viernes, 8 de abril de 2022

Escapada de Fin de Semana a Peñafiel, Valladolid: Corazón de la Ribera del Duero

Castillo de Peñafiel, Valladolid

Plaza de Peñafiel

Monasterio de Santa Maria de Valbuena. Valladolid

Bodegas Protos, Peñafiel

Yacimiento Arqueologico de Pintia, Padilla de Duero

Denominación de Origen Vinos de la Ribera del Duero

Castillo de Curuel de Duero

Peñafiel, la reina de todas las escapadas en la provincia de Valladolid, tiene muchas posibilidades para ese viajero con corazón medieval deseoso de ser sorprendido. 

Este lugar que posee, además de uno de los castillos medievales más bonitos de toda España, un carácter reposado y noble donde los haya. 

Pero como las aficiones y pasiones hay que compartirlas he preparado una pequeña guía para saber qué ver y hacer en Peñafiel y sacarle todo el partido a ese barco de piedra amarrado en plena Ribera del Duero .

La peña más fiel de Castilla

Desde que descubrí por primera vez Peñafiel y su castillo he podido volver fácil cinco o seis veces. Señal de que es un lugar que me apasiona y me devuelve a esa Castilla más medieval que ondea su bandera en plena Ribera del Duero. 

El propio infante Don Juan Manuel, que además de atesorar múltiples títulos nobiliarios era sobrino de Alfonso X El Sabio, demostró sus preferencias con Peñafiel entre sus muchos castillos. 

Y la casualidad, o no, llevó a convertir la sangre de las batallas de territorio y religión un milenio más tarde en un vino gran reserva de una de las Denominaciones de Origen con mayor solera en el país y en el mundo. Y es que la DO Ribera del Duero también nació aquí, en Peñafiel.

Indice

  1. Como llegar a Peñafiel
  2. Algo de Historia
  3. Castillo de Peñafiel
  4. Museo Provincial del Vino
  5. Plaza del Coso
  6. Mas Cosas que ver en Peñafiel
  7. Fiestas de Peñafiel
  8. Comer en Peñafiel
  9. Denominación de Origen Ribera del Duero - Visita Bodega
  10. Monasterio de Santa Maria de Valbuena
  11. Curiel de Duero
  12. Necrópolis de las Ruedas-Yacimiento de Pintia
  13. Otras Rutas Cercanas

1. Como llegar a Peñafiel

Peñafiel se sitúa a 55 kilómetros al este de la ciudad de Valladolid y a aproximadamente 180 kilómetros al norte de Madrid. Se puede ir en coche por la nueva carretera de Segovia que pasa por Cuéllar (A-601) o por la A1 desviándonos en la burgalesa Aranda de Duero para tomar la N-122. 

Sea como fuere hablamos de un destino a un par de horas desde la capital de España, lo que lo convierte en un lugar idóneo para una escapada de un día o, para estar más tranquilos y explorar también la zona (Curiel, Pintia, Santa María de Valbuena o visitar alguna bodega de la provincia de Valladolid), un fin de semana completo. Algo de Historia


2. Algo de Historia


Su origen se remonta a culturas prehistóricas —existen restos de asentamientos vacceos en los alrededores en incluso anteriores que se remontan al 2900 a. C. (Muralla de Pico de la Mora)—, aunque es durante la Reconquista cuando se asienta un núcleo urbano al pie del cerro que domina el castillo. 

A principios del siglo X Penna Fidele se erige como plaza fuerte del Condado de Monzón frente a Al Andalus, pasando a depender a finales de siglo del condado de Castilla. Con Sancho García, adquiere una posición privilegiada al albergar un castillo de frontera.

El gran señor de la villa es el infante Don Juan Manuel (1282-1348), señor, duque y príncipe de Villena y sobrino del rey Alfonso X el Sabio. Don Juan Manuel elige Peñafiel como el lugar preferido de todos sus estados repartidos por varios lugares de la geografía española.

La villa, que había sido incorporada a la corona de Castilla en 1367, fue otorgada el 21 de julio de 1448 a Pedro Girón.​

En 1421, nació Carlos de Viana, Hijo de Juan II de Aragón y Blanca de Navarra nació en Peñafiel por el hecho de que su padre era en ese momento, 1421, Duque de Peñafiel y tenía esta villa como el principal de sus vastísimos dominios en la Corona de Castilla, heredados de su padre, que, antes que rey de Aragón fue infante de Castilla.

La ilustre villa de Peñafiel contó —desde su fundación en 1013— con una verdadera historia, vinculada al proceso artístico y social. Albergó un gran número de edificios civiles y religiosos de gran importancia. Desde la etapa medieval, Peñafiel llegó a reunir un total de 18 Iglesias, así como los tres Conventos (Dos de frailes y Uno de Monjas). 

