jueves, 17 de octubre de 2019

Ruta por los Enclaves Templarios y Esotéricos en Jaén

Resultado de imagen de castillo de iruela

Castillo de Iruela

Resultado de imagen de calatrava la vieja ciudad real mapa

Calatrava la Vieja, Ciudad Real


Al perder Tierra Santa, los templarios comenzaron a perder el favor y los apoyos de los que gozaban.

Felipe IV de Francia, que tenía numerosas deudas con la Orden, comenzó a presionar al Papa Clemente V para que tomara medidas contra ellos. 

Resultado de imagen de templarios en jaen
En 1307, un gran número de templarios fueron arrestados, inducidos a confesar bajo tortura y posteriormente quemados en la hoguera. En 1312 Clemente V disolvió la Orden.

Esta Orden del Temple se sintió especialmente interesada en una zona concreta de la Península Ibérica, denominada por ellos el Santo Reino.

Esta era una tierra rica en historia, la cual había convivido con numerosas culturas.

Los Maestres de la Orden se empeñaron en la conquista del Sur, y el primer territorio, pasadas las montañas de Sierra Morena, era el denominado Santo Reino, Jaén.

En 1147 a los templarios les fue cedida la ciudad de Calatrava la Vieja (Ciudad Real), un enclave estratégico que controlaba los pasos naturales hacía el Santo Reino y el Valle del Guadalquivir y era encrucijada de caminos de Mérida a Cartagena y de Córdoba a Toledo.

Pero en 1158 los Templarios devuelven la plaza bajo la excusa de no poder defenderla y entregan las llaves en Toledo. (De este hecho surgió la Orden de Calatrava 1164, que se hizo cargo del territorio.

Indice:

  1. Mapa de Ruta
  2. Parque Natural de la Sierra de Andujar
  3. Santuario de la Virgen de la Cabeza 
  4. Comer en Andujar
  5. Castillo de Burgalimar en Baños de la Encina
  6. Arjona y su Lapida Templaria 
  7. Comer en Arjona
  8. Martos
  9. Sierra de Otíñar
  10. Templarios en Jaén 
  11. Comer en Jaen
  12. Bélmez
  13. Ubeda.
  14. Baeza.
  15. Comer en Baeza
  16. La Iruela
  17. Comer en La Iruela
Como Llegar a la Sierra de Andujar:


       

Ambas siguieron trayectorias paralelas).

Los templarios colaborarían en la victoria de las Navas de Tolosa, 1212, que abrió el paso al Santo Reino y el Valle del Guadalquivir.

Posteriormente entre 1224 y 1245, Fernando III el Santo conquistó el Santo Reino y gran parte del Valle del Guadalquivir con el apoyo de la Orden de Calatrava que se independizará del Temple con el tiempo, aunque sigan existiendo lazos y contactos profundos entre ambas Ordenes militares (una vez erradicada la Orden del Temple, muchos caballeros templarios buscaron refugio en las distintas órdenes militares que existían en la Península). 

Este es el mapa de nuestra Ruta

   
      

Vamos a iniciar esta ruta aprovechando nuestro paso por un paraje natural tan maravilloso como es el

2. Parque Natural de la Sierra de Andujar

El Parque Natural Sierra de Andújar es una muestra del paisaje alomado típico de Sierra Morena. Un gran número de especies emblemáticas amenazadas encuentran aquí su refugio, entre el monte mediterráneo y las dehesas del corazón del parque, las escarpadas sierras del norte y los densos pinares del sur.

Resultado de imagen de Parque Natural de la Sierra de Andujar
Parque Natural de la Sierra de Andujar

El paisaje serrano de media montaña que conforma este espacio conserva las manchas de vegetación natural más extensas de Sierra Morena. Sus especies más características son la encina y alcornoque, en forma adehesada, y en las mayores altitudes donde la humedad es más elevada, el quejigo.

Entre esta vegetación destacan curiosas formas redondeadas de granito conocidas en la zona como bolos. 

Resultado de imagen de El sendero Junquillo jaenEste material es aprovechado para multitud de usos, entre ellos, singulares abrevaderos para el ganado.

 En alguna de las fincas del parque puede observarse a los toros de lidia alimentándose en estos originales recipientes.

El Sendero Junquillo permite apreciar al caminante cómo las fincas contribuyen a la alta diversidad del espacio. 

En su recorrido, se observa la disparidad paisajística entre las fincas ganaderas y las dedicadas a la actividad cinegética, en las que abunda un denso matorral que da cobijo al jabalí, ciervo, gamo, y otros animales característicos del lugar.

Resultado de imagen de senderos parque natural sierra de andujar

La extensa y privilegiada lista de animales del parque natural es uno de sus mayores reclamos, pues incluye carnívoros amenazados como el lince ibérico, que cuenta aquí con la mayor población mundial, o el lobo, que dispone de su principal reducto andaluz entre estos montes. 

Resultado de imagen de sendero Jabalí-Encinarejo.
Algún ejemplar de la importante población de águila imperial ibérica y otras grandes rapaces, como el águila real o el buitre negro, son fáciles de avistar desde el recorrido del Sendero Jabalí-Encinarejo. 

Al final del itinerario, el embalse del Encinarejo presenta grandes atractivos para el visitante, tanto por su riqueza natural como paisajística y por albergar zonas recreativas destinadas al recreo de los usuarios. 

Un agradable paseo junto al río Jándula, bajo la sombra de su frondoso bosque en galería, completan las posibilidades de este entorno.

3. Santuario de la Virgen de la Cabeza

se encuentra en pleno corazón del parque natural.

En él se celebra anualmente la romería en honor a la patrona de los monteros.

Resultado de imagen de El Santuario de la Virgen de la Cabeza

Cuna de la actividad cinegética, Andújar cuenta con talleres especializados en la artesanía ligada a sus productos.

Andujar 

Resultado de imagen de santuario nuestra señora de la cabeza andujarConocida por los romanos como Andura, sería Anduyar para los musulmanes.

Al igual que pasara con Baeza, sería conquistada y perdida por Alfonso VII, hasta que en 1225 Fernando III la conquistara definitivamente.

La Orden del Temple a éstas alturas sabemos que formaba parte de las mesnadas de Alfonso VII y posteriormente Fernando III, lo que significaba que percibirían un pago, recompensa y/o privilegios por su ayuda y apoyo, sabiendo esto, se debe entender que aunque no exista documentación alguna sobre dicho repartimiento, una parte de la conquista les sería entregada.

Santuario Nuestra Señora de la Cabeza

Resultado de imagen de Virgen de la CabezaRealmente, no puedo sacar más información de donde no la hay.

Cofradía en Andujar: He leído sobre ella, y creo que sería interesante mencionarla.

“en Honor de Nuestra Señora Santa Mª y de su bendito nacimiento”.

De ella se dice que estaba formada por caballeros templarios sobre el año 1245, que se dedicaba a la redención de cautivos, también hay que decir que dicha información se consideró falsa, aunque en Andujar se cuestiona dicha Cofradía entre Trinitaria o Templaria; es cierto que se ha ido adaptando a los avatares del tiempo y la historia, y actualmente mantienen una casa en el Santuario de la Virgen de la Cabeza realizando labores sociales.

