martes, 26 de julio de 2022

Escapada a Plasencia y Las Edades del Hombre de 2022, Cáceres

 
  Murallas de Plasencia

Plasencia, Vista aerea

Catedral de Plasencia y la Torre del Melón

Juderia de Plasencia

Acueducto Medieval, Plasencia

Claustro del Actual Parador Nacional deTurismo, Plasencia

Por su conjunto histórico, la ciudad mantiene el gran interés cultural de otras ciudades extremeñas y suma a este legado sus parques urbanos. Conocida como la Capital del Jerte, integra perfectamente historia, cultura y Naturaleza

Indice:


  1. Como llegar a Plasencia
  2. Algo de Historia
  3. Que ver en Plasencia
  4. Juderia de Plasencia
  5. Centro Histórico de Plasencia
  6. Plaza Mayor de Plasencia
  7. Catedral de Plasencia
  8. Las Edades del Hombre 2022 en Plasencia
  9. Plaza de San Nicolás
  10. Casa de las Dos Torres
  11. Parador Nacional de Turismo de Plasencia
  12. Murallas de Plasencia
  13. Espacios Naturales en Plasencia
  14. Acueducto de San Antón
  15. De Vinos y Tapas por Plasencia
  16. Fiestas y Eventos en Plasencia
  17. Comer en Plasencia
  18. Otras Rutas Cercanas

1. Como llegar a Plasencia

La ciudad de Plasencia probablemente sea una de las mejores y más grandes sorpresas que puedes encontrar en la península. Hay mil rincones, monumentos y sitios que ver en Plasencia y alrededores. 

Si quieres conocer cuales son los lugares que debes conocer en tu viaje a Plasencia, es imprescindible que revises nuestra selección de los mejores sitios para ver en Plasencia.

Nuestra ciudad es un destino turístico muy popular por su acogedor ambiente medieval, y destaca por su historia y monumentos, y también por su situación estratégica idónea para conocer las comarcas del norte, lo que la convierte en un lugar de fácil acceso, bien comunicada por cada punto cardinal con el resto del mundo. Escoge el que más se adapte a ti, ¡comienza tu viaje!

En Coche

Llegar a Plasencia en coche es muy sencillo. La ciudad está muy bien conectada a las provincias de Salamanca, Ávila, Toledo a través de la A-66, desde Cáceres o Salamanca, la N-110 y la EX-A1, la cual se une a la A5 en Navalmoral.

Además por su excelente ubicación, está muy bien comunicada con todo su entorno natural, siendo Plasencia el Centro neurálgico de todo el turismo de la zona, por esto es que se lleva el apodo de la Capital del Norte, quedando en el centro entre Las Hurdes, El Parque Nacional de Monfragüe, el embalse de Gabriel y Galán, El Valle del Jerte, La Vera y El Valle del Ambroz, y muy cerca de Sierra de Gata y la Sierra de Gredos. 

En Bus

Igualmente Plasencia está muy bien comunicada en autobuses, ya que pasan por la ciudad las líneas Madrid - Mérida y Salamanca - Cáceres.

Para moverte por la ciudad recomendamos ir a pie, ya que está todo bastante cerca, pero en caso de que necesites ir a algún sitio un poco más retirado o tengas algún problema de movilidad, el transporte público funciona de maravilla.

Aquí dispones de las 3 líneas que te llevarán allá donde necesites.

En Tren

La estación de Plasencia es un antiguo edificio, el cual está en proyecto de reforma y ampliación para adecuarla a la línea de Ave Madrid - Lisboa. Actualmente cuenta con los servicios de media distancia, estando disponibles las líneas Madrid Atocha - Mérida, Madrid Atocha - Badajoz y Madrid Atocha - Huelva.

El proyecto de reforma aprobado por Adif conservará el actual edificio para mantener su historia, aunque sí será reformado y ampliado con una nueva nave, dotando a la estación de nuevos servicios, estética y un tamaño más acorde con el flujo de pasajeros.

En Caravana

Nuestra ciudad es consciente de que existen muchos tipos de turismo actualmente, y que uno que lleva bastante tiempo en auge es el turismo de caravanas, quienes visitan nuestra ciudad cada vez con más frecuencia.

Tenemos disponible un área gratuita para este tipo de vehículos junto al parque de la Isla, donde hay área de picnic, zona de baños, un gran parque para pasear y relajarse... el lugar es ideal para aparcar vuestra casa y moveros a pie hasta el centro, ir de cañas, tapas o a comer a alguno de los mejores restaurantes de la comarca.

2. Algo de Historia

Aunque la actual ciudad de Plasencia no se fundó hasta 1186, hay pruebas de que el territorio ya estuvo habitado en la Prehistoria, pues se han hallado restos de cerámica en la cueva de Boquique.


​ Plasencia,1837

Además, el diccionario de Pascual Madoz señala que pudo ubicarse en la actual Plasencia un lugar desaparecido que se llamaba Ambroz o Ambracia, aunque es posible que dicho emplazamiento estuviese en Aldeanueva del Camino mientras en Plasencia había un pago llamado Pagus Ambracensis.​ 

En cualquier caso, se conoce la existencia de construcciones de origen árabe anteriores a la fundación de la ciudad. Entre estas construcciones, había una torre del siglo VIII situada junto al puente de Trujillo que se llamaba Torre del Ambroz, junto a la cual se construyó un pequeño caserío árabe.​

En un documento expedido en Burgos en 1181 bajo reinado de Alfonso VIII de Castilla se estableció —en contradicción con el Tratado de Medina y con la frontera de la Plata entre los reinos de León y Castilla— que buena parte del territorio del norte de la actual provincia de Cáceres y del noroeste de la provincia de Toledo pertenecían al alfoz del concejo de Ávila.

Esta situación cambió en 1186, con el desgajamiento concejil de la ciudad de Plasencia, fundada ese mismo año por Alfonso VIII; el monarca fijó la delimitación de territorios del nuevo concejo en 1189.

