lunes, 27 de enero de 2020

En Ruta por el Norte de Guadalajara: De los Aromas de Brihuega, al Románico de Atienza

No, no es La Provenza francesa sino la española Guadalajara. Cuando llega el verano los campos de esta localidad alcarreña se pintan de morado. Es entonces cuando se inicia la recolección de la flor de lavanda, que se corta artesanalmente para después dejarla secar al sol.

Resultado de imagen de Brihuega
 Campos de Lavanda, Brihuega

Respirar su aroma es una buena excusa para pasear por Brihuega, con murallas árabes, casas renacentistas y un castillo, el de la Piedra Bermeja.

Resultado de imagen de atienza
Atienza

Indice:

  1. Como Llegar a Brihuega
  2. Comer en Brihuega
  3. Parque Natural del Barranco del Río Dulce
  4. Sigüenza
  5. Comer en Siguenza
  6. Cuevas de Harzal-Olmedillas en Sigüenza
  7. Palazuelos, Villa amurallada
  8. Carabias
  9. Salinas de Imon
  10. Atienza
  11. Comer en Atienza
  12. Albendiego
  13. Campisábalos
  14. Villacadima
  15. Comer en Cantalojas

1. Como Llegar a Brihuega

Punto de partida de nuestra ruta

Situada a sólo 90 Km de Madrid, llegar a Brihuega por autobús o coche es muy fácil.

¿CÓMO LLEGAR EN AUTOBÚS?

La empresa Autocares Samar conecta Brihuega con Guadalajara y Madrid (Estación de Méndez Álvaro).


      

No te lo pierdas

El Festival de la Lavanda (festivaldelalavanda.com), se celebra a finales de julio.

La Provenza en la Alcarria


Campos de lavanda en Brihuega (Guadalajara).

La región manchega lucha por que sus campos de lavanda sean un polo de atracción para el turismo.

POR MUCHO que la ciencia y la tecnología nos dejen cada día más absortos, todavía hay flores que celebran el regreso del sol y seres humanos que apuestan por ellas para extasiarse. Incluso como forma de vida.

En estos campos no hace falta que aparezca el perfil de la abadía de Sénanque ni que en la señal de entrada venga escrito Gordes, Lourmarin o Sault para hacer fotos y conmoverse ante el espectáculo que brinda la lavanda.

Esto es la Alcarria, la misma que recorrió Cela “a mero pinrel”, más pendiente de la gente que del paisaje. Y este el pueblo donde pasó sus últimos años el reportero Manu Leguineche.

"La lavanda da una rentabilidad cuatro veces mayor que el cereal".

La historia tiene su geografía y su mito: en los años sesenta, Álvaro Mayoral, maestro de escuela en la región, pasaba los verano en Francia, y su hermano Ángel, como tantos otros jóvenes de la época, iba a la vendimia a doblar la espalda y ganar cuatro perras.

Se fascinaron con los colores de los campos en periodos de floración y, en un acto visionario, trajeron plantas de lavandín, resistente híbrido entre lavanda y espliego para plantarlo ya enraizado en estos páramos de tierras altas.

Hoy se cultivan unas 1.200 hectáreas de manera industrial, se imparten cursos de técnicas de cultivo, sus tres destilerías comercializan varias esencias a países como Estados Unidos, Francia, Suiza o México y tienen clientes como Puig o LVMH. Además, hay un festival de música con conciertos entre las flores, un rally fotográfico y paseos en globo.

Ellos mueven cinco veces más el turismo en torno a la palabra lavanda”. Lo tiene claro: “Las flores producen beneficios.  En la Provenza tienen a cientos de turistas asiáticos cada día haciéndose fotos y todos los restaurantes llenos. Nosotros podemos ser los siguientes”. Ahora sí, lavanda: oro púrpura.

       

La Alcarria de Ernest Hemingway y Manuel Leguineche

Hay vida más allá del archifamoso 'Viaje a la Alcarria' de Camilo José Cela.

Contagiados por el espíritu de esa obra, viajar por esta zona de Guadalajara parece implicar "ruta".

Pero cuando uno pone un pie en Brihuega e indaga un poco en todo lo que hay que ver, se da cuenta de que esa villa da para mucho.

Ernest Hemingway decidió quedarse días (por asuntos de guerra).

 Y el reportero Manu Leguineche se llegó a comprar una casa aquí. ¿Que por qué? Pasen y lean.

Bienvenidos a Brihuega. Venid con tiempo, que aquí hay para rato. Mucho para ver en esta villa ubicada en la parte occidental de la provincia de Guadalajara, a 33 km de la capital del mismo nombre, y a 90 km de Madrid.

Una localización privilegiada que hace de este un destino idóneo para escapadas desde diferentes lugares de la península.

Resultado de imagen de fuente de los doce caños brihuegaHay que empezar por algún sitio, y, por qué no, recomiendo dirigirse a la Oficina de Turismo a por un mapa.

Por el camino nos toparemos con la Fuente de los Doce Caños, y con los antiguos lavaderos.

Son tres imponentes pilones, que nos permiten entrever la riqueza en manantiales y aguas subterráneas del lugar, no en vano llamado El jardín de la Alcarria.

Cuenta la leyenda que la jovencita que bebía de los 12 caños encontraba novio. Y también que las mujeres que lavaban mal en los lavaderos públicos eran conducidas a la cárcel.

No son los únicos mitos truculentos en torno a la mujer en la historia local de Brihuega... más adelante hablaremos de la piedra Bermeja.

Beber de los chorros de esta fuente garantiza, según la leyenda, un novio.

Decíamos que las llevaban a la cárcel, justo a donde nos dirigimos a por el preciado plano de la villa.

Sí, la Oficina de Turismo está en lo que fue la prisión, construída por Ventura Rodríguez, primer arquitecto de la corte de Carlos III.

"Brihuega era demasiado medieval para el siglo XVIII, así que encargó hacer este edificio y el del Ayuntamiento, justo al lado, y mandó construir la plaza en la que se encuentran ambos, porque no podía ser que la villa no tuviera un núcleo agradable donde juntarse los vecinos", nos explica encantadora Magdalena, de la oficina de Turismo.

Una plaza que durante un tiempo sirvió de coso, y que está presidida por dos fuentes barrocas, regalo también de Carlos III.Los antiguos lavaderos también esconden leyendas, casi siempre relacionadas con las mujeres.

