lunes, 17 de octubre de 2022

En Ruta por la Reserva Natural de las Riberas de Castronuño, Valladolid


Reserva Natural de las Riberas de Castronuño

Reserva Natural de las Riberas de Castronuño

Iglesia de Santa María del Castillo, Castronuño, S.XII

Reserva Natural de las Riberas de Castronuño

Castillo de la Mota, Medina del Campo

Vega de Toro, Zamora

Resultado de imagen de mapa toro turismo"
Calle Principal, Toro

Real Monasterio de Santa Clara, Tordesillas

.La Ribera de Castronuño es sobre todo, una zona migratoria y de nidificación para las aves acuáticas. El Duero está rodeado de bosques de ribera y constituye un ecosistema palustre muy interesante. Es una zona de grandes praderas y ausencia de grandes elevaciones

Indice


1. Donde están las Riberas de Castronuño

La Reserva Natural de las Riberas de Castronuño-Vega del Duero es una reserva natural situada en la parte occidental de la provincia de Valladolid, comunidad autónoma de Castilla y León, España. 

Se trata del único espacio natural protegido de esta provincia. 


Abarca las localidades de Castronuño, Pollos, Torrecilla de la Abadesa y Tordesillas. También se la conoce como la Gran Florida del Duero.​


Está situado en una zona de páramos y vegas sedimentadas

Si llegamos desde el Sur a Las Riberas de Castronuño, es casi obligado pasar por la Villa de Medina del Campo, y si queremos hacer un alto en el camino esto es lo mas interesante 

 2. Medina del Campo

Plaza de la Hispanidad, Medina del Campo

La ciudad de Sarabris fue fundada por el Rey Brigo, cuarto rey de España, y comenzó a reinar a los 399 años después del diluvio, según cuenta de Beroso, y a los 1906 antes de la venida de Jesucristo, como cuenta Ibáñez en el catálogo de reyes de España.

Esta ciudad de Sarabris, quieren decir algunos autores, haber sido la ciudad de Zamora, otros la de Toro (Zamora), y por cronografía de Tolomeo (libro 2º, capítulo V, tabla segunda) se prueba ser Medina del Campo, por los nombres de pueblos y ríos que están en su comarca, como es el Río Eban, el Río Doria (Duero), y la villa de Otoduro (Tordesillas), y que dice está a cuatro leguas de Sarabris.

Prehistoria Paleolítico

No existen en la zona materiales que puedan clasificarse como paleolíticos. Las causas de la falta de hallazgos deben basarse en la conjunción de una serie de factores adversos, tales como: la inexistencia de terrazas fluviales altas, la falta de materias primas idóneas para la fabricación de útiles, ya que no existe en la zona sílex, y la cuarcita es de difícil talla, una climatología adversa y la escasez de caza y pesca, actividades económicas básicas y exclusivas del hombre del Paleolítico.

Época romana

Tras la derrota contra los romanos en las escaramuzas que precedieron al sitio de Numancia, los romanos mantuvieron su dominio sobre Sarabris, si bien estos no quebrantaron sus fueros, los cuales aguantaron hasta la conquista visigoda.

En un pequeño altozano conocido como Las Peñas, a poco más de un kilómetro al oeste de Medina, encontramos los primeros restos romanos de los que tenemos noticia. Se trata de unos fragmentos de cerámica romana (Terra Sigillata Hispánica), de barniz anaranjado. 

Detrás del actual convento de Santa Clara hay una pequeña elevación conocida con el nombre de El Castellón (a 739 m) que está trabajado todo alrededor, con paredes de talud; en la parte nornoroeste ha desaparecido el foso por los trabajos agrícolas. 

En la zona del Castillo de la Mota se pueden apreciar grandes murallas con torres rectangulares salientes en la zona oriental.

Asimismo, en toda el área que encierran estas murallas se recoge cerámica medieval. A unos 5 km de Medina en dirección oeste (junto a las vías del tren) está el pago llamado La Sanjuana, cercano a su vez al prado de La Golosa. Se trata de una pequeña elevación en la que se encuentra un despoblado, que, por las características de sus restos cerámicos, podemos calificar de alto-medieval. 

Edad Media


Restos de la muralla de Medina del Campo (1861)

En lo relativo a la dominación visigoda, tres hechos darían fe de una lucha sostenida por Leovigildo para dominar esta población: uno, el llamarse Del Real una de las Puertas de la antigua muralla, denominada así por situarse frente al campo donde se asentaron los conquistadores visigodos. 

Otro, el haberse llamado ese mismo sitio, actual barrio de Santo Tomás y circundantes, Campigotorum, que según atestigua Ossorio: «después que se poblaron estos campos, como agora están, les duró mucho tiempo este nombre, como pareció por papeles y ventas de iglesias». 

Y el tercero, por la continua tradición que señala a la villa como patria de San Hermenegildo, hijo del propio Leovigildo, conforme al testimonio del propio Ossorio y de otros historiadores, como Montalvo y Godínez; y corroborado por el hecho de que esta figura ha recibido algún género de culto por parte de los medinenses. 

De hecho, en el pórtico de la Colegiata de San Antolín, flanqueando la entrada desde el segundo cuerpo de dicho pórtico, están las estatuas de San Fernando (izquierda) y San Hermenegildo (derecha) desde el punto de vista del observador. También aparece en el primer cuerpo del retablo del altar mayor de dicha colegiata.

Leonor de Alburquerque —reina de Aragón, esposa de Fernando de Antequera, madre de los Infantes de Aragón, abuela de Fernando el Católico— fue señora de Medina.

Torre del homenaje del Castillo de la Mota.

Durante los siglos xiv y xv tuvieron lugar las guerras civiles castellanas. De 1366 a 1369, la Primera Guerra Civil Castellana entre Pedro I de Castilla y su medio hermano Enrique.

 De 1465 a 1468, la guerra entre Enrique IV y su medio hermano Alfonso. De 1475 a 1479, la Guerra de Sucesión Castellana entre Juana la Beltraneja y su tía Isabel.

En 1491 los Reyes Católicos dispusieron que fuera considerada como Feria General del Reino. Las transacciones comerciales convivían con las financieras, ya que ambas se complementaban. En el siglo xvi, Medina del Campo se había convertido en una de las principales plazas financieras de Europa.
Edad Moderna

Medina del Campo fue uno de los centros europeos más importantes del comercio de la lana durante las Edades Media y Moderna. Como centro exportador, la ciudad tenía mucha relación con el centro manufacturero de Amberes.

Litografía de Francisco Parcerisa de la ciudad (1861)

El 21 de agosto de 1520, en el contexto de la Guerra de las Comunidades, la ciudad se negó a entregar la artillería presente en la ciudad a las tropas imperiales de Carlos V a sabiendas de que, si se las entregaban, estas serían utilizadas contra Segovia. 

La respuesta realista consistió en provocar el incendio de varias partes de la localidad, hecho conocido como la quema de Medina, lo que produjo la destrucción de buena parte de la villa y el estallido definitivo del hasta entonces incipiente movimiento comunero en toda la Corona de Castilla.

Edad Contemporánea

Mapa de la villa de Francisco Coello (1852)

La Corporación municipal de Medina del Campo a principios de 1930 estaba compuesta por un total de 18 concejales, nombrados por el gobernador provincial, siendo alcalde Ángel Alonso Martín. 

Como hecho singular cabe destacar que entre los concejales designados se hallaba una mujer —Eloísa Yáñez Antón— nombrada en 1928, quien fue la única mujer concejal en este período y en el posterior republicano.

El 16 de marzo, se fija, en un pleno extraordinario, el número de concejales electos para las próximas elecciones municipales en 18 (9 por el distrito del ayuntamiento y 9 por el distrito del teatro), sobre un censo de 11 803 habitantes. 

En las elecciones municipales celebradas el domingo 12 de abril gana en Medina del Campo la conjunción republicano-socialista con 12 concejales, por 6 de los monárquicos.

En la primavera de 1931 llegó la Segunda República a Medina del Campo. 

El 14 de abril de 1931, siendo las siete de la tarde, se presentaron en la casa consistorial los elementos de las Juntas Directivas de los partidos republicano y socialista de esta población a cuyo frente venían los respectivos presidentes: Pedro Lambás y Emilio Puebla, con las banderas de sus centros y seguidos de numerosa manifestación de personas. 

El 16 de abril, se constituyó el nuevo ayuntamiento republicano, bajo la presidencia accidental de Pedro Lambás Reguero y Emilio Puebla Brave, tomando posesión los nuevos concejales elegidos, a continuación se votó al alcalde, saliendo elegido por unanimidad Guillermo Represa Marazuela. 

