domingo, 5 de abril de 2020

Almeria, bien merece una Escapada

Guía de la ciudad de Almería
Alcazaba de Almeria

Catedral de Almería, un gran templo-fortaleza
Catedral de Almeria, Templo-Fortaleza

Almería se ha convertido desde hace unos años en nuestra tierra de adopción. Aunque buena parte del año nos dedicamos a viajar, el resto del tiempo lo pasamos en un pueblecito perdido por la zona del Cabo de Gata.

Indice:
  1. Como Llegar
  2. Algo de Historia .
  3. La Alcazaba
  4. Muralla de Jayrán
  5. Plaza de la Constitución
  6. Catedral de la Encarnación
  7. Plaza de la Catedral
  8. Iglesia de Santiago
  9. Museo Refugios de la Guerra Civil
  10. Muelle El Alquife
  11. Estación Intermodal de Almería
  12. Aljibes árabes de Almeria
  13. Casa Roche
  14. De Tapas por Almeria
  15. Fiestas Populares de Almeria
  16. Comer en Almeria
  17. Que ver en los alrededores de Almeria

Allí hemos encontrado un equilibrio perfecto: recargamos las pilas antes de seguir mochileando por el mundo y aprovechamos todo lo bueno que ofrece esa tierra, que créenos, no es poco. En este post compartimos las mejores cosas que ver y hacer en Almería.

1. Como Llegar:

CarreterasLa ciudad de Almería está situada en el extremo sureste de la península ibérica, en la Comunidad Autónoma de Andalucía

Existen varias vías sobre como llegar a Almería, por tren, barco, avión o por carretera.

En esta sección podrás ver toda la información de como llegar a Almería.

Almería cuenta con una amplía red de carreteras, el visitante puede llegar fácilmente por autovía por cualquiera de las provincias vecinas, Málaga y Granada por la A-92, y Murcia por la A-7.

Almería cuenta con un aeropuerto, situado a 9 km al este de la capital entre los núcleos urbanos de La Cañada y El Alquián, Ctra. De Nijar, Km 9. Si necesitas aparcamiento en Almería, puedes hacer ya tu reserva online de Parking.

Otras vías de llegadas:

*el puerto marítimo de pasajeros comunicado con Ghazaouet, Melilla, Nador u Orán. Compra o mira los horarios de Ferry.
*la estación intermodal que alberga la estación de trenes de RENFE.

De esta manera, llegar a Almería es muy sencillo y se cubren todas las vías.

Teléfonos y datos de interés:

AENA Aeropuerto de Almería 950 213 700
Adif Estación Intermodal 902 432 343
Autoridad Portuaria de Almería 950 236 033

        

2. Algo de Historia 

El Paleolítico en Almería se caracteriza por reducidos grupos nómadas, cazadores y recolectores. No son demasiado abundantes los yacimientos paleolíticos en la provincia, siendo al más antiguo de ellos el de Cueva de Zajara I, en Cuevas de Almanzora.

Ya en el Neolítico, y aún antes en el Paleolítico superior, aparecen las primeras aldeas y los primeros espacios dedicados exclusivamente a enterramientos.

Cueva de los Letreros - Wikipedia, la enciclopedia libre
De esta época datan las pinturas rupestres de la Cueva de los Letreros, en Los Vélez, entre las que destaca el famoso Indalo, convertido hoy día en símbolo de toda la provincia.

Cueva de los Letreros, Almeria

Si bien los más románticos lo vieron como un hombre sosteniendo un arco iris, no es más que un arquero buscando su presa en el cielo.

Fue Luis Siret y Cels, eminente arqueólogo belga, quien descubrió la riqueza prehistórica -particularmente de la Edad de los Metales- de Almería.

Dijo de Almería que era "un museo a cielo abierto".

Los Millares, la prehistoria de Almería - Nos Movemos ContigoEn efecto, Almería es cuna de dos de las culturas más importantes de la Edad de los Metales en la península: la cultura de Los Millares y la cultura de El Argar.

Los Millares, Almeria

Es en la Edad del Cobre o Calcolítico (3000-2150 a.C.) cuando surge la primera ciudad de que tenemos noticia: el poblado de Los Millares, situado estratégicamente en un espolón de roca entre el río Andarax y la rambla de Huéchar, al S de la provincia. 

Más adelante, en la Edad del Bronce (1700-1400 a.C.), nacerá una cultura igualmente influyente, la de El Argar. 

Antigüedad: fenicios, cartagineses, romanos. Periodo visigodo.

Las culturas de la Edad de los Metales mantuvieron contacto con civilizaciones de todo el Mediterráneo, prueba de ello son las colonias que pueblos como los fenicios fundaron años más tarde, en el siglo VIII a. C. Abdera (Adra) y Baria (Villaricos) fueron las más importantes, centros eminentemente comerciales y pesqueros que mantenían a su vez contactos con navegantes griegos.

 El control fenicio se convirtió en cartaginés cuando la civilización púnica se extendió por el SE peninsular, control que se extinguiría el año 209 a.C. con la II Guerra Púnica. De la época fenicia y cartaginesa se conservan numerosos restos, en Vera, Los Vélez y Dalías.

Almería cayó en las manos de Roma durante la campaña de Escipión el Africano contra los cartagineses. Los romanos la llamaron Portus Magnus, quedando la ciudad enclavada en la Hispania Ulterior. 

Plinio el Viejo la menciona en su obra; no en vano se convirtió en uno de los puertos más importantes del S de Hispania. Roma trajo la organización territorial, las vías de comunicación y los impuestos, y explotó sistemáticamente los recursos mineros del territorio, entre ellos el mármol de Macael. 

En Adra y Torregarcía y en la capital, en el mismo Parque Nicolás Salmerón, se conservan salinas y factorías de salazón de esta época. Otros restos de gran importancia son el Dionisio de Chirivel, el sarcófago de Berja, el Daymún (templo funerario de época tardorromana) de El Ejido y el puente y restos de vía romana de Bayanna, a las afueras de la capital.

Almería fue ocupada más tarde por vándalos y visigodos. 

Tras un breve periodo de ocupación bizantina (el SE español fue el único territorio peninsular en su poder duranto varios años), Suintila integra definitivamente a Almería en el reino visigodo el año 621 y expulsa a las fuerzas de Bizancio. En esos años, mantuvieron su importancia las antiguas poblaciones de Abdera, Urci y Baria.

Periodo musulmán

Quedan pocos siglos para que Almería alcance su primer cénit histórico, político y socioeconómico. La gran historia de Almería comienza en efecto con la ocupación musulmana, iniciada el año 713 a manos fundamentalmente de poblaciones de origen beréber y yemení, cuya más pronta aportación fue la remodelación sustancial del paisaje y método agrícola.

El periodo musulman se divide en dos fases, separadas por un breve periodo de ocupación cristiana, el decenio entre 1147 a 1157, en que los ejércitos de Alfonso VII ocuparon la ciudad y la provincia. 

No obstante, aunque breves, estos diez años supusieron una ruptura insalvable en el crecimiento de la Almería musulmana. La primera fase destacable va así pues desde la fundación oficial de la ciudad en 955 hasta 1147, y la segunda desde 1157 a 1489.

Los antecedentes del periodo 955-1147 se encuentran en la fundación a principios del s. VIII de un asentamiento en lo que entonces eran los aledaños de la desembocadura del río Andarax, que en aquella época tenía su boca a la altura de lo que hoy es La Juaida.

 Se trataba de Bayyana, la actual Pechina. Su estratégica posición le permitió convertirse en un próspero centro de comercio que dio origen a la que se denominó República Marítima de Pechina.

 Y no sólo en lo material se enriqueció el bajo Andarax, también en lo espiritual.

 En efecto, Pechina fue cuna del más importante sufismo ibérico. Aquí emigraron los últimos discípulos del sufí cordobés Ibn Massarra: el almeriense Ibn Al Arif fundó la Escuela de Almería por la que discurrieron Ismail Al Rouayni de Córdoba (cuyo nombre, sorprendentemente, bautizó a la actual pedanía de El Ruini posiblemente porque vivió en ella), Abu Madyan y probablemente el más grande místico sufí de Al Andalus, el murciano Ibn Arabi. 

Se ha escrito mucho sobre el origen del nombre de la ciudad y provincia. El movimiento indaliano, siempre tan idealista, pensaba que Al Mariyyat querría decir en árabe "Espejo del Mar", pero es mucho más probable que el topónimo provenga de la palabra "al miraya", "torre vigía". 

En efecto, Al Mariyyat funcionó como puerto y defensa de una Bayyana próspera y enriquecida, que se convertiría en uno de los centros comerciales más importantes de Al Andalus como ya dejó reflejado en sus crónicas Al Himyari.

Llegamos así a la fundacion oficial de la ciudad en 955, año en que Abderramán III (o Abd-er-Rahman) ordenó iniciar las obras de una fortaleza, la Alcazaba, cuyo objetivo era defender el área de la amenaza que suponía el califato fatimí, oriundo de Túnez. 

La Alcazaba se convierte así en la fortaleza musulmana más grande de España y de Europa, con 43.000 metros cuadrados que le permitían albergar todo un destacamento militar de 20.000 hombres, los palacios de los sucesivos reyes e incluso lugares de resguardo para la población en caso de ataque. 

Más adelante será objeto de remodelaciones y ampliaciones por parte de reyes musulmanes y de los Reyes Católicos.