A las cuevas se entra por la carnicería  Plano en mano nos ponemos en marcha. 

Primera parada: las Cuevas Árabes.

Para acceder hay que pasarse por la carnicería 'Hermanos Gutiérrez', en el otro extremo de la plaza. Sí sí, habéis leído bien: además de la posibilidad de pedir cuarto y mitad de los excelentes chorizos que tiene colgados en su establecimiento, si le preguntáis a Miguel Ángel, el carnicero, por la llave de las cuevas, os la abrirá con desparpajo, 2 euros mediante.

Resultado de imagen de cuevas árabes de brihuega

Es posible que os acompañe su padre, don Ángel Gutiérrez, quien puede contar al visitante anécdotas sobre las cuevas: "Aquí guardábamos los tocinos y los jamones de la carnicería", asegura, y añade "cuando éramos niños correteábamos y jugábamos dentro.

Luego durante la guerra estas cavidades se usaron como búnker: sonaba una sirena y todo el pueblo para dentro. Muchas veces tumbábamos las vasijas vacías y allí dormíamos.

Y las que están llenas tienen en su interior vinos de Toledo, que son los que se consumen por aquí".

El carnicero del pueblo se encarga de abrir las Cuevas Árabes.

Alrededor de 600 metros de grutas y caminos subterráneos abiertos al público que en realidad son de origen visigodo.

Las recorréis a vuestro aire. Lo mejor es perderse por sus recovecos, dejarse fascinar por el tamaño de esas tinajas e imaginar todo lo que sucedió allí.

Son solo una muestra del panorama subterráneo de Brihuega, horadado prácticamente en su totalidad.

"Las cuevas a lo largo de todo el pueblo son propiedad de las casas que están encima. Muchos las han cegado, otros las tienen de trastero, o de bodega privada.

Recorrer el pueblo bajo tierra es imposible hoy en día por eso mismo, pero antaño sí se hacía", nos cuenta Ana Bedoya, gerente de 'Niwa Hotel-Spa' (ubicado a las afueras) y encargada durante nuestra visita de enseñarnos los puntos históricos del pueblo

.Estas cuevas esconden alrededor de 600 metros de grutas y caminos subterráneos.

De fortalezas y cementerios románticos

Hay una zona en Brihuega que está declarada Conjunto Monumental Histórico-Artístico desde 1973, así que allá vamos.

Tras atravesar el pueblo cuesta abajo llegamos al Arco de la Guía, coronado por una colorida escultura de la Virgen.

Atravesándolo entramos en este entorno, que siglos atrás fue fortaleza defensiva, aposentos del reino taifa de Toledo, o lugar de recreo para el rey Al-Mamún y su hija, la princesa Elima.

Resultado de imagen de Castillo de la Piedra Bermeja.Su excepcional ubicación al borde de una peña y en plena naturaleza, regada por el Tajuña, hicieron de este lugar el sitio idóneo para que los poderosos pasaran ratos de asueto estival.

Brihuega fue declarada Conjunto Monumental Histórico-Artístico en 1973.

Merece la pena visitar el Castillo de la Piedra Bermeja.

Debe su nombre a una gran piedra rojiza encastrada entre los sillares de su fachada.

Representa la sangre derramada en el asesinato de una hermosa lugareña a manos del guardián del castillo en tiempos del dominio árabe.

Cuenta la historia que este hombre, al que ella desconocía, quiso mantener relaciones con ella en el río, y cuando se negó, él la mató con su espada.

Resultado de imagen de interior del Castillo de la Piedra Bermeja. La piedra sobre la que quedó tendido su cuerpo se tiñó de rojo. Los briocenses decidieron colocarla en un lugar bien visible como muestra de su dolor y consternación

Calles empedradas y arcos dan paso a monumentos de otras épocas.

Ya en el interior del castillo se encuentran la capilla gótica mudéjar y la sala noble, restauradas a fondo en 2017, que bien valen una visita.

En el patio central nos encontramos con un impresionante cementerio romántico.

 Aquí yacen los restos de muchas víctimas de la peste de finales del siglo XIX y principios del XX.

Eso de pisar tumbas para poder pasar puede dar cierto respeto, pero aquí están acostumbrados. "El cementerio, situado contiguo al castillo, se quedó pequeño ante la epidemia.

Por eso se empezó a enterrar aquí, y hasta hoy", prosigue nuestra cicerone, oriunda de Brihuega.

Vista del impresionante cementerio romántico.

A continuación del conjunto monumental, y siguiendo la muralla, vemos la plaza de toros integrada en ella.

Se construyó en 1965, y si uno no se fija bien, queda totalmente camuflada. Brihuega es un pueblo con mucha afición y todas las temporadas se dejan caer por aquí grandes figuras.

Buena cuenta de ello dan las paredes del 'Bar-Café Carlos III' (Av. Constitución, 33). Y otra cosa más: si miráis bien la plaza os sonará de la pelícu Hable con ella, de Pedro Almodóvar.

Las escenas taurinas de la oscarizada cinta se rodaron aquí, así que millones de personas de todo el planeta han contemplado un poquito de Brihuega sin saberlo.

Paseando extramuros unos metros más allá hay una espléndida vista del Arco de Cozagón y el coso taurino desde fuera.

Dentro del recinto fortificado hay una casa amarilla que compró el célebre reportero de guerra Manuel Leguineche. Llegó a la zona por su afición a la caza y para visitar a amigos, y terminó enamorándose de la quietud y comodidad que aquí se respiran. El lugar que terminó por seducirle tiene mucha historia.

Se trata de la escuela de gramáticos, construída en el siglo XVII por un briocense que hizo fortuna en las Américas y que quiso ayudar a sus convecinos montando una escuela en la que les enseñaran a leer y escribir. Pese a su generosidad, la iniciativa no cuajó.

La vivienda tuvo otros usos en siglos venideros, hasta que en el siglo XX llegó a manos de la noble Margarita de Pedroso, poeta, ensayista, periodista y mecenas cultural, musa a su vez de Juan Ramón Jiménez (¡cuánto imán para intelectuales tiene Brihuega!).
.
Aquí desde esa época se han reunido pensadores y personalidades de las humanidades en tertulias y encuentros sobre los más diversos temas.

