Mostrando entradas con la etiqueta HUESCA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta HUESCA. Mostrar todas las entradas

domingo, 28 de agosto de 2022

Escapada de Fin de Semana a la Ciudad de Huesca: Cuna del Reyno de Aragón


Catedral de Huesca

Calles Ciudad de Huesca

Monasterio de San Pedro “El Viejo”,  Huesca

Parque Miguel Servet, Huesca

Círculo Oscense / Casino de Huesca

Plaza de la Universidad, Huesca

La capital oscense es una ciudad ideal para pasear, de vida sosegada y gentes hospitalarias, repleta de monumentos dignos de visitar.

La primera parada en tu recorrido puede ser en su catedral gótica, construida sobre la antigua mezquita musulmana. Fíjate en el bello retablo de Damián Forment que alberga en su interior. Enfrente se halla el ayuntamiento, ubicado en un palacio renacentista aragonés del siglo XVI. A pocos metros encontrarás el Museo Provincial.

Callejea todo lo que puedas por el casco antiguo. Sin salir de él, tienes que visitar el conjunto que forman la iglesia y claustro de San Pedro el Viejo. Este es uno de los ejemplos más importantes del románico aragonés. La capilla de San Bartolomé, en su claustro, es también panteón real.

No te marches sin pasear por el Parque de Miguel Servet, situado en el corazón de la ciudad. Recorre la calle del Coso y contempla el Casino modernista; llega hasta la muralla musulmana y, finalmente, repón fuerzas en sus zonas de tapas o saborea su afamada repostería. ¡Qué difícil es resistirse a las castañas de mazapán!



Indice:


1. Como Llegar a Huesca 

Llegar a Huesca es sencillo, tienes múltiples opciones de transporte:

Tren:


Hay unas 5 frecuencias diarias entre Huesca y Zaragoza. Entre ellas una de AVE desde Madrid.

Además esta la opcion de llegar a Zaragoza en ave y luego ir a Huesca por otro medio.

Avión:

Huesca cuenta con un aeropuerto en el que no hay vuelos regulares pero si vuelos chárter de agencias de viajes o entidades privadas.

El aeropuerto de Zaragoza esta a tan solo 80 km de Huesca por lo que es una gran opción.

Coche:

Se puede llegar a través de las autovia A23 desde Zaragoza y desde la autovia desde Barcelona.

Alquiler de coche: Llegar en transporte publico y alquilar un coche es una gran opción.
Tanto en Huesca como Zaragoza se puede alquilar coche en diferentes puntos como la estación, Aeropuerto o puntos de alquiler a lo largo de la ciudad.

Autobus:

Entre Zaragoza y Huesca hay gran frecuencia de autobuses a través de la empresa Alosa, el precio ronda los 8€

Huesca cuenta con una de las estaciones de Alta Velocidad de España, y gracias a la cercanía con Zaragoza le da muchas opciones


       

2. Algo de Historia

Prehistoria

Los primeros asentamientos de la ciudad datan del año 4000 a. C.: se encontró cerámica y sílex de cronología neolítica. Después de la revolución neolítica se asentaron en los alrededores pequeños grupos humanos. 

Está documentada la existencia de un poblado o campamento, quizá ya de carácter estable, perteneciente a la Edad del Bronce, entre el [[siglo xix a. C.|1800]] y el [[siglo xvi a. C.|1500 a. C.]] Estaba formado por varios fondos de cabañas de planta ovalada, hechas de barro, madera y paja, con abundantes y variados restos de cerámica.

También están documentadas casas de piedra de planta rectangular y restos cerámicos del 400 a. C. aproximadamente.

Se ha encontrado la necrópolis más antigua descubierta en Huesca, que estuvo en uso unos cinco siglos, desde el año 400 a. C. (en plena Edad del Hierro) hasta el 100 d. C.. Se trataba ―como era habitual en este periodo― de un cementerio de incineración, en el que las cenizas del difunto, después de la cremación, se depositaban en pequeñas urnas de cerámica.

El nombre de la aldea Bolskan escrito en idioma íbero.

Bolskan fue una ciudad celtíbera ubicada en territorio de los ilergetes relacionados con los habitantes de Ilerda (la actual Lérida), en el mismo solar que ocupa actualmente la ciudad. El territorio fue ocupado por los suessetanos antes que los romanos. Acuñó abundante moneda, en cuyo anverso aparece el nombre de la ciudad en lengua íbera y un jinete. Entre el siglo II y el I a. C. fue la ceca que más moneda emitió de toda Hispania.19​

Algunos historiadores creen que el pueblo ibérico que ocupaba la región era el de los ilergetes, mientras que otros afirman que era el de los suesetanos. El idioma que hablaban puede haber sido el íbero o el eusquera (el vasco es un idioma no indoeuropeo muy diferente del latín).

Edad Antigua

Hacia el 179 a. C., el pretor romano Aulo Terencio Varrón conquistó la ciudad de Bolskan. Los romanos respetaron el poblado, si bien le «simplificaron» el nombre, de Bolskan a Osca.

Bajo dominio romano, la ciudad acuñó monedas de plata y bronce con escritura ibérica, en las que su nombre aparece como Bolskan. Son cuatro tipos de moneda: denarios de plata y ases, semis y cuadrantes de bronce. En los anversos figura la cabeza de un hombre. En el reverso figura, además del nombre de la ciudad, un jinete con lanza, un caballo alado y un caballo. 