La desintegración del califato de Córdoba en el s. XI da lugar a los reinos de taifas, entre ellos el de Almería, que tendría su primer rey en Jairán (o Hayran), remodelador de la Alcazaba.

Almería ya es mucho más importante que Bayyana y se convierte en una ciudad de nueva planta califal, dotada de una mezquita mayor (la actual iglesia de San Juan, en ella se conservan hoy la qibla y el mihrab originales) y un activo puerto, que con los años sería el más importante puerto comercial de todo Al Andalus.

 En efecto, este siglo constituye el primer cénit histórico de Almería. 

Era entonces una ciudad amurallada, con un trazado urbanístico árabe clásico y tres barrios bien diferenciados: el barrio de Al Hawd (o el Aljibe), el de la Musalla y el principal, la Medina (por donde corre hoy la actual calle de la Almedina).

Reinó durante la segunda mitad del siglo Almotacén (o Al Mutasim) (1052-1091), el rey poeta, que enriqueció la corte con literatos y científicos. Se introdujeron avances en los sistemas de regadío; en la ciudad florecían los baños y las mezquitas y efervescía en el puerto el comercio de la seda, el aceite y la uva. Buena prueba de todo ello nos deja la obra de Al Idrisi.

La taifa almeriense terminó con la invasión almorávide, pero la ciudad continuará siendo un auténtico emporio comercial muy codiciado por los cristianos. Es entonces cuando Alfonso VII, el Batallador, decide tomar la ciudad con ayuda de catalanes, francos, pisanos y genoveses (estos dieron su gentilicio a la playa en que desembarcaron, en Cabo de Gata); los ejércitos entraron en la ciudad el 17 de octubre de 1147. Como ya dijimos antes, fue un periodo efímero de ocupación, que sin embargo truncó totalmente el desarrollo de la capital y su territorio.

Almería volverá a ser musulmana con la toma de los almohades, pero jamás recobrará su antiguo esplendor.

En el s. XIII, pasa a formar parte del reino nazarí de Granada, siendo gobernador Abbu-i-Abbas, quien intentó reconstruir la ciudad sin demasiado éxito. Fue en parte responsable de ello una sequía que comenzó el año 1227 y desestabilizó gravemente la agricultura y el comercio de toda la región.

De la época musulmana se conservan innumerables restos. A la Alcazaba y los restos de la mezquita mayor hay que sumar los aljibes de Jairán, que en una época abastecieron a la ciudad, y las murallas construidas por el mismo rey. 

También se conservan lienzos de la muralla del puerto y restos de la puerta de Pechina, en el subsuelo de la Rambla Obispo Orberá. 

No sólo ciudades florecieron en la Almería musulmana: se pueden encontrar diseminados por los Filabres, las Alpujarras y el valle del Almanzora numerosos baños, mezquitas y castillos.

En 1489 los Reyes Católicos conquistaron Almería, cuyas poblaciones en la mayoría de los casos capitularon pacíficamente, con la excepción de contadas rebeliones mudéjares.

Conquista cristiana y Edad Moderna

El siglo XVI es el siglo del retroceso y abandono de la ciudad y la provincia. Fueron varios los factores que influyeron en esto; en primer lugar, Almería estaba apartada de cualquier ruta comercial americana, y vio pasar de largo todas las riquezas provenientes de Nuevo Continente y la actividad que trajeron consigo. 

Por otro lado, se prodigaron en estos cien años tanto los terremotos como los ataques de los piratas berberiscos y turcos como Barbarroja (en el siglo siguiente, les sucederían los de la armada inglesa). 

Especialmente funesto fue el seismo de 1522, que destruyó la ciudad casi completamente y redujo la población a tan solo 700 habitantes que se asentaron en torno a la catedral de nueva construcción.

El terremoto de 1522 la destruyó completamente y fue entonces cuando Fray Diego Fernández de Villalán, obispo de Almería, mandó construir el actual bajo la advocación de Nuestra Señora de la Encarnación.

Su aspecto exterior le da clara apariencia militar; en efecto, se trata de una de las únicas catedrales-fortaleza de su clase en España: sólidos contrafuertes, torres albarranas, gruesos muros, escasez de vidrieras... 

El santoral en Almería es rico en leyendas. El antedicho San Indalecio es el patrón de la ciudad y sus restos vinieron a descansar a Almería después de siglos en la abadía de San Juan de la Peña, en Huesca. 

San Indalecio fue uno de los Siete Varones Apostólicos, evangelizadores de Andalucía, quienes, según viejas tradiciones recogidas en escritos mozárabes, acompañaron a Santiago el Mayor en la evangelización del sur de España a mediados del s. I d.C. 

Entre ellos estaban también Tesifón, Torcuato, Segundo, Hesiquio, Cecilio y Eufrasio; todos ellos fueron obispos de poblaciones del S y SE español (entre ellas Berja y Abla) antes de la ocupación musulmana. 

Pero quizá lo más interesante fueron las afirmaciónes que sobre ellos se encontraron inscritas en los famosos plomos del Sacromonte, documentos inscritos en ese metal y descubiertos en la abadía granadina en el s. XVI. 

En ellos se afirma, en un intento sincrético por parte de pensadores moriscos de unir islam y cristiandad, que todos ellos eran de origen árabe. Así, Indalecio se habría llamado, antes de su latinización, Ibn Al Mugira.

Otro santo presente en Almería es San Valentín, cuyos restos se creen ocultos en algún lugar de la catedral, si bien este honor le es disputado por la iglesia de San Antón, en Madrid y la abadía de Terni, en Italia.

Los moriscos

La segunda mitad del siglo XVI estuvo marcada en toda la provincia por el levantamiento y posterior expulsión de la población morisca. Los moriscos, extensa comunidad de religión y cultura musulmanas a la que se había permitido permanecer en la península previa conversión, veía sin embargo sus derechos y su dignidad continuamente negados desde la firma de las Capitulaciones. 

La poblacion morisca era, a pesar de la incipiente repoblación cristiana, mayoritaria en amplias regiones de la provincia, como las Alpujarras y el alto Almanzora. Fue precisamente en la Alpujarra almeriense donde en 1568 se rebela el laujareño Abén Humeya (nacido Fernando de Válor y convertido al islam); la insurreción se propaga a toda la provincia y pronto Vera es conquistada y Cuevas de Almanzora atacada. 

En su retirada, Abén Humeya fundó en Purchena una competición para celebrar el nombramiento de la ciudad como cabeza del valle del Almanzora. Se trataba de unos juegos deportivos y culturales de innegable analogía con el olimpismo, que incluian la lucha, las carreras a pie y a caballo, el tiro y la poesía y que han sido recuperados hoy día, recibiendo el elogio de, entre otros, Juan Antonio Samaranch y el Comité Olímpico Internacional. 

Vuelve más adelante Abén Humeya a Laujar donde crea una casa real con vocación dinástica (ya había sido Laujar de Andarax asiento real con Boabdil a principios del siglo XVI), pero es asesinado, víctima de sus propios colaboradores en una oscura intriga palaciega. 

Poco a poco la resistencia morisca se desvanece.

Prueba de que había sido enormemente dura es que Felipe II decidiera enviar al mejor y más temido de sus militares, Juan de Austria, quien pronto acaba con el breve reino morisco. Se reemprende así la expulsión de la población musulmana, que culminará con Felipe III.

Uno de los episodios más sangrientos de la represión contra los moriscos tuvo lugar en Níjar, y constituyó lo que se convino en llamar el negocio de Inox. En las revueltas de la Navidad de 1569, cientos de familias moriscas acudieron a refugiarse al castillo morisco del peñón de Inox, cercano a Níjar. 

Informados los cristianos, reunieron un improvisado ejército de mercenarios que se adueñó fácilmente de la fortaleza, haciéndose de una vez con más de 3.000 esclavos, mujeres y niños, e incontables botines. A este negocio se debe el nombre de la cortijada actual cercana, La Matanza, en cuyos aledaños pueden encontrarse aun semiderruidos entre la maleza los muros de la antigua mezquita de Inox.

Quedó la provincia desierta de Níjar a Mojácar y la población de la capital se redujo a 7.000 habitantes. Los intentos de repoblación cristiana fueron inútiles y los terremotos y ataques piratas berberiscos e ingleses mantuvieron a la provincia ensombrecida durante los siguientes 100 años.

No podemos pasar página y siglo sin mencionar al otro gran morisco almeriense, Yuder Pachá. 

Personaje insólito, nacido en Cuevas de Almanzora como Diego de Guevara, fue capturado junto a otros 300 muchachos y llevado al palacio del sultán Al Malek de Marruecos en Marrakech, en la época una próspera y fascinante capital que acogió a pueblos enteros de moriscos exiliados (entre ellos Tabernas). 

Allí Yuder Pachá fue avanzando en el escalafón social y militar, sobresalió en la batalla de los Tres Reyes contra Portugal y recibió por fin el encargo del sultán Al Mansur de crear un gran imperio en el África Occidental. 

Así, partió en 1590 con 4000 hombres y 4 cañones andalusíes, atravesó el desierto y derrotó a los askia, adueñándose de Tombuctú, capital del mítico Imperio Songhai, el actual Mali.

Se estableció así en la Curva del Níger una insólita comunidad andalusí, de costumbres y lengua castellana, que mantuvo su poder hasta 1737 y su preeminencia social y cultural hasta la primera mitad del siglo XIX, cuando fueron conquistados definitivamente por la etnia peul. 