Aparte, también de las seis Ermitas documentadas, dos de ellas conservadas; fruto de la gran religiosidad de las gentes del lugar y la época.El ferrocarril, los cereales y la industria

Perspectiva lateral del castillo.

En 1895 se abrió al tráfico la línea Valladolid-Ariza, que pasaba por este municipio y otros, como Aranda de Duero. 

La llegada del ferrocarril a Peñafiel la convirtió en el centro de una comarca mucho más amplia que el Campo de Peñafiel. 

Las zonas del Valle del Esgueva, Cantalejo y toda la Churrería confluían con sus productos agrícolas en Peñafiel y a la vez se aprovisionaban en sus comercios.[

Además de los molinos tradicionales en las aceñas del Duratón, se instalaron fábricas de harinas en Peñafiel, Campaspero y Pesquera.

Azucarera.

La estación de Peñafiel fue durante mucho tiempo la estación con más movimiento en la zona 1.ª de RENFE. 

La Sociedad Anónima Cros, la primera empresa de fertilizantes del país, construyó un almacén con apartadero de ferrocarril y creó una delegación en Peñafiel para atender una extensa zona de influencia en las provincias de Segovia y Valladolid.

En los años 1950 funcionaban a pleno rendimiento tres fábricas de harinas (Harinera Gallega en la aceña del Duero, Industrias del Campo e Hijos de Martín Moral en las inmediaciones de la estación del ferrocarril) y tres fábricas de galletas ICSA (Industrias del Campo S.A.), DAT (Derivados del Azúcar y Trigo) y Casa Santiveri. 

Las fábricas de galletas empleaban una buena cantidad de mujeres jóvenes, en una época en que el empleo femenino era prácticamente inexistente. En este momento, la existencia del ferrocarril contribuyó a que la empresa Azucareras Castellanas, construyera la Azucarera de Peñafiel (en un primer momento, llamada "Azucarera Nueva Rosario", fue trasladada desde Pinos Puente en 1953.

La facilidad del transporte de cereal, por ferrocarril, a las zonas consumidoras hizo que aumentara la producción, pero no se creó ganadería en la zona, convirtiéndola en simple exportadora de materias primas. Llegando a que en el Servicio Nacional de Cereales se tomara Peñafiel como punto más excedentario de cereales en España.

Sólo en la década de 1960 se instaló una pequeña fábrica de piensos compuestos (UFAC), que se trasladó en poco tiempo a Valladolid.

Efemérides históricas

912. Se produce la fundación y repoblación de Núcleos antiguos en el Valle del Duero, en el que destaca la primera repoblación de Peñafiel.

1013. El conde Castellano Sancho García reconquista Peñafiel. Se conserva desde entonces la frase pronunciada por el Conde Castellano y ahora forma el lema de la Villa : "Esta será la Peña más Fiel de Castilla".

Alfonso X otorgó fuero a Peñafiel en el año 1256.

1256. Alfonso X de Castilla concede el Fuero Real a Peñafiel el 19 de julio de 1256.7

1294. En principios del año, Sancho IV de Castilla hace un recorrido la zona incluyendo a Peñafiel.

1394. Fernando el de Antequera, rey de Aragón (1412-23), duque de Peñafiel, ordenó que se permitiera cortar de los pinares de Cuéllar la madera necesaria para el castillo de Peñafiel. Además procuró activamente deslindar los términos entre ambas villas.

1396. Los guardas del concejo de Peñafiel tomaron dos acémilas a Diego Vicente, vecino de Minguela porque lo hallaron arando en el común. D. Fernando exhortó a ambos concejos de Peñafiel y Cuéllar a avenirse y trabajar los términos.

1421, nació Carlos de Viana, Hijo de Juan II de Aragón y Blanca de Navarra nació en Peñafiel por el hecho de que su padre era en ese momento, 1421, Duque de Peñafiel.

1422. Fallece, en el Convento de San Francisco de la Villa de Peñafiel, el fundador franciscano fray Pedro de Villacreces.

1429. Juan II de Castilla acampó en Rábano y logró entrar pacíficamente en Peñafiel, donde estaban en rebeldía, D. Pedro, el infante de Aragón y el conde de Castro.

1444. Juan II después de un combate de tres horas tomó Peñafiel.

1445. Se hicieron ordenanzas con Cuéllar para el mejor aprovechamiento y mejora de los bienes comunes.

1456. Enrique IV de Castilla autoriza a D. Pedro Girón a reedificar el castillo. Se reedifica la torre del homenaje colocando los escudos de la familia Girón.

Detalle centrado en Peñafiel de la hoja n.º 4 del mapa de la provincia de Valladolid publicado en 1779 por Tomás López.

1835. Aspiroz sale hacia Roa con una columna de tropas.

1836. Los liberales de Roa vienen a refugiarse en Peñafiel, huyendo de los generales carlistas Basilio García y Juan Manuel Balmaseda.