El 19 de junio, el Pleno por unanimidad se pronunció contra un libelo y unas declaraciones hechas en el Congreso de los Diputados, el 16 de junio anterior, pronunciadas por José Calvo Sotelo contra Medina y su Regimiento. Calvo Sotelo exponía que:

En Medina del Campo estalla una huelga general; ignoro por qué causa, y para que los soldados del regimiento de Artillería allí de guarnición puedan salir a la compra, consiente, no sé qué jefe —si conociera su nombre lo diría aquí, y no para aplaudirle—, que vayan acompañados, en protección, por guardias rojos (Rumores. Un señor Diputado: No es verdad. Lo sé positivamente. Siguen los rumores.) Es verdad. (Protestas.). La protesta general de todos los concejales es unánime

Extracto del Diario de Sesiones de las Cortes Españolas del 16 de junio de 1936.

Calle con soportales con vigas de madera a mediados siglo xx.

El día 17 de julio es la última reunión del Pleno Ordinario del Ayuntamiento Republicano. 

El 18 de julio de 1936 se sublevó el ejército de Marruecos, España quedaría dividida en dos bloques antagónicos, la Guerra Civil había comenzado. 

El 20 de julio se hizo cargo del Ayuntamiento como alcalde accidental César De Araoz Alonso, por su ideología apolítica, según rezan las fuentes documentales del archivo municipal de Medina del Campo y del Archivo Nacional de Simancas. 

De hecho siguió como alcalde en funciones desde julio de 1936 al 10 de julio de 1937, aunque el 6 de agosto de 1936, se constituyó un nuevo Ayuntamiento bajo la presidencia de Joaquín Carballo Álvarez, comandante del 4º Regimiento de Artillería pesada de Medina del Campo, César de Araoz, siguió a la cabeza del Ayuntamiento.

Durante la Guerra Civil Medina del Campo fue zona de retaguardia y el Hospital Simón Ruiz fue utilizado para sanar a los heridos que combatían en el frente. 

Entre los soldados caídos cabe destacar en el Registro Civil de Medina del Campo un total de 73 actas de defunción de regulares pertenecientes a la Guardia Mora.


3. Que ver y hacer en Medina del Campo


Conocida como la 'Villa de las Ferias y del Testamento', el nombre de 'Medina' lo hereda de los árabes.

Lo más destacado de la villa es el castillo de la Mota, del siglo XV, cuya silueta se recorta sobre el cielo de Medina del Campo. Además de la torre del Homenaje, destacan el patio de armas, la capilla y el tocador de la reina.

La localidad, que ha sido declarada Conjunto Histórico-Artístico, cuenta con un magnífico compendio de monumentos y bellos rincones. 

Nuestro recorrido comienza en el Castillo de La Mota, llamado así por su situación sobre una pequeña colina o mota. 

Castillo de La Mota, Medina del Campo

Adquirió su máximo esplendor con la llegada de los Reyes Católicos y siglos más tarde se convirtió en prisión del Estado. 

Desde el castillo, bajando la ligera cuesta, y tomando la carretera de Olmedo, se llega hasta el Monasterio de Santa Clara, donde viven las monjas clarisas. 

En su interior, se puede apreciar un precioso lienzo de Nuestra Señora de la Antigua y un Cristo gótico en el altar mayor.

Iglesia parroquial de Santo Tomás, Medina del Campo

Nos dirigirimos hacia el núcleo urbano, y una vez cruzado el túnel, giraremos a la derecha, para llegar hasta la Iglesia parroquial de Santo Tomás, del siglo XVI y en la cual se conserva un panteón de personajes americanistas medinenses.

Volvemos sobre nuestros pasos, hasta el cruce que nos traía del castillo. 

Allí yergue la estampa de la soberbia Iglesia de San Miguel, construida en los siglos XV y XVI, en un estilo claramente renacentista, y en el que sobresale aparte de su torre y el ábside, el retablo mayor.

Iglesia de San Miguel, Medina del Campo

Cruzando el Río Zapardiel y girando a la izquierda nos encontramos con las Reales Carnicerías, un elegante edificio renacentista del siglo XVI, declarado Monumento Histórico-Artístico y que funciona como Mercado de Abastos.

Frente a ellas, se abre una elegante calle , con comercios y tiendas que nos conduce a la Plaza Mayor de la Hispanidad, considerada una de las mayores de España con una hectárea y media de extensión y lugar de celebración de las ferias en los siglos XV y XVI.

Plaza Mayor de la Hispanidad, Medina del Campo

En una esquina de la porticada plaza Mayor se halla la casa donde murió, en 1504, la reina Isabel la Católica. 

Su estatua preside este histórico enclave. 

En la Plaza Mayor, se ubican edificios de un gran interés, el primer edificio que nos encontraremos, la Casa del Peso, actual sede de la Oficina de Turismo, es un edificio del siglo XVII de tradicional arquitectura castellana.

Iglesia Colegiata de San Antolín, Medina del Campo

Justo enfrente, nuestra vista se sorprenderá ante la increíble figura de la Iglesia Colegiata de San Antolín

Edificada en el siglo XVI en estilo gótico, está declarado Monumento Histórico-Artístico

Tiene tres naves cubiertas por bóveda de crucería que cobijan un maravilloso retablo plateresco y una sillería de nogal.

Además, en una de sus capillas se encuentra la Piedad de Juan de Juni, y en la Capilla de las Angustias de estilo barroco-churrigueresco interesantes retablos. En el exterior sobresale la portada del siglo XVIII, la torre y el popular Balcón del Pópulo.

A su lado se sitúa el Ayuntamiento, un edificio con fachada barroca construido en el siglo XVII que forma un conjunto armónico con la Casa de los Arcos del siglo XVII , donde destaca una amplia balconada. 

A continuación, el Palacio Real Testamentario, lugar de residencia real de los reyes de Castilla desde el siglo XIV al XVI, y donde vivió, testó y murió la insigne reina Isabel la Católica.

Palacio Real Testamentario, Medina del Campo

Salimos por la calle que linda con el Palacio Real, para llegar hasta el Palacio del Almirante, y admirar su majestuosa fachada. 

Ante nosotros tenemos el Convento de los Padres Carmelitas, que alberga la Iglesia de la Inmaculada Concepción, del siglo XVII en estilo barroco con clara influencia herreriana.

Iglesia de San Martín y estatua de Juan Bravo, Medina del Campo

Siguiendo la calle, llegamos hasta el Palacio del Marquesado de Falces, hoy Casa de Cultura. 

Al lado se halla la antigua Iglesia de San Martín, del siglo XVI, con una estupenda armadura mudéjar, albergando desde abril del año 2.000 el Museo de las Ferias.

En él se exponen diferente piezas artísticas, históricas y documentales relacionadas con los mercados feriales.

El horario de visita es de martes a sábado de 10:00 a 13:30 y de 16:00 a 19:00 horas, domingos y festivos de 11:00 a 14:00 horas y los lunes cerrado.

Volvemos hacia atrás todo recto hasta llegar a la Plaza del Pan, en la cual giraremos a la izquierda hasta llegar al impresionante Palacio de los DueñasMonumento Histórico-Artístico de estilo renacentista-plateresco del siglo XVI hoy utilizado como instituto. 

Palacio de los Dueñas, Medina del Campo

De planta cuadrada, en él destaca el sorprendente patio claustro en el que se pueden ver diferentes medallones de los Reyes de Castilla.

Al lado se ubica el Convento de San José de las Madres Carmelitas de clausura, segunda fundación de Santa Teresa de Jesús. 

Enfrente otro Convento, el de Santa María Magdalena, de las Madres Agustinas, también de clausura. 

Es del siglo XVI y en él destaca un retablo de Esteban Jordán y varios frescos en la cabecera.

Iglesia de Santiago el Real, Medina del Campo

Seguimos hacia adelante, y en el siguiente cruce de calles, llegamos hasta la Iglesia de Santiago, declarada Monumento Histórico-Artístico

Es un edificio de estilo gótico con motivos renacentistas, construido en el siglo XVI. En el interior, junto a la sacristía, se conserva una capilla que guarda una colección de tallas-relicario del siglo XVII.

Por la carretera que conduce a Nava del Rey, se llega al Convento de Santa María la Real, de las Madres Dominicas, levantado entre los siglos XIV y XVI, con una iglesia de estilo gótico-renacentista y un espectacular artesonado mudéjar.