​ El lema de la ciudad recién fundada fue Ut placeat Deo et Hominibus, que en latín significa «para agradar a Dios y a los hombres». 

En 1189, el papa Clemente III creó la Diócesis de Plasencia con sede en la ciudad.​ Los inicios de la ciudad fueron duros, debido a encontrarse en una zona fronteriza y a su cercanía a los territorios dominados por los musulmanes.​ 

En 1196 fue tomada por los almohades,​ como consecuencia de la batalla de Alarcos,​ pero Alfonso VIII y el reino de Castilla la recuperarían ese mismo año, el día 15 de agosto.​ Tras esta reconquista se tomaría la decisión de construir las murallas de la ciudad.

Fuero de Plasencia

A finales del siglo XIII el rey otorgó el Fuero de Plasencia, que otorgaba mucha importancia a la convivencia entre cristianos, musulmanes y judíos.

 Ello propició la formación de una importante comunidad judía, que fue la más grande de Extremadura y tuvo considerable poderío económico.​

Una de las primeras referencias escritas que se tienen de una corrid de toros se halla en las Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio, en el llamado «Toro de Plasencia», cantiga en la cual se narra lo acontecido en una corrida celebrada en la plaza de la ciudad, donde gracias a la intervención milagrosa de la Virgen un hombre salva su vida de morir a manos de uno de los toros que se estaban lidiando en aquel momento.

​Cantiga 144, El toro de Plasencia

La ciudad tenía entonces derecho a voto en las Cortes de Castilla, siendo prueba de ello el envío de dos procuradores a las cortes realizadas en Madrid en 1391. 

El siglo XV fue un período clave de la historia de la ciudad, durante el cual los comportamientos feudalizantes de la Edad Media dieron lugar al final del estatuto de realengo y al consiguiente establecimiento de una jurisdicción de señorío. 

En 1442 el rey Juan II de Castilla dio la ciudad a la familia de los Estúñigas o Zúñigas, concediendo a Pedro de Zúñiga el título de conde de Plasencia.

Al pasar a señorío, Plasencia perdió el derecho de voto en las Cortes.56​ En 1446, por deseo de su obispo, el cardenal Juan Carvajal, se crearon en la ciudad unos estudios de Humanidades, que fueron los primeros estudios generales de rango universitario que existieron en lo que hoy es Extremadura.​

En la segunda mitad del siglo XV, Plasencia tuvo cierta participación en los conflictos bélicos relacionados con el acceso al trono. El rey Enrique IV fue depuesto en la ciudad el 27 de abril de 1465 como soberano de Castilla. Más tarde, el Conde de Plasencia tomó parte activa en la Farsa de Ávila arrebatando la espada, símbolo de la justicia, a la estatua de madera que representaba al rey castellano y proclamando como tal al infante Alfonso.​ 

Posteriormente, la reina de Castilla Juana la Beltraneja y Alfonso V de Portugal se casaron el 29 de mayo de 1475 en la casa de las Argollas, donde fueron proclamados reyes de Castilla y Portugal.​

En junio de 1488, el Duque falleció y le sucedió su nieto Álvaro de Zúñiga y Pérez de Guzmán. La nobleza placentina aprovechó la ocasión para levantarse en armas contra los Zúñiga y recuperar de este modo el poder que detentaban anteriormente sobre la ciudad y sobre las rentas de las tierras que dependían de la misma.​ 

Los sublevados fueron apoyados por los Reyes Católicos, que revocaron la donación hecha por Juan II, argumentando que había sido excesiva y contra su voluntad.​ La revuelta triunfó y el estatuto de realengo fue repuesto, siendo ratificado el 20 de octubre de 1488 en las puertas de la catedral, con la presencia de Fernando el Católico, que juró defender siempre los fueros y la libertad de Plasencia.


Edad Moderna


Plasencia en el siglo XVI

Cabe destacar, que durante esta época Plasencia fue el lugar recomendado por los médicos de la corte a Fernando el Católico como lugar más saludable de todos sus reinos y donde debía fijar su residencia. 

El monarca se trasladó a vivir a Plasencia en 1515. 

Murió en Madrigalejo cuando viajaba desde Plasencia a Guadalupe para asistir al capítulo de las órdenes de Calatrava y Alcántara en el monasterio de Guadalupe.​

Entre 1520 y 1522, durante la Guerra de las Comunidades de Castilla, Plasencia participó de parte del bando comunero, consiguiendo instaurar una comunidad en Plasencia pero esta se vio mermada por la cercanía de núcleos realistas cercanos, como Ciudad Rodrigo o Cáceres.​

Entre 1528 y 1531 residió en Plasencia el compositor Cristóbal de Morales, que desempeñó allí el cargo de maestro de capilla.​

Plasencia tuvo cierta importancia también durante la conquista americana. En 1539, una expedición financiada por el obispo Gutierre de Vargas Carvajal fue al estrecho de Magallanes. Uno de los barcos de la expedición, dirigido por Alonso de Camargo, consiguió cruzar el estrecho.​

En 1573, el obispo placentino Pedro Ponce de León donó al monasterio de El Escorial

parte de su biblioteca, entre cuyas obras se encontraba entre otras el Códice Emilianense procedente del monasterio de San Millán de la Cogolla. 

Santuario de la Virgen del Puerto, construido en la Edad Moderna

En 1665, otro obispo, Diego de Arce y Reinoso, tenía en el momento de su fallecimiento una biblioteca de 3880 obras en 10 000 volúmenes.​

Cuando en 1502 surgieron las primeras 18 provincias de Castilla, éstas fueron establecidas en función de las ciudades que tenían voto en Cortes.

Ninguna ciudad de la actual Extremadura tenía tal voto, de forma que la mayor parte de la región pertenecía a la provincia de Salamanca. Debido a esto, en 1653 Plasencia decidió comprar el voto en Cortes que anteriormente había tenido, compra que realizó conjuntamente con Alcántara, Badajoz, Cáceres, Mérida y Trujillo. 

