domingo, 31 de mayo de 2020

Escapada al Parque de la Font Roja en Alcoy, Alicante

Excursión escolar Font Roja Alcoy Parque Natural
Parque de la Font Roja

Cuánta gente se mueve en Alcoy desde el estado de alarma? | Pagina ...
Alcoy, Alicante

Alcoy luce todo su esplendor medieval | Alicante

El Parque Natural de la Font Roja: la gran joya natural de Alcoy

El Parque natural del Carrascal de la Fuente Roja fue declarado parque natural el 13 de abril de 1987 por la Generalidad Valenciana. 

Se encuentra en la comarca de la Hoya de Alcoy, al norte de la provincia de Alicante, entre los términos municipales de Alcoy e Ibi. 

Este parque natural es uno de los espacios naturales mejor conservados del territorio valenciano. 

El espacio natural protegido abarca unas 2298 hectáreas, y comprende la alineación montañosa de El Alto de San Antonio (L'Alt de Sant Antoni), El Carrascal de la Fuente Roja (El Carrascar de la Font Roja) y La Teixereta.

 La cumbre de la Sierra de Menachaor​ (Serra del Menejador), con 1.356 m de altura, es la cota más elevada del parque.

Indice:

  1. Como llegar
  2. Algo sobre la Historia de Alcoy 
  3. El Museo Alcoyano de la Fiesta
  4. Ruta Modernista de Alcoy
  5. Cementerio Municipal de Alcoy
  6. De Tapas por Alcoy
  7. Fiestas de Moros y Cristianos
  8. Parque Natural de la Font Roja
  9. Flora y Fauna del Parque de la Font Roja
  10. Ruta de la Font Roja
  11. Vía Verde de Alcoy
  12. Comer en Alcoy

1. Como llegar


        


En coche

Alcoy se encuentra comunicada por vías rápidas con Valencia y Alicante a través de la autovía A-7, vial que conecta la ciudad por el interior de la costa mediterránea de Norte a Sur.

Por el Oeste, comunica con autovía con Castilla-La Mancha y Madrid.

Alcoy (Alicante/Alacant) - El turista tranquiloUnos 40 minutos es el tiempo que se invierte para llegar a la ciudad desde el aeropuerto El Altet en Alicante y poco más de hora y cuarto desde el de Manises en Valencia.

En tren

Renfe: www.renfe.es ; Información al cliente: 902 320 320

En Autobús

Desde Alicante:

· Alcoyana: www.subus.es ; Teléfono Alicante: 96 513 01 04; Telefono Alcoy: 96 552 05 62

Desde Valencia:

· Travicoi: www.travicoi.es ; Teléfono Valencia: 963 49 14 25

El Centro de Visitantes del Parque Natural se encuentra a 8,5 Km. de Alcoy, siguiendo la carretera CV-797 que lleva al Santuario de la Font Roja. 

borrar - Club Senderismo de ValenciaEsta carretera comarcal se toma en la salida sur de Alcoy en dirección a Alicante por la N-340 o desde la autovía A-7, el desvío al Santuario de la Font Roja está señalizado.

Se recomienda iniciar la visita desde el Centro de Visitantes, situado en el área recreativa del Santuario de la Font Roja en el edificio Font Roja Natura del antiguo hotel, junto a la ermita.

2. Algo sobre la Historia de Alcoy 

Los primeros testimonios conocidos sobre la presencia humana en el termino municipal de Alcoy, se remontan al paleolítico medio, hace unos 40.000 años.

Los cazadores neandertales se instalaron en cuevas y abrigos de la zona. El yacimiento de El Salt es uno de los mejores documentados, gracias a los trabajos arqueológicos de las últimas décadas. 

Los datos obtenidos a partir del estudio de los instrumentos tallados de sílex, de los restos de fauna (ciervos, cabras, caballos) y de otros restos que evidencian la presencia humana, sugieren que éste fue un campamento temporal revisitado por estos grupos durante miles de años.

Al final de las glaciaciones cuaternarias, que en las regiones mediterráneas no tuvo el rigor de otras latitudes más septentrionales, coincidente con el período epipaleolítico comienza la introducción de la agricultura primitiva.

En el área mediterránea se reconocen dos grandes tecnocomplejos culturales, el microlaminar y el complejo geométrico presente en sus momentos finales en el abrigo de la Falguera.

En las proximidades de la Sarga existen unos abrigos con pinturas rupestres prehistóricas en los que se observan escenas de caza, recolección, además de motivos figurativos del llamado Arte Levantino (10.000-6.500 años antes del presente) y esquemáticos, del conocido con el nombre de Arte Esquemático y su variante local Arte Macroesquemático que completan la secuencia pictórica postpaleolítica del mediterráneo peninsular (10.000-1.500 a. C.). Otros restos de época Neolítica y de la Edad de los Metales, atestiguan la ocupación prehistórica del término municipal.

Hacia el 3000-2500 a. C. se desarrolla el período eneolítico. En este momento, las cuevas dejan de ser los lugares de ocupación principal para dar paso a la generalización del hábitat en las llanuras.

 Las cuevas presentan ocupaciones más breves y son utilizadas en muchos casos como corrales y otras como lugares de enterramiento colectivo durante el tercer milenio. Entre estos destacan las de Les llometes y la cueva de la pastora.

Respecto a la ocupación del territorio, se establecen poblados fortificados en las cimas de las montañas, como: la Mola alta de Serelles, el Más del Corral, el Más de Menente, y el Puig, que desarrollaron economías cerealistas evidenciadas por la abundancia de dientes de sílex y molinos de mano.

En los inicios del primer milenio, durante el perído de bronce final, llegaron a estas tierras diversas influencias foráneas, como los campos de urnas en primer lugar y las culturas mediterráneas después, que produjeron transformaciones en el sustrato indígena, como la incineración de cadáveres, la aparición del hierro, el torno cerámico y la diversificación de la población que daría lugar al desarrollo de la cultura ibérica.

 La cultura ibérica es el resultado del desarrollo social de las comunidades del bronce final, sobre las cuales actúan otras influéncias de culturas mediterráneas: fenícias, y griegas que llegaron a estas comarcas desde los enclaves comerciales de la costa próxima. Como resultado de estos avances, se formaron los diferentes pueblos que constituyeron la cultura ibérica, desarrollada entre los siglos VI-I a. C.

En este ámbito regional, los poblados ibéricos constituyeron la antigua región de la Contestania, dentro de las actuales comarcas de la Hoya de Alcoy y el Condado de Cocentaina. Los valiosos testimonios de la arqueología ibérica que se conservan en el Museo arqueológico de Alcoy, prueban su importancia.

Los ibéros se establecieron principalmente en poblados fortificados de altura, dominando el paisaje a su alrededor que principalmente eran tierras de cultivo. Entre estos poblados hay que mencionar: el Puig y la Serreta.

Durante la época romana, estas comarcas fueron un espacio rutal de la periferia de las principales ciudades, que se situaban en la costa, como: Dianium (Denia) o Lucentum (Alicante), o próximas a las vías de comunicación principales, como: Saetabis (Játiva).

Este territorio se caracterizó por algunos asentamientos de carácter rutal, las denominadas villae, que se desarrollaron principalmente entre los siglos II y IV d. C.

 Entre estas villas destacala localizada en l’Horta Major de la que se conoce su necrópolis. En este cementerio aparecieron inhumaciones en tegulae en las cuales, junto al cuerpo enterrado hay depositados cerámica y otros objetos de mayor valor como ornamentos personales o un delicado vaso de vidrio. 

Prueba de la percepción de estas comarcas como espacio rural y poco colonizado por los romanos, pueden ser las representaciones de genios del bosque como l’aplic de bronze de Silenus. La presencia de restos de la romanización, aunque escasos, fueron hallados en pequeños poblados denominados alquerías, cuyos topónimos persisten en la actualidad (Uixola, Benisaidó, Polop, Barxell, etc.), los cuales dependían -entre los siglos X y XIII- de la fortificación en el Castellar.

El nacimiento del núcleo urbano cristiano se remonta al año 1256. Nace con la construcción de un castillo (Alcázar) situado en el enclave estratégico del nacimiento del río Serpis, en la confluencia de los riachuelos del Benisaidó y del Molinar, zona de la ciudad conocida actualmente como Algezares.

Fue fruto del afán de colonizar y asegurar la frontera meridional del Reino de Valencia, después de la Reconquista cristiana llevada a término por Jaime I de Aragón. Inicialmente, en 1238, Jaime I somete pacíficamente, mediante tratados, los territorios árabes de Valencia, su huerta y los de «más allá del Júcar» (mès en llá del Xúquer), entre los que estaban las tierras de los Valles de Alcoy y los Valles de Alcalá, Zeta y Travadell.

Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy en AlicanteSin embargo, no todos los señores árabes estaban de acuerdo con este sometimiento y hacia 1248-1258 se inicia una primera revuelta de Al-Azraq, señor de «la Vall d’Alcalà», contra la dominación de Jaime I.

 Hay indicios de una primera derrota de este caudillo frente a las huestes cristianas en la batalla de «Penya Cadiella», probablemente en la zona de la Sierra de Benicadell, en la actual divisoria de las Provincias de Alicante y Valencia, a unos 20 km de Alcoy. 

Puede que la destrucción de «El Castellar», castillo o fortaleza árabe cuyos deteriorados restos se encuentran en el límite oeste de la ciudad de Alcoy se produjese también en estas fechas.

A consecuencia de estas primeras revueltas, el Rey Jaime I manda construir una serie de castillos cristianos en la entonces línea fronteriza sur de su Reyno de Valencia, situados en enclaves estratégicos, que dieron lugar a poblaciones nuevas, en las que estaban prohibidas «las morerías»: Alcoy, Sax…

Las últimas revueltas del caudillo árabe Al-Azraq, en el 1276, fueron finalmente sometidas (muriendo el propio Al-Azraq cuando se encontraba sitiando Alcoy) y determinaron el asentamiento definitivo del poder cristiano sobre la actual provincia de Alicante.

En 1291 el rey Jaime II de Aragón hizo donación de la villa al almirante Roger de Lauria, no volviendo la villa al poder de los reyes hasta 1430. 

Alcoy (Alicante/Alacant) - El turista tranquilo
En este año, a consecuencia de la sublevación del entonces señor de Alcoy, Federico de Aragón, Conde de Luna, la villa pasó a poder real, y desde 1447 el rey Alfonso el Magnánimo le confirmó el privilegio de tener representación en las Cortes valencianas.