Por el Camino de Fuentecillas, se llega hasta la Casa Blanca, declarada Monumento Histórico-Artístico. 

Casa Blanca, Medina del Campo

Edificio del siglo XVI, de estilo renacentista, y en otro tiempo finca de recreo de los Dueñas.

En la Avenida de Portugal, la que conduce a la Plaza de Toros, se halla el Hospital de Simón Ruiz, también Monumento Histórico-Artístico

De estilo herreriano, se edificó entre los siglos XVI y XVII destacando la iglesia de una sola nave con planta de cruz latina, cuyo crucero se cierra con una reja extraordinaria. 

Hospital de Simón Ruiz, Medina del Campo

Además, en la sacristía se guardan más de cien botes de la antigua farmacia del hospital.

En el cruce de las carreteras a Peñaranda y a Madrid, se encuentra el Cuartel Marqués de la Ensenada, del siglo XVIII construido bajo trazas neoclásicas.

Cerca de la Plaza Mayor se hallan dos edificios más, la Capilla de San Juan de la Cruz, lugar en el que se dice que dijo misa por primera vez el santo, y la Ermita de Nuestra Señora del Amparo.

En esa misma calle de la ermita, por la carretera de Velascálvaro, se accede tras cuatro kilómetros, al Balneario de Las Salinas

espectacular edificio de arquitectura inglesa, similar al Palacio de la Magdalena de Santander, levantado a principios del siglo XX. Actualmente es el único balneario de la provincia. 


 

4. Donde Comer en Medina del Campo

Monaco 1962
Plaza Mayor 26, 
47400 Medina del Campo España
+34 610 45 95 35

Restaurante El Arte
Rinconada Plaza Mayor 2, 
47400 Medina del Campo España
+34 660 44 84 50

El Mortero
Plaza Segovia 2, 
47400 Medina del Campo España
+34 983 80 30 33

y algo mas económicos:

Taberna Mohino
Calle Nueva del Cuartel, 2 Bajo, 
47400 Medina del Campo España
+34 983 80 08 44

La Taberna de Buda
Calle Nueva del Cuartel 6, 
47400 Medina del Campo España
+34 983 80 00 15

Desde aquí a unos 35 Km. y mediahora de viaje nos vamos hacia el Destino Principal  de nuestro viaje


5. La Reserva Natural de las Riberas de Castronuño

Mirador de La Muela

Su columna vertebral, el río Duero, lo cruza de Este a Oeste. 

El apresamiento de las aguas del río Duero a su paso por el término municipal de Castronuño, con la construcción del embalse de San José en la década de los cuarenta, fue lo que originó la formación de esta reserva que constituye un ecosistema con singulares elementos bióticos y paisajísticos. 


Encharcó muchos sedimentos fértiles de la orilla del río, que fueron colonizados poco a poco por grandes masas de carrizal, mantenidos por el nivel tan constante del embalse. Cuanto mayor fue creciendo la masa de carrizal atrajo a más aves especializadas en la vida de los humedales. 

Se trata pues de un humedal seminatural. Fue declarado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) en 1992 y Reserva Natural 10 años después.​

Debido a la riqueza natural y etnográfica de este valle del Duero, en 2005 se inauguró la Casa del Parque de Castronuño. 

 De aquí parte, una bonita ruta entre almendros que nos va a permitir observar la fauna de la zona, así como, uno de los meandros más grandes de Europa.

A nuestra llegada a Castronuño nos dimos cuenta que la zona ofrece muchas opciones para pasar un agradable día en familia y vivir experiencias en contacto con la naturaleza.

Además, los habitantes de este pequeño pueblo son muy agradables y cercanos. Se les nota que aman la tierra que les vio nacer.

Utiliza las teclas de flecha arriba/abajo para aumentar o disminuir el volumen.

Cómo os decíamos, las Riberas de Castronuño-Vega del Duero tienen mucho que ver. A continuación, os detallamos nuestro día en esta bonita Reserva Natural.

Al llegar a la villa de Castronuño, deberemos aparcar lo más cerca posible de la Casa del Parque de Castronuño.

Casa del Parque Reserva Natural “Riberas de Castronuño-Vega del Duero”

Casa del Parque

La Casa del Parque de las Ribera de Castronuño-Vega del Duero está ubicada junto a la Iglesia románica del s.XII de Santa María del Castillo, en el mirador de La Muela.

Aquí, nos facilitaran toda la información necesaria para conocer en profundidad la Reserva y realizar rutas de senderismo. 

Además, se pueden visitar las instalaciones con paneles informativos e interactivos para que los más pequeños comprendan mejor el entorno natural que nos rodea. 

Así como, ver un audiovisual en el que subidos a la barca Imperial de Amancio, navegaremos por el río Duero. (Precio 2019: 1€ – entrada general, 0.50€ – entrada reducida).

Es un Centro de Interpretación muy activo en el que ofrecen de forma periódica talleres para todas las edades. Las actividades son variadas y pueden versar sobre la observación de aves, elaboración de jabones artesanales, rutas nocturnas… 

Flora y Fauna de las Riberas de Castronuño

Flora


Bosques de ribera: álamos blancos, sauces, chopos negros. Cantueso, fresno, majuelos, alisos, aulaga, pino piñonero, encina, olmo, enea y tomillo.

Caseta de Observación frente al rio, Riberas de Castronuño

Fauna


Riberas de Castronuño

Garza imperial, Garza real, martinete, garceta común, culebras, patos cucharas, porrones comunes, porrones moñudos, cormoranes, alcotán, águila pescadora, culebra de collar, águila de escalera, águila calzada, búho chico, garza imperial, carricero común, halcón peregrino, lagartija cenicienta, lagartija colirroja, lagarto ocelado, ranita de San Antonio, sapos parteros, nutria, turón y tejón.

Riberas de Castronuño

Mirador de La Muela: Iglesia Santa María del Castillo, bodegas y fuente de La Salud


Iglesia Santa María del Castillo

La Senda de los Almendros es un recorrido sencillo que se puede realizar, en poco más, de 2 horas.

Pero antes de emprender el camino, os recomendamos disfrutar un poco del entorno del Mirador de La Muela.

Cómo ya os indicábamos, la Casa del Parque está junto a la Iglesia Santa María del Castillo

Este templo es uno de los monumentos más importantes que tiene la provincia de Valladolid. Está construido en piedra de sillería y destaca la fachada con un gran rosetón circular del s.XIII. En su interior alberga sepulcros de piedra y la talla gótica del Santo Cristo o Crucificado del s.XIV. Es Monumento Histórico-Artístico desde 1962. Si está abierta no dejéis de visitarla.

Según vamos descendiendo hacia el inicio de la ruta, vemos que hay numerosas Bodegas Excavadas en tierra. 

Algunas tienen grandes dimensiones y cuentan con varias salas. Un amable aldeano nos permitió ver una de sus bodegas donde nunca falta el buen vino y la carne.

Un poco antes del parque infantil y del área recreativa, hay un desvío hacia la Fuente de La Salud

Es un mirador hacia el meandro del río Duero. Supone un pequeño esfuerzo descender por el sendero habilitado con escaleras labradas en la tierra. Son unos 200 m (ida) y un desnivel de unos 40 m, pero las vistas merecen la pena .

Sólo unos pasos más adelante, a la derecha, tenemos la plataforma del Mirador de La Muela. 

Punto de inicio de nuestra excursión.

Senda de los Almendros (VA-PRC-09):

Senda de los Almendros, Castronuño




La senda parte, como indicábamos del Mirador de la Muela. Un escenario que permite ver las grandes dimensiones del meandro que forma el río Duero a su paso por Castronuño. 

Así como, de la presa de San José a la izquierda o el carrizal, de la otra orilla. Desde aquí, se aprecia el contraste de colores entre la ribera del río bañada de almendros, los campos de cereales y los bosques de encinas y pinos piñoneros. Es un paisaje típicamente castellano.



Pero, lo más destacable es el carrizal y las pequeñas lagunas que se generaron en la orilla derecha del río Duero al construirse el dique. Ya que, se formó un humedal con un ecosistema muy variado donde habitan aves como azulones, zambullines, somormujos, cigüeñas o garzas reales.

Esta última es la reina indiscutible de la Reserva Natural. Es super-fácil verla sumergirse y volver a salir a la superficie del río Duero, en busca de algún pez. Pero, tener en cuenta que es un ave migratoria que llega en primavera y se va en otoño.

Una vez disfrutado de las vistas desde la atalaya, continuamos descendiendo por un sendero marcado con escalones y pasarelas de madera hacia el río Duero.