Este fue el momento de creación de la antigua provincia de Extremadura, que quedó compuesta por el partido de Trujillo y el territorio de León de la Orden de Santiago (divididos en dos partidos, Mérida y Llerena, y en cada uno de ellos existían varias encomiendas), a los cuales se les añadieron las tierras de Coria y Granadilla.​

Plasencia e Inés de Suárez

En Plasencia, ciudad natal de Inés de Suárez, aunque no sólo ella cobra importancia en la conquista de América. 

De hecho, gracias a las campañas promovidas por los obispos placentinos se descubrió y conquistó la Patagonia argentina y las islas Malvinas, se cruzó el canal de Beagle y se avistó por vez primera la isla de Chiloé (Chile).

Inés de Suárez Inés

Entre las calles de Plasencia sobresale la silueta de la catedral (que en realidad son dos yuxtapuestas), aunque tras sus murallas se esconde una buena colección de palacios, restos judíos y casas señoriales.

Inés Suárez ha pasado a la historia por ajusticiar a varios nativos, pero lo cierto es que su historia bien podría ser una exageración. 

El debate está abierto: ¿Cruel guerrera o valerosa exploradora? José Luis Hernández Garvi, autor cuyos libros recomendamos, alberga su opinión sobre el tema

Inés Suárez, española de nacimiento, ha pasado a la historia por acabar con la vida de siete caciques chilenos para evitar que medio centenar de conquistadores españoles fuesen masacrados en Santiago. 

Sin embargo, también fue una de las pocas mujeres que se atrevieron a partir hacia el Nuevo Mundo y la única que se embarcó en la exploración de la costa americana junto a su amante, Pedro de Valdivia, allá por el siglo XVI. 

En la actualidad, por tanto, parece difícil saber si fue una heroína, una villana o (simplemente) una persona de su tiempo que se vio obligada a tomar medidas drásticas ante una situación desesperada. Con todo, algunos estudiosos de su figura son partidarios de que esta ejecución podría haber sido exagerada en los libros. ¿Realidad o ficción?

Hacia América

Poco se sabe de la vida de Inés Suárez antes de viajar al Nuevo Mundo. Según se cree, esta mujer nació en Plasencia, Extremadura, allá por 1507. «Contrajo matrimonio en Málaga para enviudar poco después, circunstancia que la llevó a tomar la decisión de embarcarse al Nuevo Mundo», desvela el autor. 

Al parecer, la decisión de viajar al Nuevo Mundo la tomó tras barruntar seriamente convertirse en monja tras la muerte de su marido. Sin embargo, al final prefirió cruzar el Atlántico en busca de una nueva vida en 1537, cuando sumaba ya una treintena de primaveras a sus espaldas. 

Ese año, junto a una sobrina, embarcó en el puerto de Cádiz a bordo del barco del maestre Manuel Marín. «Después de llegar a su destino, su rastro reaparece en Cuzco, donde encontró trabajo como gobernanta en la casa de Pedro de Valdivia», añade el escritor en su obra. Probablemente desconocía que su patrón sería el futuro conquistador de Chile y uno de los amigos más cercanos de Francisco Pizarro.

Como si de una película americana se tratase (no en vano se suele afirmar que la realidad supera la ficción), nuestra Inés cayó rendida a los encantos de Valdivia, veterano de batallas como la de Pavía. Y otro tanto le ocurrió al curtido militar. Aunque en su caso tenía más delito, pues había dejado a su mujer esperándole al otro lado del Atlántico entre sollozos. 

Debieron pensar que lo pasa en el Nuevo Mundo no tiene por qué saberlo el Viejo, porque ambos iniciaron un romance de esos que todo el mundo sabe, pero que nadie admite para evitar tensiones innecesarias. Dónde se conocieron es otro de los misterios sin resolver. ¿Venezuela? ¿Cuzco? Existen tantas versiones como estudiosos del tema.

En todo caso, lo que está claro es que, como señala Baeza, Inés «habría optado por trabajar cuidando a los soldados heridos, lavando y componiendo sus ropas». Todo ello, mientras su amante le contaba historias sobre sus andanzas pasadas. 

Anécdotas que hablaban, por ejemplo, de su nombramiento como maestre de campo tras haber demostrado de sobra su valentía o de la guerra civil que se había desarrollado cuando el también conquistador Diego de Almagro se había enfrentado contra el mismísimo Francisco Pizarro.

«Finalizada la guerra civil entre conquistadores, su lealtad había sido recompensada con extensas tierras […] y una mina de plata en Cerro de Poco, cerca del Potosí», añade Hernández Garvi.

Edad Contemporánea


Mapa de la ciudad de mediados del siglo XIX, por Francisco Coello

En la Guerra de la Independencia, Plasencia se convirtió en un lugar estratégico para las tropas francesas. Los días 8 y 13 de junio de 1808 se produjeron disturbios que llevaron al asesinato de varios afrancesados, algunos de los cuales murieron por linchamiento. 

Poco después, los placentinos constituyeron una junta local de armamento y defensa y buscaron apoyos en la margen derecha del Tajo. 

Pese a los esfuerzos de la junta, el 28 de diciembre de 1808 la ciudad fue tomada por las tropas francesas, tras haber quemado Malpartida de Plasencia dos días antes. 

Los franceses ocuparon la ciudad doce veces durante el conflicto, y a su paso por Plasencia extorsionaron a sus habitantes y produjeron graves daños en la ciudad.

A la caída del Antiguo Régimen la ciudad se constituyó como municipio constitucional en la región de Extremadura. 

Cuando en 1822 Extremadura fue dividida en las actuales provincia de Cáceres y provincia de Badajoz, Plasencia disputaba a Cáceres la capitalidad de la primera, argumentando que a la derecha del río Tajo había más población, además de ser sede episcopal. Pesaron más otros criterios y Cáceres fue elegida capital de la provincia​ 

Desde 1834 es la cabecera del partido judicial de Plasencia.