Fue elegida como lugar de residencia y centro de operaciones de Quinto Sertorio, quien estableció un senado de 300 miembros y creó la ya mencionada Academia de Latinidad, de la cual se considera descendiente la Universidad Sertoriana de Huesca, la cual fue una de las primeras en España. Quinto Sertorio hizo de Osca la capital de los territorios de Hispania que dominó durante las guerras civiles de la República romana. La ceca emitió durante las guerras una gran cantidad de denarios de plata bajo el nombre de Bolskan.

Denarios romanos de plata oscenses.

Perteneció a las provincias Citerior, Celtiberia y Tarraconense.

En el 30 a. C. Osca adquirió la condición privilegiada de municipio romano, con la que todos sus habitantes pasaban a ser ciudadanos romanos de pleno derecho. La ciudad se gobernó desde entonces con dos magistrados anuales, los duunviros. El título oficial del municipio era Urbs Victrix (en español: ‘ciudad victoriosa’).

El cristianismo llegó gradualmente a la ciudad entre el siglo I y el siglo IV y en el 258 en Roma, San Lorenzo sufrió el martirio por lo que se declaró patrón de Huesca y entre el año 303 y el año 304 San Vicente también sufrió otro martirio en Valencia por lo que se declaró segundo patrón de la ciudad. En el año 420 Siagrio fue nombrado obispo de Huesca, el primer cristiano que se conoce.

Del Reino visigodo a la Wasqa musulmana

En 476 con la desaparición del Imperio romano de Occidente, Osca pasó a formar parte del reino visigodo y en 598 se realizó un Concilio de los obispos de la provincia Tarraconense. Bajo los visigodos la ciudad fue erigida como obispado, sufragánea de la Archidiócesis de Tarragona. En 673 el rey visigodo Wamba se hospedó en Osca para sofocar la revuelta del duque Paulo.

La ciudad fue conquistada por los árabes en el año 719 bajo pacto o capitulación y fue una de las ciudades más septentrionales de Al-Ándalus. El nombre de Osca se transformó a Wasqa y durante los siglos que estuvieron los árabes la sociedad se islamizó, la lengua -tanto hablada como escrita- fue el árabe donde hay ejemplos cercanos de los nombres de dos ríos cercanos a la ciudad: el Guatizalema y el Alcanadre. 

Los Banu Salama dominaron las tierras oscenses durante el siglo VIII hasta que un grupo de muladíes destruyeron su poder. Los mozárabes se mantuvieron fieles en la iglesia de San Pedro. Se desconoce si en esa época existía una comunidad judía en la ciudad.

En 797 fracasó un primer ataque contra la ciudad, comandado por Luis, el hijo de Carlomagno y su futuro sucesor como Luis el Piadoso. En 799, según los Anales del Reino de los Francos, el gobernador de Wasqa entregó a Carlomagno las llaves de la ciudad, en señal de su sumisión. El dominio franco, sin embargo, no se hizo efectivo, y en los años 801, 811 y 812 fracasaron tres nuevos ataques carolingios contra la ciudad.

Durante los siglos VIII y XI se construyó la mezquita de Wasqa en el emplazamiento de la actual catedral. Actualmente casi no quedan restos de la antigua mezquita salvo algunos arcos de herradura.

A partir del 875 el emir Muhammad I ordenó al gobernador de Wasqa que amurallase la ciudad y los arrabales para que se evitasen los ataques cristianos que cada vez había con mayor frecuencia. Las murallas árabes formaban un recinto ovalado de casi dos kilómetros de longitud, con alrededor de noventa torres y cuatro puertas principales, orientadas a los cuatro puntos cardinales.

Tras la desaparición del califato de Córdoba, Wasqa formó parte de la taifa de Zaragoza, gobernada sucesivamente por las dinastías tuyibí y hudí. Lubb ben Hud, que gobernó en Wasqa, acuñó monedas de oro de baja ley, con inscripciones árabes y el nombre de la ciudad. Fue la única moneda de oro acuñada en Huesca a lo largo de su historia.

Huesca cristiana y aragonesa

Al inicio del siglo XI y del reinado de Sancho Garcés III, llamado el Mayor, de Navarra, era general y profunda la devastación de los tres pequeños estados cristianos del solar aragonés. 

Poblados abandonados, iglesias y monasterios abocados a la ruina y la propia villa episcopal y condal de Roda en poder musulmán. Objetivo prioritario del joven rey pamplonés fue la recuperación de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza, a la que se dedicó plenamente durante los años 1016-1018.

La Reconquista cap. 11 La Marca Hispánica y los condados catalanes ...
 Completó la reconquista de los territorios perdidos a manos de Almanzor y de Abd al-Malik con la conquista de las montañas de Ayerbe, Rasal y Nocito, de la ribera islamizada del Cinca —la mitad septentrional de la Barbitaniya— y con la solución de la crisis dinástica del condado de Ribagorza, cuyos nobles y clérigos se hallaban divididos: unos eran partidarios de la unión con el condado de Pallars; otros pocos eran fíeles a la marginada condesa Mayor, a la que heredó Sancho Garcés III a través del derecho de la reina Muniadona, sobrina de la desgraciada condesa, que terminó sus días en un monasterio castellano. 

