viernes, 12 de febrero de 2021

En Ruta por la Alpujarra Granadina: de Lanjarón a Trevelez

La Alpujarra, conjunto de pueblos ubicados a los pies de Sierra Nevada, cuyo nombre procede del árabe y significa “Tierra de hierba”.

Alpujarra de Granada

Alpujarra de Granada

Alpujarra de Granada

La Alpujarra Granadina, abrigada por las altas cumbres de Sierra Nevada, es uno de los destinos más pintorescos de Andalucía.

Alpujarra de Granada

Una comarca montañosa salpicada por preciosas aldeas blancas y casas escalonadas, en las que aún pervive su origen bereber.

Alpujarra de Granada

Un lugar imponente por su naturaleza en el que sus habitantes tuvieron que adaptarse a las condiciones impuestas por la geografía, creando un paisaje humano único con pueblos aferrados a las laderas de las montañas; acequias que van y vienen aprovechando hasta la última gota de agua que llega desde las cumbres nevadas; y grandes escaleras de terrazas de cultivo que convierten las laderas en verdaderos vergeles.

Alpujarra de Granada

No es de extrañar que algunas de estas poblaciones siempre copen los puestos más altos en las listas de pueblos más bonitos de España.

Se encuentran situados entre las provincias de Granada y Almería y cuentan con espectaculares paisajes adornados de pueblos blancos al más propio estilo bereber, conectados entre sí por sendas y caminos

Cuando uno visita la alpujarra granadina, debe saber que se encuentra ante una comarca con veinticinco municipios por lo que, salvo que se disponga de tiempo para visitar todos ellos, es recomendable hacer una búsqueda previa en internet de los más bonitos y de aquellos cuya visita, bien por uno u otro motivo, sea imprescindible. Esta es nuestra selección:


Indice:

  1. Algo de Historia
  2. Como llegar a Lanjarón origen de nuestra Ruta
  3. Croquis de nuestra ruta
  4. Lanjarón, Puerta de la Alpujarra
  5. comer en Lanjaron
  6. Órgiva
  7. comer en Órgiva
  8. Soportújar
  9. comer en Soportújar
  10. Pampaneira
  11. comer en Pampaneira
  12. Bubión
  13. comer en Bubión
  14. Capileira
  15. comer en Capileira
  16. Pórtugos y Fuente Agria
  17. Trevélez
  18. comer en Trevélez
  19. Senderismo en Trévelez
  20. Otras Rutas Cercanas

1. Algo de Historia :

Para poder entender la idiosincrasia de La Alpujarra es necesario conocer su historia.

Aunque estas tierras estuvieron habitadas por romanos y visigodos, fueron los musulmanes quienes les dieron a los pueblos de la Alpujarra su actual aspecto. 

Curiosamente, fue de las últimas zonas en ser conquistadas por ellos y la última de la península en la que pudieron vivir.

Boabdil de Granada, el Suspiro del Moro

Hay que remontarse al año 1492, cuando el Reino de Granada claudicó ante los Reyes Católicos.

Los moriscos granadinos tuvieron que recluirse al otro lado de las faldas de Sierra Nevada, lejos de su tan querida Alhambra. 

Boabdil, el último rey de Granada, no tuvo otra opción que instalarse en esta inhóspita y escarpada tierra pero pronto sus súbditos acomodaron las viviendas en estas imposibles pendientes, sembraron los campos de exóticos árboles frutales y canalizaron las lomas y cerros con canales y acequias.

Don Juan de Austria, rebelión de las Alpujarras

Allí permanecieron durante casi 80 años con su lengua, costumbres y religión hasta que el rey Felipe II envió a Don Juan de Austria para expulsarles.

Entre 1568 y 1571 tuvo lugar el acontecimiento conocido como "rebelión de las Alpujarras", en la que la abundante población morisca del Reino de Granada se alzó en protesta contra la Pragmática Sanción que limitaba las libertades religiosas y culturales de dicha población.

Tras lograrse sofocar la revuelta gracias a la intervención de Don Juan de Austria, los musulmanes que sobrevivieron —se estiman unos 80.000 en todo el reino granadino— fueron dispersados hacia otros lugares de la Corona de Castilla, especialmente hacía Andalucía y las Dos Castillas, para evitar otra sublevación. 

En 1609 el rey Felipe III decretó la total expulsión de los moriscos españoles, aunque esta medida no afectó demasiado al Reino de Granada dado que apenas si quedaba algún morisco en este territorio después de 1571

​Expulsión de los moriscos españoles

Para suplir el despoblamiento que hubo como consecuencia, ya en tiempos de Felipe II se fomentó el asentamiento en toda La Alpujarra de campesinos procedentes principalmente de otros lugares de Andalucía Occidental (34%), Castilla la Nueva (25%), reinos de Valencia (8%), de Murcia (5%) y de Galicia (5%), e incluso del mismo Reino de Granada, a pesar de que las condiciones establecidas prohibían que los colonos tuvieran su origen en el mismo.

 La presencia de colonizadores originarios de otros territorios de la corona fue escasamente significativa.​

Tras la expulsión, únicamente dos familias por pueblo pudieron permanecer en la región con el único cometido de enseñar a los nuevos habitantes, venidos de Galicia y Castilla, la forma de trabajar y cultivar aquellas tierras.

Como podéis ver, se trata de una historia digna de cualquier epopeya de la Edad Media y no es de extrañar que siglos después, estas tierras cautivaran a los viajeros románticos del XIX. 

Decenas de poetas y escritores, como Pedro Antonio de Alarcón, hallaron en estos pequeños pueblos blancos la inspiración necesaria para edificar sus obras.

2. Como llegar a Lanjarón origen de nuestra Ruta:

    

Se puede llegar a La Alpujarra en un coche, un autobús o un taxi. No hay trenes. El transporte más cómodo es un coche, se puede parar en cualquier pueblo interesante que encuentra en su camino.

También se puede ir en un autobús pero es menos práctico porque hay pocos autobuses de Granada a La Alpujarra granadina. El taxi es caro.

3. y este es el croquis de nuestra ruta:

   

Iniciamos nuestra ruta en :

4. Lanjarón, Puerta de la Alpujarra

Lanjaron, Granada

Conocida por los musulmanes por ‘el campo de las fuentes saludables’, Lanjarón debe su justa fama a la abundancia de aguas medicinales. 

Lanjarón se sitúa en la frontera entre el Valle de Lecrín y la Alpujarra, en las faldas meridionales de Sierra Nevada.

Tiene una ubicación ideal, a 45 km al sur de Granada y a 40 km de la Costa Tropical. 

Es un pueblo pequeño, con poco más de 4.000 habitantes.