1863. Se tiende la línea de telégrafo de Valladolid a Soria con oficinas en Peñafiel, Aranda de Duero y el Burgo de Osma. Se construye la ermita del Santísimo Cristo del Humilladero.

1895. Se inaugura la línea de ferrocarril Valladolid-Ariza, lo que contribuyó al auge económico de Peñafiel.

1927. Once viticultores de Peñafiel fundan el 29 de marzo de 1927 la bodega Cooperativa Ribera Duero ("La primera en la Ribera"), naciendo así la marca más famosa de la Ribera del Duero "PROTOS". 

Esta bodega es el germen de lo que en 1982 será la D.O. Ribera del Duero.

1948. La mayor crecida del Duratón en el siglo XX tuvo lugar el 29 de enero. El agua tiró el pretil del puente Valdobar. Coincidió con la última gran crecida del Duero. Aún no estaba en servicio el embalse de Cuerda del Pozo, acabado de construir en 1941, que en 2008 aún regula el Duero, hasta su confluencia con el Pisuerga. El agua del Duero tapó totalmente el viejo Puente Duero. La altura de la crecida hizo retroceder al Duratón en su confluencia con el Duero.

Bodegas Protos.

1983. Último año del encierro campero saliendo los toros desde Pajares.

1985. Siendo alcalde D. Miguel-Ángel Alonso Tombo se acondiciona y se reforma la antigua casa del agua del Valdobar y se convierte en la Ermita de San Roque del Valdobar, acogiendo desde 1984 una romería con traslado del San Roque el 14 de agosto a las 6:30.

1985. Se suprime el servicio de viajeros en la línea Valladolid - Ariza alegándose falta de rentabilidad. 

El informe no reflejaba los datos reales de la línea.​

1989. Aparece un tesorillo de monedas de plata en la Plaza del Mercado viejo.

1999. Se construye el Museo Provincial del Vino en el interior del castillo, a cargo de la Diputación de Valladolid.

2010. Etapa 17ª de la vuelta ciclista a España, contrarreloj Peñafiel-Peñafiel.

2017. Junto a Medina de Rioseco albergó el 54º congreso nacional de prensa deportiva que organiza la asociación española de la prensa deportiva.

Que ver y hacer en Peñafiel 



3. Castillo de Peñafiel

El Castillo de Peñafiel se alza en la comarca Duero-Esgueva, al este de la provincia de Valladolid. Peñafiel adquirió gran importancia en la Edad Media debido a su estratégica posición en la línea defensiva del Duero. Las obras de este castillo fueron iniciadas en el siglo X, siendo su fundación atribuida a Ruy Laínez. En los siglos XIV y XV sufriría varias remodelaciones. En 1917 fue declarado Monumento Nacional.

Castillo de Peñafiel

El Castillo de Peñafiel tiene una posición privilegiada en lo alto de un cerro, controlando los valles del Duero, Duratón y Botigas, esta ubicación lo convertía en un bastión prácticamente inexpugnable. La silueta de este castillo ha sido comparada en numerosas ocasiones con un barco navegando por las tierras castellanas.

Esta fortaleza sirvió para frenar el avance musulmán principalmente en los siglos X y XI. Durante algún tiempo llegó incluso a estar bajo el control de Almanzor, pero Sancho García consiguió devolver el castillo a manos cristianas.

En el siglo XIV el Infante don Juan Manuel decidió ubicar aquí su vivienda y realizar una serie de reformas. 

Castillo de Peñafiel

En la centuria siguiente Don Pedro Girón también intervino en la obra, perpetuando su impronta a través de sus escudos nobiliarios esculpidos en la torre del Homenaje.

El castillo consta de una planta alargada, de estilo ojival germánico, de unos 210 metros de largo, 23 metros de ancho y 33 metros de altura. Posee una doble muralla. 

La primera, más antigua y exterior, es lisa y se atribuye al siglo XI. 

En la parte oriental de ésta se localiza la puerta de acceso, sobre un arco de medio punto, flanqueada por dos torres cilíndricas.

La segunda muralla posee torrecillas y torreones cilíndricos adosados. Algunos de estos torreones fueron empleados como mazmorras. La parte superior de este perímetro amurallado está rematado por almenas. 

En esta segunda muralla se localiza la puerta de acceso al interior del castillo. Se trata de una portada muy similar a la anterior, encontrándose bajo un arco de medio punto y entre dos torreones circulares decorados con grandes ménsulas.

La Torre del Homenaje se encarga de dividir el espacio interior en dos patios. 

Torre del Homenaje del Castillo de Peñafiel

El patio norte se dedicó a acoger aljibes, almacenes y zona de criados; el patio sur fue destinado para albergar guarniciones y caballerías. Esta torre rectangular es muy imponente al superar los 30 metros de altura. 