No obstante, los "arma" (los andalusíes descendientes de Yuder y los moriscos, así llamados por portar nunca vistas armas de fuego), continuaron desempeñando un relevante papel en la política regional y participaron activamente en los procesos de independencia de Mali. 

Aún hoy se aferran a su origen andaluz, utilizan palabras castellanas y recuerdan al conquistador que fundó su dinastía, un cuevano, Yuder Pachá.

Siglos XVII y XVIII

Los siglos XVII y XVIII son quizá los más desconocidos de la historia almeriense.

El siglo XVII se inicia, como dijimos, con una despoblación galopante, a la que hay que sumar terremotos, sequías y una costa bajo constante amenaza pirata. La repoblación cristiana, proveniente sobre todo de Jaén, Castilla-La Mancha, Levante y Aragón es insuficiente y no logra repuntar la demografía de la ciudad ni la provincia. Las malas comunicaciones y el aislamiento siguen siendo los mismos de siglos.

Este aislamiento y las penosas condiciones contrastan no obstante con una actividad cultural y etnológica que nace para ir desarrollándose poco a poco durante este siglo y el siguiente, el XVIII. En efecto, muchas de las costumbres, tradiciones, juegos o vestimentas nacen durante estos 100 años.

En 1640 se edita el primer libro en Almería, a instancias del obispo José de la Cerda, lo que lentamente va abriendo el camino a nuevas iniciativas que vendrán con los ecos de la Ilustración. En el siglo XVIII, los gobernantes de la ciudad comienzan a preocuparse de recabar información veraz sobre demografía, trabajo y emigración y se crean agrupaciones culturales y sociales como la Sociedad Económica de Amigos del País de Vera, una de las más sobresalientes de Andalucía en la época.

El siglo XIX

El siglo XIX rubricó la lenta recuperación iniciada los dos siglos anteriores. Almería fue testigo de una segunda edad de plata, sobre todo a finales de la centuria, que tuvo su origen en la apertura comercial y la consolidación de la minería y la agricultura desde las primeras décadas de siglo.

La Guerra de Independencia no pasó de largo por Almería. Aunque su amenaza se veía lejana desde nuestra provincia, los franceses llegaron a ocuparla comandados por Goudinot, quien entró en la ciudad el 15 de marzo de 1810. Le ofrecieron resistencia los famosos guerrilleros Mena, Villalobos y Arostegui. En 1812, los franceses se retiran de Almería tras ser vencidos en Arapiles.

En 1814 vuelve Fernando VII al poder y con él el absolutismo y la derogación de las Cortes de Cádiz de 1812. En este contexto se dio otro de los más conocidos episodios históricos de la capital, la matanza de los "coloraos". 

Tuvo lugar en 1824, cuando un grupo de soldados provenientes de Gibraltar, a los que se les apodó los "coloraos" por el tono de sus casacas, desembarcó en Almería con ánimo de proclamar la Libertad y restituir la Constitución de 1812. 

Como anécdota, decir que estaban éstos relacionados con una sociedad secreta, la Santa Hermandad, de inspiración comunera. Al fracasar en su intento, 22 de ellos fueron fusilados por los absolutistas en la Rambla de Belén a la altura de la c/ Granada. 

La fisonomía de la ciudad sufrirá un cambio drástico en lo que se ha venido a llamar la evolución de ciudad conventual a ciudad burguesa. En efecto, Almería se derrama fuera de sus murallas, que terminan siendo derruidas casi completamente en 1855. 

Que ver y hacer en Almería 

3. Nuestro lugar favorito de Almería, y el que visitamos siempre que vamos, es sin duda la Alcazaba

Alcazaba de Almería
Alcazaba de Almeria

La edificación de defensa ubicada dentro de la ciudad de Almería, exactamente en el barrio Pescadería. Una alcazaba es una ciudadela construida en varios niveles que suele ocupar toda una elevación de terreno. Tiene muros con torres de defensa, calles, casas y mezquita.

La Alcazaba de Almería está situada en un cerro aislado, es una sólida y extensa fortaleza con murallas de más de tres metros de anchura y cinco de altura, formando un recinto cerrado sobre sí mismo pero conectado con lienzos de muralla que configuran y dan sentido a su propio desarrollo, dentro de una unidad más compleja, como es la fortificación de la ciudad, en el que el lienzo de la Hoya y San Cristóbal mantiene una conexión directa con la Alcazaba, tanto física como visual, creando un conjunto de extraordinaria magnitud.

Por lo que respecta a su entorno hay que señalar que el espacio protegido no ha sido invadido por el desarrollo urbano, lo que ha permitido la conservación de estructuras y la obtención de datos importantísimos para el conocimiento de los primeros asentamientos de la ciudad.

En el año 995 Abderramán III concede a Almería la categoría de medina. Es en ese momento cuando se comienza a construir la alcazaba, que se extiende desde la cima de un montículo próximo desde donde se domina la ciudad y el mar en tres mesetas, con una cerca ceñida a las irregularidades del terreno. Se construye también la mezquita mayor y las murallas que rodean la ciudad. 

La alcazaba fue una fortaleza militar y al mismo tiempo la sede del gobierno de la ciudad, que contaba con el mayor puerto de Al-Andalus, bien protegido al abrigo de su bahía, y con un importante centro industrial famoso por la fabricación de telas.

Se perfeccionó todo el conjunto y se engrandeció con Almanzor y más tarde alcanzó su máximo esplendor con Jairán Al-Amiri, primer rey independiente taifa (1012-1028).

Obras de restauración

Hacia la década de los años 1930, Leopoldo Torres Balbás sentó las bases del estudio histórico, aunque su proyecto se vio truncado por el inicio de la Guerra Civil Española. Afortunadamente, terminó el conflicto armado sin resultar apenas dañada por esta. 

No fue sino hasta el año 1940, al poco tiempo de acabar la contienda, cuando se empezaron a realizar trabajos de restauración en este lugar.

 Un año más tarde, Francisco Prieto-Moreno, quien una vez fue el conservador de la La Alhambra, se puso al mando de estas primeras obras; no fue sino hasta 1970 cuando abandonó el puesto. 

Durante este periodo, lideró las intervenciones para realizar los actuales jardines del Primer Recinto y la Casa del Alcaide, además de obras de otra clase, tales como consolidaciones del terreno, excavaciones, restauraciones, ajardinamiento y los accesos.

Almeria - jardines de la alcazaba - ed. jose salas ibañez - nº109 ...Jardines en los niveles bajos de la Alcazaba.

Entre los años 1951 y 1954, se realizó la segunda campaña de excavación, centrada en el área palaciega del conjunto y fue la primera intervención arqueológica realizada sistemáticamente, siendo utilizada una metodología específica.

Jardines de la Alcazaba, Almeria

El responsable de estos trabajos fue F. Ochotorena, con colaboraciones esporádicas de Luis María Llubiá, Martín Almagro y A. Arribas. 

Después de varias intervenciones de limpieza, trabajos de documentación de las ruinas y la realización del inventario de gran parte del material arqueológico, producidos entre 1986 y 1987, siendo Lorenzo Cara el responsable, en 1989 se intervino en la zona más al Norte de la zona privada del palacio, el área de servicio y los baños públicos.

Poco más tarde, entre los años 1993 y 1995, se realizaron otros trabajos, que estuvieron adscritos a la quinta fase del proyecto de restauración, esta vez dirigido por el arquitecto Ramón de Torres. Estas excavaciones fueron centradas en la muralla septentrional, en el sistema de canalización del agua y en los accesos al Primer Recinto, y fueron dirigidas primero por Domingo Ortiz, y Carmen Mellado, posteriormente.

La mayoría de los objetos y restos arqueológicos hallados en el Conjunto se encuentran depositados en el Museo de Almería, si bien es cierto que algunas de las piezas recuperadas en la primera intervención se trasladaron al Museo de la Alhambra.

En los últimos años se está llevando a cabo un trabajo para impedir el deterioro de la piedra arenisca con la que fue construida la Alcazaba a través de la nebulización de pequeñas partículas de cal sobre la piedra.

Arcos Puerta principal de acceso Alcazaba de Almería | Mapio.netLa Alcazaba-castillo

Puerta de acceso.

Se cree que antes de la existencia de lo que hoy conocemos como Alcazaba, en el mismo cerro existía una rábida cuya construcción fue fechada a mediados del siglo IX, con la intención de defender los arrabales de los normandos entre los años 840 y 861.

 Se diseñó como una edificación de defensa ubicada dentro de la ciudad de Almería, exactamente en el norte del Casco Histórico.

 Una alcazaba es una ciudadela construida en varios niveles que suele ocupar toda una elevación de terreno. Tiene muros con torres de defensa, calles, casas y mezquita.

En el año 955 Abderramán III concede a Almería la categoría de medina. Es en ese momento cuando se comienza a construir la Alcazaba. Se construye también la mezquita aljama, cuyos restos son visibles en la iglesia de San Juan, y las murallas que rodean la ciudad. 

La Alcazaba fue una fortaleza militar y al mismo tiempo sede del gobierno. Desde este lugar se domina la ciudad y el mar. Se perfeccionó todo el conjunto y se engrandeció con Almanzor y más tarde alcanzó su máximo esplendor con Jairán, primer rey de la Taifa de Almería, entre los años 1012 y 1028.