Por primera vez el dominio cristiano se extendía sin solución de continuidad por toda la Montaña septentrional, desde oriente a occidente del solar aragonés, repartida en tres regiones, que respondían a los antiguos condados: Aragón con la añadidura del otrora distrito rural del Gállego —Serrablo— y de las montañas próximas a Huesca; Sobrarbe, notablemente ampliado con la ribera del Cinca, recién conquistada; y Ribagorza, definitivamente incorporada a la corona de Navarra tras la renuncia de la condesa Mayor a favor de la casa real.

Sancho el Mayor, que reinó, según los documentos de la época desde León hasta los confines de Ribagorza, demostró fehacientemente sus dotes de político y estratega en la articulación del país con buena visión de futuro. 

Las campañas de Almanzor y Abd al-Malik habían demostrado la vulnerabilidad de los pequeños estados cristianos desconectados, y con el fin de dar al territorio capacidad defensiva y ofensiva, levantó una teoría de fortalezas frente a las plazas musulmanas de los Somontanos, en claro reto a la cora de Huesca y a la Barbitaniya. 

Fortalezas bien proyectadas y construidas, como aún es posible comprobar en las conservadas de Marcuello, Loarre —el núcleo primitivo de ésta— y Abizanda

Obviamente no bastaba el emplazamiento de castillos y fue menester la programación de un ordenamiento militar, jurídico y fiscal de todo el territorio. 

Para ello, a modo de versión navarro-aragonesa del sistema feudal europeo, instituyó el seniorado: en la frontera y en el interior Sancho el Mayor confió los castillos a hombres de su confianza y a título personal, que ejercieran la delegación del poder real con jurisdicción sobre una zona determinada. Alrededor del año 1035 se contaban no menos de veinte seniorados o tenencias en Aragón y Sobrarbe.

Debió de ser en 1029-1030 que el rey delegó el poder real en el solar aragonés a sus hijos Ramiro y Gonzalo, quienes, conforme al derecho consuetudinario, recibieron el título de reyes aún en vida de su padre.

 Ramiro gobernó el territorio comprendido entre Matidero, en el límite occidental de Sobrarbe hasta Vadoluengo, frontera oriental de Navarra, esto es, el antiguo condado de Aragón, el distrito del Gállego —Serrablo— y los valles de Ayerbe, en parte, Rasal y Nocito. 

Le correspondió a Gonzalo la zona señalada al Oeste por la selva de Matidero y por el castillo de Llort al Este, es decir, los viejos condados de Sobrarbe y Ribagorza y la mitad septentrional de la ribera del Cinca, reinos ambos que continuaron viviendo después de la muerte de Sancho el Mayor. 

El nacimiento del reino de Aragón no fue fruto de un movimiento nacionalista que tratara de recuperar una independencia perdida, sino obra de un hombre, Ramiro I, con talento político que, sin desaprovechar las circunstancias propicias, supo imponer su autoridad en un territorio plural y animarlo con la ideología cristiana. 

Siendo merecedor del título de pater patriae Aragonensis, Ramiro I ha sido el rey aragonés peor tratado por la historia en base a una pretendida bastardía, que puso en cuarentena la legitimidad de la dinastía. 

Fue el primero el que podría llamarse bautismo de fuego del rey, a sus veintitrés años. Acudió en ayuda de su hermano García Sánchez III de Navarra, atacado por la taifa de Zaragoza. 

En el batalla de Tafalla perdió su cabalgadura y pudo salvarse gracias al caballo que le cedió un prohombre navarro, cuya acción recompensó en agosto de 1043 el propio rey García, el cual también premió la colaboración de Ramiro y del ejército de Aragón, cediendo el dominio de las fuentes del río Arba con los castillos de Sos, Uncastillo, Luesia y Biel. 

El segundo acontecimiento fue la muerte del rey Gonzalo de Sobrarbe y Ribagorza, al que sucedió su hermano Ramiro, duplicando en virtud de la herencia la extensión territorial de sus dominios, cuyo pluralismo asumió al intitularse en adelante «rey de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza». 

Gonzalo murió probablemente el 26 de junio de 1044 en el puente de Montclús, cerca de la población de Lascorz.

El 1 de septiembre de 1059 el rey García III de Navarra era derrotado y muerto en Atapuerca, cerca de Burgos, por el ejército castellano-leonés de su hermano Fernando I. 

Sucedió automáticamente al difunto su hijo Sancho Garcés IV en el reino navarro, al que una vez más se aprestó a ayudar Ramiro. Acompañado de un número excepcional de prohombres aragoneses, sobrarbenses y ribagorzanos fue al encuentro del nuevo rey, su sobrino, en Uncastillo para firmar un pacto de alianza, en virtud del cual, a cambio de su amistad, fidelidad, ayuda y consejo, obtuvo el aragonés en su provecho la rectificación de la línea fronteriza entre los dos reinos, que se fijó casi con exactitud en la actual divisoria entre Aragón y Navarra, incluyendo Valdonsella y la parte occidental del valle del Aragón con la importante plaza de Sangüesa.  

Castillo de Montearagón.

Sancho Ramírez, el segundo rey de Aragón, construyó Montearagón, un gran castillo a pocos kilómetros de Wasqa, con objeto de preparar su conquista. En su interior se levantó una iglesia.

