sábado, 15 de octubre de 2022

Escapada de Fin de Semana a la Cuna del Lechazo: Aranda de Duero, Burgos

Plaza Mayor de Aranda del Duero


Bodegas Subterráneas de Aranda de Duero

Puente de las Tenerías, Aranda de Duero

Iglesia de San Juan, Aranda de Duero

Fiestas de Aranda de Duero

Mapa de la D.O. Ribera del Duero



Aranda de Duero capital de la Ribera, une a su gran patrimonio monumental una afamada gastronomía basada en el lechazo asado y los excelentes vinos de la D.O. Ribera del Duero. 

Aranda se asienta sobre un subsuelo minado por antiguas e históricas bodegas. Un atento recorrido por su recinto urbano nos descubrirá algunos palacios y casonas que sobreviven al gran desarrollo experimentado por la villa.

Indice:


1. Como Llegar a Aranda de Duero

Puedes llegar a Aranda de Duero a través de la autovía del norte (A-1) y se encuentra a medio camino entre Burgos y Madrid. Aranda de Duero es la segunda localidad más grande de Burgos y la tercera de Castilla y León, con una población que supera los 30.000 habitantes.

Es la capital de la Ribera del Duero, una zona conocida por los buenos caldos que produce y comercializa desde la Edad Media. Esta circunstancia hace que sea uno de los mejores lugares para hacer enoturismo.

 



2. Algo de Historia

Orígenes

Los orígenes de Aranda de Duero son difíciles de establecer debido a la falta de documentación que acredite su existencia en épocas antiguas. Por su situación geográfica, ubicada en un altozano y surcada por tres ríos, es de suponer que ya en la época megalítica hubo algún tipo de población en el entorno. Esta idea está apoyada por los ocasionales hallazgos de sepulturas, círculos de piedra y mojones hallados en los campos de la ribera.​

Se supone que estas tierras habrían sido ocupadas por pueblos de origen indoeuropeo, a los que pertenecía la tribu celta de los pelendones, que invadieron la península ibérica entre los siglos viii y vii a. C.​

Posteriormente la migración de pueblos belgas a la península trajo una nueva tribu celta al entorno, la de los arévacos. Esta habría desplazado a los primeros hacia las montañas y se habría asentado en la región. El hallazgo de dos ejemplares de as, monedas con la inscripción "Aratsa-Cos" situarían una ceca en la villa, e identificarían Aranda de Duero con la ciudad arévaca de Aratza.​

Pese a la tendencia generalizada de considerar a Aranda de Duero dentro del área de influencia de los arévacos, esta también podría haber pertenecido al entorno de los vacceos, otra tribu emparentada con esta y con la que compartía fuertes lazos. Ambas tribus se opondrían juntas al poder romano.

Época romana

En el 218 a.C. desembarcan en Hispania legiones romanas bajo el mando de Cneo Escipión, comenzando así la conquista y romanización de la península ibérica.Tras derrotar a Cartago, causa primera de la intervención romana en Hispania, Roma comienza a expandirse hacia el interior del territorio, acercándose cada vez más a territorio arévaco​

La primera aparición romana en estas tierras puede datarse en el 135 a. C. cuando Publio Cornelio Escipión, en el contexto del enfrentamiento entre Roma y Numancia, marcha desde Cauca hasta Numancia, atraviesa el Duero e incendia los campos de los vacceos, para privar a los numantinos de trigo y víveres. Dos años después Numancia finalmente sucumbe ante Escipión el Menor.​

A mediados del I a. C. diversas ciudades arévacas y vacceas se sublevan contra Roma. Encabezan la rebelión Pallantia y Clunia, reducto esta de los arévacos tras la destrucción de Numancia. En el 56 a. C. Metelo Nepote repite la maniobra de Escipión y pone sitio a Clunia. 

No obstante los vacceos acuden en auxilio de sus aliados y el romano se ve obligado a levantar el sitio. Finalmente al año siguiente, Afranio, legado de Pompeyo, derrota a ambos pueblos y ocupa Clunia. Esta comienza entonces un proceso de intensa romanización que la llevará a convertirse en uno de los siete "Conventos Jurídicos" de la Provincia Tarraconensis.

Esta ocupación de Clunia es importante para sus alrededores pues la romanización debió extenderse a las ciudades y pueblos del entorno, finalizándose complemente este proceso en torno al siglo ii d. C. Roma, al igual que en todas sus provincias, construyó una serie de calzadas en Hispania (en estas tierras se tiene constancia de dos vías principales paralelas entre sí, una al norte y otra al sur del Duero) y cuyos principales trazados se recogen en el Itinerario de Antonino.

En este se establece una ruta que indica una distancias de XXVI millas, 39 km aproximadamente, para el trayecto que comprende las mansio de Rauda-Clunia. Ahora bien, el problema reside en la identificación de Rauda, habiendo dos opciones que la sitúan como Aranda​ o como Roa.​ 

La Aranda romana, denominada así Rauda, sería continuación del poblado celtíbero previo y tendría categoría de "vicus" o "pagus" (aldea), sirviendo como centro donde se recogía el grano recolectado en las "villae rusticae" que poblarían el entorno. Hay que situar entonces a Hispania como centro producto de cereales para alimentar al Imperio, siendo el denominado "Granero de Roma".​

En el año 284 d. C. los supervivientes de una segunda invasión de franco-alamanes saquean y destruyen Clunia,​ por lo que hemos de suponer que el resto de ciudades del entorno sufrió un trato similar. 