Almendros

A nuestro alrededor hay numerosos almendros. Cuando nosotros estuvimos aún no habían florecido, nos adelantamos unos 15 días . Tiene que ser precioso ver los árboles teñidos de blanco. Pero, ya tenemos excusa para volver .

Seguiremos nuestro camino por la antigua senda los pescadores. Debe su nombre, a que antaño, los habitantes de Castromuño recorrían este sendero en burro, con las piezas pescadas, tras dejar las barcas atracadas en el puerto.

El río Duero siempre ha sido fuente de vida en esta población vallisoletana y el arte de la pesca ha sido un medio de sustento importante.

La vegetación de ribera nos va a acompañar hasta alcanzar un observatorio de aves. Si tenemos paciencia y no hacemos ruido, podremos observar el comportamiento y el hábitat de numerosas especies.

Solo unos pasos más adelante, donde desemboca el arroyo del Puente con el Duero, tenemos el Puerto.


Senda de los Almendros

Dirigiremos nuestros pasos hacia la carretera. Ahora, iremos paralelos a la misma durante unos metros, protegidos por una valla, hasta alcanzar una señal que nos informa que debemos cruzar la vía. Cosa que hacemos para abandonar la ribera de chopos y olmos e introducirnos en un terreno más árido.

En un principio, iremos al lado del arroyo Mucientes, para luego girar a la izquierda. Este desvío está señalizado y no tiene pérdida.

Ascenderemos un pequeño repecho, que es el tramo que requiere mayor esfuerzo, hasta alcanzar el mirador del Pinar. Desde aquí, tendremos una vista panorámica del Embalse de San José, el carrizal, la colonia de cigüeñas que pueblan la orilla, las choperas, el encinar y, sobre todo, del impresionante meandro del Duero.

El mirador se encuentra en un antiguo castro, que fue punto estratégico de defensa para los pueblos celtíberos. El balcón hacia el Duero se encuentra en una zona de pinos y es un lugar muy agradable para hacer un receso.

Al salir del pinar, retrocedemos unos pasos y tomamos el camino de la izquierda para dirigirnos hacia el pueblo. Esta senda nos llevará por una finca de almendros centenarios, algunos de grandes dimensiones.

En la recta final del recorrido, atravesaremos campos de cultivos hasta alcanzar la carretera. Debemos cruzar con precaución para ir hacia el Puerto y coger el camino de regreso al pueblo.

Playas fluviales y presa de San José:


Playa fluvial

Otro de los alicientes de Castromuño son las playas fluviales. Podemos acercarnos para ir a darnos un baño, pasear por los alrededores o simplemente, ir a tirar unas piedras.

Se encuentran, a tan solo, unos 2 kms del centro del pueblo. Hay que tomar la carretera de Alaejos CL-602 en dirección a la presa de San José. Es la mismo vía que hemos atravesado al hacer la Senda de los Almendros.

No hay que cruzar el muro, y, justo, pasado el dique hay un gran aparcamiento donde estacionar el coche.

La primera playa se ve desde el aparcamiento. Se trata de una pequeña ensenada con piedras, rodeada de vegetación.

Para acceder a la segunda cala fluvial, hay que ir caminando unos 800 m paralelos al río hasta alcanzar otro remanso de agua.

Estos dos arenales de río son una buena opción para finalizar los días estivales en Castronuño.
Escenario Deportivo de Pesca:

Puente ferrocarril

El arte de la pesca ha sido y es una de las actividades más importantes y habituales que se realizar en la zona. Por este motivo, se ha creado un escenario deportivo con 45 puestos de madera donde pescar ciprínidos o carpas sin muerte.

Para ir hasta estas instalaciones, debemos tomar la carretera CL-602. Pero, en este caso si cruzamos la presa de San José. Justo al final del dique nos desviamos por un camino agrícola, a la derecha. Esta bifurcación está señalizada.

Iremos paralelos a las vías del tren. Pero, antes de cruzar los raíles, nos desviaremos a la derecha hasta llegar al escenario deportivo.

Es un lugar muy agradable junto al río. Cuenta con un área recreativa y se puede ver a numerosos pescadores en cada puesto. Si os acercáis estarán encantados de enseñaros todos los utensilios, cañas, aparejos… que necesitan para pescar.



6. y para Comer cerca de las Riberas de Castronuño

Casa Pepe
Calle Capitán Nolla, 4, 
47520 Castronuño España
+34 680 45 49 01

Restaurante Puerta Grande
Plaza Mayor 18, 
47510 Alaejos España
+34 983 86 72 91

En los Alrededores

Entre las diferentes opciones que tenemos, podemos acercarnos a dos villas interesantes, Toro situado a 25 Km hacia el Noroeste, o Tordesillas, situada a unos 30 km al Noreste

Si hemos elegido hacia el Noroeste, camino de la ciudad de Zamora, nos encontramos con 

7. Toro


Algo de Historia sobre Toro

Resultado de imagen de primitivos habitantes españa mapa
La zona de la ciudad de Toro estuvo habitada incluso en épocas prerromanas por tribus vettonas. 

Así se han encontrado verracos de granito como los que se encuentran en los famosos Toros de Guisando. 

Lo que se desconoce es si existió ocupación romana. 

Se cree, aunque no está claro que el rey godo Leovigildo pudo construir una fortaleza como punto de partida para dominar a los Suevos; pero tras la invasión musulmana y el establecimiento del “Desierto del Duero”, la zona quedo inhabitable con siglos.

Existen diversas teorías sobre el primigenio asentamiento humano en el actual solar de la ciudad de Toro. 

Una población que, según Navarro Talegón, cabe identificar con la «Arbocala», cuya conquista por Aníbal es mencionada por Tito Livio en sus «Décadas». 

De esa época sería uno de los principales símbolos actuales de la ciudad, el denominado verraco, un toro de granito que fue hallado en la ciudad por los repobladores cristianos en tiempos del Alfonso III de Asturias y que para muchos dio su actual nombre a la ciudad.

Más incierta es la presencia romana en la ciudad. 

El testimonio más evidente de esta época es el puente mayor sobre el río Duero, aunque su reconstrucción —casi por completo— de finales del siglo XII o principios del XIII han dejado muy pocos sillares almohadillados de fábrica romana. 

Resultado de imagen de puente mayor sobre el río Duero toro
Puente Mayor sobre el Duero, Toro

Los restos arqueológicos más abundantes fueron localizados en Tagarabuena, pedanía situada a un kilómetro de Toro. 

Las escasas huellas romanas, visigodas y musulmanas han llevado a que algunos historiadores defiendan que el primer asentamiento vacceo desapareció tras la conquista de Aníbal y que de existir alguna población, sería insignificante.

Edad Media

De esta época es el primer recinto amurallado y el alcázar.

Leovigildo, rey de los visigodos, organizó en 573 una campaña contra los suevos, en la que estos últimos fueron derrotados en sucesivas ocasiones. 

El resultado final fue la sumisión del rey Miro a la supremacía visigoda, convirtiéndose en un federado de su corona. Además algunos autores indican que el rey visigodo también fundó «Villa Gothorum», la actual ciudad de Toro, a fin de usarla como baluarte contra los suevos y como lanzadera de la ocupación de lo que se denominó «Campi Gothorum» (Tierra de Campos). 

El año 899 es conocido en la historia de Toro como el de la repoblación de la ciudad. Así lo atestiguó el cronista del rey Alfonso III de Asturias, el obispo Sampiro. 

Cuadro de García I de León.

En el 899, cuando todavía era infante, se encargó de la repoblación de Toro con gentes de diversos orígenes, principalmente grupos de mozárabes provenientes del sur. 

Junto a ellos participaron gentes del norte, principalmente asturianos, vascones y navarros. A esta época pertenece la estructura primigenia de la ciudad y algunos de sus elementos patrimoniales más significativos, como son el primer recinto amurallado y el alcázar.

La repoblación de Toro resultó imprescindible para la consolidación cristiana al norte del Duero. Como consecuencia, durante el siglo X recibió diferentes ataques de los gobernantes de Al-Ándalus. 

Sin embargo, las fuentes cristianas e islámicas silencian el nombre de Toro en relación a estas aceifas. Hacia 974, ya en el reinado de Ramiro III de León, Toro era considerada como cabecera de su comarca, el «Campo de Tauro».

La desintegración del califato cordobés produjo un periodo de estabilidad a comienzos del siglo XI. Esta situación fue aprovechada por Fernando I de León (1016-1065) para reorganizar la ciudad de Toro y por nuevos pobladores —provenientes del norte— que se asentaron en la ciudad, aunque de esta información tampoco hay datos precisos. 