La construcción de la fortaleza estuvo cargada de simbolismo: erigido en tierras que aún eran musulmanas.

En el año 1094 el rey Sancho Ramírez murió ante las murallas de Huesca en un intento de conquistar la ciudad, al recibir un flechazo, siendo tomada finalmente por su hijo Pedro I de Aragón en 1096, que derrotó a Al-Musta'in II de Zaragoza en la batalla del Alcoraz.

El 7 de septiembre de 1134 murió Alfonso I el Batallador a consecuencia de las heridas recibidas durante el combate en la aldea de Poleñino y fue sepultado en la abadía de Montearagón.

La campana de Huesca (1880), óleo sobre lienzo de José Casado del Alisal.

En 1135 ocurrieron los hechos que dieron lugar a la leyenda de la Campana de Huesca. El rey Ramiro II de Aragón, según la leyenda, decapitó a doce nobles que se le opusieron. El rey murió en Huesca en agosto de 1157 y fue enterrado en el Monasterio de San Pedro el Viejo de Huesca. 

El 29 de junio de 1136 nació Petronila de Aragón, hija de Ramiro II e Inés de Poitou, futura reina de Aragón y condesa de Barcelona.

En 1155 el rey Luis VII de Francia pasó por Huesca. Vino para peregrinar a Santiago de Compostela y visitar al rey Alfonso VII de Castilla, con cuya hija se había casado tras su célebre divorcio de Leonor de Aquitania.

El día 12 de mayo de 1191 fue firmada la Liga de Huesca entre los representantes de los reyes Alfonso II de Aragón, Sancho VI de Navarra, Alfonso IX de León y Sancho I de Portugal con el propósito de hacer la guerra al reino de Castilla, donde reinaba Alfonso VIII de Castilla.20​

En 1273 comenzó la construcción de la actual catedral ya que en ese momento se alcanzaron los 8000 habitantes, el máximo demográfico medieval de la ciudad.

Durante el siglo XIII experimentó un considerable desarrollo agropecuario. En el siglo XIV el rey Pedro IV fundó la más importante Universidad de Aragón, "descendiente" de la antigua Universidad Sertoriana.

La peste negra de 1348 causó estragos en la ciudad y la población menguó de los 8.000 a finales del siglo XIII hasta los 4.000 en el siglo XV. Una causa de esta crisis fue el paro de la construcción de la catedral. En el año 1349 se prohibió por ordenanza municipal el uso del hebreo, del árabe y del vascuence en el mercado de la ciudad imponiendo así el idioma cristiano de la época, el aragonés. Fragmento de las Ordenanzas Municipales de Huesca de 1349:

Item muyl corredor nonsia usado que faga mercaderia ninguna que compre nin venda entre ningunas personas, faulando en algarabía ni en abraych nin en basquenç: et qui lo fara pague por coto XXX sol.

Anyo 1349

Entre 1357 y 1359 se produjo una guerra entre Castilla y Aragón. Durante la primera fase de la Guerra de los dos Pedros, que enfrentó a los reyes Pedro IV de Aragón y Pedro I de Castilla, se emprendieron en Huesca, ante la amenaza de un ataque castellano, importantes obras. 

Fueron devueltas a las murallas, por última vez, todo su potencial defensivo. Se derribaron las construcciones cercanas a muros y torres, lo que significó la desaparición de la primera iglesia de los franciscanos oscenses y de parte de la judería, y se realizaron trabajos de reparación.

En 1461 el Concejo se estableció en una nueva sede en la plaza de la Catedral (las Casas de la Ciudad), en la que sigue hoy. De ese momento inicial se conservan el patio y el salón del justicia ―dos grandes salas superpuestas con techumbres de madera. En los siglos XVI y XVII las autoridades municipales acometieron diversas obras en el edificio (escalera monumental, antiguo salón de plenos, fachada de ladrillo), que terminaron dándole el aspecto que tiene en la actualidad. 

Entre 1463 y 1465 se produjo la refundación definitiva de la Universidad de Huesca. La ciudad contó con el apoyo del rey Juan II. La Universidad de Huesca, a diferencia de lo ocurrido en el siglo anterior, esta vez sí obtuvo la aprobación pontificia (bula del papa Paulo II) y financiación económica, aportada por la diócesis oscense.

Edad Moderna

Escudo de la Universidad de Huesca, 1601.

En 1515 fue terminada la construcción de la catedral durante el largo obispado de Juan de Aragón y Navarra. La nave central y el crucero se cubrieron con bóvedas de piedra, tras aumentar su altura que hasta entonces eran de madera.

Durante el siglo XVI y el siglo XVII la ciudad empezó a resurgir culturalmente y demográficamente, se consolidó definitivamente la Universidad de Huesca en una sede permanente, se alcanzó un acuerdo en 1513 para que la Universidad se instalase en el antiguo palacio real y también fueron fundados los primeros colegios, entre los que destacan los de Santiago y San Vicente. 

En 1571 se disgregaron la diócesis de Huesca-Jaca en tres obispados; Huesca, Jaca y Barbastro. La imprenta llegó a la ciudad en 1575 gracias a la propia Universidad y un año después se publicó el primer libro basado en los comentarios en latín a la lógica y la dialéctica de Aristóteles.