Museo de Miniaturas del Profesor Max

¿Qué mejor para echar la sobremesa que conocer las hazañas y, sobre todo, los objetos de un briocense que hizo fama mundial por sus espectáculos de hipnosis y telepatía?

Se trata de don Juan Elegido Millán, conocido como el Profesor Max, quien tiene un museo dedicado a su historia y a lo que fue trayendo consigo.

 “Max era un nombre más sencillo de pronunciar en cualquier idioma, y como él viajaba tanto...”, nos cuentan en el museo sobre el origen de su nombre.

Homenaje a don Juan Elegido Millán, conocido como el Profesor Max.

El Profesor Max aprendió la hipnosis de su padre. “Era médico, y como en aquella época no había anestesia, hipnotizaba a sus pacientes para sacarles las muelas”, nos cuenta Javier Sánchez Elegido, sobrino de la afamada figura y fundador del museo. 


La fachada del Museo de las Miniaturas no revela lo que se oculta dentro.

Vale, pero, ¿y qué tienen que ver estas extraordinarias capacidades suyas con las miniaturas?

“En su recorrido por el mundo, mi tío siempre quería volver a Brihuega con recuerdos. .

Entonces empezó a apasionarse por las miniaturas: eran fáciles de transportar y podía traer muchas”, nos cuenta su sobrino.

Y tantas: en el museo hay más de 35.000 figuras en miniatura, entre ellas varios premios Guiness de los récords: la casita de muñecas más pequeña del mund; la escultura más pequeña, que está encima de una cerilla; y la pintura más pequeña del mundo, en la cabeza de un alfiler.

Las lupas ayudan a descubrir los detalles de las miniaturas.

Un recorrido muy ameno repleto de urnas y lupas (muy necesarias, creedme) en el que mayores y niños saciarán su curiosidad.

Todo es posible aquí: desde pulgas disecadas y vestidas, hasta la prótesis dental más pequeña del mundo, pasando por una pajarita de papel enana hecha por Miguel Delibes.

"Por aquí han pasado todas las guerras", nos dicen todos en el pueblo. Y es cierto. Es algo en lo que se puede indagar en otro museo, el de Brihuega, inaugurado en 2017.

Aquí todo tipo de fotos, materiales y objetos nos hablan de la batalla de Villaviciosa y el asalto a Brihuega de 1710, momentos decisivos en la Guerra de Sucesión para el acceso de los borbones al trono.

En el Museo de Brihuega uno puede remontarse a la historia bélica del pueblo.

También hay vestigios de la lucha contra los franceses acaecida en 1808 en la Guerra de la Independencia, y de cuando en 1937 Brihuega fue ocupada por las tropas italianas.

Resultado de imagen de real fábrica de paños de brihuegaSe enfrentaron con las tropas republicanas en una de las más sonadas batallas de la Guerra Civil. Es precisamente la que trajo por aquí a Ernest Hemingway.


Desde el jardín de la Real Fábrica de Paños él divisaba todo lo que sucedía, y por eso hay un punto que ha tomado su nombre: el mirador de Hemingway.

El jardín de la Real Fábrica de Paños aumenta el encanto del lugar.

Este jardín versallesco tiene su historia. Según cuentan en el pueblo, uno de los propietarios de la Real Fábrica de Paños le regaló a su mujer una copia (más modesta, pero del estilo) de los jardines de Versalles.

 Merece la pena darse una vuelta por ellos (están recién recuperados), refugiarse en sus rincones y contemplar la pajarera restaurada o la mesa-reloj de sol. Nos aseguran que aquí en verano se está fresquito, hasta en los días más asfixiantes.

Y mucha mano borbona

Son muchos los agradecimientos de la corona por el apoyo de Brihuega a la causa de los Borbones.

Resultado de imagen de real fábrica de paños de brihuegaLa Real Fábrica de Paños es uno de los más evidentes.

 En la zona ya existía tradición textil cuando el rey Fernando VI construyó esta factoría que albergaba decenas de telares.

Un espacio industrial que traería esplendor a la zona. Su diseño en forma circular, un poco al estilo de una plaza de toros, es tremendamente atractivo.

Aún no está terminado, pero entre los cascotes se pueden adivinar unas preciosas vigas de madera, enormes tinajas y algunos restos de telares.

Tiene pinta de que cuando se pueda visitar será un lugar interesantísimo.La Real Fábrica de Paños recuerda por su construcción circular a una plaza de toros.

Porque no solo de lavanda en julio y de los campos frondosos en primavera vive esta villa. Con estas líneas creo que queda claro que visitarla en cualquier momento del año no tiene desperdicio ninguno. 

En el pueblo cada rincón merece la pena, ¡no te lo pierdas!



2. y para Comer en Brihuega

Restaurante Princesa Elima
Paseo de la Fabrica, 15, 
19400 Brihuega, España
+34 949 34 00 05

Restaurante Asador El Tolmo
Avenida de la Constitucion Nº 26, 
19400 Brihuega, España
+34 949 28 11 30

La Peña Bermeja
Molinillo, S/N, 
19400 Brihuega, España
+34 670 44 42 27

en nuestro camino hacia el Norte, nos encontramos con el 

3. Parque Natural del Barranco del Río Dulce


Ubicado muy cerca de Sigüenza, el Barranco del Río Dulce es uno de los espacios naturales más importantes de la provincia de Guadalajara.Parque Natural del Barranco del Río Dulce

Resultado de imagen de Barranco del Río Dulce

Sus más de 8.000 hectáreas de extensión fueron declaradas Parque Natural el 27 de febrero del 2003.

Además ostenta la distinción como Lugar de Interés Comunitario dentro de la Red Natura 2000 y Zona de Especial Protección para Aves.Barranco del Río Dulce a los pies de Pelegrina

Resultado de imagen de barranco del rio dulce mapaGeología del Barranco del Río Dulce

Su formación comenzó durante el Cretácico.

En aquella época estaba cubierto por el mar de Tetis, cuyas aguas depositaron los materiales necesarios para la formación de la piedra caliza que abunda en la zona.

Cuando se retiró el mar, el encargado de la degradación de la paredes del cañón fue el río Dulce.

Su paso incesante durante milenios fue horadando la roca y creando enormes paredes verticales que hoy sirven de refugio a las aves rapaces.

Qué ver en el Barranco del Río Dulce

Antes de descubrir uno a uno los principales puntos de interés, aquí tienes una vídeo-guía turística completa.

