño, Antón Díaz, residente en Cifuentes.

En otros textos se habla de su origen celtíbero. En realidad, se trata de una construcción reciente, aunque dé la sensación de tratarse de una aldea muy antigua. Y su responsable fue don Aurelio, un sacerdote enamorado de la belleza del entorno, que heredó los terrenos donde se encuentra este laberinto rocoso.

Incluso el dueño de un establecimiento cercano podrá contar al viajero que se cree que hubo allí una fábrica de papel moneda, que se fabricaría en unas piletas que aparecieron en el monte. Las barandillas fueron colocadas por un sacerdote no hace muchos años.

¿Quienes pudieron habitar las cuevas de Cívica? Ermitaños visigodos, cenobitas medievales, sufíes de Brihuega, místicos sefardíes refugiados, frieres del Temple tras su salida de Torija al disolverse la Orden, agustinos dedicados a labores agrícolas aparte de sus oficios religiosos, jerónimos,…


Cívica es una aldea abandonada.

Nadie lo sabe, pero Cívica está ahí plantada en busca de que alguien descifre sus enigmas. Es hoy un pueblo abandonado que merece la pena descubrir por su originalidad y por ser una combinación perfecta entre la obra del hombre y de la naturaleza.

Los parajes de la tierra alcarreña dan para muchos más lugares con historia al viajero. Una vez que haya conocido la historia de Cívica, el viajero puede prolongar su estancia en la provincia de Guadalajara con varias visitas de interés, como la que le permitirá descubrir Torija y su castillo, o Zorita de los Canes y su lustroso pasado visigodo.

19. Otras Rutas Cercanas