No obstante la ciudad se recupera y prosigue su actividad hasta la entrada en la península ibérica de los visigodos en el siglo v. En el año 476 d. C. es depuesto Romulo Augustulo, el último emperador romano de occidente. Con el desaparece el Imperio romano y acaba la ocupación romana en Hispania.

Época visigoda

Desde comienzos del siglo v los visigodos habían realizado acciones de diversa envergadura en la península, asentándose en esta tras su derrota a manos de los francos. Se establece el Reino Visigodo de Toledo que expande sus dominios también por la actual Castilla y León, particularmente Burgos, Palencia, Soria y Segovia.

La región queda entonces sometida al dominio visigodo, aunque la sociedad y la economía se asientan en el romanizado pueblo hispano que sigue trabajando sus tierras. Leovigildo conseguirá la unidad territorial del reino y Recadero la religiosa. 

Sin embargo los dos siglos de dominio godo de la península apenas dejan rastro en la zona. Solo algunos elementos en Sacramenia, Quintanilla de Onésimo y Pampliega. Así como ciertos nombres como Villafruela, Guímara, Torregalindo, Fuentelisendo y probablemente Milagros.

Este dominio visigodo se mantendría hasta la invasión musulmana de la península ibérica.

Edad Media

Siglo VIII-X Repoblación

La invasión musulmana del Reino Visigodo comienza en el año 711 y tras la derrota visigoda en Guadalete a manos de Táriq comienza un rápido avance hacia el norte de la península. Es probablemente Muza quien en el 714 durante una expedición de castigo contra Amaya pone estas tierras bajo la esfera del Valiato de Córdoba.

 Se impone un dominio musulmán más militar que político y las ciudades de esta región, tras rendirse al invasor, mantienen sus viejas leyes, permaneciendo la vieja organización romano-visigoda, e incluso la nobleza local y los obispos siguen desarrollando sus funciones sin injerencias por parte de los musulmanes. Apenas hay resistencia y los musulmanes se muestran bastante tolerantes en estos primeros años de la conquista conformándose con cobrar sus tributos.

En el 716 finaliza la conquista y no es hasta el 722 cuando tras la batalla de Covadonga se inicia la Reconquista, esto sin embargo no afecta por el momento a estas tierras. Los musulmanes se conforman con establecer una serie de fortalezas frente a Asturias y Cantabria, tales como Haro o Miranda de Ebro.

El foco de resistencia cristiana en el norte pugna constantemente para conseguir expandirse más allá de las montañas. En el 741, tras cinco años de hambruna en la zona musulmana, los bereberes se alzan en armas contra sus amos árabes. 

Esto es aprovechado por Alfonso I para, en una serie de rápidas campañas, apoderarse de importantes ciudades como Salamanca, Segovia, Sepúlveda y Osma. Es, no obstante, un espejismo y, una vez recompuesto el poder omeya, la Asturias de Alfonso I es incapaz de sostener tal expansión y se repliega de nuevo a las montañas. 

En este momento es cuando Alfonso I se lleva consigo a la mayoría de la población que reside en estas tierras dejando una gran despoblación en el denominado desde entonces Desierto del Duero. 

A partir del siglo ix el exceso de población de los reinos cristianos lleva a estos a una progresiva expansión hacia el Duero. Ahora comienza la repoblación de la primitiva Castilla. 

Desde finales del siglo viii hay una serie de castillos en la cuenca del alto Ebro que defienden a los primeros repobladores cristianos. 

En el año 860 Ordoño I lanza una ofensiva contra los musulmanes hacia el sur llegando incluso hasta el Jarama. 

Es la segunda vez que los cristianos atraviesan la región arandina desde la ocupación musulmana. Sin embargo, y al igual que con Alfonso I, las expectativas cristianas de establecer una frontera en el Duero se desvanecen ante el contraataque omeya. 

Tradicionalmente se ha defendido, y así es recogido en algunas fuentes,​ la repoblación de Aranda a manos de este rey en 861, así como su posterior pérdida.

 Y si bien las ambiciones cristianas, ante su rápida expansión, pudieron conllevar la idea de establecer nuevas ciudades, no pasó de ser un intento. Con una línea defensiva jalonada de castillos situada 80 km al norte, todo intento de llevar la frontera al Duero fue infructuoso y estas tierras siguieron siendo un páramo despoblado entre musulmanes y cristianos.

A finales del siglo ix Alfonso III da un nuevo impulso a la repoblación. Se asientan nuevos foramontanos entre el Ebro y el Arlanzón. En el año 884 Diego Rodríguez funda Burgos y Gonzalo Fernández la fortaleza de Lara. 

La expansión hacia el sur avanza lentamente y a mediados del siglo ix llega por fin a orillas del Arlanza. La actual Aranda dista aún 40 km de los dominios cristianos y sus tierras siguen despobladas, haciendo de colchón entre estos y el Emirato de Córdoba. 

Los cristianos comienzan a usarla como tierras de pasto y cultivo. Pero esto no es repoblación. No existe ninguna línea defensiva ni ciudad en la que guarnecerse y ante el menor envite musulmán sus habitantes se retiran a la línea del Arlanza.
 
A finales del siglo ix se establece una nueva línea defensiva en la cuenca del Esgueva, se fundan Castrillo de Donelo, Encinas de Esgueva, Tórtoles, Torresandino, Bahabón, Castillo de Mercadillo y Huerta de Rey.

El Llamado Desierto del Duero, S.X.

 Muy pocos años después, al filo del siglo x, se crea una nueva línea a vista del Duero, son fundadas Coruña del Conde, Gumiel de Hizán, Caleruega, Valdeande y Tubilla del Lago. 

La ansiada frontera cristiana está a simple vista de las nuevas poblaciones y se crean torres de avanzadilla en Peñaranda y el monte de la Calabaza.

