jueves, 16 de diciembre de 2021

Una Escapada de Fin de Semana en Lérida (y II): Alrededores

Guimerá, Lérida

Penelles, Lérida

Trincheras de Las Cuevas, Vilanova de la Barca

El Sindicat de Cervera

Monasterio de Vallbona de los Monges, Lérida


Indice:

  1. Croquis de nuestra ruta
  2. Trincheras de Las Cuevas
  3. Penelles, el pueblo del Arte Rural
  4. comer en Penelles
  5. Cervera
  6. Comer en Cervera
  7. Guimerá
  8. Comer en la zona
  9. Monasterio de Vallbona de los Monges
  10. Otras Rutas cercanas

1. Croquis de nuestra ruta

Continuando con nuestra visita a la ciudad de Lérida, vamos a visitar lo mas destacado de los alrededores

 

empezamos con nuedstra excursión desdce Lérida, yendo hacia un trozo de nuestra historia, 

2. Trincheras de Las Cuevas


A principios de abril de 1938, el estado mayor del ejército republicano ordenó la construcción de una serie de líneas fortificadas y paralelas, “L”, para proteger Cataluña de la ocupación franquista. 

Estas líneas se comunicaban con las de la primera línea de combate, a la margen izquierda del río Segre, por un entramado de construcciones bélicas que se apoyaban en las acequias del canal de Urgell.

Trincheras de Las Cuevas, Vilanova de la Barca

Este espacio de las trincheras de Les Coves se apoyaba en la tercera acequia del canal de Urgell y su nido de ametralladora protegía el sector comprendido entre el Pla d’en Ramon y las Llacunes. 


Trincheras de Las Cuevas, Vilanova de la Barca

A través de su trinchera de evacuación, se comunicaba con los abrigos de asentamiento ligero, espacio donde se cobijaba el material y el personal militar de la intemperie y de la acción del enemigo.

Trincheras de Las Cuevas, Vilanova de la Barca

Este elemento defensivo, junto con el del Tossal Roig y otros de desaparecidos estuvieron activos desde abril de 1938 hasta enero de 1939, fecha en la que, ante el avance de las fuerzas franquistas, las fuerzas republicanas se vieron obligadas a retirarse de sus posiciones hacia el interior de Cataluña.

3. Penelles, el pueblo del Arte Rural


Penelles será el último pueblo de Lérida. Hasta hace bien poquito, se trataba de un pueblecito más de esta Cataluña vaciada, situado en la comarca de La Noguera.

Sin embargo, algunos emprendedores dispuestos a situar a Penelles en el mapa de los lugares que ver en Lérida, idearon hace unos pocos años el Festival de Murales y Arte Rural. En 2016 se celebró la primera edición. 

Desde entonces, han repetido año tras año, convirtiendo este pueblecito de apenas 500 habitantes en un auténtico hito del arte mural callejero.


En la actualidad son más de 100 los murales que se pueden verse a lo largo y ancho de esta población. Y os aseguro que, en sus distintos estilos, se trata de algo verdaderamente fascinante. No es raro que, desde entonces, Penelles sea conocido como el pueblo de los murales.



Ya veis que Lleida es mucho más que sus paisajes naturales, de manera que haréis bien de, en caso de acercaros hasta estas tierras, dedicar al menos una semana o diez días a visitar Lleida y su provincia.


4. Para comer en Penelles

Amoca
Calle Llibertat, 32,
 25240 Linyola España
+34 973 57 51 10

Restaurant 2007
Av. Catalunya, 69, 
25332 La Fuliola España
+34 973 57 10 73

Castell del Remei
Finca Castell del Remei, 
25333 Penelles España
+34 973 71 81 65


5. Cervera

Cervera, Lérida

Cervera es una pequeña ciudad medieval de Lérida que te dejará sin palabras, capital de la comarca de la Segarra y cabeza del partido judicial de Cervera, en la provincia de Lérida. 

El municipio de Cervera, de 55,19 km², se encuentra dentro de la Depresión Central en el sector meridional de la comarca de la Segarra. La población censada es de 9440 habitantes.