Alcoy hacia el año 1600. Gravado de E. Bofí. 
Museo Arqueológico Municipal de Alcoy

Durante la Guerra de Sucesión (1705-1707) los alcoyanos defendieron la causa del Archiduque Carlos, por lo cual la villa estuvo sitiada y padeció ataques, la abolición de privilegios locales, multas, etc., que menguaron su población y riqueza. 

Años más tarde el propio rey Felipe V le concedió la supresión de los gravámenes y concedió privilegios a la Real Fábrica de Paños de Alcoy.

La ciudad protagonizó un importante capítulo de su historia durante la Revolución Cantonal en 1873.

 El alcalde republicano, Agustí Albors, apodado Pelletes, ordenó abrir fuego sobre los obreros fabriles que se concentraban bajo el ayuntamiento durante una huelga. 

ALCOY: UN PASEO POR SU HISTORIA ~ Alicante VivoÉstos, encolerizados, asaltaron el edificio, matando al alcalde y mutilando su cadáver. Alcoy se declaró independiente y fue gobernada por un Comité de Salud Pública entre el 9 y el 13 de julio, hasta la llegada de las tropas federales. Este episodio es conocido como Revolución del petróleo (Revolució del Petroli).

Durante la Guerra Civil Española la ciudad se convirtió en una plaza fuerte del anarcosindicalismo, siendo sede de la AIT.

Que Ver y Hacer en Alcoy, Incluso cuando no hay Fiestas

Hablar de Alcoy, Alicante, es hablar de la fiesta de Moros y Cristianos. Una fiesta, junto con la cabalgata de Reyes, que ha puesto el nombre de Alcoy en el mapa turístico de España y de todo el mundo –fueron declaradas fiestas de interés turístico internacional en 1980–. 

Al menos, nosotros era en eso en lo que pensábamos cuando nos mencionaban Alcoy… pero en un viaje por Valencia y Alicante tan lleno de sorpresas, estaba claro que también esa primera idea iba a cambiar: descubriríamos que había muchísimas más cosas que ver en Alcoy.


¿Qué sentido tiene ir a Alcoy cuando no están en fiestas?

 ¡Mucho! No podemos estar más contentos de haber visitado la ciudad sin que las huestes moras y cristianas estuvieran disparándose salvas de pólvora por sus calles, ni los camellos de los Reyes Magos cargados de regalos para los niños alcoyanos. ¿Y eso? ¿No os gustan las fiestas?

La verdad que sí nos gustan –no nos gusta salir de fiesta, ya lo confesamos, pero sí las fiestas, y cuanta más tradición e historia tengan mejor, de hecho esperamos que nuestra segunda visita a la ciudad sea en fiestas–. Pero, gracias a esa tranquilidad que respiraba Alcoy, pudimos disfrutar más de lo que no sabíamos que estaba ahí y que normalmente queda opacado por la popularidad de sus fiestas.

¿Sabías que hay una ruta de edificios modernistas en Alcoy? ¿Que hay una obra de Calatrava debajo de la plaza del ayuntamiento? ¿Que su cementerio está en la ruta de cementerios europeos por su monumentalidad? ¿O que hay dos parques naturales en sus alrededores?

Deja que te descubramos qué ver en Alcoy más allá de sus fiestas.

Que ver y hacer en Alcoy

3. El Museo Alcoyano de la Fiesta

Lo primero es lo primero. No se puede viajar a Alcoy sin hacer una visita al M.A.F., el Museu Alcoià de la Festa –el museo alcoyano de la fiesta–.


Los capitanes y alféreces de los ejércitos moro y cristiano depositaban sus trajes en la Asociación de Sant Jordi –organizadora la fiesta de moros y cristianos en Alcoy– hasta que, en 2004, se decidió construir un museo para mostrarlos. En 2006 se inauguraron las tres plantas del museo que nos trasladó al centro de la fiesta como si hubiéramos visitado Alcoy a finales de abril.

Además de los trajes de capitanes y alféreces –los más antiguos ¡del siglo XVIII!–, también están los del Sant Jordi, representado por un niño –todos desde 1921–.

Carteles de las fiestas, vídeos de las entradas de los ejércitos con sus filaes–comparsas–, la historia de la fiesta de moros y cristianos en Alcoy… y hasta la sala en la que se reúne cada martes la junta directiva de la asociación.

Si pensabas que la fiesta de moros y cristianos duraba tres días, estás muy equivocado.

 La fiesta dura toda la vida: el martes siguiente a la batalla entre los ejércitos ya hay reunión para repasar todo lo sucedido y empezar a preparar los festejos del año siguiente..

Visita imprescindible para entender la fiesta –debería ser obligatorio recorrer sus salas antes de ver los desfiles en las calles–, nos dejó esa sensación de que el fútbol se ve mejor por la tele… aunque, por supuesto, el ambiente del estadio hay que vivirlo.

Algunas curiosidades sobre la fiesta que aprendimos en el museo:

Hay 14 filaes de moros y otras 14 de cristianos.

El puesto de capitán y de alférez va rotando cada año de filae en filae.

El primer documento que menciona las fiestas de moros y cristianos de Alcoy data del siglo XVI.

Un traje normal cuesta entre 700 y 1.500 €.

Se colocan más de 250.000 sillas para ver las entradas con un precio de alquiler entre 6 y 18 euros.

Es tanta la importancia de la fiesta que el presidente de la asociación tiene casi más autoridad que el propio alcalde.

MÁS INFORMACIÓN PARA TU VISITA AL MUSEO ALCOYANO DE LA FIESTA

Web
Horario: De martes a sábados de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 19.00; domingos de 11.00 a 14.00; lunes cerrado.
Precio: El precio de la entrada normal es de 3 €

4. Ruta Modernista de Alcoy

La ciudad de Alcoy fue pionera en la Revolución Industrial en España. 

En ese momento, el modernismo estaba en su máximo apogeo y los burgueses alcoyanos decidieron que ése sería el estilo en el que construirían sus casas confiando a arquitectos como Vicente Pascual Pastor y Timoteo Briet Montagud su diseño.

Feria Modernista Alcoy, un viaje al modernismo
Después de recorrer la ruta art nouveau de Bruselas, llegó el momento de la modernista de Alcoy, también dentro de la ruta europea del modernismo.

La Sede del Circulo Industrial

El edificio sede del Círculo Industrial (Sant Nicolau, 19) fue nuestro punto de acceso a la ruta.

Circulo Industrial de Alcoy – TicketAlcoi
Circulo Industrial de Alcoy

Las impresionantes salas, como la sala rotonda, y comedores del edificio –más que curioso el restaurante-cueva La Gruta con más de cien años de antigüedad– están abiertos al público todos los días de 9.00 a 14.00, pero nosotros quisimos ir más allá.


En la oficina de turismo de Alcoy nos habían comentado que dentro del edificio había una preciosa biblioteca y, gustándonos como nos gustan las bibliotecas antiguas, no podíamos dejar de intentar visitarla.

Es un espacio privado del círculo y hay que pedir permiso. El conserje, tras comprobar qué socios estaban en la biblioteca, nos dijo que podíamos subir.

¡Gran acierto! Además de por la biblioteca en sí, porque pudimos charlar con Sixto y Javier, socios del círculo pero también miembros de filaes fiesteras, un moro y un cristiano.

 Nos contaron que en las filaes está prohibido hablar de política y de religión para mantener un buen ambiente.

A la pregunta de “cómo podían ser amigos un moro y un cristiano” también tenían respuesta: se iban de fiesta juntos desde hacía más años de los que recordaban.

La Casa del Pavo o de los Pavos, Que son dos

Situada en el número 15 de la calle Sant Nicolau, a poca distancia del Círculo Industrial, es otro ejemplo de arquitectura modernista que recibe su nombre de las figuras de dos pavos reales con las plumas expuestas que están colocadas sobre las puertas de entrada del edificio.



El Conservatorio Municipal de Música y Danza

El conservatorio municipal de música y danza de Alcoy, en la casa de Escaló (Joan Cantó, 2), es la representación más veraz del modernismo en la ciudad: no ha sufrido ninguna modificación o alteración exterior desde su construcción hasta hoy en día.

Conservatorio Municipal de Música y Danza, Alcoy

Otros edificios modernistas que se pueden encontrar en Alcoy son dos el antiguo edificio del parque de bomberos, en Gonçal de Barrachina, 8

Turismo Alcoy - www.alcoyturismo.com
 Antiguo Parque de Bomberos, ALCOY

la casa Laporta, en País Valencià, 26;

Casa Laporta, en Avda. País Valenciano, 26 (antes. C/ San ...
Casa Laporta, Alcoy

 las antiguas fábricas de la calle Sant Joan 43 y 45; o las viviendas en las calles Joan Cantó (8 y 10), Pintor Casanova (16, 18 y 20), en Sant Llorenç (3, 5 y 17)… hay muchas que visitar… tantas que las hemos colocado todas en nuestro mapa de la ruta modernista de Alcoy.

Llotja de Sant Jordi, Calatrava en Alcoy

Del modernismo de principios del siglo XX Alcoy nos hizo volar hasta una obra contemporánea de Calatrava, casi un siglo más “jóven”: la Llotja de Sant Jordi.

Atento, que no se te pase porque si, al leer Calatrava, estás pensando en una estructura blanca y llamativa en mitad de la ciudad… estás “medio” equivocado.

 Es grande, llamativa y blanca… pero está bajo tierra, concretamente bajo la plaza de España, conocida como “la bandeja”, junto al ayuntamiento.

Como todas las obras del arquitecto, no está exenta de polémica: los cristales que dejan pasar la luz natural tuvieron que ser cambiados nada más colocados porque la pólvora de los fusiles de moros y cristianos los estropearon; algunas humedades; problemas de acústica…

Pero, también como todas, no deja de sorprender por su belleza y su diseño.

Funciona como centro de exposiciones y se puede visitar , gratuitamente, de martes a sábado de 11.30 a 13.30 y de 17.30 a 20.30, los domingos de 11.30 a 13.30; los lunes está cerrada.



        

5. Cementerio Municipal de Alcoy

En las afueras de la ciudad, en la carretera que lleva al parque natural del carrascal de la Font Roja, se encuentra el cementerio municipal de Alcoy.