Este monarca legó el señorío de Toro a su hija Elvira, pero su hermano, y primogénito, Sancho, no tardó en incorporar dicho señorío a sus territorios, donde los retuvo hasta su asesinato a las puertas de Zamora, volviendo de nuevo a manos de Elvira.17​

A partir del siglo XII la ciudad se convirtió en un centro de poder político, religioso y militar. Su nuevo rol, supuso una notable transformación urbana, dado que los distintos centros de poder acapararon los espacios más representativos de la pujante ciudad. 

En este sentido, el poder militar se articuló en torno a la plaza del Alcázar, el poder civil municipal en la plaza Mayor y el religioso construyó a partir de 1160 la colegiata de Santa María la Mayor y se reservó el espacio público previo. 

Su creciente importancia aumentó de forma decisiva tras la muerte del rey Alfonso VII de León, también llamado «el Emperador», como consecuencia de la separación de los reinos de León y Castilla, reforzando su papel de plaza fronteriza bajo las políticas del reino de León.

 Como consecuencia, la ciudad creció con nuevos asentamientos extramuros que dieron paso a la construcción de una segunda cerca, la «cerca del arrabal», que fue iniciada hacia el 1208, ya bajo el reinado de Alfonso IX de León.

Con el siglo XIII se inició la etapa de mayor esplendor de la ciudad de Toro, en la que la sociedad civil se centró en la actividad comercial, abandonando progresivamente la militar. Se considera que el detonante de esta tendencia fue la promulgación del primer fuero de la villa, otorgado en 1222 por Alfonso IX de León. 

Como consecuencia, la ciudad de Toro fue escenario de numerosos acontecimientos y sucesos históricos. De esta época destaca la figura de María de Molina, precursora de algunos de los principales monasterios de la ciudad, como el de San Ildefonso o el de Sancti Spiritus el Real.

En el siglo XIV se desarrolló aún más la actividad comercial y artesana en Toro. De esta forma, se creó una diversidad de oficios y actividades que se agruparon por gremios en calles (de Hornos, Candeleros, Odreros o la Plata) y plazas (de las Uvas, de la Paja o de Bollos). 

A finales de la Edad Media la ciudad era uno de los principales núcleos urbanos de la Corona de Castilla, por lo que formó parte del grupo de dieciocho ciudades que podían enviar procuradores con derecho a voto en las Cortes de Castilla, estatus que fue germen de la posterior provincia de Toro.

 En este contexto, la posición estratégica de Toro terminó situándola en un primer plano de la Guerra de Sucesión Castellana, siendo finalmente escenario de la batalla de Toro el 1 de marzo de 1476 entre los partidarios de la princesa Doña Juana (llamada por sus adversarios «la Beltraneja»), y los seguidores de su tía y futura reina Isabel (conocida como «la Católica»).

La "Rejadorada", situada en el palacio del mismo nombre. En 1476, los toresanos partidarios de Isabel la Católica acordaron sublevarse contra los portugueses que ocupaban la ciudad.

 El gobernador Juan de Ulloa, valedor de la princesa Doña Juana (llamada por sus adversarios «la Beltraneja»), envió a la horca a todos los conjurados, pero ordenó dar garrote vil a Antonia García, esposa de Juan de Monroy, en la reja de su misma casa. Isabel la Católica, tras su entrada en Toro, mandó dorar esa reja en desagravio.

Historia moderna

La expulsión de los judíos de España de 1492 afectó de lleno a Toro que contaba con el barrio de la Judería en la zona este de la ciudad. En 1505 se reunieron en Toro las Cortes de Castilla para cumplir con dos importantes hechos: confirmar el testamento otorgado por la reina difunta, por el que se proclamaba reina de Castilla y heredera de todos sus reinos y tierras a su hija doña Juana (que con ello pasaba a ser la reina Juana I), y se promulgaba un ordenamiento conocido como las Leyes de Toro que habían sido redactadas poco antes del fallecimiento de la reina Isabel. 

Las Leyes de Toro se promulgaron el 7 de marzo de 1505 y recogen un total de 83 leyes que resolvían múltiples cuestiones relacionadas especialmente con el derecho civil.4​19​20​

El inicio del siglo XVI fue convulso, siendo un claro ejemplo el levantamiento armado de los comuneros y la consiguiente guerra de las Comunidades de Castilla. Durante este conflicto Toro se unió a las filas comuneras, aunque sin incidentes como en otros lugares. 

Y extrañamente, la ciudad contó al principio de la revuelta con dos corregidores: el doctor Valdivielso, nombrado por los comuneros, y Carlos de Guevara, que intentaba en lo posible vigilar que la situación de la ciudad no se le fuese de las manos. Finalmente, éste último debió abandonar Toro el 15 de enero de 1521, en el plazo de una hora, bajo la amenaza de ser condenado a muerte.

El siglo XVII marcó una clara tendencia de decadencia política y social en la ciudad de Toro, cuyo origen subyace en la derrota de Villalar y en la consiguiente creación del Estado centralista y oligárquico impuesto por la monarquía. 

La situación provocó un empobrecimiento de la ciudad que se fue acusando con el paso de los años, pasando de ocupar una posición de privilegio a reducirse a ser un pueblo más de la corona. Como consecuencia Toro sufrió una sangría demográfica —el censo pasa de los cerca de 4000 habitantes de 1591 a los no más de 800 de comienzos del siglo XVII— y una reruralización en la que su economía se basó en su pujante sector primario, con el cereal y el vino al frente. 

Resultado de imagen de mapa provincia toroEl retorno a las actividades tradicionales permitió que la ciudad recuperara paulatinamente el pulso económico. 

Como consecuencia, la ciudad fue recobrando su posición económica y demográfica, viendo con ello una nueva etapa de esplendor que se vio reconocido cuando en 1749 asumió los partidos de Carrión y Reinosa como capital de la provincia de Toro. 

De esta época son el Ayuntamiento, la Torre del reloj, el Hospital General de Nuestra Señora de las Angustias y numerosas obras públicas, a las que se unió el incremento de otras actividades económicas en la ciudad al asentarse en ella un buen número de artesanos y artistas.

El "Diccionario Geográfico" de 1763 describía a la ciudad de Toro del siguiente modo: Toro, Taurus, antigua, y considerable Ciudad de España en el Reyno de Leon, famosa por la batalla en que los Portugueses fueron derrotados por Don Fernando el Catholico, y auyentado el Rey de Portugal Don Alonso V en 1476, y por sus generosos vinos. 

Se han celebrado en ella Cortes en varias ocasiones, y en algunas de estas se establecieron las famosas Leyes de Toro. Es patria del Rey Don Juan el Segundo de Castilla, y de otros hombres ilustres. Tiene una insigne Colegiata, que antiguamente fue Cathedral, y se trasladó a Zamora. Está en la ribera derecha del Duero, donde tiene un gran puente, al fin de una llanura hermosa, y fértil.

Historia contemporánea

La bonanza económica se ve truncada a principios del XIX, especialmente tras la división territorial de España en 1833, en la que Toro pierde la capitalidad de provincia y pasa a integrarse como una localidad más de la provincia de Zamora, dentro de la Región Leonesa. La situación de declive se ve acrecentada por los diversos brotes de plagas en las cosechas y las excesivas cargas tributarias a las que estaba sometida. 

El estancamiento del sector primario dará paso a una sociedad basada en el comercio y la industria, junto con la aparición de algunos elementos más característicos de la ciudad moderna, como la travesía de la carretera Zamora-Tordesillas, que supuso una mejora sustancial de la comunicación de la ciudad y que posteriormente se vio complementada con la llegada del ferrocarril y la construcción del puente de hierro. 

De esta época son también los primeros grandes espacios públicos contemporáneos -como la plaza de San Francisco o los Paseos del Carmen y del Espolón- y nuevos equipamientos como el cementerio, el mercado, el teatro Latorre o la plaza de toros, entre otros.

Fuera de los clásicos circuitos turísticos, la ciudad de Toro es un destino aún por descubrir.

Famosa por el carácter fuerte de sus vinos, la ciudad ha destacado siempre por la elaboración del vino tinto, que en el siglo XVI se consideraba curativo y era tomado por monarcas y cortesanos.

Sus calles nos hablan de un rico pasado: preciosas fachadas de palacios y casonas renacentistas, conventos y monasterios, su colegiata, su alcázar… Déjate llevar por esta propuesta de enoturismo en Toro ¡Lo pasaréis en grande!