La parte superior está decorada con ocho torrecillas circulares y coronada por un perímetro de almenas. El interior se divide en tres plantas abovedadas, algunas empleadas como salón de nobles, cocina y dormitorios.

En general, la torre del Homenaje de cualquier castillo era el lugar destinado al acto del vasallaje, que consistía en que el vasallo juraba fidelidad, protección y apoyo militar al señor feudal a cambio de tierras y control sobre una población del feudo. En la actualidad en el interior de la torre del Homenaje del castillo de Peñafiel se pueden apreciar armaduras y recreaciones de las vestimentas de la época.

En el patio sur se encuentra el Museo Provincial del Vino desde 1999. Diseñado por el arquitecto Roberto Valle González. Consta de dos plantas, y los materiales empleados para la construcción fueron madera y acero. Los muros de piedra del patio sirven al museo como paredes. 

Vista aerea del Castillo de Peñafiel

El sótano es empleado como Sala de catas, exposiciones, salón de actos y biblioteca. La primera planta muestra todo el proceso de elaboración del vino, así como su relación con la gastronomía típica, arquitectura popular, fiestas, historia, mitología, etc. 

4. Museo Provincial del Vino

Museo Provincial del Vino, Peñafiel

Cualquier amante del vino y de la vasta cultura que siglos de historia han entretejido en torno a él, debe incluir en su hoja de ruta el Museo Provincial del Vino.

Además de constituir una sugerente propuesta museística, se ha convertido, desde su fundación, en el eje sobre el que bascula todo el turismo enológico de la provincia.

Ubicado en el majestuoso castillo de Peñafiel, declarado Monumento Histórico Nacional en 1917, se encuentra en el corazón de la Ribera del Duero. Se ha convertido en una emblemática seña de identidad de la comarca y baluarte de la difusión del rico legado de la viticultura vallisoletana.

5. Plaza del Coso

Panorámica de la Plaza del Coso con el castillo de Peñafiel en la parte superior.

La Plaza del Coso es una plaza urbana de Peñafiel. A lo largo del año, hace las veces de plaza de toros, durante las fiestas de San Roque de agosto, y sirve de lugar para la Bajada del Ángel, el Domingo de Resurrección.

Conocida como "Corro" o "Corro de los toros", su existencia se encuentra documentada desde la Edad Media. Conformada por 48 edificios, se accede a ella por dos calles. Bordea un espacio de 3500 m². 

Los balcones de la plaza, adintelados, se realizaron en los siglos XVIII y XIX, en madera, y se encuentran decorados con motivos arabescos. La función de estos balcones desde su origen hasta hoy es la de servir de lugar para presenciar los espectáculos.

Atribución de la primera plaza mayor de España

Actualmente se atribuye a esta plaza el ser «una de las primeras plazas mayores de España», dada por su singularidad. Su emplazamiento no constituye un espacio en el que preside un ayuntamiento, concejo o una iglesia parroquial. Su construcción se realizó desde antiguo para fines lúdicos, entre los que destacaban las justas y torneos medievales y posteriormente las sueltas y corridas de toros.

El concepto de Plaza Mayor va unido a la presencia en dicha plaza de las Casas Consistoriales, por lo que la Plaza de Peñafiel es más bien un palenque, lugar dedicado realizar justas y torneos,es decir: juegos derivados de la guerra y de la caza. Estos lugares evolucionaron y en algunos casos fueron aprovechados para el entrenamiento de tropas, es decir, a la instrucción militar justas y torneos y se los denominó Campos de Marte. 

En otros casos evolucionaron hacia juegos taurinos, que hasta el siglo XVIII se realizaba a caballo y a partir de la dinastía de los romero de ronda comienza a realizarse a pie. Este es el caso de Peñafiel donde, como en muchos otros lugares, se construyeron una serie de edificaciones dedicadas a la exclusiva misión de palcos desde donde disfrutar de las diversas actividades del recinto que incluían procesiones, festejos patronales, ferial de ganado, etc.

El origen de las Plazas Mayores españolas está en Valladolid cuando en el siglo XIII se desplaza el mercado desde la plaza de Sta. María hasta un descampado extramuros en torno al Convento de san Francisco, donde poco a poco se van construyendo edificaciones diversas sobre todo con función comercial. Los Reyes Católicos trasladan allí las Casas del Concejo. 

En el siglo XVI, ya se denominaba Plaza Mayor. Tras el terrible incendio de 1561, que arrasó la zona, se inició la reconstrucción bajo los auspicios del Rey Felipe II y proyectó una urbanización integral de la zona dirigida a la actividad comercial, con calles porticadas y que incluía un gran espacio para la Plaza Mayor. 