Siglo X-XIV

Los condes castellanos alcanzan finalmente la frontera del río Duero. Es Gonzalo Fernández de Burgos quien en el 912 fortifica la nueva línea defensiva alzando las fortalezas de Haza y Roa. Es en esta primera mitad del siglo x cuando debió suceder la repoblación de Aranda. Sus tierras son fértiles y su posición geográfica privilegiada. 

Es no obstante una zona de difícil defensa y es por ello que se refuerza y amplia el castillo de Peñaranda "Penna de Aranda" con el fin de servir de refugio a la recién repoblada Aranda. 

Pese a ello la nueva frontera no trae paz ni tranquilidad a Castilla y las tierras arandinas son objeto de constante enfrentamiento entre moros y cristianos. 

Fachada de Santa Maria, Aranda de Duero

En la primera mitad del siglo x los reyes de León Ordoño II y Ramiro II son los encargados de hacer frente a la amenaza secundados por los condes castellanos. 

Los enfrentamiento se suceden. 

Ordoño II derrota a los musulmanes en San Esteban de Gormaz en el 917, estos la saquean junto a Clunia y Osma en el 920 y son derrotado en esta última en el 933 por el, a la postre famosos, conde de Castilla. 

Corre el año 931 cuando Fernán González, "el Conde de los buenos fechos", unifica Castilla, uniendo Burgos, Lara, Lantarón, Cerezo y Álava, la vincula a su figura y a sus descendientes y obtiene una posición de primacía dentro del Reino de León. 

En el 939 el rey de León obtiene una victoria en Simancas y aprovecha su posición para fortificar Peñafiel y Curiel. 

A su vez Fernán González atraviesa el Duero y ocupa Sacramenia y Sepúlveda, clavando así una flecha avanzada en tierra de moros y apuntando a una nueva línea defensiva en el Somosierra.

Los musulmanes contraatacan y es en esta época cuando obtenemos la primera mención expresa de Aranda ocurrida en el año 940 o 941.​

En medio de eſte tiempo vnas partidas de Moros baxaron a los Campos de Aranda. Entendido por Don Vela Conde de Álava, y Rodrigo Velazquez, juntaron la mas gente que pudieron, y ſaliendo a ellos, dexaron muertos a muchos, y los demás huyeron.

El conde Fernán González muere en el 970 y seis años después asciende al poder el más renombrado de los caudillos del Califato de Córdoba, Almanzor. Este pretende recomponer el poder árabe en la península y lanza numerosas razias contra los cristianos del norte. 

Aranda existía ya como población importante en la ribera y es en uno de estos ataques, en octubre del año 989, cuando esta datado el primer documento antiguo que hace mención a Aranda.

 Procedente del archivo del Monasterio de San Juan de la Peña referente a la confederación que hicieron el rey Bermudo II de León, Sancho Garcés II de Pamplona y el conde García Fernández de Castilla que dio por resultado la campaña del 990 contra Almanzor.

Abolnomadar Abecin, Capitan famoſo, baxando por el Duero, hizo notables deſtrozos en tierra de Aranda,y Campos, haſta que ſe incorporò con Almançor, que ſe avia pueſto cerca de la Ciudad de Leon, en las riberas del rio Ezla.

En el 995 Almazor derrota al Conde García que muere pocos días después. Le sucede su hijo Sancho García quien debe seguir haciendo frente a las aceifas del musulmán. La batalla de Cervera acaba con una derrota del castellano, aun a costa de severas pérdidas en el bando árabe. 

Almanzor continua sus ataques en tierras cristianas hasta su repentina muerte en 1002 en Medinaceli, enfermo tras la batalla de Catalañazor.

El nieto de Fernán González se muestra hábil tanto en la política como en el campo de batalla y tras obtener una señalada victoria en 1008, año en el que muere el hijo y sucesor de Almanzor Abd al-Málik al-Muzáffar, interviene en las luchas civiles de los musulmanes y recupera todas las plazas de la frontera del Duero.

Es sucedido en 1017 por García Sánchez que es asesinado en 1029, momento que aprovecha el rey navarro Sancho III, por derechos matrimoniales, para incorporar el condado de Castilla al reino de Pamplona y nombra a su hijo con Muniadona, hermana de García Sánchez, Fernando Sánchez como nuevo conde.

Al morir el rey de Navarra en 1035, Fernando I toma el título de Rey y desliga Castilla de Navarra convirtiéndola en reino. Pronto consigue el trono del reino de León, tras la batalla de Tamarón, adquiriendo este reino la primacía sobre los demás. 

Derrota a su hermano García Sánchez III de Navarra en el 1054 y devuelve a Castilla ciudades y territorios que el testamento de Sancho III había incorporado a Navarra. Finalizados los conflictos familiares de centra en la amenaza musulmana del sur, que de nuevo han atravesado tierras de Aranda hasta llegar a Lara donde son derrotados por Fernando. 

Este se lanza a la ofensiva contra sus vecinos del sur haciendo a muchos señores musulmanes tributarios y tomando parte de Extremadura castellana "como corre el río Duero desde Soria por Almazán, Osma, Aranda y Simancas por la una y otra ribera hasta donde se extendía entonces el Condado".

Le sucede al frente de Castilla en 1062 su primogénito Sancho II, cuyo alférez fue Rodrigo Díaz de Vivar, que unifica de nuevo todo el reino pero tras ser asesinado en Zamora su trono es ocupado por su hermano Alfonso VI. Este conquista Toledo, la antigua capital visigoda, en 1085, lo que lleva al Tajo, lejos de Aranda, la nueva frontera.

