martes, 6 de julio de 2021

Entre el Cañón del Turia y los Puentes Colgantes de Chulilla, Valencia

Cañon del Turia, Chulilla, Valencia

Chulilla, Valencia

Cañon del Turia, Chulilla, Valencia

Castillo de Chulilla, Valencia

Cañon del Turia, Chulilla, Valencia

Ruta de los Puentes Colgantes de Chulilla, Valencia

No dejamos la comarca de Los Serranos… A espaldas del pueblo de Chulilla, siguiendo la ruta de Pantaneros y gracias a unos divertidos puentes colgantes, podremos adentrarnos de lleno en el Cañón del Turia.

En Chulilla el río ha partido la roca. La ha mordido hasta hacer de ella un precioso enclave para los senderistas de todas las edades.

Como llegar a Chulilla:


La estación de autobuses más cercana a Chulilla es la estación de autobuses de Chiva situada a 25,20 kilómetros donde hay conexiones en autobús hasta Castellón y otras capitales de provincia.

Información sobre la estación de autobuses de Chiva:
Dirección: 46370 Chiva, Valencia

Cómo llegar a Chulilla en tren:

La estación de tren más cercana a Chulilla es la estación de de media y larga distancia de Requena utiel (alta velocidad) situada a 25,72 kilómetros de Chulilla.

Puede llegar por carretera a Chulilla desde las localidades más cercanas:

Sot de Chera a 4,14 kilómetros
Losa del Obispo a 4,59 kilómetros
Gestalgar a 7,61 kilómetros
Chera a 9,86 kilómetros
Calles a 10,40 kilómetros
Villar del Arzobispo a 10,41 kilómetros
Bugarra a 11,47 kilómetros
Chelva a 13,57 kilómetros
Higueruelas a 15,10 kilómetros
Pedralba a 15,16 kilómetros

Chulilla

Uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Valencia

Chulilla, Valencia

Recorriendo la Comarca de la Serranía y al llegar al Cañón del Río Turia, allí veremos, alzado en un peñón, al que llaman el Monte del Castillo, el fascinante pueblo de Chulilla, con un asombroso patrimonio, donde la madre naturaleza pone su mejor esfuerzo, cuando reúne en un mismo lugar, un hermoso pueblo medieval inmerso en un entorno ambiental impecable.

Su poblamiento es primitivo, datándose con seguridad desde el primer milenio adC. A pesar de haberse hallado un hacha calificada de neolítica en el Sufruto, los primeros vestigios documentados en excavación han sido correspondientes a la Edad de Bronce en la superficie superior del Monte del Castillo a partir del cual, como núcleo original del término, el poblamiento ha sido continuado. 

Cabe señala que fueron añadas hace aproximadamente unos 20 años unas pinturas rupestres que muestran cacerías de animales salvajes. 

Las mencionadas pinturas se localizan en las siguientes coordenadas: 39°38'18.8"N 0°54'09.1"W

Durante la Edad del Hierro, se produce la expansión en la zona con los poblados ibéricos del Monte del Castillo, el Castellar, Pelma, la Talayuela, Pico los Serranos y Corral de Ajau. Con la romanización, algunos de estos poblados se abandonan y otros bajan al llano. 

El del Monte del Castillo se mantiene como "castro", en él existe un aljibe de esta época. La raíz del topónimo Chulilla-Xulella-Iulella, claramente preislámico, podría corresponder a un patronímico de aquella época.

Hasta el momento no han aparecido vestigios correspondientes a esos siglos oscuros tras la desaparición del Imperio Romano. Suponemos que ese carácter de autarquía y aislamiento comarcal generalizado al final del Antiguo Imperio, fue conformando la estructura territorial que derivaría en el distrito dependiente del "hisn" (castillo islámico) de Xulella y, asimismo, en la baronía del siglo XIII. 

La relación castillo-río establece el eje doméstico de los habitantes de las alquerías de época islámica originándose, si no lo fue ya en época romana, el sistema de regadío del valle a partir del azud del Salto (el "Charco Azul").

En 1238, y tras la conquista de la ciudad de Valencia, también Chulilla entra a formar parte del mundo occidental cristiano. 

Aunque ya antes Zayd Abu Zayd había entregado el castillo y la villa, con otros territorios, a la Iglesia de Segorbe en 1236, en 1248 el rey Jaime I dona a Pere Escrivá de forma vitalicia "castrum et villam de Xulella". 

Este caballero, que procedía de Narbona, era también señor de Játiva y Gandía. En los años siguientes, el castillo y término es utilizado como pago por diferentes servicios a la Corona.

Vista aérea.

Tras este paréntesis de señorío militar vuelve al eclesiástico al ser instituida en 1274 la Baronía de Chulilla, que incluía Losa y, desde 1300, el Villar, sobre el territorio del antiguo distrito musulmán del castillo y entregada al Cabildo y obispo de Valencia. Momento en que el caballero Guillém de Reixac lo ocupa hasta que Jaime II, en 1294, le obliga a restituirlo al Obispado.