El año 1026, tres familias campesinas construyeron un primer establecimiento en la Segarra, en aquellos momentos deshabitada.​ 

Cervera, Lérida

Más tarde los condes de Barcelona les confirmaron la posesión de aquellas tierras que habían ocupado, muy probablemente para reafirmar su poder, ya que la Segarra era en aquellos momentos una zona fronteriza entre el dominio cristiano y el musulmán, creando una primera fortaleza (castrum Cervarie).​

Estabilizada la frontera occidental en Lérida en 1149, Cervera creció rápidamente en forma de villa cerrada (con las casas adosadas a la muralla, es decir la pared de las casas era a la vez el muro defensivo).

 Los habitantes se habían liberado de los abusos de los señores feudales, y a partir de privilegios reales el municipio organizó sucesivamente en forma de Cofradía (1182), de Consulado (1202), y desde el 1267 hasta la actualidad, de Paeria. No fue, sin embargo, hasta el siglo XVIII, concretamente en 1702, que no se le concediera el título de ciudad por parte del rey Felipe V.

La Universidad

En 1702 comienza una guerra civil española (la Guerra de Sucesión) y en 1705 la Corona de Aragón cambió de bando. En Cervera había partidarios de ambas facciones.

Con el Decreto de Nueva Planta se cerraron todas las universidades concentrándose en la universidad de Cervera.

Finalizada la guerra, Cervera, que había quedado devastada, decidió apoyar a los que gobernaban (los Borbones) y envió dos embajadores a la Corte con la misión de convencer a los ministros de Felipe V de su fidelidad absoluta, con el fin de obtener una recompensa lógica y en una de las treinta peticiones pedían un estudio general -una universidad- como la de Lérida. 

Felipe V, pues, ordenó construir una gran universidad central en Cervera y abolir el resto .

La creación de la Universidad de Cervera significó una mejora económica importante para la ciudad, en parte por los beneficios que ocasionó el alojamiento de cerca de 2000 estudiantes, lo que provocó que la población de Cervera se doblara.
Decadencia y prosperidad

En el año 1842 los estudios universitarios fueron trasladados a Barcelona, lo que representó una pérdida económica importante. La llegada del ferrocarril en la ciudad en 1860 y la mejora de algunos servicios públicos (como el abastecimiento de agua), junto con el establecimiento de diversas industrias y de un importante comercio de vino, ocasionaron una cierta reanimación económica.

Durante la Tercera guerra carlista, la madrugada del 16 de febrero de 1875, los carlistas intentaron conquistar Cervera, ocupada por las fuerzas liberales, pero fueron rechazados. En recuerdo de la batalla se lleva a cabo la Procesión del Puro.​

La aparición de la filoxera provocó la ruina de muchos viñedos de la Segarra, lo que supuso una fuerte crisis en el comercio vinatero Cervera, el cual se recuperó un poco con la creación del Sindicato Agrícola (1919).

Iglesia de San Pedro el Grande, S.XI.Cervera

La ciudad se caracteriza por la riqueza de su patrimonio cultural y monumental. 

Un total de once monumentos del municipio están catalogados como Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN) 

El castillo (siglo XI), la iglesia de San Pedro el Grande (siglo XI), el recinto amurallado (siglo XVI), la parroquia de Santa María (siglos XIV-XV), el edificio de la Paeria (siglos XVII-XVIII), la Universidad (siglo XVIII), el núcleo histórico, el Sindicato (siglo XX) así como el Museo del Blat i la Pagesia, entre otros.

La Muralla de Cervera

Muralla de Cervera

La muralla es una de las cosas más interesantes que ver en Cervera. Fue erigida en la época medieval durante los siglos XIV y XV y se levantó sobre los cimientos de una edificación preexistente datada del siglo XIII. El recinto completo sumaba un perímetro de unos 3.000 metros de muralla.

Este circuito de componía, además, de un foso que tenía 8 metros de ancho, almenas, taludes, barbacones, pulseras de concha y pasos de ronda. La Muralla de Cervera está muy bien conservada, y si visitas el municipio, esta será una parada obligatoria de tu visita.

Y los castillos los núcleos agregados Castellnou de Olujas, la Preñanosa y Malgrat.​

Cervera, Lérida

Contiene numerosos monumentos que visitar y que hará las delicias del turista, pudiendo parecerá toda la historia que hay detrás de su localidad y paseando por calles medievales de múltiples estilos.

El Sindicat

Harinera del Sindicat agrícola de Cervera

De estilo modernista, el Sindicat es una obra de César Martinell donde se destaca la base rectangular de la estructura. 

Principalmente funcionaba para albergar la maquinaria de la harinera facilitando los servicios agrícolas. Todo esto era con el objetivo de bajar los costes de consumo, con esto el agricultor era menos dependiente de los intermediarios y de esta manera serían más beneficiados.