Está situado en la Alpujarra granadina y cuenta con varios manantiales de los que se extrae agua procedente de Sierra Nevada y se vende por toda España. 

Plano histórico de Lanjarón

Se dice que los habitantes viven más años por la calidad de sus aguas. 

Y parece que no es un mito ya que la Organización Mundial de la Salud ha reconocido a esta localidad como una de las más longevas del planeta, precisamente, por su agua.

Parece que sus primeros pobladores llegaron en el siglo XIII, cuando un grupo de nómadas bereberes se asentaron aquí.

Ellos llamaron a este sitio Al-lancharon, o lo que es lo mismo, lugar de manantiales. 

Parque Natural de Sierra Nevada

Balneario de Lanjarón

Balneario de Lanjarón

Es uno de los Principales Atractivos del Pueblo

Su balneario que data del siglo XVII es el más importante de Andalucía y uno de los principales atractivos del pueblo.


En el siglo XIX el balneario adquirió fama mundial y su apogeo duró hasta la primera mitad del siglo XX.

Aquí se alojaron familias reales y se reunieron los grandes intelectuales de la época: Virginia Wolf, Bertrand Rusell, Manuel de Falla y Federico García Lorca, entre otros.

Si queréis aprovechar la ocasión y hacer una cura de relajación o liberar toxinas, el balneario ofrece varios servicios ideales para el reumatismo, la artrosis, la obesidad, el insomnio y el estrés, entre otras cosas.

Las Fuentes de Lanjarón

En el pueblo hay muchas fuentes y pilares, que atraen a la gente para beber su agua y rellenar botellas para llevar a casa.

Muy popular es la Fuente de las Adelfas, situada a la entrada del pueblo (viniendo de Granada), poco después de pasar el Mirador de La Cañona, donde se halla el antiguo cañón del pueblo, empleado durante la guerra contra las tropas francesas.

Visita el Pilarillo Vuelto o de las Cuatro Esquinas, el único que conserva su diseño original, y el Manantial de la Capuchina, que es el más famoso y querido por los vecinos del pueblo.

Su agua tiene un sabor fuerte, ya que es rica en cloruro, sodio, calcio e hierro, muy buena para las personas que tienen problemas gastrointestinales y de hígado.

Pronto descubrirás que en Lanjarón el agua tiene un sonido musical y poético. Es muy habitual encontrar versos de poetas o poetisas granadinos/as, como Federico García Lorca, Pedro Antonio de Alarcón y Elena Martín Vivaldi, inscritos en cerámica en sus pilares. Un detalle muy especial que nos enamora.

El Museo de la Miel en Lanjarón

Lanjarón también cuenta con un interesantísimo Museo de la Miel, ya que la apicultura es una actividad tradicional de la zona.

Es un espacio enorme, situado en la Finca Berta Wilhelmi, donde también se encuentra el Centro de Interpretación de la Apicultura para la Conservación de la Biodiversidad.

Esta finca lleva el nombre de una importante empresaria del siglo XIX aficionada a la apicultura.

Tiene varias salas interactivas y organizan itinerarios didácticos, y otras actividades para grandes y pequeños. Aquí podrás ver todo el proceso de elaboración de la miel, su recolección y todo lo relacionado con el mundo de la abeja.

Entre las muchas cosas que hacer en Lanjarón, la visita al Museo de la Miel es imprescindible y se puede hacer en familia, ya que muchas de las actividades están orientadas a los niños.

Debes saber que la miel de Granada tiene denominación de origen y existen unas 40000 colmenas diseminadas por los valles y vegas granadinos, la costa y las altas cumbres de Sierra Nevada.

El Castillo de Lanjarón y los Tinaos

Castillo de Lanjarón, Granada

Hay muchas cosas que ver en Lanjarón, si paseas por su casco histórico descubrirás muchos rincones con encanto.

En el barrio más antiguo del pueblo, el Barrio Hondillo, encontrarás bonitas casas con elementos arquitectónicos propios de la zona, como los tinaos.

También son parte de sus señas de identidad las hornacinas en muros dedicadas a diferentes santos y adornadas con flores, los techos con vigas de madera, las fuentes y pilares.

Domina el paisaje su antiguo castillo que, aunque en ruinas, sigue impresionando al viajero desde la cima del abismo.

Los restos del castillo que podemos visitar hoy pertenecen a un castillo cristiano construido en el siglo XVI sobre las ruinas de un castillo árabe del siglo XII, mucho más grande que el actual.

Su misión era vigilar los caminos que unían Granada con la costa, y para ello se ayudaban con el castillo que había en Vélez de Benaudalla.

Fiestas de Lanjarón

Si quieres saber qué hacer en Lanjarón, te recomendamos que participes en alguna de sus fiestas populares.

La fiesta más emblemática de Lanjarón son las Fiestas del Agua y del Jamón que comienzan la víspera de San Juan (la noche del 23 de junio) cuando la gente llena las calles y disfruta echándose agua de las fuentes y manantiales (en vez de hacer hogueras, como es tradicional).

Fiestas del Agua, Lanjaron

Aunque el agua es lo por lo que este pueblo es conocido en todo el país, no hay que perder de vista su increíble arquitectura que nos ha parecido una de las más bonitas de todos los pueblos de la alpujarra.

El punto clave de Lanjarón es el que se encuentra en la Plaza de la Constitución (donde se sitúa su Ayuntamiento), así como la bonita Calle Real que parte desde dicha plaza. Esta calle es probablemente la calle con más macetas por metro cuadrado. Increíble la cantidad de ellas que puede haber.

Tras llegar al final de la Calle Real, os recomiendo que deis media vuelta y lleguéis de nuevo a la Plaza de la Constitución, desde allí tomaréis la Calle Hondillo adentraos por el barrio con el mismo nombre de la calle. 

¿Cómo describir este barrio? 

Probablemente el barrio más bonito de cuantos hemos visto hasta ahora. 

Os recomiendo que recorráis esta calle hasta el final y os perdáis por las callejuelas (muchas de ellas sin salida) aledañas. En ellas encontraréis auténticos tesoros escondidos que os dejarán literalmente sin habla.

Con motivo de la celebración de su tradicional ‘Carrera del agua’, Lanjarón, pueblo situado cerca de Granada, acoge cada año a más de 30 000 personas.

En esta ‘Carrera del agua’, se festeja la noche de San Juan con el derramamiento de cientos de litros de agua. Los asistentes recorren las calles del pueblo y se echan agua en una atmósfera festiva, de risas compartidas y de muchos colores.

