Mostrando entradas con la etiqueta MALAGA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MALAGA. Mostrar todas las entradas

viernes, 23 de septiembre de 2022

Escapada de Fin de Semana a Torremolinos, Málaga



Playa de la Carihuela, Torremolinos, Málaga

Mirador de la Cañada del Lobo, Torremolinos

La Casa de las Navajas, Torremolinos

Vida Nocturna Puerto Marina, Benalmádena

Cocodrilo Park, Torremolinos

Castillo Monumento Colomares, Torremolinos

Puerto Marina Benalmádena, Málaga

Torremolinos es un municipio español situado en la provincia de Málaga, en la costa mediterránea de Andalucía. Está situado en la Costa del Sol, en la orilla occidental de la bahía de Málaga y a espaldas de la sierra de Mijas. 

La ciudad costera de Torremolinos es un refugio para los apasionados del sol. En sus arenales de tonalidades oscuras se pueden practicar numerosos deportes acuáticos y actividades de playa, mientras que los abundantes bares, restaurantes y puntos de interés ofrecen momentos de relax a los veraneantes.

Con su envidiable combinación de espacios verdes, atracciones culturales y vistas al mar, Torremolinos es un destino ideal para tus próximas vacaciones de verano. Es mucho más que una ciudad cálida del mediterráneo, ya que ofrece una variada oferta de actividades para toda la familia y animación nocturna para viajeros jóvenes. 


Indice:


1. Como llegar a Torremolinos

A Torremolinos se puede llegar por todos los medios de transporte imaginables. Tren, avión, coche, autobús o barco.

¿Cómo desplazarte hasta Torremolinos?

Toda la costa está perfectamente comunicada por la N-340 y por la Autopista de peaje de la Costa del Sol. 

Si quieres llegar a Torremolinos en coche debes hacerlo a través de la Nacional 340,  carretera que recorre desde hace muchos años todo el Mediterráneo de la Península Ibérica desde Cádiz hasta Barcelona o de la AP7 o Autovía del Mediterráneo.

La compañía de autobuses Portillo es la que opera desde la estación de autobuses de Málaga con salidas cada quince minutos, según la hora del día. Estos autobuses te pueden desplazar por toda la provincia de Málaga.

El puerto de Málaga tiene conexiones por barco con el norte de Marruecos.

Lo más rápido y cómodo es moverte por la costa en el tren de cercanías que realiza rutas desde Málaga hasta Fuengirola con paradas en el centro de Málaga (parada del Ave), Aeropuerto de Málaga y Torremolinos entre otras.


Desde hace muy poco tiempo la compañía de autobuses Portillo realiza traslados desde el aeropuerto de Málaga hasta Torremolinos cosa que antes no se podía hacer ya que la única opción que teníamos es la de trasladarnos en tren de cercanías.
 

2. Algo de Historia

Prehistoria

Abrigos de la Punta de Torremolinos, idóneos para los asentamientos prehistóricos.

Aunque algunos historiadores aseguran que ciertas piedras moldeadas, halladas en playas y colinas de Torremolinos, justificarían la presencia humana en Torremolinos hace 150 000 años, las pruebas más firmes de su Prehistoria se hallan en los nueve cráneos humanos, decenas de huesos, vasijas de arcilla, puntas de hacha y flechas, adornos de collares y brazaletes, un anillo y algunos huesos de animales aparecidos en las excavaciones realizadas en las ya desaparecidas Cuevas del Tesoro, Cueva Tapada, Cueva de los Tejones y Cueva del Encanto, en la conocida por Punta de Torremolinos, hoy Castillo de Santa Clara y alrededores.

El profesor alemán Oelschläger sostenía en 1968 en una entrevista concedida al periodista Juan José Palop haber descubierto en las playas y las colinas próximas a la Punta de Torremolinos restos de la Edad de Piedra, en concreto ciertas piedras moldeadas que eran utilizadas como fetiches en la caza o en la guerra (representaban un león, un elefante o una calavera humana) y encuadrables dentro del arco de las denominadas «piedras del fuego» porque tenían la propiedad de dar chispa con su frote al viento. Según su teoría, la presencia de esas piedras obedecía a la costumbre en aquellos tiempos de utilizar las costas como caminos principales en los largos desplazamientos.

El detallado estudio de estas piezas las sitúa en el llamado período Neolítico de la Era Cuaternaria, unos 5000 años antes del nacimiento de Cristo, período caracterizado porque el hombre primitivo aprendió a cultivar los campos, a practicar la ganadería, fabricar cerámica, tejer la lana y a trabajar la piedra para obtener utensilios domésticos y de caza. Aún no se conocían los metales.

Sin embargo, las primeras pruebas tangibles de la presencia humana en Torremolinos se remontan al periodo Neolítico.

 Según Juan Temboury, en su obra «Torres almenaras», un pueblo neolítico originario de la Mesopotamia que cruzó el Estrecho de Gibraltar encontró en la Punta de Torremolinos condiciones excepcionales para su asentamiento: albergues rupestres, buen clima y sol, unido a abundante pesca, caza y agua. 

Esta datación y ubicación de los primeros asentamientos de pobladores no es aleatoria, sino que se apoya en el estudio de los numerosos restos de cráneos humanos, huesos, vasijas de arcilla, puntas de hachas y flechas en las sucesivas excavaciones realizadas en las cuevas del Tesoro (Eduardo J. Navarro), la cueva Tapada (Miguel Such en 1915), la cueva de los Tejones (Eduardo Palanca en 1911) y la cueva del Encanto.7

Algunos historiadores concluyen que estos hombres y mujeres serían de baja estatura (1,50 o 1,60 m), cráneo dolicocéfalo (cabeza más larga que ancha), frente hundida y nariz y rasgos negroides, fundado sobre todo en la propia abertura de las fosas nasales.

Asimismo deducen que vivían principalmente a cielo raso, en primitivas chozas y que utilizaban las cuevas como refugio ocasional y como sepulcros, en los cuales colocaban a los cadáveres sentados, la espalda apoyada en la pared, cubiertos de adornos y en compañía de algún animal doméstico, como el cerdo, siguiendo la costumbre generalizada en toda Europa en el período Neolítico.

En resumen gente más cazadora e industrial que guerrera y, aunque algunos adornos de sus collares y brazaletes estuvieran hechos de las conchas de algunos moluscos, se puede asegurar que no era gente marinera, ni utilizaban anzuelos ni otros utensilios de pesca para obtener alimentos del mar. Detalle este, extraño y significativo, pues con toda seguridad vivían próximo a sus orillas.

Edad Antigua

Según Ptolomeo, los fenicios fundaron muy cerca de Torremolinos la ciudad de Saduce, pero fueron los romanos los que se asentaron en el territorio del actual término municipal torremolinense. 

De nuevo la Punta de Torremolinos vuelve a ser la referencia en lo que al asentamiento de pobladores se refiere. Entre los hallazgos de mayor calado figuran los restos de unas termas públicas en el Peñón del Castillo, lo que es hoy el Castillo de Santa Clara, complejo de cuya existencia hay referencias en unos escritos de Plinio el Viejo y Pomponio Mela. 