Otra virgen negra

En el libro Disertaciones históricas del Orden y Cavallería de los templarios de Pedro Rodriguez Campomanes, se habla de dicha Cofradía o Hermandad, mencionando a frey Bernaldo de Aguilera como Comendador de la Santa Orden del Templo de Jerusalén y uno de sus promotores, que sus primeros miembros tienen que ser caballeros hijodalgos; igualmente se pedía varias condiciones, entre ellas:

“Ordenamos, que el Cofrade fea home fidalgo, e que non fe reciba al; de cuya condición fe infiere la qualidad de que debían eftar adornados los Cavalleros Templarios para entrar en efta Religión, pues apeteciendola efte eftatuto, y fiendo un Comendador Templario cabeza de los que le forman, ef la mas relevante prueba de efta verdad”.



En esta ocasión la imagen es la llamada Nuestra Señora de la Cabeza, sin embargo, para no extendernos mucho, hablaremos más extensamente de ella en próximas entradas sobre vírgenes negras y el Temple.

y para comer en Andujar


Complejo Turístico Los Pinos
Carretera Santuario Virgen de la Cabeza | km. 14,2 (Peñallana), 
23740 Andujar, España
+34 953 54 90 93

Meson Lourdes
Corredera Capuchinos, 10, 
23740 Andujar, España
+34 655 45 32 48

y desde aquí 

es especialmente recomendable es la visita al

5. Castillo de Burgalimar, uno de los más antiguos de Europa, en la localidad de Baños de la Encina. 

Resultado de imagen de Castillo de Burgalimar

La impresionante silueta del castillo de Bury al-Hammam o Burgalimar, cuyo significado es el de Castillo de los Baños, domina el paisaje rural de la villa de Baños de la Encina, ubicada en Sierra Morena, cerca del río Guarromán, y evidencia, ya desde la lejanía, la belleza de su intrincado urbanismo y la riqueza de su patrimonio cultural.

Mandada levantar por el califa cordobés Al-Hakam II, hijo y sucesor de Abderramán III, y finalizada en el año 968 d.C., la fortaleza califal de Baños de la Encina es una de las fortalezas musulmanas mejor conservadas de Europa, pues mantiene prácticamente el recinto original al haber sufrido pocas transformaciones en época cristiana.

Resultado de imagen de Castillo de BurgalimarEl castillo se encuentra sobre el Cerro del Cueto visible desde decenas de kilómetros, en el antiguo camino del Puerto del Muradal, que se usaba antes de que Despeñaperros se convirtiera en el paso desde La Mancha a Andalucía a finales del siglo XVIII.

Datos históricos

Baños de la Encina tuvo asentamientos humanos desde la Edad del Cobre, como se desprende de los yacimientos arqueológicos que hay en el interior del recinto amurallado.

En el castillo se ha encontrado un epitafio sepulcral que se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional y una lápida fundacional, en la que puede leerse:

“Mandó edificar esta fortaleza el siervo De Dios Alhacam Almostánsir bilá Emir Almuminín, cuya vida Dios guarde.
Medió su cliente y gobernador militar suyo Maysur Benalhacam.
Acabóse, mediante el poder de Dios y de su ayuda.
Y esto fué en el mes de Ramadán del año trescientos cincuenta y siete.”

La fecha que aparece en la inscripción se corresponde con el año 357 después de la Hégira del calendario musulmán, por lo tanto se trata del año 968 del calendario cristiano.

Los almohades reforzaron las defensas levantando un doble cerco de murallas para resistir el acoso cristiano que este castillo árabe, como otros del valle del Guadalquivir, sufrió en los siglos XI y XII.

El castillo fue conquistado por Alfonso VII en 1147, aunque, tras su muerte, volvió a manos de los musulmanes. De nuevo, en 1189, sería tomada la fortaleza de Baños de la Encina, aunque también de forma efímera, por las tropas de Alfonso VIII de Castilla y Alfonso IX de León. 

En el año 1212, después de la batalla de las Navas de Tolosa, es conquistado de nuevo por los reyes Alfonso VIII, Pedro I de Aragón y Sancho el Fuerte de Navarra, sin embargo la conquista definitiva fue realizada por Fernando III en 1225, incorporándola a la ciudad de Baeza.

En la segunda mitad del siglo XV, la villa y su castillo tuvieron gran importancia durante los enfrentamientos entre los partidarios de Enrique IV y los del Marqués de Villena y don Pedro Girón, primer señor de Utrera y Osuna, que pretendió casarse con la que sería más tarde reina de Castilla, doña Isabel la Católica.

Durante el reinado de Enrique IV, el castillo se convierte en escenario de continuos enfrentamientos entre los partidarios del rey comandados por don Miguel Lucas de Iranzo, y los maestres de Calatrava y Santiago, partidarios del príncipe Alfonso. 

En 1458, por decisión regia, junto con Linares, Baños de la Encina pasó a ser señorío del Condestable Iranzo, aunque por poco tiempo.

Durante la guerra de la independencia el castillo sufrió las consecuencias de su ocupación y desde entonces hasta 1828, el patio del castillo serviría de cementerio parroquial.

Fue declarado Monumento Nacional Histórico-Artístico en 1931 y está incluido en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz. Desde 1969 tiene el privilegio de ondear en su torre del homenaje la bandera azul coronada de estrellas del Consejo de Europa, privilegio otorgado con motivo de la celebración del milenio de la construcción del castillo, y del que sólo dos castillos europeos tienen este privilegio, el de Baños de la Encina y el de Florencia en Nápoles.

Descripción

El castillo ocupa la cumbre de un monte con una forma elíptica y está construido en tabiyya o tapial rojizo, material típicamente árabe realizado a base de una mezcla de arcilla, arena, cal y piedras muy menudas, un procedimiento de construcción mucho más rápido y barato que las cuidadas obras de mampostería o sillares, lo que evidencia su originaria función eminentemente militar, destinado al acuartelamiento de las tropas beréberes alistadas para las campañas anuales contra los cristianos, cuyo lugar de concentración final, ya en la frontera, era la fortaleza de Gormaz (Soria). 

Dispone de catorce torreones rectangulares y uno pentagonal, que adopta esta forma por la necesidad de adecuarse al quiebro que realiza la muralla en esta zona. Las torres apenas sobresalen de la silueta de la muralla.

Sobre una de las torres originales se introdujo la principal modificación cristiana, la Torre de Homenaje, también conocida como Almena Gorda, de la que carecen los castillos musulmanes fue construida en el siglo XV. 

Las torres, muy salientes, son de planta rectangular casi cuadrada, cubiertas con bóveda de cañón y tres pisos: el primero a la altura del patio de armas y el más elevado a la del adarve, con otro intermedio. Las torres están huecas aunque se piensa que originalmente eran macizas, siendo en época cristiana cuando se les abrieron huecos. 

Cada planta tiene su puerta independiente, mientras que desde la planta superior se podía subir a la terraza mediante una escalera interior. El suelo de cada piso debía ser de madera apoyada en vigas, como se deduce de las hendiduras visibles ahí donde descansaban. En cada planta se abren saeteras, faltando a veces en la planta baja. 

Al gran patio de armas se accede por una puerta que mira al este y que se abre entre dos grandes torres que la defienden. Está cubierta por un gran arco de herradura y protegida por un gran matacán que la reforma realizada durante la restauración ha ocultado.

