viernes, 28 de enero de 2022

En Ruta por la Torres y Castillos de la Cuenca del Segura, Albacete

Castillo de Yeste, Albacete

Cascadas de Batan, Bogarra

Castillo de Socovos, Albacete

Cueva del niño, Ayna

Castillo de Taibilla, Nerpio

El valle del Río Segura es el verdadero eje vertebrador de toda la zona meridional de la provincia de Albacete. 

Está rodeado de sierras calizo-dolomíticas que forman macizos elevados y asilados, resultantes de la alternancia de materiales duros, como las calizas y las dolomías, y blandos como las margas. 

Estos materiales han sido utilizados por las comunidades humanas de la zona de forma secular, especialmente a lo largo de la Edad Media en relación a la explotación de la ganadería, tanto para encerrar ganados como parael aprovechamiento de los pastos de verano.

Pese a la estrechez del valle, los potentes desniveles y en ocasiones los deslizamientos y desprendimientos, sirvió de eje por el cual cañadas, veredas y caminos permitieron la comunicación entre el Campo de Hellín y la Sierra de las Villas en el noreste de Jaén, enlazando la cuenca alta el Guadalquivir con el tramo medio del río Segura.

Tanto en las cuencas del Río Mundo como en las del Segura y Taibilla, la estrechez del fondo de valle se ha visto suplida por la apertura de laderas más o menos acusadas y pequeños valles o planicies, que surtidos por múltiples fuentes alimentadas por losaportes de las partes altas de los calares, han permitido la creación de sistemas agrícolas irrigados y con ello el establecimiento de comunidades humanas muy fragmentadas y de pequeño tamaño, pero muy próximas entre sí, lo cual ha caracterizado el poblamiento desde la Edad Media hasta nuestros días de esta zona de la provincia. 



Indice: 

  1. Como Llegar a Bogarra
  2. Croquis de nuestra ruta
  3. Algo de Historia de la Sierra del Segura
  4. Bogarra, Torres y Castillos
  5. Comer en Bogarra
  6. Ayna, Torres y Castillos
  7. Comer en Ayna
  8. Elche de la Sierra, Torres y Castillos
  9. Comer en Elche de la Sierra
  10. Molinicos, Torres y Castillos
  11. Yeste, Torres y Castillos
  12. Comer en Yeste
  13. Letur, Torres y Castillos
  14. Socovos, Torres y Castillos
  15. Nerpio, Torres y Castillos
  16. Comer en Nerpio
  17. Otras Rutas Cercanas

1. Como Llegar a Bogarra, inicio de nuestra ruta


Muchas de ellas de origen musulmán. 

Levantadas con la intención de vigilar la frontera que separaba a la Cristiandad del Reino de Granada.

Fueron muchas las estructuras defensivas levantadas por los árabes a los largo de la comarca. Pero no han sido tantas las que han llegado a nuestros días en un buen estado ya que no fue hasta el siglo pasado que se dio importancia a la recuperación de estas edificaciones con la intención de hacernos llegar su importancia en la historia de esta zona.

Las atalayas son antiguas fortalezas de naturaleza musulmana que se utilizaban con fines militares. En la Sierra del Segura formaban parte de la barrera fronteriza con los cristianos, a los que pretendían canalizar en su expansión hacia la reconquista de la ciudad de Granada. 

Localizadas por toda la comarca cumplían la función de proteger el castillo y el poblado de los continuos ataques de los cristianos.

Algunas atalayas son las de Torre Pedro, Cortijo León, El Morcillar, Llano de La Torre, Moropeche, Tus, Fuentes, Paules, La Graya, Gontar, Pedro Andrés y Vizcable.

2. Croquis de nuestra ruta


La Sierra del Segura es una tierra repleta de sorprendentes parajes donde sus abruptas elevaciones y su valles dan a la comarca un precioso paisaje donde siglos atrás, también era posible avistar en algunas de sus elevaciones, una gran cantidad de fortificaciones, castillos y atalayas. 


3. Algo de Historia de la Sierra del Segura

segura de la sierra jaen castillo antigua lamin - Comprar ...
Para hablar de la Historia de la Sierra de Segura, es conveniente centrarse en la población que históricamente su núcleo principal: Segura de la sierra.

Segura de la sierra, años 40 del Siglo pasado

Aunque en la zona, los yacimientos arqueológicos, detecten la presencia de poblaciones iberas, se puede constatar que la fundación de Segura es obra de los Fenicios procedentes de Tiro que la denominaron “Tavara”, cuya etimología hebrea indica sitio elevado.

Para los griegos que habitaron este pueblo, fue “Orospeda”, que es monte al que sólo se puede acceder a pie.

Designada por Plinio con el nombre de “Tader”, por Ptlomeo como “Stadeus”, Los romanos la conocieron como “Castrum Altum”.

Las guerras entre cartagineses y romanos tuvieron este territorio como uno de sus escenarios principales, pues los seguidores de Publio Escipión fueron acosados por Masinia, refugiándose los supervivientes en la fortaleza de Segura.

En el siglo VII, Segura se la Sierra depende religiosamente del Obispado de Guadix, según dispone un concilio toledano celebrado en tiempos de Wamba. Administrativamente en tiempos de los visigodos dependía de Cuenca.

Durante la época árabe en España, Segura de la Sierra alcanza su máximo esplendor histórico, en el año 781, Avul Asvar, primogénito de Yusuf, la conquista, fortifica e instala alrededor de población numerosos torreones de vigía que anuncian al castillo, la presencia de los cristianos, el peligro de guerra y otros avatares, mediante señales luminosas efectuadas de torreón a torreón con teas encendidas.

Con la independencia del Califato de Córdoba del de Damasco, Segura pasa a depender de la mencionada ciudad andaluza; El Feherí Abul Asward se rebela contra esta situación, al mando de seis mil hombres, amparado también en la recluta que hace para él en la serranía de Ronda, su hermano Casin, asimismo cuenta con la inestimable ayuda del bandido Hafila.

Abderraman I viene a la Sierra de Segura a implantar el nuevo orden califal, tras violentos combates que llevan la lucha por tierras de Extremadura, Sierra Morena, el Algarve Portugués, y en tierras de Almería y Murcia.

Finalmente, triunfante Abderraman, Adul Asward termina sus dias en tierras de Toledo, el bandido Hafila termina decapitado, y sólo Casin, el hermano de Abul Asward es perdonado por el generoso Abderraman que le otorga tierras en Sevilla para que pueda vivir con arreglo a su rango y socorra a sus parientes.

Tras la desaparición de Almanzor con la victoria de los cristianos en Catalañazor, las tensiones sociales entre los árabes se agudizan, al tiempo que los cristianos, van estableciendo pactos entre diversos reinos y afianzando la reconquista.

Ante este desafío, los almorávides llegan a España para combatir al rey Alfoso XI de Castilla, lo que sirve para que Shir, caudillo almorávide, conquiste Segura en 1094 y pase a depender del emirato independiente de Murcia, de la que será una de las más importantes poblaciones.