Su entrada se encuentra en la calle Almanzor, paralela a la muralla, que lleva tras unas escaleras en zig zag rodeadas de vegetación al primer recinto del castillo, tras la Puerta de la Justicia.

Primer recinto

Aljibe en el interior de la Alcazaba.

Es un amplio lugar que corresponde a lo que fue campamento militar y refugio para la población en caso de asedio, que se dividía en dos barrios, y un pequeño cementerio.

Los aljibes (la Alcazaba de Almería) | ¿Y de dónde obtenían … | FlickrContaba con buenos aljibes, de los cuales hoy podemos ver uno en ruinas al descubierto, y uno de los pozos que se utilizaban para subir el agua una altura de 70 metros.

Aljibe Alcazaba Almeria

 La entrada se realiza por la llamada Torre de los Espejos, que aloja la Puerta de la Justicia.

Según la tradición, en esta torre existía un sistema de espejos cuya misión era hacer señales a los barcos que llegaban al puerto, esperando contestación, y descubriendo así a los enemigos. 

En el extremo más oriental está el Baluarte del Saliente, que hoy aloja las oficinas del monumento.

Hacia el año 1522 hubo un terremoto que destruyó gran parte de la ciudad, resultando este recinto gravemente afectado. Aunque se conoce el uso que se hacía de esta parcela, se desconoce por completo su aspecto original, pues no se han encontrado documentos o imágenes que describan la fisonomía interior del primer recinto. 

Es por esta razón por la que, a la hora de restaurar la Alcazaba, se decidió realizar una serie de jardines y ornamentos a semejanza de la Alhambra de Granada.

 Los suelos empedrados, los pequeños canales que recorren los desniveles del terreno con el transcurrir del agua, los setos, las fuentecillas y los árboles son elementos que se desconoce si originalmente ocupaban estos terrenos, pero que hacen más agradables las visitas.

Muro de la Vela

El Muro de la Vela separa el primer recinto del segundo, aunque se accede desde este último. Se llama así porque allí se levantaba la Campana de la Vela, que anunciaba varios eventos cuando tenían lugar: barcos que entraban en la bahía, peligro, fuego, etc.

 Fue mandado construir por el rey Carlos III. La campana reunía con su toque a los defensores de la fortaleza. En otras épocas sirvió para marcar la hora del agua a los regantes, como toque de queda y como cierre de las puertas de las murallas y salida de las patrullas. También se la oía en las noches de tormenta. Está cobijada por una cruz y tiene un nombre: Santa María la Mayor (Todas las campanas tienen un nombre propio).

Segundo recinto

El segundo recinto (La Alcazaba de Almería) | Es el más gran… | FlickrEstructuras domésticas en interior de la Alcazaba.

Era la residencia para gobernantes, guardia y servidores.

En realidad era la ciudad palaciega con dependencias como mezquita, casa, baños, aljibes, tiendas, etc...

Segundo recinto de la Alcazaba de Almeria

También existen los baños de la tropa, que sigue el modelo de los baños romanos.

Debido a los terremotos que asolaron la provincia en la Edad Moderna apenas quedan algunos restos en pie pero ofrece un gran yacimiento arqueológico el cual es aún hoy investigado.

Hoy, son visitables el aljibe, el Muro de la Vela, la ermita de San Juan, antigua mezquita reconvertida por los Reyes Católicos; y dos reproducciones de casas originales, reconstruidas de sus ruinas durante los años 1960, y que albergan exposiciones de objetos de la época.
Ermita de San Juan

Fue construida entre 1490 y 1523, siendo hoy usada como un pequeño auditorio.
Mirador de la Odalisca

En el segundo recinto queda en pie una pared en su cara norte, que correspondía al palacio de Almotacín, del siglo XI, y que cuenta con dos aberturas hacia el barranco de La Hoya. Existe una leyenda referente al lugar. 

Antes de que este recinto se transformara en ruinas, esta era la residencia de Almotacín, en la que disponía de un harem. Una noche, esperando a su concubina favorita, de nombre Galiana, el rey quedó esperando.

En realidad, ella había acudido a liberar a un preso cristiano que cantaba todas las noches a su hermosura. 

Cuando él se estaba descolgando por esta ventana con la ayuda de unos paños de seda que la odalisca había anudado, apareció la guardia, por lo que decidió soltarse para evitar ser apresado de nuevo, muriendo al llegar al suelo.

Tras ver despeñarse a su amado, la concubina empezó a llorar en el alféizar de la ventana, muriendo de lástima poco después. Este es un relato que cuenta la dificultad de la convivencia de las dos culturas que había en la ciudad.

Tercer recinto: el Castillo

Castillo, en el interior de la Alcazaba.

Se trata de la parte más moderna de todo el conjunto. 

Tras la toma de Almería el 26 de diciembre de 1489, los Reyes Católicos mandaron construir un castillo en la parte más occidental y elevada, donde hasta ese momento se alzaba un alcázar, adaptado a las nuevas necesidades militares y a la artillería

Se empezó a construir en 1490 y se acabó en 1534, reinando Carlos I. A este espacio, protegido por tres torres semicirculares, llamadas del Homenaje, de la Noria y de la Pólvora, y un foso, se accedía a través de un puente levadizo.

El interior se organiza en torno al Patio de Armas, dominado por la Torre del Homenaje. Destacan la Torre de la Noria del Viento y la Torre de la Pólvora.

 En el centro del patio existe un aljibe rectangular y un silo acampanado que en el pasado también sirvió como mazmorra. Los sillares con los que se construyeron los muros de este recinto están marcadas con toda clase de símbolos basados en figuras geométricas. 

No fueron hechas después de colocarlas, sino al momento de tallarlas.

La Torre del Homenaje (La Alcazaba de Almería) | Los Reyes C… | FlickrSon las firmas de las cuadrillas de canteros que las esculpieron, ya que su salario se basaba en la cantidad de piedras que eran capaces de realizar, pudiendo así identificar al creador de cada uno de los bloques.

Torre del Homenaje

Gracias a estas huellas, hoy se piensa que algunos de estos trabajadores también colaboraron en la construcción de la Catedral de la ciudad, pues se han encontrado las mismas marcas.

Se han contabilizado más de 25 marcas diferentes en todo el recinto.

La Torre del Homenaje es la más grande de todas las que rodean el tercer recinto de esta alcazaba.

A diferencia de las demás, tiene planta cuadrada y no redonda, lo que responde a su uso como residencia. 

En su fachada principal, el marco de la puerta está preparado para alojar el escudo de Carlos I, aunque nunca llegó a estar ahí.

Alcazaba 1 - Picture of Conjunto Monumental de La Alcazaba ...
En su interior recogía exposiciones del Centro Andaluz de la Fotografía, hasta noviembre de 2016, dando paso a nuevas exposiciones, especialmente sobre cine.

Torre de la Pólvora

Situada en el extremo más occidental de la construcción, la torre de la Pólvora se usaba para almacenar los explosivos que se utilizarían en las armas de la fortaleza.

Hacia 1845 se le instaló el que sería el primer pararrayos de la ciudad, como elemento de seguridad para prevenir posibles explosiones accidentales como la acaecida en 1707 por la caída de un rayo sobre esta. 

Para su construcción se colocaron tres puntas de platino, que fueron compradas en París a un coste de 25 francos cada una, y una aguja situada a ocho varas de altura, con el depósito de evacuación excavado en el cerro exterior.

 El precio final de todo el proyecto fue de 2 766 reales de vellón. Dado que las arcas municipales no podían hacer frente a tal gasto, se recurrió a las familias locales más adineradas para que realizaran donaciones a tal efecto.

. Y no somos una excepción, ya que es el monumento más visitado de la ciudad. Esta fortaleza pertenece a la época en la que Andalucía era Al-Ándalus, ya puedes imaginar que se trata de una ciudadela árabe, ni más ni menos que la más grande de España.

Por cierto, si eres fan de Juego de Tronos hay un motivo más para venir… varias escenas ambientadas en la ciudad de Dorne se rodaron justo aquí!

Los lunes está cerrada y puedes ir por libre (la entrada es gratuita), o con la opción de unirte a un grupo con visita guiada.

4. En la Alcazaba comienza la Muralla de Jayrán que se construyó en el siglo XI con fines defensivos.

RUTA | Murallas De Hayran- Al-Haud | Ocio Almería
Muralla de Jayrán, Almeria

Llega hasta el Cerro de San Cristóbal donde se levanta una estatua del Sagrado Corazón de Jesús.

La muralla del Cerro de San Cristóbal, más conocida como murallas de Jayrán, es lo que hoy permanece en pie de la antigua muralla que rodeaba toda la ciudad y fueron construidas por el primer rey de la Taifa de Almería, Jayrán. 

A pesar de que se han encontrado más secciones de dicha muralla en otras zonas de Almería, como en los cercanos refugios subterráneos de Almería, esta es la única parte que siempre se ha encontrado al aire libre y no ha sido descubierto posteriormente en estado de ruinas. Originalmente, su nombre era monte Laham, que en árabe significa carne.

 Su nombre católico procede del corto periodo en el que Almería estuvo bajo el dominio de Alfonso VII, en el que se erigió un castillo dedicado a San Cristóbal, hoy en estado de ruina progresiva. Fue erigida para proteger el antiguo barrio de La Musalla, en tiempos de Abderramán III, entre los años 1012 y 1028. 