Una torrentera desenterró el 24 de marzo de 1881 lo que fue una piscina de enlucido impermeabilizado, el «frigidiarium» con un mosaico de colores y un «apodyterium» o sala de vestuario. Sin embargo, nunca se hizo un seguimiento de este y otros yacimientos posteriores encontrados en la Punta de Torremolinos y su perímetro, que se taparon y sobre los que se ha edificado pese a que siempre se ha sostenido que en la zona existen largas galerías inexploradas. 

De hecho, y según las creencias más antiguas, el subsuelo de Torremolinos está surcado por una larga red de galerías que unen entre sí la cueva del Toro, situada en plena serranía y a unos 500 metros por arriba del Molino de Inca y el morro o Punta de Torremolinos. Este canal natural permitía, según las voces del pueblo, que al adentrarse hasta cierta profundidad en la cueva se pudiese escuchar el eco de las olas en su embate contra el roquedal. 

La herencia más importante dejada por los romanos, fue una calzada, construida hace 2000 años, de varios metros de ancho que unía Gades (Cádiz) con Malaca (Málaga) y que atravesaba Torremolinos de punta a punta. 

La calzada llegaba casi a la playa en la zona de Playamar, continuaba frente a Los Álamos y subía hacia Churriana, cerca de los muros del Campamento Benítez. A ambos lados de esta calzada construyeron villas y factorías de salazón de pescado. 

De las once factorías de las que se tiene constancia, tres estaban situadas en nuestro término. Una cerca de lo que hoy conocemos por Campamento Benítez, en la finca Cizaña Baja, cuyos restos aún se conservan, otra desaparecida en Los Álamos; y una tercera próxima a los acantilados de La Roca, en el Bajondillo, también desaparecida. 

Es precisamente de esta época cuando data la primera referencia de la primera expansión de los asentamientos desde la playa hacia una cota más elevada. 

En los años 90 apareció una pequeña necrópolis romana de 23 tumbas, en el edificio San Luis de la Plaza de Cantabria, que permite confirmar la existencia de un poblado de unos 2000 años de antigüedad.
La Torre de los Molinos, origen del nombre del municipio.

La Calle San Miguel, es la vía peatonal comercial más transitada de Torremolinos.

Edad Media

No es Torremolinos una ciudad sin pasado. La primera datación histórica la tenemos en 1501, cuando desde la "Torre de los molinos", construida con anterioridad, se tocó a rebato ante el avistamiento de amenazadoras naves sarracenas. 

Dicha torre, también llamada pimentel, sirvió a los cristianos para defenderse de los corsarios sarracenos. En su derredor se asentó una población que dio origen a un núcleo urbano. Vivían de la pesca, la agricultura y de los molinos. 

​A lo largo de los siglos, el agua natural que brotaba y brota de los manantiales a través del macizo de calizas dolomíticas que conforma la serranía y su suelo ha jugado un papel en torno al cual gira la historia de Torremolinos. Con la dominación árabe aparecerá una nueva industria que contribuirá a dar carta de naturaleza a Torremolinos: los molinos.

Los árabes supieron aprovechar el tesoro acuífero y el gran cauce o «cao» que arrancaba desde la sierra y hasta la playa, y a lo largo del cual se llegaron a construir hasta diecinueve molinos de muela y de batanear (aunque no siempre fue así, ya que surgieron a medida que crecían las necesidades de la población). 

Según describe José Lacuey, en su obra «Torremolinos», publicada en 1990, los de muela, con sus soleras harineras, eran de piedra, mientras que en los batanes todo era de madera. Las ruedas hidráulicas eran de rodezno con canfilones o álabes, lo que dependía si recibían el agua desde altura a través de un cáncamo que tenían las paletas curvas —en el primero de los casos— o si recibía la fuerza motriz directamente del arrastre del cauce, caso este en que las paletas eran planas.

En el libro «Los molinos de Torremolinos» (1970), Juan José Palop ofrece una amplia información al respecto de la historia, actividad y decadencia de esta industria. Los molinos se emplazaban en parajes de gran riqueza vegetal y agua. El Molino de Inca (hoy restaurado), el Molino de Batán y el de Cea (antes de Zea) se encontraban en la zona de los manantiales, próximos a lo que es hoy el Palacio de Congresos. 

El Molino del Moro y el del Molinillo (de los que no quedan vestigios) se localizaban en la zona hoy urbana de la avenida de Sorolla y aledaños. El Molino de Manojas (del que aún se conserva la fachada) se situaba en la hoy plaza Costa del Sol; el Molino del Castillo, en la calle San Miguel; el Molino del Malleo estaba en la plaza de la iglesia de San Miguel, antes plaza de la Cruz, y en los aledaños de la Torre de Pimentel estaban los molinos Alto del Rosario, el del Rosario, el de la Torre y el de la Bóveda.

El cauce o «cao» proseguía acantilado abajo hacia El Bajondillo, donde se ubicaron un día el Molino de la Glorieta, el Molino Nuevo, el Molino de la Esperanza, el del Pato, el del Caracol, el de la Cruz y el del Peligro, este último cuyo nombre respondía a la amenaza continua de inundaciones cuando la marea alta. La mayoría de estos molinos dedicaba su actividad a la molienda del trigo, a la sal, minerales como el hierro, o a productos como el aceite.

Durante la dominación árabe el actual Torremolinos se bautizó con el nombre de Molina, aunque de este extremo no hay pruebas. Un mapa cartografiado por el italiano Giacomo Rossi y fechado el 1 de septiembre de 1696 atribuye el nombre de Molina a una población situada geográficamente donde se localiza Torremolinos, único extremo que da visos de verosimilitud a esa denominación de la ciudad.

De la disposición geográfica de los molinos se podría decir que trazaron los lugares de asentamiento y posterior expansión geográfica y demográfica de Torremolinos a través de los siglos, aunque cabe señalar a este respecto que la presencia humana en este territorio se limitaba a unas pocas decenas de personas, los molineros y algunas gentes dedicadas a las labores de huerta.

La vulnerabilidad del territorio desde el mar, de lo que dan prueba las sucesivas oleadas de invasores desde el norte de África, propició hacia el año 1300 y ya bajo dominio de la dinastía de los nazaríes (siglos XII al XV) la construcción de una torre de defensa situada al final de la Calle San Miguel, conocida ya en las Ordenanzas de 1497 como Torre de los Molinos, y años más tarde denominada también de Pimentel, en honor de D. Rodrigo Pimentel, Conde de Benavente (Zamora), que ayudó militarmente a los Reyes Católicos con 2000 caballos y 4999 peones en la Campaña de la conquista de Granada y la Toma de Málaga allá por 1487, cinco años antes de que Colón llegara a América.​

La Torre tiene 12 metros de altura, fabricada de adobe de tierra, y está compuesta de dos plantas con ventanas vigilantes al mar y una terraza. Se entra a ella por una escalera que sale del antiguo Molino del Rosario. A día de hoy, está totalmente derruida por dentro y algunas grietas ponen en peligro su fachada.