Esta plaza,de grandes dimensiones, presidida por la Casa consistorial, se dedicó también a recinto para celebraciones de tipo diverso: espectáculos civiles y actos religiosos. El modelo generó la construcción en España y América de recintos similares con la doble función comercial y representativa.

6. Mas Cosas que ver en Peñafiel

Iglesia y Convento de San Juan y San Pablo

Iglesia y Convento de San Juan y San Pablo, Peñafiel

Continuando por la calle, nos dirigimos a la Iglesia y Convento de San Juan y San Pablo, una de nuestras favoritas. A escasos cien metros de la plaza se ubica la Iglesia y Convento de San Pablo. 

Antiguamente fue un alcázar que perteneció al rey Alfonso X El Sabio. Dos siglos más tarde se construye una capilla funeraria para la familia en estilo plateresco. Actualmente alberga el Museo Capilla de los Manuel.

Es de estilo gótico-mudéjar y uno de los templos más emblemáticos de la villa, declarado Bien de Interés Cultural en 1931.

El infante Juan Manuel, señor de Peñafiel, facilitó la construcción de la iglesia a los dominicos en el año 1318, para que tras su muerte albergase su cuerpo. En 1536 el biznieto del infante, modifica la nave del evangelio para construir la capilla funeraria de la familia Manuel.

 El infante Juan Manuel fue el autor del Conde de Lucanor, una de las obras maestras de la literatura medieval española. 

En el exterior del edificio, destacan los arcos de ladrillo de su ábside gótico-mudéjar del siglo XIV, una verdadera obra maestra, que contrasta con el exterior de la capilla funeraria plateresca construida dos siglos después, decorada con escudos heráldicos de la familia Manuel y de Peñafiel.

El Museo Capilla de los Manuel, ofrece un espectáculo multimedia que narra la historia de la capilla, una de las joyas artísticas de la Ribera del Duero.

La originalidad y la espectacularidad son la seña de identidad de este espectáculo en el que uno de los ángeles que adornan la estancia se convierte en el narrador de la historia que repasa los cinco siglos de vida de la capilla.

La puesta en valor turístico de la Capilla de los Manuel sirve como colofón a un trabajo que comenzó con las restauraciones llevadas a cabo tanto en la propia capilla como en el sepulcro, actuaciones que han servido para que este emblemático lugar luzca en su máximo esplendor a pesar del expolio que sufrió durante la ocupación francesa de 1809 a 1813.

Iglesia de San Miguel de Reoyo

Continuando por la misma calle, llegamos a la Iglesia de San Miguel de Reoyo, construida en el siglo XVI. 

Destaca la portada de medio punto con columnas pareadas rematadas con un frontón y la torre que en el siglo XVIII tuvo que ser reformado el último de sus tres cuerpos en ladrillo.

El interior está compuesto por tres naves cubiertas con bóvedas de yesería, y el crucero está cubierto con una cúpula apoyada sobre pechinas.

Barrio de La Judería

Junto a las aguas del río Duratón, se encuentra el barrio de la judería, donde vivía esta comunidad. 

Balcones del Barrio de la Juderia, Peñafiel

Algunos de sus moradores gozaron de gran riqueza gracias al control de muchos de los molinos de grano instalados en el río, y que luego veremos. 

Allí se encuentra hoy en día el parque de la Judería con columpios para que los peques se relajen un poco.

Iglesia de Santa María

Iglesia de Santa María, Peñafiel

Atravesando el antiguo entramado de callejuelas que componía la judería, llegamos hasta la Iglesia de Santa María. Esta se levanta sobre un antiguo templo románico a finales del siglo XIV, la torre es del siglo XVII.

En su interior de tres naves cubiertas con bóveda de crucería, destaca el Retablo de la Virgen de Pajares del siglo XVIII y el Museo Comarcal de Arte Sacro, donde puedes ver una interesante colección de orfebrería, escultura y pintura de la comarca a la que pertenece Peñafiel.

Torre del reloj

La Torre del reloj es el único vestigio de la iglesia de San Esteban. El reloj que se encuentra en lo alto, tiene la maquinaria original del siglo XIX.

Casa Museo de la Ribera

Esta vivienda presenta todas las características de las tradicionales de la Ribera del Duero, hechas con adobe y entramado de madera.

Casa Museo de la Ribera, Peñafiel

Y su museo es un espacio en el que se realizan representaciones teatrales de cómo era la vida hace un siglo en la villa de Peñafiel. 

El Cantinero 'Mariano' nos mostrará la cantina, las cuadras, el patio, el lagar y las dos bodegas. Y su mujer 'Tomasa' las distintas habitaciones, la cocina, el horno y las alcobas.

Consta de 3 plantas en las que se simulará la vida cotidiana de una casa de La Ribera del Duero de principios de siglo. Dos bodegas para la elaboración del vino, elaboración del pan y finaliza la visita tomando un vino. 