El siglo XVII hizo llegar a la mayor brillantez cultural; se construyeron algunos de los principales monumentos de la ciudad como las iglesias de San Lorenzo y Santo Domingo, el edificio octogonal de la Universidad o la presa de Arguis. También hubo en ese siglo grandes personajes como Vincencio Juan de Lastanosa, mecenas de Baltasar Gracián y Francisco de Artiga.

El siglo XVIII comenzó con la guerra de sucesión. Felipe V abolió el antiguo concejo oscense, nacido en la Edad Media, que estaba presidido por el justicia de Huesca y el prior de jurados y lo sustituyó por un ayuntamiento similar a los castellanos, a cuyo frente estaban un corregidor, por lo general militar, y doce regidores oscenses fieles a los Borbones. 

Tras la guerra se acuartelaron tropas de forma regular en cuarteles permanentes y se recaudaron impuestos más severos. La Universidad vivió un periodo brillante: cientos de estudiantes catalanes acudieron a ella, al haber sido cerradas las universidades de Cataluña por los Decretos de Nueva Planta.

Edad Contemporánea Siglo XIX

La Guerra de la Independencia Española en Huesca se sucedió con el asesinato en junio de 1808 el coronel Antonio Clavería, corregidor. Durante los Sitios, fuerzas oscenses participaron en la defensa de Zaragoza. El periodo de dominio francés en la ciudad se extendió de 1809 a 1813. La ciudad fue constituida como capital de provincia durante la división provincial de 1833.

Durante la Primera Guerra Carlista tuvo lugar una batalla ante la ciudad entre las tropas isabelinas y las carlistas de la Expedición Real que se dirigió de Navarra a Cataluña y que acabaron de ocupar la ciudad. Los carlistas vencieron al general Iribarren que murió a resultas de sus heridas durante la batalla.

En 1845 desapareció la Universidad de Huesca, cinco siglos después de su fundación. En el mismo edificio se creó el actual Museo de Huesca. Durante la desamortización Huesca perdió, como las demás ciudades españolas, su carácter conventual. Desaparecieron muchos conventos masculinos, recibiendo sus edificios y solares para usos civiles: Diputación Provincial, cárcel, manicomio etc. 

El castillo de Montearagón se abandonó y las tumbas de Alfonso I el Batallador y el abad Fernando fueron a la Iglesia de San Pedro el Viejo. En 1848 el republicano oscense Manuel Abad y seis de sus compañeros fueron fusilados en Huesca, tras los acontecimientos revolucionarios de ese año. En 1864 llegó por primera vez el ferrocarril a la ciudad.Siglo XX

El Coso Bajo en 1914.

Huesca superó por primera vez los 10 000 habitantes a comienzos del siglo XX. El escritor Ramón J. Sender fue durante estos años redactor del periódico oscense "La Tierra" y su hermano Manuel Sender, que fue alcalde de Huesca durante la II República donde murió fusilado al comienzo de la Guerra Civil.

En el primer tercio de este siglo se construyeron los principales monumentos como el casino, una de las principales obras del modernismo oscense, la plaza de toros, en el mismo lugar donde estaban desde el medievo, el Campo del Toro, un gran edificio rectangular dedicado igualmente a espectáculos taurinos o la creación del parque municipal Miguel Servet, el pulmón de la ciudad, en el mismo espacio que ocuparon en el siglo XVII los jardines de Lastanosa. También se crea en 1933 Radio Huesca.Guerra civil y dictadura franquista

Durante la Guerra Civil Española, Huesca (capital) se alzó en 1936 contra la República y fue cercada por el ejército republicano, mientras que el frente se estabilizó en el río Gállego y la Ofensiva de Huesca. 

En marzo de 1938 el frente aragonés se hundió y la ciudad fue liberada del cerco a la cual estaba siendo sometida. Al finalizar la guerra, la Dirección General de Regiones Devastadas creada por el Régimen de Franco reconstruyó Banariés, Huerrios, Banastás, Igriés y Lascasas (las dos primeras poblaciones son en la actualidad núcleos de población del municipio de Huesca).

En 1949 se fundó el Instituto de Estudios Oscenses (desde 1977 Instituto de Estudios Altoaragoneses).

3. ¿Qué ver en Huesca?



4. Catedral de Huesca

Catedral de Huesca

Subiendo la estrecha calle Ricafort llegamos a la preciosa y tranquila Plaza de la Catedral. Un relajado rincón donde bien podíamos imaginarnos leyendo un libro a la sombra de los árboles ¿A qué es fácil imaginarlo?

Bienes culturales - patrimonioculturaldearagon.es El principal monumento de esta plaza no podía ser otro que la imponente Catedral de Huesca. 

Declarada Monumento Histórico Artístico en 1931, es uno de los monumentos más importantes de la ciudad y sin duda alguna una visita obligada.

Era tal su tamaño que no pudimos retratarla al completo…

Esta soberbia obra de arte se construyó en varias etapas. 

Su fachada refleja un claro paso del gótico al estilo renacentista de la parte superior.

La puerta principal de entrada, totalmente gótica, es sencillamente espectacular.

Adornada con siete arquivoltas ojivales adornadas a su vez con figuras de 16 mártires, 14 vírgenes, 10 ángeles y 8 profetas.