Edad Moderna

Tras la conquista cristiana del Reino de Granada, Torremolinos estuvo expuesto a las incursiones de los piratas hasta bien entrado el siglo XVIII, que frenaron el desarrollo demográfico del pueblo. Se tiene constancia por documentos del Archivo de Simancas de dos fustas ocurridas 1522 y 1524 en las que varios hombres fueron capturados y de los que nunca más supo, siendo probablemente vendidos como esclavos en Orán y Argel, donde tenía su base Barbarroja.​

Más adelante, la piratería árabe sería sustituida por la inglesa. Durante la Guerra de Sucesión Española, una flota anglo-holandesa, comandada por el almirante inglés George Rooke, saqueó y quemó las casas y los molinos, con lo que Torremolinos quedó totalmente destruido, recuperándose muy lentamente. 

El más paradimático molino, llamado del Inca y otros,​ pertenecieron a don Ysidro Ynca Méndez de Sotomayor y Colichet del Portal, cuyo cuñado fue el caballero y teniente coronel Francisco Antonio de Unzaga Amézaga y Aperribay, alcaide de la Alcazaba, gobernador de las costas del Reino de Granada y padre del gobernador Luis de Unzaga y Amézaga, cuñado de Bernardo de Gálvez quienes reformaron y reforzaron durante el siglo XVIII y primera parte del XIX las defensas militares del litoral con diversas actuaciones. 

Así, un padrón de 1769, que refleja el vínculo administrativo de Torremolinos como barriada de Churriana cifra la población en tan solo 106 vecinos, casi todos inscritos en los molinos y sus sectores. 

Así, en el Molino de Inca se computan 7 vecinos; 9 en el del Moro, 4 en el Malleo, 16 en el Castillo de Torremolinos, 4 en el Molino del Castillo, otros 16 en el Molino de la Torre, dos en el de La Bóveda, 4 en el Molino Nuevo, 22 en el Molino de la Cruz y otros 22 en el Molino de La Nogalera.7
Personajes famosos de la época dorada de Torremolinos

El problema de la piratería propició la construcción a partir de 1763 del Castillo de Santa Clara y una batería de cañones en las cercanas colinas de Montemar, de la que aún se conservan restos que se pueden visitar en el Parque de la Batería.
Edad Contemporánea

Durante la primera mitad del siglo XIX se reconstruyó todo nuevamente, como atestigua el Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus Posesiones de Ultramar del año 1849, donde se dice que había 14 molinos harineros, un batán de papel de estraza y 785 habitantes.​

Hacia 1923 comienza el declive de la industria molinera.​ Torremolinos se unió entonces a la capital en 1924 por problemas económicos. Con la desaparición de la industria molinera Torremolinos fue una pequeña villa de pescadores hasta finales de la década de 1950, cuando se convirtió en uno de los primeros centros turísticos de la Costa del Sol.

1920-1950: Villa de pescadores

Este enclave de la costa malagueña era una pedanía anexionada a Málaga en 1924, después de que 446 vecinos, siendo mayoría de un censo de 695, solicitaran al Ayuntamiento de Málaga, la adhesión de Torremolinos a ese municipio; desgraciadamente las grandes deudas por aquel entonces con el Tesoro de 252 288 pesetas y lo poco que figuraba en la Caja del Ayuntamiento, imposibilitaba la viabilidad en un futuro próximo de Torremolinos como pueblo. El último alcalde fue Miguel Fernández Alcauza.19​ 

Su privilegiado entorno, su proximidad a la capital de la provincia, la belleza de sus playas y su tranquilidad la convirtieron desde principios de siglo en uno de los puntos favoritos para los viajeros (aún no eran turistas) que pasaban por Andalucía, entre los que destacan Salvador Dalí y Gala Eluard, invitados igualmente por los poetas impulsores de la revista Litoral que se edita en Málaga. 

La musa del genio catalán, díscola y libertaria, en un gesto que descorchó el descaro que acabaría siendo el gran reclamo turístico de la zona, se retiró la parte superior del traje de baño para dejar sus pechos al aire en la playa de La Carihuela, inmortalizando así en una fotografía el primer topless de la historia en España que se tiene documentado.​

Tras el estallido de la Guerra Civil, la ciudad de Málaga permaneció bajo el control republicano hasta principios de 1937, cuando sería tomada por el bando franquista. ​

Durante la II Guerra Mundial, Torremolinos sería escenario de numerosas anécdotas de espionaje que tendrían lugar en dos hoteles muy próximos, en uno se hospedaban ingleses y franceses y en el otro alemanes.
El "Boom" del turismo

Torremolinos en 1983.

Los primeros establecimientos turísticos fueron el Campo de Golf de Torremolinos, inaugurado en 1928; el Castillo del Inglés, abierto en 1930; el Parador de Montemar (1933); y el Hotel La Roca, que abrió sus puertas en 1942, aunque debido a la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial no fue hasta la década de los 50, cuando empiezan a llegar extranjeros en masa, atraídos por la promesa del buen clima, la buena comida, la costa, la libertad y la tranquilidad. 

El efecto llamada también sedujo a desertores y objetores de conciencia norteamericanos que no quisieron irse a pelear a Vietnam. 

Cómo muchos poblados de la Costa del Sol en Andalucía, Torremolinos era apenas una aldea de pescadores hace 70 años. Todo empezaba a cambiar en la década de 1950 de la mano de la apertura y la invasión de turistas de todas partes de Europa. 

Fue una de las ciudades punta de lanza de la Costa del Sol, referente de la vida nocturna, y actualmente del turismo gay. Es uno de los principales destinos turísticos de Andalucía y de la Costa del Sol. Torremolinos está situado junto a la sierra de Mijas y muy cerca de la ciudad de Málaga

En la década de 1950, Torremolinos, una pequeña pedanía de pescadores que, desde 1924, formaba parte de la ciudad de Málaga, se convierte en uno de los principales destinos turísticos de sol y playa de España, el primero de Andalucía y de la Costa del Sol. 

La afluencia de extranjeros, intelectuales, bohemios, hippies, artistas, aristócratas, personalidades de la jet-set y turistas en general durante los años 1960 y años 1970 creó un ambiente liberal, permisivo y cosmopolita que lo diferenciaba de otras zonas de la Costa del Sol, convirtiéndose en uno de los mayores referentes del ocio musical y nocturno de España. En 1988 se segregó de la ciudad de Málaga, constituyéndose en municipio.​

Además, es a partir de esta década, cuando empiezan a llegar a Torremolinos personajes famosos como Grace Kelly, Rita Hayworth, Anthony Quinn, Ava Gardner, Brigitte Bardot, Salvador Dalí, Sara Montiel, Elton John, Marlon Brando, Orson Welles o Frank Sinatra y la Costa del Sol comienza a adquirir fama internacional e incluso llega a albergar conciertos de artistas como James Brown, Wilson Pickett y Tom Jones, entre otros maestros. 