Sabemos que el “turismo de cementerios” no le gusta a todo el mundo, pero hay que tener en cuenta que el de Alcoy está incluido en la ruta europea de cementerios desde 2012… por algo será.


Imponentes estatuas, mausoleos, jardines… los burgueses que construyeron las casas modernistas de la ciudad también quisieron descansar en grandes monumentos para toda la eternidad.


La plaza de Dins, un antiguo claustro neoclásico convertido en plaza pública.

La Glorieta, el primer parque urbano de estilo romántico de Alcoy o el casco histórico con sus puentes son otros de los lugares que ver en Alcoy.

No podemos estar más contentos de haber visitado la ciudad alicantina sin estar en fiestas para, así, poder disfrutar de todas las cosas que ver en Alcoy con más tranquilidad… eso sí, no podemos tener más ganas de volver en su fiesta grande: Moros y Cristianos y de ver la cabalgata de los Reyes Magos.

La Glorieta: de huerto a foco de la vida social
Parque de la Glorieta, Alcoy

6. De Tapas por Alcoy


El fenómeno gastronómico conocido como “tapeo”, salir de tapas o “tapear” tiene un origen concreto, iniciado en Alcoy en el año 1926, cuando se elabora en serie la tapa española más universal: la aceituna rellena de anchoa. 

En ese año, el industrial y comerciante alimentario Cándido Miró, transformó maquinaria textil para elaborar y envasar aceitunas andaluzas (de la clase sevillana), deshuesadas y rellenas con trocitos de anchoa del Cantábrico, sumergidas en agua y sal (salmuera) de los manantiales de la Sierra de Mariola. 

Casi cien años después, los herederos de aquella primera fábrica continúan siendo los mayores productores del mundo con El Serpis, junto a la competencia también alcoyana de La Española (desde 1941), exportando gran parte de las 340.000 TM anuales de las aceitunas de mesa que España vende al mundo entero, incluidos lugares donde la famosa Coca-Cola no había pisado suelo, como son los círculos polares de la Tierra.

Pero el “tapeo” no surge en 1926. Sin duda, hasta llegar a la sofisticación de insertar en un palillo la aceituna rellena (de la que procede la expresión «picaeta» y probablemente «pintxo»), tuvo que producirse de alguna costumbre más primitiva. 

Tampoco se llamaba “tapeo” en aquellos tiempos, pues tal nombre y su conjugación verbal: “tapas” y “tapear”, no surge hasta bien entrada la década de 1980 (al general del país), aunque bien es cierto, en Madrid y en algunas otras zonas, como Andalucía, ya se denomina así incluso mucho antes de esa década, probablemente de una variante alcoyana, pues desde comienzos de los años 50s, los alcoyanos llamaban “taras” o “tares” a los platillos que acompañaban al aperitivo.

 Los miles de veraneantes que llenaban las playas alicantinas y valencianas adoptaron lo de “taras”, castellanizándolo a “tapas” (o adoptando un nombre ya construido en Andalucía, pues en Alcoy había censados más de 12.000 desde la década de 1930), cuyo significado literal varía un poco, pues tara (tanto en castellano como en valenciano) significa “falta” en el sentido de que “tengo un vacío en el estómago que debo llenar con algo sólido” y “la tapa cubre dicho vacío en el estómago”. 

En el Norte prefirieron llamar “pincho” a los platillos que se sirven entre las comidas, también «nacionalizándose» a partir de la década de los 80s, quizás la última en que los Ayuntamientos de casi toda España permitían el “jolgorio desmesurado”. Pero volvamos a la costumbre tan española del tapeo y sus orígenes.

Cuando salía de veraneo de pequeño con la familia, por los años 70s, por grandes capitales como Alicante, Palma de Mallorca, Madrid, Barcelona, Murcia, etc, me quedaba un poco parado al observar que los bares sólo servían bebidas, era como si en Alcoy y su área de influencia (hasta las playas de Gandía, Benidorm, Villajoyosa y Alicante), la costumbre hubiese seguido por un camino distinto.

Para encontrar tapas en las grandes ciudades españolas debías acudir a los lugares específicos de turismo, y en otras ciudades o pueblos menores sencillamente no existían apenas. En cambio en Alcoy, si no servías tapas, simplemente era el principio del fin y sólo quedaba la alternativa de convertirte en “borrachería”. 

La contratación de un equipo de cocineros era la base fundamental para abrir un bar en Alcoy. Recuerdo que veraneando en otras provincias y de pequeños, entrábamos en un bar a refrescarnos y nos enfadábamos con mis padres porque no servían “garibaldinos” (gamba rebozada), ensaladilla rusa, croquetas de aladroc (anchoa) o de bacalao, sangre en salsa, chipirones o sepia a la plancha, etc. Menos mal que en casi todos los lugares servían aceitunas rellenas y patatas fritas embolsadas, así nos conformábamos.

Pero eso no significa que surgiera en Alcoy el fenómeno del tapeo, pero si se popularizó antes que en otros lugares, arraigó profundo y se convirtió en todo un arte que alcanzaría su máximo esplendor en la década de los 80s. 

La razón nos viene de su carácter industrial y urbano. En primer lugar, la ciudad se convierte a finales del siglo XIX en un foco de inmigración importante, acogiendo a miles de trabajadores que llegaban principalmente de Andalucía, Madrid y Barcelona, trabajadores que aportan sus costumbres culinarias al recetario alcoyano. 

Los viajeros y comerciantes de paso demandan “vituallas” porque no tienen tiempo para comidas ni cenas y la taberna que sirva los mejores aperitivos se van a convertir en la “parada obligada” para dichos clientes. Además, para los alcoyanos, el aperitivo se había convertido ya en una costumbre sagrada.

Así que las ideas y costumbres venidas desde todos los rincones del país llegaban a oídos de industriales como Cándido Miró, que observaba la costumbre andaluza de servir en un platillo aceitunas sevillanas con ricas anchoas, idea que elevó a la enésima potencia para llevar a cabo su proyecto industrial. 

Cuando este ingenioso industrial proyectó la idea, existía en Alcoy una gran competencia entre las tabernas por acaparar clientes, así fueron surgiendo gran variedad de platillos calientes, sobre todo a la brasa, pero la Guerra Civil obligó a cerrar muchos locales, reordenando los nuevos que se abrieron a partir de 1941. Sobre todo desde 1950 volvería la costumbre con gran ánimo por parte de los hosteleros. 

En una sola “cuesta”, desde la calle San Mateo, pasando por la de San Francisco y llegando hasta la de La Purísima, a finales de los años 70s se podía tapear en 11 bares-restaurantes distintos, cada uno con sus especialidades concretas. 

Cada calle tenía como mínimo un bar. Como anécdota, circulaba el comentario de que había más bares en Alcoy que en toda Galicia junta, dato que no me parece descabellado. En 1940 la población se acercaba a los 65.000 habitantes en poco más de 7 hectáreas. En los años 80s, con la misma población, se sobrepasaba el centenar de locales. Conté en la guía telefónica 129 bares, más o menos a un bar por cada quinientos habitantes.


A principios del siglo XX (1903) aparece en el mercado español un aperitivo de hierbas refrescantes que enriquece las variedades locales: el vermut, inventado en la cafetería Campari de Milán casi medio siglo antes al estilo del vermouth rojo piamontés que también surge a mediados del siglo XIX. El vermouth blanco proviene de Francia y tiene una graduación alcohólica superior.

 “Tomar el vermú” se torna una costumbre en numerosos lugares del territorio nacional, relegando a otras bebidas a un segundo plano. En el caso de Alcoy, el vermut está muy vinculado a los locales de las Filás de Moros y Cristianos, pues en estos centros culturales y festeros se desarrollaban y se desarrollan actividades durante todo el año pero, a diferencia de los bares y tabernas, seguían un programa de apertura señalado y no funcionan como bares de a diario. 

Los asociados podían pasar allí el día entero, así que, entre las comidas, se tomaba un vermut que solía acompañarse con platillos de vituallas frías que se fueron sofisticando hasta que se instalaron cocinas para preparar suculentas tapas de caliente.

Muchas de estas tapas actuales surgieron en las filás hace más de medio siglo, costumbre que se quiere recuperar con un Concurso de Tapas Festeras que se celebra anualmente.

 Entre los años finales de los 40s y la década de los 50s “tomar el vermut” (fer-se el vermut) se convierte en sinónimo de tapear, de hecho ha pasado a todos los hogares alcoyanos como expresión y ya prescindiendo de la bebida de hierbas, pero con la diferencia que tapear se puede realizar a cualquier hora y el vermut coincide siempre justo antes de las comidas o cenas, como platillos entrantes fríos o calientes.




7. Fiestas de Moros y Cristianos


Tienen su origen en la Batalla de Alcoy producida en 1276 a las puertas de la ciudad y que tradicionalmente se supone que enfrentó a los habitantes de Alcoy con las tropas del caudillo musulmán Al-Azraq.


Las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy, más cerca de ser Bien ...
Fiesta de Moros y Cristianos, Alcoy

Cuenta la leyenda que en el momento clave de la batalla apareció la figura de San Jorge a lomos de un caballo sobre las murallas de la ciudad y que su figura decidió el resultado de la batalla.

Por esto, San Jorge también fue nombrado patrón de estas fiestas y se celebran festividades en su honor el día 23 de abril.

Moros y Cristianos de Alcoy: una fiesta bellísima, impresionante y ...
Como parte de estas celebraciones en honor a San Jorge, se organizan las fiestas de Moros y Cristianos, documentadas desde 1511 en cuyo documento se hace mención a la incorporación de instrumentos musicales. 

Se mantiene la continuidad de la fiesta con escenificación de la batalla entre moros y cristianos.

Posteriormente la fiesta aparece organizada por la Asociación de San Jorge, desde al menos el año 1883 en que como tal aparece documentada.

Numerosos pueblos de la Comunidad Valenciana celebran fiestas de Moros y Cristianos pero las de Alcoy alcanzan desde el último tercio del siglo XX, una especial singularidad por la riqueza y espectacularidad de sus boatos, que las ha llevado a ser declaradas de 'interés turístico internacional el 18 de enero de 1980, si bien ya era fiesta de Interés Turístico desde 1965.

Fiesta de Moros y Cristianos de Alcoy. 4, 5 y 6 de mayo de 2019



8. Parque Natural de la Font Roja

No tuvimos mucho tiempo para recorrer el parque natural del carrascal de la Font Roja –el parque natural de la Serra de Mariola no llegamos a visitarlo– pero sí nos acercamos hasta allí para disfrutar del paisaje, de la tranquilidad y de la naturaleza.