La Catedral de Huesca - Huesca
 En los laterales aparecen 14 figuras: los 11 Apóstoles, San Juan Bautista, San Lorenzo y San Vicente, estos dos últimos patrones de la ciudad.

Nosotras no pudimos entrar pero tiene sonora fama el Retablo Mayor de la Catedral, siendo la obra más importante de ésta y uno de los ejemplos más hermosos de construcción renacentista en España.
Museo Diocesano

En esta misma plaza se encuentran el Museo Diocesano, donde se puede contratar una visita guiada a la Catedral que incluye, además, el acceso a su Torre situada a 37 metros de altura.

Desde este punto, que es el más alto de toda la ciudad, se pueden sacar unas panorámicas impresionantes de la capital oscense.

5. Plaza de la Universidad

Un paseo por Huesca
Siguiendo nuestra ruta llegamos hasta la Plaza de la Universidad, una plaza que, aún a día de hoy, emana un cierto aura de excelencia, elegancia y clasicismo.

Facultad de Humanidades de Huesca

Pero qué tranquilidad se respiraba… Estábamos tan sólo nosotras y un señor caminando tranquilamente de un lado a otro. 

Nos gustó y nos llamó especialmente la atención el monumento que había en honor al universal médico navarro Ramón y Cajal.

Un aplauso para la ciudad que ha sabido reconocer a un personaje tan importante y que tanto legado nos ha dejado.

6. Museo Arqueológico Provincial

Otro de los edificios que se pueden visitar en la Plaza de la Universidad es el Museo Arqueológico Provincial, también llamado Museo de Huesca, donde, entre otras maravillas y reliquias, pueden admirarse las estancias del Palacio de los Reyes de Aragón.

7. Muralla de Huesca

Bienes culturales - patrimonioculturaldearagon.es
Muralla de Huesca

Siguiendo nuestra particular rutita, el próximo objetivo iban a ser los restos de la Muralla.

No teníamos muy claro dónde estaba, por lo que tuvimos que preguntarle a una amable señora que, muy gentilmente, nos dió unas detalladas aclaraciones.

Qué maja es la gente de Huesca!

Situada en la Ronda de Montearagón, esta muralla del siglo IX bordea el casco antiguo de Huesca.

De sus casi 100 torres iniciales tan sólo queda una, lo que da fe de su enorme estado de deterioro. 

Única torre que aún se conserva de la muralla de Huesca

A día de hoy se está trabajando en su remodelación, poniendo especial cuidado en diferenciar la parte rehabilitada de la parte antigua.

8. Plaza Luis López Allué

Desde aquí nos fuimos a la concurrida y famosa plaza Luis López Allué. 

Esta plaza no sabemos si es la más famosa o no, lo que sí que os garantizamos es que es la plaza más colorida de Huesca y también la de mayor belleza y encanto, o si no, juzgar vosotros mismos…

Plaza Luis López Allué (Huesca) | www.miniguias.com/viajes/v… | Flickr
Edificios coloridos de la Plaza de López Allué

La plaza de Luis López Allué es popularmente conocida como la plaza del Mercado ya que aquí se situaba el mercado de abastos hasta 1976. 

En la actualidad, esta plaza es uno de los principales lugares para celebrar las fiestas locales de San Lorenzo.

En muchos de los bajos de los edificios se pueden encontrar multitud de establecimientos, bares y restaurantes así como la Oficina de Turismo de la provincia de Huesca.

Tienda de ultramarinos La Confianza

Uno de los establecimientos más emblemáticos que podemos encontrar en la plaza Luis López Allué, y que particularmente nos hacía mucha ilu visitar, es la tienda de ultramarinos La Confianza.

Este comercio, abierto al público en el año 1871 por el francés Hilario Vallier, es la tienda en activo más antigua de España! Ahí es nada!

Tienda de ultramarinos La Confianza

Es una verdadera virguería de comercio, su fachada, sus paredes, los techos, los detalles oranamentísticos,…

Entrar en su interior es hacer una auténtica restrospección en el tiempo, esperando encontrar señoras con pomposos vestidos y sombreros de fina paja atados con delicados lazos al cuello. 

En la tienda tienen multitud de productos artesanos y tradicionales de Huesca que sólo con verlos se te hace la boca agua. 

Al final, nosotras elegimos las famosas Castañas de Mazapán, un postre que lleva elaborándose en la provincia desde principios del siglo XIX y que está compuesto, básicamente, por almendra y azúcar.

Tradicionales castañas de mazapán de Huesca

Estaban ricas pero nos resultaron algo empalagosas… Si eres muy goloso te van a encantar, jejeje.

Pero éste es sólo un ejemplo de dulce típico oscense.

La repostería de Huesca ha adquirido especial fama y renombre con el paso de los años. A las castañas de mazapán hay que sumarle el pastel ruso, las trenzas de Almudévar, las tejas de almendra y las pajaritas. 

Pastelería Ascaso

Prueba de esta tradición repostera son las numerosas pastelerías que puedes encontrar en la ciudad. 

Una que destaca por encima de las demás, y que nos pareció un verdadero templo o museo del dulce, es la Pastelería Ascaso.

Fachada de la Pastelería Ascaso

En plena calle del Coso Alto, 9, la fachada de la pastelería no hace honor a lo que te encuentras al entrar. 