 En 1.174, es señor de Segura Aben-Hensek, suegro de Vali de Valencia, Aben-Sard, que al obtener el waliato de Murcia,coloca de gobernador de Segura al caudillo Aben Suar.

En 1.168, Aben-Hensek se proclama rey de la Comarca con lo que se independiza, Aben-Sard repudia entonces a su esposa, la hija de Aben Hensek, pero tras meses de ruptura tanto matrimonial como del reino, se componen ambos y vuelve Segura a la dependencia de Murcia.

En 1.171, el hijo de Hensek que gobernaba la ciudad de Murcia, y cuyo nombre era Ibrahim, se declara definitivamente independiente en Segura frente al emir Aben Suar, lo que hace que el reino de Segura se extienda desde Ibrahim y sus sucesores hasta la llegada de los cristianos. Estos toman la villa de Segura el día de San Vicente de 1.214, enarbolando la bandera de la Orden de Santiago que es la que va a administrar el territorio a partir de entonces.

El rey Alfonso XIII de Castilla, concede la villa de Segura a la Orden de Santiago y sus sucesores; Fernando III, Alfonso X, Fernando IV conceden a la villa y a la Orden que la administra numerosos privilegios. Intenta la Orden en estas fechas (siglo XIII y XIV), la repoblación de la Sierra, despoblada por las continuas guerras, y la peste que asoló en gran parte este territorio en la primera mitad del siglo XIV.

Con la llegada de los almorávides, de 1086 al 1115, todo el territorio de Albacete queda nuevamente unificado, lo cual tendrá continuidad bajo las segundas taifas y el mandato de Ibn Mardanîsh, del 1147 al 1172. 

La presión almohade terminará incorporando lastierras de Albacete y Murcia al control de los califas sevillanos, al final de cuyo periodo em-pezarán a sentirse los primeros síntomas del avance de las fronteras cristianas.

En 1213, Alfonso VIII y el Arzobispo de Toledo, Ximénez de Rada, conquistan Alcaraz, creando una cuña muy profunda en el territorio musulmán y con ello separando los reinos de Jaén y Murcia.

A partir de dicha base se inician los hostigamientos, que supone conquistar Riópar pocos meses después que Alcaraz, en 1213. Hacia el Este, las tropas del concejo de Alcaraz toman el castillo de Peñas de San Pedro, entre 1217 y 1218, volviendo al dominio musulmán casi de forma inmediata. 

En 1240, se incorpora La Roda a la tierra de Alarcón, a lacual se le suma en 1241 Albacete.

En 1243 se firma el Pacto de Alcaraz, y en ese año, quizás ya a finales de 1242, se conquista desde Chinchilla hasta Almansa y Caudete por el Este, y Hellín, Tobarra y las tierras de Yeste, por el Sur y sureste. El Pacto de Almizra de 1244 consagrara el dominio castellano.

Las tierras de Alcaraz y Alarcón y los concejos de Chinchilla, Almansa y Hellín quedan en manos de la corona. 

Otros territorios quedan bajo señoríos feudales, bien en manos de las órdenes militares, esencialmente la de Santiago, con sus encomiendas de la Sierra del Segura y a partir del último cuarto del siglo XIII, las tierras de señorío de don Manuel, el cual se ampliará tras la revuelta mudéjar de 1266. 

Las disputas territoriales entre el Concejo de Alcaraz y la Orden de Santiago, se prolongarán hasta el siglo XV, pese a la sentencia de 1294 en la que se fijan los límites entre ambos territorios. 

Estas disputas harán oscilar algunas posesiones como Gorgojí y Balazote, entre ambos poderes territoriales. 

La Sentencia de Torrellas de 1304 y el Tratado de Elche de 1305 suponen el paso de Caudete a la Corona de Aragón y la perdida de parte de los territorios del señorío de don Juan Manuel en Valencia y Alicante. 

Don Juan Manuel es compensado con las tierras albaceteñas del concejo de Alarcón, donde La Roda es la principal plaza albaceteña.

Dentro del señorío se constituyen a su vez otros menores de miembros familiares o vasallos, como los de Caudete, en la corona de Aragón; Montealegre y Carcelén, Ontur y Albatana, Tobarra y Minaya, en las tierras de Castilla.

Las Guerras del siglo XIV, esencialmente la de los dos Pedros, no supusieron cambios en los límites de los reinos, pero ocasionaron daños y cambios en señoríos como el de Montealegre, a favor de concejos como el de Chinchilla y Jorquera, los cuales serían restituidos tras largos pleitos ante la corona.  

En la segunda mitad del siglo XV el Marquesado de Villena, bajo Juan Pacheco,se amplia al sumar las tierras de Alcaraz. Pero, tras la Guerra del Marquesado, entre 1476y 1480, en la que es derrotado su hijo Diego López Pacheco, los Reyes Católicos revierten a la corona casi la totalidad de sus posesiones, dejándole tan solo el Estado de Jorquera.

 En 1.575, se elaboran en el Monasterio de la Peña, en Orcera, dependiente entonces de Segura, unas ordenanzas del Común para la administración de los montes y el aprovechamiento de los mismos (pastos, corta de madera…) tienen cabida entre sus artículos.

En la segunda mitad de siglo XVI, el cabildo de la villa, contestaba a un cuestionario que había ordenado el rey Felipe II, en el que se da cuenta “que no es de ninguno de los reinos de Murcia, Granada, Andalucía ni Toledo, porque está en medio de todos ellos”, así definía el Licenciado Francisco Villar del cabildo la situación geográfica de Segura y sin pretenderlo hablaba del carácter de sus gentes que poseía elementos comunes y a la vez diversos con los de sus pueblos vecinos. 

Tenía por entonces Segura tres órdenes de murallas y se accedía por las puertas que aún siguen conservando su nombre antiguo ” Puerta Nueva, Puerta de Gontar,Puerta de Catena, y Puerta Herrá “.

De esta forma la totalidad de las tierras de Albacete, con algunos pequeños señoríos, entre los que destaca el de las Cinco Villas, se incorporan al estado autoritario del siglo XVI. Solo los conflictos internos del siglo XIX sacarán a alguno de los castillos de su secular olvido.

Estas son, a grandes líneas, las circunstancias históricas y por lo tanto político-administrativas en las que se han ido construyendo, modificando y utilizando los edificios militares a los que nos aproximamos en esta obra de manera cauta, pero sin prejuicios

El desarrollo de la industria ganadera en la Castilla de entonces, va a dar lugar a un auge de la Sierra de Segura que será uno de los lugares señeros de la Mesta, pues las ovejas bajarán de Castilla a los pastos segureños.


4. Bogarra

Bogarra, Albacete

Bogarra es un municipio español situado al sureste de la península ibérica, en la provincia de Albacete, en la histórica comarca de la Sierra del Segura, que se encuentra a 75 km de la capital provincial. 

Pertenece a la mancomunidad de servicios de la Sierra del Segura.

Seguramente la población de Bogarra se inicia con un asentamiento íbero ya en el siglo VI a. C. y como muestra de ello queda la enigmática esfinge de Haches, hallada a los pies de la atalaya del mismo nombre.