Ava Gardner fue una de las caras famosas del Torremolinos de los 50, época en la que disfrutó de los toros y las casetas de la ciudad.

Brigitte Bardot animó la vida nocturna de la Costa del Sol en el año 1958 y fue una de las primeras en introducir la práctica del topless.

En 1959 se inauguró el Hotel Pez Espada, primer hotel de lujo de la costa que llegó a hospedar a grandes personalidades del mundo como al rey Saúd de Arabia Saudi.

Este complejo representaría el nuevo modelo de explotación turística que seguiría la estela de los resorts del Caribe y Florida. Hasta entonces predominaban los pequeños hoteles turísticos del centro de la población y hoteles familiares próximos a la playa. 

Durante los años siguientes continuó la apertura de hoteles, salas de fiestas como Barbarela, que fue la primera gran discoteca que se construyó en Málaga, El Papagayo, El Piyayo o El Jaleo y otros establecimientos turísticos que cambiarían radicalmente la fisionomía del pueblo y sus playas. 

El topless, la liberación sexual importada por las suecas, la normalización de la homosexualidad, la extravagancia desatada en cada discoteca..., todo ello convirtió a Torremolinos en uno de los destinos de moda más libertinos de todo el mundo durante las décadas posteriores, el oasis español ofrecía el que sería uno de sus grandes reclamos el sun-sea-sex (sol, mar y sexo). 

Paradójicamente, en apenas 14 kilómetros se pasaba de una ciudad en aquel momento muy provinciana y cerrada (Málaga capital) al ambiente más relajado y frenesí del Franquismo, Torremolinos.

Además de los viajeros, hippies y turistas, la burguesía malagueña también hizo de Torremolinos su lugar de veraneo. Todo esto supuso el despegue turístico de la ciudad, que provocó que en los 60 se fletasen los primeros vuelos chárter entre Málaga y Estocolmo.

Desde hace varias décadas Torremolinos se ha consagrado como el destino turístico más importante de Andalucía, situándose por delante de ciudades como Sevilla, Marbella o Roquetas de Mar, además de ser junto con Marbella las dos ciudades con mayor oferta de alojamiento de Andalucía.

Es especialmente visitado por turistas británicos, alemanes, irlandeses, franceses, escandinavos y españoles procedentes de otras comunidades, también se asienta una de las colonias británicas más grandes de España


En el año 2010 contaba con 66 957 habitantes, que lo convierten en el sexto municipio más poblado de la provincia, de los cuales 14 215 era población extranjera. 


3. ¿ Que ver y hacer en Torremolinos ?


La ciudad costera de Torremolinos es un refugio para los apasionados del sol. En la década de los cincuenta, este antiguo pueblecito pesquero de la Costa del Sol se convirtió en uno de los destinos más populares entre los turistas en busca de buen tiempo. En sus arenales de tonalidades oscuras se pueden practicar numerosos deportes acuáticos y actividades de playa, mientras que los abundantes bares, restaurantes y puntos de interés ofrecen momentos de relax a los veraneantes.


Con su envidiable combinación de espacios verdes, atracciones culturales y vistas al mar,
Torremolinos es un destino ideal para tus próximas vacaciones de verano. Es mucho más que una ciudad cálida del mediterráneo, ya que ofrece una variada oferta de actividades para toda la familia y animación nocturna para viajeros jóvenes. Para que aproveches al máximo tu estancia, hemos recopilado las actividades más interesantes que puedes realizar en Torremolinos.

4. Pasear por el Casco antiguo

Un agradable paseo por la calle San Miguel

Calle San Miguel, Torremolinos

Cuando viajes a Torremolinos, no te puedes perder su animado casco antiguo, situado muy cerca de la costa. Comienza tu visita en el paseo marítimo del Bajondillo y adéntrate en la parte más antigua de la ciudad para pasear por la calle San Miguel. Esta bonita vía peatonal está llena de bares, restaurantes y comercios, desde joyerías y boutiques de moda hasta tiendas gourmet y de recuerdos.

Cuando callejees por el casco antiguo, te encontrarás con la parroquia de San Miguel Arcángel, una iglesia de estilo neoclásico andaluz del siglo XVIII, situada en una pequeña plaza cerca de uno de los extremos de la calle San Miguel. Otro punto de interés histórico es la torre Pimentel o de los Molinos, el único resto que se mantiene en pie de una estructura defensiva del siglo XIV.

Dirección: Calle San Miguel, 29620 Torremolinos

5. Parque de la Batería

Un bonito jardín con un tiovivo de estilo veneciano

Parque de la Batería, Torremolinos

El parque de la Batería es un exuberante oasis desde donde se pueden contemplar unas magníficas vistas del mar. Este espacio verde ofrece más de 74 000 metros cuadrados para relajarse y desconectar de las ajetreadas calles del centro de la ciudad. Se construyó en el lugar que en el pasado ocupaba una batería de artillería defensiva, como resulta evidente por los cañones antiguos y los dos búnkeres subterráneos que se encuentran dentro del parque.

El parque de la Batería alberga un precioso tiovivo de estilo veneciano con más de 50 figuras, incluidos caballos, carrozas y jirafas, que harán las delicias de los más pequeños. Además, puedes navegar por el enorme lago artificial, considerado el principal atractivo del parque, o subir al cercano mirador para disfrutar de las vistas del Mediterráneo y las montañas de los alrededores.

Dirección: Avenida del Carmelo, s/n, 29620 Torremolinos, Málaga, EspañaMAPA

6. Visitar el Barrio de La Carihuela

El antiguo barrio de pescadores de la ciudad

Barrio de La Carihuela, Torremolinos

La próspera zona de La Carihuela se ha convertido en los últimos años en un espacio cosmopolita de gastronomía y ocio. Una experiencia que no puede faltar en tu visita a Torremolinos es probar el delicioso pescaíto frito en alguno de los numerosos restaurantes de La Carihuela.


A unos pocos bloques del paseo marítimo, podrás sumergirte en el encanto de tranquilas calles con un trazado en cuadrícula, flanqueadas por las características casitas decoradas con buganvillas. En algunos rincones de La Carihuela todavía se conservan restos del antiguo barrio pesquero, como recordatorio del pasado marinero del lugar.

7. Casa de los Navajas

Un excelente ejemplo del arte neomudéjar

Casa de los Navajas, Toremolinos

La Casa de los Navajas es un magnífico ejemplo del estilo neomudéjar de los años veinte y treinta, que buscaba emular la arquitectura musulmana existente en la España medieval. Esta mansión con vistas a la playa del Bajondillo se construyó en 1925 por orden de la familia del mismo nombre y fue declarada de interés histórico en 1991.

Destaca especialmente la fachada decorada con elegantes mosaicos y el interior con elementos de estilo art déco y renacentista español. Además, alberga una exposición de fotografía que conmemora el pasado de la ciudad. La espectacular arquitectura de la Casa de los Navajas la ha convertido en uno de los lugares predilectos de la ciudad para celebrar bodas y ceremonias durante todo el año.