En su patio interior se contempla un aljibe dividido en dos naves separadas por pilares y cubierto por una bóveda de medio cañón. Igualmente, se observa la otra modificación de la época cristiana: la construcción de un alcazarejo mediante la creación de una muralla interior compuesta por un poderoso torreón circular, del que hoy sólo se conserva la base, y dos lienzos que unían ésta con los muros laterales, de los que hoy sólo queda parte de uno de ellos.

El conjunto estaba enlucido con mortero de arena y cal sobre el que se grabaron pinturas que recubrían los muros, imitando fuertes sillares de piedra, con el fin de ocultar su pobre material e impresionar al enemigo.

Todo el recinto iba coronado de almenas, de las que quedaron algunas en las torres y también en los lienzos, de tipo prismáticas, sin remates piramidales y sin saeteras debajo de los merlones.

El castillo de Baños de la Encina dispone de dos accesos, uno en cada frente. En el noroccidental se abre un postigo de poca altura, sólo para el paso de personas, del que había que descolgar alguna escalera de mano para salir y entrar.

La puerta principal está en el frente opuesto, hacia el sureste, es recta, flanqueada por las dos torres más apretadas del castillo, con las que forma unidad. Se abría hacia el exterior con un gran arco de medio punto, actualmente de herradura, a modo de hornacina, de dovelas con despiece radial.

Curiosidades

Existe la tradición de que estando la Reina en el castillo de Baños de la Encina, allá por el año 1189, dio a luz allí a su primogénito Fernando, conocido después por Fernando III el Santo.

El castillo de Baños de la Encina es también conocido con el nombre de "la fortaleza de los siete reyes", pues por ella pasaron en diferentes épocas, Alfonso VII, Alfonso VIII, Alfonso IX, Pedro II, Sancho VII, Fernando III y Fernando el Católico.

para horarios, precios y mas info:

Vídeo



desde este punto nos dirijimos a Arjona

6. Arjona y su Lapida Templaria 


En busca de la Lápida Templaria. Un paseo salomónico por Arjona


Resultado de imagen de lapida de arjona


Andaba ya con ganas de regresar por tierras de Arjona.

Si proyectamos geográficamente las doce líneas que contiene la lápida templaría de Arjona la idea es  sencilla, sin embargo después de escalar la lápida y proyectar las líneas, surge una pregunta…

¿puede ser casualidad que estos lugares se encuentren en zonas de una gran importancia desde el punto de vista telúrico y mágico… ?

Resultado de imagen de lapida de arjona

¿La idea pudo ser tenida en cuenta por los doce apóstoles.? ¿Doce apóstoles, doce líneas.? ¿Tendrían cada uno la misión de buscar donde apuntaba cada línea.? 

Después de leer el libro de Juan Eslava Galán (http://www.juaneslavagalan.com) , bajo seudónimo, Los Templarios y la mesa de Salomón (Nicholas Wilcox), donde se ponen de manifiesto una serie de lugares donde planea la sospecha de encontrar la mesa de Salomón, y de realizar la proyección geográfica de las líneas, parece que se ponen de manifiesto unas casualidades, demasiado evidentes. 

Algunos de los lugares de la proyección aparecen en el libro, otros no, aunque estos que no aparecen, pueden estar en consonancia de importancia con los del libro, otros escapan a cualquier compresión, sobre todo aquellos donde la línea se proyecta cientos de kilómetros sin tocar apenas lugares mágicos.

La línea 1 parece proyectarse hasta Anzáñigo, donde una misteriosa Tau-ídolo con ojos, nos invita a mirar y ver, en una zona templaría donde el Castillo de Loarre y el misterioso Pusilibro con sus 1595 metros de altura nos invitan a perdernos en sus alturas.

La línea 2 nos lleva a un punto que elude la casualidad, se trata de la piedra del letrero en el cortijo de Canuto en las afueras de Ventas de los Baños pueblo cercano a Montizón (Monte de la luz) y junto a una poderosa anomalía magnética junto al embalse del Guadalema, y donde Epifanio Alcañiz (radiestesiaysalud.com) ha detectado junto al cortijo un punto de meditación de 11.500 ub, muy propio de lugares asociados a apariciones marianas o cultos de antiguas diosas madres.

La línea 3 se proyecta hasta el Castillo de la Iruela donde los doce apóstoles se reunían como Neo templarios y estando cerca, en Cazorla, la Iglesia de Santa María.

La línea 4 tras un breve recorrido, pasando por Jaén, donde en la antigüedad existió un dolmen y La Guardia de Jaén donde ídolos oculados vigilan la zona de reminiscencias visigodas cercanos a la necrópolis, llega hasta Huelma, al santuario de la Fuensanta y la energía telúrica se intensifica en el santuario ibérico del pajarillo donde Epifanio Alcañiz (radiestesiaysalud.com) detecta un vórtice de 24.500 ub. y donde los Templarios dejaron su huella con una cruz en la iglesia de la inmaculada concepción.

La línea 5 se pierde en el misterio insondable de los curanderos y llega hasta la hoya del Salobral donde Luisico realizaba sus curaciones asesoradas por una entidad mágica que se le aparecía en lo que hoy se conoce como carrasca de Luisico y donde Epifanio sitúa un punto de meditación de 11.500 ub.

También he incluido la conferencia de Felipe, quien nos ilustra y nos documenta en los misterios y correlaciones de los curanderos de esta zona. Santos y curanderos de la Sierra Sur de Jaén. La memoria duradera por Felipe Perea Hernando.

La línea 6 nos impregnará de la presencia de calatravos en el Santuario de la Virgen negra de la Fuensanta de Alcaudete y del misterioso castillo de Víboras donde calatravos, en la soledad del paraje, vigilaban la zona.

La línea 7 nos llevara hasta el castillo de Zuheros donde podemos ver una misteriosa piedra reutilizada y grabada con un extraño dibujo.

La línea 8 nos lleva a un enigmático lugar Montalbán de Córdoba donde consta la presencia de una estrella octogonal, que sería el equivalente a la “Tau templaría” sospechando de su presencia en esta localidad, asociada al culto de diosas madres en la antigüedad. Una zona donde buscar el misterio más profundo y cerca Fernán-Nuñez con sus petroglifos de círculos concéntricos y Castro del río donde Fernando III otorga al temple 330 hectáreas cerca de la zona de Fontanal. Al lado Espejo, con sus aparición mariana antigua.

La línea 9 nos lleva a otro punto templario, la ermita de Santa María de trassierra en la Sierra de Córdoba, cercano a la ciudad de Córdoba.

La línea 10 se proyecta cientos de kilómetros antes de llegar a un punto Templario se trata de Ferreira de Zezere en Portugal localidad cercana al mítico convento-fortaleza de Tomar, donde en sus techos y en uno de sus medallones se perfila la cabeza extraña de lo que hoy en la actualidad clasificaríamos como cabeza de un gris, una entidad tal vez extraterrestre, junto a dos gárgolas externas con cabeza también de gris.

La línea 11 llega hasta Navalmoral de la Mata donde en su iglesia de San Andrés existe una estela Templaría y cercano al embalse de Valdecañas, sumergidos tres dólmenes bajo las aguas y la presencia de luminarias en el mismo.