Esfinge de HachesBogarra

Escultura animalística y fabulosa, de carácter apotropaico, propia de la escultura ibérica está representada por la famosa esfinge de Haches, cuya estructura cúbica y visión central la acercan más al altorrelieve.

Es un sillar con talla en alto relieve, en el que la figura aparece en reposo. El rostro es trasunto de una figura arcaica griega, aunque el cuerpo muestra el carácter indígena de esta esfinge que debió tener un significado de protector de una tumba. Se fecha en el siglo VI a. C. 

Representa la mítica figura con garras de león, cuerpo de ave y cabeza de mujer, donde la sonrisa arcaica de sus labios, y el trenzado de su pelo recuerdan a la escultura griega.

La original se encuentra en el Museo Arqueológico de Albacete, pero podemos ver una réplica de ella en la plaza del Cabezuelo, frente al Ayuntamiento, esculpida por un vecino de la villa llamado Lauren.

Bogarra era la antigua Bigerra, ciudad tarraconense de la Bastetania. Durante las primeras guerras púnicas entre romanos y cartaginenses, Bogarra se alió con Roma, y aunque los cartagineses lograron recuperarla, fue definitivamente romana allá por el año 214 antes de Cristo gracias al general Escipión.

Ya en la Edad Media, fue aldea dependiente del concejo de Alcaraz.

En el siglo XIV la población de Bogarra sufrió grandes ataques de los pueblos de la zona, y en el año 1351 se repoblará a causa de la reconquista según Petrel Marín, junto con las otras localidades de la zona, y frente al peligro de los moros granadinos, obteniendo para ello un privilegio de Pedro I.

En el siglo XV tenía en su castillo 70 peones con defensa, cuando se envió a Gil García como jefe militar, con 4 hombres de refuerzo, por esperarse un ataque musulmán, que se produjo en julio de 1457. La zona fue saqueada pero el castillo resistió y el botín obtenido por los musulmanes fue recuperado parcialmente.

En 1452 el príncipe Enrique concedió el señorío de las salinas de Bogarra a don Juan Pacheco, marqués de Villena, y este las cedió al monarca Juan II, que posteriormente pasarían a pertenecer a los Reyes Católicos.

Se dice que, mientras Alcaraz apoyó al infante don Alfonso, Bogarra apoyaba a su oponente Enrique IV, dentro del conflicto por la sucesión al trono castellano y, que muchos años después, y gracias al rey Felipe II, en 1573, se otorgó el título de Villa a Bogarra, costando por aquel entonces 1500 maravedíes.

Metidos en el siglo XIX, existen pruebas documentales de la detención y muerte del capitán Lozano, cabecilla carlista.

Que ver y hacer en Bogarra

Para visitar Bogarra recomendamos acceder por la antigua carretera hasta la zona de la plaza “El Cabezuelo”, donde se encuentra el Ayuntamiento, plaza de toros, tiendas y bares de la localidad, aunque los sábado es complicado estacionar junto a la plaza, ya que se celebra un mercadillo hasta el medio día.

› Casco urbano: destacan sus serpenteantes calles con subidas y bajadas para adaptarse a la orografía del terreno, en los que se pueden descubrir rincones de gran atractivo.

› Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción: es un edificio de estilo barroco del S. XVI, con algunas reformas en el S. XVIII, destacando en el interior su retablo de estilo barroco presidido por la patrona de Bogarra.

› La ruta de las fuentes: como en la mayoría de los pueblos de la Sierra del Segura, podrás encontrar en tu recorrido gran número de fuentes o “pilares” de agua potable. Las de estas localidad se distinguen por su decoración. Junto al Ayuntamiento existen paneles informativos.

Fuentes de Bogarra, Albacete

Ruta de las Esculturas en la naturaleza: lo que comenzó siendo la reunión de un grupo de escultores se ha convertido en recorrido de arte en la naturaleza. Se sitúa junto al sendero que transcurre al lado del río, en la parte de abajo del pueblo. 

Durante las distintas ediciones que se desarrollan se han ido poblando de esculturas talladas en distintos materiales; roca caliza o madera, haciendo de este sendero un plan familiar imprescindible en tú visita a Bogarra. Se puede acceder fácilmente desde la plaza de El Cabezuelo (Ayuntamiento) hasta el río, ya que el recorrido comienza en las calles del pueblo.

› Cascadas del Batán: es una de las maravilla que esconde la naturaleza en Bogarra, se trata de bellas cascadas tapizadas de musgo que recubren la piedra. El paraje del Batán de Bogarra se encuentra a tan solo 3 km del pueblo, por carretera dirección Paterna del Madera, justo a la altura del cementerio en donde comienza la pista forestal que lleva a este maravilloso lugar. 

Cascadas del Batán, Bogarra

Enseguida podrás ver indicadores de “Merendero El Batanero”, un restaurante que se encuentra junto al inicio del recorrido.

Es una ruta aconsejable para todos los públicos, llamando a atención tanto a los niños como a los más mayores. Su recorrido es muy sencillo pero con un gran valor paisajístico: por sus cascadas algunas de ellas de mas 25 más., los estanques del principio, la exuberante vegetación y la claridad de sus aguas.

La Torre de Haches, Bogarra

Torre de Haches, Bogarra, Albacete

Hablamos de una torre almohade levantada en el término de Bogarra con la clara intención de vigilar este enclave árabe. 

Una gran mole de piedra y adobe, rodeada de valles.

El acceso a la Torre es por pista por lo que recomendamos dejar el vehículo en el casco urbano de Bogarra ya caminar andando en un paseo hasta la torre. También llevar zapatillas cómodas e ir previsto de agua y gorra en verano. (unos 4 km de distancia entre la ida y la vuelta).

La Torre de Haches es una atalaya de vigilancia musulmana, del periodo almohade.

Está situada en medio del valle del Arroyo de Haches, que desciende desde la pedanía de Casas de Haches, y es fácil acceder a ella desde los caminos vecinales que comunican la aldea con la carretera CM-3216.

El espolio de sus vigas y la caída de un rayo sobre su estructura, a principios del siglo XX, aceleraron su deterioro, si bien todavía impresiona el grosor de sus muros, las vistas desde su ubicación y su altura, de casi 16 metros.

Son visibles los restos de un aljibe en su interior y parece ser que su recinto fue mayor que el que actualmente presenta, con otra construcción adosada.

El acceso a la Torre es por pista por lo que recomendamos dejar el vehículo en el casco urbano de Bogarra, y desde allí, ir caminando hasta la torre.

Se recomienda también, llevar zapatillas cómodas e ir previsto de agua y gorra en verano. (unos 4 km de distancia entre la ida y la vuelta).

En la actualidad todo el perímetro de la torre está ocupado por cultivos, y ésta, pendiente de restauración.

Castillo de los Vizcainos, Bogarra

Situado en una peña inaccesible, en la confluencia de dos ríos, Mundo y Bogarra. 

Cercano a Potiche y la localidad de los Vizcainos. 