El mercado, óleo de Joaquín Sorolla en el que se muestra una imagen de la ciudad en 1917

​ Durante la Primera República Española, se constituyó en la ciudad el Cantón de Plasencia en el transcurso de la revolución cantonal, para reivindicar así su capitalidad sobre la provincia de Cáceres, rechazada anteriormente​

La Restauración fue una época importante para Plasencia, ya que en la ciudad tuvieron lugar importantes reformas que afectaron a la economía y sociedad del municipio. Por primera vez la ciudad tuvo una red de agua potable y alumbrado público, y además la red de alcantarillado fue mejorada. 


La economía de la ciudad, que hasta entonces se había basado casi exclusivamente en la agricultura y el comercio, se industrializó como consecuencia de la creación de la estación de ferrocarril de la ciudad, en torno a la cual se construyó un barrio industrial.​

Vista general de Plasencia, publicada en 1908, y obra de Venancio Gombau (1862-1929)

En el año 1917, el pintor valenciano Joaquín Sorolla inmortalizó la ciudad en uno de sus cuadros, El mercado, en el que pintó la vista desde una de las márgenes del río Jerte, con el palacio episcopal, la catedral, el puente de Trujillo y mujeres ataviadas con el traje de Montehermoso. 

La obra pertenece a una serie de catorce grandes lienzos titulada Visión de España, realizada por encargo del magnate estadounidense Archer Milton Huntington para decorar la biblioteca de la Hispanic Society, en Nueva York, institución que él mismo había fundado.


En la Guerra Civil Española, Plasencia no fue objeto de disputa entre los dos bandos, ya que en la ciudad triunfó inmediatamente la sublevación militar de 1936. 

El 19 de julio, el teniente coronel José Puente, jefe del Batallón de Ametralladoras de Plasencia, tomó el control de la ciudad sin apenas resistencia.​ ​

La segunda mitad del siglo XX fue un periodo de extraordinario desarrollo para Plasencia. Demográficamente, Plasencia duplicó su población de derecho, pasando de 17 507 habitantes a 36 690.

Durante esos cincuenta años fueron construidas gran cantidad de obras públicas, como el hospital Virgen del Puerto, el embalse de Plasencia, la ciudad deportiva municipal y la antigua carretera a Navalmoral.​ Además, se crearon escuelas universitarias de Enfermería y Empresariales, que al finalizar el siglo se unieron en el actual campus de Plasencia.

3. Que ver en Plasencia



4. Juderia de Plasencia

Juderia de Plasencia

El segundo día de mi viaje por las juderías extremeñas va a terminar con una cena muy especial: un menú sefardí.

Un ciclo de expulsiones y reubicaciones que iré descubriendo en prácticamente todas las paradas de mi viaje.

Así fue también en Plasencia, donde, al contrario que en Cáceres, es la segunda judería la más evocadora, con la primera enterrada bajo la mole del Convento de Santo Domingo, que hoy es el Parador de Turismo.

El Palacio Carvajal Girón, que no sólo es un hotel bellísimo en un espectacular palacio del S. XVI, sino que ocupa el mismo solar en el que se construyó la Sinagoga Nueva. 

Junto a ella, en dos calles que aún hoy serpentean hacia el centro de la ciudad –la Trujillo y la Rúa Zapatería- se establecieron los judíos pacenses cuando fueron expulsados de la primera zona, algo más apartada, de nuevo al borde de la muralla.

En mi segundo día en la ciudad aprovecho el sol mañanero para volver a la vieja judería y aprovecho también el fresco de la mañana para descansar un poco en el Olivar de la Juería, un pequeño jardín al pie de la muralla ubicado, dicen, en lo que fue el huerto de una antigua casa judía.

5. Centro Histórico de Plasencia

Centro Histórico de Plasencia

Cáceres y Plasencia “En Plasencia, donde, al contrario que en Cáceres, es la segunda judería la más evocadora, con la primera enterrada bajo la mole del Convento de Santo Domingo, que hoy es el Parador de Turismo” 

Me acompañan los propietarios y auténticas almas del lugar, que me cuentan cómo empezaron a hacer menús sefardíes en una jornadas especiales durante una semana de febrero, y cómo la iniciativa ha tenido tanto éxito que algunos platos se quedan en la carta el resto del año.

Además, si se pide con antelación, en cualquier momento puedes degustar tu propio menú basado e inspirado en la comida que los propios judíos de Plasencia tomaban hace siglos. 

Centro Histórico de Plasencia

El que disfruto yo es una auténtica y abundante delicia, con platos espectaculares como el milhojas de pimiento con anchoas y mermelada de tomate, el deliciosos latkes de manzana, el toque dulce con el que cerramos la opípara cena.

 “Puedes degustar tu propio menú basado e inspirado en la comida que los propios judíos de Plasencia tomaban hace siglos.

El que disfruto yo es una auténtica y abundante delicia, con platos espectaculares como el milhojas de pimiento con anchoas y mermelada de tomate, el cordero confitado con cus cus o los deliciosos latkes de manzana” Casa Juan está en la calle –que también podría ser callejón Arenillas, uno de los rincones más bonitos de la judería.

Juderia de Plasencia 

 “Alrededor de la Calle Rabilero, se encontraba una judería cuyas señales llegan nítidas hasta nuestros días 

Fuera de la muralla, en la rocosa ladera de un cerro que aún queda a esta parte del río, el sol de la mañana se levanta rápido y fuerte para iluminar con dureza las viejas tumbas –ya vacías, obviamenteexcavadas en la piedra. 

A pesar de que la información disponible no es mucha, las pequeñas tumbas parece que nos cuenten una historia: la de esa comunidad que se aparta de la ciudad para enterrar a los suyos casi en secreto, en huecos hechos como de urgencia en la dura piedra, sin mucho ornato y con poco boato.