Este edificio, como otros en Cervera, también fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional. Merece la pena ir a visitar a esta majestuosa obra arquitectónica.


6. y para comer en Cervera

La Marinada
Calle Victoria, 9, 
25200 Cervera España
+34 627 42 20 11

Restaurante Km-520
Carrer Nacional II Km.520 Avinguda De Tarrega, 1471, 
25200 Cervera España
+34 973 53 14 91

Braseria Terra Ferma
Carrer Victoria 17, 
25200 Cervera España
+34 676 26 74 07

7. Guimerá


Guimerá, Lérida

Para terminar os hablaré de dos pueblos con mucho encanto, por dos motivos bien distintos. 

El primero, Guimerá, se localiza también en la comarca de l’Urgell a solo quince minutos de coche de Vallbona de les Monges.

Se trata de uno de los pueblos medievales con más encanto de las comarcas leridanas. 

Guimerá, Lérida

Sus tonos ocres hacen reconocible este pequeño pueblecito de no más de 400 habitantes, encaramado en una suave ladera, a la que se accede tras pasar el cauce del río Corb.

No hay que buscar grandes monumentos en Guimerà. 

Iglesia de Santa María de Guimerà, Lérida

Simplemente hay que pasear y perderse por las recónditas callejuelas del burgo, buscando los mejores rincones, en una auténtico laberinto medieval que permite el acceso a la iglesia de Santa María y al antiguo castillo de Guimerà, cuya torre cilíndrica es, desde hace casi mil años, el auténtico emblema de este precioso pueblo. 

Guimerá, Lérida

Las vistas desde lo alto de la torre resultan francamente fascinantes.


8. Para comer en la zona

La Cava
Carrer Mestre Guell 5, 
25300 Tàrrega España
+34 973 31 13 80

L' Avi Siscu
C/Major,13, 
25341 Ciutadilla España
+34 973 30 34 24

Restaurante Hostal del Rector
Av de Riu Corb, 13, 
43427 Vallfogona de Riucorb España
+34 977 88 13 48

Rocallauracafe
Placa de la Vila, 
25269 Rocallaura España
+34 622 16 05 52



9. Monasterio de Vallbona de l
os Monges


Monasterio de Vallbona de los Monges, Lérida

El monasterio de Vallbona de les Monges tiene su origen en una comunidad mixta de anacoretas y eremitas que se unieron hacia 1153 al eremita Ramón de Vallbona († 1176) y que se agruparon alrededor de una iglesia para vivir en comunidad bajo la regla de San Benito. 

En 1175 los monjes varones de la comunidad marchan hacia el Montsant quedando un grupo de monjas-eremitas en el Valle. Ramón de Vallbona consigue que dos monjas y dos doncellas procedentes del monasterio cisterciense de Tulebras en Navarra, se unan a la comunidad femenina y todas ellas se integren en la orden del Cister. 

Una de estas monjas era Oria Ramírez († 1190), que sería la primera abadesa del monasterio. A la toma de posesión de Oria Ramírez en 1177 acudieron: los obispos de Huesca y Pamplona y los reyes de Aragón Alfonso II el Casto y su esposa Sancha de Castilla.

El prestigio del monasterio fue muy importante durante la Edad Media por la amplitud de sus propiedades, por los monasterios filiales que fundó y por la categoría social de las monjas que allí ingresaban, muchas de ellas procedentes de la nobleza catalana y aragonesa. El monasterio se construyó durante los siglos XII al XIV, y fue el mas importante monasterio cisterciense femenino de toda Cataluña.

Los reyes de Aragón Alfonso II el Casto y Jaime I el Conquistador concedieron protección a Vallbona e impulsaron la construcción del cenobio, y el papa Inocencio III les concedió el privilegio de ser independientes del obispado hispano y pasar a depender directamente de Roma.

Durante los primeros trescientos años de vida, la abadía de Vallbona tuvo una gran vitalidad. Se desecó el valle hasta entonces pantanoso, se promovió el asentamiento de granjas y pueblos. Se fundaron monasterios filiales y otras casas cistercienses. La abadía gozó del señorío y jurisdicción de la baronía de Vallbona de gran extensión. 