La muralla, con una sección de tres metros de grosor y cinco metros de altura, cuenta con un total de siete torreones: tres de planta cuadrada de origen árabe, y cuatro de planta circular de origen cristiano, erigidas por orden de Alfonso VII en el año 1147. 

También permanece en pie una puerta, conocida como Puerta de la Almudaina, y que da acceso a la Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA). Para la restauración de los torreones derruidos tras la contienda del sig

Desde aquí arriba el atardecer es flipante.

Antes de iniciar el recorrido por el casco antiguo de Almería, puedes ir hasta el Centro de Interpretación Patrimonial, donde conocerás más de cerca la dilatada historia de la ciudad en sus tres plantas, cada una dedicada a una etapa: musulmana, cristiana y contemporánea.

Cierra los lunes y es gratuito.



5. La Plaza de la Constitución fue el zoco en la época árabe y hoy en día se trata de uno de los puntos de encuentro de los almerienses y siempre está lleno de vida.

Plaza Vieja, corazón de Almería. Que no te la roben

Aunque si quieres pasear por la verdadera artería comercial de la ciudad, tendrás que ir al Paseo de Almería (donde encuentras el Mercado) o a la bonita Rambla de Belén.

Pero si tenemos que hablar de una plaza emblemática, esa tendría que ser la Puerta de Purchena.


Puerta de Purchena y Paseo de Almería | Guía Repsol
Puerta de Purchena y Paseo de Almeria

En torno a ella hay varios edificios históricos, como la Casa de las Mariposas, y símbolos tan importantes como la estatua de Nicolás Salmerón (presidente de la I República, que renunció al cargo por negarse a firmar unas condenas a muerte) y el mítico “Cañillo“, una fuente aparentemente normal, pero que tiene muchísima tradición en Almería (hay un dicho que dice: “eres más almeriense que el cañillo”).

6. La Catedral de la Encarnación es un monumento de parada obligada.

El edificio, con estructura de fortaleza, presenta una arquitectura de transición entre el Gótico tardío y el Renacimiento, así como rasgos posteriores barrocos y neoclásicos.

Catedral de Almería, visita obligada - Opinión, consejos, guía de ...
Catedral de la Encarnación, Almeria

Constituye una de las manifestaciones artísticas de carácter arquitectónico y cultural más importantes y valiosas de Andalucía y, por ende, de España, al ser la única Catedral con naturaleza de fortaleza erigida en el siglo XVI.

Actualmente, está considerada como Bien de Interés Cultural1​(fue declarada Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional mediante decreto de 3 de junio de 1931​).

Capilla Mayor – Catedral de la Encarnación de AlmeríaLa construcción de la catedral comienza por orden de Fray Diego Fernández de Villalán, obispo de Almería, tras el terremoto de 1522, que destruye el anterior templo (construido en el emplazamiento de la Mezquita Mayor, donde se encuentra la actual iglesia de San Juan) junto a gran parte de la ciudad.

Capilla Mayor de la Catedral de la Encarnación

La nueva catedral es presumiblemente proyectada por Diego de Siloé, en estilo gótico tardío, con un diseño a modo de fortaleza que sirva como defensa contra los ataques de los piratas y los moriscos sublevados, siendo así dotada de almenas, torreones, contrafuertes, así como de muros de menor altura, para soportar mejor impactos de artillería, y una cubierta plana sobre la que pudieran montarse cañones. 

El templo se termina en 1564, presentando ya elementos renacentistas introducidos en la construcción por Juan de Orea.

Durante el Barroco, las actuaciones irán principalmente dirigidas al refuerzo del armamento defensivo del templo. 

La mayor, en 1620, ante una oleada de ataques de piratas argelinos, en la que se dotará al templo de nuevo armamento, mosquetes y arcabuces.

En 1625 y 1635, volverán a organizarse compras de armas y renovación del material defensivo de la torre, ante nuevas situaciones de tensión. Sin embargo, éstas no llegarán a completarse, debido al relajamiento de la situación.

Ya en el Neoclásico se incluyen el claustro, el actual altar y el tabernáculo, cuyo diseño correrá a manos de Ventura Rodríguez.

Claustro y Sala Capitular – Catedral de la Encarnación de AlmeríaCaracterísticas

Es la empresa artística más importante de la Edad Moderna en Almería, cuya construcción abarca los siglos XVI, XVII y XVIII, contrastando con la penuria y crisis económica general de la provincia durante esos siglos.

Claustro y Sala Capitular de la Catedral de la Encarnación

 El templo presenta planta de salón formada por tres naves de altura poco elevada, cubierta plana, escasez y poca amplitud de los vanos, elementos defensivos típicos de una fortaleza (adarves, troneras, aspilleras, atalayas...) y una subordinación general de los aspectos estéticos a los defensivos. Tres capillas, situadas en la cabecera y girola, conforman una planta de forma rectangular. 

En el transepto, sobre el crucero, se sitúa la linterna renacentista, obra de Juan de Orea, autor también de la sacristía y del patio de armas, convertido en claustro en el siglo XVIII. El templo cuenta con una torre del homenaje del siglo XVII en el noroeste.



7. Plaza de la Catedral

Catedral de la Encarnación: templo y refugio de Almería
Panorámica de la plaza de la catedral de Almería.

La localizamos en la zona Norte, justo donde está la portada principal de la catedral.

Desde su creación, a mediados del siglo XVI, ha sido escenario de mercados, actividades de la propia catedral, ceremonias de la Inquisición y punto de encuentro para fiestas, espectáculos, manifestaciones y pronunciamientos.

Diego Ventaja Milán - Wikipedia, la enciclopedia libreHa sufrido diversas remodelaciones, siendo la actual obra del arquitecto Alberto Campo Baeza, realizada ésta entre 1999 y 2000 en colaboración con el también arquitecto Modesto Sánchez Morales.

En esta remodelación se eliminaron las rejas existentes en la fachada de la Catedral que da a la plaza y de la desaparición de la fuente central y demás mobiliario urbano. 

La pavimentación utilizada ha sido mármol de Macael con alcorques donde se han plantado palmeras de gran porte que contrarrestan en majestuosidad con los contrafuertes del templo - fortaleza. .

Como demás mobiliario tenemos enormes cubos, también en mármol blanco, que sirven a modo de bancos.

A los pies de la torre tenemos la imagen del obispo Diego Ventaja Milán (1935 - 1936), martirizado en agosto de 1936 durante los sucesos de quema de iglesias y conventos en Almería en la Guerra Civil.

Es una pieza en bronce, de la mano de Pérez Comendador, y fue realizada en los años cuarenta del pasado siglo. En la actualidad, a esta plaza, además de la catedral, tienen fachada el Palacio Episcopal, la Casa Sacerdotal San Juán de Ávila, el H

8. Otra iglesia que merece la pena conocer es la Iglesia de Santiago, que se caracteriza por su curioso estilo gótico-mudéjar.

I. P. de Santiago Apóstol | HERMANDAD DE LA SOLEDAD DE ALMERÍAIglesia de Santiago Apóstol, Almeria

La iglesia, en su interior, presenta una sola nave.

Sus muros se encuentran recorridos por una serie de contrafuertes, a los que se le adosan medias columnas con capiteles corintios, sobre los que se colocan arcos diafragmas apuntados. 

Un gran arco, de medio punto, con clave decorada con palmeta, deja paso al Altar Mayor. 

Esta capilla se eleva del resto del edificio por una pequeña grada. Posee cabecera recta y, a ambos lados, se encuentran dos capillas. A los pies se sitúa el coro, con un arco carpanel que se abre a la nave. 

De todo el conjunto del templo destaca la Capilla de Santa Lucía. Se trata de una pequeña capilla situada entre contrafuertes y cubierta por una bóveda de arista de piedra, con florón en el centro.

Lo más destacado es su portada renacentista, compuesta por un arco de medio punto que descansa en pilares de base cuadrada. 

A ambos lados de la entrada se adosan pilastras jónicas, sobre las que se coloca un entablamento con motivos decorativos y en la cornisa un medallón con el relieve de Santa Lucía. 

Si el día está lluvioso (y mira que es raro ya que estás en el sitio más soleado de Europa!) una idea original es visitar el Museo de la Guitarra, donde aprender más sobre este popular instrumento con sus salas interactivas. También puedes acercarte al Museo Arqueológico y así descubrir objetos de arte prehistórico, romano y árabe.

En cambio, si el sol brilla alto en el cielo, una buena manera de entretenerte es ir a dar un rulo por el Paseo Marítimo de Almería o hacer alguna excursión (más abajo te damos varias ideas).

 Durante la Guerra Civil, Almería fue la última capital en caer en manos franquistas y sufrió más de 50 bombardeos. 

9. Para poner a resguardo a la población se decidió construir unos refugios subterráneos que hoy en día se pueden visitar en el Museo Refugios de la Guerra Civil. 

Refugios de la Guerra Civil - Área de Cultura y Educación
Museo Refugios de la Guerra Civil


La entrada cuesta 3€ y el tour dura 1 horita. Puedes ver estos túneles y conocer más sobre esta triste historia en la película “Al sur de Guernica”.

10. En Almería hay varios monumentos y edificios que pertenecen a la llamada “arquitectura de hierro”, siendo el Muelle El Alquife (también conocido como “Cable Inglés”) el mejor ejemplo.