En nuestros días encontramos restos de un muralla construida a base de piedra y argamasa. 

Su origen está pendiente de un profundo estudio.

Castillo de los Vizcainos, Albacete

Este castillo, o más concretamente sus restos, ya que apenas queda nada, a tenor de que no he podido localizar nada sobre el, e incluso, los vecinos más mayores lo desconocen, se encuentra en la localidad de Bogarra. También tiene su poquito de historia:

"En el Siglo XV tenía en su castillo 70 peones con defensa, cuando se envió a Gil García como jefe militar, con 4 hombres de refuerzo, por esperarse un ataque musulmán, que se produjo en Julio de 1457. 

La zona fue saqueada pero el castillo resistió y el botín obtenido por los musulmanes fue recuperado parcialmente gracias a Alcaraz.

Hoy en día no queda nada de esta fortaleza, a no ser su emplazamiento, pero resulta desconocido incluso para los vecinos ancianos pese a que debió ser importante según las crónicas, como nos indica el número de sus defensores."

5. Comer en Bogarra

Merendero El Batanero
Paraje del Batan, 
02130 Bogarra España
+34 627 45 33 42


6. Ayna

una postal de la Sierra del Segura

En Aýna amanece que no es poco. Y no es un decir por decir. Este pueblo carismático y de postal de la Sierra del Segura y Alcaraz fue utilizado durante el verano de 1988 para el rodaje de buena parte de las escenas de la película más surrealista del cine español.

Aýna
Aýna, Albacete

Con su posición estratégica entre riscos y bañada por las aguas del río Mundo, encabeza la ruta de los pueblos de Amanece que no es poco (los otros son Liétor y Molinicos).

El pueblo ofrece un recorrido por localizaciones de la cinta de José Luis Cuerda convenientemente señalizadas. Además de poseer un Centro de Interpretación sobre la película en una antigua Ermita de

Nuestra Señora de los Remedios, mantiene espacios reales como la taberna, el semillero de hombres (donde poder hacerse una foto con figuras de cartón-piedra como el personaje de Garcinuño) e incluso marca las casas de los muchos extras anónimos que fueron clave durante la filmación. Sus habitantes viven en un constante “amanecer al revés” como el que vivieron el Cabo Santo, Jimmy y Teodoro.

Si eres fan de Amanece que no es poco te recomiendo leer este itinerario amanecista por la localidad de Aýna. O la ruta por los pueblos que sirvieron de escenario para la película.

Pero además de amanecista, Aýna es un pueblo “con vistas” (y entre los más bellos de Castilla-La Mancha) que mantiene parte de los restos de un viejo castillo con cueva de origen musulmán, el sorprendente interior de la iglesia de Santa María de lo Alto, los artesonados de la ya mencionada ermita de los Remedios (Bien de Interés Cultural), así como un montón de opciones de senderismo, escalada o rutas de bicicletas de montaña.

Y, la que para mí, es una de las fotografías de la Sierra del Segura y Alcaraz, que es la que ofrece el Mirador del Diablo, a menos de 1 km de entrar al pueblo si se viene desde la ciudad de Albacete.

Aunque en la carretera CM-3206 camino a Elche de la Sierra, el Mirador del infierno tampoco está nada pero que nada mal.

Mirador del Diablo (Ayna) - 2020 Qué saber antes de ir - Lo más ...
Mirador del Diablo, Aýna

Desde Aýna hay que partir para ver una de las cuevas prehistóricas más interesantes de la región.

 La conocida como Cueva del Niño es una de las muestras que la provincia tiene dentro del conjunto del arte rupestre del arco mediterráneo en la península ibérica protegido desde 1998 como bien cultural perteneciente a la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

 Algo que comparte con otras localidades de la comarca como Letur, Socovos, Yeste o Nerpio.

Sin duda, esta cueva es una de las más destacadas, pero se debe visitar de manera guiada, algo que se ofrece contratándolo (con días de antelación preferentemente) en la Oficina de Turismo de la propia Aýna.

SOBRE LAS VISITAS GUIADAS A LA CUEVA DEL NIÑO

La de la Cueva del Niño se trata de una excursión que viene a durar aproximadamente cuatro horas. La primera parte requiere de vehículo (privado) a lo largo de 16 km de carretera y otros 2 km de pista forestal.

 La segunda parte es más física pero no muy exigente, con un kilómetro y medio (desnivel 200 m.) que viene a requerir de 30-45 minutos en función de la velocidad de cada uno. La entrada a la cueva se abre sólo con las visitas guiadas por motivos de seguridad.

Se recomienda llevar buen calzado apto para senderismo así como linterna (en la cueva no hay luz) y agua suficiente para la excursión.

El horario de visitas es el siguiente:

+ Sábados de invierno: 10 de la mañana.
+ Sábados de verano: 4:30 h. de la tarde.
+ Resto de días, reserva previa.

El precio es de 5 € los adultos y la mitad los menores de 15 años.

Para más información y reservas (se requiere antelación suficiente): Teléfono de la Oficina de Turismo 967 29 53 16. Más info en www.ayna.es/

Castillo de Ayna

El Castillo de la Yedra se encuentra en lo alto de la población de Ayna,en la llamada Cueva de los Moros que horada la Peñarrubia, muy cercano a la iglesia parroquial.

Restos del Castillo de la Yedra, Ayna

La Cueva de los Moros es una calle que pasa entre dos rocas, antigua entrada al Castillo de la Yedra, fortaleza musulmana que pasa a manos cristianas cuando Alfonso VIII conquista Alcaráz en 1213, pasando a ser nucleo urbano dependiente de esta villa. 

En 1565, el Rey Felipe II otorga a Ayna el Título de Villa Independiente, pasando Ayna a ser un pueblo más.

En la parte superior de la Cueva de los Moros, que así la llaman los ayniegos, encontramos restos de un algibe de esta fortaleza. 

Del castillo de Yedra sólo quedan los restos de algún muro casi derruido en el lugar llamado la Cueva de los Moros, dos grandes peñascos que han creado un paso natural, y algún muro cercano. En este lugar se cree que existía un túnel que comunicaba el castillo con el río, pero por más que se ha intentado buscarlo, ha sido sin éxito alguno.

Bajo esta cueva encontramos una grieta en la roca que nos conduce al Mirador de La Mayas, mirador en el centro y parte más alta del casco antiguo del pueblo, desde donde visualizamos, entre otras cosas, Los Picarzos, roca de 8 picos más representativa de Ayna, sobre la que gira el pueblo.

7. Comer en Ayna

Bar-Restaurante El Casino de Ayna
Calle Industrias 10 Antes Bar La Cueva, 
02125 Ayna España
+34 627 46 50 82

Restaurante Casa Segunda
Calle Industria, 7, 
02125 Ayna España
+34 967 29 50 39

Restaurante Felipe II
Avenida Manuel Carrera, 
02125 Ayna España
+34 967 29 50 83

8. Elche de la Sierra

Elche de la Sierra - Wikipedia, la enciclopedia libre
Elche de la Sierra

Sus calles son el escenario ideal para que, durante las fiestas de Septiembre se pueda comprobar por qué sus habitantes se sientes orgullosos de que esta población se conozca como “la cuna de los encierros”.