Dirección: Calle del Bajondillo, s/n, 29620 Torremolinos, Málaga, España

8. Aqualand Torremolinos


Aqualand Torremolinos

Aqualand es un parque acuático con diferentes espacios para adultos y una zona infantil con diversos juegos en el agua. Se trata de una alternativa excelente para las familias que buscan una forma original de refrescarse sin tener que pasar el día en la playa.


Aqualand se encuentra a tan solo cinco minutos del centro de Torremolinos. Dispone de más de 30 toboganes, un campo de minigolf y una zona de playa para practicar surf. Además, aquí también podrás liberar adrenalina en la caída de 100 metros del Black Hole, demostrar tu habilidad en balsa en los rápidos o enfrentarte al desnivel más alto de Europa en el Kamikaze. Si buscas algo un poco más relajante, no dudes en dirigirte a la laguna tropical o disfrutar de la piscina de burbujas.

Dirección: Calle Cuba, 10, 29620 Torremolinos, Málaga, España

9. Jardín botánico Molino de Inca

Un exuberante espacio verde en los alrededores

Jardín botánico Molino de Inca, Torremolinos

El jardín botánico Molino de Inca ofrece un entorno ideal para tomarse un descanso y disfrutar de un día tranquilo en Torremolinos. Se encuentra más allá del centro de la ciudad, cerca del Molino de Batán. No solo alberga más de 1000 especies vegetales, sino que además es el hogar de numerosas aves.

El jardín botánico Molino de Inca se inauguró en 2003 en una zona conocida por los molinos de harina, la molienda de trigo y la fabricación de papel de estraza. De hecho, no muy lejos puede contemplarse una réplica del antiguo molino. El jardín es un lugar ideal para disfrutar de un pícnic reparador a la sombra.

Dirección: Camino de los Pinares, 29620 Torremolinos, Málaga, España


10. Playas de Torremolinos



El principal atractivo turístico de Torremolinos son sus playas. 

El término municipal dispone de casi 7 kilómetros de litoral, siendo sus playas principales las de Los Álamos, Playamar, El Bajondillo, La Carihuela. Se trata de playas urbanas accesibles desde el Paseo Marítimo. 

En general son de arena oscura y oleaje moderado y presentan un nivel alto de ocupación durante los meses de verano. Las más populares son la playa de El Bajondillo y La Carihuela, situadas en el centro urbano. La primera tiene más de un kilómetro de longitud por 40 metros de ancho. 

La Carihuela tiene la misma anchura aproximadamente y unos 2 kilómetros de longitud. Esta playa se sitúa en el antiguo barrio de pescadores del mismo nombre, donde abundan los restaurantes de pescaíto frito.

Son muchos servicios que ofrecen las playas de Torremolinos para todos los turistas, paseo marítimo, sombrillas, hamacas, bares, restaurantes, quioscos de prensa etc...son algunas de las características de las playas de Torremolinos. Cada año visitan las playas de Torremolinos decenas de miles de turistas.
Playa de Los Álamos

Playa de Los Álamos, Torremolinos

La playa de Los Álamos o también conocida como playa de El Cañuelo, se halla junto a la urbanización de Los Álamos y entre la playa de Playamar, al oeste y el límite con el municipio de Málaga, al este. 

Se trata de una playa semiurbana de arena fina y de amplios espacios, muchos de ellos dedicados ocasionalmente a la celebración de competiciones deportivas como el campeonato de España de voley-playa en el 2010. 

También es ideal para practicar deportes acuáticos como el kitesurf, windsurf, etc. Es una playa con un nivel medio de ocupación, por ser la más alejada del centro de la ciudad. La playa de Los Álamos, esta asociada desde los 2000, con la marca nocturna, ya que en su paseo marítimo se encuentran numerosos pubs-chill-out, chiringuitos, discotecas como Moliere Playa, Sol Beach Club o Kokun.
Playa de Playamar

Playa de Playamar, Torremolinos

La playa de Playamar o también llamada playa de El Retiro, se halla en el barrio de Playmar donde se alzan sus imponentes torres y entre la playa de Los Álamos, al este y al oeste, con la playa de El Bajondillo. 

 Mide un poco menos de un km y tiene una anchura de entre 40 a 50 metros dependiendo de la zona. Esta playa cuenta con toda clase de servicios y cuenta con un nivel de ocupación medio-alto. Es ideal para el alquiler de equipos acuáticos como hidropedales, motos de agua. 

También se encuentran disponibles redes vóley para deportes de arena. Es de destacar todos los chiringuitos que hay en la zona y que preparan los típicos espetitos de sardinas. Esta playa al igual que la de Los Álamos, destaca por su ambiente nocturno, en su paseo marítimo se encuentran algunos locales de referencia como Maná o Goltier.
Playa de El Bajoncillo

Playa de El Bajondillo, Torremolinos

La playa de El Bajondillo, se halla en el tradicional barrio de El Bajondillo situado al sur del centro y entre la playa de Playamar, al este y al oeste, después de la Punta de Torremolinos, con la Playa de La Carihuela.

 Tiene unos 1100 metros de longitud y unos 40 metros de anchura media. La playa de El Bajondillo es junto con la de La Carihuela, las más frecuentadas del municipio, dado que la primera es la que tiene mejor acceso al Centro, hacia la que se accede bajando la calle San Miguel, además cuenta con toda clase de servicios. 

Desde hace unos años el final de esta playa se ha convertido en una zona gay-friendly tras la apertura de un chiringuito LGTB. También es muy interesante los artistas de la arena que suelen hacer sus obras en ella y que convierten en verano esta playa en un museo al aire libre de esculturas.
Panorámica de la playa de El Bajondillo, colindando por el oeste con la Punta de Torremolinos, que la divide de la Playa de La Carihuela.

Playa de La Carihuela

Playa de La Carihuela, Torremolinos

La Playa de La Carihuela, se halla en el que antaño fue el antiguo barrio de pescadores al oeste del municipio, La Carihuela que fue antaño el antiguo barrio de pescadores al este de la ciudad, hoy en día es un área cosmopolita que concentra un gran número de establecimientos hoteleros y de ocio, sin duda fiel reflejo del boom turístico que vivió la Costa del Sol hace unas décadas. 

La playa está conectada al final de esta, por el oeste, con Benalmádena, a través de Puerto Marina y limitada al este, por la Punta de Torremolinos. Tiene unos 2100 metros de longitud y unos 40 metros de anchura media.

Panorámica de la Playa de la Carihuela, con los servicios de los chiringuitos Delfín y Playa Juani.

Al nombrar la Playa de la Carihuela la asociamos al mejor pescado preparado de la zona que ofrecen los restaurantes de la zona. Una ya afamada tradición de la mejor gastronomía es respuesta de ello. Es considerada como la mejor playa urbana de toda la provincia de Málaga, su popularidad se remonta a los años 50, cuando multitud de actores de Hollywood como Ava Gardner y príncipes de medio mundo como los de Dinamarca o Monaco se alojaban en los hoteles de esta playa. 