Imprescindible visitar el mirador de Félix Rodríguez de la Fuente, ubicado en plena carretera GU-118.

Es el lugar ideal para observar en todo su esplendor la abrupta Hoz de Pelegrina y las aves que anidan en sus paredes, especialmente los buitres leonados.

Mirador Félix Rodríguez de la Fuente en el Parque Natural del Barranco del Río Dulce

También hay halcones peregrinos, alimoches, búhos reales y algunas parejas de águila perdicera.

No en vano el Barranco del Río Dulce fue uno de los escenarios de la mítica serie El Hombre y la Tierra, producida por Félix Rodríguez de la Fuente.Cartel informativo en el Mirador de Félix Rodríguez de la Fuente

Cascada del Gollorio

Otro punto de interés es la Cascada del Gollorio, salto de agua de 50 metros de altura con forma de cola de caballo.

La pega es que sólo se puede ver desde otoño a primavera, ya que el resto del año no hay caudal de agua suficiente.

Se divisa a lo lejos desde el Mirador Félix Rodríguez de la Fuente, pero también hay una ruta que llega hasta ella.Cascada de Gollorio, uno de los principales puntos de interés del Barranco del Río Dulce

Castillo de Pelegrina

Se alza sobre la pedanía de Pelegrina, dominando las vistas sobre el Valle del Río Dulce.

Resultado de imagen de Castillo de PelegrinaFue construido entre los siglos XII y XIII, siendo propiedad de los obispos de Sigüenza.

Durante la Guerra de Independencia fue prácticamente arrasado, por lo que hoy se encuentra en ruinas

Castillo de Pelegrina sobre el Valle del Río Dulce

Fábrica de papel de los Heros

Finalmente, sería interesante visitar la antigua fábrica de papel de los Heros, primera fábrica de papel-moneda de España.

Hoy sus ruinas se consideran un ejemplo de arqueología industrial.
Abandonada en la década de los 60 del siglo XX, hubo un proyecto para su recuperación y conversión en alojamiento rural, pero fue rechazado por Medio Ambiente.

Se encuentra entre las localidades de Aragosa y La Cabrera.

Rutas por el Barranco del Río Dulce

Además de estos puntos concretos, hay varias rutas que recorren los principales sitios de interés del Parque Natural del Barranco del Río Dulce:

Ruta de Aragosa-La Cabrera-Pelegrina

Recorrido de aproximadamente 11 kilómetros por una pista que discurre a orillas del río Dulce.

Es una ruta de dificultad baja gracias a lo plano del terreno, permite disfrutar del parque en toda su extensión.

Ruta de la Hoz de Pelegrina en el Barranco del Río Dulce

Sendero circular de casi 4 kilómetros que permite descubrir el mejor entorno del parque.

Parte desde Pelegrina, donde podemos aprovechar para ver el castillo y la iglesia románica.

Aproximadamente a un kilómetro y medio del inicio, nos encontraremos la caseta donde Félix Rodríguez de la Fuente guardaba su material de filmación.Caseta de Félix Rodríguez de la Fuente en el Barranco del Río Dulce

Ruta de la Cascada del Gollorio

Es un recorrido de 7,4 kilómetros que coincide en parte con la Ruta de la Hoz de Pelegrina.

Resultado de imagen de cascada del gollorio guadalajara

Pero se aleja del río y asciende hasta la paramera, para obtener una panorámica diferente del parque.

Además de poder ver de cerca la Cascada del Gollorio, con sus aguas precipitándose desde los 50 metros de altura.Sendero junto a la Cascada del Gollorio

Ruta Sigüenza-Pelegrina por El Quejigar

Sendero de unos 7 kilómetros, 2 para llegar al parque desde Sigüenza y otros 5 ya en el espacio natural.

Es un recorrido fácil que lleva desde la villa medieval hasta el corazón del parque, en la pedanía Pelegrina.

Ruta para invidentes

Un sencillo recorrido de 1,5 kilómetros desde La Cabrera hasta Aragosa, siguiendo la orilla del río Dulce.

Como peculiaridad, los carteles informativos están adaptados para invidentes.

Información para visitar el Barranco del Río Dulce

El acceso al Parque Natural del Barranco del Río Dulce es libre y gratuito.Pelegrina, una de las localidades más famosas dentro del Barranco del Río Dulce

Centros de Interpretación

Cuenta con dos Centros de Interpretación, uno en Mandayona y otro recién inaugurado en Pelegrina.

El primero abre durante los meses de agosto y septiembre, el segundo en octubre y noviembre.

El horario es el mismo: viernes, sábados y domingos de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00 horas.
La entrada cuesta 2€.

Cómo llegar al Barranco del Río Dulce

Hasta el interior del parque no llega ninguna ruta de autobús.

La mejor opción para llegar en transporte público es ir hasta Sigüenza, en tren o autobús.

Una vez allí, se puede seguir la cuarta ruta que hemos comentado anteriormente, lleva directamente al corazón del parque.Puente sobre el Río Dulce

Llegar en transporte particular es la mejor opción, ya que podrás recorrer toda la zona a tu aire.

De lejos, recostado en un cerrillo y rodeado de huertas, recuerda a las kasbah abandonadas de las laderas del Atlas, y ya Unamuno le encontraba a estas tierras un aire "sahárico".



Desde aqui, nos encaminamos hacia Siguenza, una escala importante de nuestra ruta

4. Sigüenza

que queda al lado, le favorece mucho la llegada en tren.

Resultado de imagen de plaza mayor siguenza guadalajara
Plaza Mayor de Siguenza

El paisaje del camino es hermoso, y la estación relimpia, dulcemente provincial.

Resultado de imagen de sigüenza guadalajara

Junto a la Alameda queda otra fantasía truncada de la Ilustración: el barrio de San Roque, ideado por el obispo Juan Díaz de la Guerra según modelos franceses, conserva sus manzanas rectas y casas de buen sillar, su palacio, su iglesia audazmente barroca, sus placitas bordeadas de mojones: una miniciudad dentro de la ciudad, pensada como respuesta a las callejuelas insalubres de la parte medieval.

Resultado de imagen de casa del doncel sigüenza guadalajaraSigüenza es una ciudad situada estratégicamente para controlar el paso del alto Henares y los valles de los ríos Dulce y Salado. 