La línea 12 se proyecta hacia Toledo una zona Tau, de la que parte el misterio de la mesa de Salomón, no sin antes iniciar su recorrido, pasando por Andújar y el Santuario de la Cabeza, un lugar de poder con dos vórtices de energía de 24.500 ub, donde incluyo la conferencia “El enigma del cerro de la Cabeza” por Manuel Jesús Segado-Uceda, que tuvo lugar en Jaén el 28 de junio de 2015, colaborador de cuarto milenio.

No sé muy bien por qué, quizás sea porque a pesar de la distancia con mi ciudad, la comunicación visual entre las dos poblaciones es permanente, quizás sea porque me encanta relajarme mirando al horizonte olivarero de mi ciudad al atardecer y ver las luces de Arjona, saludando desde la distancia, o quizás sea por las muchas historias sobre tesoros y sociedades ocultas, que pululan en la red y en muchos libros sobre la provincia y que siempre mueven la curiosidad de los pobladores de este Santo Reino de Jaén, por los que corre la antigua sangre de aquellos belicosos pobladores que llegaron a estas tierras en el medievo.

Sea como fuere, visitar Arjona después de haber leído los "manuscritos" del escritor Juan Eslava Galán, oriundo de Arjona, hace que uno mire con distintos ojos esta población de la campiña olivarera. 

Después de tener en las manos un ejemplar de La Lápida Templaria o de Los Templarios y la Mesa de Salomón, uno llega a Arjona, un poco con el sentimiento de Indiana Jones, dispuesto a conocer y a escrutar los misterios ocultos del lugar.


Nada más poner pie en Arjona, me dirijo hacia la zona alta que antaño ocupó un castillo, dispuesto a indagar en los secretos de aquella fortaleza perdida. 

Mientras asciendo por una cuesta, hago un alto en el camino y me encuentro ante mí, con unas antiguas murallas, murallas ciclópeas que hablan de antiguas culturas que por aquí pasaron, de Íberos y Romanos, de "una obra antiquísima, que pudo ser templo comunicado con la fortaleza" y que se encuentra coronada por un mirador con vistas a Andújar y a Sierra Morena.

Dicho mirador, lo llaman de los Santos o de los Mártires, y cuentan que realmente no fue su origen el regalar las maravillosas vistas al valle del Guadalquivir, sino que su originario cometido fue el de camposanto. 

El Cementerio de los Santos Mártires, donde en el siglo XVI fueron hallados cientos de cuerpos tras una excavación arqueológica, que señaló además, que aquellos huesos pertenecían a cientos de personas que habían sido perseguidas y martirizadas en los tiempos de la dominación romana y de las persecuciones a los cristianos. 

Se cuenta, que tal excavación comenzó, porque en la zona se sucedían extraños sucesos de aparecidos, extraños cánticos y campanillas que sonaban sin explicación. 

En la excavación se encontraron las reliquias de los santos San Bonoso y San Maximiano, santos patrones de Arjona.

Contrafuertes o ¿ las columnas Jakin y Boaz ?

Allí mismo se construyó el Santuario de los Mártires y de las Santas Reliquias para dar cobijo a todos los mártires hallados en el citado camposanto. 

Aunque también se asegura, que con la construcción de dicho santuario, se quiso hacer algo más, como construir una réplica del desaparecido Templo de Salomón, con un templo en la parte alta del edificio y otro subterráneo secreto. 

Y aseguran además, que los dos contrafuertes que sujetan uno de los laterales del Santuario, recuerdan a las dos columnas que se encontraban en la entrada del Templo de Salomón, llamadas Jakin y Boaz.

Sea como fuere este, la visita al interior del Santuario para alguien que lo hace por primera vez es, cuanto menos curiosa. 

Para acceder a esta iglesia, debemos hacerlo por una pequeña y escondida puerta y tras pasar algunas estancias, llegamos primero a la zona alta del edificio hoy convertida en un pequeño museo, donde se acumulan, desde antiguos mapas del desaparecido Castillo de Arjona, a multitud de material litúrgico.


En el altar, encontramos un huesario donde descansan en varias alacenas los huesos de los mártires de Arjona.


En el piso inferior del Santuario encontramos otro recinto sagrado, adornado por un altar policromado donde está muy presente el arte colombino, que lo convierte en una obra de arte única en nuestra provincia.


En esta planta, que hace las veces de sótano y antigua cripta, se encuentra a día de hoy un museo eucarístico, en el que se conservan entre muchas cosas, antiguos amuletos que guardan en su interior pequeños fragmentos de los huesos de los mártires, que se repartían antiguamente para proteger a la población.




Tras abandonar el Santuario, cercana a la entrada del mismo, llama nuestra atención una gran roca cuasicircular que parece adornar un apartado de la gran plaza que corona las alturas de Arjona. 

Interesado y sorprendido por la presencia de la misma, me acerco a dicha roca. Antes de que pueda siquiera tocarla, me avisan las gentes del lugar: 

Tenga usted cuidado, que la roca es mágica y sobretodo muy fértil...agradecido por la información, me cuentan que estoy ante la Piedra de los Deseos de Arjona.

 Un enorme betilo que cuentan, fue encontrado en una excavación en la antigua Catedral Gótica de Jaén. Se cree que los betilos se utilizaban en el Neolítico, en ceremonias y rituales asociados sobretodo a las diosas de la fertilidad, de la mujer y la tierra. 

Cuentan que dicha piedra realmente es mágica y lo demostró nada más llegar a esta población en 1995, cuando toda España sucumbía bajo una terrible sequía y que nada más quedar colocada la roca, se desató sobre Arjona una gran tormenta, que fue un alivio para todos los olivares y cultivos que morían de sed.

Al otro lado de la Plaza se alza la Iglesia de Santa María que en la actualidad da cobijo a las imágenes de los Santos Patrones de Arjona. Guarda la entrada de la misma, un curioso Bafomet, con la barba partida y con la vista fija hacia el visitante.

Sin movernos del lugar, sabiendo como sé que me encuentro en el solar del antiguo Castillo, me dirijo a conocer lo poco que queda del mismo.

Se trata de un Aljibe del siglo XII, con la curiosidad de que las columnas que sujetan el techo fueron reutilizadas por los árabes, ya que estas son de origen romano. 

Puesto que la función de este edificio, era la de almacenar agua, carece de cualquier tipo de decoración, aunque en los últimos tiempos se encuentra adecuado a la visita de este edificio que es uno de los más antiguos de todo el pueblo.


No lejos de aquí, se encuentra el Museo Juan Eslava Galán donde se puede pasear por la milenaria historia de la localidad, empezando por los Íberos, de los que se halló hace algunos años un enorme mausoleo con una tumba principesca con numerosas cráteras griegas, al tiempo de los romanos llegando hasta "anteayer" pues también se exhiben viejos utensilios que se utilizaron hasta hace unos años en agricultura y ganadería.





La tumba del rey ibero de Arjona

Abandonando el lugar, me dirijo ahora hacia la antigua Judería desde donde se pueden apreciar, unas magníficas vistas en numerosos miradores. Y encerrado en una de sus callejuelas aguarda una sorpresa.