Sus aguas están limpias y normalmente tranquilas. Perfectamente equipada, destacan las zonas de palmerales con césped natural en plena arena que proporcionan una estupenda sombra a los turistas. Su amplio paseo marítimo repleto de vida durante todo el año, pero especialmente en verano cuando cientos de nacionales y mayormente extranjeros lo abarrotan. 

Uno de los días más especiales para disfrutar de la playa de La Carihuela es el 16 de julio, durante la festividad de la Virgen del Carmen, patrona del municipio, en el que se celebra un amplio programa de actividades lúdicas en torno a la procesión y embarque de la Virgen. Es un perfecto ejemplo de lo que es la Costa del Sol en Málaga.

Playa de la Carihuela, Torremolinos

La playa de la Carihuela es el arenal más largo de la costa de Torremolinos y un destino fantástico para familias. Las aguas resguardadas y poco profundas que la bañan son ideales para darse un chapuzón, mientras que la arena oscura típica de la región invita a practicar deportes de playa, incluido el vóleibol. Para aprovechar el día al máximo, se pueden alquilar tumbonas y sombrillas durante todo el verano.

y ya, en la contigua Ciudad de Benalmádena se encuentra la 

Playa Fuente de la Salud


Dentro de las playas de Benalmádena acabamos con la playa conocida como “Fuente de la salud”, 

¿y ese nombre tan curioso para una playa? 

te preguntarás, pues bien, viene de una antigua leyenda que afirmaba que sus aguas tenían propiedades curativas.

Playa Fuente de la Salud, Benalmadena

Al encontrarse cerca del puerto deportivo, verás a muchas personas practicar deportes náuticos por la zona.

y al otro lado de Puerto Marina se encuentra la 

Playa de Santa Ana

Playa de Santa Ana, Benalmadena

La playa de Santa Ana te conduce directamente al famosos Puerto Marina, es una playa urbana rodeada por los principales hoteles de Benálmadena y apartamentos veraniegos.

Muy demandada por los turistas, ya que a su vez cuenta con numerosos chiringuitos o restaurantes donde tomarte unos deliciosos espetos con vistas al mar.


Destaca su arena suave y oscura y su gran tamaño, unos 500 metros de ancho, lo cual hace que puedas dar unos bonitos paseos al atardecer por esta maravilla de playa malagueña

11. De Vinos y Tapas por Torremolinos


De Tapas por Torremolinos

Así que un poco de hambre, zapato cómodo y ganas de pasarlo bien y a comenzar la ruta que te llevará a degustar tapas de diferentes estilos en el centro, el Calvario, la Carihuela, El Pinillo, Los Álamos , Playamar y El Bajondillo.

Desde este blog te resumimos qué restaurantes y bares participan en esta X edición y a los que te recomendamos ir, no sólo mientras dura la Ruta de la Tapa sino todo el año, porque además de las tapas con las que participarán en esta ruta, podrás saborear en todos ellos una carta llena de sabores que te harán conocer culinariamente todo el potencial de sabor que tiene Torremolinos.

Zona centro

Aquí podrás degustar tapas de sabor internacional y platos más tradicionales. 

Revuelto cortijero, suspiro de ravioli, tacos sabor a Málaga, patata twistter, reconstrucción de pulpo, croque thai, trampantojo, tártar de sardinas ahumadas, twiste atún, tosta de lomo atunado, crujiente del mar, gulitas al galope, gambas crujientes con salsa, Gofre de remolacha con bacalao, caracolas de paté perdiz, y una larga lista de tapas, hasta 30, donde tendrás donde elegir. 

En esta zona encontrarás Ajopicao, Bar Que Bueno, Bodeguita Museo, Cervecería Twister, Con Dos Huevos Gastrobar, D’Graná Tapas, El Caballo Andaluz, Sabores Bistró, La Bodega, La Cervezoteca, La Ponderosa, La Taska, La Luna Egipcia, Marisquería La Gamba, MGJamón Plaza de Andalucía, Restaurante Chino Playa, Pizzería La Palette, Serendipia Slow Food & Bar, Estragón de Caléndula, La Lola, Karpaccio, Al Tanteo, Bar Cafetería Teide, El Rincón de Nacho, 3 Monkeys, La Nuit by Marcia, Bao Bar, Food Bar Noachi, Pecado, Taberna Manoja, Bulevard by NA y Cafetería Indiana.

Zona Bajondillo, Playamar y Los Álamos


El aire marinero se adentra en la gastronomía de prácticamente todo Torremolinos pero muy especialmente de las zonas del Bajondillo, Playamar, Los Álamos y La Carihuela, situadas junto al mar. 

La cocina fusión y los toques tradicionales se entrelazan dando un mix de sabores que no te puedes perder.

Tapa brocheta petit, Patatas con trufa, Cochinita Pibil en el taller, Sardina en su nido, La ilusión de las Hormigas viejas, Concha de Langostinos Cerdán destacan dentro de la zona de Bajondillo, Playamar y Los Álamos. 

Podrás escoger con Arena Resto&Bar, Chopp Playamar, Pizzería La Favorita, Playa Surf House, El Taller de Playamar, La Tierra, Restaurante Miguel Cerdán.

Zona Carihuela-Montemar

El pescaíto reina en esta zona de Torremolinos pero se funde con el toque moderno aportado por Montemar. 

Encontrarás sabores tradicionales junto a nuevos aportes gastronómicos como Caesar de salmón ahumado en cesta de parmesano, Fideos fritos con ali-oli rosa, pulpeta sobre cama de patata gratinada, causa limeña, base de melocotón almibar con crema de atún y taquitos de jamón. 

Disfruta con Al Rocío, La Tapateca, Sabores Club, Borsalino, Secretos Ibéricos, Bar Rufino, Doña Gabriella, y MGJamón Carihuela. 

Todos destacan por su buen servicio y por su buena oferta gastronómica.

El Calvario y El Pinillo

Si estás por la zona del Calvario y El Pinillo, 100 Montaditos, Cortés & Cía, Bar América, De Anna’s, Le Grand Café, Mi Café, London eye y La Viña de Lorca, podrás elegir entre sabores tradicionales de nuestra gastronomía con restaurantes mexicanos y ofertas que te aseguramos, sorprenderán siempre a tu paladar. 

Pan Bao Carrillera al Tinto, Gambón en Tempura, Crujiente Tomillo y Romero con entraña al vacío, Mini Burguer.

Pero si vienes a Torremolinos a disfrutar de la rica tradición del tapeo, te aseguramos que hay muchos más sitios para investigar. Déjate sorprender por nuestros chiringuitos, descubre nuestros ricos espetos y deleitate con los sabores de nuestro pescaíto junto a los nuevos gustos que incorporan algunos de los chiringuitos situados en la costa.