En el siglo XVI y como consecuencia del Concilio de Trento-Italia (1545-1563) que prohibió que los monasterios femeninos estuvieran en lugares apartados y solitarios, se formó al lado del monasterio el pueblo de Vallbona de Les Monges, con gentes procedentes de la villa de Montesquieu-Lérida, a quienes las monjas cedieron parte de sus propiedades para que las trabajasen y las poblasen.

El Monasterio de Vallbona hospedó repetidamente a los reyes Alfonso el Casto, Jaime el Conquistador y Alfonso el Sabio, con sus respectivas esposas y cortes, y fue motivo de inspiración para los trovadores de la época. 

Como ya hemos indicado en sus muros profesaban damas de la mas alta alcurnia de Aragón y Cataluña. Entre los monasterios filiales se contaban, San Hilario en Lérida, Bonrepós en Morera del Montsant, la Saidia en Valencia y Valdonzella en Barcelona. Toda esta floración constituye una prueba de la fuerza expansiva de la espiritualidad de las monjas y la regla del Cister.

Desde el siglo XIII se tienen pruebas de la existencia de un "scriptorium", donde algunas monjas se dedicaban a copiar y ornamentar códices. También era conocida su escuela monacal, en sus aulas se estudiaba gramática, liturgia, caligrafía, miniatura, música y bordado. Esta escuela monacal iba dirigida a la educación de las damas nobles de la corte.

Características

Entrada 

El monasterio estaba rodeado de murallas al igual que Santes Creus y Poblet, pero en el año 1573 con la nuevas normas dictadas por el Concilio de Trento, que obligaba a los monasterios femeninos a permanecer cerca de lugares habitados, los recintos fueron muy alterados al conformarse una nueva aglomeración alrededor del monasterio. 

La cerca que rodeaba el monasterio con el paso del tiempo se fue perdiendo y desmoronando y para 1920 quedaban escasos restos que aún a duras penas se conservan.

La entrada al monasterio se realizada por su frente Occidental a través de una puerta del siglo XVIII formada por un arco rebajado entre pilastras y con un frontón de formas curvas en cuyo centro encontramos una hornacina vacía. 

Esta puerta permite el paso a un vestíbulo y a la antigua portería, que hoy facilita la acogida e información al visitante y donde se encuentra la tienda de recuerdos y al final una pequeña sala conocida como "Sala de Estatuas" con una pequeña colección de esculturas. Desde esta sala se tiene acceso al claustro. Estas dependencias aunque construidas en el siglo XIV fueron ampliamente reformadas en el siglo XVIII.

Claustro 

El claustro tiene sus orígenes en el siglo XII, pero muestra diferentes estilos arquitectónicos en cada una de sus alas. 

Tiene planta trapezoidal muy acusada y fue construido entre los siglos XII al XVI.

Monasterio de Vallbona de los Monges, Claustro 

El ala Este fue construido en el siglo XIII y es la parte mas interesante del claustro. Dispone de cinco tramos cubiertos con bóvedas de crucería que apoyan en ménsulas adosadas al muro. El ala se alinea con el cimborrio-campanario de la iglesia por lo que la puerta que se observa al fondo permite el paso de las monjas a la zona claustral de la iglesia. 

Es la conocida como puerta de monjas. Cada uno de los tramos que forman la panda se manifiesta al exterior a través de grandes contrafuertes que miran al patio interior. Cada tramo está formado por un gran arco apuntado en cuyo interior se abren tres vanos en arco de medio punto que apoyan en parejas de columnas que comparten capitel. 

En el tímpano de cada uno de los arcos encontramos un óculo con cierto regusto gótico. Los capiteles se decoran con motivos vegetales, frutos o de piñas.

El ala Sur muestra la mas severa austeridad cisterciense y fue edificada a finales del siglo XII en estilo románico. Guarda cierto parecido con la panda Este, solo que en este caso los tramos que la conforman son cuatro, y al igual que su compañera se cubre con bóvedas de crucería que descansan en ménsulas adosadas al muro. 

Los vanos que se abren al patio interior siguen la misma tónica que en la panda Este solamente que en este caso desaparecen los óculos y los capiteles no disponen de decoración, podríamos considerarla una panda mas al gusto de la estética del Cister. En esta ala se solía situar el refectorio, la cocina, la despensa, el "calefactorium" y las salas de ámbito doméstico. Estas salas en la actualidad han perdido su funcionalidad y su estética original.