Bajo la Iglesia de San Juan Bautista, caminando por la Calle Prioratos, me encuentro con la Cripta del Barón de Velasco. 

Un personaje singular este antiguo habitante de Arjona, señalado por todos como ilustrado y erudito y por algunos, como masón y ocultista relacionado con una Logia llamada Los Doce Apóstoles, cuya misión era buscar reliquias sagradas, entre ellas la Mesa de Salomón.



Lo cierto de este personaje es que construyó en este rincón de Arjona una cripta cuanto menos singular.

Una Cripta Neobizantina en la que nada queda al azar, a la que se accede tras una escalinata de mármol, que alterna tramos en línea recta con curva con un número de escalones cada tramo predeterminado.



Al acceder a la Cripta, toda recubierta de teselas doradas, podemos admirar un Pantocrátor vigilante rodeado de 4 ángeles serafines. 


Y en la cripta misma, protegiendo el acceso a los nichos, esculturas de mármol que representan la Fe, la Esperanza y la Caridad, unidas todas ellas por un mecanismo de raíles. 

A pesar de que tan curiosa construcción quedó semidestruida tras la guerra civil, llegar hasta este lugar hace que los interrogantes se sucedan sin cesar...¿ No parece que los ángeles tienen forma de numero 8 o lo que es lo mismo, del símbolo OO infinito ? ¿ Por qué abundan los dibujos de ojos en toda la cúpula de la sala ? ¿ Por qué el Pantocrátor se encuentra en una disposición tan curiosa en el techo ?


Esta imagen se encuentra curiosamente invertida al acceder a la cripta

Puesto que los interrogantes se acumulan y la estancia en Arjona se está acabando, me dirijo hacia el Ayuntamiento, como última parada.




Francamente la vista del mismo no llama en absoluto la atención. Una construcción relativamente moderna y simple coronada por un reloj. Pero los lugareños me insisten en que acceda al edificio, pues aseguran, guarda varias sorpresas. Me recomiendan que me muestren la Sala Capitular del Ayuntamiento. 

Al entrar en dicha sala, la verdad es que aparte de algún mobiliario antiguo y algunos cuadros con imágenes de Arjoneros o Urganovenses ilustres,nada llama la atención. Hasta que alcanzo a ver uno de los extremos de la sala. 




Allí me topo con paredes que cualquiera diría que son más propias de la Alhambra que de un edificio del Jaén olivarero. Revistiendo todas las paredes hasta el techo, aparecen zócalos y azulejos geométricos policromados, que fueron traídos del antiguo Palacio del Barón de Velasco. 

De nuevo la sombra del enigmático urganovense se cruza en mi camino.


Ensimismado ante la hermosa visión de esta sala me viene a la mente algo que ya había olvidado...La Lápida Templaria, ese supuesto objeto de poder que atesora el secreto de la Mesa de Salomón, de la que tanto he leído.

A punto de abandonar Arjona, me doy de bruces con ella al bajar las escaleras del Ayuntamiento y llegar al patio del edificio.

Casi escondida, pasando desapercibida para muchos, se encuentra esta losa llena de dibujos geométricos, que tanta gente atrae hacia este pueblo, con su enigmático mensaje aguardando ser descifrado por tantos.



Termina aquí mi búsqueda por esta vez, pero no cabe duda que son muchos los secretos que aún se esconden en esta milenaria población.

para comer en Arjona:


El Gallo
Calle Fernando III 9 | Calle Cervantes 21, 
23760 Arjona, España
+34 953 52 36 03

Meson Lourdes
Corredera Capuchinos, 10,
23740 Andujar, España
+34 655 45 32 48


Desde aquí nos encaminamos hasta nuestra siguiente etapa

8. Martos.

Los orígenes de la ciudad se remontan a la prehistoria, con el desarrollo de los primeros asentamientos humanos en torno a la imponente peña que domina la ciudad, por este motivo, y la orografía accidentada del terreno, hace que el casco histórico esté compuesto por calles angostas, sinuosas y empinadas, mientras que los nuevos barrios buscan la llanura propia del valle del Guadalquivir hacia el oeste y suroeste de la ciudad. 

Resultado de imagen de martos
Martos

El casco histórico de Martos está declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de conjunto histórico-artístico.

A partir del siglo V a. C., se produjo una concentración de la población en núcleos fortificados, los «oppida», será pues en la época íbera cuando se configura como una compleja ciudad conocida con el nombre de Tucci.31​ La constancia de la complejidad estructural de esta ciudad, se debe a los numerosos restos arqueológicos encontrados, y al testimonio de historiadores. 

Se han encontrado importantes necrópolis en torno a la Peña, como la del «Sapillo» y la de «Santa Isabel», de las cuales se conservan numerosas muestras arqueológicas, la mayoría de ellas expuestas en el museo arqueológico del colegio San Antonio de Padua.

Resultado de imagen de monumentos martos
Antigua Carcel de Martos

Durante la dominación romana de la península ibérica, la antigua ciudad íbera de Tucci fue convertida en colonia, su organización se llevó de la misma forma que se realizaba en la ciudad de Roma. 

La colonización de Tucci fue llevada a cabo en la época imperial, bajo el mandato del emperador César Augusto, recibiendo el nombre de colonia Augusta Gemella Tuccitana.

 Se conservan numerosos restos de esta época hallados dentro de la propia ciudad, y en sus inmediaciones que corresponden a villas romanas, mosaicos, monedas, cerámica, armas, retratos en mármol, etc, siendo los más importantes la colección de lápidas con inscripciones romanas expuestas en la fachada de la casa consistorial de Martos.

​Durante el bajo Imperio romano, Martos fue sede episcopal, y continuó siéndolo durante la época visigoda, hasta la conquista musulmana,

El término Martus es reflejado en el S.X por Al-Muqaddasi, ya que la cita dentro de los 13 distritos administrativos que rodeaban a Córdoba.

Sobre 1078-79 es cedida a Sevilla por el Emir Abd Allah, contando con un Castillo urbano y el recinto amurallado de la ciudad.

En 1225 sería entregada a Fernando III como parte del pacto que el propio rey cristiano firmara con el Emir de Baeza Al-Bayyasi, produciéndose varios intentos por parte de los musulmanes de recuperarla, aunque sin fruto alguno.

Orden de Calatrava y de Santiago: Entre sus defensas se encontraban la Orden de Calatrava y la Orden de Santiago, sin mencionarse al Temple, que por estas fechas seguía al lado de Fernando III.

Documentalmente el rey haría entrega a Calatrava de la Villa de Martos en 1228 para que se ocupara de su defensa, y fueron los encargados de la reestructuración de la Fortaleza musulmana.

La información consultada me remite a Martos como enclave templario, pero también he de añadir, que la mayoría está relacionada más a Calatrava.

Resultado de imagen de Castillo de La Peña martos
Castillo de La Peña

Aunque debemos pensar que si existe cierta conexiones templarias en tierras de Jaén, ¿porqué dejarse este enclave sin explorar? No me cuadra.

Leyenda de los Hermanos Carvajales:

Resultado de imagen de iglesia virgen de la villa martos
Según algunos autores, ven representada en ella lo ocurrido con Fernando IV y el Temple, como un espejo de Felipe el Hermoso con la Orden, sobre ello hablo en la entrada: Castillo de la Peña: Los Carvajales.