 Sea cierta o no mi ensoñación un tanto triste, el cementerio judío de Plasencia en uno de esos pocos lugares que, más de 500 años después, nos transmiten esa extraña sensación que se tiene al saber exactamente lo que ocurría allí a través de un océano de siglos, de tiempo y hechos que han ido acumulándose desde entonces.

PLASENCIA - Qué es imprescindible ver en Plasencia (con imágenes ...
Ubicada en el norte de Extremadura y limita con poblaciones de cinco comarcas: Alagón, Granadilla, Jerte, Monfragüe y la Vera. Es la puerta de entrada al Valle del Jerte.

Con una larga historia con orígenes en la época de los celtas y posterior presencia de los romanos, en tu visita de Plasencia ahora puedes ver la configuración de una antigua ciudad medieval que se constituyó a finales del siglo XII.

En concreto fue en el año 1196 cuando Plasencia fue fundada por el rey Alfonso VIII en el contexto de la guerra con los musulmanes.

Portada románica de la catedral Vieja de Plasencia

Tras una nueva reconquista a los almohades, fue en 1201 cuando se abordó construir las murallas, de las que todavía quedan diversos tramos en los que se abren varias puertas para dar acceso al centro histórico.

Un hecho destacado fue cuando en 1442 pasó a manos de Pedro de Zúñiga por una concesión Real, hasta que en 1488 la ciudad pasó a control de los Reyes Católicos.

Hechos destacados fueron la boda de Juana la Beltraneja y el rey Alfonso de Portugal, o que Fernando el Católico eligiera a Plasencia como lugar de residencia durante un tiempo.

Como consecuencia de ello, durante el siglo XV la ciudad tuvo un gran auge al residir en Plasencia buena parte de la nobleza extremeña que dejó un gran patrimonio monumental y artístico que ahora puedes ver en tu visita.

Puerta de Trujillo en Plasencia

A la hora de plantearte una visita de turismo de Plasencia, te diré que es una ciudad que puedes conocer en un día, y en tu recorrido deberás centrarte en su centro histórico, pues los principales monumentos y rincones se ubican dentro de lo que queda del antiguo recinto amurallado.

La ciudad se extiende a partir de su céntrica plaza Mayor, y en tu paseo por sus estrechas calles verás numerosos edificios palaciegos, iglesias y antiguos conventos.

Hoy el abuelo Mayorga el encargado de dar las horas en la ...De la original fortificación de finales del siglo XII y principios del XIII, ahora quedan algunos tramos y puertas.

Así, de los 75 cubos que llegó a tener la muralla, aún puedes ver 20, así como las puertas del Sol, Trujillo, Berrozana y la Torre Lucía.

Abuelo Mayorga en la plaza Mayor de Plasencia

En la puerta de Trujillo, rincón que no debes de dejar de ver, se encuentra la Ermita de la Salud, con una bóveda de cañón, y en la Torre Lucía se ubica el Centro de Interpretación de la Ciudad Medieval de Plasencia.

6. Plaza Mayor de Plasencia

La plaza Mayor es el centro de la vida de Plasencia.

Siempre con un gran ambiente, en ellas verás las terrazas de los bares situados en las galerías porticadas que se extienden por buena parte de la plaza.

El edificio más destacado es el del ayuntamiento, del siglo XVI con estilo de transición del gótico al renacentista, el cual está culminado por una torre de reloj donde podrás ver a la figura del Abuelo Mayorga, un icono popular de Plasencia.

El abuelo Mayorga sobre el Ayuntamiento de Plasencia
Ayuntamiento en la plaza Mayor de Plasencia

En otro orden de cosas, en la plaza también te llamará la atención el edificio más estrecho de Plasencia, y te «chirriará» la arquitectura de un edificio rojizo que se levantó en 1936 para tapar la visión desde la plaza de la iglesia de San Esteban.

A destacar el gran mercadillo que los martes tiene lugar en la plaza Mayor de Plasencia, donde además de frutas y verduras, puedes comprar productos de artesanía de hierro y marroquinería.

Desde la plaza Mayor, camino de la catedral, pasarás por la citada iglesia de San Esteban, donde se casó el poeta Gabriel y Galán, y por el edificio del mercado.

También podrás ver el edificio gótico flamígero del Convento de las Claras, actual sede del Centro Cultural Municipal y de la Oficina de Turismo de Plasencia.

7. Catedral de Plasencia

Quizás también te sorprenda encontrar una catedral en Plasencia, lo cual es el reflejo de que solo tres años después de su fundación ya disponía de sede arzobispal con jerarquía sobre Medellín y Trujillo.

Catedral Nueva de Plasencia

Con un caótico diseño exterior, en realidad se trata de dos catedrales construidas de forma sucesiva y superpuesta a partir del siglo XIII.

La catedral Vieja es de estilo de transición del románico al gótico, y exteriormente destaca su bonita portada románica con arquivoltas, la cual encuentras orientada hacia el oeste.

Se empezó a construir en el siglo XIII y cuenta con tres naves, y junto a ella puedes visitar un claustro de estilo cisterciense.

La conocida como catedral Nueva se empezó a construir en 1498 y la obra se paró en 1578, de forma que ha quedado inconclusa y solapada sobre el edificio de la catedral Vieja, separadas interiormente por un muro.

La catedral Nueva es de estilo renacentista y en el exterior te llamará la atención la gran portada de estilo plateresco que quedó sin finalizar, mientras que en el interior verás una suntuosa decoración con pan de oro.

Plaza de la Catedral en Plasencia

En la plaza de la Catedral también puedes ver otros destacados edificios, como el palacio Episcopal de estilo renacentista, la casa del Dean, del siglo XVII, o los contiguos palacios de los Condes de Torrejón y Doctor Trujillo, de estilo gótico plateresco.