 El ala Norte es un magnífico ejemplar de estilo gótico ojival del siglo XIV. Comparte muro con la nave de la iglesia. Lo forman dos tramos que abren al patio a través de grandes arcos apuntados con vanos abiertos usando las típicas tracerías del gótico. Los tramos se cubren con bóvedas de crucería. Es el ala mas corta del claustro y la que provoca su curiosa forma trapezoidal.

El ala Oeste del siglo XV, se corresponde con una construcción neorrománica, con elementos renacentistas como son las bóvedas de crucería del siglo XVI. En esta ala haciendo ángulo con la panda Este se encuentra la puerta de acceso a la iglesia realizada en el siglo XVIII. La panda se compone de seis tramos, cada tramo abre al patio a través de tres arcos de medio punto. 

Destaca de esta panda la decoración de algunos capiteles en lo que figuran tallados los escudos heráldicos de la familia Caldés, algunas de cuyos miembros fueron abadesas del convento y durante su abadiato se construyó esta ala del claustro. Se trata de una panda construida siguiendo claves románicas pero que no logra superar a las originales.

En el ángulo que forman las pandas Norte y Oeste se encuentra una pequeña capilla de moderna creación (1895), es la capilla de la Virgen del Claustro (Mare de Dèu del Claustre) que custodia una magnifica escultura venerada bajo esta advocación. 

Probablemente fue la primera imagen de Santa María del siglo XIII que presidió el templo durante el periodo románico. Realizada en piedra caliza blanca, se advierten retoques góticos realizados en el siglo XIV. 

En 1927 el cardenal Francisco Vidal y Barraquer (* Cambrils-Tarragona 03-10-1868 † Friburgo-Suiza 13-09-1943) autorizó la restauración de la obra, siendo su limpieza uno de sus objetivos ya que la imagen aparecía negra por el humo de las velas, hasta el punto que se pensaba que era una imagen de las conocidas como Virgenes Negras.

La capilla de planta rectangular es muy sencilla solo destacable por la imagen de la titular.

junto a esta capilla en su lado Norte, encontramos una pequeña capilla o mas bien un gran arcosolio, es la conocida como capilla de Sant Cristòfol (San Cristóbal). En la actualidad completamente desnuda, se abre en el grueso muro de la iglesia. Solo su memoria nos hace recordar a quien estuvo dedicada. Un arco conopial gótico y dos pináculos también góticos enmarcan la embocadura, en la clave del arco dos pequeñas figuras de niños sujetan un escudo con la fecha de 1690.

La Sala Capitular 

En el ángulo que forman la panda Norte y la Este. La sala capitular gótica del siglo XIV es el lugar de reunión de la comunidad. 

Monasterio de Vallbona de los Monges, Sala Capitular

La preside la imagen de la Mare de Déu de la Misericordia realizada en alabastro policromado, imagen atribuida al tarraconense Pere Joan (siglo XV), el famoso escultor de la fachada del Palacio de la Generalitat de Barcelona. 

La imagen se levanta sobre una ménsula decorada con el escudo del linaje de los Caldés (tres calderos de oro), algunas de cuyas mujeres fueron abadesas del monasterio.

La sala que en planta desarrolla dos tramos se cubre con bóvedas de crucería cuyos nervios descansan en ménsulas adosadas a los muros. Esta disposición permite definir la sala como un gran espacio diáfano de gran amplitud. Abre al claustro a través de una portalada gótica de doble vano con una fina columnilla parteluz y una ventana a la derecha. La parte superior de los vanos se decora con tracerías góticas lobuladas. 

Es obra del siglo XIV levantada siendo abadesa una miembro de la familia Anglesola. Las vidrieras que decoran la portalada son obra reciente. Adosado a los muros encontramos un banco corrido en madera, lugar donde tomaban asiento las monjas para observar el capitulo. Una puerta situada al fondo de la sala permite el acceso al brazo Sur de la nave del transepto

En el suelo encontramos laudas sepulcrales de distintas abadesas que han habido en el monasterio y que abarcan desde el siglo XIII al XX. En total son doce laudas, agrupadas en cuatro laudas en la parte mas cercana a la cabecera, dos en el centro de la sala y seis en dos filas de a tres en la zona mas cercana a la puerta de entrada desde el claustro. 