Senderisno en Lanjarón: Ruta del Castañar de Lanjarón

Ruta senderista del Castañar de Lanjarón

Trayecto: circular
Duración: cuatro horas
Época: primavera y otoño
Dificultad: º º
Agua: llevar

Este itinerario presenta ciertas dificultades, como son: fuertes ascensos y descensos, tramos de caminos poco definidos, así como inconvenientes de paso por la Acequia de Montalbán y el Camino Real de la Sierra, debido a su descarnado piso. En contrapartida podemos disfrutar de la floración (primavera) y colorido (otoño) de sus centenarios e impresionantes castaños, y de sus paisajes y chorreras de agua (en años de lluvia y nieves).

Iniciamos el recorrido a pie retrocediendo hasta la Plaza de la Constitución en el centro de la localidad.

Marcharemos por sus calles: Hondillo, Caño de las Eras, Moraledas, Callejón (con escalones), finalmente por una rampa hasta el "Camino de la Huerta de las Monjas" que tomaremos a la derecha.

Indicadores de las calles a seguir.

Este camino transita por encima del pueblo y ofrece una amplia panorámica de sus caseríos y restos del Castillo Árabe. Poco a poco, nos acercamos al curso del río Lanjarón.

Pasada una curva a la izquierda y en posterior trayecto recto, sale a la derecha un carril situado entre dos almendros, que continuaremos

Dejamos atrás un cortijo (izquierda) para adentrarnos en una zona de enormes castaños

Nos adentramos en una zona de enormes castaños...

... pasando junto a dos depósitos metálicos. El carril finaliza en una cortijada hecha con bloques de cemento, parte de ella dedicada a granja ganadera. De su parte posterior, junto a una pequeña barranquera, nace una vereda ascendente, que a los pocos metros la cruza, y prosigue hacia unos peñascales que dejaremos a nuestra derecha. Nos rodea un bosquete de castaños desapareciendo aquí prácticamente la vereda.

... pasando junto a dos grandes depósitos metálicos.

Nuestro instinto nos guiará en sentido Norte, paralelo al río, pero ascendiendo lateralmente hacia uno de los grandes tajales; se pasa una chorrera y unos metros más arriba discurre la `Acequia de Montalbán". Ésta la seguiremos por su lateral izquierdo, teniendo al frente y arriba, las estribaciones nevadas del Cerro del Caballo.

En su mayor parte, tendremos que caminar por el borde de la acequia, construido con trozos de pizarra (lajas). A nuestra derecha queda un cortado entre zarzales, (¡cuidado de no resbalar!). La acequia continúa hasta la toma de agua en el río, desviándonos a la derecha, unos pocos metros antes, para atravesar el río sobre unas grandes piedras. 

Esta zona comprendida entre tajales y exuberante vegetación, es de una extraordinaria belleza, resaltando las chorreras y saltos de agua en los buenos años de nieves y lluvias.

En el lado opuesto divisamos una corta y empinada vereda sobre base rocosa. Pasamos junto a unos zarzales y culminando el viso dominamos los tajales del río. Delante existen dos amplios bancales y un viejo cortijo-corraleta, que dejaremos a la derecha, para tomar a la izquierda una empinada y corta senda entre castaños.

 Esta nos traslada hasta el "Camino Real de la Sierra", que está empedrado en sus tramos más pendientes. Lo seguimos a la derecha para ir descendiendo por zonas con mucha piedra suelta.

"Camino Real de la Sierra", que nos conduce...

Los cortijos derruidos y los gigantescos castaños son frecuentes. También vamos viendo encinas, chaparros, majuelos, retamas y gayombas, más abajo aparecen almendros, olivos, cerezos y plantas aromáticas como orégano, marrubio y mejorana. 

El camino pasa a carril, para llegar rápidamente al "Cortijo de Mangas", habitado por un aldeano que lo cuida con esmero, y por animales de varias especies que le acompañan. 

... al Cortijo de Mangas entre castaños

Continuaremos por el carril, a los 70 metros surge un desvío a la derecha (interceptado con una cadena), entre ambos y en bajada prosigue el Camino Real.

A 70 m. del cortijo, entre el carril principal y un desvío a la derecha (con cadena), continua el Camino Real...

A nuestra derecha va quedando el Valle del Lanjarón, con el río al fondo. Delante divisamos a cierta distancia una extensa panorámica de la Sierra de Lújar. Al otro lado del río vemos el carril, depósitos y cortijos por los que ya hemos pasado, resaltando los castaños y las casas de la parte alta del pueblo.

El Camino Real de la Sierra, en permanente descenso y zigzagueo, nos va a llevar al trayecto final...

... que en permanente descenso zigzagueante, nos va a situar...

...situándonos en un carril y para terminar en la carretera junto al río. Sólo nos resta tomar la carretera a la derecha, para dirigirnos en corto recorrido al aparcamiento de nuestro vehículo.

... en el tramo final, junto a un carril y éste a su vez en la carretera.

Paraje con exuberante vegetación y agua, en el cruce del río Lanjarón

 

5. y para comer en Lanjaron:

Restaurante Asador Parque
Avenida de la Alpujarra 44, 
18420 Lanjarón España
+34 674 24 79 33

Arca de Noe
Avenida de Andalucia 38, 
18420 Lanjarón España
+34 958 77 00 27

Alcadima Restaurante
Calle Francisco Tarrega, 3,
 18420 Lanjarón España
+34 958 77 08 09

y algo mas económicos:

Cafeteria Denebola
AVDA. DE ANDALUCIA 38, 
18420 Lanjarón España
+34 958 77 22 78

Restaurante El Sol
Avenida Alpujarra 30, 
18420 Lanjarón España
+34 958 77 01 30


nuestra siguiente etapa de nuestra ruta es:

6. Órgiva

Se trata del pueblo más grande de toda la comarca de la Alpujarra Granadina y capital de la misma. 

Órgiva, Granada

Una de las cosas que más nos sorprendió (y de la cuál no habíamos oído hablar nunca) es que dispone de una importantísima comunidad hippie en la que residen una gran cantidad de personas de todas las nacionalidades.

Dejando de lado esta curiosidad, merece la pena pasear por sus calles que, aunque menos espectaculares que las que habíamos visto hasta entonces, merecen mucho la pena también.

El centro neurálgico de la localidad se encuentra en la Plaza de la Alpujarra, lugar ideal para hacer un alto en el camino mientras ves la vida pasar.

Órgiva se levanta a la falda de la sierra de Lújar y del Parque Natural de Sierra Nevada, en el valle del río Guadalfeo, en la confluencia con su afluente el río Chico. La capital de la Alpujarra occidental siempre ha sido una ciudad comercial que ha abastecido a toda la comarca.

Actualmente, es la sede judicial y de distritos sanitario y educativo de la Alpujarra de Granada. Su unicidad deriva de las numerosas culturas y nacionalidades europeas que conviven en sus interiores (de hecho, hace años que se fundó una comunidad hippie).