Hay quien dice que es un horror y quien defiende este estilo arquitectónico. Una cosa está clara: es muy original.

Un verano en… Almería (la ciudad, no lo turístico)

Un buen momento para visitar Almería, especialmente si te encanta mezclarte con locales y no te importan las aglomeraciones, es durante su Feria. 

11. Estación Intermodal de Almería

Dada su cercanía, no puedes dejar de visitar la antigua estación de ferrocarril, a tres minutos de la actual estación de tren de Almería. 

Recuperar la Estación de Almería
Estación Intermodal de Almería

Es un edificio espectacular construido en 1893 a base de hierro y cristal, símbolo de la arquitectura industrial en la ciudad. La llegada del ferrocarril se debe a la necesidad de un medio de transporte para comercializar los minerales que se extraían en las minas de la región. 

Apenas a diez minutos andando está el Cable Inglés, otro ejemplo de la arquitectura del hierro relacionada con el sector minero. 

Este cargadero de mineral, con un embarcadero desde donde los trenes descargaban directamente en las bodegas de los barcos, fue construido en 1902 por la compañía inglesa The Alquife Mines Railway Limited. 

Desde la estación de tren de Almería estarás en una ubicación inmejorable para conocer el arte contemporáneo almeriense. A tan solo 170 metros está el Museo de Arte de Almería Espacio 2, donde se exponen obras de artistas vanguardistas locales de los años 80 en adelante. 

No muy lejos de ahí, a 11 minutos andando, está la otra sede del museo: la antigua casa de Doña Pakyta. 

Aquí podrás disfrutar del arte de la provincia desde 1870 hasta 1970. Para otro tipo de arte, el culinario, vale la pena llegar hasta la calle Jovellanos, situada a 15 minutos a pie de la estación, donde se concentran los mejores locales de tapas y restaurantes de la gastronomía local. 

No te vayas sin probar el arroz al caldero, las migas o la sopa morisca.

12. Aljibes árabes de Almeria


Aljibes Árabes de Jairán - Área de Cultura y Educación
Los aljibes árabes de Jairán son una obra de ingeniería hidráulica andalusí situada en Almería (provincia de Almería, Andalucía, España), mandada construir en el siglo XI bajo el mandato de Jairán, rey de taifa de Almería.

Aljibes árabes de Almeria

Formaban parte de la red hídrica creada para el abastecimiento de la población y las tropas. La red hídrica de Almería no surtía de agua a los domicilios privados, así que se recurría a las fuentes y pilares públicos.

Según al-Himyari, fue Jairán (cuyo reinado se extendió entre el 1012 y el 1028) quien ordenó la creación de la conducción de agua desde las fuentes de Alhadra y del aljibe, situadas extramuros de la ciudad amurallada, mientras que el también historiador al-Udri sitúa su construcción bajo el reinado de su sucesor Zuhaír (1028-1038). Tradicionalmente, no obstante, se les conoce con el nombre de aljibes de Jairán.

Aljibes árabes de Almería | Aljibes árabes de Almería dleiva… | Flickr
Una acequia subterránea de alrededor de 6.400 m transportaba el agua desde las citadas fuentes de Alhadra hasta la principal entrada, al noreste de la ciudad, la Puerta de Pechina, sita en el lugar donde hoy se encuentra la Puerta de Purchena. 

De los aljibes quedan hoy día restos en la calle Tenor Iribarne (antigua calle de los Aljibes), conservándose tres naves de ladrillo comunicadas entre sí, con bóveda de medio cañón octogonal sostenida por pilares romanos y arcos califales.

El volumen de agua almacenada era de 630.000, la cantidad suficiente para abastecer a una ciudad de 30.000 habitantes, como era Almería en el siglo XI, durante un largo asedio.

Esta construcción fue ampliada en tiempos del rey Ibn Sumadih con una nueva canalización que llegaba hasta la mezquita aljama y abastecía al resto de la ciudad.

Horario de invierno (octubre a mayo)

Lunes cerrado
Martes a sábado de 10:30 a 13:30 horas.
Viernes y sábados: de 17:00 horas a 20:00.
Domingo: de 10:30 a 13:30 horas.

13. Casa Roche

Casa de Facundo Roche

Coordenadas 36°50′27″N 2°27′54″OCoordenadas: 36°50′27″N 2°27′54″O (mapa)

Estatus patrimonial Bien en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz

Fecha de fundación o creación 1924
Arquitecto Guillermo Langle Rubio

La casa Roche es un edificio de viviendas histórico situado en la ciudad de Almería (Comunidad Autónoma de Andalucía, España) que data de 1924, de característico monumentalismo neobarroco.

Se trata de un edificio de viviendas plurifamiliar diseñado por el arquitecto almeriense Guillermo Langle para el comerciante y concejal Facundo Sebastián Roche en el n.º 1 de la plaza de las Flores 
de la capital almeriense.1​

Langle quiso que fuera el edificio más alto de Almería, superando a la Casa de las Mariposas, de 1909. Era su primer proyecto y él mismo terminó residiendo en una la tercera planta al enviudar.

De planta regular, tiene un portal común a dos escaleras que deja una amplia fachada comercial en el bajo. La fachada muestra una rica decoración neobarroca reminiscente del barroco español del siglo XVIII, destacando la galería del último piso. Similar a este es el edificio de calle Aguilar de Campoo esquina con el paseo de Almería, de la misma época.

Se trata de la primera edificación que incluye pilares de hormigón armado y techumbre en vigueta metálica, técnica moderna que sustituirá a la tradicional de muro de carga y mampostería.

14. De Tapas por Almeria

El arte del tapeo con gracia y esmero

Una pequeña muestra del ambiente del local.

Es sábado y estamos en Almería. 

Nada mejor que disfrutar del fin de semana a través de la gastronomía y, para ello, esta ciudad del sur es experta en mostrar a sus habitantes y a los turistas que la visitan una de sus mejores caras: la cultura de la tapa.

En Almería, disfrutar del arte abarca también el terreno de lo que algunos llaman cocina minimalista, aunque aquí ese adjetivo se quede pequeño para calificar los platos que, con gracia, esmero, calidad e imaginación acompañan gratuitamen la bebida que elijamos

La ciudad que más horas de luz tiene al año invita a sus habitantes y visitantes a llamar a familiares y a amigos y echarse a las calles. El centro de Almería es como un mapa del tesoro con paradas de excepción en las que hacer un descanso. Oro, incienso y mirra ofrecidos desde las barras de todos los bares del mundo concentrados aquí, en la bahía que acuna al Mediterráneo.

Crujiente de morcilla del bar 'Nuestra Tierra'.

Si hay un lugar que destaque sobre los demás, por el número de visitas que recibe, es el casco histórico almeriense, cuya columna vertebral –desde el Puerto hasta las inmediaciones del Cerro San Cristóbal– son la Calle Real y su continuación, la calle Jovellanos. 

En la selección de los cinco establecimientos hosteleros que os ofrecemos a continuación se unen tradición y modernidad, profesionalidad y buen gusto. Comenzamos nuestra escapada gastronómica. ¿Nos acompañáis?

'Él vino en un barco'

Casi al final de la calle Real, según subimos por ella a nuestra izquierda, encontramos este local que lleva entre los habitantes de Almería desde noviembre de 2014.

La dueña del mismo, Catalina Landín, pensó en un lugar que aunara buen gusto y calidad en sus productos.

 El nombre del bar ya nos invita a cantar aquella copla de doña Concha Piquer y al final de la noche es justo lo que logra el equipo que allí trabaja: que salgamos cantando y riendo por el buen rato transcurrido entre paredes decoradas con el estilo que caracteriza a esta familia y por la amabilidad de los profesionales que nos atienden.

Detalles de la decoración de este bar tan especial para sus clientes.

Dicen sus clientes que es un bar vintage, con un ambiente treintañero –tanto de edad como de espíritu– donde es obligada la parada cada fin de semana. 

Carlos Sánchez, Sergio Romero y Cándido Montoya, asiduos clientes, aseguran con simpatía que vienen aquí por lo bien que los acogen y porque "este lugar tiene intrahistoria y hay en él todo tipo de ambientes".

Pulpo con muselina de patata.

Hechas las presentaciones, Josete, bartender en 'Él vino en un barco' desde abril de 2015, junto a Jason, que lleva trabajando aquí un año, y Bastián, que refuerza el personal los fines de semana, empiezan a mostrarnos un abanico sin fin de tapas y cócteles que hacen temblar mi bolígrafo. 

Empanadilla de morcilla y manzana, Pulpo con muselina de patata o la Tosta de Inés Rosales con un toque personal desfilan por la mesa en la que nos encontramos mostrando sus mejores galas.

De postre, dos cócteles estrella: Mr. You, del que atrapa su intenso azul, y Bramble, donde el sabor a limón marca la diferencia. 

Nos contaron los ingredientes que llevan ambos, pero lo mejor no es saberlo, sino descubrirlo. 

Nos marchamos de 'Él vino en un barco' con la sonrisa en la mochila, la sensación de haber hecho unos cuantos amigos y el sonido de la campana tocada por Jason cada vez que hay bote. 

ÉL VINO EN UN BARCO – Calle Arco, 2. Almería. Tel. 687 95 78 49.

Los camareros de 'Él vino en un barco', Jason y Josete.