Unas amplísimas y elegantes instalaciones con una muy cuidada decoración y una exquisita colocación de los diferentes dulces que allí hacen.

Tarta de manzana y tarta de fruta de la Pastelería Ascaso

Sin duda alguna merece una visita como ejemplo del buen hacer de Huesca para con ¡los dulces!

9. Monasterio de San Pedro “El Viejo”

Muy cerquita de la Plaza de Luis López Allué se encuentra el espectacular Monasterio de San Pedro “El Viejo”, también conocido como Iglesia románica de San Pedro “El Viejo”.

Este sencillo y robusto edificio del siglo XII es uno de los templos más antiguos de España y uno de los mejores ejemplos de arquitectura románica aragonesa.

Iglesia de San Pedro el Viejo
Claustro romanico del Monasterio de San Pedro “El Viejo”

Situado en la plaza que lleva el mismo nombre, su interior alberga importantes construcciones como el retablo mayor, de estilo renacentista, y pinturas murales que representan la eterna lucha entre David y Goliat.

Pero sin duda alguna, la obra maestra del Monasterio la encontramos en su claustro. Un espaciocon capiteles del maestro de San Juan de la Peña que reflejan episodios cargados de simbología fantástica y bíblica.

En la página oficial puedes encontrar información mucho más detallada, así como los horarios de visita de este conjunto histórico. La entrada cuesta 2.50€ (para los peques, 1.50€)

10. Círculo Oscense / Casino de Huesca

Circulo Oscense (Casino de Huesca) - 2020 Qué saber antes de ir ...
Con la sensación de conocer Huesca como si fuéramos lugareñas nos dirigimos a otra de sus plazas más conocidas, la Plaza de Navarra (sí, efectivamente, Huesca está plagada de plazas, jejeje).

En esta céntrica plaza se encuentra el emblemático Círculo Oscense o Casino de Huesca.

Un edificio al que los ciudadanos de Huesca le tienen especial cariño pues ha sido disfrutado por numerosas generaciones.

Plaza de Navarra con el Círculo Oscense al fondo

Construido a principios del siglo XX como club social y recreativo, ha llegado hasta nuestros días conservando parte de su arquitectura modernista de la época, destacando la escalera principal que está declarada Bien de Interés Cultural!

11. Parque de Miguel Servet

Muy cerquita del Círculo Oscense, apenas a 100 metros, Huesca tiene su pulmón en el Parque de Miguel Servet.

photo0.jpg: fotografía de Parque Miguel Servet, Huesca - Tripadvisor
 Un parque idílico con más de 74.000 metros cuadrados para caminar y relajarte, que cuenta con más de 80 especies arbóreas diferentes conviviendo en armonía con numerosas especies de arbustos y acuáticas.

Además de la extensa flora, el Parque de Miguel Servet cuenta con varios monumentos conmemorativos y artísticos interesantes como las Pajaritas de Ramón Acín, la Rosaleda, el quiosco de música e, inclusive, una réplica de la casita de Blancanieves.

La tarde estaba llegando a su fin y nosotras estábamos completamente maravilladas. Habíamos recorrido gran parte de Huesca admirando sus espacios verdes, monumentos y legado religioso, perdiéndonos y encontrándonos por su estrechas callejuelas y disfrutando del sol en sus coquetas plazas. Se respiraba verdadero bienestar y calidad de vida. 

Huesca puede presumir tranquilamente de ser una ciudad limpia, tranquila, hospitalaria y donde todo está al alcande de tu mano… Y de tus pies. Huesca, ¡pero qué bonita eres! 


12. De Vinos y Tapas por Huesca



Tatau
Bar en Huesca
C. Azara, s/n, 
22002 Huesca

Mi Bar
Bar de tapas en Huesca
C. Coso Alto, 26, 
22003 Huesca

Bar Brasil
Bar en Huesca
C. Coso Alto, 24,
 22003 Huesca

Detaping 
Bar de tapas en Huesca
Pl. Unidad Nacional, 4, 
22001 Huesca

Cook Fiction
Bar de tapas en Huesca
Calle Ramiro el Monje, 20, 
22001 Huesca

Café Bar Oscense
Cafetería en Huesca
C. Coso Bajo, 3, 
22001 Huesca

La Bodeguita del Centro
Bar restaurante en Huesca
C. Sancho Ramírez, 3, 
22001 Huesca

El Juli Tapas Bar
Bar de tapas en Huesca
Calle San Orencio, 7, 
22002 Huesca

Cafetería - Restaurante Galatea de las Esferas
Bar restaurante en Huesca
Calle San Orencio, 2, 
22001 Huesca

La Catalítica
Centro de aprendizaje en Huesca
22001, C. Lanuza, 34, 
22001 Huesca

Restaurante da Vinci
Bar de tapas en Huesca
Calle Padre Huesca, 13, 
22002 Huesca

Café Bar Roma
Cafetería en Huesca
22002, C. Caspe, 3, 
22002 Huesca

Restaurante Bar Álvaro
Bar restaurante en Huesca
C. Rafael Gil, nº4, 
22003 Huesca

Bar Tente en Pie
Bar de tapas en Huesca
Av. Juan XXIII, 17,
 22003 Huesca

Bar San Voto 2
Cafetería en Huesca
Av. de los Pirineos, no 8, 
22004 Huesca

Bar Tapeo
Bar de tapas en Huesca
Calle Fuente del Ibon, 14, 
22003 Huesca

Bar Aneto
Bar de tapas en Huesca
Calle Gibraltar, 15, 
22006 Huesca

13. Fiestas en Huesca

Fiestas de San Lorenzo, Huesca

En torno al 10 de agosto,
Huesca se tiñe de blanco y verde con motivo de las Fiestas de San Lorenzo, declaradas de Interés Turístico Nacional. Días de diversión a raudales y alegría en las calles, de actos tradicionales y esperados encuentros.