Comunidad hippie Órgiva

Órgiva fue conocida durante muchos siglos como Albacete de Órgiva, debido a que en la época del reinado nazarí tomó el nombre de Albastch (que significa «llano»). 

Cuando fue reconquistada por los Reyes Católicos en el año 1492, se convirtió en el lugar de residencia de Boabdil, el último sultán del reino nazarí de Granada.

 Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, el duque de Sessa, los Córdoba y Ayala, el marqués de Valenzuela y los condes de Sástago también se asentaron en sus tierras.

La localidad jugó un papel muy destacado durante la guerra contra los moriscos, y toda la historia que tiene detrás ha dejado reminiscencias de las que podrás disfrutar durante tu visita.
Casa Palacio de los Condes de Sástago

Esta joya del siglo XVI  es una de las que mejor se conservan en el pueblo. Fue construida por encima de una antigua torre morisca, y se compone de una torre de 15 metros y dos pabellones laterales. Declarada Bien de Interés en 1994, hoy en día es la sede del Ayuntamiento.

Parroquia de Nuestra Señora de la Expectación

Las torres gemelas de la iglesia principal de Órgiva son fácilmente reconocibles desde cualquier punto de la ciudad e. incluso, en las afueras.

 En la iglesia, encontrarás la obra tallada en 1599 del Cristo de la Expiración, el santo patrono de la Alpujarra y la imagen más sagrada de Órgiva.

Torres gemelas de la iglesia Nuestra Señora de la Expectación, Órgiva

Varias leyendas se relacionan con esta imagen. Una cuenta que, durante la Guerra Civil, dos bombas cayeron en la iglesia, donde toda la población de Órgiva había ido a buscar refugio.

 Sin embargo, las bombas no explotaron, por lo que se le agradeció a la intervención del Cristo de la Expiración.

Otra leyenda relata que, para llevar a cabo unas obras de renovación de la Iglesia, la imagen del Cristo tenía que ser momentáneamente trasladada. Al aproximarse al Río Chico, la estatua se hizo tan pesada que fue imposible seguir adelante. Por ello, se dejó al Cristo en el interior de la iglesia durante todo el tiempo de las obras.

Biblioteca Pública «Hurtado de Mendoza»

No pierdas la oportunidad de entrar en este rincón cultural de la localidad, especialmente en la sala Cervatina, la cual alberga una gran colección de ejemplares de El Quijote en más de 50 idiomas diferentes .

Ermita de San Sebastián

La Ermita se ubica en lo alto de una colina, a la cual se llega a través de las estrechas calles del Barrio Alto. 

Ermita de San Sebastián, Orgiva

A pesar de que también puedas llegar en coche, es aconsejable que disfrutes de un paseo, ya que te sorprenderán los típicos tinaos y las calles empinadas que conservan la esencia más pura y singular de la Alpujarra.

Una vez llegues a la Ermita, disfrutarás de magníficas vistas del pueblo que se extiende a tus pies. San Sebastián es el patrono de Órgiva desde el siglo XVI, y se celebra el 20 de enero.

La ermita fue construida en los restos de una fortaleza visigoda, y fue canonizada en el año 1591, después de que una plaga de peste bubónica diezmara la población de las ciudades cercanas. 

El año 1724 fue testigo de otra epidemia, que, milagrosamente, no llegó a Órgiva, aumentando así la devoción hacia San Sebastián como protector contra la peste.

Otra leyenda relacionada con San Sebastián cuenta que el santo protegió la ciudad de una inundación, gracias a una enorme piedra que se interpuso entre la ciudad de Órgiva y el curso del agua. Cuando los habitantes fueron a agradecerle al santo, vieron como la estatua tenía los pies manchados de barro. Esto llevó a todo el mundo a creer que el mismo santo hubiera bajado del altar y movido la piedra para impedir la destrucción de Órgiva.

Plaza de la Alpujarra

Esta plaza fue construida en 2004 en el centro de la localidad y, en ella, podrás encontrar unos espléndidos azulejos de todos los pueblos de la Alpujarra.

Molino de Benizalte

Es otro de los referentes que dan identidad a esta villa granadina, este molino al otro lado del Río Chico fue construido en el siglo XVI y restaurado en 2009. 

Rio Chico, Órgiva

A su lado verás una hornacina con la Virgen de las Nieves, imagen muy venerada en la zona.

   

 7. y para comer en Órgiva:

Restaurante Teteria Baraka
Calle Estación, 12,
 18400 Orgiva España
+34 958 78 58 94

La Almazara
Calle Gonzalez Robles 53, 
18400 Orgiva España
+34 958 78 46 28

Restaurante El Limonero
Avenida Gonzalez Robles 3 Frente Al Polideportivo Del Pueblo, 
8410 Orgiva España
+34 958 99 82 60

y algo mas económico:

Venta el Puente
Cortijo El Cura S/n, Orgiva España
+34 647 20 61 51

8. Soportújar

Reconocemos que este pueblo no entraba en nuestros planes de visita y no porque no nos llamase la atención sino porque simplemente no habíamos oído hablar de él. Tras visitarlo, os podemos decir que entra de cabeza en nuestro particular Top 7 de pueblos más bonitos de la Alpujarra.


Se trata de un pueblo muy parecido a los demás y a la vez muy distinto a todos ellos. Pero…¿cómo es esto posible?

 Muy sencillo, os cuento. 

Sus casitas de planta baja, encaladas de blanco y asomadas a las laderas y a las estrechas y empinadas calles hace que nos recuerde inevitablemente a cualquier otro pueblo de la Alpujarra.

Y ahora viene lo bueno. Soportújar es…un pueblo de brujas. 

Sí, habéis leído bien. Parece ser que, tras la expulsión morisca allá que tuvo lugar tras la rebelión de las alpujarras, Felipe II repobló la zona con colonos gallegos que trajeron a esta región sus creencias paganas basadas en las meigas y en los aquelarres como ya os contamos aquel día que visitamos las cuevas de Sare y Zugarramurdi.

Sí, has leído bien, brujas.


Soportújar, que significa “lugar de soportales”, se ha hecho famoso por sus leyendas de brujería y magias oscuras.

Y me dirás, ¿qué pinta un pueblo lleno de brujas en plena ladera sur de Sierra Nevada?

Pues simplemente, por los repobladores de origen gallego que se instalaron aquí tras la expulsión de los musulmanes y claro, ya sabemos la tradición que se traen los gallegos con la brujería.

Estos repobladores trajeron sus costumbres y leyendas paganas sobre meigas, aquelarres y rituales en noches oscuras.

Así, durante varios siglos, los pueblos vecinos fueron poco a poco engrandeciendo la leyenda a través de rumores, supersticiones y un mayor recelo hacía ellos. 