Un destino muy interesante en el que disfrutaremos del arte y de la gastronomía que atesora Peñafiel, sin olvidar las visitas guiadas que podremos realizar a muchas de sus Bodegas.

Es necesaria la reserva previa.


7. Fiestas de Peñafiel

Visitar Peñafiel durante las fiestas de San Roque es dar un salto al pasado, adentrarse en el mundo del ayer para contemplar tradiciones ancestrales que se celebran de la misma manera y en el mismo lugar desde la Edad Media.

Fiestas de San Roque, Peñafiel

Buena parte de las fiestas de San Roque giran en torno al toro, un animal que lleva demostrando su bravura y nobleza desde siglos en la Plaza del Coso, donde se siguen celebrando capeas, novilladas y corridas de rejoneo año tras año.

La Plaza del Coso es el escenario que ha permitido a las Fiestas de Peñafiel hacerse un hueco en el calendario festivo nacional. Su arquitectura medieval, sus balcones cargados con arabescos y el hecho de ser el único lugar en el mundo en el que se sueltan toros por dentro y por fuera del ruedo han convertido a esta edificación en todo un símbolo para Peñafiel, un emblema en el que se han divertido y han disfrutado gentes de muy distintas épocas y raleas.

Las fiestas de San Roque eran antiguamente la mejor manera de distraer a los peñafielenses después de la dura época de la cosecha del cereal, pero en la actualidad la fiesta ha abierto sus horizontes y son decenas de miles de visitantes los que se acercan cada año a Peñafiel entre el 14 y el 18 de agosto para disfrutar de unos festejos únicos en el mundo.

El chupinazo es el pistoletazo de salida de cuatro días de fiesta, caracterizados por una constante algarabía.

Fechas: Del 14 al 18 de Agosto

Los días 15,16 y 17 a las cinco de la tarde se concentra el gentío en la Plaza de España, donde el Director de la Banda Municipal de Música dará paso al baile del Chúndara, un pasacalles que congrega a miles de personas bajo el son de la música.

El Chúndara es una adaptación del pasodoble de Esquembre llamado "La Entrada" que se ha convertido en una procesión laica que lleva celebrándose en Peñafiel desde 1950.

El recorrido es de unos cientos de metros, por las calles Derecha al Coso, La Parra, Don Juan Manuel y Plaza del Coso, y dura entre una hora y media y tres horas. La fiesta, el gentío, la música y el agua son los protagonistas de este pasacalles, en el que miles de personas participan cada año, convirtiendo este tradición relativamente joven en todo un espectáculo para el visitante, que puede contemplar como una masa ingente de personas se mueve al unísono en busca del agua que tiran los vecinos desde los balcones.

Bajada del Angel, Peñafiel

Todos los festejos que se celebran en la Plaza del Coso durante las Fiestas de Nuestra Señora y San Roque son de acceso libre y gratuito para los mayores de edad que estén dispuestos a disfrutarlos desde la arena. No obstante, hay varias formas de ver las fiestas sin afrontar los riesgos propios de una plaza en la que se sueltan reses bravas por dentro y por fuera del ruedo.

Desde mediados del siglo pasado se venden localidades del tendido de madera de la empalizada y se subastan los balcones que el Ayuntamiento de Peñafiel tiene en propiedad. El alquiler de los balcones de las viviendas de titularidad municipal, tres casas con excelentes vistas, se efectúa mediante subasta por el sistema de ‘puja a la llana’, es decir, adjudicándolas al mejor postor, a mano alzada. 

La subasta se celebra en el Salón de Plenos del Ayuntamiento en la mañana del día 14 de agosto y es un acto de una gran importancia para Peñafiel, ya que su recaudación es la fuente de ingresos más importante de las fiestas.


8. y para comer en Peñafiel

Restaurante Ambivium
Camino de Carraovejas, S/n, 
47300, Peñafiel España
+34 983 88 19 38

Cepa 21 Restaurante
Nacional 122 km. 297. Bodega Cepa 21, 
47318 Castrillo de Duero, Peñafiel España
+34 634 96 82 03

Asados Don Jose
Atarazanas, 5 Peñafiel Valladolid, 
47300, Peñafiel España
+34 983 88 01 58

Restaurante Plata
Derecha al Coso , 22, 
47300, Peñafiel España
+34 983 88 13 70

El Lagar de San Vicente
Calle Varguilla 36, 
47300, Peñafiel España
+34 983 87 31 56

Molino de Palacios
Avenida de la Constitucion, 16 Valladolid, 
47300, Peñafiel España
+34 983 88 05 05

y algo mas económicos:

El Barco
Avenida Villena 8, 
47300, Peñafiel España
+34 983 88 17 48

Chicopa Bar Restaurant
Plaza Espana, 2, 
47300, Peñafiel España
+34 983 88 07 82

Alrededores de Peñafiel 

 

 9. Denominación de Origen Ribera del Duero - Visita Bodega



Las tierras que se agrupan bajo la Denominación de origen "Ribera del Duero" se sitúan en la meseta norte y en la confluencia de cuatro provincias integradas en la Comunidad Autónoma de Castilla y León: Burgos, Segovia, Soria y Valladolid.