Iglesia Templaria Virgen de la Villa

Su construcción se remonta a la conquista cristiana de Martos, sin embargo se tiene constancia de que el lugar sería utilizado por las distintas civilizaciones que poblaron la villa.

El antiguo Santuario sería quemado durante la Guerra Civil, quedando de ella actualmente la Torre-Campanario.

Saldremos ahora hacia  la

9. Sierra de Otíñar, centro de hallazgos arqueológicos.

Aquí, en el cerro Veleta, encontraremos un antiquísimo dolmen y al sur, en el barranco de la Tinaja, la cueva de Los Soles, con grabados prehistóricos representando una Venus -de nuevo una diosa de la fertilidad- rodeada de soles.

La Cruz Blanca en Jaén, Andalucía

Otíñar es un paraje situado en el término municipal de Jaén, en la denominada Sierra Sur, situado a unos 13 km de la ciudad, y que alberga importantes restos históricos, como son principalmente una aldea medieval de origen árabe y posteriormente cristiana, la Otíñar propiamente dicha, y una colonia agrícola distante unos 2 km de la anterior, erigida en el siglo XIX, y que recibía el nombre de Santa Cristina, si bien también era conocida por el nombre de la población predecesora. 

Otíñar, desde 1826, se convirtió en una finca privada, hoy segregada en varias parcelas, por lo que fue nombrada frecuentemente antaño como Heredamiento de Otíñar ó Santa Cristina.

Los elementos patrimoniales diseminados a lo largo del señorío, se localizan en un ámbito geográficamente integrado, los Valles de Otíñar, siendo testimonios de la larga historia de este paisaje. 

En esta trayectoria temporal, pueden destacarse la cueva neolítica de los Corzos, los más de veinte abrigos con manifestaciones de arte rupestre, las canteras de sílex a ambos lados del curso medio del Quiebrajano, la muralla y el dolmen eneolíticos del Cerro Veleta, el sitio romano en la vega del río, el castillo y la aldea medieval, las ruinas de la fortaleza islámica del Cerro Calar, el vítor de Carlos III y la aldea de colonización de Santa Cristina.

Resultado de imagen de dolmen otiñar jaen
Dolmen de Otiñar

La ocupación humana en los Valles de Otíñar arranca, en lo que conocemos, desde el Neolítico, cuya impronta temporal se extiende por el paisaje en espacios construidos (necrópolis dolménica, poblado eneolítico amurallado, fortaleza islámica, villa medieval cristiana con su castillo, aldea de colonización decimonónica…), en ámbitos de explotación diversa (vegas agrícolas, recintos ganaderos, canteras de sílex…) y en lugares marcados simbólicamente (estaciones rupestres con pictogramas y petroglifos o el vítor de Carlos III), todo ello enmarcado en un notable espacio natural señalado por este complejo paisaje cultural construido por la superposición de ocupaciones diversas a lo largo de 6.000 años.

Resultado de imagen de sierra de otiñar jaenEsta riqueza patrimonial es consecuencia de la larga explotación de la zona desde hace al menos 6.000 años.

En este largo periodo de tiempo ha sido deforestada, cultivada, repoblada, quemada, desecada, perforada por minas y edificada.

Castillo de Otiñar

 Cada acto ha dejado su impronta y a grandes rasgos puede leerse en ellos que no ha existido una continuidad en la ocupación aunque sí en el aprovechamiento, y por parte de grupos humanos nunca demasiado numerosos.

Conocemos asentamientos de época neolítica, de la edad del cobre, romanos, medievales, de época moderna y contemporánea, utilizando cada una de las poblaciones radicadas en el valle un lugar distinto de poblado de la anterior, exigiendo las bases económicas, las ideológicas y las coyunturas políticas, peculiaridades muy dispares para determinar su lugar de ubicación. Santa Cristina, la aldea del siglo XIX, se levanta en una suave loma ligeramente alejada del río pero dominándolo y con algunos cortijos a pie de huerta. 

Resultado de imagen de Cerro Veleta otiñar jaenLa Otíñar medieval se ubicó en un cerro bien defendido con control directo sobre la vía de paso -camino viejo a Granada- y las vegas.

El sitio romano estuvo situado en la misma vega, sin pretexto aparente por la defensa pero con un marcado control del cauce fluvial.

Arte Rupestre en Otiñar

La comunidad de la Edad del Cobre se asentó en el Cerro Veleta, con una gran visibilidad y dominio del paso preferente. La neolítica estuvo en una cueva, la de los Corzos, enriscada en las alturas de uno de los barrancos más recónditos de la sierra.

Volveremos a Jaén para dirigirnos al norte por la carretera local de Cuevas, hacia el cerro Perulera.

Allí, cerca de un cortijo de idéntico nombre, en la cima del cerro, encontraremos, junto a una vieja encina, una gran piedra semienterrada con forma de esfera casi perfecta.

Quién y cómo consiguió colocarla en este lugar forma parte del misterio.

 Pero éste comienza a adquirir otro significado cuando estos puntos, junto a otros como los cerros Pitas y Canteras, la fuente de la Peña o la Virgen Blanca, se sitúan sobre un mapa y se comprueba que definen una línea recta perfecta de 12 kilómetros de longitud flanqueada por tres puntos simétricos y equidistantes a cada lado, semejante en su diseño al llamado Árbol Sefirótico de los kabalistas.

10. ¿Y qué hay de los Templarios en Jaén ?

En la catedral, como ya dijimos en su día, se conserva un Bafumet (que en Jaén llaman “la Mona”). 

Resultado de imagen de catedral de jaen
Catedral de Jaen

Bien, aclarar que el Bafumet (también llamado Baphomet, Bafomet, Bafometo o Baffometo) era un ídolo cuyo culto se le atribuye a los Caballeros de la Orden del Temple. 

Resultado de imagen de la mona catedral de jaenSu nombre apareció por primera vez cuando los templarios fueron enjuiciados.

 Durante el proceso muchos de los caballeros de la orden fueron sometidos a tortura, y confesaron numerosos actos heréticos. Entre ellos se incluyó la adoración a este ídolo.

La Mona, Catedral de Jaen

Pero tenemos más datos curiosos en Jaén. 

Uno de los obispos responsables de la construcción de la catedral fue el conocido Alonso Suárez de la Fuente el Sauce, responsable de una gran cantidad de construcciones en una época en la que la economía de la iglesia no pasaba por un buen momento. 

En todas sus construcciones hacía labrar su blasón episcopal.

Resultado de imagen de Alonso Suárez de la Fuente el Sauce blasonAl fallecer en 1520 fue su voluntad ser enterrado en la capilla mayor de la catedral.

Blason del Obispo Alonso Suárez de la Fuente el Sauce

Tras su muerte se descubrió su conocimiento de las doctrinas ocultistas de la época. 

Al parecer, el obispo había pasado gran parte de su vida buscando un tesoro legendario que muchos investigadores coinciden en que sería la Mesa de Salomón. 

¿Lo encontró?