 Una vista para todo el año porque, en verano, cuando el sol aprieta, la sombra de las carrascas y el agua fría de sus fuentes sirve de refresco; mientras que en otoño y primavera es el lugar perfecto para rutas de senderismo –es posible llegar incluso a nuestro «amigo» el barranc de l’Infern–; y, en invierno, el paisaje llega a ser todavía más espectacular cubierto por la nieve.


Evidentemente, nieve no vimos a finales de junio, pero sí que pudimos hacernos idea con una placa que marca el nivel al que llegó la nieve en diciembre de 1926: ¡2,10 metros de altura!

El Centro Font Roja Natura y el Santuario se encuentran a 11 km del casco urbano de Alcoy.

Resultado de imagen de Parque de la Font Roja, Alcoy
Parque de la Font Roja, Alcoy

En este Parque todavía se pueden observar las huellas de actividades que el hombre desarrolló aprovechando los recursos naturales; las carboneras para la producción de carbón vegetal; los antiguos hornos de cal; la explotación de las tierras cultivadas sobre las faldas de la montaña; las Masías, construcciones que cumplían con las funciones de vivienda, establo y corral y por último las cavas o pozos de nieve, que servían de abastecimiento de hielo a los municipios vecinos como elemento gastronómico o médico.

Al tratarse de un área protegida, no se puede circular en bicicleta. Las rutas están bien señalizadas y está prohibido salirse de los caminos. Existe un área recreativa de "pic-nic". Se puede acampar, solicitando el correspondiente permiso en el Espai Jove de Alcoy (965 53 71 41).

9. Flora y Fauna del Parque de la Font Roja

Flora 

Preciosas vistas desde las laderas de la Font Roja (Alcoy).


Bosque de caducifolios. 
En los rincones más sombríos y húmedos de la cara norte y por encima de los 1.250 metros de altitud, se disponen bosquetes de caducifolios compuestos por el quejigo, el fresno, el arce, el mostajo, el tejo, etc. El interés biogenético de las plantas que forman este bosque y su carácter relíctico en el territorio valenciano, le confieren un alto valor conservacionista.

Carrascal de umbría. 
Entre los 600 y 1.250 metros de altitud se encuentra el bosque de carrascas, que se enriquece con plantas caducifólias como el fresno o el arce , y marcescentes como el quejigo en las zonas más frescas y umbrías. El sotobosque del carrascal abunda en diversidad y número de especies como la hiedra, la madreselva, la rubia, o el durillo.

Matorral de solana. 
Se trata de un matorral con carrascas dispersas, debido a la mayor insolación y sequedad. Las especies que comúnmente aparecen en esta unidad son las siguientes: el cojín de monja a partir de los 900 metros de altitud, la salvia de Mariola, aliagas, tomillo y pebrella.

Vegetación rupícola. 
En los taludes, cingleras y cortados frecuentes en la cara de umbría del Menejador están presentes plantas adaptadas a crecer en condiciones de escasez de suelo, como la Jasione foliosa, la Potentilla caulescens, etc. Sus estrategias de enraizamiento les permiten instalarse en fisuras en las que se acumula una pequeña cantidad de suelo.

Vegetación de runares. 
Sobre las pendientes cubiertas de piedras sueltas, en la base de los cortados, crecen plantas adaptadas a vivir en un medio muy inestable, como el guillomo, el fresno , el arce y el mostajo.

Pinares. 
En las cotas más bajas de la sierra, en aquellas zonas donde el carboneo y la extracción de madera de carrasca han sido intensos, el carrascal ha sufrido una fuerte degradación. Los pinares de pino carrasco actualmente existentes, son en gran parte el resultado de repoblaciones efectuadas sobre antiguas zonas de carrascal.

Cultivos. 
La superficie destinada a los cultivos es de escasa relevancia a causa de las condiciones climatológicas y geográficas poco favorables, tratándose de cultivos de secano (cereales, frutales y olivos).



Fauna



El gato montés y el resto de la diversa fauna del paisaje, uno de los aspectos más atractivos del espacio.

La fauna de la zona es bastante diversa, sobre todo en distintos tipos de aves, como el petirrojo, el pinzón vulgar o el reyezuelo listado, entre otros. 

Además de las aves podemos encontrar otros animales, mamíferos en su mayoría, como el jabalí, el gato montés, la comadreja o el tejón. 

Consiguen que trece crías de águila perdicera emprendan el vuelo ...

Los animales más destacables, sin embargo, dentro del parque, son los que abundan poco fuera de él, como el águila perdicera, el búho real o el halcón peregrino.
ÁREAS RECREATIVAS DE LA FONT ROJA (EN TOTAL HAY 4):

Área recreativa de la Font Roja (Alcoy): dispone de fuente (Font Roja), mesas para el pic-nic, aseos públicos, aparcamiento, zona de acampada, ermita y servicio de bar-restaurante.

Área recreativa de Sant Antoni (Alcoy): dispone de mesas para el pic-nic, paelleros, aseos públicos, aparcamiento y fuente (agua no potable).

Área recreativa de Sant Pasqual (Ibi): dispone de mesas para el pic-nic, paelleros, aseos públicos, aparcamiento, fuente, ermita y zona de acampada.

Área del Mas de Tetuan (entre Alcoy e Ibi): zona de descanso con mesas para el pic-nic.

10. Ruta de la Font Roja

Ruta 10. Font Roja en Alicante en Informacion.es
Alcoy - Alicante

Una reliquia de bosque mediterráneo

El Parc Natural de la Font Roja guarda la mejor manifestación de bosque mediterráneo de todo Alicante. Ejemplares de encinas, arces, fresnos y quejigos forman una masa forestal que, con su escolta d

Descripción

Acceso
Para acceder al santuario de la Font Roja, donde iniciaremos la excursión, debemos partir de Alcoy.

A su salida en dirección Alicante por la N-340 parte a la derecha la carretera AP 2001 que, en 11 km, nos conduce a los aparcamientos del santuario, donde dejamos los coches.

Longitud
6,7 km. Excursión circular a partir del Pla de la Mina.

Duración
2 horas, 22 minutos. El tiempo real, con las numerosas paradas que todos los rincones del recorrido aconsejan, dura unas 3 horas, o incluso más si vamos, como es aconsejable, a todos los miradores.

Desnivel acumulado
310 metros.

Dificultad
Fácil. Se camina por pista forestal y sendero. Pueden hacerlo niños acostumbrados a andar, acompañados de mayores.

Recomendaciones
Zapatillas o botas de montaña. Ropa apropiada a la estación. Mochila con agua y avituallamiento para picar a mitad de la excursión (bocadillo, fruta y frutos secos, etc.). Gorra, gafas de sol, protector solar y labial. Máquina de fotos.

Época apropiada
En cualquier época del año se puede aconsejar la excursión, salvo en verano en las horas centrales. En invierno podemos tener incluso nieve. En otoño disfrutaremos de la policromía de los caducifolios. En primavera de la explosión floral. En cada estación disfrutaremos de unos colores en el carrascal.

De Interés:
El Santuario y su entorno. El bosque.
Cova Gelada. Los miradores y las vistas. Los ejemplares de encina, fresno, arce y roble. Los pozos de la nieve. El interior del bosque. Mas de Tetuán y su tejo centenario. Las vistas desde la cumbre del Menejador. El conjunto de la excursión.

SANTUARIO DE LA FONT ROJA (WP 1, 1050 m; 30 S 0714180, 4282698).

Iniciamos la excursión en la explanada del mismo santuario, donde está el centro de Visitantes. Por unas escalinatas subimos a donde está el restaurante y giramos a izquierda para llegar pronto a la Glorieta dels Paellers (5 m.).

GLORIETA DELS PAELLERS (WP 2, 1056 m; 30 S 0714243, 4282572; 0,19 km).

En esta glorieta, con mesas y paelleros, encontraremos las encinas más viejas del Parque. Salimos de ella y hacemos un giro a la derecha con el camino, que pronto pasa junto a Cova Gelada (8 m.), de origen cárstico, que conserva una temperatura de 7ºC. El camino sube hasta que llega al Pla de la Mina (13 m.).

PLA DE LA MINA (WP 3, 1105 m; 30 S 0713962, 4282545; 0,5 km).

En el Pla de la Mina encontramos una reproducción de un horno de cal y de una carbonera.
También hay un espléndido mirador, al que aconsejamos subir, para ver tanto la bella factura del bosque de la cara norte que estamos atravesando como el valle que se yergue a sus pies, y la Sierra de Mariola, un poco más lejos.

Seguimos por el camino y llegamos al Pla dels Galers (26 m.; 1,1 km). Aquí observamos como el carrascal forma una densa cubierta vegetal, con musgo y líquenes adheridos a la roca y a los troncos de los árboles, por los que también suben las hiedras y otras lianas del bosque mediterráneo. Estamos siguiendo el GR 7, Sendero de Gran Recorrido que viene desde Estambul y llega a Tarifa, pasando a Marruecos.

Más adelante llegamos a la altura del Mirador de Pilatos (37 m.; 2 km). Nueva parada para disfrutar de otra perspectiva de las anteriores vistas. Continuamos andando y llegamos a Mas de Tetuan, ejemplo de vieja explotación agrícola (52 m.). Un centenario ejemplar de tejo llamará nuestra atención.

MAS DE TETUÁN (WP 4, 1224 m; 30 S 0712326, 4281792; 2,6 km).

Abandonamos el GR 7, que va hacia Ibi. El camino que traemos hace un giro a izquierda, subiendo ligeramente, hasta que llegamos a Cava Coloma (1 h, 5 m.; 3,4 km), una de las antiguas construcciones empleadas para la conservación y el uso de la nieve.

Seguimos por la pista forestal y damos vistas a la solana de la sierra, donde la vegetación se aclara notablemente. A derecha quedan otras tres cavas (Noguera, Simarro y Canyo), que podemos visitar si disponemos de tiempo. El camino hace una leve bajada y nos conduce junto a un depósito de agua para la extinción de incendios (1 h, 19 m.).

DEPÓSITO DE AGUA (WP 5, 1293 m; 0713959, 4282032; 4,3 km).