12. Vida Nocturna y locales míticos

Bares de la plaza Costa del Sol

El mejor lugar para salir de marcha en la ciudad

Ambiente nocturno Torremolinos

Mientras que de día las calles peatonales del casco antiguo de Torremolinos son un hervidero de familias y aficionados a la playa, de noche cobran vida con una animación muy diferente. Los locales nocturnos al aire libre se han vuelto especialmente populares en Torremolinos durante los últimos años y, en algunos de ellos, las fiestas se prolongan hasta las nueve de la mañana.


Y después de saborear unas ricas tapas, descansa frente al mar con un cocktail de autor. En Torremolinos tienes donde escoger, pues aquí encontrarás los mejores beach clubs de la Costa del Sol, donde mientras saboreas un gin tonic, un margarita o un rico mojito podrás relajarte disfrutando de una puesta de sol. 

O quizás te apetezca más tomarte un rico café en alguno de los rooftop, para ver nuestra ciudad desde las alturas. Los Jazmines Rooftop, Sky & Sea Rooftop Meliá Costa del Sol, Costa del Sol Torremolinos Sustainable Boutique Hotel Rooftop, Rooftop Gran Hotel Cervantes by Blue Sea o la Barracuda Rooftop son algunos de los que te recomendamos.

Aprovecha tu estancia para tomar unos cócteles en Sandro Cocktail Bar, hacer una escala en The Bailey Irish Pub y disfrutar de la atmósfera refrescante de New Garfield's Café Rock antes de irte a bailar el resto de la noche en la discoteca Octan Málaga.

La vida nocturna de Torremolinos merece un apartado específico debido a su larga tradición como destino de marcha nocturna. 

Con el "boom" del turismo, fueron en parte las numerosas discotecas, bares, pubs las que hicieron despegar la popularidad de Torremolinos y su reconocimiento internacional como destino de fiesta. 

Vida nocturna en Torremolinos

Ya desde los años 50, decenas de salas nocturnas comenzaron a trufar el horizonte gris de algunos municipios costeros aún en pleno franquismo como El Mañana con sus 600 metros cuadrados, aquella sala fue el primer local de ocio destacado de la costa malagueña, que consiguió abrirse hueco como referente festivo internacional pese al yugo de la dictadura. 

Ya en los años 60 surgirían referentes del ocio como The Galloping Major que abrió sus puertas en 1964 y todavía no las ha cerrado, Barbarela, Cleopatra, El Tabarín, la macrodiscoteca Pipper´s y otros en el Pasaje Begoña como el Toni's bar, que fue primer bar gay de España, Incógnito, el Fauno o el Düsseldorf, locales que sufrirían la gran redada de 1971 debido a la moral nacional-católica del régimen franquista. 

Merecen especial atención los tablaos flamencos, algo que resultaba llamativo en un lugar que atraía por sus discotecas y sus playas. 

Varios tablaos marcaron la época, pero el que hizo historia fue El Jaleo, inaugurado en 1965 y que vivió su gran época durante los 70 y 80. 

Estuvo dirigido por la famosa Mariquilla y su marido Luis Javier Garrido y actuaron importantes figuras como Camarón, Fosfotiro, Habichuela y El Carrete, sin olvidar al humorista Chiquito de la Calzada. 

Con la apertura de la transición, durante los años 80 y parte de los 90, tomarían gran popularidad discotecas míticas como el Tiffany's, Joy's, Piper's, Gatsby o Number One, también reaparecía con fuerza el turismo gay que se concentrarían especial en La Nogalera y aledaños. 

Ya en el nuevo milenio destacan las nuevas discotecas de música techno, house o reguetón como Passion, Million, Palladium y numerosos chiringuitos-clubs que aplicando el concepto de chill-out en forma de música, bebidas y comida alcanzaron una gran popularidad hasta nuestros días, sobre todo las concentradas en Los Álamos, Playamar y La Carihuela.

13. Fiestas de Torremolinos


Como en casi todos los pueblos de Andalucía, en Torremolinos se celebran anualmente las fiestas tradicionales de carácter religioso o pagano del carnaval, la semana santa, las cruces de mayo, la noche de San Juan, ferias y romerías. 

La Feria de San Miguel es la fiesta mayor del pueblo y tiene lugar en septiembre. Durante la semana que dura la feria, diversos artistas musicales acuden al Auditorio Municipal Príncipe de Asturias. Además tienen lugar otras ferias menores como la Feria del Carmen y la Feria de San Juan,​ que se celebran en julio y junio respectivamente.​

Las fiestas gastronómicas corresponden al Día del pescaíto y el Día de la berza, donde se recaudan fondos con fines benéficos.

En el año 2017, el 18 de marzo, Torremolinos celebró por primera vez de manera oficial el día de San Patricio en la plaza de La Nogalera, cuya cita incluyó bailes típicos irlandeses, comida y por supuesto la típica cerveza irlandesa. El evento contó también con un concurso que premió a los mejores vestidos en categoría masculina y femenina, El acto fue organizado por la Irish Association of Spain en colaboración el Consistorio de Torremolinos..​ 

Desde 2016, el 27 de abril, se celebra con motivo del Koningsdag o ‘Día del Rey’, el Día de Holanda en la Plaza Chiriva de La Carihuela.​ 

Otros acontecimientos culturales incluyen la Temporada Lírica, la Temporada de Teatro, el Festival Flamenco, el Mad Bear, el conocido festival de música electrónica, Los Álamos Beach Festival, que se celebra todos los años en el mes de julio en la misma playa de los Álamos donde acuden DJ's de reconocimiento nacional e internacional, la gran fiesta de la moda con el Torremolinos Fashion Weekend, la Feria de Turismo, Arte y Cultura de América Latina en Europa (EUROAL), el Festival de Cine Fantástico de Torremolinos y la Fiesta de Halloween en el día 31 y el Día de los Verdiales, dedicado a este baile tradicional malagueño.

​ El calendario cultural lo completan el Freedom Party, festival de música pop,​ y una serie de certámenes dedicados a la fotografía, la literatura y la pintura contemporánea, entre otros.

Dada la multiculturalidad del municipio, desde 2017, esta programación será presentada en las diversas ferias de turismo en cuatro idiomas como son el español, inglés, francés y alemán.
Romería y Feria de San Miguel

Portada de la feria del real de Torremolinos en 2017.

La Romería de San Miguel está considerada Fiesta de Interés Turístico Nacional. En honor al patrón de Torremolinos, San Miguel Arcángel, se reúnen cada año miles de personas venidas de diferentes lugares, con lo que es la segunda romería más importante de Andalucía, tras el Rocío, y la urbana más importante de España.​ 

Frente a los Pinares de Los Manantiales se congregan, cada año, casi 200 000 personas dispuestas a peregrinar desde el centro, hasta la Ermita de San Miguel, en un ambiente festivo de alegría y bailes. Decenas de carretas, algunas tiradas por bueyes, se juntan para participar y lograr el premio que se otorga a la carreta mejor adornada.​

La romería es el preludio de la Feria de San Miguel, que comienza unos días después de la peregrinación, en la que la gente se echa a las calles en una de las más conocidas fiestas de la provincia. Durante el día, los torremolinenses y visitantes se concentran en el centro de la ciudad para compartir la música, la bebida y la comida, y acto seguido, enganchar con la feria de noche en el Real, que se monta en la Explanada de San Miguel.