 Esto es relevante para Aranda pues si bien las tierras entre el Duero y el Somosierra estaban bajo la autoridad de Fernando I, al que sus señores moros pagaban tributo, solo las tierras al norte del Duero eran consideradas plenamente castellanas y seguras. Con la victoria lograda en Toledo se despeja completamente la amenaza musulmana en la zona, y al dejarla libre de elementos hostiles permite el completo desarrollo de las poblaciones situadas a ambas orillas del Duero. 

Aranda se rige en esta época por el Fuero de Extremadura y es una población realenga, es decir vasallos directos del rey al que pagan tributos. No estando bajo la autoridad de ningún otro cargo nobiliario o eclesiástico.

 Esto la destaca respecto del resto de pueblos del entorno y explica porque existe tan poca documentación a cerca de ella en la época, teniendo en cuenta que gran parte de la documentación existente trata de donaciones o privilegios que los reyes u nobles concedían a vasallos o monasterios y a pleitos que enfrentaban la posesión de ellos. 

La tranquilidad de Aranda, una vez alejada la amenaza musulmana al sur, se ve alterada cuando en los primeros años del siglo xi Alfonso I de Aragón devasta los territorios castellanos, hasta que el concilio celebrado en 1114 en Palencia pone fin a las injerencias aragonesas en Castilla. 

Si bien Urraca I recupera el poder en Castilla, el aragonés seguirá usando el título de rey de estas tierras hasta el ascenso de Alfonso VII al trono, en 1126, cuando consigue reinstaurar el orden en Castilla y se lanza de nuevo a la guerra contra los musulmanes.

Las conquistas de Fernando III a los moros nos dejan la mención del primer arandino ilustre, Romero de Aranda, que en 1227, a las órdenes de Lope Díaz II de Haro, se hallaba en el alcázar de Baeza junto a otros 500 caballeros, que fueron liberados cuando el rey de Castilla tomo la plaza. Junto a el se encontraban otros ribereños como Ordoño y Alonso de Santa Cruz y Rui Sánchez de Aguilera. De esta época data el documento más antiguo del archivo municipal de Aranda. 

Datado en 1232, hace mención de la cesión que hace el rey, confirmando una vez más que Aranda era realenga, de unas aceñas y yubadas en favor del monasterio de Gumiel de Hizán.

Las aceñas bajo cesión se localizan en la vieja fábrica de harinas de la carretera de Palencia, donde se han encontrado restos de capiteles y columnas pertenecientes a alguna pequeña capilla o claustro.

Durante el reinado de Fernandno III Aranda se convierte en una gran villa medieval, favorecida por su situación geográfica y fertilidad de las tierras. Le sucede en el trono Alfonso X el Sabio que tendrá que hacer frente a constantes intrigas por parte de los nobles.

En 1269 el infante Enrique, Lope Díaz III de Haro y la casa de Lara se conjuran contra el rey en Lerma aunque Aranda se mantiene fiel al monarca. En 1282 el hijo del rey Sancho, aconsejado por Lope Díaz III de Haro, se alza contra su padre. Si bien el enfrentamiento parece finalmente decantarse en favor de Alfonso X este muere en Sevilla en 1284 despejando el ascenso al trono de su hijo Sancho IV. 

El de Haro tiene grandes ambiciones y , dueño de la voluntad del rey, pretende apoderarse de ciudades y territorios que aumenten sus posesiones. Entre sus objetivos se encuentra el de conseguir ser nombrado señor de Aranda donde residen con frecuencia miembros de su familia. Es por esto que los regidores de Aranda solicitan al rey una confirmación de sus privilegios como villa real. 

Sin embargo antes de ello los desmanes cometidos por Lope hacen que en Alfaro en 1288 el rey se enfrente a él y tras una tensa discusión Lope muere al tratar de evitar ser apresado. Los regidores de Aranda insisten y finalmente el rey expide en Toledo a jueves primero de febrero de 1291 el que es el primer documento que acredita la condición de villa real de Aranda.

Edad Moderna

Plano de comienzos del siglo xvi

Durante la Guerra de las Comunidades de Castilla, Aranda de Duero se unió a la rebelión. El 11 de septiembre de 1520 la villa destituyó violentamente al corregidor y a los alcaldes de sus puestos, nombrando otros alcaldes ordinarios que pasaron a ejercer su oficio en nombre de la Comunidad.​ 

Éstos, además, compartieron su poder con los diputados nombrados por la población y otros cuatro regidores designados en sus cargos por el periodo de un año. Los ocho escribanos vitalicios fueron también reemplazados por doce individuos diferentes. 

En realidad, el concejo arandino pareció no mostrar entusiasmo ante el movimiento, sino mantener una postura sumamente ambigua ante el rey, minimizando lo ocurrido hasta entonces. No obstante, en marzo-abril de 1521 se negó a proporcionar los 200 soldados solicitados y su paga solicitada por el Condestable, pero al mismo tiempo sí puso a disposición de los comuneros 300 hombres de armas.
 

Tras la batalla de Villalar, este apoyo a los rebeldes le valió los reproches de Burgos, que pidió a los virreyes a comienzos de mayo de 1521 que la ciudad recibiese castigo por su actitud pasada. Entre las penas a las que fueron condenados los comuneros arandinos están la de destierro y la de confiscación de bienes. 

En el siglo xviii, durante la monarquía de los Borbones, Aranda de Duero se consolida como villa de realengo. 

3. Que ver en Aranda de Duero


Aranda se descubre a paseos por su calle Isilla, desembocando en la mítica Plaza del Trigo que así, vacía, parece menos grande que cuando cientos de festivaleros la abarrotan. ¿Ves esa casa de color ocre? 