El río Duero es el eje que une más de 100 pueblos extendidos a lo largo de una franja vitícola de unos 115 Kilómetros longitud y 35 de anchura. Aquí nacen los Vinos de Ribera del Duero.

Características climatológicas

Las específicas condiciones climatológicas que caracterizan el cultivo de la vid de los vinos de Ribera del Duero, tienen gran influencia a lo largo del ciclo vegetativo de las viñas, desempeñando un papel fundamental en el desarrollo de la planta y la maduración de la uva. 

De esas especiales condiciones depende, en gran medida, la calidad de los caldos obtenidos.

La climatología de la Ribera del Duero se caracteriza, en líneas generales, por una pluviometría moderada-baja (400-600 mm como promedio de lluvia al año) que, unida a sus veranos secos e inviernos largos y rigurosos y con acusadas oscilaciones térmicas a lo largo de las estaciones, la enmarcan dentro de un clima mediterráneo cuyo carácter primordial es la continentalidad.

Características geológicas

Los Vinos de Ribera del Duero tienen su origen en la gran meseta septentrional de la Península Ibérica, formada por un gran zócalo antiguo arrasado y, en parte, recubierto por sedimentos terciarios. 

El mayor volumen de estos sedimentos está constituido por capas más o menos lenticulares de arenas limosas o arcillosas, y destaca la alternancia de capas, tanto de calizas como de margas e, incluso, de concreciones calcáreas.


La cuenca ribereña, formada durante el Mioceno, presenta niveles horizontales, suavemente ondulados, limitados por la erosión diferencial, y convertidos hoy al estado de penillanura. 

El relieve de la zona oscila entre las lomas interfluviales, con cotas de 911 metros, y los valles, con una altura topográfica situada entre los 750 y 850 metros.

10. Monasterio de Santa Maria de Valbuena

Monasterio de Santa Maria de Valbuena, Valbuena de Duero

Fundado el 15 de febrero de 1143 por Doña Estefanía de Armengol, condesa de Urgell y nieta del Conde Ansúrez, para colaborar en la repoblación de los señoríos de Curiel, Peñafiel y Cuéllar.

Los monjes franceses que lo habitaron implantan la regla benedictina. Forman una granja o coto monacal.

Monasterio de Santa Maria de Valbuena, Valbuena de Duero

En 1432 se realiza una reforma monacal, recibiendo mayor austeridad, siguiendo las pautas de San Bernardo.

Monasterio de Santa Maria de Valbuena, Valbuena de Duero

Tras varias exclaustraciones a principios del siglo XIX por las desamortizaciones, por fin, en 1835 pasa de nuevo a manos privadas, en poder del Barón Carlos de Quessel, quien lo vende en 1849 a la familia de Madrid Pardo Coello-Panadero. Éstos lo venden en 1950 al Ministerio de Agricultura y ya en 1964 es adquirido por el Arzobispado de Valladolid.

Es la sede de la Fundación Las Edades del Hombre, después de restaurar y acondicionar su interior.

El conjunto monacal tiene su base en el monasterio cisterciense del siglo XII. Su estructura respeta las características benedictinas del císter: iglesia, claustro, sala capitular, refectorio, dormitorios, etc.

Monasterio de Santa Maria de Valbuena, Valbuena de Duero

En el parlatorium o sala de trabajo de los monjes destacan las bóvedas de crucería y los capiteles de tipo egipcio. El refectorio tiene una bóveda de cañón apuntada.

La iglesia es de poca altura, con tres naves y crucero con cimborrio octogonal. En el interior destaca el coro del siglo XVI de estilo plateresco rural y pinturas murales del XIII. Altar mayor de la escuela vallisoletana, con escenas de la Asunción y Coronación de la Virgen. Otros altares dedicados a santos, en dos de ellos aparecen relieves de Gregorio Fernández.

Monasterio de Santa Maria de Valbuena, Valbuena de Duero

El exterior es de sólida arquitectura con contrafuertes. Pudo edificarse entre finales del XII y los primeros años del XIII. Actualmente es la iglesia parroquial.

El claustro está formado por dos partes arquitectónicas. El primer cuerpo de arquería baja, capiteles con temas vegetales, que debió ser realizado en la primera mitad del siglo XIII. Y el claustro alto del siglo XVI, con decoración flamígera, balaustradas decoradas y 52 medallones. Conserva una calavera que mantiene una oreja. Restos del lavabo plateresco.