A partir del siglo XVI, ilustres personajes relacionados con la catedral se dedicaron con fervor a buscar parte del tesoro de Salomón, lo que nos hace pensar que, tras la muerte de don Alonso, algún conocimiento debió de ser desvelado para que fueran tantos los que prosiguieron con su búsqueda; de tal forma que llegó a instaurarse una logia dedicada a ello. 

Al parecer existen unos documentos descubiertos en la catedral que refuerzan esta teoría.

Otra cuestión a tener en cuenta.

Resultado de imagen de cura sauniere
En el sur de Francia, cerca de Carcassone, se encuentra Rennes-le-Chateau, pequeño pueblo en el departamento de Aude, situado en la cima de una montaña. 

Cura Sauniere y la Torre Magdala en Rennes Le Chateau

La leyenda cuenta que el párroco Bérenger Saunière (1852-1917) encontró unos documentos o un tesoro secreto en uno de los pilares del altar de la iglesia mientras llevaba a cabo una reforma de la misma. Dos pergaminos serían parte del secreto.

 En uno de ellos se muestra el árbol genealógico de la dinastía merovingia cuyos miembros serían descendientes de Jesús de Nazaret. (Decir, por supuesto, que todo esto sólo son teorías, compartidas por muchos estudiosos del tema, eso sí, pero meras teoría al fin y al cabo; y que los manuscritos, dicen, son dudosos).

Se dice que al mismo tiempo que el cura descubrió el secreto oculto en la iglesia, su nivel de vida se disparó. (Aunque son muchos los que creen que el cura vendía misas y se quedaba con los donativos que solicitaba para la construcción de un hospital que jamás vio la luz).

Debemos decir que sí existen, al parecer, escritos que sitúan en la zona el tesoro que Alarico el Viejo había capturado cuando la ocupación de Roma y en el cual se hallaba, supuestamente, el rico ajuar de Salomón, sustraído de Jerusalén por los romanos.

Según estas teorías, Saunière, tras su descubrimiento, realizó numerosos viajes llenos de misterio. Pues bien, según dicen, uno de ellos lo llevó hasta Jaén donde al parecer pasó su última noche en la Taberna del Gorrión, cerca de la Catedral.

Según parece indicar, también él iba en busca de la famosa Mesa de Salomón, conocida también como Tabla o Espejo de Salomón; en la que, según la leyenda, el rey escribió todo el conocimiento del Universo, la fórmula de la creación y el nombre verdadero de Dios: el Shem Shemaforash, que no puede escribirse jamás y sólo debe pronunciarse para provocar el acto de crear.

Dado que me estoy extendiendo mucho con el tema, hablaremos de la Mesa de Salomón y el Shem Shemaforash en otra entrada (como veis, la historia de para mucho ;D).

Sólo deciros que existe una importante relación con el tesoro del templo de Jerusalén, perdido desde que Tito lo llevó a Roma, y Jaén.

La Mesa fue recuperada al parecer por los Visigodos, escondida en Toledo, y dicen que se ocultó en Jaén; de ahí que a los templarios les interesara tanto la zona a la que denominaban Santo Reino.

si queremos comer en Jaen


Bagá
Calle Reja de la Capilla 3, 
23001 Jaén, España
+34 953 04 74 50

Casa Antonio
Calle Fermin Palma 3,
23008 Jaén, España
+34 953 27 02 62

y de precio mas moderado


Restaurante Támesis
C/ Maestro Sapena 9, 
23007 Jaén, España
+34 953 26 70 67

La Mafia Se Sienta a la Mesa
Bernabe Soriano 31 | Antiguo cine Cervantes, 
23001 Jaén, España
+34 953 23 03 71

MANGASVERDES 
Taberna Gastronómica Atípica
C/ Bernabé Soriano, 28, 
23001 Jaén, España
+34 953 08 94 95

A media hora de coche se encuentra nuestro siguiente destino

Muchas otras localidades jiennenses esconden claves de carácter mágico o leyendas arraigadas en la memoria colectiva, como

12. Bélmez.

A poca distancia del pico Mágina, un monte cónico que fue lugar de culto desde la antigüedad, aparecen, desde hace 20 años y sin interrupción hasta hoy, unos misteriosos rostros en la cocina de una casa particular.

Resultado de imagen de Caras de Bélmez

Estas Caras de Bélmez, que surgen una y otra vez en el cemento del suelo, han sido estudiadas por numerosos investigadores, sin que hayan conseguido encontrarle una explicación científica.



y desde Belmez amigos iniciados, seguiremos los pasos de la Orden del Temple por tierras de Andalucia , nos vamos hacia Ubeda..

13. Ubeda.

Refundada por Abderramán II entre los años 830-840 con el nombre de Medinat-Ubbadat al-Arab; destacaría y se haría importante gracias a su actividad comercial y artesanal.

Sería conquistada en 1146 por el rey de Castilla y León Alfonso VII, después de varios ataques para caer 10 años más tardes de nuevo en manos musulmanas.

Fernando III la conquistaría definitivamente en 1233.

Su valor estratégico entre la frontera del Reino de Castilla y el nazarí de Granada, le otorgaría privilegios y concesiones por parte de los reyes cristianos.

Taus en Ubeda: En la considerada como Casa Templaria, se observa en su portada una inscripción tallada muy curiosa:

Tres letras mayúsculas y tres círculos con Tau, lo que parecen unas hojas, y tres círculos con símbolos en su interior que nos recuerdan al Ying/Yang.

Sobre la aparición de la Tau existen dos posibilidades, aunque igualmente van de la mano:

1ª.- Que se trata como hemos mencionado antes de una Casa templaria, posiblemente de un Comendador.

2ª.- Se trata de un Hospital o Casa-Convento de la Orden de San Antón.

Y van de la mano porque se conoce que ambas ordenes colaboraban conjuntamente.

Por otro lado, hemos hablado antes que Ubeda servía de frontera entre territorio cristiano y musulmán, no nos debía extrañar que el lugar fuera entregado a la Orden para su defensa.

14. Baeza.

Llamada Vivatia por los romanos y Bayyasa por los musulmanes, sería conquistada y perdida de nuevo por distintos reyes cristianos: 1146/7 por Alfonso VII, 1156/7 vuelve a manos musulmanas, 1212 recuperada por Alfonso VIII y perdida al poco tiempo, reconquistada definitivamente por Fernando III en 1227, quien otorgaría distintos privilegios para su repoblación.

Iglesia Románica de la Santa Cruz:

Datada del año 1221, se atribuye su construcción a los templarios, de hecho parte de su arquitectura recuerda a la Iglesia del Santo Sepulcro de Torres del Día en Navarra, atribuida al Temple.

En su interior se encontraron tras una restauración varios frescos, y en su exterior se conservan marcas templarias.



De nuevo sin documentación: Nos tendremos que dirigir a la propia historia, recordando que los templarios fueron requeridos para ayudar en la Reconquista de la Península Ibérica por Alfonso VII, considerada una Nueva Cruzada y como tal, estaban obligados por orden papal a colaborar en ella, sin olvidarnos que tal colaboración no estaba exenta de beneficios y privilegios.