Su estructura representa tan a la perfección la arquitectura tradicional de la zona que fue reproducida en el Poble Espanyol de Barcelona .

4. Puente de las Tenerías

Sobre el río Bañuelos encontramos el Puente de las Tenerías, de origen medieval, ofrece unas bonitas vistas.

Puente de las Tenerías de Aranda de Duero

Se trata de un puente románico de origen medieval que se encuentra situado sobre el río Bañuelos. Las tenerías eran los talleres donde se curtían y trabajaban las pieles. Se cree que en Aranda de Duero se encontraban en la zona en la que se encuentra este puente.

Ahora sólo se ve un ojo en el puente, pero en realidad tenía dos. Parece ser que el ojo que ahora está cegado servía para suministrar agua a las tenerías.

Desde aquí tienes una vista muy fotogénica de la iglesia de San Juan.

5. Iglesia de San Juan


Esta iglesia se encuentra junto al Puente de las Tenerías, encima de un pequeño promontorio.

Iglesia de San Juan, Aranda de Duero
Fue testigo de importantes sucesos de la villa, como el Concilio de Aranda, que se celebró aquí en 1473.

 
Desde hace unos años se realiza en este entorno una representación de dicho Concilio, con gran éxito de asistentes.

La Iglesia de San Juan fue construida durante el siglo XIV en estilo gótico, sobre un templo románico anterior.

Verás que tiene adosada una torre que parece más propia de un castillo. 

Fue la primera torre defensiva que se construyó en Aranda de Duero

El templo ya no se utiliza para el culto, en su lugar acoge el Museo Sacro. Una exposición permanente bajo el título “Los caminos de la Luz” muestra piezas de gran valor del patrimonio religioso de la diócesis de Aranda de Duero.



Enrique IV entregó el señorío de la villa de Aranda de Duero a su esposa en 1460. 

Durante el tiempo que residió aquí estuvo acompañada por su joven cuñada. 

Los arandinos fueron partidarios de la reina Isabel en su disputa por el trono castellano, lo cual les fue bien recompensado por la reina posteriormente.

Iglesia de San Juan, su torre fortificada formó parte de las defensas de la villa. En ella se celebró, en 1473, el Concilio de Aranda. 

Torre de la iglesia de San Juan en Aranda de Duero

De construcción gótica, anterior a la de Santa María, luce elegante portada de arcos apuntados sostenidos por delicados capiteles y una imagen del Bautista.

Dentro de la iglesia, en la capilla de las Calderonas, podemos admirar un bello retablo plateresco, con pinturas de autor desconocido, de principios del siglo XVI. 
Casa de las Bolas

Frente a la Iglesia de San Juan encontrarás este palacio de finales del siglo XV. Se dice que aquí vivió un tiempo la reina Juana de Avis, esposa de Enrique IV y cuñada de la futura reina Isabel.

Actualmente la Iglesia alberga en su interior el Museo de Arte Sacro.

Museo de Arte Sacro, Iglesia de San Juan

La exposición, titulada de forma genérica Los Caminos de la Luz, pretende guiar al visitante por la historia y el arte de esta villa.

Museo de Arte Sacro, Iglesias de San Juan, Aranda de Duero

En el Museo se exponen los bienes muebles de la iglesia, entre los que destacan el magnífico retablo de Las Calderonas (pintado en el siglo XVI) el retablo mayor (ejecutado en el siglo XVIII con relieves del siglo XVI) y el retablo de Santiago (obra del siglo XVIII).

Además este museo custodia otras piezas de extraordinario valor artístico. Destacan algunas importantes esculturas procedentes de la iglesia de la Santa María de comienzos del siglo XVII, de estilo romanista.

También hemos de mencionar los objetos textiles y de orfebrería religiosa, sobre todo de época barroca. Igualmente se exhiben algunas muestras del rico patrimonio documental religioso arandino.

La exposición cuenta también con dos audiovisuales que explican brevemente la historia del lugar y la importancia de este templo en la misma. También existe una sala de Exposiciones Temporales.

Actualmente la Casa de las Bolas alberga el Museo Félix Cañada. 

En este museo se muestra la colección pictórica que el ingeniero Félix Cañada fue adquiriendo a lo largo de su vida, y que donó al Ayuntamiento de Aranda de Duero. 

A través de estas obras puedes ver la evolución de la pintura europea desde el siglo XVII al XX.

6. Iglesia de Santa María la Real

En la Plaza del Trigo también conocida como Plaza del Pan es donde se vendía desde antiguo toda clase de cereales. Es una plaza pequeña e irregular adornada con una serie de soportales.

Iglesia de Santa María la Real de Aranda de Duero

Es la iglesia principal y la joya de la villa, un lugar imprescindible que ver en Aranda de Duero.

Por ello acogió en 2014 la XIX edición de Las Edades del Hombre. Lo cual es garantía de que es un monumento de gran importancia.

Se hizo coincidir con el V centenario de la finalización de su impresionante fachada de estilo gótico isabelino. Una joya construida por Simón de Colonia, uno de los constructores de la Catedral de Burgos, por mandato de los Reyes Católicos. Es tan extraordinaria que no podrás dejar de admirarla.

La Iglesia de Santa María la Real fue construida entre los siglos XV y XVI, en estilo gótico, sobre una iglesia románica anterior. Es tan grande y majestuosa que parece una Catedral.

En su interior no dejes de ver su espectacular escalera de subida al Coro, con decoración de estilos gótico y mudéjar.

7. La Plaza Mayor

Plaza Mayor de Aranda de Duero

La Plaza Mayor de Aranda de Duero ha sido fiel testigo de la historia de la Villa. Desde siempre ha sido el lugar de reunión de los arandinos.