'De tal palo'

Lo conocen hace muchos años como el antiguo Museo del Aceite Castillo de Tabernas, que aún conserva allí un escudo que representa el oro líquido marca de esta tierra; de hecho, todavía se puede adquirir una botella de aceite, expuestos todos los diseños y variedades del mismo en un lugar especialmente dedicado a ello.

El callejón de siglos pasados y detalle de los mensajes que van dejando los clientes.

Inés Gil González y sus socios han sabido preservar la magia de este lugar y ofrecer a sus clientes un espacio donde degustar tapas y raciones de excepción en un entorno que ofrece muchos espacios de los que disfrutar.

"Le ponemos mucho amor para que la clientela esté cómoda y todo salga bien", dice Inés, que lleva regentando junto a sus familiares –que son también sus socios– 'De tal palo', desde que se abriera en mayo de 2016.Sus conocidos huevos son un buen reclamo.

Solo hay que ver las mesas llenas del amplio comedor, que da la bienvenida nada más atravesar el portalón de madera y que muestra el éxito que ha ido aglutinando este local desde su apertura. 

Todos los días, y especialmente los fines de semana, cientos de personas llegan hasta aquí para degustar las Patatas a lo pobre con huevo, las Costillas, las Fajitas de pollo o los Phoskitos de salmón, comentan Adrián y Jesús, dos de los camareros que atienden amablemente a todos los que se acercan hasta allí.

La comida de 'De tal palo' y el trato amable, dos de las claves de su éxito.

Antes de que su clientela se vaya, la tradicional foto en el callejón del siglo XVII, que se conserva en su interior como recuerdo del trazado de las calles antiguas de la ciudad, y la costumbre de dejar una nota manuscrita que el equipo de este local guarda con tanto cariño que todas forman parte de la decoración de uno de sus paneles. DE TAL PALO – Calle Real, 15. Almería. Tel. 950 04 17 71.

'La Plazuela'

Ya en la calle Jovellanos, continuación de la calle Real, nos encontramos con 'La Plazuela', un local que lleva en Almería desde diciembre de 2013 y cuyos socios son un grupo de amigos, entre los que se encuentra Sergio Escudero Linares.

Un buen día vieron las posibilidades que tenía un local con una plazoleta delante que, cada fin de semana, se queda pequeña para albergar a las personas que eligen este lugar.

El ambiente de la barra un día cualquiera.

La barra es un ir y venir de platos que, desde una ventana conectada directamente con la cocina, sacan los profesionales del establecimiento para que el público saboree, entre otras, las tapas de Tosta de salmón con queso cremoso y aguacate, el Crujiente de Gallo Pedro, el Secreto o la Pizza Prosciutto con cebolla y tomate natural.Las tapas se mueven tan rápido como se devoran en este punto de la ciudad.

No está nada mal tener dos ambientes para elegir: el encanto de unas mesas bajo los árboles de una plazuela en pleno centro, o bien, un cálido interior con una decoración cuidada.

Comentan algunos jóvenes –que han elegido La Plazuela para su cena de empresa– que el local cuenta con un pequeño reservado donde poder estar más tranquilos. 

Lo mejor, dicen, la calidad de las tapas y raciones y la rapidez del servicio.

Y es verdad, los camareros vuelan para que el plato escogido no se enfríe y la cerveza no se caliente. Por eso, quizá, es habitual ver a gente haciendo cola para encontrar un sitio.LA PLAZUELA - Calle Jovellanos, S/N. Almería. Tel. 950 71 07 76.

'Nuestra Tierra'

Cuando un bar tiene que cambiar de local porque el primero se le quedaba pequeño quiere decir que el negocio va bastante bien. 

En marzo de 2012, los hermanos Moisés y Diego Ferrón abrieron las puertas de este lugar que apuesta porque el 90 % de los productos que se utilizan sean de Almería, así como muchas de sus creaciones que están basadas en la cocina tradicional de esta provincia. 

Por eso, no es difícil encontrar en su carta tapas y raciones como los Gurullos con jibia o el Potaje de trigo. El famoso Ajillo, con crema de almendras, patata confitada y entrecot, entre otros productos.

La taberna 'Nuestra Tierra', que ha recibido premios en todas las ediciones del certamen gastronómico Ruta de tapas de la capital almeriense por aperitivos como el Bacalao frito con mayonesa de pilpil o el Ajillo, hecho este último con crema de almendras, pan, pimiento seco, patata confitada, taco de entrecot del Valle del Este y crujiente de puerro, cuenta con un público de todas las edades, treintañeros y familias fundamentalmente, que disfrutan de una cocina que mezcla lo tradicional con la vanguardia.

Clientes del local saboreando los platos de la casa.

De repente, empiezan a salir de la cocina el Bacalao, el Pasamar, el Crujiente de morcilla o el Ajillo. 

Y, claro, a cualquiera se le hace la boca agua… Pilar y Antonio, una pareja a la que le gusta acercarse desde su barrio al centro cada vez que pueden para tapear en los bares del casco histórico, nos confirman la calidad y el buen gusto de esta taberna que también ha sido visitada por los distintos actores de producciones como Juego de Tronos o Éxodus, que han elegido Almería como su lugar de rodaje. 

Seguro que la gastronomía y el buen hacer de este equipo han jugado a favor.NUESTRA TIERRA – Calle Jovellanos, 16. Almería. Tel. 679 89 74 32.

Las terrazas son casi siempre en estas tierras una feliz idea.

'Casa Puga'

Los años pasan y el centro de Almería ve cómo su fisonomía va cambiando de la mano de locales modernos que se unen a esta familia de hosteleros que no pretenden otra cosa que agradar a los habitantes de Almería y a todo el que llega de fuera. 

Sin embargo, hay una fachada que permanece en el tiempo, la de 'Casa Puga', fundada en el año 1870. 

Abierta desde 1870, 'Casa Puga' es un paso obligado.

No podíamos faltar a este local, que se ha convertido en una referencia no solo de los almerienses, sino de todos los turistas que se acercan a esta tierra. 

Todos, famosos incluidos, saben que las paradas obligadas cuando alguien viene a Almería son la Alcazaba, la Catedral y 'Casa Puga'.

 Eso cuenta Juan Martínez, que lleva toda la vida trabajando en este edificio típico de la arquitectura almeriense del siglo XIX, que antes de convertirse en el punto neurálgico de la tapa de Almería era una posada.Las gambas rebozadas, de las raciones favoritas del lugar.

Desde que 'Casa Puga' se convirtiera por méritos propios en ese espacio que nadie puede dejar de visitar, han pasado por su barra y por sus mesas lo más granado del mundo de la política, el cine, el toreo, la canción y el cine.

Y es que el nombre no podría ser más adecuado porque, nada más entrar, el ambiente te atrapa.

De decoración tradicional, una barra que siempre está llena de gente a ambos lados, profesionales y clientes de toda la vida no quieren renunciar a su cerveza tirada en vaso de caña acompañada de la tapa de siempre: Gallo, Chipirones, Adobo, Almejas, Champiñón a la plancha o una de sus raciones con premio: la Gamba rebozada. Las paredes del establecimiento cuentan parte de su historia.

Mirar las paredes de 'Casa Puga' es encontrarse con fotografías de rostros conocidos que han pasado por allí, así como de santos y vírgenes (también es punto de reunión de las cofradías durante todo el año). 

Subir la vista al cielo del local es toparse con los jamones de Serón, junto a una colección internacional de botellas de coñac, lo cual da suficiente confianza para saber que estamos en el enclave adecuado y solo nos queda esperar la sorpresa de lo que allí ocurra, dejándonos llevar por los sabores, los olores y el bullicio, que te acunan invitándote a permanecer unas cuantas horas en lo que ya es un hogar del que uno no quiere marcharse.

15. Fiestas Populares

Feria y fiestas en honor a la Virgen del Mar

Feria del mediodía.

Su fiesta mayor, celebrada en honor a la Virgen del Mar, su patrona, tiene lugar durante la última semana del mes de agosto.

Entre las actividades lúdicas y deportivas que trae consigo destacan el campeonato de petanca, la clásica Travesía del Puerto a Nado, la feria de alfarería popular, los tres castillos de fuegos artificiales o la tradicional traca.

 También se llevan a cabo actividades ecuestres o las famosas corridas de toros por el despliegue de mantones de Manila que adornan la plaza y por la tradición única de la merienda, entre el tercer y cuarto toro.

Toros en Almería.

La feria en sí se celebra en dos ambientes: la del Mediodía, caracterizada por sus chiringuitos, instalados en el centro histórico, y la feria de noche, instalada en el recinto ferial, con sus casetas, todas de entrada libre, atracciones mecánicas y puestos ambulantes. 

El antiguo recinto ferial se encontraba situado en la Avenida del Mediterráneo, pero desde el año 2010 la feria se realiza en el nuevo recinto ferial situado tras el Estadio de los Juegos Mediterráneos.209​ Paralelamente se celebran eventos culturales como el Festival de Flamenco o el Festival Folclórico de los Pueblos Ibéricos y del Mediterráneo, durante el cual grupos de diferentes países se reúnen para presentar sus bailes y costumbres.

Otras fiestas

La Romería de la Virgen del Mar tiene lugar el primer domingo de enero y consiste en una procesión desde el Santuario de la Virgen del Mar hasta la ermita de la playa de Torregarcía, donde según la tradición apareció la imagen.