Como ejemplo podrían haber pedido se les concediera el Castillo de La Iruela para ser utilizada como Atalaya o lugar de vigilancia en la frontera cristiana-musulmana.

para comer en la zona

Restaurante Asador Al Andalus
Calle de los Canos, 22, 
23400 Úbeda, España
+34 953 79 18 62

Cantina la Estación
Cuesta Rodadera 1,
 23400 Úbeda, España
+34 687 77 72 30

D'Angelo
23400 | C/Real, n23, 
23400 Úbeda, España
+34 953 96 56 07

y para terminar nuestra ruta, encaminamos nuestris pasos hacia

16. La Iruela.

Situada al Este de la provincia, en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas.
Sería conquistada por las tropas del Arzobispo de Toledo, Don Rodrigo Ximénez de Rada y bajo la jurisdicción del arzobispado dentro del Adelantamiento de Cazorla por mandato de Fernando III.

Resultado de imagen de castillo de La Iruela.
Castillo de La Iruela

Situado sobre una gran elevación rocosa, de origen árabe – medieval, primitivamente contaba con tres recintos, destacando el más elevado por su Torre de Homenaje o Torre de vigía de dos pisos según distintos autores, la entrada se realizaba a través de otra torre con acceso en codo, aquí se encontraba la Plaza de Armas; un Segundo Recinto formaba la parte defensiva llamada Alcazaba donde encontramos el Aljibe, encargado de abastecer al castillo en caso de asedio; el Tercer Recinto se encuentra en muy mal estado, casi no existen sus muros.

Sin documentación: Como ocurre infinidad de veces, no se han encontrado documentos que asocien el castillo a los templarios, para tener conocimiento sobre el Temple, debemos basarnos en la tradición popular, y el echo de que posiblemente a modo de hipótesis, fuese entregado por el Arzobispo de Toledo a los templarios para su defensa, son dos fundamentos para tal asociación: Castillo-Orden del Temple.

La Iruela y el castillo templario

Resultado de imagen de castillo de La Iruela.
Vista del castillo de Iruela, enclavado en plena Sierra de Cazorla. | E.M.

El castillo de La Iruela es el símbolo monumental de la localidad. Su aliento medieval y romántico se acentúa por la excéntrica localización de sus más primitivos pilares. La fortaleza se asienta en un roquedal frente a las abruptas cumbres de la Sierra de Cazorla. Su origen es musulmán.

Resultado de imagen de torre del homenaje la iruela Los primeros cimientos son prebereberes. Sobre éstos fueron construidos las estructuras de calicanto. Finalmente, sobre el castillo bereber fue erigida una fortaleza cristiana que reforzó murallas y torreones en torno a un alcazarejo.

Torre del homenaje

El castillo, que durante un tiempo perteneció a la orden de los templarios, está estructurado a modo de terraza en tres planos que acogen los dos primeros recintos amurallados y la torre del homenaje, situada en la zona más alta.

El acceso al primer y más bajo recinto se realiza por una torre-puerta que en su día sirvió de campanario a la desaparecida iglesia de Santo Domingo de Silos. 

En el segundo recinto se erigen torreones defensivos, unidos entre sí por gruesos lienzos de muralla levantados en mampostería. En su interior se extiende un patio de armas, en cuyo subsuelo quedan las huellas de un desaparecido aljibe.

La torre del homenaje se asienta sobre el crespón rocoso más alto de la peña. Su conquista era en la práctica una empresa casi imposible, debido no tanto a las dimensiones y defensas del torreón, sino al marco inexpugnable donde tomaba asiento.

Por dentro, la torre del homenaje, desde donde se divisa una de las más bellas panorámicas de la provincia de Jaén, acoge dos pisos cubierto el superior por bóvedas de cañón apuntadas.

Resultado de imagen de iglesia santo domingo de silos La Iruela.
Sus primitivos cimientos fueron puestos poco tiempo después de la conquista de la ciudad en el primer tercio del siglo XIII, aunque la principal remodelación tuvo lugar en el siglo XVI bajo el auspicio de Francisco de los Cobos, que mediada aquella centuria ostentaba el Adelantamiento de Cazorla.

La iglesia de Santo Domingo de Silos fue la sede de la primera parroquia mayor de La Iruela.

El templo de Santo Domingo fue rehecho siguiendo los órdenes de la arquitectura renacentista. En ella trabajaron discípulos de Andrés de Vandelvira. Se tiene constancia, por ejemplo, de que en 1538 dirigía las obras Rodrigo de Gibaja, maestro de la iglesia de Santa María de Quesada y de la Colegial de Baza.

El templo de Santo Domingo estaba articulado en tres naves, más alta y ancha la central, con un testero plano y un conjunto de capillas a ambos lados. El día 4 de junio de 1810 el templo fue incendiado por las tropas francesas como venganza por la hostilidad que los vecinos habían mostrado hacia el invasor.

El suceso acabó con la iglesia. 

Fueron numerosos los intentos por restaurarla, pero todos fracasaron. Hoy aún se mantienen en pie algunas de sus zonas nobles. Sus ruinas han sido integradas en el soberbio paisaje monumental del castillo y de la sierra.

Más recientemente se ha construido un anfiteatro donde en verano se celebran actividades culturales.

Curiosidad: En el Escudo de La Iruela, aparece una Cruz Patriarcal o de Caravaca, cruz que fue introducida por los templarios en la Península Ibérica.

Otra de las curiosidades arropada por la leyenda de la zona, es la que cuenta que bajo la ubicación del Castillo, se haya la llamada “Gruta de las Lamentaciones”, aparentemente los caballeros templarios la utilizarían para ocultar sus riquezas, y por otro lado se cuenta que era utilizada como lugar de meditación o retirada para redimir sus tentaciones y/o pecados.

No nos debe resultar extraño que siempre se relacione una gruta, cueva, pozo localizado cerca de un castillo con el tema de tesoros ocultos, este mito después de leer tanto, es como una maldición que siempre llevará la Orden a sus espaldas, y si hemos leídos leyendas árabes nacidas durante la permanencia de los musulmanes en tierras de la Península, también se asocian estos lugares con tesoros ocultos.

Las leyendas resultan ser las mismas, simplemente se cambian los personajes y los momentos.

Igualmente si es cierto que los caballeros templarios utilizaban cuevas o grutas para meditar, de manera que el echo de que tuvieran éstas cerca no creo que fuese un hecho al azar.

Algo más: Otra conexión con la Orden dentro de La Iruela es una calle llamada: Calle del Temple, la cual nos indica el camino hacia el Castillo.

No he conseguido averiguar si el nombre se ha añadido a la calle más tarde, pero aunque sea así, nos muestra que el Temple está presente entre sus gentes, aunque posiblemente la utilización del nombre fue simplemente para indicar como llegar al Castillo.

Aparentemente en la Calle Afán de Rivera ahora hay una mansión, hubo una capilla templaria, cercana al Castillo de La Iruela, que posteriormente pasaría a la Orden de San Antón; se relaciona dicha capilla con la Virgen negra llamada Nuestra Señora de La Luz.

Para visitar el Castillo: www.turismoencazorla.com






y para comer en la zona


Restaurante & Bistró Casa Alfonso
Plazuela Consuelo Mendieta 2,
 23470 Cazorla, España
+34 953 72 14 63

Meson Don Chema
Calle Jose Maria Marín, 
23470 Cazorla, España
+34 953 71 05 29

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Stop Covid-19

Stop Covid-19
Mascarillas Certificadas