Nació como espacio donde celebrar ferias y mercados, y con el tiempo aquí levantaron sus residencias importantes nobles castellanos.

Como muchas de las plazas castellanas, la de Aranda de Duero también tiene soportales y un quiosco de música en el centro.

En la Plaza Mayor puedes visitar el CIAVIN (Centro de Interpretación de la Arquitectura del Vino). Este centro expositivo se encuentra en el número 13 de la plaza y en él entenderás la relación de Aranda de Duero con el vino.

Es una visita muy recomendable e incluye todas las dependencias del CIAVIN y la visita a la bodega de “Las Ánimas”, que forma parte de la red de bodegas medievales de la villa. Al finalizar la visita te ofrecerán una degustación de vino de la Ribera del Duero.

Una de las cosas curiosas que ver en Aranda de Duero es la reproducción del plano de Aranda, que se encuentra en la Plaza Mayor. Fue el primer plano urbano que se realizó en España. Data de 1503 y se conserva en el Archivo General de Simancas.

8. Calle Isilla y la Plaza del Trigo

Calle Isilla de Aranda de Duero

En Aranda de Duero la calle Isilla es el epicentro de la ciudad, no has estado en Aranda si no has pasado por ella. 

Es una calle peatonal y comercial. 

En ella se encuentran también alguno de los muchos restaurantes donde degustar el lechazo.

Desde la calle Isilla llegarás a la Plaza del Trigo. 

Uno de los edificios más emblemáticos de esta plaza es una casa que fue elegida por un grupo de expertos en arquitectura tradicional, para ser reproducida en Barcelona con motivo de la Exposición Universal de 1929.

Este edificio era fiel reflejo de la forma de construir en esta zona y por eso fue elegido. 

Bodega de Requejo, Aranda del Duero

La réplica de Barcelona la puedes ver ahora en la Plaza Mayor del Museo del Pueblo Español, en la falda de la montaña de Montjuic.

En el subsuelo de esta plaza se encuentra una de las más importantes bodegas subterráneas. Se trata de la Bodega de Requejo o Bodega Tierra Aranda, que pertenece a la Peña Tierra Aranda y la utiliza para sus reuniones.

9. Palacio de los Berdugo y Rollo Jurisdiccional


Ubicados en la Plaza del Rollo encontramos el Palacio de los Berdugo, elegante mansión señorial mandada construir en el siglo XV por Martín Durango y el Rollo Jurisdiccional, originalmente situado en la Plaza Mayor como indica un plano de Aranda de Duero de 1503. 

Palacio de los Berdugo en Aranda de Duero

El rollo, de finales del gótico, representa los poderes jurisdiccionales de la villa, utilizado también como picota para aplicar castigos.

Ambos elementos puedes verlos en la Plaza del Rollo. 

El Rollo Jurisdiccional representa los poderes jurisdiccionales de la villa, y se utilizó también como picota para aplicar justicia. Se trasladó aquí desde la Plaza Mayor, que fue su lugar de origen.

Además del Rollo, en esta plaza puedes ver el Palacio de los Berdugo.

 Es todo un ejemplo de cómo era la arquitectura civil de Castilla durante el Renacimiento. 

Palacio de los Berdugo en Aranda de Duero

Su fachada construida en piedra de sillería tiene un arco de entrada y los escudos de la familia. 

En su interior conserva un patio con columnas y un pozo en el centro. 

También tiene una capilla, una biblioteca y otras dependencias singulares.



10. Bodegas Subterráneas


Bodegas Subterráneas , Aranda de Duero


Y, si bien Aranda gusta en superficie, también lo hace bajo tierra. La ciudad cuenta con siete kilómetros de bodegas subterráneas que antiguamente se comunicaban entre sí para trasladar el vino. Su construcción, bajo las casas para elaborar y conservar el vino, se sitúa entre los siglos XII y XVII.

Su profundidad media oscila entre 9 y 12 metros y mantiene una temperatura comprendida entre 11ºC y 13ºC que proporcionan un nivel de humedad constante durante todo el año.

Plano de las Bodegas Subterráneas en Aranda de Duero

 Actualmente existen unas 135 bodegas.

Durante todo el año mantienen un nivel de humedad constante y una temperatura de entre 11ºC y 13ºC.

El 23 de julio de 2015 fueron nombradas Bien de Interés Cultural. 

Visitar al menos una bodega es una de las cosas imprescindibles que ver en Aranda de Duero.

Hay varias bodegas que puedes visitar.  Muchos de los asadores de la villa poseen su propia bodega y, en algunos casos, os la mostrarán.

11. Otros Lugares Interesantes

Colegio e Iglesia de la Vera Cruz

El Colegio de la Vera Cruz fue un novedoso centro educativo que se fundó en el siglo XVI en Aranda de Duero, por iniciativa de Pedro de Acuña y Avellaneda, que fue un ilustre eclesiástico arandino.

Colegio e Iglesia de la Vera Cruz, Aranda de Duero

En su juventud había estudiado en el Colegio de San Bartolomé de Salamanca y quería reproducir en su villa natal un modelo parecido. Su intención era que se impartiese Gramática, Teología y Filosofía.

Su muerte temprana hizo que el proyecto no se desarrollase en su totalidad. Sólo se pudo construir la capilla. Y a la muerte de su impulsor tuvieron que adaptar la idea inicial a otra más modesta por falta de fondos.

Estuvo dos siglos en funcionamiento y tras la desamortización desapareció. Desde principios del siglo XX lo que quedó de esta institución educativa lo gestionan las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul.