El Románico en Toro y su Alfoz

Toro fue una ciudad de peso económico y político durante la antigüedad y edad media, fruto del cual ha conservado un legado monumental de primer orden.

Además de contar con una gran colegiata románica que puede ser considerada como uno de los monumentos medievales más importantes de España, es destacable por ser uno de los focos primordiales del románico mudéjar que se extendería como un vector en dirección sureste a otras tierras como Alba de Tormes (Salamanca), Olmedo (Valladolid), Arévalo (Ávila) y Cuéllar (Segovia), por citar sólo los núcleos urbanos más importantes.

        

8. Que ver y hacer en la Villa de Toro



Colegiata de Santa María la Mayor de Toro

La colegiata de Toro es una voluminosa construcción románica cuya estampa impone una fuerte impronta estética como en pocos casos en el románico español.

Resultado de imagen de Colegiata de Santa María la Mayor de Toro interior
Colegiata de Toro

La inspiración de esta colegiata es la Catedral de Zamora, que también influyó en el diseño de otras construcciones, como es el caso de la catedral Vieja de Salamanca. Comenzó a construirse en el siglo XII, bajo los auspicios de los reyes de León, siendo una de las construcciones más características del románico en su fase de transición.

 El cimborrio de esta colegiata se enmarca dentro de un grupo conocido como grupo de cimborrios leoneses formado, además, por los de las catedrales de Zamora, Plasencia y Vieja de Salamanca.

Las obras se extendieron más de lo normal en el tiempo, ya que fueron llevadas a cabo entre el último tercio del siglo XII y mediados del XIII. Esto indica que fuera construida en dos etapas: la primera, en la que se realizaron las portadas laterales, los muros y las trazas; y la segunda, en la que se lleva a cabo la cubierta y un cimborrio con torres adosadas.

Resultado de imagen de Pórtico Colegiata de Toro

Pórtico Colegiata de Toro

El primer maestro que trabajó en su construcción utilizó la piedra caliza para levantar el edificio, utilizando técnicas muy vanguardistas para la época.

Sin embargo, el segundo maestro utilizó elementos más antiguos estilísticamente hablando y utilizó la piedra arenisca en tonalidades rojizas como material base.

Resultado de imagen de portico majestad toro detalle"Se llevó a cabo desde el último tercio del siglo XII hasta entrado el XIII.

Pórtico Colegiata de Toro, detalle

Como consecuencia de tan largo periodo se aprecian diferentes maneras de enfocar la construcción.

Un primer maestro, empleando como material la piedra caliza, fue el creador de la magnífica cabecera y portadas laterales usando un lenguaje románico evolucionado y refinado.

Paradójicamente el segundo maestro que finaliza la construcción y cubre el templo emplea recursos más arcaizantes (bóvedas de cañón para nave principal y transepto) y utiliza piedra arenisca de color más rojizo.

Leyenda de la imagen
  1. Pórtico norte
  2. La Virgen preñada
  3. San Gabriel
  4. Santiago el Mayor
  5. San Juan Evangelista
  6. Transepto norte y retablo de Juan de Ávila
  7. Crucero y cúpula
  8. Altar Mayor y presbiterio
  9. Transepto sur y coro
  10. Sacristía y museo catedralicio
  11. Ventana gótica ciega con decorado
  12. Torre
Además de la gran cabecera formada por tres ábsides, siendo el central el más decorado con arquerías y los vanos ornamentados (incluyendo una gran colección de rosetones) es sin duda el cimborrio el elemento arquitectónico más apreciado.

Sin duda que su origen hay que buscarlo en la catedral de Salamanca que a su vez parte de la catedral zamorana.

 La Colegiata de Toro fue, por tanto, la tercera escala de esta ingeniosa linterna de gusto bizantino en aquellas tierras y que aún se exportaría a la extremeña Plasencia.

Resultado de imagen de cimborrio Colegiata  de Toro
Cimborrio Colegiata de Toro

Sin embargo, la erección del cimborrio fue una decisión postrera, seguramente provocada por la sorpresa de los cimborrios de Zamora y Salamanca ya que la planta de la colegiata de Toro no estaba preparada inicialmente para esta arriesgada empresa.

      

San Salvador de los Caballeros

La experiencia románica francesa de la Colegiata fue estéril en el resto del patrimonio medieval de Toro, pues los demás edificios religiosos contemporáneos se construyeron empleando el lenguaje del románico mudéjar.

Resultado de imagen de salvador de los caballeros toro
San Salvador de los Caballeros, Toro

Aquí se inicia el llamado "foco toresano" que se extiende de por algunas comarcas de Valladolid, Salamanca, Ávila, incluso Segovia, caracterizado por emplear en los ábsides largas arquerías murales en un solo nivel, evitando la superposición de pisos o cuerpos.

A este prototipo pertenece la iglesia de San Salvador de los Caballeros, perteneciente originalmente a los templarios. Hoy no tiene culto y se ha convertido en el Museo de arte religioso de Toro con una apreciable colección de tallas románicas y góticas.

Su planta es de tres cortas naves unidas a una hipertrofiada cabecera de tres ábsides de planta semicircular y largos presbiterios.

La parte más afectada por reformas es la correspondiente al muro y nave meridional.

Las arquerías interiores son una delicia, aunque la nave meridional fue rehecha. También es apreciable la recoleta puerta de arcos apuntados con frisos alternantes de esquinillas y ladrillos a sardinel.

Resultado de imagen de san salvador de los caballeros toroOtro de los alicientes de la iglesia de San Salvador de los Caballeros de Toro es la instalación en la iglesia del Museo de Arte Sacro, donde se exponen piezas de gran interés pertenecientes a diversas iglesias toresanas.

De todas ellas, citaremos algunos capiteles procedentes de la colegiata románica, probablemente de la puerta norte.

Sorprende una interesante estatua pétrea románica del siglo XII de la Virgen con el Niño procedente de la iglesia de San Julián. En ella, el Niño no se halla sentado en el regazo de María sino erguido y sujeto en vilo por sus caderas.

Otra pieza sobresaliente es un Cristo románico policromado de la iglesia de Nuestra Señora del Canto.

Otras obras de arte de gran importancia que se exponen son algunos Cristos góticos; dos piezas de María y San Juan pertenecientes a un Calvario; una talla de la Virgen del siglo XIII procedente de la Ermita de la Vega; una estatua pétrea del Arcángel San Gabriel del siglo XIV; la mesa de altar románica de la iglesia de la Trinidad; una magnífica puerta con herrajes originales del Monasterio de Santa Clara, etc.

San Lorenzo el Real

San Lorenzo el Real,Toro

La iglesia de San Lorenzo el Real de Toro es monumento nacional desde 1929 y se considera la iglesia de ladrillo más antigua de Toro, posiblemente del siglo XII.

Es un templo construido básicamente con ladrillo. Tiene planta de una nave precedida por cabecera formada por un ábside semicircular (poligonal al exterior) y profundo presbiterio de dos tramos.

Tanto cabecera como nave se decoran con los característicos arcos ciegos sencillos o doblados. Los frisos de esquinillas confieren el adecuado sentido horizontal en contraste con la verticalidad de las arquerías.

Concretamente, el ábside tiene dos niveles de arquerías, además de un zócalo pétreo añadido en el siglo XVII. El inferior es de arcos doblados. El piso superior es de arcos de medio punto sencillos encuadrados.

Una de las características de este ábside es que los arcos de ambos pisos descritos están desalineados.

El los muros de la nave se invierten los diseños de los dos pisos.

San Lorenzo tiene tres puertas de ingreso. La más monumental es la puerta sur. Sobre arimez se abre el vano de la puerta rodeada de seis arquivoltas abocinadas y apuntadas que apoyan sobre las jambas por intermediación de impostas de perfil de nacela.

Las puertas oeste y norte son mucho más pequeñas y sencillas pues sólo cuentan con dos arquivoltas. La norte se encuentra actualmente cegada.

En el interior se aprecian algunas reformas, pero sigue siendo una obra de gran belleza. Los muros laterales llevan un solo orden de arquerías, lo que servirá de inicio para el mudéjar de modelo toresano en otras iglesia de la zona. El ábside continúa teniendo dos pisos de arcos.

Ermita de la Virgen de la Vega o Cristo de las Batallas

Este templo mudéjar se asienta cerca del Duero, al sureste del núcleo urbano, junto a un bello bosquecillo.