Hasta 1331, la población será mayoritariamente musulmana siendo en esa fecha cuando, tras las fallidas revueltas de Al-Azraq y los continuos asaltos a las morerías por parte de cristianos, hacen que se produzca el abandono de estos. 

En 1340, Pedro IV de Aragón concede una Carta de Población por la que se establecen 100 pobladores entre los que ya había y los recién llegados, procedentes de Teruel y Lérida principalmente, y de Navarra. 

En 1373, la soberanía del Obispo sobre la Baronía se hace completa tras la cesión a éste de los derechos del Cabildo. En 1379, se refuerza el castillo a raíz de la guerra con Castilla, dado el lugar fronterizo que ocupa (guerras 1356-1365).

Su posición geoestratégica provocó que se libraran en ella cruentas batallas durante las guerras carlistas.

Chulilla, es un precioso municipio con menos de 1000 habitantes en la Serranía, es uno de esos rincones que invita al caminante a disfrutar de sus calles y entorno, paisaje rodeado de montañas y parajes naturales.

Charco Azul, Chulilla

Los entusiastas de la vida al aire libre, amarán darse una escapada a Chulilla. 

Allí tendremos múltiples actividades, que nos permitirán poner un alto al ajetreo cotidiano, y dejar que fluya la adrenalina.

Además, podremos visitar el origen mismo de este poblado al visitar su Castillo o las antiguas murallas, sin dejar atrás las hermosas casas, que en un todo, conforman una imagen de postal, en esta comunidad valenciana.

Si en tu visita quieres hacer un FreeTour, o necesitas comprar alguna entrada para algún Museo o para realizar alguna actividad, en este enlace te lo pueden solucionan, click aquí


     

Un paseo por sus calles y centro histórico, lleno de casitas blancas con flores en sus fachadas; un refrigerio, comer o cenar en uno de sus bares, donde la mayoría se localizan en la Plaza de la Baronía. 

Comprar en uno de sus hornos o carnicerías alguno de sus productos típicos; o alojarse en alguna de sus casas rurales, son opciones que se pueden complementar con las múltiples opciones naturales que ofrece la población.

y Como Opciones para realizar Senderismo

Realizar la ruta de los Calderones o los Puentes Colgantes; caminar hasta la Peña Judía, zona de baño del río Turia.

Disfrutar del Charco Azul, un precioso lago que dispone de una pasarela de madera en uno de sus laterales (aunque está en mal estado); realizar la pequeña ruta circular de Las Cuevas – Peñeta; o subir hasta lo alto del Castillo de Chulilla, lugar desde donde observar preciosas vistas de la población, .

Castillo de Chulilla, Valencia

14. comer en Chulilla:

Restaurante El Pozo
Calle Arrabal 7, 
46167 Chulilla España
+34 679 05 97 51

Restaurante Hoces del Turia
Calle Maestro Amblar 25 Calle Maestro Amblar 25, 
46167 Chulilla España
+34 625 56 41 92

Restaurante Las Bodegas
Calle Bodegas de Vanacloig, 84, 
46167 Chulilla España
+34 962 11 77 75

Si bien podríamos decir que uno de sus grandes atractivos es la conocida como Ruta de los Puentes Colgantes, Chulilla tiene que ofrecer muchísimo más al visitante, ya que dispone de decenas de senderos y caminos naturales para conocer todo su término.

Ruta de los Puentes Colgantes, Chulilla



Un poco de Historia de esta ruta

Esta fue históricamente la misma ruta que realizaban en los años 50 los obreros del embalse de Loriguilla, desde donde salimos hasta el pueblo de Chulilla. 

Una ruta repleta de vegetación principalmente de pinos y con unas vistas espectaculares allá donde se mire.

Río Turia

Este estrecho sendero nos conducirá hasta los famosos puentes colgantes de Chulilla

Un increíble camino donde el Turia nos guía a través de las paredes de piedra que parecen engullir cada paso del visitante. El precipicio del río nos asoma a un coqueto pueblo que tiene por espalda un cañón de roca. Es justo en ese enclave donde empieza el recorrido conocido como la Ruta de los Pantaneros.

200 metros separan el principio de los cañones del ‘Charco azul’ un hilo de agua que lo bordea, allí es fácil distinguir a gente que disfruta de la pesca o del baño, sobre todo en verano. 

Más adelante en el cañón, dos puentes colgantes van apareciendo. Estos cortan la respiración, mientras cruzan la garganta sobre el río Turia, que entre tanta pared de roca apenas se le escucha.

Esta parte de la zona del cañón se encuentra dentro del entorno del Paraje Natural ‘Los Calderones’, formado por las Hoces del Turia y los montes adyacentes, sumando mayor belleza, si cabe, al paisaje agreste. 

Conforme se va caminando por los 6 kilómetros que dura el recorrido, la visión de los escaladores descendiendo de la roca deja impresionantes instantáneas en las cámaras de fotos de los senderistas. 