También puedes ver el edificio del antiguo Hospital de Peregrinos fundado en el siglo XIV, con una fachada renacentista, el cual ahora es la sede del complejo cultural Santa María.

8. Las Edades del Hombre 2022 en Plasencia


Su inauguración, el 11 de Mayo a las 18:30h, presidida por el rey Felipe VI da muestra de la importancia que tiene acoger esta exposición. 

Tanto que la celebración de Las Edades del Hombre 2022 en Plasencia hace posible que un rey vuelva a pisar nuestras tierras, algo que no sucedía desde hace 44 años, en 1978.


Nuestra ciudad del norte de Extremadura tiene el placer de mostrar desde Mayo hasta Diciembre una de las exposiciones y eventos culturales más importantes de carácter religioso de España. Esta es la primera ocasión en la que la exposición sale de las fronteras de Castilla y León, exceptuando las ediciones internacionales de Amberes y Nueva York.

Catedral Vieja de Plasencia

La exposición se celebrará en en un lugar emblemático de nuestra ciudad la Catedral de Santa María ó Catedral "Vieja" de Plasencia

Claustro de la Catedral de Plasencia, Cáceres

La muestra cuenta con diferentes capítulos que ahondan en la perspectiva histórica de la ciudad, en su desarrollo social y religioso y la importancia que diferentes personajes tuvieron en las expediciones evangelizadoras hacia el Nuevo Mundo.

Transitus: 7 capítulos y un epílogo

Tal y como expuso el comisario de la exposición de Las Edades del Hombre, Antonio de Luis Galán, el recorrido consta de 7 capítulos y un epílogo.

Edades del Hombre,"Transitus", PLasencia

Estas muestras del arte sacro se distribuyen a través de una serie de paneles, peanas, vitrinas, cruces de caminos y puntos de encuentro, recreando así la Plasencia que Luis de Toro plasmó en un plano en 1573 y que es la imagen de Transitus de Las Edades del Hombre 2022 en Plasencia.

Estos capítulos muestran la historia de la ciudad y la diócesis de la catedral desde la fundación de Plasencia hasta la evangelización del Nuevo Mundo.

Para conocer la historia de nuestra ciudad a través del arte sacro se sigue el guion elaborado por Gaspar Hernández y Jacinto Núñez, profesores de la Pontificia de Salamanca, y la selección y recuperación de las piezas elegidas para contarla.

El interior de la Catedral de Plasencia se ha transformado para acoger la muestra sacra, creando espacios y cambios en la iluminación, carpintería, paneles, peanas y vitrinas para generar nuevas zonas donde albergar cruces y áreas de encuentro con un montaje sobrio y moderno al mismo tiempo. De este modo se busca hacer vivir al visitante el paso del tiempo y el tránsito entre dos épocas.

Para evocar con mayor fuerza la fusión que crea Las Edades del Hombre entre dos mundos, todos los capítulos y el recorrido tienen estímulos sensoriales.

La exposición se podrá ver, oler, escuchar y tocar para vivir una experiencia plena.

Los capítulos y el recorrido de la exposición están impregnados de olores que ayudan a generar sensaciones y de una banda sonora creada para la ocasión por el compositor zamorano David Rivas que acompaña al visitante durante el recorrido.

Para despertar el sentido del tacto Las Edades del Hombre 2022 de Plasencia cuenta con la colaboración de la ONCE, que hará de Transitus una muestra de arte sacro accesible.

Obras de arte sacro

Edades del Hombre 2022, Plasencia

Piezas de la exposición Las Edades del Hombre

En Las Edades del Hombre 2022 de Plasencia se exponen 180 obras de arte sacro procedentes de parroquias, iglesias, congregaciones, monasterios, comunidades, museos y particulares de todas las diócesis extremeñas, pero también de Castilla y León, Madrid y Andalucía.

En las Edades del Hombre de Plasencia se pueden contemplar obras de Zurbarán, El Greco, Gregorio Fernández, Luis de Morales, Pompeyo Leoni, y los extremeños Julián Pérez Muñoz y Enrique Pérez Comendador, entre otros. Muchas de las obras seleccionadas inicialmente han pasado por su centro de conservación y restauración para mostrarlas en un óptimo estado.

También se pueden contemplar piezas de arte del Nuevo Mundo como como la Virgen del Sagrario, la Real Providencia de los Reyes Católicos integrando la ciudad de Plasencia en la corona de Castilla, el Cristo de los Doctores, un relicario de 1573, la Virgen de la Antigua, un óleo sobre la fundación de Trujillo en Venezuela, una urna eucarística de México, La Piedad de Alonso Hipólito y la Virgen de la Asunción, titular de la catedral, entre otras.











Un recorrido, un tránsito, como el título de la muestra, desde la fundación de Plasencia, en 1186, pasando por los siglos XV, XVI, XVII y XVIII con especial atención a la evangelización de Latinoamérica.

Esta impotente exposición de Las Edades del Hombre 2022 de Plasencia fusiona unas grandes dotes de estudio artístico e histórico. Como ha destacó en su presentación el secretario de la Fundación, los pilares de Las Edades del Hombre son la investigación, la difusión y la conservación.

Entradas:

¿Dónde comprar las entradas para Las Edades del Hombre en Plasencia?

Las diferentes exposiciones que esta fundación organizará en la Catedral de Plasencia requieren de un pase especial para poder acceder.

Se pueden comprar las entradas para Las Edades del Hombre 2022 de Plasencia en el nuevo centro de visitantes de la Plaza de la Catedral, que está situado en la calle Blanca frente a la histórica Casa del Deán.

Precio entradas para Las Edades del Hombre 2022 Plasencia

El precio de la entrada individual para Las Edades del Hombre 2022 de Plasencia es de 6 euros.

El precio de las entradas para visitas guiadas de grupos es de 125€, con un máximo de 20 personas en cada grupo.

La entrada incluye la visita guiada del recorrido de Las Edades del Hombre, que tiene una duración aproximada de 70 minutos. Las entradas grupales deben de reservarse previamente para la planificación del aforo.