Esta es la razón por la que estuvo poblada ya desde el Paleolítico y Neolítico.

Visitar Sigüenza es visitar la historia en cada uno de los pliegues del tiempo. 

Casa del Doncel

Tras los vestigios de antiguos pobladores: celtíberos, romanos, visigodos y árabes; se impone una Sigüenza medieval que secuestra la mirada ya en la primera vista general.

El castillo domina la ciudad, la postal y contiene en sus cimientos, que ascienden hasta sus almenas, secretos de sus pobladores, que fueron todos. 

La Casa del Doncel, de obligada visita; La iglesia de San Vicente o de Santiago, los restos de murallas imbricados por la ciudad; la catedral, con su imponente interior de bóvedas y mausoleos… completan el puzle de este periodo.

Su Catedral es una visita imprescindible.

Resultado de imagen de catedral siguenzaEs, en conjunto, un bello ejemplar del cisterciense o primer gótico y en ella merecen especial interés: las Capillas de los Arces, de San Pedro, de la Anunciación, o de San Marcos, la estatua del Doncel y rosetones góticos de los siglos XII-XVI.

Catedral de Siguenza

En medio está la catedral, áspera y militar por fuera, pero que guarda dentro huellas de la otra vena del carácter castellano, humanista y racional: en la Sacristía de las Cabezas, Covarrubias supo venderle al Cabildo una obra clásica digna de cualquier capital italiana, y en la bóveda talló cientos de cabezas de hombres y mujeres anónimos, de todas las edades y condiciones, petrificadas en gestos serenos o terribles: un verdadero retrato colectivo de la humanidad.

Resultado de imagen de catedral siguenza

Conviene no perderse la parte renacentista y barroca que se imprime en las calles y plazas, que se refleja en palacios y casas, que se percibe en conventos y ermitas.

Esta Sigüenza la encontramos en la Plaza Mayor o el Barrio Humanista, en la casa Plateresca o el Palacio Episcopal, en el Convento de San Francisco o Nuestra Señora de los Huertos… y en cada uno nos detendrá el paso la observación de sus fachadas, la visita interior o el descanso bajo las arquerías.

Resultado de imagen de Capilla de San Juan siguenza
Y en la Capilla de San Juan, claro, se recuesta en su sepulcro y lee sereno el Doncel desde hace quinientos años. 

Martín Vázquez de Arce murió luchando en Granada, pero su familia eligió recordarlo con un libro en las manos y la espada olvidada a los pies.

Capilla de San Juan

Su "sonrisa dialéctica" impresionó a Ortega y a toda la generación del 98: era el símbolo de una España no siempre tan negra, más culta, más interesada por la palabra y la reflexión. A sus pies yace una muerta menos ilustre, pero también emocionante: Lucía Palladi, el gran amor de Juan Valera.

La llamaban La Dama Griega, por guapa, y también la Muerta, de tan pálida. Al final de su vida, Valera se la encontró en París, decrépita: "Al verla recordé aquella horrible historia de Poe...".




5. para comer en Siguenza


El Doncel
Paseo Alameda 3, 
19250 Sigüenza, España
+34 949 39 00 01

Calle Mayor
Calle Mayor 21, 
19250 Sigüenza, España
+34 949 39 17 48

Nöla
Plaza de San Vicente | (Casa del Doncel), 
19250 Sigüenza, España
+34 949 39 32 46

y algo mas economicos

Atrio
Plaza Obispo Don Bernardo 6 | Frente a la catedral, 
19250 Sigüenza, España
+34 949 39 02 85

Gustos de antes
Calle Alfonso VI No 1, 
19250 Sigüenza, España
+34 647 01 01 32

y en los alrededores de Siguenza y como escapada podemos acercarnos hasta las 

6. Cuevas de Harzal-Olmedillas en Sigüenza

Ubicadas en el municipio de Sigüenza visitaremos varias localidades en las que se encuentran cuevas naturales que han registrado el paso del hombre durante el neolítico y la Edad del Cobre.

Resultado de imagen de Cuevas de Harzal-Olmedillas en Sigüenza
Antes de dirigirnos a nuestro principal objetivo pasaremos por la localidad de Ures, ubicada a 7,6 kilómetros de distancia de Sigüenza, donde se encuentra la Cueva de la Peña del Mediodía, en cuyo interior se han hallado restos que datan del período Neolítico, entre ellos piezas de sílex como hachas, también puntas de flechas de bronce, entre otros.

Ahora nos vamos a Alcuneza, otra localidad de Sigüenza en cuya dominante Peña de la Torre se hallan grandes cuevas naturales en cuyo interior el hombre antiguo que había aprendido a domesticar animales en plena revolución que significaba el período neolítico, guardaba su ganado así como instrumentos agrícolas; en la población también existen restos de época de ocupación romana.

Seguimos hacia Alboreca, también localidad de Sigüenza, que conserva una necrópolis de la Edad Media cuya ubicación se halla fuera de la población, así mismo existe un atlas representado en una estatua de época romana. 

Resultado de imagen de Cuevas de Harzal-Olmedillas en SigüenzaAlboreca tiene un paraje en el que numerosas cuevas fueron testigos no solo del paso del hombre a través de la historia antigua sino reciente, siendo en 1971 escenario de la película Las Troyanas.

Ahora continuamos nuestro recorrido con dirección a Olmedillas, pedanía de Sigüenza ubicada cerca de la frontera con la provincia de Soria, donde conoceremos las Cuevas de Harzal o Guarzal en el Barranco de Olmedillas, un desfiladero de roca caliza donde agujeros de gran tamaño que penetran la roca nos ofrecen un maravilloso espectáculo, que las aguas han tallado con el paso del tiempo.

Vistas de las Cuevas de Harzal o Guarzal de Olmedillas

Resultado de imagen de Cuevas de Harzal-Olmedillas en Sigüenza
Ubicadas en el lado oeste del barranco, las cuevas constituyen un yacimiento arqueológico en el que se han hallado restos de piezas de cerámica que datan de la período Neolítico así como de la Edad del Cobre, del mismo modo el entorno de las cuevas ha proveído de piezas de cerámica, las mismas que datan de la época de ocupación musulmana, lo mismo que algunos restos de construcciones habitables.