Claro, hay que ponerse en el contexto de la época, en la que la Inquisición estaba a la órden del día y cualquier herejía se penaba con la muerte.

Hoy día, los vecinos del pueblo han transformado las leyendas en reclamo turístico, todo un parque temático alrededor de la brujería con cuevas, casas, fuentes y por supuesto, figuras de brujas.

Nada más llegar al pueblo, os dará la bienvenida una enorme cabeza de la Baba Yaga. 

Eso sí, un poco antes, está la Cueva del Ojo de la Bruja, muy temida por los niños, ya que para evitar que salieran de pueblo se les decían que allí merodeaban mantequeros, nigrománticas y una poderosa hechicera que controlaba todo con su gran ojo.

Ya dentro del pueblo, será difícil pasear por él sin encontrarnos con algo relacionado con la brujería.

La Fuente de la Fertilidad es una de ellas y ojo por donde sale el agua…

Sus dos puntos estrellas son los miradores, el del Embrujo, con la fuente más conocida del pueblo con las dos brujas y su caldero; y el del Aquelarre, donde se dice que llevaban a cabo los aquelarres y rituales iniciáticos.


Con independencia de que te guste o no la temática de la brujería, Soportújar es un pueblo muy bonito, con retorcidas callejuelas y en definitiva, con la típica estética de los pueblos alpujarreños.

Como curiosidad, aquí podrás visitar la calle más estrecha de España: 

Calle La Zanjilla.

 Aunque la verdad, hay otros ciudades que también reclaman este título.

Para terminar, desde aquí sale un sendero que conduce hasta el O Sel Ling, un centro de meditación budista perdido de la mano de Dios. 

Se tardan unas 3 horas para llegar a pie, aunque también se puede subir en coche, pero ojo, la carretera se las trae. Una vez arriba, te sentirás como si hubieses viajado a Nepal o Tíbet.

Este ambiente se palpa perfectamente por sus calles y prácticamente en cualquiera de ella podemos encontrar algún adorno basado en estos personajes de leyenda.

9. y  para comer en Soportújar:

Taberna Romero
Calle de La Carretera 1, 
18410 Soportújar España
+34 958 78 75 40

Restaurante Teteria Baraka
Calle Estación, 12, 
18400 Orgiva España
+34 958 78 58 94

La Almazara
Calle Gonzalez Robles 53, 
18400 Orgiva España
+34 958 78 46 28

10. Pampaneira

el pueblo más bonito de la Alpujarra

Pampaneira, Granada

Personalmente, para mí es uno de los pueblos más bonitos de la Alpujarra. 

Junto con Bubión y Capileira, conforman un triángulo que ha sido declarado como el Conjunto Histórico Artístico del Barranco de Poqueira.

Los tres están perfectamente alineados, separados por apenas unos cuantos kilómetros y cómo no, colgados de la ladera de la montaña.

Pampaneira, Granada

Esta será la postal que te encontrarás desde la sinuosa y vertiginosa carretera que da acceso al Barranco de Poqueira.

Impresiona bastante.

De los tres, Pampaneira será el primero al que llegues y en él, además de sus calles encaladas, podrás contemplar la tradicional arquitectura alpujarreña: los terraos y tinaos.

Los terraos no son más que las cubiertas planas de las casas con sus chimeneas en forma de obús de cuatro ojos y su característico sombrerete plano.

Sin duda alguna, el símbolo de esta comarca.

Por otro lado, están sus recónditos tinaos, unos pasadizos sostenidos por vigas que le dan un toque mágico a estos pueblos.

Pampaneira, Granada

En La Alpujarra, la verdadera esencia es perderse sin rumbo alguno, recorriendo sus laberínticas callejuelas y por qué no, viajar en el tiempo, a aquellos años en los que los musulmanes habitaban estas tierras.

Y es que en Pampaneira, y general en los pueblos de La Alpujarra, parece que el tiempo se detuvo hace siglos.

A pesar de lo pequeño que es el pueblo (poco más de 300 habitantes), encontrarás algunos atractivos que no te debes perder.

La Plaza de la Libertad es el corazón de Pampaneira y donde se ubica la Iglesia de la Santa Cruz, edificada en el siglo XVI sobre los restos de una antigua mezquita.

Desde allí parte la calle más pintoresca del pueblo: Calle Verónica.

Pampaneira, Granada

Por el medio de ella hay una acequia que transporta el agua de riesgo hasta la alcantarilla que se encuentra al final de la calle.

En la Plaza de la Libertad también se encuentra la Fuente de San Antonio, conocida como “la chumpaneira”, que según la leyenda local tiene poderes mágicos.

Tal y como dice la fuente:

“No digas de esta agua no beberé pues esta fuente que aquí ves es fuente de la virtud y tiene tal magnitud que a beber su agua invita, lo confirma un devoto que feligrés fue de esta iglesia y soltero que la bebe con intención de casarse ¡no falla! pues al instante novia tiene ¡ya lo ves!”

Lo que es lo mismo, el que beba encuentra pareja.

Tenemos que decir que nosotros bebimos y un mes después Lorena estaba embarazada.

 ¡Quién sabe, a lo mejor esta fuente tiene oculto algún que otro poder mágico…!

Pampaneira, Granada

Otra de las calles bonitas de Pampaneira es el Paseo García Lorca, desde donde se obtienen unas maravillosas vistas a los pueblos colindantes de Bubión, Capileira e incluso la cara trasera del Pico del Veleta.

Pero lo dicho, perderos sin rumbo y pronto daréis con las otras calles bonitas del pueblo, como calle Princesa; la calle Real con sus tinaos llenos de flores y los Terraos de las Cámaras; o la calle Cristo en la que se sitúa el tinao del Pescado, donde se vendía el pescado que provenía de las localidades costeras.

Pampaneira, Granada

Tampoco os podéis marchar de Pampaneira sin visitar su Lavadero Árabe, en el que hasta no hace muchos años era el punto de reunión de los habitantes.

Pampaneira, Granada

Como curiosidad, este rincón se usó como escenario en la película española Yerma.

Otra de las cosas que hay que hacer en Pampaneira es comprar artesanía, en especial las jarapas de colores.

Las hay en forma de alfombras, mantas, colchas, cortinas e incluso hamacas.

Pampaneira, Granada

Esta tradición artesana se originó con la expulsión de moriscos.

 Ellos usaban los telares para tejer la seda pero una vez expulsados, los vecinos les dieron una función más casera y, con la ropa usada, crearon las primeras jarapas que les aislaban del frío. 

Un reciclaje que con el paso del tiempo se ha convertido en una de las imágenes más típicas de la zona, llenando de color a estos pueblos de impoluto blanco.