La exposición de Las Edades del Hombre de Plasencia no admite la celebración de visitas guiadas en el interior dirigidas por otros guías turísticos. Solo se permite aquellas organizadas por los especialistas en arte sacro de la exposición.

 


9. Plaza de San Nicolás en Plasencia

Te diré que la plaza de San Nicolás es mi rincón favorito de Plasencia.

Plaza de San Nicolás en Plasencia

En este enclave y sus alrededores es donde puedes sentir mejor la importancia histórica de esta ciudad extremeña, con el palacio de los Marqueses de Mirabel como gran protagonista.

Es un edificio del siglo XV con una patio neoclásico de dos plantas.

Bajo el edificio puedes ver un gran arco que los propietarios tuvieron que abrir tras un juicio que duró 150 años con el fin de dar acceso al antiguo Barrio Judío de Plasencia.

En el otro lado de la plaza, frente al palacio, puedes ver la iglesia de San Nicolás con una portada románica de transición, y en su parte posterior se abre una pequeña plaza donde se ubica la 

10. Casa de las Dos Torres

Casa de las Dos Torres, Plasencia

Del siglo XIII, se trata del palacio más antiguo de Plasencia, con portada románica y fachada neogótica, y en el mismo se alojó Fernando el Católico.

Junto con el castillo de la villa homónima, era en su origen una de las dos sedes principales de la Casa de Monroy, poderosa familia noble placentina que llegó a acumular varios señoríos en diversos lugares de la actual provincia.

Se ubica en el interior del conjunto histórico amurallado de la ciudad, en el lateral suroriental de la plaza de San Nicolás, frente a la iglesia de San Nicolás el Real. Detrás del palacio sale hacia el sureste la calle Blanca, que lleva a la catedral.

​El edificio posee una estructura compleja que abarca múltiples reformas desde el siglo XIII hasta el siglo XX, combinando los estilos gótico, renacentista y modernista. 

Palacio de los Monroy, Plasencia

La parte más antigua es su torre, del siglo XIII, que muestra en su parte más alta el escudo de la familia Carvajal; el palacio se estructuraba antiguamente entre esta torre y una segunda en su otro extremo, debido a lo cual se conoce como "Casa de las Dos Torres", pero la segunda torre fue gravemente dañada en el terremoto de Lisboa de 1755 y hubo que derribarla en el siglo XIX por seguridad. 

La parte más conocida del edificio es su fachada, reformada en el siglo XIX con vanos neogóticos; sin embargo, esta fachada conserva la portada original gótica con los altorrelieves de dos leones.​

11. Parador Nacional de Turismo, Plasencia


claustro: fotografía de Parador de Plasencia - Tripadvisor
Claustro del Parador nacional de Plasencia

Al fondo de la plaza de San Nicolás se encuentra el edificio del antiguo Convento de San Vicente Ferrer, sede actual del Parador Nacional de Plasencia.

Fue construido por los Señores de Zúñiga en el siglo XV, y para ello derribaron una zona del antiguo Barrio Judío, cuya comunidad fue trasladada a casas situadas en las calles aledañas a la actual plaza Mayor.

Cuando paseas por esas calles puedes ver placas que te indican el nombre del judío propietario de la casa que había en un determinado lugar.

En este convento de dominicos, por lo que también era conocido como Santo Domingo, destaca un bonito claustro renacentista o la antigua sacristía que se decora con azulejos de Talavera.

Sin duda el de Plasencia es uno de los mejores paradores desde el punto de vista de su interés arquitectónico.

Además de los indicados, durante tu visita o estancia en el puedes ver muy interesantes rincones, como la escalera al aire de la cafetería, una gran obra arquitectónica, o comer en el antiguo receptorio.
<div style=" text-align:="">
Finalmente, quizás te sorprenda saber que en Plasencia hay un acueducto.

12. Murallas de Plasencia

Murallas de Plasencia

La muralla de Plasencia protege el casco antiguo desde la época fundación de la ciudad, permitiendo el paso a dicho casco antiguo sólo a través de sus puertas: puerta de Trujillo, puerta de Coria, puerta de Berrozanas, puerta del Sol, puerta de Talavera, puerta del Clavero y postigo del Salvador.​

Junto a la muralla hay construcciones destacables como la Torre Lucía, una torre en cuya parte superior se encendía antiguamente una hoguera por las noches, usándose como faro para los caminantes que se acercaban a la ciudad.

13. Espacios Naturales en Plasencia

Plasencia posee notables parques y jardines. 

En el centro de la ciudad se encuentra un destacado conjunto de cuatro parques: la Coronación, los Pinos, los Caídos y San Antón. 

Parque de los Pinos, Plasencia

El primero fue mandado construir por Calixto Payáns, marqués de la Constancia y señor de Barrado, y se sitúa frente al campus de Plasencia, habiéndose usado en otro tiempo como recinto ferial. 

El parque de los Pinos es un extenso jardín botánico habitado por diversas especies de aves y árboles de distintas partes del mundo, en el cual hay un museo de escultura al aire libre. 

El parque de los Caídos, más conocido como parque de la Rana, se construyó en 1942 con los restos de la demolición del alcázar. 

El último parque del conjunto, el parque de San Antón, une los otros tres parques y debe su nombre a que hasta principios de siglo XX se hallaba allí la desaparecida ermita de San Antón.​

Otro parque importante es el Parque de la Isla 

Parque de la Isla, Plasencia

situado en la isla que forma el río Jerte al abrirse en dos brazos en su tramo urbano, y que es el parque más grande del municipio, con una extensión de unas 10 ha. Es conocido porque el rey Felipe V cazaba allí cuando vivió en Plasencia, siendo este lugar uno de los puntos de la ciudad preferidos por dicho rey y donde más tiempo pasaba.​ También se encuentra junto al río Jerte el parque del Cachón, que es el más nuevo de los parques de la ciudad.​​

14. Acueducto de San Antón

El acueducto de Plasencia | El primer paso
Acueducto de Plasencia

El Acueducto de San Antón fue construido a mediados del siglo XVI para suministrar a la ciudad del agua de las sierras cercanas.