La situación de las mismas no guardan ningún orden especial en cuanto a la fecha del óbito. A destacar que dos de las laudas tienen efigiadas las figuras de las abadesas en cuerpo entero, mientras que las diez restantes solo están representadas el báculo abacial y los escudos nobiliarios de las abadesas. Las titulares de las laudas son:

Diarda de Anglesola (1246-1258 / † 1258). Tiene efigiada la figura de la abadesa. Es la lauda mas antigua de la sala capitular.
• Alemanda de Aviñón (1328-1340)
• Elisenda de Copons (1340-1348 / † 18-08-1349). Tiene efigiada la figura de la abadesa.
• Geraldona de Aleny (1401-1419)
• Violante de Perellós (1419-1422)
• Blanca de Caldes (1422-1446)
• Beatriz Desfar (1446-1455)
• Francina de Guimerá (1479-1503)
• Elionor de Vilaplana (1537-1547)
• Joana de Vilafranca (1547-1553)
• Estefanía de Riquer (1563-1576)
• María Teresa Ribera Sans (1847-1928 / † 14-12-1928). Es la única lauda que tiene una inscripción escrita.

Iglesia monacal siglos XII y XIII. 

La iglesia abacial del monasterio es de transición del románico al gótico. Tiene planta de cruz latina, con una sola nave muy alargada y tres ábsides de planta rectangular que se abren a la nave del transepto. 

Los ábsides orientados al Este disponen de ventanas de doble derrame. La cubierta de la iglesia es de bóveda de crucería ojival, fue construida aproximadamente a principios del siglo XIV en sustitución de otra bóveda románica. Las dimensiones de la iglesia son de 48 metros x 28 metros aproximadamente.

Tiene acceso el templo desde la calle por una recoleta plaza (llamada del monasterio) con sepulcros de nobles protectores adosados al muro exterior de la iglesia y una gran fuente neoclásica de ocho surtidores instalada en 1861. 

La plaza y las tumbas formaban antiguamente parte del antiguo cementerio monacal. Esta plaza fue abierta al pueblo en el siglo XIX. En los sepulcros se pueden ver escudos de algunos miembros de familias catalanas: los Alemany, los Guimerá y los Cardona.

La iglesia disponía de dos portadas, ambas románicas, una de ellas llamada "Portal dels Morts", se encuentra cegada por uno de los sarcófagos antes comentados y la otra portada situada en el brazo norte del crucero en su lado occidental. Esta portada enfrenta por su interior con el ábside Norte o del lado del evangelio.

Esta portada es románica del siglo XIII. 

Está decorada con uno de los primeros relieves de la Virgen María que aparecen en un tímpano en Cataluña. 

Monasterio de Vallbona de los Monges, Iglesia Monacal

La portada dispuesta en arco de medio punto y con cinco arquivoltas abocinadas (molduradas y aristadas), tiene en su tímpano una composición pétrea de la Virgen flanqueada por dos ángeles turiferarios (portadores de incienso). 

Por encima de la portada un gran arco-guardapolvos y por encima de este una cornisa con una galería de arquillos ciegos formando una doble vertiente. 

Destaca porque una de las arquivoltas tiene siete pequeñas argollas realizadas en piedra que aprisionan el baquetón y que solo tienen función decorativa. Las arquivoltas descansan en tres pares de columnas acodilladas con capiteles decorados con formas vegetales. 

Los capiteles a su vez alargan la decoración formando un friso hacia los laterales, este se decora con motivos vegetales y piñas. Los arquillos de la arquería superior descansan en ménsulas decoradas, destacando una de ellas por la figura de una cabeza demoníaca y una segunda figura de un hombre que parece tocar un instrumento musical.

Delante de esta portada se abre la plaza que correspondía al antiguo cementerio monacal. Adosados al muro de la iglesia, se conservan un total de cinco sarcófagos, cuatro románicos y uno gótico todos ellos elevados sobre pilares circulares. 

Uno de ellos de trazas góticas se encuentra encajado en un arcosolio del muro exterior de la iglesia, este arcosolio no es otro mas que la puerta conocida como "Portal dels Morts" a la que hemos hecho referencia antes y que era una segunda puerta de entrada a la iglesia. En el interior del arcosolio encontramos un crismón trinitario que se puede fechar a finales del siglo XII.

El primer sarcófago de la izquierda con trazas románicas es del siglo XIII y no sabemos quien fue inhumado en él. El segundo sarcófago, gótico, de finales del siglo XV o principios del XVI, es conocido como la Tumba Blanca, por el color mas claro de la piedra y porque dispone de siete escudos lisos sin grabar en el interior de siete arcos apuntados. 