Pampaneira, Granada

Pero además, en Pampaneira, podrás llevarte un buen recuerdo gastronómico. 

Encontrarás varias gastrotiendas con los mejores embutidos, quesos, vinos, miel y resto de productos de fabricación local.

Recomendamos la Bodega La Moralea.

Pampaneira, Granada

Es nuestra parada obligatoria, ya que además de estar ubicado en unas de las calles más bonitas del pueblo, te sirven un vino delicioso acompañado de una buena tapa queso y jamón, que para eso estamos en Granada.

Otra parada clásica es la fábrica de chocolate Abuela Ili. 

Allí podrás degustar su gran variedad de chocolates artesanos. Será inevitable no picar comprando un par de tabletas.

¡Están deliciosas!

Pues seguimos carretera arriba…

No podría quedarme con ningún lugar en particular de este pueblo.

 Quizás, por nombrar uno, el maravilloso Paseo Federico García Lorca en el que tras pasar un pequeño soportal con sus techos de entramado de madera, sales a una calle abierta con vistas directas a la Alpujarra. 

Una calle en la que quedarse un buen rato simplemente contemplando lo que tienes alrededor.

11. y para comer en Pampaneira:

Bodega Asador El Lagar
Calle Silencio s/n., 
18411 Pampaneira España
+34 638 47 13 30

Casa Julio
Avenida De La Alpujarra, 9, 
04859 Pampaneira España
+34 958 76 33 22

Restaurante Pizzeris El Castaño
Calle La Peseta 11, 
18411 Pampaneira España
+34 958 76 34 28

y algo mas economico:

Meson Rural Alberto
Calle Real 9,
 18411 Pampaneira España
+34 958 76 30 03

y una vez comidos y paseados continuamos camino hacia:


12. Bubión

Bubión, Granada

Un par de kilómetros más arriba, llegamos al segundo de los pueblos pintorescos del Barranco de Poqueira: Bubión.

Bubión es junto a Pampaneira y Capileira, uno de los tres pueblos situados en el Barranco de Poqueira. Debido a su envidiable situación, es posible ver tanto el Mediterráneo como Sierra Nevada, algo de lo que muy pocos lugares de la Alpujarra pueden presumir.

De los tres, es el menos conocido pero ya os aviso que es igual de bonito y tiene algo que no tienen los otros dos: es mucho más tranquilo.

Su arquitectura es prácticamente idéntica a la de Pampaneira. 

Bubión, Granada

Sus blancas casas adornadas con coloridas flores hacen de este lugar un verdadero oasis para la fotografía ya que cada calle es digna de inmortalizarla con tu cámara.

Sin ninguna duda, lo más bonito de Bubión es la zona que discurre alrededor de la Plaza del Ayuntamiento donde también podemos encontrar la Iglesia Virgen del Rosario. 

Es un lugar increíble porque si miramos a la izquierda veremos al fondo el Mediterráneo, si miramos a la derecha veremos Sierra Nevada y si miramos un poquito más a nuestra izquierda veremos unas preciosas calles adornadas con ciento de flores. Realmente un espectáculo para la vista.

Así que lo de perderse y desconectar, en Bubión será mucho más sencillo.

Cumpliendo con el prototipo de pueblo alpujarreño, nos encontramos de nuevo con las callejuelas, las chimeneas con sombrero y el blanco impoluto de sus casas.

Bubión, Granada

Si te interesa conocer como era la vida cotidiana hasta no hace muchos años, visita el Museo Casa Alpujarreña, instalado en el interior de una casa tradicional y con objetos cotidianos que han sido donados por los propios habitantes de Bubión.

Una de las mejores cosas por hacer en Bubión es visitar el Mirador de la Era, con unas vistas panorámicas de todo el pueblo. 

Allí podrás ver sus uniformes y grises terraos y la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario destacando sobre el resto.

Fue aquí donde decidimos contemplar el atardecer, que por cierto fue precioso, aunque hubo algo que no nos podríamos esperar: ver África.

Bubión, Granada

Es justo en ese momento cuando uno se da cuenta del por qué esta zona tiene una conexión tan ligada con su pasado nazarí.

13. para comer en Bubión:

Lo Nuestro
Calle de la Carretera 22, 
18412 Bubión España
+34 958 76 33 39

El Corral del Castaño
Plaza Calvario No. 16,
 18413 Capileira España
+34 958 76 34 14

Taberna Restaurante La Tapa
c/Cubo nº 6, 
18413 Capileira España
+34 618 30 70 30

y llegamos al final de esta parte del trayecto, visitando :

14. Capileira

Un poco más arriba y casi tocando el imponente pico Mulhacén, llegamos a Capileira, otro de los pueblos “estrella” de La Alpujarra.

Junto con Pampaneira y Bubión, Capileira formaría parte del tridente de ataque. Es el complemento perfecto para un apasionante día en el gastar gigas de la memoria de tu cámara.

Capileira, Granada

Desde Capileira, si seguís por la carretera principal hacia arriba, llegará un momento en que acaba el asfalto y comienza un camino de tierra perfectamente transitable por los vehículos (eso sí, el coche se pondrá de polvo que dará gusto verlo jaja). 

El camino, tras unos 3 o 4 kilómetros os dejará en el conocido como Aparcamiento Hoya del Portillo desde donde muchos senderistas comienzas sus rutas por Sierra Nevada con el objetivo de llegar al Veleta y al Mulhacén. 

Si esta no es vuestra intención, simplemente podéis maravillaros con las soberbias vistas que tendréis a vuestro alcance. Para nosotros, sin ninguna duda, son las mejores vistas que obtuvimos en todo el viaje.

   

 De hecho Capileira, ubicado a 1.436 metros, es uno de los pueblos ubicados a más altitud, y no solo de toda la Alpujarra, sino también, de la Península Ibérica.

No es de extrañar que se haya convertido en un campo base para aquellos montañeros que buscan llegar a las cumbres de Sierra Nevada, como son los picos de Mulhacén y Veleta. 

No obstante, hay decenas de rutas y senderos para todos los niveles, siendo un lugar ideal para los amantes del senderismo.

Incluso podéis hacer senderismo con un guía que os explicará y llevará a algunos de los lugares con mayor encanto.

Capileira, Granada

Se trata de otra maravilla arquitectónica en la que no faltan las casas escalonadas, los balcones con flores, los terraos y por supuesto, los tinaos.

Lo que es lo mismo, la arquitectura tradicional alpujarreña en toda su esencia.

Para muchos, es el pueblo más bonito de toda La Alpujarra y un fijo en las listas de los más bonitos de España.

Barranco de Poqueira, Granada

Nada más llegar al aparcamiento del pueblo lo primero que te encontrarás es su mirador, desde el cual podrás divisar todo el Barranco de Poqueira

No es el único y desde algunos de ellos también podrás contemplar las majestuosas cumbres nevadas y el espectacular entorno que lo rodea.