Respecto a su prehistoria aparecen yacimientos de la época en que se inició el sedentarismo en las Cuevas Blancas y la Loma del Mojón. El poblado encontrado en la Muela, hace pensar que este fuese un importante auge del pueblo en la Edad de Bronce.

Además existe un poblado en la “Peña” del periodo de los Iberos.

El punto culminante de la historia del pueblo es el siglo III antes de Cristo con las luchas de los Cartagineses. Durante estas guerras muere el caudillo Amílcar Barca. Tal acontecimiento ocurre en la población de Villares en la que se conserva su tumba.

Una fecha importante en la historia de la villa es el año 1213, cuando Alfonso VIII conquista Alcaraz y Elche pasa a su posesión.

 Esta condición de aldea alcaraceña perduraría hasta 1565, cuando el monarca Felipe II concede a Ayna el privilegio de Villazgo y Elche deja de ser aldea de Alcaraz para pasar a serlo de Ayna. Casi tres siglos duró esta dependencia administrativa y es en 1834 cuando adquiere el grado de independencia.

Nos encontramos ante el mayor pueblo de la Sierra del Segura, tanto en extensión como en población. Es por ello el centro de la vida económica y comercial de la zona. 

La altitud de su casco urbano, pese a su entorno serrano, no difiere mucho de la llanura manchega (630 m sobre el nivel del mar). 

La delimitación sur del término la marca el curso del río Segura, uno de los elementos más singulares de la zona. Numerosas ramblas y fuentes recorren estas áridas tierras. 

Cerros y lomas son elementos característicos del paisaje. Uno de los más significativos es la Peña de San Blas, que se alza dejándose ver desde el casco urbano y sirvió de asentamiento a antiguos pobladores.

Su casco urbano es una buena muestra de la capacidad de adaptación de sus habitantes a la singular morfología del relieve.

Algunas de sus empinadas calles contrastan con otras más llanas.

 En ellas conviven lo antiguo y lo nuevo: mezcla de casas encaladas y acopladas al relieve de la parte alta y de nuevas construcciones de la parte baja, que marcan la evolución en la trama urbana a lo largo de la historia del municipio.

Al sureste del casco urbano está el Parque de la Concordia, pequeño oasis que recoge multitud de plantas autóctonas.

No muy lejos del parque, en el patio del Colegio del Cristo Crucificado, se conserva un magnífico ejemplar de encina milenaria, La Carrasca, que tiene 4,60 m de cuerda y más de 700 años de vida. 

Un poco más abajo encontramos la Balsa del Pilar, estanque de agua que se utiliza para regar y en el que se pueden observar peces y de agua potable en sus cuatro caños que salen del pilar

El recorrido por el trazado sinuoso de las calles del centro histórico permite pasar junto a fachadas coquetas de viejos modelos constructivos y estilos arquitectónicos. La calle Mayor es el eje neurálgico en el que se escuchan los murmullos del día a día de Elche. En la Plaza de Ramón y Cajal se levanta el Ayuntamiento, edificio del siglo XIX actualmente rehabilitado. 

Más abajo se llega a la Plaza Vieja, primera plaza del pueblo que tiene un pilar de agua potable en su 
centro. 

Continuando por una de sus calles (Calle Olivica) podemos ver el entramado de calles que conforman su casco antiguo y al final de esta calle llegamos al lugar conocido como La Puentecilla donde se encuentra el Lavadero Municipal (hoy en día se sigue utilizando para lavar la ropa).

Elche de la Sierra

Y elevándose sobre estos edificios y elementos urbanos aparece, como vigía, la Iglesia de Santa Quiteria, edificio religioso de gran monumentalidad, de planta de cruz latina y con cierta desnudez en la fachada, características propias de la arquitectura neoclásica.

Elche de la Sierra tiene parajes de indudable belleza. Sin lugar a duda el elemento más singular es el paisaje de contrastes que deja el río Segura encañonado en algunos tramos, así podemos pasear por paisajes tales como el Puente Gallego, La Longuera, El Almanzarán, Barranco Andrés... lugares donde se observa el zigzaguear del agua para perderse entre los cerros.

Originales fuentes manan en los alrededores del casco urbano, como la Fuente del Alamillo (en la salida hacia Riópar), de agua cristalina y que según dicen algunos lugareños tiene propiedades reparadoras, Fuente Carrasca, la Fuente Hilario, La Poza (nacimiento de agua del cual se coge ésta para abastecimiento del pueblo)...

FIESTAS

- Corpus Christi: elaboración de alfombras de serrín en las calles de la localidad. Durante toda la noche, jóvenes y mayores dibujan en las calles motivos religiosos y florales. Las alfombras son pisadas por la procesión que se celebra el Domingo por la mañana. Están declaradas de Interés Turístico Nacional y se celebran el fin de semana siguiente al Jueves del Corpus.
- Lumbres: Noche del 12 de Diciembre vísperas de Santa Lucía y noche del 16 de Enero vísperas de San Antón.
- San Blas: Patrón del municipio. Se celebra el día 3 de Febrero (fiesta local) y fin de semana siguiente con reparto de Rollos de San Blas (Caridad de San Blas), Carrera Popular, Encierros y Actividades Culturales.
- Fiestas de septiembre: se celebran en honor a la Virgen de los Dolores y el Cristo de la Consolación del 14 al 19 de Septiembre. Lo más destacable son los tradicionales encierros de reses bravas y las verbenas de la noche.

Web: www.elchedelasierra.es/


Castillo de Villares, Elche de la Sierra 

Se ubica justamente en la zona donde se ubicaba el castillo de la localidad.


Las vistas hacia la huerta de Elche y el casco urbano son inmejorables.

Castillo de Villares, Elche de la Sierra, Albacete

De izquierda a derecha observamos la Peña de San Blas, gran mole de roca que culmina en una de las mayores cotas de la zona (870 m de altitud).

Un emblema para los habitantes de Elche de la Sierra. Aledaño al arroyo de la anchura podemos observar la huerta tradicional y más abajo el cultivo en leñosos de invierno, concretamente de olivar; uno de los cultivos de mayor aprovechamiento y extensión en la zona.

Aproximadamente en el centro de la panorámica podemos divisar el casco urbano de Elche de la Sierra, donde los cimborrios de la iglesia resaltan por su altura y color en el tejado. Al horizonte y en dirección a Hellín nos encontramos el Pico de la Redonda, donde la vegetación es inexistente.

Y, finalmente podemos ver a la derecha de la imagen el ensanche de Villares, donde se encuentra la escuela rural o las pistas polideportivas.

OBSERVACIONES

Para acceder al mirador recomendamos estacionar el vehículo en la plaza de la aldea de Villares.

Desde aquí ascenderemos a pie hasta el mirador.

Hay un panel de madera con un mirador explicando la información visible.

El acceso el libre.

Castillo de Elche de la Sierra 

El castillo está emplazado en un pequeño cerro situado a media ladera de la margen izquierda del Barranco del Arroyo de la Anchura.