El tercer sarcófago es románico del siglo XIII, luce el emblema del linaje de los Cardona (tres cardos) y se cree pudiera haber contenido los restos de Berenguera de Cardona († 1211). 

Monasterio de Vallbona de los Monges, Sarcófagos

El cuarto sarcófago mas separado de estos últimos corresponde a Sibila de Guimerá († 1280) esposa de Guerau de Alemany, tiene grabados los escudos de las familias Alemany y Guimerá y en su centro dispone de una inscripción. 

El quinto y último sarcófago es de Micaela Zazala (Miquela Ça Sala / † 1244).

Exteriormente esta fachada es lisa, con cuatro ventanas apuntadas y cinco gruesos contrafuertes. Las ventanas góticas abiertas en la fachada son de época algo posterior. En el crucero se alza el cimborrio, de planta octogonal sobre trompas, que son unas bovedillas que sirven para transformar una planta cuadrangular en otra octogonal, es de la primera mitad del siglo XIII y en él se aloja la campana "de las horas". El cimborrio se apoya en su interior en cuatro arcos torales apuntados.

Aún dispone el monasterio de otro cimborrio y cumple funciones de torre-campanario, por lo que se da la circunstancia de la existencia de dos cimborrios en este monasterio. Se encuentra sobre el penúltimo tramo de la nave, es de planta octogonal, fechado a mediados del siglo XIV y con ocho notables ventanales góticos calados y crestería afiligranada. Se cierra exteriormente por una estructura piramidal. Se terminó de construir durante el abadiato de Elisenda de Copons (abadesa entre 1340 y 1348 / † 18-08-1349).

La nave del templo se encuentra separada de la nave de transepto por un reja de hierro bastante sencilla cuya única finalidad es separar el ámbito de clausura de las monjas (el coro) del resto de la iglesia (la cabecera y la nave del transepto). La nave principal se cubre con bóvedas de crucería cuyos nervios apoyan en sencillas ménsulas troncopiramidales sin decoración, al gusto del Cister. La nave se divide en cuatro tramos, uno de ellos ocupado por el cimborrio-campanario.

La cabecera tiene en sus ábsides menores estrechas ventanas aspilleradas de doble derrame; el ábside central más grande y amplio tiene tres ventanas aspilleradas, pero sobre ellas se abrió posteriormente una gran ventana apuntada con hechuras góticas que permiten el paso de la luz de una manera holgada. 

El ábside central se cubre con bóveda de crucería, mientras que los laterales se cubren con bóvedas de cañón. La clave del ábside central se decora con la figura de ángel que lleva un cirio en sus manos.

Monasterio de Vallbona de los Monges, Croquis

En la Capilla Mayor, a cada lado del presbiterio hay un sarcófago. Una es la tumba de Violante de Hungría (* Hungría ca.1215 † Huesca 09-10-1251) segunda esposa del rey Jaime I el Conquistador (en el lado derecho del altar), muerta en el año 1251 aunque sus restos fueron traídos a este monasterio en 1275 según deseo testamentario de la difunta y en el otro lado el sepulcro de su hija, la princesa Sancha de Aragón (* Barcelona 1246 † Tierra Santa ca.1262). 

El sarcófago de Violante de Hungría, es un sarcófago sencillo y liso, quiso estar enterrada aquí sin ornamento alguno, el único elemento decorativo es el escudo con los palos de Aragón. El sepulcro de Sancha se encuentra en el lado izquierdo empotrado en el muro y tampoco tiene decoración alguna.

Preside la Capilla Mayor una imagen muy esbelta, de piedra policromada, obra de Guillem Seguer del siglo XIV y que es conocida como Virgen del Coro. En la actualidad se encuentra enmarcada en una estructura de madera tal vez demasiado moderna para el lugar.

En el ábside lateral derecho (lado de la epístola) encontramos el sepulcro gótico de mediados del siglo XIV de Ferrer Alemany de Toralla († 1360) con cota y espada y de su esposa Beatriz de Guimerá con hábito cisterciense, familia noble catalana. 

Se encuentran resguardados en un arcosolio abierto en el muro. Sobre el fondo del muro podemos ver un pequeño bajorrelieve con una representación de unos ángeles llevando a los cielos las almas de los difuntos ("elevatio anima"). En el sepulcro el finado se encuentra sobre la tapa del sepulcro mientras que su esposa se encuentra en el frontal de la urna.