En el depósito de agua el camino que traíamos se bifurca. Desechamos el de la izquierda, por el que luego bajaremos. El que gira a la derecha sube a un refugio que tenemos enfrente. Podemos tomarlo, pero es mejor subir por la senda que sale a su izquierda (entre los dos caminos) y que pronto nos deja en el citado refugio (1 h, 23 m.).

Por detrás del refugio sale una senda que, atravesando un carrascal de montaña, con ejemplares achaparrados, nos deja en la cima del Menejador (1 h, 30 m.), espléndido otero desde el que se ven todas las montañas de alrededor: Aitana, Cabeço, Maigmó... e incluso el lejano Mugrón de Almansa, ya casi en La Mancha. También es visible el mar.

CIMA MENEJADOR (WP 6, 1356 m; 30 S 0714355, 4281988; 4,8 km ).

Volvemos desde la cima del Menejador al refugio y al depósito de agua (WP 4, 1 h, 42 m.; 5,3 km). Ahora si tomamos el camino que desechamos en la subida y que ahora tenemos a nuestra mano derecha.

Siguiendo por él, a unos 150 metros nos encontraremos que sale una senda.

La debemos tomar (1 h, 45 m.). La senda se interna en el bosque, un bosque maravilloso, de duendes. Es cosa de ir tranquilos, nos envuelve un soplo de magia.

El sendero baja, serpenteando por el bosque. En un momento encontraremos restos de una vieja carbonera. Los troncos de los árboles, cubiertos de musgos y líquenes tienen una bella pátina multicolor.

Finalmente, el sendero se acaba y termina en el Pla de la Mina (WP 3, 2 h, 5 m.; 6.2 km). Desde allí seguimos por el camino de ida hasta el Pla dels Paellers y luego al santuario (WP 1, 2 h, 22 m.; 6,7 km). Hemos disfrutado de una excursión única.

Volveremos más veces, en otoño, en invierno, en primavera o en una tarde de verano. Porque la magia del bosque mediterráneo nos habrá atrapado para siempre.

11. Vía Verde de Alcoy


Un precioso recorrido por el interior de la Font Roja, siguiendo los pasos del antiguo ferrocarril que unía Alcoi con la ciudad de Alicante para dar salida a los productos fabricados en el interior de la provincia. 

Se trata de un camino de 10 kilómetros, a los que hay que sumar otros 10 más para volver, en el que vamos a atravesar numerosos túneles y algunos viaductos. Por lo que recomendamos hacerla en bici, como hicimos nosotros, porque si no se hace mucho más pesada y larga. 

En muchas webs veréis que os recomiendan llevar linternas porque hay túneles sin iluminación. Ya no, en 2019 la vía verde está completamente acondicionada.

Hay luz en todos los túneles, incluso en los más largos, en los que hay sensores de movimiento que encienden la luz en cuanto entras. 

Inicio de la Vía Verde de Alcoy

La ruta comienza en el barrio de Batoi. Está muy bien indicada, gracias a un gran cartel de madera. Además, aquí podemos encontrar un parking de tierra y unos aseos portátiles (aunque cuando nosotros fuimos estaban cerrados, suponemos que es porque era entre semana). 

El camino se encuentra asfaltado por completo, por lo que es muy fácil hacerlo en bicicleta, hasta para los más peques de la casa.

Y además, no tiene apenas desnivel. En este primer tramo, nos encontraremos numerosas personas que realizan la primera parte del sendero, por lo que hay que tener cuidado e ir siempre a una velocidad moderada. 

Tras pasar el primer túnel, bastante cortito, nos encontraremos el viaducto de Barxell, desde el que podremos observar el Xorro del Salt (que solo lleva agua en temporales de lluvia). 

Pasaremos otro túnel para llegar al Pont de les Set Llunes.

Un impresionante viaducto de 46 metros de altura y 260 metros de longitud, sobre el río Polop, desde el que tenemos una panorámica muy bonita del Parque Natural de la Font Roja. 

Viaducte de les Set Llunes

Ahora, el camino discurre por una gran pinada, alternando sol y sombra y atravesaremos varios túneles muy cortos.

Aquí, apenas encontraremos gente, por lo que podemos disfrutar de los sonidos de la naturaleza mientras pedaleamos tranquilamente hasta llegar al Mas de la Font de l'Olivereta, donde podremos hacer un descanso y disfrutar de las vistas. 

Seguimos nuestro camino y a unos 5 km desde el inicio, nos encontramos el Área de Descanso del Polideportivo Municipal. El fin de la ruta para mucha gente. Desde aquí salen numerosas rutas, como las que nos lleva al Santuario de la Font Roja. 


Nosotros seguimos, y en este tramo vamos a atravesar los túneles más largos de todo el recorrido, alguno de ellos por encima de los mil metros de longitud. Si no vais en verano, podéis tener hasta frío dentro de los túneles, debido a las fuertes corrientes de viento que hay en su interior. 

Además, pasaremos por el Viaducto de Sant Antoni, paralelo a la autovía que pasa por el interior de la montaña, donde nos encontramos las esculturas de hierro de los moros y cristianos, tan presentes en las fiestas de la comarca. 

Viaducte de Sant Antoni. A la derecha, la autovía A7

Justo después, otro área de descanso, en el que nos encontramos sillas y mesas de picnic, aparcabicis, y varios árboles que dan sombra. Aquí decidimos parar para comer, en un lugar bastante tranquilo, donde no veréis a casi nadie. 

Desde aquí puedes hacer otras rutas como la que nos lleva hasta las Pinturas Rupestres de La Sarga o el Poblat Ibèric d'El Puig d'Alcoi. 

Y también fue el final de la ruta, puesto que a partir de aquí, el firme se convierte en tierra con gravilla, apenas hay sombra y el paisaje es de campos de cultivo, así que decidimos volvernos.

Eso sí, la vuelta es cuesta abajo, así que debéis tener cuidado con la velocidad que puedes llegar a coger con la bici, ya que hay mucha gente haciendo la ruta andando y es peligroso, sobre todo dentro de los túneles. 

Cómo llegar 

No tiene pérdida alguna. Está todo bien señalizado y no te puedes perder.

Desde aquí, también se puede realizar la ruta que nos lleva hasta el Racó de Sant Bonaventura - Canalos, que hicimos hace un tiempo.

Para llegar al inicio de la vía verde solo tenéis que pinchar aquí abajo y os llevará hasta ella.



12. y para comer en Alcoy

Lolo Restaurante
Partida Rambla Alta, 98,
03801 Alcoy España
+34 965 54 73 73

Arrels restaurant
Agres ,N 6, 
03802 Alcoy España
+34 965 03 08 12

Sant Francesc 52
Carrer Sant Francesc, 52 C/ Sant Francesc, 52, 
03801 Alcoy España
+34 965 54 85 01

Restaurant Els Ponts
Maestro Espí, 17, 
03802 Alcoy España
+34 667 71 60 06

y algo mas económicos

La Bellota Y El Centeno
Calle San Lorenzo 3, 
03801 Alcoy España
+34 966 17 07 19

Soc Alcoiá
Calle Isabel II 13, 
03802 Alcoy España
+34 966 33 63 67

jueves, 28 de mayo de 2020

Ruta por el Valle de Bohí y el Parque Nacional de Aigüestortes, Lérida

Santa Maria de Taull | La iglesia de Santa María de Taüll, e… | Flickr
Santa María de Taüll, Lérida

Estas iglesias se han conservado a lo largo del tiempo gracias al aislamiento del valle hasta bien entrado el siglo pasado que hizo que no llegaran contructores, artistas, arquitectos ni sacerdotes dispuestos a reconvertir las obras iniciales.

Tesoros del Valle de Boí
Sant Climent de Taull

Valle de Boí. Ruta del Románico de la Vall de Boí

Welcome to Parque Nacional Aiguestortes, Spain's Most Beautiful ...

Parque Nacional de Aigüestortes

El Románico de la Vall de Boí es excepcional por la concentración en un espacio reducido de un número tan elevado de iglesias de un mismo estilo arquitectónico.

Indice:
  1. Como Llegar a Bonansa , Origen de nuestra Ruta
  2. Algo de Historia
  3. Oficina de Información y Centro del Romànico 
  4. Bonansa, Inicio de Nuestra Ruta
  5. Comer en Bonansa
  6. El Románico del Valle de Bohí 
  7. Comer en el Valle de Bohí
  8. Fallas
  9. Senderismo por el Valle de Bohí
  10. Parque Nacional de Aigüestortes
  11. Comer cerca del Parque Nacional de Aigüestortes

1. Como Llegar a Bonansa , Origen de nuestra Ruta

       

Cómo llegar a Bonansa en autobús:

22486 código postal de Bonansa
La estación de autobuses más cercana a Bonansa es la estación de autobuses de Vilaller situada a 6,92 kilómetros donde hay conexiones en autobús hasta Huesca y otras capitales de provincia.

Cómo llegar a Vall de Boí en tren:

La estación de tren más cercana a Vall de Boí es la estación de de media y larga distancia de Monzón-rÍo cinca situada a 82,47 kilómetros de Vall de Boí.

Horarios

Horario de la estación

Acceso ininterrumpido a andenes
Venta inmediata de billetes
Diario 6:00 a 22:00
Venta anticipada de billetes
Diario 9:00 a 13:00 y 15:00 a 20:00

Horario recogida 
Venta Telefónica
Diario 9:00 a 13:00 y 15:00 a 20:00

Teléfonos de contacto 

Información de estaciones 902 432 343
Renfe: 902 320 320 
Información, reserva, venta, cambio y anulación de billetes

2. Algo de Historia

Nueve iglesias, o para ser más exactos ocho y una ermita, construidas en diferentes poblaciones de un mismo valle pirenaico, el valle de Boí, y en un periodo de tiempo de poco más de cincuenta años, entre finales del siglo XI y mediados del XII, constituyen uno de los conjuntos más singulares e importantes del románico peninsular y europeo, declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000.

 El valle es el de Boí, enclavado en la comarca leridana de la Alta Ribagorça, un espacio natural privilegiado en el que se encuentra el único parque nacional en territorio catalán, el de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici, y que cuenta además con estaciones de esquí y fuentes de aguas minero-medicinales con propiedades terapéuticas conocidas, según se cree, ya desde tiempos de los romanos.

Pero ¿cómo y por qué en ese remoto valle y en ese momento tan concreto de la Edad Media se erigieron toda esta serie de iglesias? Y más contando con que era una zona de escasa capacidad productiva agrícola y ganadera, con una economía de subsistencia, y, por tanto, con nulas posibilidades de detraer recursos para tantas obras edilicias. 