Castillo de Elche de la Sierra, Albacete

Escasos vestigios de muros
Ruina Progresiva


Castillo de Vicorto,  Elche de la Sierra 



Castillo de Vicorto, Elche de la Sierra

Extraña disposición del recinto con respecto a la torre.

Sobre una colina de 598 m. de altura, inmediatamente al Oeste de la aldea de su nombre, junto a la carretera.
No cuenta con senderos, pero su acceso es sencillo partiendo desde el parque que hay a la entrada del caserío.
Mantiene contacto visual con los castillos de Villares y Elche. Antiguamente era llamado Bueycorto.
Muy mal estado. Apenas se adivina el recinto y lo que queda ha perdido mucha altura y espesor.

9. Comer en Elche de la Sierra

El Buho
Calle Calderon de La Barca 6, 
02430, Elche de la Sierra España
+34 639 41 64 48

Restaurante El Moreno
Calle Bolea,44 Bolea,44, 
02430, Elche de la Sierra España
+34 967 41 02 62

10. Molinicos

sede de las elecciones amanecistas

Molinicos (Albacete): Qué ver y dónde dormir
Molinicos, Albacete

Y es que Molinicos tiene una pose amanecista que va a permanecer con él toda la vida.

Cuenta con varias localizaciones bastante reconocibles, sobre todo la de su Plaza Mayor aún con el suelo de tierra en el que el “señor Alcalde”, el munícipe por antonomasia, lo mismo pedía hacer flashback que convocaba elecciones con un día de antelación sin necesidad de campaña, ni pegar carteles (“Que ya nos conocemos todos las jetas”)

. E incluso donde le dio por llover arroz de Calasparra a raudales tras las pertinentes rogativas.

Cercanas se hallan las ruinas del antiguo castillo de Molinicos, aunque su estado no es el mejor posible precisamente.

Castillo de Molinicos 

levado sobre un promontorio, el castillo tenía forma rectangular, siendo su construcción de mazonería con sillería en las aristas de sus lados, quedando actualmente un tramo de pared cortina, acoplado a un lado de balvarte almenado, de los dos existentes en su construcción original. 

Castillo de Molinicos, Albacete 

El recinto era rectangular.​

Se encuentra en estado de ruina progresiva, y bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.​

Torre Pedro, Molinicos

La Atalaya de Torre - Pedro, se encuentra muy cerca de dicha localidad, perteneciente al municipio de Molinicos.

Atalaya de Torre Pedro, Molinicos, Albacete

Situada durante varios decenios en la frontera entre cristianos y musulmanes.

Torre - Pedro fue dotada de una atalaya de vigilancia, desde la cual puede divisarse las proximidades de Yeste, sede de la encomienda de Yeste – Taibilla, y gran foco de poder de la orden de Santiago que luchaba contra los musulmanes de Huéscar (actual provincia de Granada), y que hicieron varias incursiones por estas tierras.

En el alto de una montaña, y sobre una mole imponente de roca, dentro de la Sierra del Cujón, la torre - atalaya tenía forma cúbica, siendo su construcción de mazonería con sillería en las aristas de sus lados.​

Se pueden divisar los agujeros en los que se encajaban las vigas de madera que sostenían las diversas plantas.

Torre de Cortijo León o Torre de los Calderones, Molinicos 

Se encuentra en estado de ruina progresiva, y bajo la protección del Patrimonio Histórico Español.​

Atalaya del Morcillar o de las Huertas, Molinicos

Del período árabe quedan aún vestigios de varias torres o atalayas a lo largo del término Municipal, fechadas hacia siglo XII, declarados bien de interés cultural que sirvieron como frontera con los reinos nazaríes de Granada. ​ 

Atalaya del Morcillar o de las Huertas, Molinicos

Estos enclaves fueron frontera, y lugar de luchas, primero entre los reinos cristianos y musulmanes, y después entre el Alfoz de Alcaraz y la Encomienda Santiaguista de Yeste-Taibilla. 

Conocida como la Atalaya del Morcillar o de las Huertas, comunica Molinicos con el cauce del río Tus, poco antes de unirse con el Segura, a través del cual se llega a Yeste (sede de la encomienda Yeste- Taibilla).

La atalaya, construida entre los siglos XII y XIII, consta de una torre y un cortijo o cerca.

Se puede acceder a ella en coche o bien siguiendo la ruta de senderismo que comienza en el casco urbano de Molinicos y va recorriendo el valle que forma el Arroyo Morote.

OBSERVACIONES

Se recomienda complementar el paseo con la visita a la Atalaya situada en el Cortijo de León de la cual sólo se conserva la base. Para ello se ha de continuar por el camino hacia el cortijo de El Montañés, dejando este a la izquierda.

La atalaya se encuentra en las inmediaciones del camino, por lo que se accede en coche, si se elige la opción de realizar la ruta a pie, recomendamos iniciarla desde Molinicos, dejando el coche en la Calle Mayor junto al Ayuntamiento.


11. Yeste

Los turistas eligen Yeste como destino de turismo rural en semana ...
Yeste, Albacete

El castillo de frontera

Un antiguo castillo de origen árabe refundado a posteriori por la Orden de Santiago sirve como punto de partida para comprender la importancia histórica de un enclave medieval utilizado para asegurar la frontera entre el mundo cristiano y el musulmán.

Y es que el Reino de Granada se extendía al otro lado, por lo que el empeño en mantener esta línea defensiva se hizo bastante evidente.

El lugar fue ampliamente repoblado con gente venida de distintas comunidades, dados los beneficios que recibirían los nuevos vecinos.

 Hoy el de Yeste se trata del castillo o fortificación más importante de la Sierra del Segura y, sin duda, el imán por el que los visitantes caemos por el pueblo.

El castillo de Yeste, que va a la par entre el gótico y el renacimiento, es, bajo mi punto de vista, el monumento de mayor relevancia en la comarca junto a los privilegiados interiores de la ermita de Belén en Liétor.

Para acceder al mismo hay que pasar por la oficina de turismo, a sus pies, para contratar la visita.

De ahí es posible realizar recorrido amplio por su patio de armas de doble planta así como a sus dependencias musealizadas en las que se puede seguir la historia del lugar así como lo fundamental de un fortín fronterizo de este tipo (Centro de interpretación “vivir en la frontera”) cuya función era mantener a raya cualquier aspiración ofensiva del considerado como “infiel”.

También hay una exposición de tintes etnológicos para conocer más sobre la comarca. Las vistas desde la torre del homenaje, a la cual se puede subir, son fantásticas.

Oficina de Turismo de Yeste

Calle Rayo, 1
02480 Yeste (Albacete)


HORARIOS

De lunes a Sábado de 10:30 a 14:00 y de 16:30 a 18:30 .

Domingos de 10:30 a 14:00.

Sin duda el castillo acapara todo el protagonismo de Yeste, pero compensa pasear por la localidad y buscar buenos ángulos para tomar fotos, admirar las arcadas del edificio del ayuntamiento y, por supuesto, acceder al interior de la la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.