Resultado de imagen de Ermita de la Virgen de la Vega o Cristo de las Batallas
Ermita del Cristo de las Batallas, Toro

Tras su restauración es uno de los edificios medievales más fotogénicos de Toro. Tiene una nave terminada en la habitual cabecera de tramos recto y ábside. El material es ladrillo en su totalidad. Las arquerías definen perfectamente el modelo toresano, abarcando en un solo registro la totalidad del muro.

Las puertas -norte y sur- tiene arquivoltas apuntadas y friso de esquinillas.

Monasterio del Sancti Spiritus

Resultado de imagen de monasterio del sancti spiritus de toro"
Monasterio del Sancti Spiritus, Toro

Fundado en 1316 por Doña Teresa Gil, en el se encuentra, entre otros, el sepulcro de Doña Beatriz de Portugal, una bella obra realizada en alabastro.

Resultado de imagen de monasterio del sancti spiritus de toro"

En su interior se pueden contemplar bellas armaduras moriscas, una colección de sargas del s.XVI y un destacado museo de arte sacro.

Dirección
C/ del Canto, 27. Toro. 49800 Zamora.
Teléfono: 980 690 304

Arco del Reloj

Es una torre ubicada en el recinto amurallado de Toro 

Encontramos en la ciudad de Toro restos de las murallas primitivas del siglo X que se conservan en los muros de algunos edificios.

Resultado de imagen de Arco del Reloj"
Colegiata y Arco del Reloj de Toro

Entre los restos está la puerta del Mercado, que perteneció al primer recinto amurallado, y en ella se levantó la torre del Reloj, de planta cuadrada, y que según la leyenda, para la fabricación de la argamasa se utilizó vino, que a abundaba más que el agua en la ciudad. 

El diseño se atribuye a Joaquín Churriguera. Se encuentra ubicada sobre la antigua puerta del Mercado (del siglo XV) que cercaba el primer recinto amurallado de la ciudad de Toro. Su altura permite que sea divisada desde cualquier punto de la ciudad.

La estructura cuenta por tanto con tres cuerpos: el arco que da acceso a la plaza, la capilla, y el reloj y por último, el campanario, rematado con una cúpula.

Cosas Obligatorias que hacer

Dentro de nuestro recorrido, además podemos hacer cuatro cosas que nos gustarán:

CONTEMPLAR LA VEGA DEL DUERO

Situado en un otero a 100 metros de altura sobre la vega del Duero, Toro ofrece desde su Mirador del “Paseo del Espolón”, una espectacular vista.

Resultado de imagen de Mirador del “Paseo del Espolón” toro"

Dependiendo de la época del año, los diferentes tonos de verdes y marrones de los campos, se mezclan con los azules del cielo y el agua, y nos regalan un paisaje de singular belleza.

PERDERSE” POR SUS CALLES

No te hará falta un plano que indique dónde están los principales monumentos de la ciudad. Un paseo por las calles de Toro se convertirá en un continuo descubrimiento: edificios históricos, inscripciones centenarias, escudos heráldicos, … Cualquier rincón tiene algo que admirar.

IR “DE TAPAS”

Resulta imposible hablar de Toro sin mencionar su vino con Denominación de Origen, y si lo mencionamos, ¡qué menos que probarlo!

Una tarea imprescindible y obligatoria en tu visita a Toro, será recorrer algunos de los muchos y tradicionales bares y restaurantes de la ciudad, donde podrás degustar las exquisiteces de la gastronomía local, acompañadas de una copa de buen vino.

Sin ninguna duda, tu paladar te lo agradecerá.

COMPRAR VINO

Seguro que después de haber degustado unas cuantas tapas con su correspondiente copa de vino, querrás llevarte a tu casa un “trocito de Toro” para rememorar esos aromas y sabores.

Apúntate a un paseo desde la Puerta de la Corredera hasta el Espolón.

En este recorrido y sus alrededores, encontrarás numerosos establecimientos donde comprar vino, dulces y productos típicos de la zona, que no pueden faltar como recuerdo de tu estancia en Toro.

La Plaza es el corazón de la ciudad de Toro, en ella se agolpan en sus soportales varios restaurantes y bares de tapas de Toro. También está el ayuntamiento de la ciudad y la Oficina de Turismo de Toro. Desde el lado porticado tienes a la vista, hacia el sur, la Colegiata de Toro; y hacia el norte, la Torre del Reloj.

Principales Fiestas de Toro

Igualmente, al ser un lugar amplio y sin tráfico, es el telón de fondo perfecto para las grandes citas de Toro, como son las fiestas de Carnavales, que se viven muy intensamente; la Fiesta de la Vendimia, de gran importancia por la relación entre el vino y la ciudad; 

La Semana Santa, declarada de Interés Turístico Regional; La Romería del Cristo de las Batallas que se celebra el Lunes de Pentecostés, y otras tantas fiestas más.

Museo del Queso Chillón

En el Museo del Queso los visitantes podrán ver la evolución que ha tenido el proceso de elaboración del queso en ésta fábrica artesana y familiar.

Cuatro generaciones de la familia Chillón dedicadas durante más de 125 años a la elaboración del queso de oveja y que ahora están reflejados en este Museo.

Un recorrido emocionante recordando el trabajo artesano de elaboración del queso que todas las familias ganaderas y en particular la nuestra, realizaban en sus pueblos.

La visita finaliza con una amplia degustación de siete clases de quesos de leche cruda de oveja, embutidos y vino reserva D.O. Toro.

Otros monumentos románicos y mudéjares de Toro

El románico mudéjar de Toro ofrece otras posibilidades como San Pedro del Olmo y Santo Sepulcro.

9. Enoturismo en Toro

Sede del Consejo Regulador de la DO. Toro


Con la importancia del vino en toro y dando nombre a la denominación de origen, la sede del Consejo Regulador de esta denominación está en un edificio de estilo neoclásico próximo a la plaza de Santa Marina, en el Palacio de los Condes de Requena.

Patio del Palacio de los Conde de Requena 

El patio central principal suele ser visitable, y los capiteles de las columnas, es posible encontrar alegorías al vino, además de los escudos de los Zúñiga. 

Este edificio también aloja servicios municipales.

Detalle de uno de los capiteles del Palacio de los Condes de Requena 

Visita a la una Bodega histórica de Toro

Junto a la Plaza Mayor, en el subsuelo de un antiguo casón solariego de Toro, se ha rehabilitado una antigua bodega. 

En su interior se puede disfrutar, además de una muy agradable temperatura, una exposición permanente sobre los vinos de la Denominación de Origen Toro.

Resultado de imagen de Bodega histórica de Toro
Lagar de la Bodega tradicional de Toro

Durante siglos, la elaboración del vino fue el principal recurso socioeconómico de la región, pues como todos los vinos elaborados en las riberas del río Duero, su calidad es excepcionalmente buena.
.

Las bondades de sus vinos dieron gran prosperidad a la comarca que dejó su impronta en el patrimonio arquitectónico que aún se conserva

     


10. y para Comer en Toro

La Esquina de Colás
Plaza Mayor 24, 
49800 Toro, España
+34 980 69 31 31

Bodega Divina Proporcion
Camino de la Ermita del cristo s/n,
 49800 Toro, España
+34 678 73 07 60

Restaurante Carpe Diem
Plaza Mayor, 5,
 49800 Toro, España
+34 607 60 18 80

Bar LATINTA
Plaza Mayor Nr. 2 | Bajo a, 
49800 Toro, España
+34 980 69 10 20

Si por el contrario, hemos elegido ir hacia el Noreste, camino de la Ciudad de Valladolid, a unos 30 Km nos encontramos en

11. Tordesillas 

Te quiero llevar a dar un paseo por las calles de Tordesillas, un pueblo a las orillas del Río Duero, donde la hermosura arquitectónica abunda a donde sea que mires.


Como también sé que amas la historia, quiero que sepas que este pueblo tiene mucha representación histórica, es aquí donde Portugal y España se repartieron el espacio marítimo que llevaba al nuevo mundo, en el famoso Tratado de Tordesillas.

Algo sobre la Historia de Tordesillas

No se sabe a ciencia cierta cuál es el origen de Tordesillas. En sus alrededores se han encontrado asentamientos que datan de la segunda edad del hierro. Es probable que en sus cuevas se asentaran tribus íberas y celtas en los siglos v y iii a.C.

Se encontraba en territorio Vacceo y por ello algunos autores creen que es la ciudad de Sarabis, mientras que otros defienden que es «la Acontia».

El nombre de Tordesillas ha dado lugar a animados debates en torno a su etimología, se han dado tres orígenes a la palabra según las opiniones más usuales.