Pues bien, la explicación tiene que ver con otro sector productivo, o quizá mejor lucrativo, la guerra, y con la voluntad de perpetuación de unos nobles, los barones de Erill, venidos a más por su relación con los reyes de Aragón, iniciada en tiempos de Sancho Ramírez y consolidada con sus sucesores Pedro I –quien les entregó el castillo de Zaidín, en el Bajo Cinca, en 1092 para la repoblación de su feudo– y Alfonso I el Batallador.

 El éxito de las campañas militares emprendidas contra las plazas y poblaciones musulmanas por los monarcas aragoneses proporcionó a los Erill cuantiosos ingresos que invirtieron en la construcción de iglesias en el territorio del que eran feudatarios, como forma de cimentar su prestigio y evidenciar su dominio, al margen de asegurarles, cabe suponer, una excelente relación con las autoridades eclesiásticas. 

Así, podría decirse, utilizando un anacronismo actual, que el botín obtenido con la guerra fue sometido a una operación de “blanqueo espiritual” a través de la edificación de una serie de templos dedicados a la mayor gloria de Dios… y de los señores de Erill, si bien hay que entender, claro está, que la guerra, y mucho más contra el infiel, era por aquellos tiempos no solo algo aceptado y bien visto, sino prácticamente preceptivo para cualquier cristiano que se preciara de serlo.

Sant Climent de Taüll.

Aunque la cronología de la secuencia constructiva de las nueve iglesias no ha sido establecida con precisión, sí hay una fecha, digamos que absoluta, sobre la que se ha ido perfilando la datación relativa del conjunto: 10 y 11 de diciembre de 1123, los días en que fueron consagradas, respectivamente, las iglesias de Sant Climent y Santa Maria de Taüll por el célebre obispo Ramón de la diócesis de Roda de Isábena, a la cual pertenecía el valle de Boí en aquel momento. 

Tomando como referencia esta fecha, grabada en una inscripción adosada a una de las columnas de la iglesia de Sant Climent, el resto se ha ido datando como ante quam o post quam, a partir de las diferencias estilísticas y constructivas respecto a las dos de Taüll, fechadas con exactitud. 

De todas formas, las variantes entre unas y otras son matices formales, ya que todas ellas comparten el mismo estilo constructivo, el llamado lombardo.

Santa Maria de Taüll.

Talleres itinerantes

Como era habitual en la época, los constructores de los templos debieron ser talleres itinerantes de avezados maestros, artesanos y canteros que se desplazaban con su conocimiento, sus herramientas y su “saber hacer” a donde eran requeridos por los comitentes, algo que, por otra parte, ha permitido en algunos casos seguir las huellas de su “trayectoria profesional”. 

Pero si bien es cierto que las iglesias del valle de Boí presentan rasgos tipológicos y estilísticos que las entroncan con el canon de la época, como la planta basilical, los ábsides semicirculares, las cubiertas abovedadas o los característicos arquillos ciegos y las bandas lombardas, tienen algunos componentes en cierta manera específicos, como sus espigados y simbólicos campanarios, el más alto de los cuales, el de Santa Eulàlia d’Erill la Vall, alcanza los 23 metros de altura.

Santa Eulàlia d’Erill la Vall.

Pero si hay un elemento verdaderamente diferencial en todo este conjunto patrimonial son las tallas en madera y, sobre todo, sus pinturas murales, auténticas joyas de la historia del arte, no solo en mayúsculas, sino en letras capitales.

Se conservan, aunque parcialmente, tres ciclos iconográficos, el de Sant Joan de Boí y los de Sant Climent y Santa Maria de Taüll, de los cuales, el primero sería el más antiguo –entre finales del XI y principios del XII–, y los dos de Taüll, contemporáneos el uno del otro, realizados alrededor de 1123 por el llamado Maestro de Taüll, al que podríamos considerar, por la calidad de su obra, un auténtico genio de su tiempo.

El descubrimiento del románico de los valles del Boí y de Arán

En el año 1907 el arquitecto modernista Josep Puig I Cadafalch (1867-1956), acompañado del fotógrafo Adolf Mas (1861-1936) y de varios historiadores del arte, se adentraron en los Pirineos ilerdenses en una misión que pretendía conocer y documentar el arte medieval de esta zona, en busca de una seña de identidad nacional, influidos fuertemente por el movimiento romántico.

 El impacto de esta expedición fue tremendo, pues estas iglesias nunca antes se habían fotografiado ni descrito, y, cuando los estudiosos las visitaron por primera vez, conservaban gran parte del mobiliario litúrgico medieval, y sus pinturas murales, muchas de las cuáles se trasladaron pocos años más tarde al Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Resulta difícil imaginar en la actualidad un viaje de estas características, cuando el ruido de una cabalgadura resulta un sonido extraño y casi exótico, y las cámaras de fotos se integran en modernos dispositivos electrónicos de tamaño minúsculo.

Sin embargo, todavía es más difícil imaginar la emoción que pudieron sentir al entrar en estas iglesias, e intuir sus paredes pintadas debajo de los retablos que las ocultaban.

En el diario que escribió Gudiol durante este viaje hay algunos episodios realmente vibrantes, que describen todas las emociones que sintió al ver todo este patrimonio desconocido.

Características

El románico del Vall de Boí y Val d'Aran está marcado indiscutiblemente por el marco paisajístico en que se encuadra: la impresionante cordillera pirenaica.

A pesar de la cercanía de ambos valles, situados en la esquina noroeste de la provincia de Lleida, el románico presente muestra distintas características generales.

Si en el Vall de Boí el románico lombardo es el gran protagonista, con magníficos edificios de los siglos XI y XII, el Val d'Aran muestra un románico más evolucionado, incluso tardío.

Aunque las iglesia del Val d'Aran mantienen todavía claros rescoldos del románico lombardo, ya aparecen puertas talladas con muy rica iconografía, propia del románico pleno y tardorrománico.

Que ver y hacer en el Valle de Bohí 

3. Oficina de Información y Centro del Romànico 

Barruera es el pueblo que ofrece más servicios y donde además está la oficina de información turística del Patronato de turismo de la vall de Boí.

Recomendamos la visita por toda la información que podemos recopilar. Mapas, visitas guiadas y además podemos comprar la entrada colectiva para visitar las Iglesias Románicas. 

También encontraremos información sobre las rutas que podemos hacer y sus diferentes niveles, duración etc.

Centro del Romànico en Erill la Vall

Otro de nuestros consejos es que antes de ir a ver las Iglesias, os paséis por el Centre Romànic de Erill la Vall. Un espacio de interpretación sobre el Románico para entender como se construyeron estas iglesias, muchas de ellas además como defensa y punto vigía, quién las construyó y el por que. Como vivían sus gentes en esa época etc. 

Centre del Romànic | Alta Ribagorça

De esta manera luego cuando visitemos las iglesias, las entenderemos mucho mejor.

El Centro de románico del Valle de Boí es actualmente la Entidad encargada de la gestión de todo el conjunto románico declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2000.

El espacio acoge, por tanto, la parte administrativa de todo el conjunto, pero también nos proporciona los medios necesarios para su conocimiento, a través de la exposición permanente del centro, de las visitas, de la apertura diaria del conjunto y de los materiales de promoción editados.

Servicios del Centro:

El Centro del Románico de la Vall de Boí ofrece:

Información práctica para visitar las iglesias: panfletos de información del conjunto románico, horarios de apertura, venta de entradas conjuntas.
Tienda con publicaciones especializadas en románico y patrimonio cultural, artículos de regalo: postales, puntos de libro...
Servicio de visitas guiadas para grupos durante todo el año mediante reserva previa (catalán, castellano, francés y inglés).
Servicio de visitas guiadas para el público general en horarios predeterminados durante los meses de verano, Semana Santa, puentes y fines de semana. 

EXPOSICIÓN:

Este espacio de interpretación proporciona al visitante las claves iniciales para conocer y entender el conjunto de iglesias románicas del Valle de Boí. 

Se puede descubrir de forma amena cómo llega el románico hasta aquí, de donde provienen la iconografía y la figuración de nuestro románico, como era la sociedad medieval, qué técnicas se utilizaban en la construcción y la decoración de las iglesias, el aspecto de estos templos a principios del siglo XX... 

Finalmente, las voces del pasado nos explican su vinculación con el patrimonio románico de la Vall de Boí.

Horario de apertura del Centro:
Todos los días del año excepto 01/01 y 25/12

De lunes a domingo de 9 a 14 y de 17 a 19h

Y este es el Croquis de nuestra ruta

     

4. Bonansa 

6 Excursiones inolvidables en Montanuy Bonansa 💚 | Turismo Huesca ...

Localidad oscense situada en la comarca de La Ribagorza en el Pirineo Aragonés.

 Se asienta en la ladera de un monte en la cuencia del río Noguera Ribagorzana junto al barranco de La Mola, un afluente del río Baliera.

Ermita de San Roque (Bonansa) - Wikipedia, la enciclopedia libreEl arte románico luce en Bonansa con construcciones como las ermitas de San Aventín y de San Roque, levantadas entre los siglos XI y XIII.

Ermita de San Roque, Bonansa

Desde su casco antiguo, que conserva la tradición rural pirenaica, se observan unos paisajes extraordinarios y en las proximidades del pueblo toman forma importantes rincones naturales como los Hayedos de Selba Plana, el Congosto de Obarra o el valle virgen de Castanesa.

Bonansa ofrece además numerosas actividades y deportes de aventura a través de sus rutas, senderos y barrancos.

Sus bosques son conocidos por su riqueza micológica, que atrae a muchos buscadores de setas a la zona.

 La ermita de San Aventín se encuentra en el término de la localidad española de Bonansa, en la Ribagorza, provincia de Huesca, Aragón.

Ermita de San Aventin, S.XI

Se encuentra en el pico de San Aventín, al nordeste del pueblo de Bonansa.

Se trata de una pequeña ermita del siglo XI1​ de nave única, acabada con un ábside.

La puerta, originalmente en el muro sur, se trasladó al muro oeste. El altar, en forma de "T" es el original del templo.

Ermita de San Aventín - Lista Roja del PatrimonioSenderismo en Bonansa Ruta de las Ermitas

Bonansa - Bonansa, es una ruta circular que como principal ingrediente tiene la visita a cuatro Ermitas románicas muy interesantes,

Ermita de San Aventin, S.XI

Todas ellas están reconstruidas, alguna, con poco acierto..