Lo que puedes ver ahora fue la capilla del colegio. En la actualidad es la Parroquia de San Juan de la Vera Cruz, que tomó este nombre tras pasar aquí el culto de la iglesia de San Juan.

Humilladero

El Humilladero o crucero del Paseo de la Virgen se encuentra a la salida de Aranda de Duero. 

El Humilladero se encuentra a la salida de la villa. Fue levantado en el siglo XVI y en él destaca su artesonado y las imágenes góticas de la Virgen y el Cristo.

Data del siglo XVI, y representa el misterio de la Crucifixión. Un elemento notable de este humilladero y, que no es frecuente, es su precioso alfarje mudéjar.

Se trata de una especie de tejado de madera con una preciosa decoración, que está sustentado por cuatro columnas.

El Ayuntamiento

El edificio del Ayuntamiento de Aranda de Duero tiene una singularidad. Su torre sirve de arco para dar paso a la entrada principal a la villa, después de pasar el puente sobre el río Duero.

Torre y Ayuntamiento de Aranda de Duero

El edificio ha sufrido diferentes transformaciones a lo largo de su historia, pero aún hoy en día puedes acceder a la villa por el arco de la torre.

El Ayuntamiento de Aranda de Duero y su torre aparecen en la novela de Pío Baroja “Con la pluma y con el sable”.

Santuario de la Virgen de las Viñas

Desde el humilladero hay un paseo ajardinado que termina en la ermita de la Virgen de las Viñas. En estos jardines verás que hay varios restos arquitectónicos de Aranda que fueron trasladados hasta aquí para su disfrute.

La ermita se encuentra en un paraje conocido como monte Costaján. 

Según la leyenda en el siglo XII unos cristianos, que huían de los sarracenos, escondieron en este lugar una imagen de la Virgen para protegerla. 

Años después la Virgen se apareció a un labrador para indicarle dónde se encontraba la imagen. Como en la villa no le creían, la Virgen le dio un racimo de uvas en una época en que todavía no habían madurado. 

Tras encontrar la imagen, se levantó la ermita en el mismo lugar. Desde entonces esta Virgen es la patrona de Aranda de Duero.

En el siglo XIV se construyó un nuevo edificio por orden de Juan I de Castilla. A lo largo de la historia la imagen ha sufrido diversos traslados para su protección en épocas de guerra.

Fue tal la devoción a esta Virgen que el santuario ha sido visitado por varios reyes, e incluso se le atribuye la curación de una enfermedad que sufrió Felipe IV cuando era niño y se encontraba en Aranda.

El Santuario de la Virgen de las Viñas fue construido en el siglo XVII. En él se encuentra la Patrona de Aranda de Duero, una bella imagen de la Virgen con el Niño, del siglo XV.

12. Gastronomía, Tapas y Vinos en Aranda de Duero

Lechazo asado en un horno de leña 

La gastronomía es uno de los puntos fuertes de la localidad. Existen cuatro afamados pilares en su gastronomía:

El vino tinto de D.O. Ribera del Duero, de fama mundial.

El lechazo asado en horno de leña (lechazo de Castilla y León) y las chuletillas de cordero.

La morcilla de Aranda, la variedad local de la morcilla de Burgos, futura Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.).

Y la torta de Aranda, un pan tradicional de la ciudad. Actualmente está reconocida como una "Marca de Garantía",aunque pudo ser una Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.).​

El vino es pieza fundamental en la gastronomía local, ya que sus caldos pertenecen a la D.O. Ribera del Duero, (de cuya zona y comarca es capital). También destacan los aguardientes, los licores y el pacharán. En cuanto a postres destacan los empiñonados y las yemas.

El cordero asado es el buque insignia de la gastronomía arandina, tanto es así, que en la ciudad nos encontramos ante un sector hostelero muy numeroso dedicado especialmente a este plato, cuyos restaurantes se dan citan en las "Jornadas del Lechazo", dedicadas a promocionar este producto. Aranda de Duero es además, sede de la Indicación Geográfica Protegida “Lechazo de Castilla y León”.

La morcilla de Aranda, la variedad local de la morcilla de Burgos, tradicionalmente utiliza como especias el comino, pimienta negra y un punto de canela. Además se realizan dos cocciones, una antes de embutirla y otra después, dando como resultado una apreciada variedad que "repite" menos.​

El 15 de septiembre de 2006, Aranda de Duero arrebató a la ciudad de San Francisco el récord mundial de cata de vino, al reunir a 5095 personas catando vinos de la zona.

De Tapas y vinos en Aranda de Duero


De vinos en Aranda de Duero

         

El Lagar de Isilla

Su pincho de hamburguesa de lechazo es un clásico, que ganó hace un años el certamen de Pinchos y Banderillas y sigue entre su carta. Luego en La Vid tienen un hotel-restaurante. Creo que no me equivoco si digo que tienen la mejor oferta de pinchos de todo Aranda. Plaza del Arco Isilla, 18.

Mesón Los Arcos

Si no se acuerda, solo tiene que preguntar, porque todo el mundo lo conoce. Su menú del día por 8 euros es un clásico. Especialidad en Tigres . Además está cerca del pabellón donde juega el equipo de balonmano y hay muy buen ambiente los días de partido. Calle Pizarro, 22.

Bar San Francisco

Aquí lo tienen claro… La banderilla es su especialidad. Para muchos, hay una excesiva variedad de oferta, pero la relación calidad precio merece la pena. Si no te gustan las aceitunas, ni te acerques. Calle San Francisco, 31.