Unos que siguen caminando firmes, atentos al espectacular paisaje rocoso en el que se encuentran.

La línea de meta ya está cerca y tiene nombre de pantano, Loriguilla. Él espera ansioso ser por un segundo el protagonista aunque sea almacenando las aguas del Turia, el indiscutible rey de la comunidad valenciana.

Puentes reconstruidos en el año 2013 después de su destrucción en el año 1957 a causa de la crecida e inundaciones del río Turia.

El primero de los puentes colgantes que traspasamos se sitúa a 5 metros de altura respecto al río y nos cambia del lado izquierdo al derecho para proseguir nuestro camino.

Al principio de esta ruta (partiendo desde el pueblo) hay algún tramo más peligroso, estrecho en lo alto del barranco, pero en general el recorrido es muy asequible. Pronto el camino se ensancha y nos acercamos al lugar donde la garganta del río es atravesada por los puentes colgantes de Chulilla.

Se trata de dos puentes que nos permiten cruzar de uno a otro lado del río sorteando el estrecho barranco, que se inauguraron en 2013 dentro de los trabajos de adecuación del entorno del Paraje Natural Municipal "Los Calderones" (declarado en 2007).

El paraje está localizado en el término municipal de Chulilla, y está formado por las Hoces del río Turia y montes adyacentes, desde el pie de presa del Pantano de Loriguilla y el barranco de Vallfiguera, comprendiendo una superficie de más de 538 hectáreas.

Tras descender por un buen tramo de escalones llegamos al primero de los puentes colgantes, el más próximo a la población, donde un cartel nos advierte que no se hagan movimientos bruscos sobre él. 

Barranco de Vallfiguera

No obstante, los puentes son muy seguros, con los laterales protegidos.

Este puente mide 25 metros de longitud y sirve para cruzar el río Turia de la margen izquierda a la derecha, con un poco de pendiente, a una altura de unos 20-25 metros sobre el nivel del agua.

El moderno puente colgante ocupa el lugar del antiguo que se construyó para los habitantes de Chulilla que trabajaban en la construcción de la presa del pantano de Loriguilla.

Una vez en el otro lado del río ya avanzamos junto a su ribera y podemos tocar sus aguas, aunque hay que tender precaución si baja crecido. Enseguida atravesamos el otro puente, menos impresionante al estar a una menor altura, ya que se sitúa en la parte baja del cañón.

Si continuamos por la margen del río, desde la profundidad de la garganta, nos enmarcan las impresionantes paredes que aprovechan los escaladores para practicar su deporte favorito. No en vano Chulilla también es un destino conocido para la escalada deportiva.

En distintos sectores del impresionante cañón de roca caliza encontraremos cientos de vías de escalada deportiva, con grados entre 5 y 8c+, muy apreciadas por los aficionados, especialmente en días de invierno, cuando el calor no aprieta.

Las pinturas rupestres de la zona, la historia del oficio de los madereros que vemos reflejada en distintos paneles explicativos o las cuevas son otros alicientes en los alrededores.

Pinturas Rupestres Chulilla

Si continuamos nuestro camino por aquí, llegamos al pantano de Loriguilla (la ruta se puede hacer en el sentido contrario), que ocupa una superficie máxima de 364 hectáreas y sobre cuyas aguas se puede ver ruinas de antiguas edificaciones que se inundaron para su construcción.

En fin, la ruta por los cañones del Turia y los puentes colgantes de Chulilla nos deja estampas inolvidables y además alrededor de la localidad hay otras opciones, un total de 60 kilómetros de sendas para descubrir estos paisajes del interior de la provincia de Valencia.


Una segunda opción sería realizar la ruta desde el Ecoparque de Chulilla, es una ruta más corta pero no se aprecian los miradores . En el mismo Ecoparque hay una zona de aparcamiento y otra un poco más adelante, casi ya en el comienzo de la ruta como tal.

En la actualidad, los puentes colgantes se utilizan como acceso a las zonas de escalada del sector Oasis en el cañón del Turia.

Tras pasar los puentes, podemos continuar el recorrido del sendero, que llega en primer lugar a la presa del embalse de Loriguilla, lo cruza y se adentra montaña arriba por el término de Loriguilla y de Sot de Chera. 

Hemos de tener en cuenta que en total el sendero tiene 13 km., por lo que hay que ir preparado con suficiente agua, calzado adecuado y protección del sol.

Si en tu visita quieres hacer un FreeTour, o necesitas comprar alguna entrada para algún Museo o para realizar alguna actividad, en este enlace te lo pueden solucionan, click aquí

De vuelta a Chulilla, el sendero es circular, bajaremos por el barranco de FalFiguera. 

Llegados al río Turia, lo cruzaremos y callejearemos por las calles de Chulilla hasta llegar al punto de partida, la plaza de la Baronía.



Otras Rutas Cercanas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...