Estos abrigos naturales fueron vivienda y refugio para el hombre antiguo desde que fue cazador hasta después de su aprendizaje de la domesticación de animales pasteando ganado. Se pueden observar dos cuevas abiertas, una que no tiene acceso y otra que está tapada.

La cueva del norte que llega casi al fondo del barranco, es la que ha conservado mayor número de restos de cerámica del Neolítico y de la Edad de Cobre, lisas y algunas con decoración campaniforme, además de instrumentos y piezas talladas en sílex así como hachas y azuelas de piedra pulimentada.

De la época musulmana se han encontrado piezas de cerámica en la finca ubicada en la embocadura del abrigo, estas datan del siglo X y del siglo XI. De este mismo periodo datan los restos de una construcción de cal y canto encontrada dentro de la cueva grande, el aparejo de espina de pez que muestra es claramente de estilo islámico siendo probable que fuera un aljibe.

En el exterior se encuentran los restos de una posible atalaya musulmana de defensa.

volvemos hasta Siguenza, y retomamos nuestra ruta original en dirección el Norte, nos encontramos 

7. Palazuelos, Villa amurallada

Palazuelos, una villa con Historia

La historia de Palazuelos se remonta hasta la Prehistoria, como la prueban los asentamientos prehistóricos de la zona. Otro tanto cabe decir de la época pre- romana y romana.

Resultado de imagen de murallas palazuelos
Murallas de Palazuelos

Es, sin embargo, con la Edad Media y en la Reconquista contra el Islám cando Palazuelos comienza su andadura propiamente histórica, es decir documentada, formando parte, en un primer momento de la Tierra y Común de Atienza.

Su historia está íntimamente unida a la de sus múltiples Señores. Alfonso X el Sabio donó la villa a su amante doña Mayor Guillén, quien la legó a doña Beatriz “que será después reina de Portugal” Y ésta a su vez a su hija doña Blanca que la vendió al infante don Pedro, pasando de éste, por venta al obispo don Simón Girón de Cisneros, a pertenecer al señorío Episcopal de Sigüenza.

En la segunda mitad del siglo XIV Palazuelos fue vendido a la casa de los Mendoza, figurando en 1380, entre los bienes del Mayorazgo que don Pedro González de Mendoza funda a favor de su hijo Diego Hurtado, de quien pasó en 1404 a su hija doña Aldonza de Mendoza

A mediados del siglo XV, don Iñigo López hermanastro de doña Aldonza comenzó a levantar el castillo y murallas, obra que terminó su hijo Pedro Hurtado de Mendoza. Palacuelos estuvo desde entonces definitivamente ligado a la familia de los Mendoza y Duques del Infantado, como lo atestiguan las Respuestas Generales del catastro de Ensenada de 1752.

Con la abolición general de los señoríos, en el siglo XIX, la Villa comienza su andadura como municipio independiente hasta 1960, año en que quedará integrada en el Consejo Municipal de Sigüenza.

Desde un punto de vista jurisdiccional, Palazuelos fue siempre villa, es decir que poseía concejo municipal y jueces (alcaldes) propios, lo que queda materializado en la existencia del rollo, cárcel y picota.

MONUMENTOS ARTISTICOS

Las murallas: 

Forman un recinto que circunda totalmente la villa. Están construidas con fuerte argamasa y sillarejos.

Resultado de imagen de Palazuelos guadalajaraLas cuatro puertas que dan acceso al pueblo son cubos con dobles portalones.

Muestran, de trecho en trecho, cubos de refuerzo adosados a los lienzos de la muralla propiamente dicha.

El castillo: 

Construido por el Marqués de Santillana, se alza inserto en la muralla, en su costado noreste. Le rodea una barbacana baja a la que se accede desde la villa por una puerta de puente levadizo.

El recinto interior tiene un paseo de ronda con torres en los ángulos y gran torre de homenaje adosada al muro del poniente.

El 15 de junio de 1951, se declara monumento Historico-Artistico al castillo y murallas de Palazuelos, reconociéndose así su interés nacional.

En la actualidad es propiedad privada, por lo que su estructura original ha tenido modificaciones convirtiendo en vivienda una parte de él.

Iglesia parroquial de S. Juan Bautista: 

El edificio actual es una construcción del siglo XVI, de estilo románico muy sencillo, con una espadaña triangular y puerta románica de arco de medio punto, protegida por un sencillo pórtico. En su interior destaca el retablo principal barroco, obra del maestro seguntino de arquitectura y talla Juan de Sancho (1670-1726) y sufragado por D. Lucas del Olmo y Monje.

Fuente de los siete caños: 


Resultado de imagen de fuente de los siete caños palazuelos
Situada al pie de la iglesia, que por tener tan cerca su nacimiento, sus ricas aguas calizas gozan de una temperatura variada; fría en verano y caliente en invierno.

Plaza Mayor: Es amplia, con una bella fuente en su centro y buenos ejemplos de arquitectura popular.

Al lado de la fuente se alza el rollo compuesto de base redondeada y columna cilíndrica rematada por una especia de capitel.

Ermita –Humilladero de la Virgen de la Soledad

Se levanta extramuros de la villa a unos 200 metros. Fue construida seguramente por los cofrades de la Vera Cruz, estando documentada ya a mediados del siglo XVI.

De factura románica, tiene planta cuadrada con macizos contrafuertes y un hermoso pórtico columnado que da acceso a la capilla y cobijo al caminante. La imagen de la Dolorosa y una magnifica talla de Cristo yacente son dignas de ser vistas.

Ya en este lugar otra visita obligada es a la salida de Palazuelos ir a Carabias, escondido, anónimo, siempre lejano y siempre en silencio, ofrece al visitante como noticia la gracia de su antigüedad: un pueblo al que admirar y un escenario idóneo para reflexionar cerca del pasado. 

8. Carabias

Es una pedanía perteneciente al municipio de Sigüenza, en la provincia de Guadalajara, España. 

Situado en la falda norte de una alcarria que la separa de Sigüenza. Carabias tiene una población fija de ocho habitantes, número que aumenta considerablemente durante las vacaciones y fines de semana.

IglesiaSanSalvadorCarabias-rectangular.jpg
Iglesia del Salvador, Carabias

 Entre sus atractivos hay que señalar la Iglesia del Salvador, una pequeña joya del románico rural alcarreño, que data del siglo XIII y tiene un hermoso atrio abierto a los cuatro puntos cardinales. 