Bar Somatén

Es un bar más moderno comparado con las tabernas tradicionales que son mayoría en Aranda. Está en la plaza mayor y está bastante bien para ir a tomar vino y pincho. Esta temporada su “Japo, Take away”, promete dar muchas alegría en la Ruta-Picho de la zona. La tapa fría se llama La Lata. Plaza Mayor, 16.

Mesón El Coto

Aunque ha perdido parte de su esencia taurina, este pequeño lugar mantiene su alma de santuario de pueblo. Sus bravas son un capricho delicioso por el que merece la pena intentar aparcar en la zona. Plaza de la Constitución 4.

Bar Norte

Este local tiene buena fama por la amplia variedad y por los almuerzos. Presumen de freír mejor que ningún otro sitio en Aranda… por algo es una freiduría. Avenida El Ferial. 

La Perla

Un clásico de los clásicos, con más de 100 años de historia. Durante años fueron muy famosas sus gambas a la gabardina. Ahora su morcilla de Aranda y su picadillo de Pimiento son las estrellas de una barra muy conservadora. Plaza Arco Isilla 13.

Bar Caracoles

Perfecto al lado de la iglesia de Santa Maria. Los modernos dirían que es un espacio polivalente, pero realmente es un auténtico bar de pueblo. Por la mañana son muchos los que van a comer un pincho de bacalao o morcilla, con una copa de Verdejo, o un tinto de la Ribera, por la tarde a echar la partida de cartas donde el que pierde paga y por la noche es bar de copas. Calle Boticas, 1.

13. Ferias y Fiestas

Son muchas las fiestas y ferias que se celebran en Aranda de Duero a lo largo del año, siendo la principal la que se celebra en honor a la VIrgen de las Viñas.

Fiestas patronales

En honor de la Virgen de las Viñas, las fiestas patronales, con 9 días de duración, se suceden alrededor de la segunda semana de septiembre, iniciándose con el llamado cañonazo. 

El día de la Virgen de las Viñas es el domingo siguiente al 8 de septiembre (Natividad de la Virgen).

Existe la tradición, recuperada en 2004, de que una serie de jóvenes de Aranda, conocidos como ramaleros, hacen la función de arrastrar las reses muertas dentro de la plaza. 

Previamente han salido desde la Plaza Mayor con sus trallas (una especie de látigos que hacen gran ruido), chiscando las mismas. Las mantillas que cubren las mulillas tienen el escudo de Aranda y la imagen de la Virgen de las Viñas. 

Otra tradición muy asentada en los toros de Aranda es "correr las llaves", el alguacilillo va a caballo y cuando ya ha entregado las llaves de los corrales al responsable de los mismos comienza una carrera a gran velocidad alrededor del ruedo, aproximándose lo más posible a las tablas. El puesto de torilero pasa de generación en generación en la familia arandina conocida popularmente como los "Siete cubas".

La peña del Chilindrón instituyó el premio "Caballo Valeria" en honor al que comenzó esta costumbre. 

Otro premio taurino que gozó de mucha popularidad durante muchos años fue la "Oreja de oro" que otorgaba el restaurante Nuevo Coto. En la actualidad, sigue vigente el premio al mejor par de banderillas que otorga la peña taurina "El Alboroto".

La Feria Taurina en honor a la Virgen está muy enraizada en el municipio arandino.

Semana Santa

La Semana Santa de Aranda de Duero se caracteriza por el espíritu típico castellano, de silencio sólo alterado por los clásicos tambores y trompetas. Reconocida como fiesta de interés turístico regional.

El acto estrella es la denominada Bajada del Ángel, en la cual un niño de corta edad vestido de ángel y suspendido de un cable quita el manto negro de luto a la Virgen, para que pueda ver con sus propios ojos a su hijo resucitado. 

Tiene la misma significación que las celebradas en Peñafiel (Valladolid), Alfarrasí (Valencia) y Tudela (Navarra). Esta ceremonia está declarada, junto con el resto de la Semana Santa arandina, de interés turístico regional.

Otras fiestas

En la cercana pedanía de La Aguilera, el día 13 de mayo se celebra una romería popular en las inmediaciones del santuario de San Pedro Regalado, patrón de esa localidad y de Valladolid.

  

Y en los alrededores de Aranda

 encontramos 

 Sinovas

localidad situada a escasos 4 kilómetros de Aranda de Duero, encontramos una de las joyas de la Ribera, la Iglesia de San Nicolás de Bari

 Iglesia de San Nicolás de Bari, Sinovas

Tiene portada románica y en su interior destacan la escalera del coro, el retablo mayor, renacentista del siglo XVI y un extraordinario artesonado mudéjar policromado del siglo XV, ilustrado con un amplio repertorio de figuras sagradas.

14. y para Comer en Aranda del Duero


La Pícara Gastroteca
Plaza Santa Maria 2, 
09400 Aranda de Duero España
+34 947 72 28 05

El Lagar De Isilla
C/ Isilla, 18, 
09400 Aranda de Duero España
+34 947 51 06 83

Aitana
Calle San Gregorio, 17 Bajo, 
09400 Aranda de Duero España
+34 947 51 44 45

Meson El Pastor
Plaza Virgencilla 11, 
09400 Aranda de Duero España
+34 947 50 04 28

y algo mas económicos:

Restaurante Sancho
Calle Ricaposada 7
09400 Aranda de Duero, Burgos, 09400 Aranda de Duero España
+34 947 50 05 76

La tortillería de eva
Calle bario nuevo 37, 
09400 Aranda de Duero España
+34 637 81 03 01

La Cascara
Calle Prado Marina 15, 
09400 Aranda de Duero España
+34 633 28 73 61

15. Otras Rutas Cercanas








No hay comentarios:

Publicar un comentario