Nuestra Señora de los Dolores en su Soledad a los pies de la torre de la Iglesia de Santiago.

La Semana Santa resurgió en la década de 1970, llegándose a convertir en una de las fiestas religiosas más importantes de Andalucía.

En 2015 procesionaron 23 hermandades y cofradías, algunas con gran solera, como los Estudiantes, el Prendimiento, el Nazareno y la Soledad.

La gran riqueza de tallas, bordados y orfebrería ha servido para que sea declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

El Carnaval es una tradicional dentro del calendario festivo almeriense que comienza a adoptar su configuración actual (2010) a finales del siglo XIX. A principios del XX ya aparecen referencias en prensa al concurso de murgas y comparsas, precursor del que actualmente se celebra en el Auditorio Maestro Padilla.

El Carnaval concluye el Domingo de Piñata con el famoso Entierro de la Sardina, que tiene lugar en la playa de las Almadrabillas.

Las Cruces de Mayo es una celebración a cargo de las hermandades y cofradías de Semana Santa, y distintos organismos y asociaciones vecinales. Todos los años se entrega un premio a la mejor cruz. Muy popular es la visita a las distintas congregaciones y sus cruces decoradas, donde se suelen servir típicas tapas almerienses.

El Corpus Christi es otra festividad en la cual el domingo de la semana que se celebrase el Corpus, en las calles se hacen mantos de romero y las hermandades levantan altares en las iglesias, y por la tarde se lleva a cabo la procesión del Santísimo desde la Santa Iglesia Catedral, con una bella custodia de plata.

La Noche de San Juan es una de sus festividades más populares, se celebra en todas sus playas, siendo las más concurridas las de El Zapillo y Cabo de Gata. Las tradicionales hogueras nocturnas, o moragas, se acompañan con comida, bebida y música. A medianoche tiene lugar el baño y los fuegos artificiales. El día siguiente es fiesta local en el municipio.

El Día del Pendón se celebra el 26 de diciembre y en él se conmemora la toma de la ciudad por parte de los Reyes Católicos en el año 1489. Ese día el ayuntamiento celebra un acto cívico-religioso en el cual el Pendón, estandarte que los reyes dejaron, consiste en su centro de atención.



16. para comer 


Restaurante les 2 frères
calle Lentisco | esquina con Retama, 
04007, Almería, España
+34 626 66 55 25

Wakea Poke Burger
Calle Gil Vicente 12, .
04006, Almería, España
+34 950 85 22 20

Marhaba
Calle Antonio Cano 28 | Esquina Con Calle Argelia, 
04009, Almería, España
+34 950 53 06 36

Jovellanos 16
Calle Jovellanos 16 | Local 1, .
04003, Almería, España
+34 660 54 73 54

y algo mas economicos

Bonillo
Calle Granada, 14, 
04003, Almería, España
+34 950 23 50 56

El Quinto Toro
Calle Juan Leal 6 junto a Diputación, 
04120, Almería, España
+34 950 23 91 35

La Lupe
Calle Trajano 23, 
04001, Almería, España
+34 694 46 27 06

17. y en los alrededores de Almeria

     

A unos 30 km de Almería se encuentra el Arrecife de las Sirenas, uno de los puntos panorámicos más guapos de toda la zona… Por lo menos a nosotros nos lo parece. 


Archivo:Arrecife de las Sirenas (Cabo de Gata).jpg - Wikipedia, la ...
Arrecife de las Sirenas, Cabo de Gata

Recorriendo el Parque Natural del Cabo de Gata. 

Si te gustan los paisajes salvajes, los pueblecitos de pescadores y la buena vida, no te lo puedes perder!

para saber mas sobre el Cabo de Gata: 

https://www.arteynatura.com/2020/02/sumergete-en-el-cabo-de-gata-almeria.html?m=0


Lo ideal sería tener varios días para conocer esta zona, pero si solo cuentas con pocas horas te recomendamos acercarte hasta la Playa de los Muertos, rodeada de montañas verdes y con unas aguas tan transparentes que te parecerá estar nadando en el Caribe!

Playa de Los Muertos ▷ Cabo de Gata ➞ Parque Natural en Almería
Playa de los Muertos, Carboneras
La zona de la Alpujarra Almeriense es otro acierto, especialmente si eres de los que disfrutan de paseos al aire libre. En esta ocasión sí que te recomendamos pasar al menos una noche aquí.

La Alpujarra almeriense, la tierra de los últimos moriscos
Alpujarras de Almeria

Almería es una zona de contrastes, tienes las montañas de la Alpujarra, las playas del Cabo de Gata y… el desierto más grande de España!

Hablamos del Desierto de Tabernas.

Además de ser el único desierto técnicamente hablando de toda Europa, es famoso porque aquí se rodaron una infinidad de películas westerns.

 De hecho se puede visitar un Poblado del Oeste que fue el escenario de esas películas y ahora se ha convertido en un parque temático, con actuaciones y todo!


Y si todavía te quedan ganas de aventura, una buena idea es hacer espeleología en las Cuevas de Sorbas. 

Cuevas de Sorbas | Punto de interés | Qué ver y Cómo llegar
Cuevas de Sorbas, Almeria

Se trata del sistema de túneles subterráneos más grande de España, y no es necesario que tengas experiencia, basta con que no sufras claustrofobia y estés dispuesto a un subidón de adrenalina.

Así que puede ser una actividad perfecta para toda la familia. 

Los Millares

        

El enclave arqueológico de Los Millares se localiza en al municipio de Santa Fé de Mondújar (Almería) en una meseta con forma de espolón entre La rambla de Huéchar y el río Andarax, a 20 km. de su desembocadura.

Los Millares. Recorrido fotográfico.
Los Millares, Almeria

El yacimiento es un referente del Calcolítico a nivel europeo, ya que su organización espacial demuestra una extraordinaria complejidad funcional para el que fue su momento de ocupación (del 3200 al 2200 a. C.).

Se compone de un poblado con cuatro líneas de murallas concéntricas, una necrópolis de tumbas colectivas y un conjunto de 13 fortines, situados a ambos lados de la rambla de Huéchar, que completan el potente sistema defensivo que controló el asentamiento y su territorio más próximo.

La Necrópolis de Los Millares (Almería) | Asociación Hespérides ...La necrópolis ocupa una extensión de unas 13 hectáreas y se localiza a las afueras del poblado. 

Se compone de unas 80 sepulturas de grandes dimensiones y diversas estructuras de carácter ceremonial. 

Los Millares, Almeria

Las tumbas se distribuyen conformando pequeños grupos, lo cual refleja las relaciones familiares, sociales y simbólicas existentes en Los Millares.

Las tumbas son colectivas. La mayoría constan de una cámara circular de entre 3 y 6 metros de diámetro que a veces presenta diversos nichos laterales. 

La cubierta se realiza unas veces aproximando progresivamente las hiladas hacia el interior, formando una falsa cúpula, y otras con un cierre horizontal plano de madera apoyado en un pilar central. 

Los Millares - YouTubeDesde el exterior se llega a la cámara por un corredor. El conjunto se cubre con un túmulo de tierra y piedras.

Los Millares, Almeria

El poblado posee tres líneas de muralla concéntricas que cierran y segmentan el asentamiento.

Una cuarta fortificación a modo de ciudadela se sitúa en la parte más interna del espolón.

Presenta un urbanismo organizado con viviendas de planta circular, algunos edificios de uso público y construcciones relacionadas con la distribución y almacenamiento de agua.

La principal actividad económica era la agricultura, la ganadería y la caza, junto con otros trabajos especializados como los metalúrgicos y la producción de puntas de flecha.

La visita

El enclave arqueológico de Los Millares se compone de el yacimiento arqueológico en cuestión, un centro de recepción de visitantes y una zona interpretativa cuya visita es independiente pero complementaria a la del yacimiento. 

La visita comienza en el centro de recepción de visitantes donde hay abundantes datos acerca de las investigaciones llevadas a cabo en los Millares. En este espacio se ofrece información sobre los recorridos posibles, y se proyecta un audiovisual que facilita la comprensión del yacimiento. 

En el yacimiento arqueológico la visita recorre en primer lugar la necrópolis por un itinerario a cuyos lados pueden verse los túmulos de las sepulturas. Una vez que se llega al poblado, se avanza por los diferentes recintos definidos por sucesivas líneas de murallas concéntricas. 

Desde el centro de recepción de visitantes hacia el oeste, se llega a una zona interpretativa en la que se han recreado a escala real un tramo de muralla con torres o bastiones y varias cabañas en las que se reproducen las labores de la época.

La duración de la visita completa está entre las dos horas y media y las tres horas. Existe la posibilidad de visitar sólo la zona interpretativa y el centro de recepción, lo cual supondría una hora y media.

Se recomienda traer calzado cómodo, gorra, protección solar y agua

Visitas guiadas el último domingo de cada mes

La hora de inicio será a las 11:00 h y la visita dura unas 2:30 h.

El número máximo de personas admitidas en cada visita será de 50 y hay que reservar plaza a través del correo electrónico "millares.aaiicc@juntadeandalucia.es", dejando nombre y apellidos y un número de teléfono de contacto por si hubiera algún cambio.

Las plazas se reservarán siguiendo el orden de recepción de las solicitudes y se enviará un correo de confirmación a las personas admitidas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Stop Covid-19

Stop Covid-19
Mascarillas Certificadas