En la portería aparece la figura de San Bernardo con un libro en la mano.

 

11. Curiel de Duero
Curiel de Duero, Valladolid

Nos acercamos a la pintoresca y sugerente villa Curiel de Duero ubicada en el Valle del Cuco, entre las localidades vallisoletanas de Peñafiel y Pesquera de Duero.

En la Edad Media Curiel tuvo dos castillos dada la importancia que en su día ostentó la villa.

Curiel de Duero ofrece muchas posibilidades, podemos empezar visitando el Castillo-Fortaleza de Doña Berenguela, situado en lo alto de un cerro rocoso, en el punto más alto de la provincia de Valladolid. Es el castillo más antiguo de la provincia, incluso se piensa que ya fue fortificación en tiempo de los romanos.

El Castillo de Curiel es de planta cuadrada, con cuatro torres, almenas y aspilleras. La mampostería es del siglo IX y aún conserva restos de un importante recinto amurallado.

Destacan las vistas que desde allí se obtienen. Lo primero que vemos bajo nuestros pies es el pueblo de Curiel, éste describe una forma de media luna que desde abajo no se aprecia, desde arriba se observa como el pueblo se ha amoldado a la forma del cerro.

Si levantamos la vista, tendremos una bella panorámica del Valle del Duero, así como de la localidad de Peñafiel, con su castillo a la cabeza. Cuenta una leyenda que había un gigante que ponía un pie en el castillo de Curiel y otro en el de Peñafiel y bebía agua del Duero.

Palacio de los Zuñiga, Curiel de Duero

Volvemos a bajar al pueblo, y en la plaza, donde se ubica el Ayuntamiento, se encuentra el Palacio fortificado de los Zuñiga, construcción del siglo XV de la que sólo se conserva la muralla y la torre del homenaje.

El palacio fue conocido ‘Palacio de Justicia Mayor’, en él se aplicaban las leyes de la Comunidad de villa y tierra de Curiel, hasta la desaparición del Antiguo Régimen después de 1812. Posteriormente perteneció a la Casa Ducal de Osuna, que en 1866 lo vendió a Indalecio Martínez Alcubilla.

Frente al palacio encontramos otro edificio importante, la Iglesia de Santa María, levantada su parte exterior en el siglo XII y entre el XV y XVI la interior, todo ello en estilo gótico-mudéjar, presenta bóveda de crucería y una hermosa fachada porticada.

Fachada Iglesia de Santa Maria, Curiel de Duero

En su interior conserva dos grandes arcadas mudéjares, un precioso artesonado mudéjar policromado y un retablo mayor del XVI. Los meses de verano se puede visitar en el horario de la Oficina de Turismo. Durante el resto del año hay que contactar con el Ayuntamiento.

En el otro lado del pueblo se encuentra la Iglesia románica de San Martín del XII, hoy reconvertida en bodega de propiedad particular.

Para terminar, existen dos elementos arquitectónicos que merecen mención, como son el Rollo Jurisdiccional a la entrada del pueblo, del siglo XVI y la Puerta de la Magdalena, única que se conserva de la antigua muralla del siglo XII, también a la entrada del pueblo a la izquierda.

Dejando a un lado los monumentos, pero sin perder de vista la historia, existen en el municipio dos museos que pretenden rememorar tiempos pasados. Así el primero de ellos es el Museo Etnográfico, junto a la Iglesia de San Martín, en él se exponen aperos de labranza y utensilios para la elaboración de queso y vino.

La entrada es gratuita, su horario varía en función de la época del año, en verano abre sus puertas en el horario de la Oficina de Turismo y en invierno es preciso concertar cita en el Ayuntamiento.

El otro museo, muy curioso, es el de la Escuela del Ayer, en él se escenifica una escuela de principios de siglo a través de diversos útiles, como pupitres, libros o diversos mapas.

El horario de visita es el mismo que el del Museo Etnográfico.

 

 y para comer en Curiel de Duero

Residencia Real del Castillo de Curiel
Camino Castillo S/N, 
47316 Curiel de Duero España
+34 983 88 04 01

12. Necrópolis de las Ruedas-Yacimiento de Pintia

Necrópolis de las Ruedas-Yacimiento de Pintia

Dentro de la plaza del Coso se encuentra el Aula de Arqueología. 

En ella se intenta representar como era la vida cotidiana de la población Vaccea de Pintia, situada a cuatro kilómetros en la pedanía de Padilla de Duero. 

Esta ambientación nos permite adentrarnos y participar de la cultura que durante varios siglos ha dejado una huella imborrable. 

13. Otras Rutas Cercanas

Una Escapada a la Capital del Pisuerga, Valladolid



En Ruta por el Valle del Arlanza, Burgos


      

No hay comentarios:

Publicar un comentario