Un lugar visible desde el castillo y fácilmente reconocible por su espigado campanario que entremezcla también la arquitectura gótica con la renacentista (en la portada de acceso está la huella del gran Andrés de Vandelvira).

Posee, entre otras cosas, una Virgen Dolorosa atribuida a Salzillo.

En los alrededores:

Balneario de Tus (a 15 km de Yeste): Un rincón idílico para aprovecharse de los beneficios para la salud de sus aguas mineromedicinales y con uno de los mejores restaurantes de la zona.

Más info en www.balneariodetus.com. Puro relax en la Sierra del Segura.

Castillo de Yeste 

Castillo de Yeste, Albacete

Cada una de las construcciones medievales tuvo su importancia en el desarrollo de la vida de la comarca y en el desarrollo de la Reconquista. 

Pero si hemos de destacar una por encima del resto, sería el Castillo de Yeste, ya que los árabes hicieron de él la fortaleza más importante de la Sierra del Segura y los cristianos transformaron posteriormente en residencia palaciega.

Se trata de un castillo restaurado y excelentemente conservado. El edificio alberga, a día de hoy y en su patio de armas, el Centro de Interpretación Medieval “Vivir la Frontera”. 

En él es posible recorrer toda la historia del medievo a través de sus tres salas temáticas: La Sala de la Encomienda, 

 La Sala mixta: musulmana y cristiana, y La Sala de Armas. Nos referimos a un lugar altamente recomendable si te interesa la historia y el periodo medieval en concreto.

Esta fortaleza islámica del siglo XI está situada en pleno centro de Yeste. Donde también podemos disfrutar de su Torre del Homenaje, ésta del siglo XIV. Un castillo monumental a la altura de la importancia que regentó y que ha sido adaptado a cada época histórica. 

De hecho, su patio de armas, columnado y con una doble galería recuerda a las plazas mayores porticadas. Con el tiempo se le añadió una muralla para contener a la gran población que amparaba. Y es un claro ejemplo de cómo se disponían las ciudades musulmanas en torno a una fortaleza.

Hoy en día es un ejemplo bien conservado de este tipo de construcción que acoge, en sus antiguos calabozos también restaurados, un Museo Etnológico de la zona.

12. para comer en Yeste

Restaurante Casa Marce
Carretera Hellin 9, 
02480 Yeste España
+34 967 43 13 46

Restaurante Casa Pedro
Aldea de Gontar n0 39,
2480 Yeste España
+34 967 43 08 41

Torre de Tús, Yeste 

Torre de Tús, Yeste 

Tus es una pedanía del municipio de Yeste, provincia de Albacete, España. Se encuentra en el valle del río Tus, en los límites del parque natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima.

Tras el avance de la Reconquista Cristiana hacia el sur, alrededor del 1260, la pedanía de Tus, al igual que todo el territorio de Yeste, comenzó a ser parte de la encomienda de la Orden de Santiago. 

Yeste suponía un enclave estratégico-militar para los reinos cristianos, ya que se encontraba en la frontera entre el Reino de Granada y el Reino de Castilla.

Torre de Moropeche, Yeste 

Torre de vigilancia Islámica Medieval

Se puede acceder a la atalaya de Moropeche sin dificultad dejando el vehículo el la misma aldea de Moropeche.

Atalaya de Moropeche, Yeste

Tendremos que cruzar el Molejón de Moropeche llegando hasta el final de la pista donde hay un pozo en una dolina, y sigue los mojones de piedra.

Esta torre era intermedia entre la de Tus y Raspilla, debiendo formar parte del cinturon defensivo de la encomienda santiaguista de Yeste

Torre de Rasprilla Yeste

Casa Fuerte

En su origen pudo ser una alquería para explotación agrícola ganadera

Cuadrada

Se conservó completa y en buen estado hasta hace pocos años. 

Recientemente ha sido transformada enmascarando los elementos originales.

13. Letur 

y su profunda huella árabe

Letur, Albacete

Antes si quiera de poner mis pies sobre la calzada de Letur ya me habían advertido de que lo que iba a ver era “la perla de la Sierra del Segura”.

Quizás se trate, por méritos propios, del pueblo de la comarca donde la armonía de su arquitectura y el orden aleatorio de sus trazos ofrezca más motivos a los visitantes para rendirse a sus encantos.


Ya no le sobrevive su castillo, que se situaba en su actual plaza mayor (con un museo en el bar), pero tiene una huella árabe tan evidente en su madeja de callejones empedrados, que ven cómo las fachadas se enfrentan las unas a las otras en un espacio casi ridículo, que en el año 1983 no tuvo más remedio que ser enmarcado dentro del Conjunto Histórico Artístico dada la ejemplar conservación de un diseño urbano nacido en la época islámica.

Si se atraviesa el arco de las moreras, parte del viejo acueducto, se puede asegurar que se está caminando bajo el trazado que le dieron los árabes al lugar.

Al otro lado de la plaza mayor se yergue la iglesia de Iglesia de Santa María de la Asunción, del siglo XV, y con buena parte de sus elementos en estilo gótico (como su espléndida bóveda de crucería), aunque la portada refleja claramente una tendencia renacentista.

A ambos costados de la iglesia surgen las callejuelas estrechas de muros encalados.

A mano derecha la calle Albayacín se convierte en la mejor máquina del tiempo para visitar una ciudad andalusí.

Con sus pequeños portales (allí “portalicos”), que bajo un arco de medio punto de piedra permiten el acceso a varias casas.

Ventanas enrejadas con flores, paredes blancas y la imagen de la que podría ser una medina de Marruecos.

Letur es de esos sitios en los que perderse es un placer, aunque cuando uno está agotado por las particularidades de una ruta larga y coincide con la época de calor, al otro lado del arco de las moreras hay escondida una piscina natural (Las Canales) donde el frescor de sus aguas es capaz de curar todas las penas posibles.

¡Y dentro del casco urbano! Para más inri es gratuita.

Piscina de Las Canales en Letur, Albacete | Actividades en familia

Un lugar absolutamente imprescindible en toda ruta a la Sierra del Segura que se precie. Y a 25 km el Cerro Barbatón es otra de esas maravillas del arte rupestre con las que cuenta la comarca.

Si en tu visita quieres hacer un FreeTour, o necesitas comprar alguna entrada para algún Museo o para realizar alguna actividad, en este enlace te lo pueden solucionan, click aquí

Castillo de Letur 

Foto antigua, Restos del Castillo de Letur

El castillo, construido hacia el siglo XIII, ya no existe como tal. En las relaciones topográficas de 1578, apuntan que contaba con cuatro torres, y un precioso balcón corrido sobre el patio de armas, que ahora es la actual Plaza Mayor. 

Se accedía a través de una rampa, y en su interior, además de algunas estancias había un depósito de agua que la recogía del Arco de las Moreras y la distribuía por toda la población mediante un gran pilar o fuente.

De la antigua fortificación de Letur quedan contados elementos que se encuentran integrados en las construcciones posteriores. 