De nuevo, y como hemos dicho en los anteriores pueblos, piérdete por sus callejuelas dejándote llevar por el embrujo andalusí.

Capileira, Granada

Ya sea tanto en verano, en el que incluso refresca un poco a últimas horas de la tarde (como se agradece); como en invierno, cuando la nieve puede hacer acto de presencia y las chimeneas impregnan todo el pueblo de olor a leña.

No te puedes marchar sin conocer la Iglesia Parroquial de Santa María de la Cabeza, ubicada muy cerca de la plaza principal y levantada sobre, ¿adivináis qué?

Capileira, Granada

Sí, sobre una antigua mezquita.

En su interior hay un precioso retablo barroco de madera que fue donado en el siglo XV por los Reyes Católicos.

Otra de las cosas que puedes hacer en Capileira es visitar la Casa Museo Pedro Antonio de Alarcón, donde podrás conocer cómo era antiguamente la vida en la Alpujarra, con una exposición de utensilios y objetos utilizados en el pasado tanto para la labranza como en la vida cotidiana.

 Además, hay un apartado destinado a la vida y obras de Pedro Antonio de Alarcón, novelista que como comentamos al principio, dejó plasmado en sus obras sus continuos viajes a La Alpujarra.

Por cierto, otra seña de identidad del pueblo son sus fuentes, tantas que incluso hay una “Ruta del Agua” que te llevará a las 12 fuentes del pueblo (y alrededores).

Y cómo no, en Capileria, al igual que el resto de pueblos de la Alpujarra, podrás comprar jarapas, platos de cerámica y todo tipo de utensilios hechos a base de esparto.

Capileira, Granada

¡Seguro que algo caerá!

Como podéis ver, Capileira es una maravilla de pueblo.

Uno de esos rincones que enamoran a cualquier viajero.

15. Comer en Capileira:

El Corral del Castaño
Plaza Calvario No. 16, 
18413 Capileira España
+34 958 76 34 14

El Asador
Calle del Barranco de Poqueira, 16, 
18413 Capileira España
+34 958 76 31 09

y algo mas economicos:

Restaurante Moraima
Barranco de Poqueira, 4, 
18413 Capileira España
+34 615 63 14 91

Bar El Tilo
Plaza del Calvario 1, 
18413 Capileira España
+34 617 04 42 10

Mirador de Poqueira

Una vez visto Bubión y Capileira, hacemos el camino de vuelta para dirigirnos a Trevélez, aunque haremos primero un par de paradas.

La primera es nada más pasar la gasolinera que hay cerca de Pampaneira, en una curva con un pequeño hueco para poder parar con el coche.

Se trata del Mirador de Poqueira y como podéis imaginar, desde aquí se obtienen unas de las mejores vistas de la zona.



En él hay una enorme roca que sobresale y que con un juego de perspectiva parecerá que estás desafiando la gravedad.

¡Un rincón para venirse arriba!

16. Pórtugos y Fuente Agria

Pórtugos, Granada

Continuando por la carretera A-4132 en dirección a Trevélez, llegamos a uno de los lugares más conocidos por sus supuestas propiedades mineralomedicinales es la Fuente Agria, una fuente situada junto a la ermita de la Virgen de las Angustias. 

la conocida Fuente Agria, muy cerca del pueblo de Pórtugos.

Por el nombre os podéis hacer una idea de lo que os vais encontrar, ¿no?

Pues sí, se trata de una fuente de aguas ferruginosas o lo que es lo mismo, de un sabor a óxido bastante amargo y picante.

Para ser exacto, el sabor a óxido viene de su alto contenido en hierro, aproximadamente 10 miligramos de hierro por litro, proveniente de la limonita. La ligera sensación picante es debida al gas natural que contiene y a un bajo pH del agua.

El Chorrerón de Pórtugos , Granada

Es esta alta cantidad de minerales la que le ha dado la fama por sus propiedades medicinales y según dicen, es muy beneficiosa contra las anemias, enfermedades relacionadas con el hígado, intestinos, riñones y útero.

De hecho, era una parada obligatoria para los viajeros de antaño.

La fuente está ubicada junto a la pequeña Ermita de la Virgen de las Angustias y alrededor de ella suelen haber puestecillos vendiendo miel, inciensos o alguna que otra artesanía.

Pero lo realmente interesante de este lugar es su pequeña cascada, conocida como El Chorreón y que debido a la gran carga mineral del agua, todo se ha teñido de rojos y naranjas, contrastando con el verde de este lugar húmedo.

Un lugar cuanto menos curioso.

La Fuente Agria y El Chorrerón de Pórtugos se ha convertido en uno de los lugares más visitados de la Alpujarra. Data de tiempos inmemoriales. 
 
El Chorrerón de Pórtugos , Granada

El manantial se encuentra a las afueras del pueblo, junto a la carretera que se dirige a Busquistar y Trevélez.

 En 1972 se puso en valor la Fuente Agria y El Chorrerón gracias a un gran entusiasta de la Alpujarra: Sebastián Pérez Linares (ya fallecido). 

Él ayudó a muchos alcaldes a impulsar el turismo, el patrimonio y la cultura en sus respetivos pueblos. 

La Fuente Agria se encuentra junto a la ermita consagrada a la Virgen de las Angustias. Se urbanizó todo el conjunto hace 45 años con motivo del primer centenario del viaje que realizó el narrador, escritor, periodista… Pedro Antonio de Alarcón por la Alpujarra. El Patronato de San Isidro se encargó del proyecto.

Fuente Agria, Pórtugos

Según un tratado en 1790, la Fuente Agria de Pórtugos posee virtudes prodigiosas y saludables cualidades. Esta prodigiosa fuente sale del cóncavo de una piedra y al pie de la misma ermita. 

Aparece desde su manantial clara como el cristal, por donde corre hasta alguna distancia para incorporarse al río que pasa por debajo de Ferreirola. El agua deja un sarro o toba bermeja, la cual comunica también a las vasijas en que se trae y conserva. Su sabor es agrio, herrumbroso y huele a alcaparrosa. Sus virtudes son prodigiosas.

También las aguas de la Fuente Agria, según los entendidos, son eficaces para corregir cualquier obstrucción, aprovecha con especialidad en las enfermedades de primera región, socorren en sus respectivos accidentes al estómago, hígado, bazo, intestinos, riñones y útero: evacuando por correspondientes conductos la causa de sus dolencias. 

Son importante auxilio para los melancólicos, hipocondriacos y escurbúticos; corrigen prontamente el dolor nefrítico originado de materiales calculosos; curan los hidrópicos, aún cuando su dolencia está graduada. La experiencia las ha acreditado para sanar el flúor blanco y dolores atríticos.