El ábside lateral izquierdo que enfrenta con la puerta de entrada a la calle, conserva un sencillo retablo barroco con un lienzo de San Bernardo, fundador del Cister, por lo que a esta capilla se le suele denominar con el nombre de Capilla de San Bernardo.

En el testero del brazo Sur de la nave de transepto, encontramos una capilla que se abre al interior a través de un arco apuntado. Este apoya en finas columnas con capiteles decorados con motivos vegetales.

Coro 

Toda la nave central que como hemos comentado se encuentra separada del resto de la iglesia por una reja, es zona de clausura de acceso solo a las monjas. 

Monasterio de Vallbona de los Monges, Coro 

En los dos tramos mas cercanos a la Capilla Mayor se encuentran los sitiales del coro, adosados a los muros y dejando la zona central expedita. 

El coro realizado en madera, es muy simple, austero y decoración sencilla, se estructura en dos niveles cada lado.

A la derecha del coro, junto a la reja, en el primer tramo, se encuentra una pequeña capilla llamada del Corpus Christi (siglo XIV), con unos admirables relieves, atribuidos a la mejor escuela del gótico. De esta capilla provienen los dos impresionantes frontales de altar, de mediados del siglo XIV, de tema eucarístico, que actualmente se conservan en Museo Nacional de Arte de Cataluña.

La capilla se abre a la nave central a través de un arco apuntado decorado con macollas, los soportes del arco descansan en ménsulas decoradas con cabezas de mujeres policromadas de muy bella ejecución. Es una portada completamente gótica y de gran belleza aunque su situación dentro de la zona de clausura no permite una fácil visualización.

En el suelo hay lápidas sepulcrales pertenecientes a las abadesas del monasterio y a miembros de la nobleza aragonesa que fueron enterrados entre los siglos XIV al XIX.

La Farmacia (Infirmus fui et uisitastis me) 

La antigua farmacia del monasterio consta que en el siglo XV ya funcionaba y abastecía a todos los pueblos de la baronía de Vallbona. Es una muestra auténtica de oficina, como tenían los antiguos "apothecaris e speciers". La actual farmacia se ha instalado en una sala gótica completamente restaurada que ha sido abierta al público a finales del 2019.

Hay un conjunto de piezas muy interesantes y originales, de las cuales no se ha encontrado ningún paralelo en otras farmacias conocidas. Se trata de un grupo de diversos moldes utilizados para hacer pastillas de malvavisco para la tos. 

Los moldes presentan diferentes motivos que son símbolos representativos de la iconografía cristiana. Todos estos símbolos tienen una intencionalidad didáctica y catequética; así se quería recordar a los fieles, de forma directa y utilizando una imagen, nociones esenciales de la doctrina cristiana.

En conjunto recogen piezas de gran valor: botes de cerámica, morteros, balanzas, pesos, hierbas medicinales y botellas de vidrio, elementos todos ellos utilizados en la farmacopea medieval.

Otras dependencias y elementos 

Otras dependencias son las celdas y clausura de las monjas que son obra en gran parte del siglo XVIII. Fuera del actual recinto conventual, en la misma calle donde se encuentra la entrada al monasterio, dos arcos apuntados de diafragma situados en la calle abadía testimonian la antigua bodega, ocupada por las casas de los nuevos pobladores a finales del siglo XVI.

Disponía de un hospital de pobres y de peregrinos.

El Archivo es muy rico en documentos y es de relevante interés para la historiografía comarcal y nacional. Es deseo de la comunidad abrir un Museo Monástico, que albergue diversos objetos de culto (siglos XVIII-XX), y muebles (siglos XVII-XX).

La Hospedería 

La hospedería cuenta con veinte habitaciones, con calefacción y algunas con cuarto de baño individual, dos salas, una capilla y un comedor. El régimen de estancia es de media pensión o pensión completa, y si se desea se puede asistir a los actos litúrgicos que desarrollan las monjas. El precio del hospedaje es un donativo que se da al monasterio, aunque se aconseja un cantidad fija para cubrir los gastos del hospedaje.

Horario de visita: de martes a sábado de 10:30h a 13:30h y de 16h a 18h, los domingos abren a las 12h. El resto del año cierra a las 17h.

 

10. Otras Rutas Cercanas



Ruta por el Valle de Bohí y el Parque Nacional de Aigüestortes, Lérida


No hay comentarios:

Publicar un comentario