Es una ruta de poco mas de 10 kms, muy agradable,

Las vistas panorámicas son de primer orden. 

También pasas por una explanada de hierba, donde se encuentra la Roca de las Nueve Cadellas, un lugar mágico,... que se le atribuyen leyendas de brujas , muy propios de esta zona del Pirineo Aragonés.


5. y para comer en Bonansa:

Bar Restaurante Ca La Silvi
Calle costera, 3,
 22486 Bonansa España
+34 645 72 74 98

Restaurante Fonda Mas
Av. Progrés, 2, 
25552 Vilaller España
+34 973 69 80 09

6. El Románico del Valle de Bohí 

Nos ocuparemos en el apartado de Vall de Boí de las iglesias de Sant Climent de Taüll, Santa María de Taüll, Sant Joan de Boí, L'Assumpció de Coll, Santa Eulalia de Eril la Vall, Sant Feliu de Barruera, La Natividad de la Madre de Dios de Durro y Santa María de Cardet.

Entrada conjunta para visitar las iglesias del Valle de Boí

Si tienes intención de visitar varias iglesias es mejor que compres alguno de los tickets de visita conjuntos que se venden en el Centro del Románico de Erill la Vall.

Entrada a 3 iglesias: 7€

Entrada a 3 iglesias y Centro del Románico: 8€

Entrada a 5 iglesias y Centro del Románico: 10€

L'Assumpció de Coll

Santa Maria o església de l'Assumpció de Coll - Fires, festes, oci ...
L'Assumpció de Coll, Lérida

La iglesia de Santa María de la Asunción (L'Assumpció) de Cöll es un templo de una nave y ábside semicircular

Lo más interesante es su buena portada de arquivoltas de medio punto con columnas cuyos capiteles están esculpidos con motivos vegetales y zoomórficos

Encima del guardapolvos ajedrezado se colocó un magnífico crismón trinitario rodeado por aves y dos personajes, de los cuales uno es un flautista.

Santa María de Cardet

Santa Maria de Cardet | Alta Ribagorça
Santa María de Cardet, Lérida

Cardet es una aldea del Vall de Boí situado a casi 1.200 metros sobre el nivel del mar.

Su iglesia parroquial está dedicada a Santa María, habiendo sido erigida entre los últimos años del siglo XI y los primeros del XII más reformas de la decimoctava centuria, época en que se levantó sobre el hastial occidental su pintoresca espadaña de tres vanos.

Estamos ante otro de los edificios lombardos del valle, con la particularidad de disponer de una cripta bajo el ábside para contrarrestar la fortísima inclinación del terreno -un auténtico barranco- en la parte de la cabecera.

Sant Feliu de Barruera

Sant Feliu de Barruera | Vall de Boí
Sant Feliu de Barruera, Lérida

Sant Feliu de Barruera es una de las iglesias de más antiguo origen -si no la que más- de esta comarca de Vall de Boí. Se encuentra a un lado de la carretera L-500 que cruza la población, junto a la gasolinera.

Lo primero que llama la atención es su extraña volumetría, un tanto asimétrica e irregular. El motivo no es otro que el rosario de transformaciones que ha sufrido desde el siglo XI en que se comenzó a construir.

Se especula que el proyecto original contemplase una estructura basilical de tres naves y tres ábsides. Sin embargo, en todo caso, lo que se comenzó a construir fue una nave con un ábside semicilíndrico cabalmente lombardo con lesenas y arquillos sencillos.

Cuenta la iglesia también con parte de un transepto al que se añadió en el siglo XII un absidiolo sur, ya no con silabeemos sino sillares toscamente cortados. En el muro norte se añadieron posteriormente dos capillas.

En cuanto al campanario de los pies, los cuerpos inferiores son románicos, no así el superior, del siglo XVI.

La Natividad de la Madre de Dios de Durro

Iglesia Romana De La Natividad De La Madre De Dios De Durro ...
Natividad de la Madre de Dios de Durro, Lérida

Durro es otro pueblo de la Vall de Boí emplazado a 1386 metros de altura. La iglesia parroquial dedicada a la Natividad de la Madre de Dios es un templo románico lombardo de una nave, ábside (transformado) con un campanario en el costado norte.

Hay que destacar, por lo poco frecuente, su puerta norte con arquivoltas de medio punto sobre columnas, al modo del románico internacional. Sobre el guardapolvos ajedrezado hay un relieve cuadrado empotrado con un Crismón Trinitario rodeado por leones y aves.

Saint Quirc de Durro

San Quirce de Durro Church : monuments in Vall de Boí, La, Lleida ...La ermita de Sant Quirc se sitúa en un marco privilegiado, en la montaña de Durro, a una altitud de 1.500 metros.

Saint Quirc de Durro, Lérida

Su emplazamiento no es aleatorio, sino que se trata de una marca territorial vinculada al espacio social trabajado por la comunidad y a la tradición de origen pagano de correr fallas.

Es un edificio del siglo XII, de dimensiones reducidas y con aportaciones barrocas.

En su interior apreciamos la convivencia armónica de diferentes momentos artísticos, con la copia del frontal de altar románico, la imagen de estilo gótico de San Quirc y Santa Julita y el retablo barroco

Santa Eulalia d´Erill La Vall 

Santa Eulàlia d'Erill la Vall | Alta Ribagorça
Santa Eulalia d´Erill La Vall, Lérida

Templo que tiene la característica de contar con una cabecera de tipo triconque, es decir, que junto al ábside de planta semicircular habitual se construyeron a modo de breve transepto dos absidiolos en disposición perpendicular también cilíndricos. El resultado en una planta trebolada en dicha cabecera.

Pero la iglesia de Santa Eulalia de Erill la Vall es, especialmente, conocida por disponer de una de las soberbias torres campanario que han hecho famoso el románico lombardo del Vall de Boí.

De nuevo, el sentido vertical y puntiagudo de la construcción se adapta perfectamente al paisaje montañoso. Su esbeltez y altura es compensada con varios pisos de ventanales ajimezados con su correspondiente friso de arquillos.

Es esta iglesia se conservó el famoso conjunto del Descendimiento con varias figuras que hoy se reparten el Museo de Arte de Cataluña y el Museo Episcopal de Vic. En la actualidad hallamos una fina y espectacular reproducción del conjunto en el arranque del ábside principal.

Sant Joan de Boí

Sant Joan de Boí - Viquipèdia, l'enciclopèdia lliure
Sant Joan de Boí, Lérida

San Joan de Boí es otra de las joyas románica que podemos encontrar en este valle. Se encuentra en la zona baja de la aldea de Boí.

En un principio se asemejaría a Sant Climent y Santa María de Taüll con sus tres naves y cabecera de tres ábsides escalonados con arquerías y lesenas. También dispuso de una gran torre como los templos citados. Sin embargo, las ruinas y reformas se cebaron más en este edificio que en el resto del grupo.

Por ejemplo, en el siglo XVIII se modificó el ábside central, adquiriendo entonces su muro plano. También la torre perdió con los avatares del tiempo parte de los pisos superiores románicos tan característicos y bellos.

Otra alteración sufrida data de hace mucho menos tiempo: el siglo XX. En efecto, entre 1919 y 1923 se arrancaron los restos de pinturas románicas que cubrían su interior para llevarlos al MNAC. Hoy cuenta con un conjunto de reproducciones fidedignas.

Santa María de Taüll (Tahull)

Santa María de Taüll en Tahull: 7 opiniones y 35 fotos
Santa María de Taüll, Lérida

Santa María de Taüll es otra de los platos fuertes del románico en el Vall de Boí. Se ubica a escasa distancia de Sant Climent, en la parte alta del pueblo donde destaca por su agudo campanario.

Construida en las primeras décadas del siglo XII, presenta tres naves y cabecera de tres ábsides.

Además de su hermoso campanario de tipo lombardo, lo más destacable de Santa María de Taüll es el conjunto de pinturas murales, cuyos originales se encuentran, como tantos otros, en el MNAC (Museo Nacional de Arte de Cataluña).

Los frescos representan, entre otras muchas escenas, la Epifanía, con la Virgen María y el Niño en presencia de los Magos.

Bajo la Epifanía, aparecen las elegantes figuras de San Pedro, San Pablo, San Andrés y San Juan Evangelista. Bajo ellos, se dispusieron medallones circulares con animales.

Pintura Románica

Sant Climent de Taüll (Tahull)

Sant Climent de Taüll - Viquipèdia, l'enciclopèdia lliure
Sant Climent de Taüll, Lérida

El Valle de Boí (Vall de Boí) ha sido declarado recientemente Patrimonio de la Humanidad gracias a iglesias de la importancia y hermosura de Sant Climent de Taüll (San Clemente de Tahull) que es el emblema de toda la comarca.

Sant Climent de Taüll es unas de las últimas construcciones del románico lombardo en Cataluña, consagrada en 1123, lo que se percibe en la elegancia y seguridad de la fábrica del edificio, fruto de más de un siglo de experiencia en la arquitectura lombarda.

La belleza de esta obra hay que buscarla en la armoniosa compensación de sus volúmenes y en la integración con un paisaje pirenaico grandioso.

El templo es de tres naves separadas por grandes columnas sin apenas capiteles.

Tres ábsides escalonados con las típicas lesenas y arquillos lombardos cierran la iglesia por el este.

La torre campanario es lo más hermoso. Consta de seis cuerpos con vanos múltiples segmentados por maineles. La planta es estrechísima en relación a su altura lo que le confiere un acusado sentido ascensional.

En la cabecera se encontraban las célebres pinturas del siglo XII que representaban a Cristo en Majestad en la Mandorla Mística y que se conserva actualmente en el Museo Nacional de Arte de Cataluña desde el año 1920.

Décadas después se procedió a colocar en el ábside una copia de dichos frescos.

Sin embargo, recientemente en el año 2013, ante la degradación de las citadas réplicas se tomó la decisión de eliminarlas y dejar al descubierto los restos o improntas originales de esta majestuosa obra pictórica románica de tradición bizantina.

Para que el turista pudiera disfrutar del aspecto que ofrecía este templo se han instalado seis focos de proyección tipo mapping digital sobre el ábside central que recrea con perfección audiovisual la belleza de su contenido original.

 Dicha proyección -espaciadas cada hora- dura sólo unos minutos pero merece la pena asistir a contemplarla.