También hay que destacar la fuente neoclásica situada frente a la iglesia y el típico horno comunal que los vecinos y algunos forasteros se han encargado de reconstruir.

En las cercanías está Pozancos, con su iglesia románica, y Ures, con un interesante taller de diseño.

9. Salinas de Imon

A unos 14 km de la bellísima Sigüenza encontramos Imón y en ella las salinas más importantes de la comarca de Atienza y de la provincia. 

Las Salinas de Imón tuvieron una mayor producción de sal, son las de mayor tamaño, mejor construcción y, además, han llegado a nuestros días en mejor estado de conservación.

Resultado de imagen de salinas de imon

El rey, bajo cuyo control se encontraban, destinaba las rentas a pagar a nobles y al obispado de Sigüenza. La última modernización, a la que debe su actual aspecto, es obra de Carlos III en 1720. 

Estuvieron activas hasta 1996 y en la actualidad se conservan restos de la última cosecha en sus almacenes principales.

QUÉ VEREMOS

Resultado de imagen de salinas de imonEn un pequeño desvío a la entrada del pueblo encontramos las Salinas de Imón y a unos 3 km de distancia las de Santamera podrían completar el paseo del caminante.

 El conjunto se compone de tres almacenes de gran tamaño, dos de ellos se conservan en pie, San Antonio y San José, con parte de la última producción; cinco norias, cuatro de ellas se conservan en estado aceptable, distribuidas a lo largo de la instalación; varios recocederos y unas mil albercas, que mantienenla mayoría de sus empedrados y maderos. 

Cierran el conjunto edificios anejos, oficinas y pequeños almacenes, que nos dan una idea completa de su actividad. Se dividen en el clásico método de partidos, cada uno con sus límites, sus instalaciones y su nombre.

10. Atienza

Situada en la Serranía Norte de Guadalajara, Atienza es cruce de rutas importantes de sus lares: la del Cid, la del Románico Rural y la del Quijote.

Resultado de imagen de atienza
Plaza de Atienza

El Castillo, situado en la parte más alta del pueblo, es el monumento más representativo de Atienza. Utilizado por los celtíberos y luego por los árabes que construyeron una fuerte alcazaba, fue reformado por los cristianos tras la Reconquista. 

Durante la Edad Media cambió de manos numerosas veces entre los siglos IX y XI. Fue ocupado por Alfonso III, por Almanzor y por Sancho García, entre otros, para ser definitivamente tomado por Alfonso I de Aragón, Rey consorte de Castilla por su matrimonio con Urraca I.

Resultado de imagen de atienza Es nombrado en El Cantar de Mío Cid, refiriéndose a él como “peña muy fuerte”.

Entre las obras religiosas el ábside del Monasterio de San Francisco, de estilo gótico, lo único que queda tras el saqueo francés.

Castillo de Atienza

 San Bartolomé, levantada en el siglo XIII, tiene sobre su románico las reformas y ampliaciones del siglo XVI.

Santa María del Val, San juan del Mercado, la iglesia de la Santísima Trinidad o Santa María del Rey, son otros de los múltiples ejemplos que encontraremos.

Una visita muy recomendable es el Museo de la Santísima Trinidad. En su interior se puede contemplar una magnífica exposición de arte religioso. 

Resultado de imagen de atienzaDestacan la capilla de la Inmaculada Concepción, de estilo rococó ; el retablo mayor, decorado con lienzos de Matías de Torres; un curioso catafalco del siglo XVI; y dos espectaculares cristos: el Cristo del Perdón, de Luis Salvador Carmona, y el Cristo de los Cuatro Clavos, tardorrománico.

Las obras civiles se nos despliegan en conjuntos arquitectónicos como la Plaza del Trigo, magnífico ejemplo de plaza castellana o la Plaza de España, con su forma triangular y la fuente de los delfines del siglo XVIII. .

En sus edificios más notables se encuentran los Museos de Atienza, como si faltaran razones la villa nos brinda este último señuelo.

La Caballada de Atienza, Fiesta de Interés Turístico Nacional es la fiesta más representativa y se celebra el domingo de Pentecostés.

Conmemora un hecho histórico ocurrido hace más de 850 años, en 1162, cuando Alfonso VIII, siendo aún un niño, era rey de Castilla y su tío, Fernando II de León, presionaba política y militarmente aprovechándose de la situación de minoría de edad de Alfonso y hacerse con la corona castellana.

Resultado de imagen de La Caballada de Atienza,
Las familias nobiliarias más importantes de la época, la de los Lara y la de los Castro, prestaban su apoyo de manera enfrentada a la causa de Alfonso (los Lara) y a la causa leonesa (los Castro).

Caballada de Atienza

La primera de ellas condujo al joven rey castellano hasta Atienza y le resguardó tras sus murallas.

Las tropas pro-leonesas sometieron entonces a la villa a un asedio, que se prolongó en el tiempo, hasta que la mañana de Pentecostés de 1162, la cofradía de arrieros existente entonces en Atienza ideó una estratagema para solucionar la situación: pidieron permiso para atravesar el asedio simulando realizar una romería a la cercana ermita de la Virgen de la Estrella y aquello sirvió de distracción a las tropas leonesas.

Mientras tanto, las caballerías más veloces condujeron al rey niño hasta Ávila. 

De esta manera Alfonso VIII pudo conservar la corona castellana independiente de la de León.



11. para comer en Atienza

Restaurante Alfonso VIII
Carretera Berlanga, 22 | bajo, 
19270 Atienza, España
+34 628 70 88 34

Restaurante El Mirador de Atienza
Calle Barruelo s/n, 
19270 Atienza, España
+34 679 42 87 40

Restaurante Convento Santa Ana
Carretera Berlanga 4, 
19270 Atienza, España
+34 949 39 93 37

y en los alrededores de Atienza

Resultado de imagen de comarca atienza mapa
12. Albendiego 

Visita a la iglesia de Santa Coloma del siglo XII, lugar protegido por los Templarios. Se llega hasta ella por un camino franqueado por restos de un Vía Crucis. 

Resultado de imagen de iglesia de santa coloma de albendiego (guadalajara)

La ermita de Santa Coloma, aunque con la nave reconstruida en siglos posteriores, constituye una de las muestras más brillantes del románico de Guadalajara. Fue declarada Monumento Histórico-Artístico en 1965.