   

15. De Vinos y Tapas por Plasencia

Tapas y raciones típicas puedes comer en tu visita a Plasencia

Patatero, tapa típica extremeña

Durante tu visita a Plasencia, en Extremadura, para disfrutar de la gastronomía extremeña quizás prefieras comer de tapas frente a sentarte en la mesa de un restaurante.

Si es así, te voy a recomendar varias tapas típicas que puedes comer en Plasencia y dónde puedes hacerlo.

En la plaza Mayor de Plasencia, en su lado norte, casi enfrente el Ayuntamiento, tienes el Bar Español, un establecimiento fundado en 1920. 

Aquí puedes degustar la palomita (ensaladilla rusa sobre corteza de trigo) y la morcilla de kiko (tapa típica de matanza con hígado encebollado).

Raciones típicas extremeñas a degustar en el Bar El Español en Plasencia

Aparte, tienes una amplia oferta de raciones típicas de esta zona de Extremadura.

Muy cerca de este bar, según sales, a la derecha, en el callejón contiguo conocido como calle de los Vidrieros, está el restaurante cafetería Succo, donde además de poder degustar sabrosas tapas de paella valenciana, también puedes probar el zorongollo extremeño (tapa de patatas, pimiento, jamón y cebolla).

Y otra recomendación es ir al bar La Pitarra del Gordo, situado en el lado este de la plaza mayor de Plasencia.

Aquí la tapa típica es la patatera (chorizo, patata cocida, grasa de cerdo, ajo y sal), de la que también hay una versión preparada con calabaza, la calabacera. 

Estas tapas las puedes acompañar con oriundo y recio vino de Pitarra, servido directamente desde las barricas de barro.


Bar La Pitarra del Gordo en la plaza Mayor de Plasencia en Extremadura

16. Fiestas y Eventos en Plasencia

En Plasencia se celebran varias festividades de ámbito local. Dos de estas fiestas cuentan con declaración de fiesta de interés turístico regional: la Semana Santa de Plasencia y el Martes Mayor. Esta última se celebra anualmente el primer martes de agosto cada año, poniéndose a la venta en la misma productos agropecuarios y artesanales de diversos pueblos de la zona y realizándose diversos concursos.​

Junto a las fiestas de interés turístico, destacan también las fiestas patronales. El patrón de la ciudad y de su diócesis es san Fulgencio de Cartagena, cuya fiesta se celebra el 16 de enero. La noche anterior es conocida como Noche de Antruejos debido a que, aunque se celebra bastante antes del Carnaval, era costumbre popular disfrazarse dicha noche. 

El ayuntamiento y diversas asociaciones mantienen la fiesta, invitando a la degustación de vinos, licores, dulces y migas con música de fondo a cargo de tamborileros.​ Junto con san Fulgencio, también es patrona de Plasencia la Virgen del Puerto, cuya romería se celebra el domingo siguiente al Domingo de Resurrección.​

Otras festividades de la ciudad son las ferias del segundo fin de semana de junio,​ la fiesta del barrio de San Juan del 24 de junio​ o el Ramo de la Virgen de la Salud que se celebra en la ermita del mismo nombre en septiembre.
Ferias gastronómicas

Además del mencionado Martes Mayor, se celebran en Plasencia diversas ferias gastronómicas como los Encuentros Gastronómicos Norte de Extremadura en abril y mayo y la Feria de la Tapa en septiembre y octubre. ​

Certámenes

Escultura 

El entrenamiento, ganadora del Premio Internacional de Escultura de Caja de Extremadura

En la ciudad se organizan varios certámenes de pintura. Destaca el Salón de Otoño que organizó la Caja de Extremadura cada año entre 1979 y 2009 y que desde entonces se sigue organizando con carácter bienal.​ También se organiza en la ciudad un certamen de pintura al aire libre.​

Periódicamente se celebra también en Plasencia el Premio Internacional de Escultura de Caja de Extremadura. Este concurso de escultura tiene la peculiaridad de que las obras premiadas en el mismo se instalan en diferentes puntos de la ciudad, puesto que uno de los objetivos del concurso es convertir a Plasencia en un museo de escultura al aire libre. La primera edición la ganó en 2006 la escultura El entrenamiento del malagueño Manuel Mediavilla.​ La segunda la ganó El espacio recorrido, de la escultora madrileña Mar Soler.​

En el ámbito de la fotografía, destaca el Certamen Fotográfico Defensores del Repollo organizado por el colectivo Alimoche.​ 

​Festivales

En Plasencia se organizan varios festivales de música. Destaca el Festival Internacional de Música Folk Plasencia, que se celebra el último fin de semana de agosto en Torre Lucía. ​



17. y para Comer en Plasencia


Casa Tomás
Avenida SALAMANCA, 12 BAJO;LOC 1,
 10600 Plasencia España
+34 927 41 90 51

Parada de La Reina
Calle Tornavacas, 2 En frente del Parque la Isla, en la misma estación de autobuses ., 
10600 Plasencia España
+34 927 42 50 77

Restaurante Succo
Calle Vidrieras 7,
 10600 Plasencia España
+34 927 41 29 32

El Rincon De Amador
Calle San Esteban 14, 
10600 Plasencia España
+34 927 41 30 21

y algo mas economicos

Restaurante Ático
Calle Picos de Europa,1,
10600 Plasencia España
+34 927 77 12 40

La Casuca
Avenida de la Vera 23 CP 10600, 
10600 Plasencia España
+34 927 42 40 03

18. Otras Rutas Cercanas

Ruta de los Conquistadores por Extremadura (I): De Guadalupe a Trujillo



No hay comentarios:

Publicar un comentario