7. para comer en el Valle de Bohí


Restaurant La Granja
Santa Eulalia 1,
 25528 Erill La Vall, Vall de Boí España
+34 973 69 63 22

Ca La Pepa
Ctra de Taull 32, 
25528, Vall de Boí España
+34 973 69 63 12

El Caliu
Carretera Pistes
, 25528 Taüll, Vall de Boí España
+34 973 69 62 12

8. Fallas

Las Fallas de la Vall de Boí conocidas también como fiesta del fuego se celebran desde la antigüedad en los diferentes núcleos urbanos del Valle.

Las Fallas - Apartaments Alta Muntanya

Se inician en colinas altas y entre pueblos, más conocidos como faros o puntos de vigía, que en épocas pasadas tuvieron finalidades defensivas.

Las Fallas celebradas en todos los pueblos del Valle consiste en bajar unos grandes troncos en llamas desde lo alto de una montaña hasta el pueblo en cuestión. 

Al final lo que se ve, es una gran serpiente de fuego que desciende de las montañas.

La imagen que vemos desde abajo es impresionante y muy mágica.

 La bajada acaba en el correspondiente pueblo con una gran fiesta, música y baile.

Para hacernos una idea clara de lo que son o representan tenemos que decir que se celebran desde hace más de dos mil años.

También han sido y son un ritual que representa el paso de la infancia a la vida adulta, demostrando así la madurez y la fuerza física.

Se suele celebrar durante las fechas del solisticio de verano y la verdadera finalidad es el fuego, que representa el quemar las cosas malas que han pasado durante todo el año y así auyentar los malos espíritus.

Una manera de empezar de nuevo limpios y purificados. Es una de las fiestas más importantes de Lleida y de Catalunya.

A día de hoy Las Fallas de la Vall de Boí se han convertido en un símbolo turístico en representación de la comarca.

9. Senderismo: Las mejores rutas por el Valle de Bohí

Una vez nos encontramos dentro del increíble paisaje de este valle, te mostramos las mejores rutas por la Vall de Boí. Rutas ancestrales que unen poblados como, Erill la Vall, Boí, Taüll etc. Donde hombres y animales han trazado estos caminos desde tiempos inmemorables.


Donde además encontraremos los más bellos rincones, veremos sus Iglesias de ate Romànic y donde además conoceremos la verdadera belleza de este mágico valle. Os dejamos algunas rutas de las muchas que hay, en invierno se pueden hacer con raquetas de nieve o con la practica de esquí.

Salencar de Barruera

Pequeño paseo de dos kilómetros y sin desnivel con una duración de una hora. Salencar de Barruera es un ruta especial para hacer con niños pequeños o gente mayor.

De Barruera a Durro 

Ruta con una duración de 1:30 horas en un recorrido de dos kilómetros y medio con una elevación de 275 metros. Durante el recorrido conoceremos el típico paisaje pirenaico. Apta para toda la familia.

Planell de Aigüertores 

Ruta espectacular en el Parque Nacional de Aigüestortes. La ruta de las pasarelas de Planell d’Aigüesortes está adaptada para discapacitados con silla de ruedas. Para que todos podamos disfrutar de este viaje. La recomedamos para hacer con niños pequeños y también para personas mayores por su sencillez y su gran belleza. Podéis ver el video en este enlace.

Ruta de Boí a Taüll 

Paseo tranquilo que no llega a una hora de duración casi sin desnivel. La distancia es de 1,10 kilometros. Recomendada para toda a familia.

De Barruera a Erill la Vall 

La distancia a recorrer son 4 kilometros con una duración de casi dos horas. Esta pequeña excursión es apta para toda la familia.

Planell d’Aigüestortes a Estany Llong

Ruta de 9 Kilometros con un desnivel de 200 Mts por unos paisajes de cuento. La ruta sale de Planell d’Aigüestortes al que llegamos en Taxi y el final de la ruta es el refugio de Estany Llong y tiene una duración de 3 horas más o menos. Más información aquí

Besiberri Norte

Esta ruta es de gran dificultad, con una altitud de 3014 Mts, con una distancia a recorrer de 13,24 Kilómetros por Parque Nacional y una duración de 9 horas. Se puede hacer desde el Valle de Arán o desde el Vall de Boí ya que esta cima está ubicada en Lleida, una de las más importantes de Cataluña. 



10. Parque Nacional de Aigüestortes

Parque Nacional de Aigüestortes 🏔Guía Mágicos Pirineos 2020
Parque Nacional de Aigüestortes

Otro de los grandes reclamos del Vall de Boí es el Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio. Con montañas como el Gran Tuc de Colomers con sus 2.931 metros de altitud. O Els Encantats de 2.479 Metros.

Creado en 1955 y es el único parque nacional español situado en la comunidad autónoma de Cataluña.

Cumbres que superan los tres mil metros de altura; ríos, barrancos, cascadas y ciénagas que nos hacen sentir, verdaderamente, el país del agua; más de 200 estanques de formas y colores diversos, y una gran diversidad de especies animales y vegetales que luchan para sobrevivir en un medio físico riguroso dan vida a este espacio natural protegido único del sur de Europa.


Carros de Fuego, Carros de Foc: Una bella ruta pirenaica
El parque tiene un gran valor biológico. Los grandes desniveles que presenta originan los diferentes ecosistemas: prados, cultivos y bosques caducifolios en las cotas más bajas, bosques de hoja perenne en las cotas medias, y prados y rocas de alta montaña en las cotas más altas.

 Dado que desde hace años ha sido un espacio protegido y su acceso relativamente inaccesible, ha preservado la flora y la fauna en un estado bastante salvaje. Pese a todo, la huella del hombre es inevitable y el parque todavía está explotado por el ganado, el turismo y las centrales hidroeléctricas.

La geomorfología del alto Pirineo permite que los ecosistemas que se dan dentro del parque sean muy variados, por una parte a causa de las diferentes altitudes y por otra, la orientación de las vertientes.

En todas las altitudes existen pequeños ecosistemas producidos, bien por las umbrías, los márgenes de ríos rápidos o a los lagos de aguas tranquilas.

Vegetación

En las partes bajas de los valles, en el piso montano hasta unos 1500 m, se encuentran mayoritariamente bosques caducifolios con roble pubescente, fresno, haya y avellano. 

Estos lugares, pero, han sido los más alterados secularmente por la acción humana y en muchas ocasiones están ocupados por prados de siega o de diente, matorrales dominados por boj o bosques secundarios de pino silvestre.

El Parque Nacional de Aigüestortes | Ir Oui Come, el blog
Más arriba, de 1500 m hasta encima de los 2000 m, comienza el dominio de los pinares de pino negro.

En el estrato arbustivo de las partes umbrías vive el rododendro y el arándano". 

La gayuba y el enebro prefieren lugares más soleados. 

En las vertientes más umbrías y húmedas, por debajo de los 2000 m crecen importantes bosques de abeto. 

La Mata de Valencia es el abetar más importante de los Pirineos.

 Acompañando al bosque se localizan el mostajo y los serbales (el serbal de cazadores, y el Sorbus chamaemespilus), arbolillos de poca altura caracterizados por el color grisáceo de sus troncos y ramas, así como por sus frutos rojos que desde el mes de julio persisten hasta el invierno.

Aigüestortes i Estany de Sant Maurici
En los pastos alpinos, por encima de los 2300 m, ya no existen los bosques pero se pueden encontrar numerosas especies de la flora de alta montaña, por ejemplo la genciana alpina, la genciana nival, la genciana de Burser, la saxífraga púrpura o diferentes ranúnculos.

Una parte de las especies del parque (aproximadamente un 8%) son endemismos pirenaicos en sentido amplio. 

Alrededor del 7% tienen distribución estrictamente bóreo-alpina o ártico-alpina, y llegaron a los Pirineos durante la última glaciación. 

El grupo más importante de especies de la flora del parque corresponde al elemento eurosiberiano, es decir, a las plantas propias de la Europa central húmeda.5​

Fauna

Parque Nacional de Aigüestortes 🏔Guía Mágicos Pirineos 2020

La fauna del parque, aunque es muy interesante, se comporta discretamente y es difícil de observar. Hace falta paciencia y un poco de suerte para ver a las especies más emblemáticas. 

Aproximadamente hay unas 200 especies de vertebrados, de las que casi dos terceras partes son aves. 

Cabe destacar la presencia del urogallo, el águila real, el quebrantahuesos, el buitre leonado, la perdiz nival, el pito negro o el treparriscos.

Se encuentran también paseriformes tales como el arrendajo, la lavandera blanca, el gorrión alpino, el agateador norteño o el roquero rojo.

Parque de Aigüestortes, Cataluña | turismo de montaña ...
Algunos de los mamíferos más representativos son el sarrio o rebeco (rupicapra pyrenaica), el jabalí, el armiño, la marta, el lirón gris, la ardilla roja o el corzo. 

La marmota y el gamo fueron introducidas durante el siglo XX.

En las orillas se puede encontrar el desmán ibérico.

Los dos ríos principales, el San Nicolás y el Escrita, y la mayoría de los lagos están poblados por la trucha común que tiene que compartir el espacio con otras especies piscícolas alóctonas que fueron introducidas años atrás por los pescadores.

Entre los anfibios, el tritón pirenaico, endémico del norte de la Península Ibérica, es significativo por su rareza. 

En cambio, la rana bermeja es muy abundante.

Se encuentran también reptiles, como la culebra verdiamarilla o la venenosa víbora áspid.

Recordamos al lector que para acceder al Parque Nacional de Aigüestortes desde el Vall de Boí puedes coger un Taxi que sale desde la plaza del pueblo de Boí.



Hay una gran cantidad de rutas para todos los niveles y muchas de ellas muy sencillas y para hacer en familia.

Te dejamos un enlace de la web por si quieres más información sobre el Parque Nacional de Aiguestortes.



11. y para comer cerca del Parque Nacional de Aigüestortes


Cafe Bistro e Bo
Placa Doctor Benavent, Nº 3, 
25597 Espot España
+34 635 48 84 43

Restaurante Palmira
Carrer de Peguera, 3, 
25597 Espot España
+34 973 08 30 20

Al Dente
Calle de la Xaulet Espot/ Lleida / Espanya, 
25597 Espot España
+34 635 48 84 43
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Stop Covid-19

Stop Covid-19
Mascarillas Certificadas