El amante de la escultura y la iconografía románica nada de esto hallará en Santa Coloma. Todo es belleza y monumentalidad arquitectónica en estado puro, al gusto cisterciense tan imperante en tierras de Guadalajara en los siglos XII y XIII.

La ermita se sitúa a unos 400 metros de la aldea, rodeada de una alta arboleda y extensos campos de labor, en un lugar aislado e idílico junto al río Bornova.

Resultado de imagen de iglesia de santa coloma de albendiego (guadalajara)Se sabe, por una carta del Obispo de Sigüenza Don Rodrigo, que en 1197 ya existía aquí una comunidad de monjes canónigos regulares de San Agustín.

No es probable, sin embargo, que la actual iglesia se empezase a construir antes del año 1200. Ya en el siglo XV, el templo proyectado para tres naves se concluyó con una sola, de menos calidad y material más pobre.

De estas fechas y de estilo tardogótico es la pequeña y austera puerta del muro meridional.

El vano esta rodeado por un arco carpanel, con decoración de flores tetrapétalas, que se prolonga hasta el suelo mediante molduras aboceladas y encapiteladas con motivos de hojas. 

Un guardapolvos ojival baquetonado lo trasdosa.

Exterior de la cabecera románica

La cabecera de la iglesia de Santa Coloma de Albendiego, plenamente románica, es de lo más exquisito del arte medieval guadalajareño. 

Podemos afirmar también, sin ánimo de exagerar, que es de las mejores del románico castellano en general.

Resultado de imagen de iglesia de santa coloma de albendiego (guadalajara)Consta de tres ábsides, el central con planta semicircular y los laterales, más menudos, con testero recto. 

El tambor absidal central se articula mediante cuatro haces de columnas triples, mayor las centrales, que lamentablemente no se terminaron ni remataron con capiteles, quedando los fustes truncados.

En los tres paños murales se abrieron ventanales rodeados de tres arquivoltas, plana la primera y de baquetones las otras dos, apoyadas sobre tres pares de columnillas con capiteles vegetales.

Cada vano está formado por bellísimas celosías de gusto oriental con variedad de trazados a base de estrellas, triángulos, círculos secantes, etc., combinados de tal manera que dan como resultado un conjunto de figuras geométricas destacadísimas. 

Resultado de imagen de canecillos santa coloma de albendiegoVarias de ellas parecen ser cruces de Malta, lo que apoyaría la hipótesis de la intervención de la Orden de San Juan de Jerusalén.

Los canecillos de esta ábside son de perfil de nacela apenas acentuada.

Los ábsides laterales muestran muro plano y una extraña y original ventana cada uno, que coincide en sus formas con otra que se abre en el muro presbiterial del absidiolo de la Epístola. 

u forma es de arco ajimezado, pero en lugar de columna central o parteluz, los arquillos laterales abocelados coinciden en un pinjante que lleva tallado en sus caras el sello de Salomón.

Dos columnas extremas con decoración vegetal muy estriada rematadas en volutas sirven de apoyos. 

En cada hueco interior se abren sendos óculos, con aberturas circulares y en forma de lágrima, rodeados por dos molduras circulares achaflanadas.

Interior de la cabecera

Aunque con importantes revoques, la cabecera se conserva bien.

Resultado de imagen de santa coloma de albendiego  El tramo recto presbiterial tiene bóveda de cañón reforzado con un fajón soportado por ménsulas. 

Sin embargo los haces de tres columnas que soportan el arco triunfal y la entrada al ábside hacen intuir que esta bóveda se proyectó de crucería, sirviendo las columnas más estrechas para recibir los nervios de dicha bóveda.

El tramo absidal es similar al aspecto que ofrece externamente, con tres ventanales profusamente decorados y columnas intermedias que sirven de apoyos para los nervios de refuerzo que coinciden en la clave del arco.

Pequeños vanos permiten la entrada a las capillas laterales, reducidos habitáculos soportados con pilares y capiteles, que se iluminan con los ventanales antes descritos.

13. Campisábalos 

La Iglesia románica de San Bartolomé, data del siglo XII.

Resultado de imagen de Iglesia románica de San Bartolomé Campisábalos

Posee un ábside lleno de capiteles y canecillos con curiosas escenas de caza.


Resultado de imagen de Iglesia románica de San Bartolomé Campisábalos

Unida al templo, figura la capilla del caballero San Galindo, que nos muestra un excepcional friso que recorre el muro lateral y que representa escenas llenos de simbología sobre la vida del campo según la época del año

14. Villacadima

Resultado de imagen de Villacadima
 Iglesia de San Pedro Apóstol (Villacadima)

La Iglesia románica de Villacadima, en la cual destaca la portada y un arco interior con dentellones, data del siglo XI, los elementos decorativos ofrecen dibujos geométricos como decoración en sus arquivoltas.

Su planta románica del siglo XII, originalmente rectangular de nave única, probablemente con ábside semicircular, presenta la orientación litúrgica habitual y torre-campanario (5) adosada en lado norte de la fachada de poniente.

En las reformas de los siglos XV y XVI,5​ fueron añadidas a la nave (2) original las dos naves laterales conformadas por 3 grandes arcos formeros ligeramente apuntados, rematadas por un presbiterio (3) con ábside triple de cabecera plana, el central reforzado por dos contrafuertes y la sacristía (4) situada entre el ábside mayor y el del evangelio.

El acceso al templo se efectúa por el pórtico (1) de arco de medio punto con 3 arquivoltas abocinadas, la interior polilobulada, formando un saliente en la fachada Sur con interesantes canecillos, entre los que destacan un rostro humano en el ángulo sur-occidental y un blasón con dos llaves cruzadas centrado sobre el pórtico. 

Por su similitud, Antonio Herrera Casado6​ atribuye la autoría de este pórtico a un taller mudéjar que trabajó en San Bartolomé de Campisabalos.

En el baptisterio (6), situado en el pie de la nave de la epístola, se conserva una interesante pila románica en muy buen estado de conservación.

y para comer en los alrededores

El Hayedo Restaurante
Calle Egido 27, 
19275 Cantalojas, España
+34 949 30 30 41

Restaurante Los Bonales
Paraje Los Bonales, 
19275 Cantalojas, España
+34 643 45 01 52

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Stop Covid-19

Stop Covid-19
Mascarillas Certificadas