En la calle Santiago podemos ver “La Puerta del Sol” y recientemente se ha construido, junto al Ayuntamiento, un arco que rememora aquel del pósito, que fuera la entrada principal al castillo. 

Todavía hoy podemos contemplar una de las torres vigías del recinto amurallado, en un buen estado de conservación, desde el mirador de San Sebastián.

14. Socovos

cruce de caminos

Castillo de Socovos en Albacete | Actividades en familia
Socovos, Albacete

Socovos es prácticamente un enlace (junto a Ferez) en la ruta por carretera que se hace entre Letur y Aýna (o Elche de la Sierra).

Apenas conlleva un desvío de un par de minutos.

Wikiloc | Ruta CASTILLO DE SOCOVOS ERMITA SAN FELIPE RUTA DE LAS POZAS
A este pueblo, que en ocasiones suele pasar desapercibido, cuenta con los restos de un antiguo castillo que los musulmanes levantaron en torno al siglo XII y que posteriormente fue reformado en tiempos de Felipe II,

En todo en el conjunto se aprecia, sobre todo, las huellas de la primera época en la gran torre almohade de planta poligonal, un ejemplo único en la provincia.

Por otro lado es la base para visitar las pinturas rupestres de la Solana del Molinico en el extremo oriental de la que llaman “Loma del Conjuraor” donde hay buena presencia del conocido como arte esquemático.

Para ir a este otro enclave dentro del “arco mediterráneo” Patrimonio de la Humanidad conviene reservar cita con suficiente antelación (Tel: 967 295 001).

Castillo de Socovos 

Construido con fines militares en el siglo XII, en un cerro situado en la localidad de Socovos y ahora rodeado de campos de cultivo. 

Castillo de Socovos, Albacete

Junto con la de Jorquera, son las únicas fortalezas que conservan sus murallas almohades originales. 

Su perímetro es casi circular y todavía conserva algunas almenas. 

Tanto su muralla como sus almenas dejan al descubierto el carácter defensivo de la fortificación y su buena construcción, motivada por la importancia de los enfrentamientos entre musulmanes y cristianos en la zona.

El castillo presenta un estado bastante deteriorado pero con un gran interés por la existencia de un yacimiento por explorar donde ya se encontraron monedas y restos de cerámica.

El área cercada es extensa, localizándose en el centro la atalaya. 

Los muros se construyeron con un mortero de piedra y cal, revocados finalmente con argamasa de cal. 

Castillo de Socovos, Albacete

En su cara sur podemos distinguir una torre poligonal, hay otras de forma cuadrangular y bajo una de estas está la puerta principal orientada al mediodía.

El poblamiento urbano se desarrollaba extramuros, conservándose hoy en día las alineaciones de manzanas y callejuelas adyacentes al Castillo y a la antigua Iglesia. 

El Castillo se encuentra deteriorado y se sabe que dentro se han encontrado monedas, restos de cerámica y piedras de molino. 

En este lugar hay un yacimiento por explorar, y es necesaria la conservación de nuestro patrimonio artístico.

15. Nerpio

al abrigo de las pinturas rupestres

Para llegar a Nerpio hay que buscar el extremo más meridional de la Sierra del Segura (más de dos horas de coche desde Aýna).

Historia y cultura de Nerpio | Portal Oficial Turismo Nerpio
Nerpio, Albacete

Mas cerca de la ciudad de Murcia que de la propia Albacete, aunque limita con las provincias de Jaén, Granada y la propia Murcia, se trata de uno de esos pueblos que reciben de muy buena gana a los visitantes para mostrarles las excelencias históricas y naturales que les aguardan en aquellas montañas en las que empieza a verse volar al quebrantahuesos en uno de los programas de reintroducción más ambiciosos y exitosos con esta especie (Gran trabajo el de la Fundación Gypaetus en la Sierra de Cazorla, Jaén).

Mi objetivo principal en Nerpio, a sabiendas de la cantidad de kilómetros y curvas que me iba a tragar ese día, coincidía con el de muchos viajeros amantes de la Historia.

Aunque, para ser más exactos, tendría que especificar “de la prehistoria”.

Nerpio, el pequeño pueblo de Albacete que asombró a la Unesco por ... Y es que hablamos que en el entorno de Nerpio se conserva alrededor de un 70% de las pinturas rupestres de la provincia de Albacete, algunas de ellas dentro del ya mencionado conjunto del arte rupestre del arco mediterráneo en la península ibérica Patrimonio Mundial de la Humanidad (UNESCO).

 Son muchos los abrigos rocosos y cavidades en los que se pueden encontrar algunos dibujos de animales, personas cazando o incluso chamanes de miles de años de antigüedad, aunque el principal lugar para disfrutar de los tesoros pictóricos de los tiempos prehistóricos sea el conjunto de la Solana de las Covachas.

Aquí, en este gran abrigo al que venían a refugiarse los pastores, se han clasificado nada menos que 99 motivos pictóricos, considerándose uno de los mejores conjuntos de la región junto con el Torcal de Bojadillas, también en la zona.

La visita a la Solana de las Covachas se puede hacer de manera guiada únicamente, a través de la oficina de turismo de Nerpio (Teléfonos: 967 43 81 70 / 967 43 81 96), con quien habría que contratar la actividad con suficiente antelación.

Particularmente disfruté muchísimo con esta visita y las explicaciones de la guía que me hizo sumergirme varios miles de años en el tiempo para comprender más sobre el pensamiento expresado en estos abrigos de piedra y que muestran la transición entre el arte levantino y el esquemático.

De ahí la riqueza de este lugar.

Por otro lado Nerpio también ofrece paisajes para volverse loco como en el embalse del Taibilla, rutas de senderismo y, a pocos minutos del pueblo, el castillo también llamado Taibilla en la carretera de Pedro Andrés (a 7 km) y que representa uno de los fortines de frontera entre los reinos cristianos y musulmanes ya avanzada la reconquista de la península ibérica.

Cuenta con buena oferta de turismo rural y de aventura para todos los públicos. Además es un municipio muy enfocado al turismo ornitológico. Y es que nada menos que 180 especies de aves han sido observadas y catalogadas en este entorno protegido.

Castillo de Taibilla, Nerpio

Castillo de Taibilla, Nerpio

Levantado por los musulmanes sobre una rocosa meseta junto al río Taibilla, a pocos kilómetros de Nerpio. 

Según la documentación existente data del siglo XI. 

Formó parte de una red de controles de tipo defensivo y fue muy importante a la hora de controlar la frontera. 

Tarea que recayó sobre la Orden de Santiago hasta la reconquista de la ciudad de Granada en 1492. 

Después perdió su función militar y a principios del siglo XVI fue definitivamente abandonado. Hoy día se encuentra en ruinas, aunque está en proceso de restauración.

16. y para comer en Nerpio

Hostal Restaurante Los Nogales
Calle Huerta Ventura 7, 
02530, Nerpio España
+34 628 19 84 58

Los Enebros
Carretera de Pedro Andres S/N,
02534, Nerpio España
+34 967 43 81 95