Unos dicen que dataría de época romana y hablan del procónsul romano Quinto Cecilio Metelo como posible fundador de la ciudad hacia el año 83 a. C. el cual podría haber mandado construir una torre para honrar al dictador romano Lucio Cornelio Sila. Esta torre podría ser la vulgarmente conocida con el nombre de «Torreón de las Acercas» o «Torre de Sila». 

De ser así habría constituido la construcción más antigua de Tordesillas, fechada hacia el año 63 a. C., derivando el nombre de Tordesillas de Turris-Syllae que significa fortaleza de Sila a Turris-Sylana, aunque algunos autores opinan que este torreón no sería más que uno de los cubos de la antigua muralla que rodeaba Tordesillas, y de la cual apenas quedan unos retazos.

Otra versión dice que procedería de la época de la dominación árabe y que derivaría de Thor Shilah, es decir, fortaleza de los Shilanes, tribus árabes asentadas en la península en el siglo VIII.

Sin embargo, la opinión más aceptada es la que sitúa el origen de Tordesillas en la Edad Media cuando aparece por primera vez como «Autero de Sellas» en un documento del año 909 de una permuta realizada por el rey Alfonso III con Sarraceno, Falcón y Dulquito de la villa de Alkamín «de termino de Autero de Sellas usque in ualle de Cannas» por San Justo y San Pastor en la vega del Cea. 

Desde ese año viene nombrada de tal forma así como «Oterdesiellas» y «Otordesillas».​

12. Que ver y hacer en Tordesillas


Tordesillas, cuenta con muchos lugares de interés que son recomendables. Además te propongo una ruta de un día para que disfrutes a fondo de este rincón de Castilla y León. 

Conocido como la sede donde se celebra el Toro de la Vega.

Durante esta ruta, te daré esos lugares con mapa incluido para que no tengas pérdida en este pequeño pueblo vallisoletano.

Esta parte del paseo se hace mejor de mañana.

Comenzamos el recorrido por Tordesillas visitando La Iglesia de Santa Maria la Mayor de la Asunción.

Fue construida sobre la antigua mezquita del pueblo, modificada en varias ocasiones, por eso su fachada y torres principales tienen estilo gótico -estilo que se mantiene todavía- y el resto es de estilo escurialense.

Iglesia de Santa Maria la Mayor de la Asunción, Tordesillas

La estampa de piedra le sienta fenomenal, en su interior se resguardan figuras procesionales como la Virgen de la Soledad o el Cristo de la Misericordia. Además destacan la sillería, órgano barroco y retablo.

Si seguimos andando por la calle Sta Maria hacia la Calle Hospital Mater Dei, llegaremos a la Iglesia de San Pedro.

Con arquitectura de estilo Gótico, la Iglesia de San Pedro se levanta imponente al lado de la Plaza Roma.

Lo mejor se encuentra en su interior y es que a donde mires encuentras detalles preciosos. Si alzas la vista ¡Madre mía! Las bóvedas de crucería con los distintos diseños que forman cada una son un espectáculo.

Además destaca la Capilla de los Gaitán como símbolo importante de moda madrileña con cúpula linterna y cubierta de pizarra.

Capilla de los Gaitán, Tordesillas

Real Monasterio de Santa Clara

El Real Monasterio de Santa Clara de Tordesillas fue construido sobre el antiguo palacio mudéjar conocido como “Pelea de Benimerín”.

Mandado a construir por Alfonso XI, en el 1340, para conmemorar la victoria -en conjunto- de Castilla y Portugal, sobre los benimerines que intentaron invadir la Península Ibérica en la Batalla del Salado.

Elementos como la portada, en el patio árabe del monasterio, o la capilla dorada, son estructuras que tienes que ver con tus propios ojos para entender su grandiosidad.

Real Monasterio de Santa Clara, Tordesillas

El recorrido por las dependencias debes hacerlo en una visita guiada, la tarifa es única de 5 Euros.

¡Es una verdadera pasada!

Además puedes comer los dulces que venden las monjas que son un verdadero pecado.

Mirador del Río Duero e Iglesia Museo San Antolín

Cerca del Monasterio de Santa Clara se encuentra el Mirador del Río Duero, un lugar en el que se respira paz y tranquilidad.

Iglesia Museo San Antolín, Tordesillas

Merece que le dediques unos minutos, las vistas del Duero son preciosas, ideal para hacer lindas fotografías.

Pero eso si ¡Hazlo temprano! En las tardes el puente se llena de personas de tercera edad que vienen a pasar el rato y se adueñan de los bancos, jeje.

Sigamos a la Iglesia-Museo San Antolín, este es un lugar interesante y con muchos detalles que apreciar.

Fundado gracias a Ismael Rodríguez Paniagua, en 1969, fue inaugurado con el fin de exponer piezas de arte sacro traídas de otras iglesias.

Este museo sacro presenta, entres otras obras, un Retablo grandioso de Juan de Juni y una figura de La Inmaculada de Pedro de Mena.

Retablo de Juan de Juni, Iglesia Museo San Antolín, Tordesillas

La Capilla de los Acevedos y la Capilla de los Alderete, son las que más destacan por las obras que en ella se exponen.

Casas del Tratado

En 1494, se firmó un documento muy importante, un acuerdo entre el Reino Portugués y la Monarquía Española.

Casas del Tratado, Tordesillas

En el acuerdo se establece el reparto de la zona de navegación entre el Océano Atlántico y el “Nuevo Mundo”, tal documento se firmó aquí en Tordesillas.

El lugar de las negociaciones se conoce como “Las Casas del tratado” son dos palacios unidos, que se encuentran justo al lado de la Iglesia de San Antolín.

Las Casas del Tratado han sido declaradas como Bienes de Interés Cultural, hoy día se usan con fines históricos, culturales y turísticos con relación al Tratado.

Plaza Mayor de Tordesillas

Comenzamos el recorrido de la tarde en la Plaza Mayor de Tordesillas, es el centro neurálgico del casco histórico de la ciudad, el ambiente que se siente aquí es agradable y acogedor.

Plaza Mayor de Tordesillas

Hay varios locales y cafeterías donde puedes tomarte un café. 

También tienes disponibles heladerías y tiendas donde comprar souvenirs y probar dulces típicos.

El ambiente se presta para una buena charla, tomarse una copa de vino (Ribera del Duero) .

Puente medieval de Tordesillas

Puente medieval de Tordesillas sobre el Rio Duero

Venir a Tordesillas y no visitar el emblemático Puente Medieval que se encuentra sobre el Río Duero 

¡Es como no haber venido nunca!

No existen fechas ni datos acerca de la construcción del puente, aunque el actual es del siglo XV, hay evidencias de que había un puente aquí desde siglo X.

La corriente del agua hizo mella en el puente, lo cual resultó en hacer obligatoria su consolidación (entre el siglo XVI y XVIII)

Su estructura tiene 10 arcos de forma apuntada siendo reforzados con contrafuertes, una gran obra de construcción en sillería.

Actualmente han colocado luces al puente para resaltar su bella arquitectura.

Iglesia de San Juan

La Iglesia de San Juan, la encuentras en la parte posterior de las Casas del Tratado, justo al lado consigues los Jardines-mirador “Bellas Vistas” y el Convento del Carmelo.

Iglesia de San Juan, Tordesillas

Es un templo importante por ser uno de los más antiguos, un monumento de origen medieval, que ha sido reconstruido por completo en el siglo XVI y en el siglo XVIII fue ampliado.

De esta Iglesia destaca, en su fachada, la torre espadaña a sus pies.

En su interior hay dos naves, dentro hay importantes retablos barrocos y pinturas murales que no pueden ser visitados ni celebrarse culto por estar en ruinas.


 

13. y para Comer en Tordesillas

La Lonja

Avenida Valladolid, 36 Avenida de Valladolid N36, 
47100 Tordesillas España
+34 983 77 11 11

El Torreon
Avenida Burgos Portugal 11, 
47100 Tordesillas España
+34 983 77 01 23

Meson Duero
Carretera Salamanca Km 153 Km. 153, 
47100 Tordesillas España
+34 983 77 13 46

Restaurante Los Fogones
Calle Valdehuertos 8 (Hotel Alda), 
47100 Tordesillas España
+34 983 07 50 03

y algo mas económicos:

Hamburguesería Colagon
Avenida Santa Teresa, 
47100 Tordesillas España
+34 636 89 21 30

Don Pancho
Plaza Mayor 10, 
47100 Tordesillas España
+34 983 77 01 74

Restaurante Avenida
Avenida de Portugal, 1 Avenida de Portugal, 1, 








No hay comentarios:

Publicar un comentario