14. Comer en Torremolinos


Serendipia Slow Food & Bar
Calle Casablanca 20, local 5. Serendipia Slow Food & Bar, 
29620 Torremolinos España
+34 637 21 94 85

Casero
Calle Skal 4 Pueblo Blanco, 
29620 Torremolinos España
+34 665 10 48 56

Ibiza Style Bar Restaurant
Calle Skål 4, 
29620 Torremolinos España
+34 624 29 96 68

Multanis Black Angus Grill
Calle Bulto 62, 
29620 Torremolinos España
+34 612 47 46 16

Gastrobar Restaurant Florín
Calle Francia 50 In Carihuela, next to the Eurocafe, in front of the big outdoor Parking, 
29620 Torremolinos España
+34 664 60 58 87

y algo mas económicos:

4 Cuartos
Calle Casablanca, 27,
 29620 Torremolinos España
+34 671 15 08 51

De Cai Ajopicao
Calle de Casablanca 20 Local 6, 
29620 Torremolinos España
+34 628 81 16 76

The Cosy Corner
Plaza del Remo 5, 
29620 Torremolinos España
+34 663 82 56 78

BelGuNa
Calle Salvador Allende 60 Lokaal 3, 
29620 Torremolinos España
+34 625 59 69 80


Y en los alrededores


15. Benalmádena Pueblo

Ideal para refugiarse del bullicio

Benalmádena Pueblo

Benalmádena Pueblo es una tranquila localidad situada en lo alto de una colina, con casitas encaladas y tejados de terracota que te transportarán al pasado. 

Este tranquilo pueblo todavía consigue mantenerse al margen del turismo masivo, lo que lo convierte en un lugar ideal para refugiarse del bullicio del centro de Torremolinos.


La población se extiende en torno a la plaza de España, un bonito espacio bordeado de naranjos. La iglesia cuenta con unos agradables jardines desde los que se puede disfrutar de unas vistas increíbles. 


Uno de los elementos más llamativos de Benalmádena Pueblo son las macetas de geranios que adornan muchas de las casas, creando un llamativo contraste entre los vivos colores y las paredes blancas.

16. Comer en Benalmádena

La Mar Chica
Calle Marbella 1, 
29631, Benalmádena España
+34 951 63 47 08

All Grill
Avenida de Antonio Machado # 5, 
29630, Benalmádena España
+34 951 44 78 81

The Japo
Playa Del Higuerón, Av. Del Sol 225, 
29631, Benalmádena España
+34 951 39 00 25

Raju's Indian City
Avenida Antonio Machado, 4 Urbanizacion Los Porches, 
29630, Benalmádena España
+34 952 56 63 27


La Taverna Dei Sapori
Calle de San Juan 3, 
29631 El Arroyo de la Miel, Benalmádena España
+34 658 45 65 47

17. El Castillo de Colomares

Castillo Monumento Colomares, Torremolinos

Es un lugar extravagante y sorprendente, creado por la mente y las manos de un cirujano que invirtió todo su dinero en la creación de este fabuloso monumento. se ha convertido en uno de los lugares más visitados de la provincia de Málaga. 

En 1987 el Dr. Esteban Martín y Martín, un reputado cirujano enamorado del arte y la historia, decidió comenzar la construcción del Castillo de Colomares en Benalmádena, en honor a Cristóbal Colón y al descubrimiento del Nuevo Mundo.

Durante varios años, concretamente hasta 1994, el cirujano, con la ayuda de dos albañiles de Mijas, trabajó en la edificación del complejo, levantando enormes torres, fuentes, fantásticas esculturas, etc. 

Todo un mundo de fantasía donde se mezclaban diversos estilos arquitectónicos como el neobizantino, neorrománico, neogótico y neomudéjar, utilizando materiales como ladrillo, hormigón, piedra natural y madera.

Castillo Monumento Colomares, Torremolinos

Fue tal la dedicación del cirujano al Castillo de Colomares que casi le cuesta la salud y la ruina. Cuando se le acabaron los fondos el Dr. Estaban solicitó ayuda a diversas instituciones e incluso al rey pero estas no le apoyaron o simplemente no le contestaron.

El Castillo de Colomares en Málaga es un gran monumento dedicado a Cristóbal Colón y al Descubrimiento de América. Por este motivo, diversos elementos aluden a los Reyes Católicos, quienes financiaron su viaje, como los escudos de bronce de Castilla y de la reina Isabel. 

En el complejo también hay elementos ornamentales que hacen referencia a las tres religiones presentes en la España medieval -cristianismo, islamismo y judaísmo-, así como alusiones a diversos elementos del viaje de Colón.

Castillo Monumento Colomares, Torremolinos

El castillo tiene una extensión aproximada de unos 1.500 m2, lo que lo convierten en el monumento más grande del planeta dedicado a Cristóbal Colón.

En su interior alberga la capilla más pequeña del mundo de 1,96 m2, dedicada a Santa Isabel de Hungría, que hace que en el Castillo de Colomares se puedan celebrar bodas.

Además, una peculiaridad de este lugar, es que contiene un mausoleo vacío construido con la pretensión de albergar algún día los restos de Cristóbal Colón. Según el Dr. Esteban, el navegante sería posiblemente mallorquín y no italiano ni portugués, ni tendría origen judío como afirman algunos historiadores. 

Esta hipótesis se sustenta, entre otras, en la existencia de diversos escritos de Colón en latín o en castellano y ninguno escrito en italiano o portugués.

También hay que destacar una pagoda china que simboliza la idea original de Colón de alcanzar las costas de Asia y la representación de las tres naves que utilizó el descubridor en su travesía, la Pinta, la Niña y la Santa María.

Debes tener en cuenta que solo se pueden visitar los jardines y el exterior. El Castillo de Colomares por dentro no podrás visitarlo.

18. Mirador de la Cañada del Lobo

Unas vistas inolvidables desde las montañas cercanas

Mirador de la Cañada del Lobo, Malaga

No te pierdas las vistas espectaculares de la Costa del Sol que se pueden contemplar desde la Cañada del Lobo. Existen caminos entre los pinares con varios miradores desde donde se pueden admirar las maravillas naturales que rodean Torremolinos. Uno de estos miradores rinde homenaje al nombre de la zona con una escultura que representa un lobo aullando.

Las vistas panorámicas alcanzan desde la cercana costa mediterránea hasta Sierra Nevada a lo lejos, así como las montañas de los alrededores y la Hoya de Málaga. Los plácidos senderos que llevan a los miradores se adentran entre densos pinares salpicados de otras especies, como robles, alcornoques y olivos salvajes.

Dirección: Autovía A7, salida 222, 29620 Torremolinos, Málaga, 


19. Otras Rutas Cercanas