Las paredes de la concavidad del Chorrerón son gigantescas.

 Los regueros son ocres y rojizos. La cascada está escoltada de yedras, helechos, musgos y otras plantas. Se puede bajar por una escalera para contemplar desde abajo este paradisiaco lugar.

Pórtugos se encuentra situado a 1.300 metros de altitud sobre el nivel del mar. 

Pórtugos, Granada

Además de sus aguas, este pueblo es famoso por sus célebres secaderos de jamones, hoteles, caminos rurales, festejos… También posee Pórtugos castaños con más de 400 años de vida. 

El conjunto urbanístico es precioso y está repleto de soportales, tinaos, terraos y balcones abarrotados de flores. 

Sus barrios más típicos son: Zacatín, La Pocilla y Churriana. 

Nos ponemos de nuevo en marcha conduciendo por esta sinuosa carretera llena de curvas y barrancos, aunque con un paisaje espectacular en el que no faltan los castaños, los saltos de agua y los miradores naturales.

Tras unos cuantos kilómetros llegamos a nuestro fin de trayecto: Trevélez.

Al igual que Capileira, se encarama a las faldas del Mulhacén a unos 1.476 metros de altura y su cartel a la entrada nos recuerda que estamos ante el Pueblo más alto de España.

17.Trevélez

Considerado como el pueblo más alto de España con más de 500 habitantes, Trevélez se sitúa en la extremo norte de la alpujarra y justo en la ladera del pico más alto de la península, el Mulhacén. 

Trevélez, Granada

Debido a su situación, muchos sendristas lo eligen como punto de partida en sus trekkings hacia el Veleta y el Mulhacén.

Trévelez se caracteriza por ser el pueblo más alto de España, situado a 1476 metros sobre el nivel del mar, y por ser el mejor productor de jamón serrano de la Alpujarra. Caminando por sus calles hallarás con un montón de tiendas de jamón y de souvenirs.

Trevelez es el lugar perfecto para todos aquellos amantes del senderismo y del aire puro ya que cuenta con multitud de senderos y caminos que te llevarán a los puntos más altos de Sierra Nevada.

El pueblo se encuentra dividido en 3 barrios, el Bajo, la parte más turística, el Medio, propio por los sonidos de los cascos de los burros en las calles y el Alto, donde vas a poder descubrir la historia del pueblo.

Trevélez, Granada

Debido a su elevada altitud sobre el nivel del mar, se trata de un lugar idóneo para la tarea del curado de jamones. 

No es de extrañar que los jamones de Trevélez sean reconocidos como unos de los mejores jamones de España. 

Sus habitantes lo saben muy bien y, gran parte de los negocios están orientados a esta delicia gastronómica de nuestro país.

Por supuesto, se trata de un lugar ideal para saborear la que, para nosotros, es una de las mejores gastronomías del país. 

Sus comidas, muy contundentes, son un auténtico placer para los sentidos siendo su plato estrella el conocido como plato alpujarreño, compuesto por patatas a lo pobre, cebolla, pimientos verdes, huevos fritos, morcilla alpujarreña, chorizo alpujarreño y jamón de las Alpujarras, aunque cada restaurante hace pequeñas variaciones.

 Como podéis imaginar, un plato para entrar en calor en esos fríos días de invierno.

Tras el atracón de comida, un paseo por Trevélez, nos irá descubriendo esos lugares dignos de mencionar que harán de nuestra visita una de las mejores de toda la Alpujarra.

Lo cierto es que hay otras localidades de España que están a mayor altitud, pero ninguno con más de 500 habitantes, así que ese título nadie se lo quita a Trevélez.

Dividido en tres barrios (Alto, Medio y Bajo), hay un desnivel entre ellos de hasta 200 metros, así que nos podemos hacer una idea del tipo de cuestas que nos vamos encontrar aquí. 

Cómo no, Trevélez conserva el perfil de arquitectura típica alpujarreña con calles empinadas, pequeñas casas blancas de tejados planos y chimeneas con sombrero.

No obstante, y a nuestro juicio, Trevélez no tiene el encanto de por ejemplo Pampaneria o Capileira.

Buena culpa de ello es que se trata de una localidad mucho más grande que las anteriores y con una actividad mucho más industrial debido, sobre todo, a su mayor reclamo: los secaderos de jamón.

Y es que gracias a su clima frío y seco, se dan las condiciones idóneas para la curación de jamón, un jamón mucho menos salado y que se ha hecho mundialmente famoso, consiguiendo incluso la certificación de Denominación de Origen.

Algunos de estos secaderos se pueden visitar, pudiendo conocer todo el proceso artesano de la curación.

No nos podemos olvidar de la otra principal riqueza de Trevélez: sus paisajes.

Al igual que Capileira, está rodeado de grandiosos parajes naturales como son Siete Lagunas, Vacares, el Pico del Rey, la Alcazaba, Cerro Pelao y por supuesto, el Mulhacén. 

Por ello, es un rincón ideal para practicar senderismo, además de otros deportes relacionados con la naturaleza, como la pesca de truchas en el río Trevélez.


Para terminar este viaje, no hay mejor manera que zamparte un buen plato alpujarreño. Y es que esta bomba calorífica de patatas a lo pobre, cebolla, pimientos verdes, huevos fritos, morcilla, chorizo y jamón, es igual de típica que las casas blancas, las chimeneas con sombreros o los tinaos.

18. y para comer en Trévelez:

Piedra Ventana
Calle Carretera 4132, 
18417 Trevélez España
+34 958 85 85 99

Meson La Fragua
Calle Posadas S/N, 
18417 Trevélez España
+34 958 85 85 73

Meson Haraicel
Trevélez. C/Real, 
Trevélez España
+34 958 85 85 30

y algo mas económicos:

Mesón Pizzeria El Goterón
Pista del barrio Medio 4,
 18417 Trevélez España
+34 958 85 86 90

Terraza Hamburguesería Pub El Haza
Plaza De La Iglesia S/n,
 18417 Trevélez España
+34 618 59 04 03

19. y si queremos hacer Senderismo en Trévelez:

 

 Hasta aquí la ruta por estos magníficos pueblos. No obstante, La Alpujarra de Granada la conforman muchos más pueblos y algunos como Capilerilla, Bérchules o Yegen bien merecen una visita.

Incluso hay una Alpujarra Almeriense, aunque esto ya lo dejamos para otro viaje.

Está claro que La Alpujarra de Granada es unos de los rincones más interesantes no solo de Andalucía, sino también de toda España. Un lugar, que a nuestro juicio, todo el mundo debería conocer.

   

20. Otras Rutas Cercanas:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...