San Vicente, el 22 de enero 
Huesca celebra sus llamadas «fiestas menores», donde participan asociaciones culturales y deportivas, peñas recreativas y entidades culturales oscenses, que organizan diferentes actividades como la realización de una degustación de patatas asadas, longanizas y churros frente a una hoguera.​

Semana Santa oscense, declarada de Interés Turístico Nacional, cuenta con varias cofradías entre las que destacan la de Jesús Nazareno y la archicofradía de la Santísima Vera Cruz, siendo esta una de las más antiguas, fundada alrededor del año 1500, renovando sus estatutos en enero de 1587,89​ incluye entre otros muchos actos, la representación desde 1947 de la obra teatral La Pasión.
San Jorge, se celebra el 23 de abril 
no solo en Huesca sino en todo Aragón al ser el patrón de la comunidad. En la ciudad los eventos más destacados son la celebración de la romería a la ermita y el cerro que llevan su mismo nombre donde se preparan actos como música, libros y actividades lúdicas y recreativas.
Fiestas de San Lorenzo, se celebran del 9 al 15 de agosto y son las fiestas mayores por ser el patrón de la ciudad, también son fiestas de Interés Turístico Nacional.

Comienzan el día 9 con el chupinazo en la Plaza de la Catedral, y en la mañana del día 10 (San Lorenzo), a las puertas de la iglesia de San Lorenzo, los Danzantes ejecutan diversas danzas: las Espadas, los Palos Viejos y Nuevos, Vals de las Cintas, y El Degollau. Después la Real Cofradía de Caballeros de San Lorenzo acompaña la imagen del Santo mientras los danzantes interpretan la Danza de Espadas. 

Al regreso, los danzantes entran en la Basílica hasta el presbiterio, antes de celebrarse la Misa de Pontifical. Las fiestas se completan con una agenda cultural y diversas actividades de ocio, como por ejemplo, la famosa feria taurina de La Albahaca, que también sucede en estas fechas. 

Los símbolos de las fiestas son el uniforme blanco y la pañoleta verde, así como la albahaca, hierba muy habitual en tierras oscenses.


14. Comer en Huesca


Las carnes y los embutidos son dos de los principales reclamos de las excelencias culinarias de Huesca. El cordero asado, con la Denominación de Origen Ternasco de Aragón, es uno de los platos más emblemáticos de toda la región. Igual sucede con el bacalao, ingrediente indispensable en la elaboración del ajoarriero de Huesca (a base de bacalao, aceite y ajo) y la coliflor con bacalao. 

Otra opción pasa por los huevos al salmorrejo (especie de huevos escalfados con carne y embutido). En cuanto a los postres típicos, cabe mencionar las castañas de mazapán y las colinetas. En la provincia se producen excelentes vinos con Denominación de Origen Somontano.

La Goyosa
San Lorenzo 4,
22002 Huesca España
+34 974 03 09 32

Tatau
Calle Azara, s/n ( plaza luis lopez allue),
 22002 Huesca España
+34 974 04 20 78

Las Torres
Calle Maria Auxiliadora 3,
 22003 Huesca España
+34 974 22 82 13

y algo mas económicos

El Juli tapas bar
Calle San Orencio 7,
 22001 Huesca España
+34 974 24 39 10

La Vicaria
San Orencio, 9, 
22001 Huesca España
+34 974 22 51 95

15. En los alrededores de Huesca



Cerca de la capital oscense, en dirección a Pamplona, encontrarás el Centro de Arte y Naturaleza (CDAN)

Obra del arquitecto Rafael Moneo, el CDAN está concebido como un espacio de investigación y creación que pretende ser un referente del arte contemporáneo. 

San Miguel de Foces, Ibieca

A unos 10 minutos de la ciudad, en el Planetario de Aragón encontrarás una ventana abierta al universo que te llevará a un viaje lleno de sorpresas. 

Colegiata de Bolea

Muy cerca de la ciudad, no te pierdas la Colegiata de Bolea y su magnífico retablo, el Monasterio de Casbas, fundado en el siglo XII, o la majestuosa iglesia de San Miguel de Foces, en Ibieca.

Monasterio Cisterciense de Casbas  S. XII

Y si quieres seguir disfrutando de templos con encanto, puedes hacer una ruta por las numerosas ermitas que existen en torno a Huesca, como las de San Jorge, Salas y Loreto.

Pero además de patrimonio, no muy lejos de la capital oscense podrás disfrutar de privilegiados miradores como el Salto de Roldán

Salto de Roldan, Huesca

Dos enormes torres conglomeradas conforman este paraje envuelto en leyenda que te sorprenderá por la inmejorable panorámica que ofrece de toda la Hoya de Huesca, con la sierra de Guara como telón de fondo.

16. Otras Rutas Cercanas